Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 6 de 6
Honores3Víctor

Tema: ¿Los anglos robaron a los hispanos el Día de Acción de Gracias?

  1. #1
    Avatar de Lo ferrer
    Lo ferrer está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    04 mar, 05
    Ubicación
    Hispanistán
    Mensajes
    1,255
    Post Thanks / Like

    ¿Los anglos robaron a los hispanos el Día de Acción de Gracias?

    OPINIÓN: ¿Los anglos robaron a los hispanos el Día de Acción de Gracias?

    El autor sostiene que esta festividad de EU tiene antecedentes hispanos que se han olvidado a lo largo del tiempo


    Por Charles García
    Jueves, 24 de noviembre de 2011 a las 22:28


    MIAMI (CNN) — El Día de Acción de Gracias es un ritual que celebran los estadounidenses todos los años y que tiene un profundo significado para ellos. Es el día dedicado a recordar una reunión celebrada hace casi 400 años, cuando dos culturas enfrentadas —los peregrinos y los nativos americanos— se unieron para festejar y rezar. Esa es la historia que se enseña a todos los estudiantes estadounidenses mientras fabrican un pavo de cartulina; esa es la historia de cooperación cultural, aceptación y gratitud que celebramos cada mes de noviembre.

    Hoy, dos culturas distintas, la anglo-protestante y la hispana, están al borde de un cambio profundo e irrevocable ante el perenne tema de la inmigración, que se ha convertido en un cada vez más espinoso asunto político.

    Por un lado está la promesa del presidente Barack Obama de una amplia reforma migratoria en su primer año de mandato —"una prioridad que empujaré desde mi primer día"—, que no ha llegado a aprobarse. Por el contrario, ha deportado a más de 1.2 millones de hispanos, entre ellos 46,000 padres de ciudadanos estadounidenses. Sus medidas draconianas han sembrado el pánico entre decenas de miles de niños, cuyos padres y madres han tenido que irse de repente, y ahora están bajo la tutela del Estado.

    Por otro lado está la retórica provocativa de los candidatos presidenciales republicanos, que llegó al colmo con la sugerencia de Herman Cain de construir una valla electrificada en la frontera y el despliegue de tropas para atacar a quienes traten de entrar al país ilegalmente.

    Estamos ante un choque de culturas en Estados Unidos, excesivo y sin sentido.

    El difunto Samuel P. Huntington, un renombrado politólogo de Harvard, lo ilustró en su ensayo de 2004 en la revista Foreign Policy titulado The Hispanic Challenge (El desafío hispano), en el que escribió: "Profundas diferencias culturales separan claramente a los mexicanos de los estadounidenses, y el alto nivel de inmigración desde México sostiene y refuerza la prevalencia de los valores mexicanos entre los mexicano-estadounidense. De seguir esta inmigración a gran escala (sin una mayor asimilación), Estados Unidos podría dividirse en un país de dos idiomas y culturas".

    Huntington concluía desacreditando al autor hispano Lionel Sosa, autor de The Americano Dream (El sueño americano), que escribió que ese concepto "existe, es realista, y está ahí para que todos los compartamos". Huntington declaraba que "no existe el sueño americano. Sólo hay un sueño americano creado por la sociedad anglo-protestante. Los mexicano-estadounidenses sólo compartirán ese sueño y en esa sociedad si sueñan en inglés".

    ¿Qué son los americanos? Somos los 50 millones de ciudadanos estadounidenses de todos los colores, nacionalidades y religiones que descendemos de una rica cultura española, una cultura que los académicos anglófilos como Huntington han borrado de nuestros libros de historia.

    Lo observé de primera mano cuando trabajé en la Junta Estatal de Educación de Florida supervisando la aprobación de los libros de texto para todo el estado. Los libros de historia estadounidenses suelen ignorar el épico avance hacia el norte de los pioneros españoles desde el sur de Estados Unidos y no recogen las amplias contribuciones de los americanos desde el nacimiento de nuestro país hasta el día actual.

    Por ejemplo:

    —42 años antes de que se estableciera la colonia inglesa en Jamestown, el explorador Pedro Menéndez fundó Saint Augustine, nuestra primera ciudad norteamericana en 1565, lo que le otorga a Florida el primer registro histórico de cualquier estado. La bandera española ondeó en Saint Augustine durante casi 200 años.

    —Cuando el Ejército Continental estaba casi al borde de la bancarrota, enviaron a un representante a Cuba en busca de fondos, y recolectó el dinero necesario del tesoro público y de ciudadanos americanos para financiar la Batalla de Yorktown, la batalla decisiva de la Guerra Revolucionaria.

    —No se puede cuestionar el patriotismo de los americanos. Los soldados americanos han servido en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos desde la época de la Revolución hasta la Guerra de Afganistán, y 44 de ellos han recibido la Medalla de Honor. Aproximadamente medio millón de americanos lucharon contra las potencias del eje durante la Segunda Guerra Mundial. El cabo José Gutiérrez fue la primera persona que murió en la guerra de Iraq, y más del 25% de los 58,195 nombres en el Monumento de la Guerra de Vietnam son americanos.

    —El español, y no el inglés, fue el primer idioma europeo hablado en América del Norte. Hay más de 1,000 ciudades estadounidenses con nombres españoles, así como los estados de California, Arizona, Texas, Utah, Nuevo México, Colorado, Nevada, Montana y Florida. Estados Unidos es el segundo país del mundo donde más español se habla. La mayoría de los americanos son bilingües, lo que es muy valioso ya que nuestras exportaciones a América Latina son el triple de lo que exportamos a China. Las habilidades lingüísticas de los americanos y su afinidad cultural le da a nuestro país una ventaja competitiva para hacer negocios con un mercado que crece rápidamente de 6.4 miles de millones de dólares, con 579 millones de personas en 21 países, además de Puerto Rico.

    ¡Ah!, y ¿qué me dicen del primer Día de Acción de Gracias? Estas son dos cosas más que no mencionan los libros de historia de nuestros pequeños:

    —El 8 de septiembre de 1565, en Saint Augustine, Florida, los españoles y los nativos timucua celebraron lo que podría llamarse la primera fiesta de Acción de Gracias… 56 años antes que la de Plymouth.

    —Cerca de El Paso, el 20 de abril de 1598, unos 500 colonos encabezados por Juan de Oñate celebraron el final de una extenuante expedición a través del desierto mexicano de Chihuahua. Eso fue 23 años antes que Plymouth. Su celebración de Acción de Gracias con los nativos americanos está reconocida en resoluciones del Congreso de Texas.

    Quizás, si a los cuatro millones de niños en jardines de infancia este año, el 25% de los cuales son americanos, se les enseñara la verdad, y no sólo sobre la rica historia de la contribución de los americanos a hacer de éste un gran país, sino también sobre Acción de Gracias, esta fiesta tan estadounidense, quizás entonces tendríamos una actitud más sana hacia la reforma inmigratoria y hacia los americanos en general.

    La verdad, eso es algo por lo que seguramente todos podemos estar agradecidos.

    Las opiniones expresadas en este texto corresponden exclusivamente a Charles García.



    Fuente: OPINIÓN: ¿Los anglos robaron a los hispanos el Día de Acción de Gracias? - CNNMéxico.com
    "Donau abric a Espanya, la malmenada Espanya
    que ahir abrigava el món,
    i avui és com lo cedre que veu en la muntanya
    descoronar son front"

    A la Reina de Catalunya

  2. #2
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,184
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Los anglos robaron a los hispanos el Día de Acción de Gracias?

    El thanksgiving de los yanquis no es más que la conmemoración de una serie de masacres cometidas lo largo del tiempo, nada que celebrar.

    The Real Story of Thanksgiving



    Susan Bates
    Manataka American Indian Council
    November 23, 2011

    Most of us associate the holiday with happy Pilgrims and Indians sitting down to a big feast. And that did happen – once.



    The story began in 1614 when a band of English explorers sailed home to England with a ship full of Patuxet Indians bound for slavery. They left behind smallpox which virtually wiped out those who had escaped. By the time the Pilgrims arrived in Massachusetts Bay they found only one living Patuxet Indian, a man named Squanto who had survived slavery in England and knew their language. He taught them to grow corn and to fish, and negotiated a peace treaty between the Pilgrims and the Wampanoag Nation. At the end of their first year, the Pilgrims held a great feast honoring Squanto and the Wampanoags.


    But as word spread in England about the paradise to be found in the new world, religious zealots called Puritans began arriving by the boat load. Finding no fences around the land, they considered it to be in the public domain. Joined by other British settlers, they seized land, capturing strong young Natives for slaves and killing the rest. But the Pequot Nation had not agreed to the peace treaty Squanto had negotiated and they fought back. The Pequot War was one of the bloodiest Indian wars ever fought.


    In 1637 near present day Groton, Connecticut, over 700 men, women and children of the Pequot Tribe had gathered for their annual Green Corn Festival which is our Thanksgiving celebration. In the predawn hours the sleeping Indians were surrounded by English and Dutch mercenaries who ordered them to come outside. Those who came out were shot or clubbed to death while the terrified women and children who huddled inside the longhouse were burned alive. The next day the governor of the Massachusetts Bay Colony declared “A Day Of Thanksgiving” because 700 unarmed men, women and children had been murdered.


    Cheered by their “victory”, the brave colonists and their Indian allies attacked village after village. Women and children over 14 were sold into slavery while the rest were murdered. Boats loaded with a many as 500 slaves regularly left the ports of New England. Bounties were paid for Indian scalps to encourage as many deaths as possible.


    Following an especially successful raid against the Pequot in what is now Stamford, Connecticut, the churches announced a second day of “thanksgiving” to celebrate victory over the heathen savages. During the feasting, the hacked off heads of Natives were kicked through the streets like soccer balls. Even the friendly Wampanoag did not escape the madness. Their chief was beheaded, and his head impaled on a pole in Plymouth, Massachusetts — where it remained on display for 24 years.


    The killings became more and more frenzied, with days of thanksgiving feasts being held after each successful massacre. George Washington finally suggested that only one day of Thanksgiving per year be set aside instead of celebrating each and every massacre. Later Abraham Lincoln decreed Thanksgiving Day to be a legal national holiday during the Civil War — on the same day he ordered troops to march against the starving Sioux in Minnesota.


    This story doesn’t have quite the same fuzzy feelings associated with it as the one where the Indians and Pilgrims are all sitting down together at the big feast. But we need to learn our true history so it won’t ever be repeated. Next Thanksgiving, when you gather with your loved ones to Thank God for all your blessings, think about those people who only wanted to live their lives and raise their families. They, also took time out to say “thank you” to Creator for all their blessings.
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  3. #3
    DGT
    DGT está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    16 may, 10
    Ubicación
    CUENCA
    Mensajes
    13
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Los anglos robaron a los hispanos el Día de Acción de Gracias?

    Los mejicanos no traspasan la frontera, la frontera los traspaso a ellos.
    Donoso, juan vergara y sjl dieron el Víctor.

  4. #4
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,636
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Los anglos robaron a los hispanos el Día de Acción de Gracias?


  5. #5
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,636
    Post Thanks / Like

  6. #6
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,636
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Los anglos robaron a los hispanos el Día de Acción de Gracias?

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Error histórico de EE.UU.

    Los españoles celebraron Acción de Gracias 56 años antes que los peregrinos

    César Cervera



    La preeminencia de la historia anglosajona ha solapado el protagonismo español en la colonización de Norteamérica. En 1565, Pedro Menéndez de Avilés compartió con los nativos una comida similar a la que posteriormente celebraron los puritanos


    «Primera Acción de Gracias en Pymouth», un cuadro de Jennie A. Brownscombe



    El Día de Acción de Gracias, una de las fiestas más emblemáticas de EE.UU., tiene su origen oficialmente en el año 1621, cuando un grupo de peregrinos (los puritanos ingleses) celebró en Plymouth, en el actual estado de Massachusetts, el final de la cosecha compartiendo su comida con los indígenas de la zona. Sin embargo, como han defendido recientemente varios historiadores del estado de Florida, los conquistadores españoles habían protagonizado celebraciones de características similares al menos en 1565 y en 1598, sobre lo que hoy es suelo americano.
    Los estadounidenses han consagrado en su memoria colectiva la llegada de los puritanos ingleses como el génesis de su nación, bajo el sello de una colonización anglosajona, desdeñando la labor civilizadora y evangelizadora de España desde el sur de los Estados Unidos hasta el mismo corazón del continente. La presencia del Imperio español en el Norte del Nuevo Mundo se remonta a principios del siglo XVI y desmonta muchos de los mitos fundacionales de este país.


    Así, la historia convencional de Norteamérica considera punto de origen de su nación la llegada de un barco llamado el «Mayflower» a Plymouth en 1620, donde un grupo de puritanos ingleses –cansados de las supuestas concesiones de su país a la Iglesia Católica– estableció varias colonias permanentes en lo que luego fue conocido como Nueva Inglaterra. No obstante, sobredimensionar la importancia de aquel episodio ha terminado por solapar una realidad histórica: el primer asentamiento europeo en Norteamérica, San Agustín de Florida, había sido fundado por Pedro Menéndez de Avilés 56 años antes. Tras más de medio siglo impidiendo que ninguna otra nación europea se estableciera permanentemente en el continente descubierto por Cristóbal Colón, los españoles vieron una grave amenaza en los planes franceses de levantar una colonia en la zona del norte, explorada desde la llegada hispánica pero sin asentamientos fijos. Así, un grupo de hugonotes (los calvinistas de Francia) desembarcó en febrero de 1562 en el estuario del río conocido hoy como el St. Johns River y se establecieron al sur de Carolina. Sin víveres ni materiales, los pocos supervivientes tuvieron que regresar a Francia al cabo de varios meses. Pero pocos años después, otra expedición francesa mejor preparada conseguió establecerse en Florida, sobre la región actual de Jacksonville, en lo que fue bautizado como Fort Caroline.
    El éxito de la incursión hizo saltar las alarmas en la corte madrileña y se decidió enviar a uno de sus marinos más prestigiosos, Pedro Menéndez de Avilés. El almirante asturiano, tras dispersar la flota francesa y tomar posesión del lugar en nombre del rey de España el 28 de agosto de 1565, se ayudó de los tribu saturiwa –hartos de la presencia gala– para encontrar y atacar el asentamiento hugonote. Con 50 soldados, Menéndez dio caza a los habitantes de Fort Caroline y tomó una decisión que fue duramente criticada por toda Europa: ejecutar a todos los prisioneros. Desde España se justificó la medida, desde el punto de vista legal, como la habitual cuando se capturaban a piratas. Los Reyes españoles consideraban que todo el continente les pertenecía por derecho y cualquier intrusión estaba considerada piratería.


    Pavo, venado y guiso de cerdo salado
    Solo un mes después de la fundación de San Agustín, Pedro Menéndez de Avilés celebró una comida muy parecida a lo que se conmemora por Acción de Gracias –con un menú que probablemente incluía pavo, venado y guiso de cerdo salado– en honor a sus aliados saturiwas. Además, europeos y nativos asistieron después a una solemne misa cocelebrada por cuatro obispos españoles.
    A finales de siglo, en 1598, el explorador español Juan de Oñate organizó una gran celebración en las orillas del Río Grande, también con miembros de tribus nativas, después de liderar a los colonos en una ardua caminata de 563 kilómetros por el desierto mexicano. Un episodio histórico muy parecido al organizado 23 años después, en 1621, por los 50 colonos ingleses llamados «pilgrims» (peregrinos), que a duras penas habían sobrevivido su primer año en el Nuevo Mundo, compartiendo su comida con sus vecinos, los amigables indios Wampanoag. En ambos casos se trataron de encuentros entre civilizaciones muy distintas, y tenían como objetivo agradecer a Dios que seguían vivos a pesar de su lucha desigual contra los elementos.

    Sin embargo, hay que recordar que la colonia de Plymouth ni siquiera era la primera fundada por ingleses en el norte del continente. En 1583, la Reina Isabel I de Inglaterra otorgó una autorización al pirata Sir Walter Raleigh para fundar una colonia al Norte de Florida, a la que llamó Virginia. Fue en esta tierra donde otro grupo de peregrinos y de indios compartieran una comida dos años antes que en Plymouth. Lo que ha llevado a muchos historiadores estadounidenses a defender que fue en Virginia donde se celebró por primera vez la festividad. De hecho, la compañía de Londres que envió a estos peregrinos, al enterarse del acto de fraternidad entre civilizaciones, ordenó que la fecha se marcara como la celebración anual de Acción de Gracias.


    Los espaoles celebraron Accin de Gracias 56 aos antes que los peregrinos - ABC de Sevilla

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Los hispanos marchan contra la xenofobia
    Por Iñigo en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 137
    Último mensaje: 28/12/2016, 12:09
  2. Carta abierta a los hispanos (mi humilde opinión)
    Por Ispnya en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 36
    Último mensaje: 16/03/2012, 19:18
  3. Hispanos representados por los romanos
    Por Lo ferrer en el foro Cultura general
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 03/04/2011, 15:09
  4. La acción de gracias del ateo
    Por Valmadian en el foro Ciencia
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 14/09/2010, 01:20
  5. Misa de acción de gracias
    Por Miquelet Chaira en el foro Tablón de Anuncios
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 06/11/2007, 13:27

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •