Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3

Tema: De la condición de los esclavos negros en la España de Ultramar

  1. #1
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    De la condición de los esclavos negros en la España de Ultramar

    CONTRA LA LEYENDA NEGRA, LA ESPAÑA ETERNA


    El Fénix de la Poesía de nuestros Siglos de Oro, el ínclito dramaturgo y poeta Lope de Vega.

    DE LA CONDICIÓN DE LOS ESCLAVOS NEGROS EN LA ESPAÑA DE ULTRAMAR

    Dedicado con cariño a P. Ximénez, con quien combatimos la Leyenda Negra en todos los ámbitos.


    Oh patria, cuántos hechos, cuántos nombres,
    cuántos sucesos y victorias grandes,
    cuántos ilustres y temidos hombres
    de mar y tierra, en Indias, Francia y Flandes,
    no sabes cómo digas, cómo nombres
    sus altas obras, ni sus vidas mandes
    a los archivos inmortales, fuertes
    después de sus hazañas y sus muertes
    !"

    La Dragontea, Lope de Vega.

    Es una de las más graves acusaciones que pesan contra España: España traficó con esclavos –el llamado “mercado del ébano”- y los explotó en sus colonias. Ni Bartolomé de las Casas, el gran detractor de la empresa conquistadora y civilizadora de América por los españoles, condenó la esclavitud de los negros. Manuel Fernández Álvarez, tratando este asunto, comenta: “a este respecto, el forcejeo del padre Las Casas para conseguir la libertad del indio, fomentando la trata negrera, llena de asombro. ¿Cómo, quien manifestaba tanta sensibilidad por el sufrimiento del indio, no comprendía la inconsecuencia de admitir la tragedia del negro?”. La perplejidad de Manuel Fernández Álvarez también es suscitada por algunas declaraciones del P. Francisco de Vitoria, defensor de la libertad del indio que, comenta en una carta al P. Bernardino de Vique, a propósito del negocio de los negreros portugueses que: “tampoco veo por donde les facer grand escrúpulo” (“Sombras y luces en la España imperial”, M. Fernández Álvarez.)

    Indudablemente, el rechazo de la esclavitud es unánime, compartido por todos los contemporáneos. Habría que ser un desalmado para poder justificar semejante inhumanidad cometida sobre la población africana –aunque no sea ésta la única que fue “mercancía” para los pueblos blancos. No obstante, ¿era lo mismo ser esclavo en territorios dominados por españoles que en territorios dominados por otros pueblos europeos?

    A efectos jurídicos, era lo mismo. A efectos fácticos, por lo general, no eran situaciones equivalentes. Según comenta Pablo Victoria en su excelente libro “El día que España derrotó a Inglaterra”:

    En efecto, un agudo observador de las sociedades, el barón de Humboldt, escribía que donde mejor trato se daba a los negros era en Nueva España; después, en los Estados del Sur de los, hoy, Estados Unidos; después, en las Islas Españolas; más abajo, en las posesiones británicas y, por último, en las Antillas francesas. Humboldt también observaba que la legislación española era la más humana en materia de esclavitud hasta el punto de que un esclavo maltratado podía adquirir, por lo mismo, su manumisión y los jueces siempre se ponían del lado del oprimido.”

    Por ejemplo –y seguimos a Pablo Victoria- en Jamaica, allá por 1708, los esclavos acusados de rebelión eran castigados a atroces suplicios: “clavarlos al suelo por medio de garfios en los cuatro miembros y luego ponerles fuego gradualmente desde los pies y las manos, quemándolos poco a poco hasta la cabeza, en medio de los dolores y gritos más aterradores. A otros los azotaban hasta ponerlos en carne viva y luego les echaban pimienta y sal en la piel, o cera derretida… En Inglaterra e Irlanda estaban mejor protegidas las bestias del campo que los esclavos en las Antillas británicas”.

    Como puede ver el lector, estos tormentos son muy similares a los que la delirante y cruel fantasía anglosajona -y también de otros países enemigos de España- atribuía a los inquisidores españoles que, pese a emplear los azotes y las hogueras, nunca sometieron a sus reos a torturas de tan grande sadismo y barbarie. Independientemente de esto, el caso es que ser esclavo no tenía que ser, como es lógico, plato de buen gusto para nadie –ni en los dominios ingleses ni en los españoles.

    En cambio, algo de la mejora en el trato que experimentaba la población esclava en los dominios españoles se deduce de ciertos sucesos de la Historia de América, muy poco estudiados y menos aireados todavía.

    García Hurtado de Mendoza, todo apunta que fue éste el que encargó a Lope de Vega componer la magnífica epopeya "La Dragontea".

    EL CIMARRÓN PEDRO YALONGA, UN ESCLAVO NEGRO LEAL A FELIPE II

    En 1596, el afamado Francis Drake –afamado decimos, porque más tiene de fama que de éxitos en su carrera corsaria- avista las costas de Tierra Firme, viene con una poderosa armada de piratas. La piratería inglesa ha surcado el Atlántico -después de fracasar en Canarias-, ávida de oro, bajo el pretexto de servir a Su Heresiarca Majestad Isabel I de Inglaterra. El plan no solo era afanar lo que se pudiera, sino dar un golpe mortal a las posiciones estratégicas del Imperio español en las Indias Occidentales. Se lo impidieron los hombres de Su Sacra y Católica Majestad Felipe II.

    Se disputan el mérito de haber rechazado la embestida inglesa D. Alonso de Sotomayor y Suárez de Amaya, quien en aquellos días era alcalde de Nombre de Dios, en Tierra Firme, ciudad española que así fue nombrada por el baezano Diego de Nicuesa. Sotomayor y Suárez de Amaya lucharon ambos contra Drake, pero ambos españoles se tenían celos y compiteron por los laureles de la victoria sobre la armada inglesa. Sotomayor fue premiado por Felipe II, Lope de Vega apostó por Suárez de Amaya, y así lo dejó constar en "La Dragontea", obra que parece que muy plausiblemente contó con el patronazgo de García Hurtado de Mendoza; pero todo eso es otro cantar, que -si el lector nos permite- otro día abordaremos.


    El pirata Francis Drake, corsario de Isabel I de Inglaterra... Más fama que éxitos, fue rechazado múltiples veces por los españoles.

    Desembarcaron los corsarios ingleses en la ciudad de Nombre de Dios, y la saquearon. Francis Drake pensaba que los negros cimarrones podrían ser, para los fines de su invasión, buenos aliados de los corsarios contra los españoles. Así lo recrea el genio de Lope de Vega en el discurso demagógico que pone en boca de Drake en la “La Dragontea”, y es muy presumible que algo parecido dijera el pérfido Drake a los negros cimarrones, para atraérselos como aliados contra los españoles:

    Seguid a nuestra Reina como ingleses,
    dejad los españoles desvaríos,
    huyendo los engaños portugueses,
    que lastran con vosotros sus navíos,
    que de los muertos anglos y escoceses
    que desde vuestros montes y buhíos
    habéis tirado mal, Draque os absuelve,
    y a la paz y amistad primera os vuelve”.

    Pero un negro cimarrón, llamado Pedro Yalonga, desmintió las pretensiones inglesas del pérfido pirata. Eran llamados "cimarrones" los esclavos negros que, habiendo huído de sus amos, se habían emboscado en la selva y, desde las espesuras de la manigua como montaraces hostigaban a los españoles. Una vez que hubo paces, los "cimarrones" ganaron la libertad y poblaron Santiago del Príncipe y otro pueblo panameño -del que Lope no da el nombre.

    Yalonga, este negro valeroso, opuso resistencia a los corsarios, con tanta gallardía como un español natural, llegando incluso a dar muerte al sobrino de Drake, Rodulfo Draque –en la obra de Lope de Vega. Lope de Vega contó este episodio en su “La Dragontea”, pero los críticos lo atribuyeron a la fecunda imaginación poética del Fénix. Erraban los que suponían que el episodio de Yalonga era una invención lopiana, pues se descubrieron evidencias documentales que ponen al descubierto la existencia histórica de Pedro Yalonga.

    En una Real Cédula de la Real Audiencia de Panamá, tras los sucesos protagonizados por Pedro Yalonga, se pide a Sotomayor que recompense la fidelidad de este esclavo, liberándolo al efecto por los servicios prestados al Rey de España en contra de los invasores ingleses.

    Por parte de Pedro Yalonga, esclavo de la ciudad de Nombre de Dios, se me ha hecho relación que el año pasado de mil y quinientos y noventa y seis, cuando la armada inglesa del cargo de Francisco Draque fue a ella, se señaló y sirvió en aquella ocasión mucho, y mató un inglés que se dijo era sargento mayor de la dicha armada, y estorbó que no tomasen agua del Río del Factor y del Chorrillo, haciendo para este efecto emboscadas en el monte y otras diligencias importantes, como me ha constado por ciertas relaciones que se han presentado en mi Consejo de Indias, suplicándome que en consideración de lo sobredicho y para que otros de su nación se animasen a servir en lo que se ofreciese, mandase dar orden para que la dicha ciudad le diese libertad, y que si por razón de haberse ausentado de ella le hubiese vendido, se pagase de mi hacienda su rescate, y porque es justo que así se haga y que sea honrado y favorecido en lo que se permitiere, escribo al cabildo de la dicha ciudad la carta mía que irá con esta”.

    Yalonga fue premiado por su lealtad. Era negro, esclavo, pero con su buen natural sabía que era mejor servir a los españoles que a los desalmados ingleses que, con sus falsas promesas, querían atraerse a la población esclava como tropa auxiliar en sus planes de invasión. Era negro, esclavo, pero sus servicios al Rey de España no pasaron desapercibidos y, desde las más altas instancias, se ordenó su manumisión “para que otros de su nación se animasen a servir en lo que se ofreciese”.




    Alonso de Sotomayor, uno de los españoles que se disputan el honor de haber repelido la invasión pirata de Drake.

    Estas historias apenas se conocen, no se airean. Pero Antonio Sánchez Jiménez, a cuyo cargo estuvo la edición de “La Dragontea” de Lope de Vega, en Editorial Cátedra Letras Hispánicas, ofreció estos datos y nosotros no queremos que se escapen a la consideración de nuestros lectores.







    LIBRO DE HORAS Y HORA DE LIBROS

  2. #2
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: De la condición de los esclavos negros en la España de Ultramar


  3. #3
    Avatar de Aquilífero
    Aquilífero está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    15 mar, 09
    Mensajes
    582
    Post Thanks / Like

    Respuesta: De la condición de los esclavos negros en la España de Ultramar

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    ¿Qué dirá a todo esto Steven Allan Spielberg, y su bodrio de película demagógica antiespañola "Amistad"?
    Estos Yankies son así, primero no saben ni ubicar a España en el mapa mundi, no entienden ni "j" de la cultura española, pero hacen una película contra ella, basándose en todos los tópicos que la pérfida Albión y sus masónicos amigos han propalado de España.
    Ojalá que salgan más post como el de Maestro Gélimer, o el enlace de Ordoñez, que vengan a desintoxicar las mentes cerriles de esos norteamericanos incultos.
    Conócete, acéptate, supérate.
    (San Agustín)

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. En busca de la verdad: el verdadero origen de Cristobal Colón
    Por Lo ferrer en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 26
    Último mensaje: 29/03/2014, 01:17
  2. La Mafia....
    Por Ordóñez en el foro Nápoles y Sicilia
    Respuestas: 13
    Último mensaje: 08/03/2010, 07:25
  3. Ante el 1º de Mayo, textos del Pensamiento Social Carlista
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 9
    Último mensaje: 15/05/2008, 16:43
  4. La política y el orden de la convivencia, de Rubén Calderón Bouchet
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 16/07/2007, 19:48

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •