Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 2 de 4 PrimerPrimer 1234 ÚltimoÚltimo
Resultados 21 al 40 de 68

Tema: Las Sociedades Secretas Del Siglo XIX Y Del XX

  1. #21
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Re: Las Sociedades Secretas Del Siglo Xix Y Del Xx

    LA CARBONARIA.

    Continuamos repasando las sociedades secretas más señaladas del siglo XIX. Será para mí de mucha ayuda que, todo aquel que sepa algo que pueda adicionarse al limitado material de que dispongo, pueda contribuir con sus aportaciones.

    Algunos especialistas en la materia, como Serge Hutin, se hacen eco de algunas teorías sobre el origen de La Carbonaria apuntando a Escocia como cuna de esta sociedad secreta revolucionaria, otros apuntan a que tienen su origen en los "Fendeurs" (los hendidores). Según J. Felipe Alonso, la sociedad hunde sus raíces en la Francia e Italia del siglo XVI.
    Sin embargo, parece lo más cierto pues hay datos fiables de que la Carbonaria aparece públicamente, por vez primera, en Italia en 1814. El ministro napolitano, Maghella, que actuó bajo el Rey Murat, impuesto por Napoleón, soñaba con la unificación de Italia bajo su égida, y para tal propósito Maghella organizó esta sociedad.
    La Carbonaria tiene cinco "grados", en su versión clásica: Aprendiz Buen Primo, Maestre Buen Primo, Gran Elegido del Gran Maestre, Gran Elegido Buen Primo y, el grado superior, Gran Maestre Buen Primo. Las "logias" carbonarias se denominarán "Vente" (del italiano "vendita"); los carbonarios se llamaban unos a otros "buenos primos" y sus reuniones secretas tenían lugar en el bosque o en un lugar decorado con madera. Los conspiradores contaban, como era usual en estas asociaciones ilegales, con signos de reconocimiento, como por ejemplo mitades de naipes de una baraja que tenían que unir con las otras mitades de los correos que les transmitían las órdenes de los grados superiores. Lo más interesante de esta sociedad es su alto grado de organización que pareciera haber sido copiado más tarde por las "células" comunistas. Cada "Vente" no podía tener más de veinte miembros y ninguno de ellos podía pertenecer a otra "Vente" simultáneamente. En cada "Vente" había dos libros, llevados al día, uno el libro de oro (archivo y reglamento de la orden) y otro el libro negro (en donde estaban elencados los nombres de los expulsados o no admitidos.)
    Lo que parece fuera de toda duda es que, soslayando teorías que lo hacen escocés, el Carbonarismo político procede de Italia, importándose a otros países como España o Francia. A Francia serán dos jóvenes carbonarios, iniciados en Nápoles, los que en París, en 1820, den los primeros pasos con la Carbonaria, hasta que en la calle Copeau congregó a a republicanos y bonapartistas para ser fundada solemnemente, en la clandestinidad, el día 1º de Mayo de 1821 (Interesante fecha el 1º de Mayo: en la actualidad es conocido este día por ser el "Día Internacional de los Trabajadores" desde 1886, pero ese día también se celebraba, curiosamente, y desde muy remotos tiempos en los países del norte de Europa, la Walpurgis Nacht's, la Noche de Walpurga, fiesta de la brujería en que se congregan las brujas en aquelarre magnífico...). En el brazo francés de la Carbonaria hubo hombres señalados: La Fayette, Victor Cousin, Thierry o el músico Scheffer. Y a ellos se les atribuye el impulso de la revuelta de 1820 en Francia.
    En España la Carbonaria llega en 1823 y la trae, según Ernesto Milá "...un contingente de exiliados napolitanos expulsados de su país por el fracaso de la revolución liberal. La gran mayoria se instalaron en Barcelona; un tal Pecchio lo hizo en Madrid; hacia finales de ese año, medio millar de carbonarios italianos estaban subvencionados por el gobierno liberal español de la época. Pecchio no se limitó a permanecer inactivo, quiso levantar en la Mantua Carpetana la misma sociedad secreta a la que pertenecía y fue así como el espíritu conspirativo de la masonería forestal italiana, se extendió desde Madrid a toda la piel de toro." Pero, en España, el choque entre masones y comuneros coaligados entre sí contra el Carbonarismo restó fuerza al movimiento que se importó de Italia. En un principio los liberales del Trienio Aberrante habían dado cobijo a los "carbonarios", y estos se asentaron en Cataluña, Valencia, Madrid, Málaga, recibiendo incluso un subsidio estatal para su manutención. ¡Escandaloso! ¡Un gobierno amparando criminales y terroristas! (Nada nuevo hay bajo el sol.) Mas luego, los carbonarios quisieron repartirse España por zonas para controlar su poder clandestino, cosa que no les permitieron ni los comuneros ni los masones españoles.
    Ernesto Milá también nos recuerda que Alejandro Dumas, en "Los Mohicanos de París", nos ofrece un cuadro más o menos riguroso (y, por lo demás, siniestro) del carbonarismo conspirativo. El antropólogo vasco Julio Caro Baroja resta "gravedad" a las acciones de la Carbonería -en España, se le conoció como Carbonarismo-, pero algunos autores han visto tanto en la Garduña -más arriba tratada-, como en el Carbonarismo, ciertos antecedentes de la Camorra de la Italia meridional. Es cierto que algunos novelistas románticos pudieron "exagerar" para hacer más amenos sus relatos, pero es un hecho innegable que la actividad carbonaria fue criminal y anticristiana sin paliativos.
    Pero fue en Italia en donde más actuó la Carbonaria. El P. Benoit reproduce en su libro "La ciudad anticristiana en el siglo XIX", traducido al español en 1888, algunos documentos de la sociedad secreta que, personalmente, entiendo muy actuales.
    En uno de estos documentos internos del carbonarismo -la "Carta de Tigrotto a los agentes de la Venta piamontesa" (citado por Crétineau-Joly)- se puede leer: "Lo esencial es aislar al hombre de la familia, hacerle perder las costumbres de la misma. Asaz dispuesto se halla por la tendencia de carácter á huir de los quehaceres domésticos, y á correr tras diversiones frívolas, y placeres y goces prohibidos. Le gustan las largas conversaciones del café, y la ociosidad de los espectáculos. Arrastradle, dadle trasiego, dadle una importancia cualquiera; enseñadle con discreción á fastidiarse de sus faena cotidianas, y con estos manejos, después de haberle separado de su mujer y de sus hijos, y haberle hecho ver cuan penosas son todas las obligaciones, le inculcaréis el deseo de otro modo de vivir... El disgustarse de la familia y de la Religion va junto casi siempre...". En otra carta -Carta de Videx á Nubio- se lee: "Es cosa resuelta en nuestros consejos que no queremos más cristianos; no hagamos mártires, pero popularicemos el vicio entre las muchedumbres; que lo respiren por los cinco sentidos, que lo beban, que se saturen de él... El católico no teme el más acerado verduguillo; pero puede hundirse en la corrupción. No nos cansemos jamás de corromper... Formad corazones viciosos, y no tendreis más católicos. Alejad al sacerdote del trabajo, del altar y de la virtud... Hémonos dedicado á la corrupción en grande escala, á la corrupción del pueblo por el clero, y del clero por nosotros, á la corrupción que debe llevarnos á enterrar un dia á la Iglesia." En la misma se apunta a la Mujer como objetivo del Carbonerismo: "Para destruir el Catolicismo hay que empezar por suprimir á la mujer".
    CORRUPTIO OPTIMI PESSIMA.
    En 1821, uno de los carboneros italianos, el más arriba mencionado por su alias, Nubio, se dispuso a infiltrarse secretamente en la misma Sede de San Pedro, por su agraciado carácter y su posición económica se amistó con todos los clérigos y seglares más influyentes de la Ciudad Eterna, con el propósito de "reclutar adeptos en las gradas del trono pontificio, inspirar á las Congregaciones romanas una marcha liberal y preparar el advenimiento de un Papa capaz de favorecer la causa del racionalismo". Fue en vano.
    El nacionalismo italiano no pueden entenderse sin el impulso del Carbonarismo y de la Jóven Italia -la bandera de esta sociedad revolucionaria se convirtió en bandera de Italia. En abril de 1834, Giuseppe Mazzini fundó en Berna la Joven Europa: pronto surgió la Joven Italia, y a ésta le siguió en la Joven Polonia, la Joven Alemania (en la que militó el poeta neopagano Henri Heine), Joven Inglaterra (con Disraeli), Joven Hungría, Joven Bohemia, Joven Croacia... Pero, esta proliferación de Jóvenes "Naciones" era un antiguo plan propuesto en España por el exiliado general Guglielmo Pepé que, una vez que se había separado de la Carbonaria, conspiró con los masones españoles para "regenerar Europa". Según Ernesto Milá: "presentó al Gran Oriente liberal un "Plan para Regenerar Europa". Rechazado, Pepé dejó a sus peones en Madrid mientras que él viajó a Londres y Lisboa; sus correligionarios constituyeron en los locales de "La Fontana de Oro", la "Sociedad Europea", germen de lo que década y media más tarde sería la "Joven España"." -creo que Milá se refiere más bien, en las últimas palabras de esta cita suya a la "Joven Europa".
    En Francia, la herencia del Carbonarismo se transmite a la Sociedad de los Derechos del Hombre, fundada por Augusto Blanqui, Barbés y Bernard en 1833 en París, con el objetivo de derrocar a Luis Felipe.

  2. #22
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Re: Las Sociedades Secretas Del Siglo Xix Y Del Xx

    Y si hasta aquí hemos venido presentando lo poco que sabemos de las sociedades secretas españolas (liberales y anticlericales) del siglo XIX (queda alguna que otra más por ser presentada), va siendo hora de presentar las sociedades secretas españolas del siglo XIX que combatieron, desde la ortodoxia de la fe, a estos enemigos conjurados contra el Trono y del Altar.

    Para eso vamos a ir, primeramente, a la Roma de las postrimerías del siglo XVIII... Cuando, una vez descubierta la amenaza que supone la secta masónica -y los iluminatis de Baviera- las dignidades eclesiásticas, los príncipes,nobles y diplomáticos de Roma, sede del Dulce Cristo en la tierra, se aprestan para dar la batalla a las "fuerzas infernales", al Cuerpo Místico de Satánas -como bien decía el Beato Palau. Entre los prohombres de esta primera contraofensiva figuran el Duque de Módena y el Cardenal Consalvi... Se emplearán, precisamente, contra los carbonarios que, aunque todavía no han sido organizados por Maghella, ya están dando jaque a la Iglesia. Se crea así el SANFEDISMO.

    Pero en España, en la primera mitad del siglo XIX, aparece ÁNGEL EXTERMINADOR, allá por 1827 según J. Felipe Alonso, en 1823 según Jaime Más Ferrer, en 1821 según Gerald Brenan.

    J. Felipe Alonso toma como fecha de aparición la de 1827 por ser en este año cuando el Ángel Exterminador ejecuta a Cayetano Ripoll, maestro anticlerical y revolucionario que, después de ser secuestrado por los agentes de Ángel Exterminador, fue juzgado y condenado a arder en la hoguera por un tribunal secreto. A última hora se conmutó la hoguera por la horca, aunque debajo del patíbulo se colocaron calderos pintados con llamas. Su cadáver fue posteriormente descuartizado y quemado por el pueblo llano que aplaudió la ejecución de este maestro que viciaba a los niños en el descreimiento a la Ley de Dios.

    Hemos de tener en cuenta que el Santo Tribunal de la Inquisición había sido abolido en estas fechas del siglo XIX, pese a que la ministra actual -creo que de Cultura- sostenga lo contrario. Gerald Brenan sostiene la fecha de 1821 como fecha de la fundación de esta sociedad secreta contrarrevolucionaria y dice que en 1834 será cuando despliegue una mayor actividad, bajo la presidencia del Obispo de Osma.

    La otra noticia tangencial que he podido encontrar de la actividad de esta organización contrarrevolucionaria se encuentra en una historia novelada de la vida de Luis Candelas, "Luis Candelas. El bandido de Madrid" de Antonio Espina (1891-1972), pero las tendencias republicanas de este autor hacen pensar que su partidismo sesga forzosamente lo que del Ángel Exterminador nos cuenta.

    Luis Candelas nació en Madrid el 9 de marzo de 1804 y fue ejecutado en 6 de noviembre de 1837, a las doce de la mañana, después de ser reconfortado por los Sacramentos y adjurar de su filiación masónica que tendremos ocasión de comentar siquiera levemente.

    Según Antonio Espina, el lugarteniente de Luis Candelas, Francisco de Villena era agente de Ángel Exterminador. Francisco Villena (alias "Paco el Sastre" y, para las mozas, "el Marquesito") había nacido en Baeza (Reino de Jaén), pero residía desde joven en la villa y corte de Madrid. Con un abultado expediente delictivo, Paco el Sastre y Luis Candelas se conocen en la cárcel y deciden ayuntar esfuerzos con otros como Balseiro para salir airosos en sus robos.

    Se sabe de Luis Candelas que desde muy joven simpatizó con las ideas liberales y, según Eduardo Comin Colomer, fue iniciado en la Logia Libertad número 6, obediente del Grande Oriente de España, con sede en plazuela del Biombo de Madrid. El alias que tomó Luis Candelas para militar en la masonería es sobradamente elocuente: "Temístocles", vencedor de los "persas" en Salamina... Ni que decir tiene qué significaba en Madrid, pues estaba bien reciente, el nombre de "persa": realista.

    En la cárcel, Luis Candelas conocerá a quien más tarde será político liberal, el abogado Salustiano Olózaga. Candelas, alias Temístocles, ayudará al conspirador liberal desde que el demagogo ingresa a prisión el 17 de marzo de 1831. Incluso prepara su fuga. Salustiano Olózaga le pagará tantos favores de su hermano masón Candelas de muy mala manera. Años después en 1837 Olózaga será requerido por el jefe político para identificar a Luis Candelas, tras su detención y varios careos. La ingratitud de Olózaga puede descifrarse como cumplimiento de una consigna dada en el seno de la masonería, pues todo parece indicar que Luis Candelas había caído en desgracia entre sus hermanos masones.

    Pero, estábamos con Ángel Exterminador y volvamos a Paco el Sastre. Según Antonio Espina, el bandido baezano ejerce como sicario del Ángel Exterminador, endosándole a Paco el Sastre la muerte de un caballero catalán en la Fonda de los Leones, siguiendo instrucciones de la sociedad secreta contrarrevolucionaria dado que, en este caso, la presunta víctima hacía las veces de correo para el Grande Oriente. Está por confirmar que esto fuera así y no simple invención de los folletones decimonónicos o de la imaginación de Antonio Espina.

    Lo que sí es un hecho es que el Ángel Exterminador fue una de las sociedades secretas que tuvieron que organizarse para defender el Altar y el Trono, puestos en grave peligro dada la virulencia de las sociedades secretas extranjeras que habían "levantado sus columnas" en España.

    Seguiremos...

  3. #23
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Re: Las Sociedades Secretas Del Siglo Xix Y Del Xx

    Algunas sociedades secretas hubo que no dejaron de ser sino un conciliábulo de mozalbetes. Así la Sociedad Numantina en la que estuvo inscrito el dramaturgo romántico José de Espronceda...

    Pero que sea la pluma de D. Benito Pérez Galdós la que nos los bosqueje:

    "Entre las muchas sociedades más o menos secretas que amenazaron el poder de Calomarde, hubo una que no precisamente por lo temible sino por otras razones merece las simpatías de la posteridad. Llamose de los Numantinos y componíase de mucha y diversa gente. Entre los atrevidos fundadores de ella hubo -56- tres cuyos ilustres nombres conserva y conservará siempre la historia patria: llamábanse Veguita, Pepe y Patricio.
    El objeto de los Numantinos era, como quien no dice nada, derrocar la tiranía. Los medios para conseguir este fin no podían ser más sencillos. Todo se haría bonitamente por medio de la siguiente receta: matar al tirano y fundar una república a estilo griego.
    Retratemos a los tres audaces patriotas, ante cuya grandeza heroica palidecerían los Gracos, Brutos y Aristogitones.
    El primero, Veguita, tenía diez y ocho años y era de la piel de Barrabás, inquieto, vivo, saltón, con la más grande inventiva que se ha visto para idear travesuras, bien fueran una voladura de pólvora, un escalamiento de tapias, una paliza dada a tiempo o cualquier otro desafuero. Su casta americana se revelaba en el brillo de sus negros ojos, en su palidez y en sus extremadas alternativas de agitación e indolencia. Vino de América casi a la ventura. Su madre le envió a Europa para educarse y para heredar. Si esto último no fue logrado, en cambio su nueva patria heredó de él abundantes bienes de la mejor calidad. Pertenecía a la célebre empolladura del colegio de San Mateo, donde dos retóricos eminentes sacaron una robusta generación de poetas. Antes -57- de ser derrocador de tiranos fundó la academia del Mirto, cuyo objeto era hacer versos, y allí entre sáficos y espondeos nació el complot numantino; que en España, ya es sabido, se pasa fácilmente de las musas a la política.
    El segundo, Pepe, tenía quince años. Nació en un camino, entre el estruendo de un ejército en marcha; arrullaron su primer sueño los cañones de la guerra de la Independencia. Creció en medio de soldados y cureñas, y a los cinco años montaba a caballo. Sus juguetes fueron balas. Ya mozo, era mediano de cuerpo, y agraciado de rostro, en lo moral generoso, arrojado hasta la temeridad, ardiente en sus deseos, pobre en caudales, rico en palabra, cuando triste tétrico, cuando alegre casi loco. Educose también en San Mateo con los retóricos y desde aquella primera campaña con los libros, le atormentaba el anhelo de cosas grandes, bien fueran hechas o sentidas. Los embriones de su genio, brotando y creciendo antes de tiempo con fuerza impetuosa, le exigieron acción, y de esta necesidad precoz salió la sociedad numantina. También le exigían arte, y por eso en las sesiones de la asamblea infantil, a Pepe le salía del cuerpo y del alma, en borbotones, una elocuencia inocentemente heroica que entusiasmaba a todo el concurso. Él no pedía niñerías, ni aspiraba a nada menos -58- que a quebrantar las cadenas que oprimían a la patria, empresa en verdad muy humanitaria y que iba a ser realizada en un periquete.
    El tercero, Patricio, tenía como Veguita diez y ocho años. Se le contaba por lo tanto entre los respetables. Era formalillo, atildado, de buena presencia, palabra fácil y fantasía levantisca y alborotada. Sentía vocación por las armas y por las letras, y lo mismo despachaba un madrigal que dirigía un formidable ejército de estudiantes en los claustros de doña María de Aragón. También era orador, que es casi lo mismo que ser español y español poeta. En los Numantinos asombraba por su energía y el aborrecimiento que tenía a todos los tiranos del mundo. Insistía mucho en lo de hacer trizas a Calomarde, medio excelente para llegar después a la pulverización completa de la tiranía.
    Las reuniones se celebraban en una botica de la calle de Hortaleza las más de las veces, otras en una imprenta, y cuando había olores de persecución toda Numancia se refugiaba en una cueva de las que había en la parte inculta del Retiro no lejos del Observatorio. Los mayores de la cuadrilla no pasaban de veinte abriles: estos eran los ancianos, expertos, o maestros sublimes perfectos; que, a decir verdad, la pandilla gustaba de darse ciertos -59- aires masónicos, sin lo cual todo habría sido muy soso y descolorido.
    Si aquello no era inocente lo parecía, porque a lo mejor, los enemigos del Tirano, bien se hallaran en la botica, bien en la novelesca cueva del Retiro, se distraían sin saber cómo de su misión heroica y se ponían a acertar charadas y a representar comedias. Otras veces, cuando alguno de ellos tenía dineros, cosa muy extraordinaria y fuera de lo natural, alquilaban borricos y se iban en escuadrón por las afueras, dando costaladas y buscando aventuras que siempre concluían con alguna pesada chanza de Pepe.
    Fuera o no pueril la sociedad Numantinos, lo cierto es que Calomarde la descubrió y puso la mano en ella, dando con todos los chicos en la cárcel de corte, y metiendo más ruido que si cada uno de ellos fuese un Catilina y todos juntos el mismo Averno. La importancia que dio aquel gobierno menguado y cobarde a la conspiración infantil puso en gran zozobra a las familias. Se creyó que los más traviesos iban a ser ahorcados, y había razón para temerlo, pues quien supo ahorcar a hombres y mujeres, bien podía hacer lo mismo con los muchachos, que era el mejor medio para extirpar el liberalismo futuro. Mas por fortuna Calomarde -60- no gustó de hacer el papel de Herodes, y después de tener algunos meses en la cárcel a los que no se salvaron huyendo, les repartió por los conventos para que aprendieran la doctrina.
    Patricio se escapó a Francia. A Pepe me le enviaron al convento de franciscanos de Guadalajara, y a Veguita le tuvieron recluso en la Trinidad de Madrid. Esta prisión eclesiástica fue muy provechosa a los dos, porque los frailes les tomaron cariño, les perfeccionaron en el latín y en la filosofía, y les quitaron de la cabeza todo aquel fárrago masónico numantino y el derribo de tiranías para edificar repúblicas griegas."

    Capítulo V de "Los Apostólicos", Episodios Nacionales.

    Extraído de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

  4. #24
    Avatar de CHORCHEMO
    CHORCHEMO está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    19 nov, 06
    Mensajes
    58
    Post Thanks / Like

    Re: Las Sociedades Secretas Del Siglo Xix Y Del Xx

    Realmente cierto e interesante, la acción de la masonería e España fue fundamental parea la disolución del Imperio, como lo es en el proyecto de disolución de España como Estado-nación.
    El lerrouxismo impuso su color morado a la bandera masónica de la II República, la masonería provocó la primera secesión formal de Cataluña, la masonería evoluciona y se adapta como habéis expresado muy bien anteriormente a las circunstancias del momento y crea o modifica partidos en su beneficio. Para muestra el botón del PSOE y ERC, cada uno en su feudo pero unidos en un propósito común, la destrucción de España y su debilitamiento a favor de Francia y otros.
    Realmente es difícil acabar con ella porque adopta diversas caras y una de sus patas es el marxismo y partidos de izquierdas.

  5. #25
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Re: Las Sociedades Secretas Del Siglo Xix Y Del Xx

    En efecto, esos son los efectos de la masonería, los que has indicado, amigo mío.

    Por eso es imprescindible que recordemos la Historia de esa sociedad proteica que tiene una inspiración luciferina y una vocación de disgregación.

    Mantengamos la antorcha que ilumine tanta oscuridad como hay sobre sus actividades anti-españolas.

    Un saludo!

  6. #26
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Re: Las Sociedades Secretas Del Siglo Xix Y Del Xx

    La Teosofía.

    La entrada que ofrece Wikipedia puede valer como introducción, pero es mejorable, como todo.

    Wikipedia dice:

    Teosofía (del griego θεός, "dios", y σοφία, "sabiduría"): doctrina que sostiene que todas las religiones constituyen intentos del hombre de acercarse a lo divino y que, en consecuencia, cada religión posee una porción de una verdad universal o, dicho de otro modo, todas abordan los mismos hechos, aunque cada una utilice un prisma cultural e histórico propio.
    Para sus promotores, la teosofía es el estudio comparado de religiones, filosofías y ciencias, buscando lo que haya en ellas de "Sabiduría Divina" (Teosofía). El movimiento teosófico moderno fue impulsado por Helena Blavatsky y la Sociedad Teosófica. Constituye una secta de origen cristiano y esotérico, influida por el budismo y directamente relacionada con los movimientos espiritistas de finales del siglo XIX y las diversas sectas gnósticas y rosacruces. La influencia de la teosofía es claramente visible en buena parte de los movimientos englobados en la Nueva Era, como por ejemplo la Metafísica Cristiana de Conny Méndez y demás corrientes relacionadas con los Maestros Ascendidos.
    El cuerpo fundamental de la teosofía es la obra de H.P.Blavatsky La doctrina secreta, de extensión considerable. Consta de un texto presuntamente revelado, Las Estancias de Dzyan, y un comentario minucioso al mismo, en el que la autora va aportando material comparativo de fuentes religiosas varias (bíblicas, mesopotámicas, orientales, etc.).
    Resulta interesante el hecho de que, a diferencia de otros movimientos catalogados de forma similar, las obras de Blavatsky no imponen un dogma estricto ni desacreditan otras corrientes, sino que se presentan como la síntesis y evolución lógica de cuantos movimientos religiosos y ocultistas han existido a lo largo de la historia. Su pretensión es explicar la evolución cósmica, planetaria y humana, fundiendo en un todo armonioso religión, ciencia y mitología.
    La obra de Blavatsky puede consultarse on-line, en la Biblioteca Upasika (castellano) o bien en el idioma original en la Sociedad Teosófica de Pasadena

    La teosofía en España

    La Teosofía apareció en España a fines del siglo XIX de la mano de Francisco Montoliú y José Xifré, quienes tradujeron varias de sus obras, difundiéndolas a través de las publicaciones Sophia y El Loto Blanco. El movimiento teosófico ibérico tuvo su centro operativo en la ciudad de Barcelona, con el apoyo de la editorial de Ramón Maynadé, teósofo convencido, que contaba con el apoyo del gran traductor Federico Climent Terrer.
    Posteriormente, H.P. Blavatsky tuvo en este país un apóstol infatigable, el "teósofo y ateneísta" Mario Roso de Luna. Hay referencias a la teosofía en varias obras de Valle-Inclán, como Claves líricas, La lámpara maravillosa y Luces de bohemia.

    **

    Hasta aquí Wikipedia, en España esta secta aparecería de la mano de Montoliú y Xifré, en efecto. Ernesto Milá tiene páginas verdaderamente iluminadoras sobre este asunto en lo que concierne a España.
    Pero aunque estos son los "apóstoles" de la Teosofía en España, el efecto se ve mucho más en la obra de Valle-Inclán que fue un asiduo a las experiencias espiritistas y psiconáuticas (uso de la droga para "contactar" con otras dimensiones). En su obra "Luces de bohemia", Valle-Inclán cita a Blavatsky, pero no es la única cita. Se sabe que el dramaturgo "carlista estético" (pero no ético en modo alguno) formó parte de la logia teosófica "Marco Aurelio".
    Así, en un artículo de Manuel Fernández Espinosa, "Mi espada por Santiago" (publicado por ARBIL) puede leerse:

    "Después de esta aproximación, y aunque no hemos ahondado en esta línea de investigación, creemos que también puede resultar curioso para el interesado en las corrientes de pensamiento soterrañas que ambos nacionalismos -el galleguista y el andalucista; tan anti-santiaguistas el uno y el otro como Santiago es anti-Mahoma- tuvieran vasos comunicantes con las logias masónicas y con los grupos vinculados a la Internacional de la Sociedad Teosófica. El ocultismo había arraigado entre las personalidades cultas de la Galicia y la Andalucía de principios del siglo XX.
    En Galicia: un amplio abanico de “intelectuales” como Manuel Navarro Murillo, Manuel Otero Acevedo, Víctor Said Armesto, Alfredo Rodríguez de Aldao, Javier Pintos Fonseca forman un tupido entramado espiritista y teosófico muy poco filo-santiaguista como podemos suponer. En el año 1911 en Galicia se funda el grupo teosófico "Marco Aurelio" al que estará ligado el mismo Ramón María del Valle-Inclán.
    Es en el mismo año de 1911 en que se funda la logia gallega "Marco Aurelio" cuando viene a constituirse en Andalucía la también logia teosófica llamada "Rama Fraternidad", merced a los oficios del anticuario José Fernández Pintado que se había iniciado con los teósofos catalanes. En enero de 1917 el famoso teósofo Mario Roso de Luna visita Sevilla. En 1918 se fusionan la "Rama Fraternidad" y la "Rama Zanoni" ("Zanoni" es el nombre de una novela ocultista obra del político británico y gran hierofante rosacruciano Sir Eduard Bulwer-Lytton, más conocido por su novela "Los últimos días de Pompeya"). Más tarde en 1919, en la hispalense calle Sierpes, se funda el Centro de Estudios Teosóficos: una serie de conferenciantes amenizarán las sesiones teosóficas: Manuel Brioude Pardo, Jaime Casas Jiménez, Manuel Olmedo Serrano, Guillermo Gómez Gil, Hermenegildo Casas, Rafael Pavón, Federico Blardoni Herrera, Enrique García Cotta, el político Diego Martínez Barrio y el poeta Fernando Villalón Daóiz-Halcón, conde de Miraflores de los Ángeles. Sería interesante que alguien con talento, con tiempo y con recursos tirara de estos hilos que nosotros dejamos aquí. Hemos visto tesis doctorales menos sustanciosas."

    La Teosofía, como vemos, no sólo se limitó a montar sesiones espiritistas, también impulsó la formación de los nacionalismos galleguista y andaluz, siquiera indirectamente.

    Seguiremos...

  7. #27
    Avatar de Daniel Liñares
    Daniel Liñares está desconectado Profesor Nacional de Historia
    Fecha de ingreso
    28 feb, 07
    Ubicación
    Rafael Calzada,Pcia Bs.As.
    Edad
    59
    Mensajes
    92
    Post Thanks / Like

    Thumbs down Re: Las Sociedades Secretas Del Siglo Xix Y Del Xx

    Tautalo:
    Soy catolico y como tal me repugnan los metodos similares (cuando no peores) a los de las odiadas ( y condenadas) sociedades Secretas anticristianas, que usan ciertos "Movimientos" dentro de la Iglesia.Como decia aquel Dominico pelirrojo al cual un Jesuita le dijo "dicitur Iudam fuisse rufus" (se dice que Judas fue pelirrojo) a lo que contesto el dominico "sed constat ex compañia Iesus erat" ( pero consta que era de la Compañia de Jesus...).Cito (y dejo picando la pelota) a algunas de estas lacras como muestra: Lumen Dei y Focolarinos...otros completaran la larga y lamentable lista.

  8. #28
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Re: Las Sociedades Secretas Del Siglo Xix Y Del Xx

    El krausismo español

    Considerada como una filosofía, el Krausismo no deja de ser una secta, aunque no podamos decir que con propiedad sea una sociedad secreta. Pues cuando se instaura en España, de la mano de Sanz del Río, allá por 1840 el liberalismo está triunfante y no necesita ponerse máscaras. Se emprende una tarea que va a ser larga y que llega hasta nuestra actualidad: arrebatar a la Iglesia el liderazgo de la docencia.
    Un grupo de juristas españoles buscan una doctrina política que, apartándose lo más posible del catolicismo, contenga en sí un elemento "espiritual" del que carecía el liberalismo de entonces. El criterio es la racionalidad y una difusa piedad pseudomística que más tiene que ver con el panteísmo (panenteísmo, según ellos) que con otra cosa: se aboga por la filantropía -tema predilecto de la masonería. Se sabe que el postkantiano que dio nombre a esta doctrina filosófica era masón. Se trataba de Karl Christian Friedrich Krause (1781-1832), un filósofo que no fue "profeta en su tierra", pero que de la mano de Julián Sanz del Río cautivó a la "intelectualidad" laicista de la España de la segunda mitad del siglo XIX. La obra referente de Krause para estos españoles que creían traer la máxima novedad en su época fue Ideal de humanidad para la vida (1811).
    La vocación del krausismo era, como se ha dicho más arriba, la de influir en la sociedad a través de la escuela, una escuela laicista que borrara los lazos del alumno con la Religión. Desde 1868, fecha de la Revolución llamada La Gloriosa, el krausismo ejercerá un atractivo fatal en las clases adineradas y liberales que se perpetúa hasta 1939.

    Francisco Giner de los Ríos dirigirá la Institución Libre de Enseñanza y poco después se abrirán las puertas de la Residencia de Estudiantes (donde vivirá la flor y nata de la burguesía española llamada a ser "líderes" culturales de buena parte del siglo XX, hoy perfectamente "consagrados": García Lorca, Salvador Dalí, Buñuel, Gabriel Celaya y tantos otros pasarán por esa Residencia que los modelará en un indiferentismo religioso, cuando no en un rechazo franco a todo lo que tenga el buen olor a católico.)

    Siempre se ha dicho que el PSOE tiene dos grandes influencias: la marxista que no escapa a nadie y ésta otra, más larvada, más sigilosa, que es la que marcan los krausistas.

    En Iberoamérica el krausismo también tendrá exponentes, pero ese capítulo -por cortesía- se lo quiero dejar a los hispanos de allende el Atlántico que bien lo pueden colocar más abajo de esta serie.

    Actualmente la Universidad Pontificia de Comillas (en Madrid) tiene todo un departamento dedicado a masonería y krausismo... Pero me temo -que me corrijan si me equivoco- que la imagen que ofrecen sus catedráticos de ambas corrientes tan estrechamente ligadas es una imagen asaz benévola.

  9. #29
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Re: Las Sociedades Secretas Del Siglo Xix Y Del Xx

    EL ESPIRITISMO.

    (La letra negrita es de Tautalo; lo demás, mérito de Mario Méndez Bejarano.)

    Para hacer nuestra incursión en estas arenas movedizas del espiritismo y el progresismo sectario, propongo seguir a Méndez Bejarano. Méndez Bejarano nació en Sevilla el 5 de diciembre de 1857, y cursó en la Universidad hispalense las carreras de Derecho y Filosofía y Letras. Su libro "Historia de la Filosofía en España hasta el siglo XX" me parece imprescindible para tratar el asunto, el lector puede encontrarlo íntegramente digitalizado, pues cuelga en la página de Proyecto de Filosofía en Español.
    El origen del espiritismo se sitúa en EE.UU. como no podía ser menos. Con las Hermanas Fox que pasan por ser las primeras en realizar esta "práctica" condenada por la Iglesia.
    En España aparece allá por 1855. Así nos lo cuenta Méndez Bejarano
    : "Nada se recuerda anterior a la creación de la Sociedad espiritista establecida en Cádiz el 1855. Este primer núcleo, a instancias de la autoridad eclesiástica, fue disuelto el cónclave en 1857 por la civil." Esta Sociedad espiritista, no podía haberse establecido sino en Cádiz, puerta de los infiernos desde 1812, publicó en 1857 un panfleto: "La luz y verdad del espiritualismo. Opúsculo sobre la exposición verdadera del fenómeno, causas que lo producen, presencia de los espírituos y su misión".
    Las obras de Kardec, también publicadas por el mismo conciliábulo gaditano, fueron quemadas públicamente por mandato de la autoridad eclesiástica en 1861.
    En Sevilla se fundará desde 1861 hasta 1865 la segunda sociedad espiritista, dirigida esta vez por el General Primo de Rivera. A ésta le seguirá en Madrid la Sociedad Espiritista Española que luego se fusionará con la «Sociedad Progreso-Espiritista» y otros innumerables grupos. El núcleo sevillano fue de los más importantes dentro de la nueva dirección, así como la Sociedad Barcelonesa, que editó y divulgó las obras de Allan-Kardec.
    Hasta el 1876 irán surgiendo innumerables centros espiritistas por toda la península.
    "En Sevilla se inició una Sociedad Espiritista, la cual editó el periódico El Espiritismo, segundo de los periódicos publicados en España y uno de los mejor escritos. Resucitó la Sociedad de Cádiz, se crearon otras en Andalucía y Extremadura, entre ellas una de mujeres en Torre de Miguel Sesmero (Badajoz); apareció la Sociedad Barcelonesa de Estudios Psicológicos con su Revista Espiritista, fundada por José María Fernández Colavida, traductor de Kardec, y se erigió en Tarragona el Centro «Fraternidad humana», de que fue el alma Miguel Vives." -sigue Méndez Bejarano.
    En Alicante también se funda la revista La Revelación y la Sociedad Espiritista Alicantina, en que figuró D. José Pastor de la Roca (1824-75), cronista de Alicante.
    "El General D. Joaquín Bassols, ministro de la Guerra y uno de los más fervorosos, creó la Sociedad matritense «Progreso espiritista», llamada más tarde «Sociedad de Estudios Psicológicos», y un periódico titulado también El Progreso Espiritista, que se refundió en El Criterio. Lérida debió su «Circulo cristiano espiritista» a los profesores de la Normal D. Domingo de Miguel y D. José Amigó Pellicer, fundador este último de la revista El Buen Sentido. Córdoba, Almería, Soria, Huesca, Granada, Valencia, Murcia, Málaga, Santander, Castellón, León, Logroño, Ciudad Real, Santa Cruz de Tenerife, Andújar, Sabadell, Alcalá la Real, &c., tuvieron sociedades más o menos florecientes y publicaron periódicos tales como El Espiritualismo (Ciudad Real); La Caridad (Santa Cruz de Tenerife); La Luz del Cristianismo (Alcalá la Real); Lucifer, La Luz de la Verdad y La Luz del Porvenir, distintas etapas del mismo periódico, en Gracia (Barcelona), y El Faro Espiritista (Tarrasa), todos los cuales mantuvieron [518] vivas polémicas con católicos, protestantes y materialistas.
    El Espiritismo, fundado en Sevilla en 1869 por Francisco Martí, vivió hasta 1878, o sea dos años después de muerto su fundador, sostenido por la viuda, hasta que la autoridad lo suprimió con fútil pretexto.
    El grupo de Alcalá la Real, que tuvo por órgano La Luz del Cristianismo, dirigido por el activo e inteligente facultativo Dr. Miguel Ruiz Matas, y el nutrido y entusiasta de Loja, que tenía por médium al simpático Rafael del Rosal, fueron los más importantes de Andalucía, cuando en Sevilla decayó el espiritismo. Ambos grupos perduraron muchos años. Por esta época se editaron Exposición y defensa de las verdades fundamentales del espiritismo (1867), por Anastasio García López; La defensa del espiritismo, de Miranda y Adot; El espiritismo, epístola de Fabio a Antino, por José Palet y Villalba; La religión moderna, Algunas ideas acerca del espiritismo, Máximas y consejos. Consejos de Cervantes, Apuntes sobre espiritismo y moral (1870), por Ermido la Key; Tratado de educación para los pueblos (1870); Marieta (1870), novela editada por los espiritistas de Zaragoza; Estudios acerca del progreso del espíritu, según el espiritismo (1871), por Medina; Crisálida, por Diodoro de Tejada; La síntesis del espiritismo, por los espiritistas de Alicante; Un hecho, la magia y el espiritismo, de Baldomero Villegas (1872), insigne cervantista; Impresiones de un loco y Exposición compendiada de la doctrina espiritista (1872), del comandante D. César Bassols, hijo del general; La religión moderna, de Medina; Preliminares al estudio del espiritismo y El catolicismo antes de Cristo (5ª edición en 1890), por el vizconde de Torres Solanot; Roma y el Evangelio; El Universo espiritista (1875), de D. Víctor Oscariz; Controversia espiritista a propósito de los hermanos Davenport (1875), por Torres, y los Almanaques espiritistas, aparte de algunos otros folletos, catecismos y publicaciones anónimas, sin contar las novelas espiritistas como Celeste, por losada; Leila y Lazos invisibles, ambas [519] de Dª Manuela Alonso Gainza; Ramo de boda y El coracero de Froesviller, por Enrique Manero; alguna comedia como El Wals de Venzano, por Antonio Hurtado, y varias fantasías como la Historia de Ultratumba, por el abogado D. Manuel Corchado, americano."
    Pero se extiende...
    "La fiebre ascendía por momentos, los centros, los libros y las revistas se multiplicaban y la ola llegó a salpicar las regiones oficiales. En 1873, el día 26 de Agosto, se presentó a las Cortes Constituyentes una proposición redactada en los siguientes términos: «Los diputados que suscriben, conociendo que la causa primera del desconcierto que por desventura reina en la nación española en la esfera de la inteligencia, en la región del sentimiento y en el campo de las obras, es la falta de fe racional, es la carencia en el ser humano de un criterio científico a que ajustar sus relaciones con el mundo invisible, relaciones [520] hondamente perturbadas por la fatal influencia de las religiones positivas, tienen el honor de someter a la aprobación de las Cortes Constituyentes la siguiente enmienda al proyecto de ley sobre reforma de la 2ª Enseñanza y de las facultades de Filosofía y Letras y de Ciencias. El párrafo 3º del artículo 30, Título II, se redactará del siguiente modo: Tercero. Espiritismo.» Firmaban esta proposición D. José Navarrete, D. Anastasio García López, D. Luis J. Benítez de Lugo, D. Manuel Corchado y el Sr. Redondo Franco.
    El encargado de defenderlo era Navarrete, pero no hubo lugar por haber ocurrido antes el golpe de Estado de 3 de Enero de 1874."
    Era la legalización del Espiritismo en España, a golpe de decreto ley. ¿Hasta dónde había llegado el despropósito y el pecado?
    "Los propagandistas más notables de esta época fueron, además de los ya citados, Modesto Casanovas, El Marqués de la Florida, Luis Román y Ricardo Ruiz, en Canarias; Manuel Navarro Murillo, en Soria; en Andújar, Bernardo Centeno y González Soriano, que escribió El espiritismo es la filosofía, sin duda lo más serio que sobre la materia se ha escrito, en que trata de explicar el espiritismo por la doctrina de Krause [que ya conocimos un capítulo más arriba], con la cual tiene innegables analogías aun cuando los krausistas rechacen la comunicación; en Coruña, Florencio Pol, notario que se pasó más tarde a las huestes teosóficas; Miguel Sinués, Eduardo López del Plano y Bartolomé Castellón, en Zaragoza; Daniel Corchado; Huelbes Temprado; Alejandro Benisia, notable poeta y novelista sevillano; Anastasio García López; José Navarrete, autor de Fe del siglo; Rebolledo y Salaverría, en Madrid.
    La restauración de la monarquía asestó golpe mortal para el espiritismo. No obstante, Huelbes y Torres Solanot publicaron artículos de propaganda en El Globo y La Tribuna. En 1879, el decidido joven D. Julio Fernández Mateos (1852-920), antiguo seminarista, editó en Sevilla El Espiritismo y dos años después El Faro (1881-6), uno de los mejores periódicos de la escuela, con el cual sostuve el año de su fundación animada y correcta controversia. Fernández Mateos padeció por sus ideas prisión, multas y destierro. [521]
    Fundóse algún que otro centro con periódico propio, como la «Sociedad sertoriana de estudios psicológicos», que publicó el Iris de Paz (1882-85), y el centro de Gerona, que tuvo también su periódico. En Cataluña se creó la «Federación espiritista del Valle», que luego se transformó en «Espiritista catalana», desapareciendo por falta de medios de subsistencia. Sostuviéronse varias polémicas; la más notable la del Vizconde de Torres Solanot con el agustino Fray Conrado Muiños y las de Amalia Domingo con Manterola y el P. Llanas, de las Escuelas Pías.
    En 1888 tiene lugar el acto más importante y trascendental para el espiritismo, la celebración del primer Congreso internacional espiritista en Barcelona, convocado por el Centro barcelonés de estudios psicológicos. Concurrieron o se adhirieron al Congreso sesenta y ocho entre grupos, centros y sociedades peninsulares, seis coloniales americanos, diez de la América española, dos de los Estados Unidos, diez y seis franceses, cuatro belgas, dos italianos, uno ruso y otro rumano. Los periódicos representados ascendieron a veintisiete.
    La sesión preparatoria se abrió en el Centro Barcelonés el día 8 de Septiembre, a las cuatro de la tarde, bajo la presidencia del Vizconde de Torres Solanot.
    Allí se nombró la Mesa definitiva. Se designó a Fernández Colavida presidente honorario y se organizaron los futuros trabajos del Congreso.
    Celebráronse tres sesiones públicas y cinco privadas. Las conclusiones aprobadas en el Congreso son las siguientes, que literalmente reproduzco:
    El primer Congreso Internacional Espiritista afirma y proclama la existencia y virtualidad del Espiritismo, como la Ciencia integral y progresiva."
    Los delegados españoles representaron en el Congreso la pura ortodoxia kardeciana.
    Uno de sus más señalados exponentes fue Fernández Colavida, a quien
    "se le erigió una tumba monumento en el cementerio civil de Barcelona con carácter de ofrenda colectiva de los espiritistas españoles e hispano-americanos. Después, un sobrino suyo, administrador de la Revista, sacó tanto partido del renombre por su tío adquirido, que llegaron los adeptos a tributar a éste un culto casi idolátrico, celebrándose sesiones anuales en su memoria, visitándose periódicamente el sepulcro y vendiéndose las fotografías de este sencillo monumento funerario como si fueran amuletos."

    "Por entonces se fundó la Biblioteca del Centro Barcelonés de estudios psicológicos, que editó el libro Después de la muerte, de Denis, y Defensa del espiritismo, de Vallace. Torres Solanot se encargó de la dirección de la Revista de estudios psicológicos, creada por Fernández, en la que se publicó la obra de Bonnemère, El alma al través de la historia.
    De 1889 a 1891, siguió la propaganda sin grandes oscilaciones. La juventud escolar de Barcelona publicó sus Hojas de propaganda; Anastasio García López, Cosmología, Antropología y Sociología. Por esta época publicó D. Quintín López El catecismo romano y el espiritismo, y [525] el Doctor D. José Otero Acevedo, Los fantasmas, traducción de la obra antes por él editada en lengua inglesa The phantasms of living, en cuyas páginas relataba sus experiencias medianímicas con la famosa Eusapia Paladino en Napóles. Este libro produjo en toda España gran sensación."
    En Loja se multiplicaban los adeptos. El espiritismo se había fundido con la masonería. Todos los espiritistas eran masones del Gr... O... Esp... y se creó una logia de adopción a que pertenecieron bastantes señoras. El día del aniversario de la desencarnación del expositor Mr. Hipólito Rivail, conocido por Alian Kardec, el San Pablo del espiritismo, se verificaba anualmente una velada magna en el Teatro, a la cual solían concurrir representantes de casi toda Andalucía.
    Ya entonces se destacaba en Barcelona la simpática figura del médico D. Víctor Melcior. Este ilustrado escritor asegura que en una larga serie de sesiones experimentales verificadas en casa del médico militar D. Francisco Pares Llansó, a los que asistían el Vizconde de Torres Solanot y algunas personas más, se obtuvo por mediación de la señora de Pares y del niño Juanito Grau, cuanto de más notable se ha registrado en semejante clase de experiencias: chispas, lucecitas, vapores luminosos como nubes (corrientes ódicas) y luces del tamaño de una cabeza humana, bicorporeidad de la médium probada en distintas ocasiones (salida del cuerpo astral); cuerpo fantásmico materializado, lo que se comprobó con innumerables ataduras; desatomización del cuerpo de tela interior que llevaba la medium previamente imposibilitada por las ligaduras, así como en otra ocasión por pase de las enaguas sobre el vestido, ruidos muy variados, golpes fuertes, campanilla agitada en el aire, ruido especialísimo como el de rasgar una pieza de seda en la extensión de un metro; dibujos sorprendentes hechos en un par de minutos hallándose el médium en período convulsivo; comunicación precipitada sobre un papel en plena luz y ejecutada en un instante, [526] resultando un trascendental pensamiento místico en nueve idiomas diferentes; escritura directa, aportes, transportes, visiones de manos grandes y pequeñas, y otros fenómenos de gran significación, y después de haber presenciado tanto hecho insólito, no hallando en su cerebro explicación que encajase en los conocimientos científicos admitidos, debía necesariamente aceptar la intervención de los espíritus. Con tal convicción, se lanzó a la propaganda activa con ardor de apóstol, pero al mismo tiempo persiguiendo con febril actividad el estudio de todas las obras de hipnotismo, magnetismo, ciencias ocultas, psicología, psicopatía, &c., que podían llegar a sus manos.
    En 1892 se celebró el Congreso de Madrid, menos notable que el de Barcelona. El presidente fue D. Anastasio García López y el local el salón de la Sociedad El Fomento de las Artes. La sesión preparatoria tuvo lugar el 19 de Octubre, la inaugural el 20 y las restantes en los días 21, 22, 23 y 24. Hubo muchos discursos, muchas poesías, pero nada práctico. Cristóbal Colón sirvió de tema a la mayoría de los trabajos, pues coincidía el Congreso con el centenario del descubrimiento de las Américas.
    Las conclusiones resultaron análogas a las del Congreso de Barcelona. En el mismo año se fundó el periódico La Irradiación y se constituyó en Madrid la Sociedad de Estudios psicológicos, especie de protesta de la Fraternidad Universal. Alma de la corporación fueron Acevedo, García Torres y D. Tomás Sánchez Escribano, renombrado médium que tenía un establecimiento de aparatos quirúrgicos en la calle de Atocha, frente a la facultad de Medicina.
    En 1893 aparecieron los periódicos Lumen (semanal y con grabados), dirigido por D. Quintín López; el Boletín de la Federación espiritista catalana y El Espiritismo, en Barcelona; Luz espírita, en Madrid; El guía cristiano, en La Unión, y La Revelación, en Alicante. Publicó Acevedo Los Espíritus, Mendoza Destellos de lo infinito y la Biblioteca del Centro Barcelonés Orígenes y formas. Se [527] organizó el grupo de investigaciones psíquicas y se dieron distintos mítines en Barcelona, Mataró, Badalona, Sabadell, Tarrasa y otras localidades de Cataluña.
    En esta misma época, disgustados los estudiantes católicos de Metafísica de la Universidad de Barcelona por las explicaciones y propaganda espiritista que hacía desde su cátedra el Dr. D. Manuel Sanz y Benito (1860-911), se amotinaron y viose obligado el profesor a aprovechar la ocasión de trasladarse a Valladolid, donde continuó sus trabajos, si bien no tan activamente como en Barcelona, temeroso quizá de nuevos escándalos. Pasó a la Universidad de Madrid y falleció poco después, dejando muchas obras impresas y grato recuerdo de su caballerosidad y buena fe. Figuró entre los espiritistas que adoptaron el método de Krause y dio a la publicidad La ciencia espírita (1896) con prólogo de Torres Solanot, La Psiquis (1900), algunas conferencias y varias obras más.
    Desapareció la Federación y se fraccionó el Centro Barcelonés, naciendo El Cosmopolita, inspirado por Ángel Aguarod y por Balaña. El Centro Barcelonés publicó la traducción de la Psicología transformista de Bourgés, y Escribano, en Madrid, imprimió distintos folletos. También desaparece en este año El buen sentido, de Lérida. En 1894 vuelven a unirse el Centro Barcelonés y el Cosmopolita. El Lumen publicó Concordancia del Espiritismo con la ciencia, y a fin de este año se fusiona el dicho periódico con la Revista de estudios psicológicos, pasando a ocupar don Quintín López la jefatura de la Redacción, y conservando la dirección el Vizconde de Torres Solanot, ya reblandecido del cerebro y con amagos de apoplejía.
    En el local de la Revista de Estudios psicológicos se estableció una clínica hidro-magnética y un gabinete de lectura. De la mencionada clínica fue médico Director D. Víctor Melcior, auxiliado por el Dr. Cembrano, durante cuatro años. Melcior realizó esfuerzos increíbles de abnegación. Casi solo, asistía diariamente amore Dei a más de cuarenta enfermos, sosteniendo también consultas médicas [528] por correo con todos los puntos de España y realizando centenares de curaciones que, según él mismo dice, no puede atribuir más que al contagio de su fe inculcada a los enfermos.
    Por esta fecha D. José Muñoz López, de Yecla, publicó varios artículos sobre los éxitos de la fotografía espiritista obtenidos en Crevillente con la médium doña Dolores Más. Fundóse El deber familiar, por Fabregat, joven y entusiasta gaditano, residente en Barcelona, quien tuvo asimismo impulsos altruistas, y durante un año próximamente brindó sus consejos gratuitos en su casa, asi como su fluido y su sugestividad a algunos pacientes que acudían en demanda de alivio a sus dolencias.
    No correspondieron a tan útiles trabajos los de los espiritistas madrileños, pues en casa de D. Miguel Vives tuvieron las célebres sesiones de aportes con María Sala, en las que se demostró la existencia de fraude con las naturales consecuencias. De 1895 a 1896, inclusive, el Dr. Otero Acevedo publicó Lombroso y el Espiritismo y escribió unos artículos calificando al Vizconde de Torres Solanot de fanático y trayendo a colación su impericia cuando experimentó con la médium de las flores, señora de gustos muy refinados y afanosa de lucir, que, en unión de su hija, sacaron al Vizconde varios miles de pesetas, embaucándole con fraudulentos fenómenos. El grupo de investigaciones que se había establecido en el local de la Revista experimentó con la pretendida médium María Sala, informando en sentido negativo de su mediumnidad.
    En estos años continuaron los mítines espiritistas, se publicaron los periódicos Sócrates y Rayo de Luz, de breve existencia; desapareció la Fraternidad, de Madrid, y vio la luz La estrella polar, de Mahón.
    En 1897 publicó el Sr. Melcior la traducción de la obra del Conde de Rochas Exteriorización de la motilidad, a la que puso un brillante prólogo el Dr. Sánchez Herrero; se desunieron la Revista de estudios psicológicos y el Centro Barcelonés, el cual empezó a publicar la Unión espiritista, [529] órgano de los Centros unidos de Cataluña, y desapareció la Revista de estudios psicológicos.
    En el año siguiente, 1898, reaparece Lumen con franca tendencia progresiva, que desagradó a sus correligionarios. Quintín López, que dirigía la revista, publicó también Magia teúrgica y Vuestras fuerzas.
    El Congreso de París celébrase en 1900 y a él asisten Aguarod y Esteva, Quintín López, Víctor Melcior y Eugenio García Gonzalo, presentando cada uno una Memoria impresa tituladas Omniteísmo, Evolución, El peri-espíritu y las enfermedades y Narraciones, respectivamente. En el mismo año publicó el Sr. Melcior La enfermedad de los místicos, un trabajo científico muy digno de ser leído.
    En 1901 levanta Aguarod el Colegio de niños y el Centro espiritista «Sócrates». Publicó Escribano en Madrid El mundo antes de la creación del hombre. Lumen celebra unos juegos florales espiritistas en Sabadell y el Centro Barcelonés de estudios psicológicos verificó otros en Barcelona.
    En 1902 se publicaron Luz y unión, en Barcelona; en Málaga, El Amor al progreso, y la Aurora boreal, en Yecla.
    D. Quintín López imprimió en 1903 el libro Doctrina espiritista, en el mismo año el Sr. Melcior Los estados subconscientes y las aberraciones de la personalidad y el señor García Gonzalo Concepto de la Ciencia.
    Cesan la revista Amor al progreso y La Aurora, y aparece La Evolución, dirigida por D. Manuel Navarro y Murillo. Algunos elementos del Centro Barcelonés, agrupados con Aguarod, forman el núcleo Amor y Ciencia.
    En 1904 sólo puedo citar la aparición de la revista La vida futura, que dejó de existir en el mismo año.
    El espiritismo español es francamente ortodoxo. Las tentativas de los pensadores independientes han hallado antipatía en la masa. España es ortodoxa en todo, hasta en la heterodoxia (curiosa afirmación de Mario Méndez Bejarano). Todavía, a pesar del eclipse que sufre el espiritismo, hay gran número de espiritistas más o menos vergonzantes. Entre el elemento popular se [530] constituyen muchos Centros, donde sólo se trababa en comunicaciones y «dar luz» a los desencarnados. En casi todos hay su Santón dispuesto a que se le reverencie y se le consulte."
    "Hoy el espiritismo, todavía muy extendido en las capas populares, desciende en rápido declive, arrollado por tres poderosos factores: la teosofía, el recrudecimiento de la tradición católica y los procedimientos cada día más analíticos de la ciencia occidental lanzada en brazos de la corriente positivista. [534]", termina diciendo Mario Méndez Bejarano cuando escribe, su obra se publicará en el año de 1927.

    Como podemos comprobar, también el espiritismo
    "...se había fundido con la masonería. Todos los espiritistas eran masones del Gr... O... Esp...". Impresionante capítulo de una de las sociedades secretas -a veces no tanto, sino promocionada por los gobiernos de turno- que más han calado en los españoles desde su aparición.

    Sus prácticas no sólo son ocultistas y heterodoxas (diabólicas), sino que su relación con el progresismo es manifiesta, como pone de manifiesto la vinculación temprana del espiritismo con la masonería y como bien apunta Ernesto Milá.

    Hubo un tiempo en que en todo pueblo de España había como mínimo un grupo de espiritistas que se reunían alrededor de una mesa, para recibir los mensajes del "más allá"... Todavía los hay, aunque ahora se llame "channeling" y se compren las tablas de oui-ja como si de una tabla de parchís se tratara.

  10. #30
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Re: Las Sociedades Secretas Del Siglo Xix Y Del Xx

    Y aunque estamos tratando todavía el siglo XIX, bueno será que vayamos atrás, al siglo XVIII. Algunos autores -como César Vidal- son reacios a hablar de francmasonería en España anterior al siglo XIX. Pero muchos son los datos que desmienten el optimismo de César Vidal.

    Podríamos empezar diciendo que casi todas las Reales Sociedades Económicas de Amigos del País estaban infiltradas de masones que, a la luz del día se dedicaban a tareas filantrópicas, mientras que en el secreto no sabemos a qué se dedicaban verdaderamente...

    La visita a España de ciertos personajes de probada filiación francmasónica, como Casanova o Cagliostro, son también dignas de estudio.

    El impostor Guiseppe Balsamo
    , nacido el 2 de junio de 1743 nació en el seno de una familia pobre de Palermo, en Sicilia. Pero se hacía presentar como Conde Alessandro di Cagliostro. Años más tarde, cuando Cagliostro era algo a medio camino entre una celebridad y una leyenda en toda Europa, Goethe se trasladaría hasta Palermo, para entrevistarse con parientes del falso conde. La verdadera profesión de José Balsamo no fue otra que la de charlatán, envolviendo su charlatanería en una mezcla de médico, alquimista, ocultista y alto masón de origen siciliano. Recorrió las cortes europeas del siglo XVIII.
    César Vidal ofrece una semblanza bastante completa de Cagliostro, pero incompleta. Cagliostro afirmaba haber nacido en una familia cristiana de noble cuna, pero haber sido abandonado poco después de nacer en la isla de Malta. Así se inventaba unos orígenes que faltaban a la verdad.
    También aseguraba que siendo niño viajó a Medina, La Meca y el Cairo, y al regresar a Malta, fue iniciado en la Soberana Orden Militar de los Guerreros de Malta, donde estudió alquimia, Kabala y magia. Después de iniciarse en la francmasonería en Londres, adoptando el nombre de Ouroboros -la serpiente que se muerde la cola, símbolo gnóstico y alquímico, fundó el Rito Egipciano de la Francmasonería, y se dedicó a un trabajo de proselitismo a grandes hombres y mujeres de la alta sociedad en logias separadas, que se separaron de la "masonería regular" para andar el camino del Rito Masónico de Misraïm más tarde.
    En Roma casó con Lorenza Feliciani, una mujer bellísima que encandilaba a todo varón. La pareja de estafadores recorrió las cortes europeas, viajó a Londres, Rusia, Prusia, Francia y... España.
    Palmiro Herrero Rodríguez nos pone, en cambio, sobre la pista de Cagliostro en España. Una estancia en España que no dudo que fuera en modo alguno infructífera para los fines siniestros del estafador profesional que extendía su Rito Masónico de Misraïm por doquier. Recomiendo encarecidamente que se lea el trabajo de D. Palmiro Herrero Rodríguez, fundado en una exhaustiva investigación y tan iluminador. Está en la red: CAGLIOSTRO EN ESPAÑA.

    "Existe un aspecto de la vida del conde de Aranda que, aun siendo de menor importancia en el contexto de su extensa biografía, no deja de ofrecer un cierto interés, siquiera anecdótico, y que no menciona, que sepamos, ningun biógrafo o cronista. Se trata de su relación con el legendario conde de Cagliostro, mago, adivino, médico y benefactor, según algunos historiadores, contemporáneos y posteriores, y vulgar charlatán y aventurero, según sus muchos detractores." -escribe D. Palmiro Herrero.
    La estancia de Cagliostro en España se data en los años 1769-1770. "Nuestros italianos llegan a Madrid, procedentes de Barcelona, aproximadamente en noviembre de 1769, y permanecen en la Corte hasta octubre de 1770, es decir, casi un año. En ese período, el conde de Aranda ocupa en Madrid el puesto de presidente del Consejo de Castilla, cargo que desempeñará de 1766 a 1773."
    Pero el reencuentro entre Aranda y los Cagliostro se vuelve a producir en 1779, cuando ya el Conde de Aranda está en París. "Desde su embajada de París, Aranda tuvo ocasión, ya en 1779, de ocuparse del a la sazón conde de Cagliostro y la condesa su mujer." -dice D. Palmiro.

    Pedro Pablo Abarca de Bolea, Conde de Aranda, pasó a la Historia de España por consumar la expulsión de los jesuitas. Sería mucho suponer que esta expulsión la hiciera inducido o persuadido por Cagliostro (ni siquiera las fechas concuerdan), pero el Conde de Aranda realizó antes de desempeñar cargos de responsabilidad un periplo por Europa en el que fácilmente pudo ser iniciado en la francmasonería. Estuvo en Prusia y conoce allí a Federico el Grande, cuya devoción por Voltaire -gran enemigo de la Compañía de Jesús y de la Iglesia católica- era manifiesta. También residió en París el de Aranda.
    Ya como presidente del Consejo de Castilla, el Conde de Aranda inspiró la expulsión de los jesuitas. Apoyado por Campomanes, el Conde de Aranda abrió una investigación secreta a fin de recoger pruebas que testimoniaran la intervención de los jesuitas en el motín de Esquilache. Carlos III acabó firmando el decreto de expulsión de los jesuitas en febrero de 1767 (no está comprobado en documento alguno que Aranda conociera en esa fecha a Cagliostro que todavía no había venido a España). El decreto contaba con la aprobación de muchos altos prelados españoles, pero también hay que decir que muchos de estos eclesiásticos sentían una atracción fatal por la Ilustración. La acusación que cayó sobre los jesuitas, entre otras muchas, fue la de suponerles un proyecto político que pretendía alzar un imperio en Paraguay -¿realidad o ficción?: Voltaire en su novela "Cándido" da por sentado que esto es así. ¿Había razones poderosas para suponer esa rebelión secesionista de la Compañía en Paraguay o no más que otra de las calumnias de Voltaire?
    Personalmente, creo que lo que aquellos políticos ilustrados temían de los jesuitas era el concepto, elaborado por los jesuitas desde hacía siglos, del tiranicidio, que sus enemigos traducían como regicidio. Por último se acusó al general de la Compañía, Lorenzo Ricci, de poner en duda el derecho de Carlos III al trono, por ser hijo sacrílego y adulterino.
    El Conde de Aranda cayó en desgracia mucho después y terminó siendo desterrado en Jaén, hasta que se le concedió la "gracia" de regresar a su Aragón natal.
    Sobre esta pérdida de crédito en la Corte y su inmediato destierro en Jaén nos dice Benito Rus que:
    "Pues bien, en el anejo de Estado celebrado el día 14 de marzo de 1794, presidido por el rey Carlos IV, siempre acompañado del Duque de Alcudia D. Manuel Godoy. Estaban presentes los consejeros, Aranda, como Decano, Almodóvar, Valdés, Caballero, Astorga, Campo de Alange, Flores, Campomanes, Gardoque, Alcudia, Colomera, Socorro, Pacheco, Llaguno y Anduaga como secretario. A una puya de Godoy al Secretario sobre un comunicado de Aranda se dió lectura al mismo sobre la manera de tratar la política o militarmente la situación con Francia a raíz del gillotinamiento del rey Luis XVI, en la que decía, entre otras consideraciones, textualmente "Políticamente se dijera también que de nación a nación, ni de Corona a Corona, no hay derecho a ingerirse recíprocamente en los sistemas del Gobierno anterior". Concluida la lectura, Godoy se volvió al rey diciéndole: "Señor, este es un papel que merece castigo, y al autor de el se le debe formar causa y nombrar jueces que condenen, a él como a otras varias personas que forman sociedades y adoptan ideas contrarias al servicio de Vuestra Majestad...", refiriéndose probablemente no solo a la Masonería sino a la abortada conspiración de S. Blas, cuyo cabecilla, Picornell, había implicado al conde de Aranda. Este respondió al de Alcudia duramente, sorprendido ante la agresión verbal de Godoy, e incluso le amenazó con el puño derecho cerrado en ademán de desafío personal. El rey terció en defensa de su favorito, que ya se refocilaba con la reina Mª Luisa, diciendo a Aranda: "Con mi padre fuiste terco y atrevido, pero no llegaste a insultarle en su Consejo como a mí".
    Una hora después se presentaron en casa de Aranda el Secretario del Consejo D. José Anduaga, el Gobernador del Real Sitio de Aranjuez, Conde de Trejo, mostrándole un oficio del Ministro de la Guerra, con de Campo Alange, en el que se le ordenaba trasladarse a Jaén y " no salir de dicha ciudad" sin autorización expresa del rey, añadiendo que era indispensable emprender el viaje en el acto, para lo cual tenia ya dispuesto un coche de colleras. También será portador Anduaga de una orden de Godoy para incautarse de todos los papeles que obraban en poder del conde, relativos al Consejo de Estado, y todos los demás que tuvieran relación con los cargos que ocupara. Sin guardar consideración alguna a su avanzada edad y sin permitirle siquiera tomar alimento, se pusieron en camino Aranda y el Gobernador que le acompaño hasta el límite de la provincia de Toledo.
    Después permaneció en Jaén, hasta el 23 de Agosto en que se le condujo detenido a la Alhambra. En Jaén, al parecer, nadie se acordara de él, y deseando poner en orden sus papeles particulares, sobre todo lo que contenían apuntes de todo lo ocurrido en Francia durante el período que desempeño interinamente el Gobierno, escribió a Madrid para que se los enviasen; pero como su correspondencia estaba intervenida y vigilada, Godoy lo supo en 30 de mayo comisionó al Alcalde de Casa y Corte, Vargas Laguna, para que los recogiese, arrancádolos de manos del correo que los había de llevar a Jaén, lo que motivó que Aranda una representación al rey; a tan nobles protestas se le contestó formándole un pliego de cargos, con una serie de preguntas ofensivas y capciosas, a la que el respondió con gran energía y dignidad."

    Hasta aquí Benito Rus.

    Es un capítulo, éste de la expulsión de los jesuitas, que está por dilucidar.

  11. #31
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Re: Las Sociedades Secretas Del Siglo XIX Y Del XX

    OTRA VEZ AVIRANETA... Y LA MASONERÍA QUE QUISO DEVOLVER MÉXICO A LA CORONA ESPAÑOLA.

    Como es de todos sabido la Francmasonería tuvo mucho que ver en el proceso que se denominó "Emancipación". Ramiro de Maeztu ya lo decía en un artículo de la revista Acción Española, Madrid, 16 de febrero de 1932... "La defensa de la Hispanidad".
    "El 9 de julio de 1816 proclamó la independencia argentina el Congreso de Tucumán. De 29 votantes eran 15 curas y frailes. El Congreso se inclinaba también a la Monarquía. Lo evitó el voto de un fraile. En cambio, los clérigos de Caracas se pusieron al principio de la lucha al lado de España. Verdad que la pugna por la independencia había sido iniciada en Venezuela por un club jacobino. Los llaneros del Orinoco pelearon al principio con Boves por España, después con Paéz por la independencia. Luego el Gobierno de Caracas, como muchos otros Gobiernos americanos, juró solemnemente con el cargo «defender el misterio de la Inmaculada Concepción de la Virgen María Nuestra Señora». Ya en 1816, el general Morillo, a pesar de estar persuadido de que: «La convicción y la obediencia al soberano son la obra de los eclesiásticos, gobernados por buenos prelados», había aconsejado enviar a España a los dominicos de Venezuela. ¿Y en Méjico? Si el movimiento de 1821 triunfó tan fácilmente fue porque se trató de una reacción: «Contra el parlamentarismo liberal dueño de España, desde que tras las revoluciones militares iniciadas por Riego, Fernando VII fue obligado a restablecer la Constitución de 1812.» Los tres últimos virreyes y las cuatro quintas partes de los oficiales españoles de guarnición en Méjico eran masones."
    Pero, el asunto no es tan simple como pareciera a primera vista. No toda la masonería va a ser partidaria de romper la unidad hispánica. Muchos masones se embarcarán en la tarea de cambiar la situación, una vez emancipado México por ejemplo. La lucha se entablará entre las logias sujetas al Rito de York (indigenistas y enemigas declaradas de España) y las logias que obedecen el Rito Escocés (en las que militan españoles y mexicanos proclives a restablecer los lazos entre México y España. Por desgracia, triunfarán los del Rito de York, apoyados por los EE.UU. que ya aspiraba a absorver la América Hispánica.

    Pero tengamos en cuenta que una interpretación simplista no es siempre lo más acertado en Historia. Veamos.

    En el artículo de EL CANTERO, "Una historia: La York Grand Lodge of México. (Parte I)", EL CANTERO, Julio de 2001, los masones mexicanos actuales revelan los orígenes de su sociedad, historiando sus primeros pasos con estas palabras:
    "La Francmasonería llegó a México en algún momento en los últimos veinte años del siglo 18. La escasez de documentación no es sorprendente si recordamos que nuestros antiguos hermanos trabajaban bajo la sombra de la Sante Inquisición. Al llegar la independiencia en 1821, se sabe o se cree que muchos de los principales actores eran Masones, pero no había organización de Gran Logia como tal.
    La primera Logia cuya existencia se conozca en México se reunía en la tienda del relojero francés Juan Esteban Laroche, hasta que la Inquisición los arrestó mientras celebraban el Solstilio de Verano en 1791. La siguiente noticia de Francmasonería en México es en 1806. Ese año, se estableció una Logia en la Ciudad de México en la residencia de Don Manuel de Cuevas Moreno de Monroy Guerrero y Luyando en la Calle de las Ratas (hoy Calle Bolívar). Desgraciadamente, los archivos de esta Logia se perdieron y se derribaron sus "columnas" entre 1808 - 1809, y se desconoce el nombre de la Logia y demás detalles. Tampoco se conoce bajo cual Rito trabajaba la Logia, y no hay fundamento para la creencia a veces expresadas de que era el Rito de York. Con la disolución de esta Logia, no se sabe nada positivo sobre la Masonería Mexicana hasta 1813, cuando se enviaron a México fuerzas militares españolas en ayuda de su Dominio Colonial. Estas fuerzas introdujeron el Rito Escocés, y establecieron las primeras Logias bajo ese Rito en México. Sin embargo, estas Logias eran exclusives para españoles, y para mexicanos de linaje noble que se adherían a la causa española. Durante varios años, estas Logias se reunieron en forma estrictamente secreta, pero la Orden siguió floreciendo y, aunque se desconoce el número, se establecieron varias Logias.
    El Rito de York o Americano se introdujo inicialmente en México en 1816 cuando la Gran Logia de Luisiana otorgó patente a la Logia "Amigos Reunidos No. 8" en Veracruz y, en 1817, a "Reunida La Virtud No. 9" en Campeche. Aunque no se dispone de datos exactos, se puede suponer que estas Logias de Luisiana tuvieron una existencia corta. En 1823, Nueva York autorizó "Triunfo de la Libertad No. 363", también en Veracruz, y en 1824, Pennsylvania constituyó "Hermanos Legítimos de la Luz de Papaloapan No. 191" en Alvarado, que trabajó hasta 1837. Debido a la distancia geográfica estas tres Logias no influyeron en la introducción del Rito de York en la Ciudad de México.
    En 1821, ya establecida la Independencia de México, las Logias pudieron reunirse más libremente y, poco a poco, los mexicanos empezaron a retirarse de las Logias españolas para formar sus propias Logias dirigidas por el General Nicolas Bravo. De esta manera, el Rito Escocés se propagó a través de México, y a los pocos años los españoles finalmente trabajaban amistosamente con los mexicanos
    ."
    Y en el contexto de esta lucha entre masones de Rito yorkiano y masones de Rito escocés, entra en escena el intrigante Aviraneta que, otra vez traemos aquí. Pero son décadas antes de que se dedique a malquistar a Maroto con el Rey Carlos. Aparece ahora Aviraneta con el propósito patriótico que le honra de devolver México a la corona española. En 1825, Eugenio Aviraneta encuentra en Burdeos a su tío materno, Pedro Pascual de Ibargoyen que comerciaba con México y Filipinas antes de producirse la pérdida de México -su independencia. Pedro Pascual de Ibargoyen vive ahora en Burdeos, mascando la derrota y las pérdidas financieras de su negocio mercantil. Pedro facilita a su sobrino y al primo de éste pasaje para Veracruz y en abril de 1825, los dos primos embarcan rumbo a América.
    Dice Pedro Ortiz Armengol, estudioso de la figura de Aviraneta, que "Mis memorias íntimas" -conjunto de papeles autobiográficos de Aviraneta- aparecieron en 1891 y fueron publicados por García Pimentel en México, año 1906. En estas memorias cuenta Aviraneta sus andanzas americanas. Aunque se dedica al comercio de relojes, seda y vino francés, el intrigante no puede escapar a la tentación de meter sus narices en política. Su familiaridad con la masonería lo llevó pronto a comprobar la disputa que existía entre masones mexicanos. Los del Rito Escocés se concentraban alrededor del periódico "El Sol", sus miembros eran miembros del alto clero, aristócratas de origen español y conservadores. Los del Rito de York están dirigidos por el mismo ministro representante de los EE.UU., Poinsette, pues USA ya en fecha tan temprana inicia sus primeros picotazos de ave carroñera en los despojos del Imperio Español. Los del Rito de York, cipayos de USA que profesaban aversión enfermiza por España, tenían dos periódicos: "El Federal" y "El Águila". Aviraneta participa en las polémicas con ardor, defendiendo la españolía de México y contrarrestando en lo que puede la influencia yanqui que ya campaba por sus fueros.
    Arruinado tras ser estafado por el primo que lo acompañó en su viaje transatlántico y por Troncoso se ve obligado a marchar a Nueva Orleans. Lo hace con un clérigo criollo, el P. Diego Miguel Bringas, partidario de España. Y el clérigo y el masón, ya en Nueva Orleans se ponen manos a la obra para conspirar con la idea de devolver México al Rey de España. Salta de Nueva Orleans a La Habana y allí se pone a estudiar la forma de reconquistar México para España. Lo hace con el capitán general D. Dionisio Vives. Pero Aviraneta precisaba, según sus cálculos, cuarenta mil soldados. Fue incorporado a la expedición de Barradas como secretario político por Real Orden. Desembarcaron en las playas de México el 26 de julio de 1829... Pero Barradas comete un desaguisado militar tras otro, internándose estúpidamente en México y sufriendo el estrepitoso fracaso. Mientras tanto, el masón y conspirador Aviraneta defiende Tampico hasta que, rota la expedición en su moral, capitulan en Tampico el 11 de septiembre de 1829.
    Lástima que sus dotes conspirativas y su don para organizar metódicamente todo tipo de empresas y artimañas no dieran su fruto en esta ocasión, y sí tuvieran su éxito para defenestrar la Causa Carlista años más tarde.

  12. #32
    Avatar de Litus
    Litus está desconectado "El nombre de España, que hoy
    Fecha de ingreso
    11 may, 05
    Mensajes
    844
    Post Thanks / Like

    Re: Las Sociedades Secretas Del Siglo XIX Y Del XX

    Otra asiciación de corte masónico fue la de los Caballeritos de Aizkoitia, que aunque eran una especie de vasquistas-españolistas tiene mucho que ver con la deriva nacionalista de ciertos sectores del Partido Integrista.
    Todos los partidos des sistema, sobre todo los historicos como el PSOE son fundados por masones y la simbologia que utilizaron al principio es masonica pura sin engaños, luego la fueron escondiendo. Un partido masonico en las ideas de reciente creación ha sido el de Ciutadants en Catalunya, pues sus ideales son claramente masónicos y esyan en total sintonia con los cafres de las Cortes de Cadiz.
    "El nombre de España, que hoy abusivamente aplicamos al reino unido de Castilla, Aragón y Navarra, es un nombre de región, un nombre geografico, y Portugal es y será tierra española, aunque permanezca independiente por edades infinitas; es más, aunque Dios la desgaje del territorio peninsular, y la haga andar errante, como a Délos, en medio de las olas. No es posible romper los lazos de la historia y de la raza, no vuelven atrás los hechos ni se altera el curso de la civilización por divisiones políticas (siquiera eternamente), ni por voluntades humanas.
    Todavía en este siglo ha dicho Almeida-Garret, el poeta portugués por excelencia."Españoles somos y de españoles nos debemos preciar cuantos habitamos la península ibérica" .España y Portugal es tan absurdo como si dijéramos España y Catalunya. A tal extremo nos han traído los que llaman lengua española al castellano e incurren en otras aberraciones por el estilo."
    Marcelino Menéndez Pelayo.

  13. #33
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Re: Las Sociedades Secretas Del Siglo XIX Y Del XX

    Sí que los hay... Como dicen nuestros queridos gallegos: Haberlos haylos. Los Caballeritos de Azcoitia fueron los impulsores de la Sociedad Vascongada de Amigos del País, y un notable masón -amigo de Voltaire- fue su fundador en 1765, se trataba del conde de Peñaflorida.

    Masonería y desorden y despropósito y desgobierno y desvergüenza y desaguisado y desestabilización y destrucción son sinónimos.

    En Ciutatans -al igual que en la COPE- los hay que se dicen patriotas españoles, pero para evitar que los confundan con nosotros se llaman "liberales"... O patriotas de izquierdas...

    ¡Habrá que darle un vistazo a las Sociedades Económicas de Amigos del País!

    Muchas gracias, Litus, por recordarlo!

    ¿Alguién se anima?


  14. #34
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Re: Las Sociedades Secretas Del Siglo XIX Y Del XX

    Queda pendiente que historiemos las Sociedades Económicas de Amigos del País... Pero mientras que le doy forma, ahí va esta otra entrega de las Sociedades Secretas del Siglo XIX...

    LA SOCIEDAD LANDABURIANA: TERRORISMO A BASTONAZOS DE CIEGO.

    Los renglones en negrita y las interpolacione en citas son de Tautalo, lo demás citas textuales de los libros o autores referidos.
    El eminente sabio cántabro, D. Marcelino Menéndez y Pelayo, decía en sus "Historia de los heterodoxos españoles" que:
    "Hay en la historia de todos los pueblos períodos o temporadas que pueden calificarse de patológicas con tan estricto rigor como en el individuo. Como si no fuera bastante tanta borrachera liberalesca, tanto desgobierno y tanta asonada, las sociedades secretas, que apenas si merecían ya tal nombre, puesto que pública y sabida de todos era su acción eficacísima, encontraron un respiradero más en las sociedades patrióticas, inauguradas en los cafés y en las fondas a imitación de los clubs de la revolución francesa. Lograron, entre todas, mayor nombre y resonancia la de Lorencini, la de San Femando, la de los Amigos del Orden, más conocida por La Fontana de Oro, nombre tomado del café en que se congregaba; la de La Cruz de Malta, centro de los anilleros, afrancesados y liberales tibios, y, finalmente, la Landaburiana, más sediciosa y levantisca que ninguna, especie de sucursal de los comuneros, que tomó como causa propia la venganza de la muerte del oficial de la Guardia Real D. Mamerto Landaburu, asesinado por los realistas en 30 de junio de 1822. En Cartagena hubo otra sociedad con el gráfico título de Los Virtuosos Descamisados. En tales tribunas peroraron y se hicieron famosos los Romero Alpuente, Galiano, Jonama, Gorostiza y otros que antes o después y por mejores títulos, alcanzaron no vulgar fama. Sobre todo, Alcalá Galiano, orador genial y poderoso, dio gallarda muestra de sí aun en las gárrulas e insensatas declamaciones de La Fontana." (digitalizada y colgada en CERVANTES VIRTUAL.)
    Curiosa esa denominación "Los Virtuosos Descamisados", ¿la conocían Alfonso Guerra y Felipe González cuando alardeaban ellos de "descamisados" y gastaban chaquetas de pana? Después, como nadie ignora, se pasaron al caviar y a la "revolución del bonsai".
    Pero siguiendo el asunto que aquí me trae, en el "Examen crítico de las revoluciones de España de 1820 a 1823 y de 1836" (Cervantes Virtual) podemos leer:
    "Hacia ya tiempo que la guardia real era objeto de las declamaciones de los clubs, que veian en ella un poderoso instrumento de orden. La conducta de las compañias de guardias que estaban en el palacio de Aranjuez el 30 de mayo, y que parece que no se opusiéron con energia á aquel momentaneo desorden, dio nuevas armas á los exaltados. Hubo tambien varias reyertas entre los soldados de la guardia y los milicianos nacionales de Madrid en el mes de junio, y las cortes eligiéron precisamente aquella epoca, para tratar de la reforma de la guardia real. Esta imprudencia, unida al funesto efecto que producian en los soldados las continuas declamaciones que se propalaban contra ellos, llegó por fin á exasperarlos, y hacerles tomar un partido que les fue tan fatal, como á toda la nacion. Ya el 30 de junio cuando desfilaban las tropas, despues de haberse retirado el Rey del palacio de las cortes, que cesáron aquel dia sus sesiones ordinarias, los tambores de un batallon de guardias contestáron á sablazos á algunos insultos que parece se les dirigiéron, y hubo soldados que saliéron de la formacion para tomar parte en la reyerta. Pero aquello se apaciguó, y en todo el dia no ocurrió ningun otro acontecimiento que alterase la tranquilidad de la capital, pues no tuvo trascendencia en el pueblo —111→ la muerte del teniente de guardias D. Mamerto Landaburu, asesinado aquella tarde por sus mismos soldados, dentro del palacio del Rey."
    Entre el pueblo de Madrid, la muerte del exaltado Landaburu, asesinado por sus mismos subordinados que no podían soportarlo por más tiempo, no tuvo ningún efecto; pero entre los comuneros, conmilitones políticos de Mamerto Landaburu, la noticia de su muerte sí que los exasperó. Y no se quedaron de brazos cruzados ante la muerte del teniente de guardias, sino que juraron tomarse la venganza y no tardaron en rendir tributo de sangre a la Némesis que se lo reclamaba...
    "El primer acto de la sociedad fue exigir una "víctima expiatoria a los manes de Landaburu". Resultó ahorcado un oficial francés, Teodoro Goiffeux, detenido cuando se encaminaba a Francia disfrazado de civil y que, no parece muy claro que tuviera algo que ver con el episodio. Poco duró la "landaburiana", cuyos elementos fueron a engordar otras disidencias de la comunería -que enseguida se produjeron- y a fusionarse con masones de las cuatro obediencias que operaban en aquel momento, en una inextricable secuencia de fusiones y disidencias que se nos antoja caprichosa, opaca y, seguramente, con cierto aire chusco." -comenta Ernesto Milá.
    Es curioso, pero en la secuencia de sucesos que desencadenó el asesinato de Mamerto Landaburu muestra como una línea que se volverá a repetir, ciento y pico años después: me refiero al asesinato, todavía por esclarecer, del Teniente de la Guardia de Asalto, José Castillo. En un artículo de D. Marino Aguilera Peñalver, "El asesinato del Teniente José Castillo", podemos leer que, después de ser baleado en la calle, el teniente Castillo muy gravemente herido es llevado por un periodista, al centro asistencial de la calle Ternera, ingresando cadáver y:
    "A los pocos minutos una multitud de periodistas y de compañeros del teniente se congregaron en los estrechos pasillos del centro para interesarse por lo sucedido. Los gritos de venganza no se hicieron esperar, la muerte de Castillo había colmado la paciencia de la Guardia de Asalto. Se culpó automáticamente a Falange de lo sucedido y en ese mismo lugar se puso en marcha una amplia operación policial cuyo objetivo era detener la creciente agresión fascista que desde hacía tiempo se estaba cebando con los oficiales afectos al Frente Popular. Esta operación desencadenó el secuestro y posterior asesinato del líder de las derechas y diputado José Calvo Sotelo tres horas después a manos de un grupo ajeno al operativo, organizado y liderado por Fernando Condés Romero, que ante el cadáver de Castillo y entre lágrimas había jurado venganza. La Guerra Civil había comenzado, se había encendido la mecha que detonaría el conflicto cinco días más tarde en un acuartelamiento de Melilla, ciudad donde comenzó el alzamiento y primer destino del teniente Castillo."
    En 1936, Fernando Condés Romero jura venganza ante el cadáver de su conmilitón de la Guardia de Asalto y, con unos cuantos, se va a arreglar cuentas, tal y como hicieron los de la Landaburiana ante la muerte de Landaburu. La filiación masónica del Teniente Castillo está más que comprobada, se inició en la Masonería en la guerra de África, como buena parte de la oficialidad de nuestro ejército. En 1936 el que pagará la muerte del teniente Castillo será Calvo Sotelo, en 1822 la cabeza de turco será la del francés Teodoro Goiffeux. Curioso paralelismo... Como si la Historia se repitiera bajo otros nombres y otras máscaras: dos tenientes (uno de la Guardia del Rey y otro de la Guardia de Asalto), los dos activistas políticos (uno liberal exaltado y el otro miembro del PSOE), asesinados ambos, ambos vengados por sus camaradas de partido... En el caso del siglo XIX, la venganza se quedó en la muerte de un inocente... En el caso del siglo XX, la muerte de un político como era Calvo Sotelo sirvió de detonante histórico... Ya, ya tocaremos las sociedades secretas del siglo XX... Entre las que no faltan las militares de izquierdas y sus contrarias de derechas.
    No obstante, volviendo al siglo XIX, diremos que, pese a que los vengadores de la Landaburiana terminarán militando en otras sociedades secretas, y a la postre la misma terminará disolviéndose, se conservará el nombre de Sociedad Landaburiana en una de esas Sociedades Patrióticas que bullían por aquellos años, 1822. Así nos lo cuenta Alcalá Galiano, protagonista de aquellos días de charlamentarismo crónico en los clubes revolucionarios españoles.
    "No se aplacaban en medio de esto los comuneros en su enojo con los ministros. Bien es verdad que de ellos, los que eran diputados, casi todos seguían favorables en sus votos y discursos al Ministerio, el cual aún tenía por contrarios en el Congreso a no pocos de la misma sociedad secreta de que él era encarnación y representante. Pero las turbas de los hijos de Padilla tronaban contra los hermanos pasteleros, [la Sociedad de los Amigos de la Constitución sive Anilleros] nombre con que era corriente en ellos apodar a la sociedad rival, y El Zurriago se desataba con más furia, si cabe, contra el Ministerio, que toda cuanta había usado contra los ministros anteriores. Fueme, pues, ya forzoso emprender la guerra hasta personal con los contrarios del Gobierno y Sociedad a que yo pertenecía, y lo hice con el ímpetu en mí ordinario. Al romper de estas hostilidades acompañaron varias circunstancias.
    Habían pedido los ministros reconciliados la concesión de medidas, y votado el Congreso que se abriesen las Sociedades patrióticas, y aun dádose para ellas una ley disparatadísima, obra casi exclusivamente mía. Abrióse con este motivo una en Madrid, pues no en todas las provincias estaban cerradas. Diose al nuevo foco de desorden el nombre de Sociedad Landaburiana, siendo el lugar donde se reunía una espaciosa sala del convento de Santo Tomás. Acudí yo a ella presuroso, como a teatro donde me llevaba mi vanidad a lucir, y dándome a mí propio ciertas razones que procuraban convertir en acción provechosa al bien público lo que era satisfacción de mi pueril capricho. Tiraba, pues, a engañarme, suponiendo que eran los tiempos de grande apuro y peligro, y forzoso excitar el entusiasmo popular para contrarrestar y vencer las dificultades que se presentaban; que, siendo necesaria una casi dictadura en el Gobierno, convenía dar a ésta un carácter y dirección por donde fuese ejercida en provecho de la revolución existente; que si bien las Sociedades patrióticas, solían ser focos de desorden, mal era éste que podía corregirse, pues nacía en parte del desdén con que las miraban los hombres de algún valer, cuando, éstos, al contrario, debían pelear en ellas, y con la superioridad de sus méritos quedar vencedores; y como consecuencia de todo ello, que yo, dueño del favor popular en semejante teatro, sobre todos mis competidores dominaría en él, y encaminaría las cosas por las sendas por donde, en mi sentir, convenía que fuesen para provecho del Estado y de mi partido, siendo mío mismo el provecho de ambos. Cuan necias ideas eran éstas, a nadie puede ocultársele, y pronto me probó su falsedad la experiencia." en las Memorias de D. Antonio Alcalá Galiano (publicadas por su hijo).

    El terrorismo no es cosa de hoy...


  15. #35
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Re: Las Sociedades Secretas Del Siglo XIX Y Del XX

    LOS ANARQUISTAS...

    El anarquismo como sociedad secreta. Sí...
    Pues el anarquismo ha actuado, desde sus orígenes, como una sociedad revolucionaria, muchas veces clandestina y siempre anti-social, y siempre criminal. No existe un "partido anarquista", los auténticos anarquistas rechazan organizarse en "partidos" y en todo caso, cuando se organizan y coordinan sus movimientos, lo hacen en "sindicatos" (como fue la CNT) o en Federaciones... Claro que eso era entre los antiguos anarquistas -también llamados "petroleros" y "petarderos" por emplear el petróleo y las bombas como las más sutiles de sus armas intelectuales en la indigencia cultural desde la que pensaban y existían. Capítulo aparte merecerán los actuales "anarquistas" (casi todos ello niños pijos que juegan a revolucionarios), estos contemporáneos se "organizan" en "casas okupadas" en las que, lo último que harían sus okupantes (con "k", pues no saben ortografía), sería instalar una ducha para ofrecer el mínimo de higiene a sus inquilinos.
    Hasta donde llegan mis datos, no cabe atribuir tanta cochambre y miseria intelectual, por mucho que sean reprobables, a los anarquistas del siglo XIX... Estoy más que seguro de los primigenios que eran personas que se lavaban mucho más que los de hoy...
    El socialismo utópico (Conde de Saint-Simon, Charles Fourier, Owen, Cabet...) había surgido como respuesta "idealista" a los problemas que generaba la industrialización de las sociedades europeas del siglo XIX, tras la revolución industrial. Los anarquistas también surgen en esta época.

    BAKUNIN, DE PROFESIÓN PEDIGÜEÑO.

    El más conspicuo de los anarquistas será el príncipe ruso Mijail Bakunin (1814-1876), defensor del "colectivismo" y miembro, cómo no, de la francmasonería (a la que se afilió con el propósito de convertirla en tejido apto que transmitiera la corriente revolucionaria a la sociedad). No fue muy mimado por los francmasones que suelen ser "revolucionarios", pero no prescinden de su bienestar. Bakunin nació en una familia aristocrática, pero muy pronto su oficio de traductor lo familiariza con el idealismo alemán (Fichte y Hegel). En 1842 se traslada a Alemania, entrando en contacto con los primeros socialistas de sello carbonario. Viajero permanente va a París y conoce a Proudhon -socialista utópico- y a George Sand -prototipo de mujer emancipada y feministoide-. Vive también en Suiza, en Italia, en Londres... contactando con todos los revolucionarios de su época. Al estallar la revolución de 1848 participará de lleno en la Insurrección de Dresde, pero resulta detenido y condenado a muerte, pero es entregado a las autoridades rusas, para cumplir una pena perpetua por la que se le conmuta la pena capital. Los rusos lo envían a un campo de trabajo en Siberia, corre el año 1855. Pero -¡cómo sería el régimen en aquel campo!- escapa a Japón, y de allí a EE.UU., en donde traba amistad con miembros del incipiente movimiento obrero. Pasa a Inglaterra en 1861 y conoce al ruso Alexander Herzen, exiliado en Londres, Bakunin vivirá de la limosna de su compatriota hasta que éste le dé de lado para librarse del lastre de mantener al demagogo anarquista: así lo cuenta, con esa crudeza, en sus "Memorias" el exiliado ruso en Londres, víctima de los "sablazos" del príncipe sin corona.
    Bakunin vivirá el resto de sus días en el exilio, en Italia y Suiza, pasando apuros económicos que lo hacen famoso entre sus camaradas como un pedigüeño impenitente.
    En 1864, cuando se funda la Internacional, Bakunin abandona Suiza y se instala en Nápoles, allí entra en contacto con el carbonarismo italiano cuyas ideas y métodos de acción pasan a configurar, junto al bagaje que le ha reportado Proudhon y los eslavófilos.
    En 1868 fundó la Alianza Internacional de la Democracia Socialista. En una carta la describe así: "una sociedad de hermanos, unidos hasta la muerte, cuya única finalidad es acelerar la llegada de la revolución... En realidad es una religión, la religión de la humanidad" (21 de mayo de 1872 a Francisco Mora): no se puede describir mejor una sociedad secreta. Pero esta organización quería formar parte de la Internacional Obrera, no pudo hacerlo de pleno derecho debido a que la organización bakuninista pugnaba por suprimir las naciones, y la Internacional Obrera demandaba que las asociaciones que la integraran fuesen nacionales (para mejor vehicular la revolución). No obstante, Bakunin infiltró a sus seguidores en la Internacional, sin renegar en su fuero interno de sus opiniones. En 1870, Bakunin dirigirá la insurrección de la Comuna de Lyon. En la I Internacional (1872), los seguidores de Bakunin -anarquistas- son expulsados, tras una polémica de Bakunin con Marx. A partir de entonces, su sociedad se empleará también no sólo a destruir el Estado (es famosa su metáfora de la piqueta), sino también a combatir el socialismo marxista. Morirá en 1876, pobre y marginado por los socialistas, con el consuelo de cartearse con algunas células locales de anarquistas -como los españoles- que se han tomado muy en serio la revolución que él impulsaba.
    En 1868, con la Revolución de la Gloriosa que logró expulsar de España a Isabel II -la reina ilegítima- y, para ser más precisos, el 24 de noviembre de 1868, un agente italiano, amigo y discípulo de Bakunin -Giuseppe Fanelli- llegó a Barcelona y organizó la primera reunión ácrata. Bakunin había olido la presa: España se retorcía en un proceso de Cortes Constituyentes y era el momento idóneo para mandar a su emisario. En un principio, Bakunin había pensado en su amigo el geógrafo Eliseo Reclus para propagar el anarquismo en España, pero no pudo ser, así que recurrió a un ingeniero italiano Fanelli, el "apóstol" anarquista que salió en tren en octubre rumbo a España. En España las ideas socialistas sólo eran conocidas por Donoso Cortés que había estudiado y advertido del error socialista de Proudhon, pero el pueblo las ignoraba. Existía un movimiento español federalista de sello proudhoniano (con Francesc Pi y Margall como ideólogo) y algún grupo partidario del socialista utópico Charles Fourier (el formado por Fernando Garrido, introductor de las cooperativas en España).
    Fanelli no pudo abrirse camino en Barcelona, por falta de contactos, y marchó a Madrid. Allí conoció al fourierista Fernando Garrido que lo presentó a un grupo de jóvenes, casi todos del gremio tipográfico que se reunían en un centro cultural para obreros, el Fomento de las Artes. Estos jóvenes que leían a Proudhon eran asimismo ávidos lectores de La Discusión -periódico de Pi y Margall. Anselmo Lorenzo era uno de ellos. El grupo -pese a no saber italiano- se convirtió al "evangelio" de Bakunin según Fanelli y éste, antes de volver a Barcelona en tren (pasaje que le pagaron entre todos los neófitos) les dejó los Estatutos de la Alianza de la Democracia Social... En Barcelona, ahora sí, merced a los contactos proporcionados por los de Madrid, Fanelli fue recibido y dejó su mala simiente. Es curioso, pero -según relata el mismo Anselmo Lorenzo, uno de los primeros discípulos de Bakunin en sus memorias, Anselmo era hijo de carlista y por creer que el anarquismo era expresión del Evangelio fue que se convirtió -según confiesa- en un propagador del anarquismo.
    Fanelli abandonó España, dejando atrás a unos conversos furibundos y el entusiasmo se propagó llegando a Andalucía (Lora del Río, Arahal y Arcos de la Frontera -en el Reino de Sevilla), Cádiz y en otros puntos... Lo tenían fácil, pues las desamortizaciones habían fracturado el lazo social y las economías domésticas de las clases populares se habían visto caer en picado, mientras que el patrimonio y el poder de los burgueses crecía. En ese entonces, a los anarquistas se les llamaba "internacionalistas". El grupo fundado por Fanelli organizó una federación de sindicatos obreros y fundó un periódico La Federación y terminó apoyando el programa de la República Federal.
    El 2 de septiembre de 1872 Bakunin era expulsado de la Asociación Internacional de Trabajadores y el anarquismo perdió mucho prestigio. No obstante, el anarquismo seguía expandiéndose en los centros urbanos europeos. La actividad ácrata y la promesa de más organización obrera en Madrid y Barcelona coincidieron con la segunda guerra carlista en 1872; por causa de esta creciente radicalización y la vulnerabilidad del gobierno, se desató una persecución de los anarquistas españoles. Anselmo Lorenzo tuvo que exiliarse a Portugal y el movimiento se vio obligado a pasar a la clandestinidad. En esta época la rama iniciada por Fanelli se dividía en varias organizaciones -que divergían del mensaje original de Bakunin... Entre las organizaciones más conocidas están la Federación Anarquista Ibérica (FAI); el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), fundado en 1879 (llamados por los de Bakunin, "socialistas autoritarios"); la Federación de Trabajadores de la Región Española (FTRE), 1881-1888; y la Unión General de Trabajadores (UGT), fundada en 1888. O la luego tristemente famosa por su represión en zona roja de 1936-1939, la Confederación Nacional de Trabajo [CNT] formada en 1910.
    En el anarquismo pronto surgieron dos formas de manifestación: la propaganda por la palabra y la propaganda por el acto.
    Los actos terroristas perpetrados por los anarquistas eran una forma más de dar publicidad a las ideas revolucionarias. Bakunin era apologeta de la violencia terrorista, pues la entendía imprescindible para revolucionar la sociedad. Si a estos atentados (muchas veces obra individual de iluminados que espontáneamente asesinaban en nombre de la utopía ácrata) se le suman las huelgas generales... La agitación anarquista creía hallar el camino de la revolución social.
    Así fue como los atentados se fueron sucediendo en una cadena macabra: el atentado del Teatro Liceu de Barcelona el 7 de noviembre de 1892; el atentado de la Procesión del Corpus Christi en la Calle de Cambios Nuevos, también en Barcelona, el 7 de julio de 1896; o el asesinato de Antonio Cánovas del Castillo por un anarquista italiano -Angiolillo- en un balneario, el 8 de agosto de 1897... Son muestra de la virulencia revolucionaria que desplegaba esta sociedad secreta formada por anarquistas.
    En 1906, uno de ellos, Mateo Morral, lanzó una bomba contra el carruaje de Alfonso XIII de Borbón, el mismo día de su boda con Victoria Eugenia (era el 31 de mayo de 1906). No ocasionó heridas a la pareja real, pero mató a cerca de treinta personas.
    En 1909 los anarquistas fueron protagonistas de la Semana Trágica... Como seguirían siéndolo para engrosar un volumen de actos bárbaros, terroristas y criminales que sería prolijo enumerar uno por uno.

    "Para ser un auténtico revolucionario -escribió Bakunin- hay que estar poseído por el demonio." No seré yo el que le discuta tan categórica afirmación.


  16. #36
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Re: Las Sociedades Secretas Del Siglo XIX Y Del XX

    LAS MANOS NEGRAS...

    LA MANO NEGRA DE ANDALUCÍA.

    Finales del crudo invierno de 1883. La prensa española proclama a los cuatro vientos que en Arcos de la Frontera ha sido descubierta una "tenebros asociación internacionalista" llamada "La Mano Negra". Un capitá de la Guardia Civil, el cap. Oliver, ha sido el héroe que ha descubierto la trama criminal.
    Entre los años 1882 y 1883 tuvieron lugar cuatro crímenes que conmocionaron a la opinión pública española. Los cuatro le fueron cargados a la cuenta de esta sociedad secreta: La Mano Negra. Tengamos noticia, siquiera breve de los cuatro.
    1. El Crimen de Arcos. Un trabajador resulta asesinado. El 30 de mayo de 1883 se celebra la vista oral del juicio contra Cristóbal Durán Gil y Antonio Jaime Domínguez, acusados, por ‘confesiones reservadas’, de matar a Fernando Olivera por no querer afiliarse a La Mano Negra. El 1 de junio se dicta sentencia: cadena perpetua para Durán Gil y diecisiete años, cuatro meses y un día –rebajado a catorce años y seis meses por el Tribunal Supremo– para Antonio Jaime Domínguez.
    2. El Crimen de Galán -3 de diciembre de 1882- en la Venta de Juan Núñez fue el perpetrado contra el matrimonio Núñez y un individuo más. Juan Galán es detenido al día siguiente, acusándosele de ser el asesino. Resultará condenado a dos penas de muerte. Juan Galán fue ejecutado el 19 de abril de 1884.
    3. El Crimen de la Venta del Empalme. En abril de 1883, un modesto posadero en la Venta de dicho nombre. Cuatro fueron inculpados por el asesinato, y los cuatro condenados a muerte en mayo, no obstante sus penas fueron conmutadas por trabajos forzados a perpetuidad, una vez que las autoridades fueron chantajeadas a través de un pasquín en que se amenazaba incendiar el Puerto de Santa María si se ejecutaba a los cuatro acusados.
    4. El Crimen de la Parrilla tuvo lugar en un cortijo homónimo, el 4 de diciembre de 1882. Bartolomé Gago Campos, apodado el ‘Blanco de Benaocaz’ fue asesinado. Se procesó a diecisiete hombres. En el mes de febrero de 1883 se descubrió bajo una piedra un documento. Hasta en el Congreso de los Diputados se discutió sobre la entidad de La Mano Negra.
    Se consideró, tras indagaciones policiales, que el número de miembros de esta oscura asociación secreta y criminal de cuño anarquista ascendía a 19.181 afiliados en la Andalucía oriental; 19.168 afiliados y 61 federaciones locales en la Andalucía occidental.
    Uno de los procesados, Antonio Jaime Domínguez, presunto miembro de La Mano Negra, confesó pertenecer a una Internacional que tenía como fines "matar, robar e incendiar". Sin embargo, el fiscal que lo interrogaba le preguntó si esa "internacional" recibía el nombre de La Mano Negra, a lo que el acusado respondió. "Eso de la Mano Negra no lo he oído yo hasta ahora".
    Los historiadores más compasivos con el socialismo y el anarquismo han sostenido y sostienen que La Mano Negra fue una invención de las fuerzas de seguridad del Estado para reprimir a placer las células anarquistas que sembraban de inquietud el campo andaluz, amenazando los beneficios de los terratenientes. Puede ser, en efecto, que el melodramático nombre sea invención de algún Guardia Civil con imaginación novelesca, pero la confirmación de que existía una asociación obrera, secreta y criminal, puede hacerse ver en la afirmación de Antonio Jaime Domínguez que confesó pertenecer a ella. No obstante, también hemos de decir que es frecuente que los miembros de las sociedades secretas más estrictas -como es el caso del Ku Klus Klan- tengan como costumbre no referirse a la asociación a la que pertenecen, sino aludir a ella con "eufeminismos" o no mencionarla en lo que pudiéramos llamar un "voto de silencio".
    Los miembros de la asociación se reconocían por el número y todos estaban bajo las órdenes de una comisión organizadora que podía "decretar" la eliminación de cualquier asociado en caso de entenderse inconveniente, encargándole el asesinato a cualquiera de los afiliados "aunque la muerte afecte a sus propios padres".
    Habría que considerar también las sociedades secretas y criminales que más arriba comentaba Paco, llamadas "Manos"... De las que carezco de toda información. ¿Será -como apuntaba Ordóñez- la mano esquemática del Partido Andalucista, reminiscencia de esta Mano Negra? Aunque pudieran no tener relación directa, no es de extrañar que los andalucistas pretendieran incorporar este "emblema" anarquista a su "trapo blanquiverde".
    No obstante, parece que no se puede negar la existencia de La Mano Negra, por mucho que siga siendo un enigma histórico.
    No obstante, años después de los sucesos de Andalucía y del largo y famoso proceso abierto contra La Mano Negra -de tendencia anarquista y criminal- hemos de decir que existió una asociación homónima en los Balcanes que se haría famosa, incluso más famosa que la andaluza, aunque ésta sociedad secreta balcánica no sería anarquista, sino nacionalista...

    LA MANO NEGRA DE SERVIA.

    Me refiero a La Mano Negra, fundada por el coronel servio Dragutin Dimitrievitch, alias Apis. En 1903 Dimitrievitch había complotado con otros militares para masacrar a la familia reinante, Alejandro y Draga. Premiado por sus servicios, fue nombrado Jefe del Departamento de Información Hábil. Desde ese Departamento y con la complicidad de otros nacionalistas servios puso en pie una asociación secreta terrorista que llegó a arraigar en Eslovenia, Bosnia y Herzegovina. Militares y estudiantes servios exaltados se alistaron en La Mano Negra, soñando con un Estado de los Eslavos del Sur, liderado por Servia. En Bosnia, el brazo derecho de Dimitrievitch fue Vladimir Garchinovitch -muy vinculado a Trotsky, cuando éste estaba en el exilio con otros revolucionarios.
    El atentado de Sarajevo que costó la vida al Archiduque Francisco-Fernando de Austria fue diseñado por La Mano Negra de Dragutin Dimitrievitch. No un acto espontáneo de Gravilio Prinzip, un estudiante del liceo de Sarajevo, militante de la ultraderecha servia, sino un magnicidio planificado y estudiado al detalle con el propósito de encender la mecha que trajo como consecuencia la Primera Guerra Mundial. Prinzip y sus dos cómplices, miembros también de La Mano Negra servia, fueron ejecutados, después de cumplir la mayoría de edad, el 3 de febrero de 1915.
    Entre 1912 y 1914, la Mano Negra servia asesinó a 120 personas, por entenderlas enemigas declaradas del paneslavismo que propugnaba la siniestra organización. Dragutin Dimitrievitch fue arrestado el 15 de diciembre de 1916 con otros camaradas de la organización, fueron juzgados en un consejo de guerra y condenados a muerte, se les fusiló.
    La meta de La Mano Negra se logró, aunque no duraría, cuando se fundó el reino de Yugoslavia.
    El más fanático de todos ello, Ante Pavelitch, fundaría más tarde un grupo, ya con el nombre de "Oustacha", calcando las tácticas terroristas de La Mano Negra, con el propósito de conseguir la independencia del Estado croata.


  17. #37
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,184
    Post Thanks / Like

    Thumbs up Re: Las Sociedades Secretas Del Siglo XIX Y Del XX

    ¡Muy buen trabajo, Tautalo!, un tema fascinante. Para una información bien detallada sobre las sociedades secretas, krausismo, masonería y espiritismo en España e Iberoamérica recomiendo el tomo VII de la "Historia de los Heterodoxos Españoles", de don Marcelino Menéndez Pelayo; incluye una lista completa de todas las publicaciones ocultistas de la época en España e Iberoamérica; algunos de los libros ya los mencionaste en el post sobre el espiritismo.

    Rep para Tautalo

    P.D.: Donoso, coloque la balancita para dar rep



    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  18. #38
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Re: Las Sociedades Secretas Del Siglo XIX Y Del XX

    Muchas gracias, Erasmus.

    Entre las sociedades secretas que van apareciendo ganan las revolucionarias, pero no obstante, me parece curioso e interesante que también se sumen a ellas las sociedades ocultistas -como el espiritismo que hemos tratado.
    Uno de los escritores contemporáneos que ha estudiado estos temas es Jon Juaristi -que no es santo de la devoción de nuestro apreciado Ordóñez- pero que aquí va a ser de forzosa mención.
    En concreto será en su obra reciente CAMBIO DE DESTINO -sus memorias- en la que, además de describirnos la forma en que contactó la incipiente ETA con algunos elementos carlistas descarriados que se incorporaron a ella -cuestión muy interesante para más de un miembro de este foro- nos revela la existencia de una sociedad secreta fundada por uno de esos vascos extravagantes -todo sea dicho sin ánimo de incomodar a los vascos de bien- que viven allá por el siglo XIX y principios del XX.
    Se trata de un tal Sarachaga.
    En 1837, un hidalgo de Güeñes -cuenta Juaristi- Jorge de Sarachaga y Uría-Nafarrondo, pidió a la Reina Gobernadora María Cristina ser agregado a la legación española en San Petersburgo. En la capital de la Santa Rusia, casó con la princesa Katerina Lubanov de Rostov, trasladándose a Bilbao, donde nacieron tres hijos: Esperanza, Alexis y Guido.
    Al enviudar la princesa rusa, ésta se trasladó a Florencia con sus hijos, pero fallece en 1847 y los niños tienen que regresar a Rusia, pasando al cuidado de su abuelo materno.
    Alexis -que es el personaje que trata Juaristi- es bautizado en la iglesia ortodoxa, pero con el tiempo se convierta a la Iglesia Católica, profesando una desbordante devoción por el Sagrado Corazón de Jesús.
    En 1873 Alexis de Sarachaga conoce al P. Victor Drevon, jesuita que desde 1850 se propuso instituir un centro mundial para el culto al Sagrado Corazón de Jesús en Paray-Le-Monial, allí mismo en donde se le había revelado a Margarita María de Alacoque en 1675.
    Alexis de Sarachaga financia el Hierón de Paray -centro d eestudios sobre el Sagrado Corazón, mueso-biblioteca y templo.
    Pero Sarachaga no era un católico 100%: contagiado por el tradicionalismo de Joseph de Maistre, Sarachaga creía en una "revelación primordial" conservada bajo las formas más diversas en las tradiciones religiosas auténticas. Para acceder a esa revelación había que conocer las doctrinas herméticas: sacerdotes egipcios, druidas celtas, templarios... El mismo Sarachaga había pertenecido en su juventud a alguna Logia Templarista de Estricta Observancia -cuenta Juaristi. Sarachaga estaba, pues, contagiado de martinismo y, por si fuera poco, había entrado en contacto con un judío converso al cristianismo ortodoxo, el barón Ferdinand d'Eckstein, que se había movido en la órbita de los iluminatis y los rosacruces.
    Eckstein y Sarachaga creían apto el modelo masónico de iniciación y su adaptación al catolicismo. En Paray se rodea de un grupo de iniciados, cabalistas y ocultistas varios y funda con ellos el Instituto de Fastos Eucarísticos, aprobado por León XIII... Esa sería la cobertura de una sociedad secreta: al Francmasonería del Gran Occidente.

    Comentaremos en la siguiente entrega las características de esta exótica Francmasonería del Gran Occidente, poniéndola en relación con la Sinarquía.

    Gracias por vuestra amable atención.


  19. #39
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,184
    Post Thanks / Like

    Question Re: Las Sociedades Secretas Del Siglo XIX Y Del XX

    Sobre las sociedades secretas contrarrevolucionarias yo abrí un thread en el subforo de las Américas sobre "El Yunque", de México, a ver si alguien aportaba datos, en el foro Santo Tomás Moro habían abierto un hilo hace un tiempo. Quizás cruz_y_fierro sepa algo.

    "El Yunque":

    http://www.hispanismo.org/showthread.php?t=4636



    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  20. #40
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Re: Las Sociedades Secretas Del Siglo XIX Y Del XX

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    LA FRANCMASONERÍA DEL GRAN OCCIDENTE... Continuación de la Historia del ocultista Sarachaga.

    Estábamos con Sarachaga -personaje extravagante que nos presenta Juaristi en su libro de memorias CAMBIO DE DESTINO.
    Lo veíamos convertirse al catolicismo y después lo veíamos interesado por la devoción al Sagrado Corazón de Jesús. En Paray Le Monial creaba su Centro de Estudios para aplicarse con estudiosidad a un asunto tan noble. Pero lo que ahora viene sí que tiene que ver un poco más con la "otra" actividad que generaba el grupo esotérico del Centro de Estudios: la Francmasonería del Gran Occidente (existía ya una francmasonería del Gran Oriente y faltaba ésta de Sarachaga.)
    El grupo de Sarachaga pensaba que cada uno de sus miembros tenía que dedicarse a transformar la sociedad. ¿Cómo? Desempeñando bien su oficio, siendo un hombre o mujer cabal... La sociedad se transformaría a través de la oración, de la mortificación y de la restitución del sentido sobrenatural. Juaristi señala que esta espiritualidad que promovía el grupo tiene mucho parecido con la que promueve la Prelatura del Opus Dei, pero veremos que pronto los "francmasones del Gran Occidente" empiezan a desparramar.
    En el círculo más hermético de la sociedad de Sarachaga lo que verdaderamente importaba no era cambiar la sociedad con esos métodos tan cristianos. Lo que les importaba era entender el cristianismo como un brote más de una supuesta "revelación primordial", relacionarlo con la Atlántida a la que llamaban Hella (la Santa) y vincular todo esto con el druidismo celta, el judaísmo, los caldeos y los egipcios, la cábala y la gnosis antigua y renacentista, y... los vascos prehistóricos. No podían faltar los vascos prehistóricos.
    El estudio de la lengua vasca centró la atención de más de uno de los francmasones del Gran Occidente. Aquí es cuando aparecen las teorías de Chaho -uno de los protonacionalistas vascos estudiado por Juaristi en "El bucle melancólico".
    Pensaban los de Sarachaga que en el año 2000 se instituiría el reinado político y social de Cristo, pero los elementos exógenos al catolicismo hacían que esta espera -a primera vista tan cristiana- no contemplara la doctrina católica. Sarachaga era anticlerical y no creía que el clero fuese el canal más adecuado para transmitir lo que él creía ser la auténtica tradición cristiana.
    Publicaron revistas como Le Regne Social de Jésu-Christ Hostie, Doctrine de l'Institut des Fastes, Novissimum Organon, Le Politicon, Le Pan-Epopeion y L'Égide. La Santa Sede empezó a sospechar que la deriva del Hierón de Paray no era todo lo ortodoxa que debiera y los expulsó de Paray, dejando Paray a los jesuitas. Sarachaga se instala en 1912 en Marsella.
    Discípulos de Sarachaga fueron Oscar Vladislav Milosz, poeta lituano. Milosz conoció a René Guénon -hierofante del tradicionalismo esotérico- y Guénon empleó muchas de las teorías de Sarachaga para sus estudios sobre el Sagrado Corazón de Jesús, publicados en Regnabit. Otro esoterista que vino a empaparse de Sarachaga fue Paul le Coeur, editor de la revista Atlantis.
    El estudio filológico del vasco encontró en Sarachaga a uno de sus exégetas esotéricos mas conspicuos. Se entendía que el primitivismo de la lengua vasca procedía de la Atlántida y esto no dejó de contribuir en buena medida al orgullo racialista de algunos vascos nacionalistas que tuvieron en Sarachaga a un precedente de las teorías más disparatadas que vinieron después.


Página 2 de 4 PrimerPrimer 1234 ÚltimoÚltimo

LinkBacks (?)

  1. 12/08/2009, 12:56

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El liberalismo es pecado
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 65
    Último mensaje: 26/03/2021, 17:44
  2. Los marranos: ¿víctimas o victimarios de España?
    Por Erasmus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 195
    Último mensaje: 19/02/2021, 16:27
  3. Apuntes Socieconómicos Hispanoamérica XVIII
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 27/05/2011, 20:25
  4. Del Sudoeste Español a la Conquista de los Andes
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 22/11/2009, 00:12

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •