Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 2 de 2

Tema: El poeta francés Paul Claudel cantó a los mártires católicos de la Guerra Civil

  1. #1
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    5,026
    Post Thanks / Like

    El poeta francés Paul Claudel cantó a los mártires católicos de la Guerra Civil

    Pul Claudel (Villeneuve-sur Fère 1868 - París 1955) fue un poeta y dramaturgo francés. El hecho más significativo de toda su vida será la conversión al catolicismo el día de Navidad de 1886, después de haber perdido la fe años antes. Tras un largo combate espiritual, el escritor saldrá seguro de su misión de poeta como revelador del sentido de lo real. Licenciado en Derecho y en Ciencias Políticas, entra en la carrera diplomática y dedicará gran parte de su vida a viajar por el Lejano Oriente, Estados Unidos y Europa. En 1906 se casa con Reine-Marie Perrin, con la que tendrá cuatro hijos. Su obra es extensísima. Se inicia con obras políticas derivadas del simbolismo francés, sobre todo de la obra de Rimbaud y Mallarmé, movimiento del que se distanciará tras su conversión. Escribe una serie de dramas o misterios dramáticos que muestran las grandes preocupaciones del autor francés: Tête d`Or (1890), La ville (1893) y La jeune fille Violaine (1892). Entre su producción lírica destacan: Cinq grandes odes (1910), La cantate à troix voix (1914), etc. Pero realmente la obra de madurez la componen los grandes dramas: La Anunciación de María (1912), El zapato de raso (19191924), Cristóbal Colón (1927) y Juana de Arco en la hoguera (1938).





    Su famoso poema A los mártires españoles, fue prefacio al libro La persécution religieuse en Espagne (Paris, 1937).

    El poema, firmado en Brangues con fecha 10 de mayo de 1937, fue impreso en la Imprenta Alemana de Sevilla el 28 de octubre de 1937. En páginas interiores puede leerse: versión española de Jorge Guillén. Algunos dicen que esta es la mejor traducción al castellano.

    A LOS MÁRTIRES ESPAÑOLES

    ¡Transeúnte!, que una por una vas a pasar las hojas de este libro sincero:
    Léelo todo, regístralo todo en tu corazón, pero refrena el espanto y la cólera.
    Es lo mismo, es igual, es lo que hicieron con nuestros antepasados.
    Es lo que sucedió en tiempos de Enrique VIII, en tiempo de Nerón y Diocleciano.
    ¿No beberemos también nosotros el cáliz que bebieron nuestros padres?
    La corona que fue de espinas para ellos ¿para nosotros solo será de rosas?
    ¡La sal que antaño nos pusieron en la lengua era el sabor de este nuevo bautismo!
    ¿Es posible, Dios mío, que por fin nos concedáis el supremo honor
    de que también Os entreguemos algo, pobres de nosotros, estando presentes,
    y diciendo con nuestra sangre que es verdad que sois el Hijo de Dios?
    ¡Verdad es que la maravilla de Vuestra Existencia no puede pagarse más que con sangre!
    No podía yo impunemente recibir el Evangelio de Jesucristo.
    No es verdad que en este mundo incrédulo se pueda creer impunemente.
    No solo para nuestro regalo Os tomasteis el trabajo de nacer
    Con todas sus entrañas Os aborrece el mundo, y no es mejor el siervo que el señor.
    Pero nosotros sí creemos en Vos, y en el rostro escupimos a Satán.
    Esa pobre gente que duda, todos esos cobardes y vacilantes
    No necesitan palabras sino actos, una voz clara y el grito de un resplandor.
    En el cielo estáis ahora, más allá de la visibilidad y de la nube.
    Pero nosotros estamos aquí, entre sus manos… ¡Pues que nos cojan, y ya les ofreceremos por nuestra parte cosas que ver hasta llenarles la vista!
    Robespierre, Lenin y toda esa ralea con Calvino no han agotado todos los tesoros del rencor y la rabia.
    Voltaire, Renan y Marx no han palpado todavía el fondo de la sandez humana.
    Pero, delante de nosotros, aquel millón de mártires, delante de nosotros aquellos inocentes, henchidos de gloria,
    No lo han dado todo, no lo han derramado todo.
    ¡Somos nosotros quienes ahora estamos en su puesto para arrimar el hombro!
    ¡He aquí, por fin de vuelta, la hora del Príncipe de este mundo,
    La hora de la final interrogación, la hora de Iscariote y Caín!


    ¡Santa España, en la extremidad de Europa concentración de la Fe, cuadrado y masa dura, y atrincheramiento de la Virgen Madre,
    Última zancada de Santiago, que no se detiene sino donde concluye la tierra,
    Patria de Domingo y de Juan, de Francisco el Conquistador y de Teresa,
    Arsenal de Salamanca, pilar de Zaragoza, raíz abrasadora de Manresa,
    Inquebrantable España, que ningún término medio has aceptado jamás,
    Empellón contra el hereje, paso a paso rechazado y repelido,
    Exploradora de un firmamento doble, la oración y la sonda razonando,
    Profetisa de aquella otra tierra, allá, bajo el sol, y colonizadora del otro mundo!
    En esta hora de tu crucifixión, santa España, en este día, hermana España, que es tu día,
    Yo te envío mi admiración y mi amor con los ojos llenos de entusiasmo y de lágrimas.
    ¡Cuando todos los cobardes hacían traición, una vez más tú no transigiste!
    ¡Como en tiempo de Pelayo y del Cid, una vez más blandiste la espada!
    Ha llegado el momento de escoger y desenvainar el alma.
    Los ojos en los ojos, ha llegado el momento de encararse con la infame proposición.
    ¡Ha llegado por fin el momento de que conozca el color de nuestra sangre!
    ¡Ah! Muchos se figuran que su pie se va solo al cielo por un fácil camino complaciente.
    Pero he aquí, de pronto, planteada la opción. ¡He aquí la intimación y el martirio!
    Nos ponen el cielo y el infierno en la mano, y tenemos cuarenta segundos para elegir.
    ¿Cuarenta segundos? ¡Es demasiado! Hermana España, santa España: tú ya elegiste.
    Once obispos, (diez y) seis mil sacerdotes asesinados, y ni una sola apostasía.
    ¡Ojalá pudiera yo como tú, a voz en grito, dar mi testimonio en el esplendor del mediodía!
    Decían que dormías, hermana España, y dormías como quien finge un sueño.
    Y he aquí de repente la interrogación, y he aquí de una vez esos (diez y) seis mil mártires.
    “¿De dónde me llegan tantos hijos?”, exclama la que suponía ya estéril.
    Las puertas del Cielo ya no bastan a ese tropel atropellador.
    ¿Hablabais de desierto? Pues mirad. ¿Decíais que era el desierto? Pues ahí tenéis el manantial y la palmera.
    ¡(Diez y) seis mil sacerdotes: el contingente de una sola hornada, y el cielo con una sola llama colonizado!
    ¿Por qué tiemblas, alma, y por qué te indignas contra los verdugos?
    ¡Yo solamente junto las manos y lloro, y digo que así está bien y que es hermoso!


    [Claudel habla de once Obispos martirizados puesto que el beato Anselmo Polanco, el obispo mártir de Teruel, sería asesinado en el año 1939. También habla de dieciséis mil sacerdotes cuando fueron seis mil]

    ¡Y a vosotras, oh piedras, también os saludo desde lo más hondo de mi alma, santas iglesias exterminadas!
    Y a las estatuas rotas a martillazos, y a todas esas venerables pinturas, y a ese copón en donde uno de la C.N.T.
    Antes de pisotearlo, gruñendo de gusto, revolvió baba y hocico.
    ¿Para qué tantos santos, si ninguna falta le hacen al pueblo?
    A la belleza tanto como a Dios aborrece la bestia inmunda.
    ¡Grandes librerías: a la hoguera! Revolcándose está Leviatán de nuevo, y con los rayos del sol hace su yacija y su muladar.
    Frente a tantas bocas interrogantes era demasiado difícil salvar la propia jugada.
    Lo mejor será cerrarles la boca de un puñetazo. ¡Abajo Cristo y viva el toro!
    Hay que dejar sitio a Marx y a todas esas biblias de la imbecilidad y del odio.
    Mata, camarada, destruye, emborráchate y goza de mujer. ¡Eso, eso es la solidaridad humana!
    Todos esos curas, vivos o muertos, que están ahí, mirándonos, ¿no diréis que no nos provocaron?
    ¡Hacer el bien sin pedir recompensa! ¡No, eso no podía tolerarse!
    ¡Y a los que están ya muertos iremos a buscarlos dentro de la tierra!
    Y esos esqueletos, riéndose, ¡qué divertidos! Un gracioso se ha quitado de la boca el cigarrillo, y se lo ha puesto entre los dientes a ese cadáver – que fue su madre.
    ¡A quemar todo lo que pueda arder, y juntos en un montón a los muertos y a los vivos!
    ¡Que traigan petróleo! ¡Hay que abrasar a Dios! ¡Qué peso se nos va a quitar de encima!
    Me molestan todos esos ojos, vivos o muertos, que están ahí mirándonos. ¿Para qué servirán?



    ¡Salve, quinientas, iglesias catalanas destruidas! ¡Salve, gran catedral de Vich, catedral de José María Sert!
    ¡También vosotras habéis sabido dar testimonio, también vosotras sois mártires!
    Las mismas iglesias sois que vio Juan: iglesias de Gerona y Tortosa, iglesias de Laodicea y Tiatira.
    La vestidura ardió con el sacerdote, y el cirio prendió fuego al candelabro.
    Todavía se yergue el campanario -es el último instante- sobre el evangelio animal que se encabrita.
    Y con estrépito de trueno el campanario se desploma, se derrumba, desaparece, ha desaparecido.
    Todo se acabó, iglesia de mi primera comunión, ya no te veré más.
    ¡Pero es hermoso morir partido en dos: secti sunt! ¡Es hermoso morir en su puesto con un grito de triunfo!
    ¡Es hermoso para la iglesia de Dios subir entera al cielo en el incienso y en el holocausto!
    Sube al cielo, virgen venerable. ¡Todo derecho! Sube, columna. Sube, ángel. Sube al cielo, gran oración de los antepasados.
    No eras admirable sino para los hombres, catedral de José María Sert. Ahora, catedral, eres agradable a Dios.


    ¡Ya está! Se ha consumado la obra, y la tierra por todos sus poros ha bebido de la sangre de que estaba sedienta.
    El cielo ha bebido, y profunda la tierra, digiere la misa de los cien mil mártires.
    Tambaleándose vuelve a su casa el asesino, y con estupor se mira la mano derecha.
    Solamente el santo se ha tomado posesión de su parte, que es la mejor.
    Una vez más todo está consumado, y en el cielo hay un silencio de media hora.
    También nosotros, con la cabeza descubierta, en silencio… ¡Oh alma mía: guarda silencio ante la tierra sembrada!
    La tierra ha concebido en su profunda entraña, y la Reanudación ya ha comenzado.
    La tierra está labrada. Ahora es la época de la siembra.
    La amputación del árbol ha concluido. Ahora es la época de las represalias.
    Bajo tierra la idea ha germinado. ¡Por todas partes en tu corazón, santa España, la represalia inmensa del amor!
    Con los pies en el petróleo y en la sangre, creo en Ti, Señor, y en ese día que será tu día.
    La mano derecha tendiendo hacia Ti para jurar entre la matanza y la acción de gracias.
    Tu cuerpo verdaderamente es un manjar, y Tu sangre verdaderamente es una bebida”.
    De la carne que fue estrujada-Tu carne- y de la sangre que fue derramada,
    Ni una sola partícula pereció, ni una sola gota se perdió
    ¡El invierno continúa sobre nuestros surcos, pero la primavera ya ha estallado en las estrellas!
    ¡Y respetuosamente los ángeles han recogido todo cuanto fue derramado, y lo han trasportado al interior del Velo!

    https://www.religionenlibertad.com/b...l-claudel.html
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  2. #2
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    5,026
    Post Thanks / Like

    Re: El poeta francés Paul Claudel cantó a los mártires católicos de la Guerra Civil

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Paul Claudel (1868-1955) y nuestra Cruzada


    Revista FUERZA NUEVA, nº 84, 17-Ago-1968

    Paul Claudel y nuestra Cruzada

    En el centenario del nacimiento de Paul Claudel (1868-1955), Barcelona ha rendido emocionado y significativo homenaje a la memoria del gran poeta francés, tan entrañablemente vinculado a España y muy singularmente a esta ciudad desde que en ella tuvo lugar el Congreso Eucarístico internacional (1952) y en cuyo certamen poético fue mantenedor, pronunciando un extraordinario discurso sobre el tema “Los escritores y la Eucaristía”.

    -Por aquellos días- nos ha dicho Octavio Saltor- nos habíamos trasladado a París Juan Estelrich y yo, con el encargo de montar en la capital de Francia, buena atalaya mundial, la primera Oficina de Información de la España nacional, financiada por don Francisco Cambó, que, como es sabido, al iniciarse el Alzamiento había decidido considerar disuelta la antigua Lliga y aconsejado a sus componentes, es decir, a sus propios correligionarios, que se sumaran con fervor al Movimiento acaudillado por Franco y colaboraran lealmente con él, como única salida viable para la trágica situación a que España había llegado en 1936.

    Nuestra tarea resultó mucho más difícil de lo que hubiéramos podido imaginarnos, porque, con enorme sorpresa, nos encontramos con cerradas incomprensiones por parte de sectores y personas a quienes teníamos derecho a suponer en la mejor disposición para entender cabalmente las razones supremas de nuestra Cruzada, entre cuyos objetivos fundamentales figuraba, obvio es decirlo, la defensa de los derechos y de la libertad de la Iglesia Católica, tan sañudamente perseguida aquí hasta entonces. Pero sorpresa mayor aun, y ciertamente sobremanera grata, fue la que recibimos al ver que, por su propio impulso, pues ni siquiera le conocíamos personalmente ni habíamos establecido relación directa ni indirecta con él, se ponía a nuestro lado nada menos que Paul Claudel, cuyos artículos en “Le Figaro” alcanzaron inmensa resonancia y nos ayudaron decisivamente a abrir camino a la verdad en aquel complicado París de 1936.

    Pero hizo más, mucho más, Paul Claudel por la verdad y por España. Profundamente impresionado por la furia de la persecución y por la indomable entereza de sus innumerables víctimas, entre las cuales, como él mismo señaló certeramente, no se dio “ni una sola apostasía”, compuso su grandiosa oda a nuestros mártires, poema inmortal en que de nuevo brilla, juntamente con su alta inspiración religiosa, aquel amor, aquella predilección por los temas españoles, que le llevó a escribir obras como la dedicada a la exaltación del descubrimiento de América, o aquella otra titulada “El zapato de raso”, de análoga inspiración esencial, pocos años ha puesta en escena a todo honor en el gran teatro del Liceo.

    Por todo ello, fue invitado a venir, como mantenedor del certamen poético, a nuestro inolvidable Congreso Eucarístico Internacional (1952), ocasión aprovechada para inaugurar y bendecir, en el claustro de la catedral, el altar dedicado a los mismos mártires a quienes él cantara con tan poderoso aliento. Paul Claudel fue entonces el primero en arrodillarse ante ese altar, donde ahora el doctor don José Sanabre Sanromá, archivero de la archidiócesis y autor del “Martirologio Diocesano”, ha celebrado una misa, como acto principal del homenaje rendido a la memoria del gran poeta francés, noble y generoso amigo de España.

    Fernando VÁZQUEZ-PRADA
    «Arriba»
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 3
    Último mensaje: 21/12/2014, 17:46
  2. Los Carlistas en la Guerra Civil
    Por chopin en el foro Presentaciones
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 21/12/2010, 18:23
  3. Guerra Civil Argentina
    Por Defensor_fidei en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 25/06/2010, 16:54
  4. Construcción Iglesia en Valencia por los mártires g.civil
    Por Tizona en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 25/05/2006, 20:13
  5. Mossèn Cinto Verdaguer, poeta català, poeta hispà.
    Por Lo ferrer en el foro Catalunya
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 19/12/2005, 01:29

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •