Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 2 de 2 PrimerPrimer 12
Resultados 21 al 37 de 37

Tema: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

  1. #21
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,210
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Quería dejar de participar en el hilo, porque no quiero que de la sensación que soy "fan" de Trump, que no lo soy. Sí veo, no obstante, además de en el tema del aborto y la libertad religiosa, diferencias en cuanto a la política exterior.

    Cita Iniciado por Kontrapoder Ver mensaje
    El que iría como vicepresidente, Mike Pence, dice en la actualidad que hay que bombardear a Assad.
    Trump ha manifestado públicamente que estaba en desacuerdo con Pence respecto a estas declaraciones. De lo que no cabe duda es que es una torpeza llevar como segundo de abordo a alguien que no sigue las directrices del capitán y dice lo que quiere.

    Cita Iniciado por Kontrapoder Ver mensaje
    Pero, en lo que tengo observado en las últimas décadas, el Partido Demócrata no es tan agresivo en el exterior como el Partido Republicano, por mucho que diga cierta leyenda que los califica de "aislacionistas". Los demócratas han bombardeado países, cierto, pero las grandes intervenciones las llevaron a cabo los republicanos. El jaleo que hay ahora montado en Oriente Próximo tiene su origen en los gobiernos de Bush, padre e hijo.
    Las últimas filtraciones de Wikileaks demuestran lo contrario: que Clinton es una fanática prosionista que ha estado apoyando a los terroristas del Daesh para reducir Siria a escombros e impedir así que Irán cuente con un aliado próximo al Estado judío.

    De todas formas, todo indica que Trump va a perder, así que creo deberíamos centrarnos en la amenaza de Clinton y lo que espera a EE.UU. y al mundo de esta fanática anticatólica, abortista, aberrosexualista y ultrasionista.
    Última edición por Rodrigo; 21/10/2016 a las 12:17
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

  2. #22
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,184
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Cita Iniciado por Kontrapoder Ver mensaje
    --a veces da la impresión de que Trump en realidad no quiere ser presidente--
    Michael Moore decía hace un par de meses que la candidatura de Trump fue un show que se le ha ido de las manos.

    Trump Is Self-Sabotaging His Campaign Because He Never Really Wanted The Job In The First Place | Huffington Post

    Trump Is Self-Sabotaging His Campaign Because He Never Really Wanted The Job In The First Place



    Friends,

    Donald Trump never actually wanted to be president of the United States. I know this for a fact. I’m not going to say how I know it. I’m not saying that Trump and I shared the same agent or lawyer or stylist or, if we did, that that would have anything to do with anything. And I’m certainly not saying that I ever overheard anything at those agencies or in the hallways of NBC or anywhere else. But there are certain people reading this right now, they know who they are, and they know that every word in the following paragraphs actually happened.

    Trump was unhappy with his deal as host and star of his hit NBC show, “The Apprentice” (and “The Celebrity Apprentice”). Simply put, he wanted more money. He had floated the idea before of possibly running for president in the hopes that the attention from that would make his negotiating position stronger. But he knew, as the self-proclaimed king of the dealmakers, that saying you’re going to do something is bupkus — DOING it is what makes the bastards sit up and pay attention.

    Trump had begun talking to other networks about moving his show. This was another way to get leverage — the fear of losing him to someone else — and when he “quietly” met with the head of one of those networks, and word got around, his hand was strengthened. He knew then that it was time to play his Big Card.

    He decided to run for president.

    Of course he wouldn’t really have to RUN for president — just make the announcement, hold a few mega-rallies that would be packed with tens of thousands of fans, and wait for the first opinion polls to come in showing him — what else! — in first place! And then he would get whatever deal he wanted, worth millions more than what he was currently being paid.

    So, on June 16 of last year, he rode down his golden escalator and opened his mouth. With no campaign staff, no 50-state campaign infrastructure — neither of which he needed because, remember, this wasn’t going to be a real campaign — and with no prepared script, he went off the rails at his kick-off press conference, calling Mexicans “rapists” and “drug dealers” and pledging to build a wall to keep them all out. Jaws in the room were agape. His comments were so offensive, NBC, far from offering him a bigger paycheck, immediately fired him with this terse statement: “Due to the recent derogatory statements by Donald Trump regarding immigrants, NBCUniversal is ending its business relationship with Mr. Trump.” NBC said it was also canceling the beauty pageants owned by Trump: Miss USA and Miss Universe. BOOM.

    Trump was stunned. So much for the art of the deal. He never expected this, but he stuck to his plan anyway to increase his “value” in the eyes of the other networks by showing them how many millions of Americans wanted Him to be their Leader. He knew, of course (and the people he trusted also told him) that there was no way he was actually going to win many (if any) of the primaries, and he certainly would not become the Republican nominee, and NEVER would he EVER be the President of the United States. Of course not! Nor would he want to be! The job of being President is WORK and BORING and you have to live in the GHETTO of Washington, DC, in a SMALL 200-year old house that’s damp and dreary and has only TWO floors! A “second floor” is not a penthouse! But none of this was a worry, as “Trump for President” was only a ruse that was going to last a few months.

    And then something happened. And to be honest, if it happened to you, you might have reacted the same way. Trump, to his own surprise, ignited the country, especially among people who were the opposite of billionaires. He went straight to #1 in the polls of Republican voters. Up to 30,000 boisterous supporters started showing up to his rallies. TV ate it up. He became the first American celebrity to be able to book himself on any show he wanted to be on — and then NOT show up to the studio! From “Face the Nation” to “The Today Show” to Anderson Cooper, he was able to simply phone in and they’d put him on the air live. He could’ve been sitting on his golden toilet in Trump Tower for all we knew — and the media had no problem with any of that. In fact, CBS head Les Moonves famously admitted that Trump was very good for TV ratings and selling ads — music to the ears the NBC-spurned narcissist.

    Trump fell in love with himself all over again, and he soon forgot his mission to get a good deal for a TV show. A TV show? Are you kldding — that’s for losers like Chris Harrison, whoever that is (host of “The Bachelorette”). He was no longer king of the dealmakers — he was King of the World! His tiniest musings would be discussed and dissected everywhere by everybody for days, weeks, months! THAT never happened on “The Apprentice”! Host a TV show? He was the star of EVERY TV SHOW — and, soon, winning nearly every primary!

    And then... you can see the moment it finally dawned on him... that “Oh shit!” revelation: “I’m actually going to be the Republican nominee — and my rich beautiful life is f#*@ing over!” It was the night he won the New Jersey primary. The headline on TIME.com was, “Donald Trump’s Subdued Victory Speech After Winning New Jersey.” Instead of it being one of his loud, brash speeches, it was downright depressing. No energy, no happiness, just the realization that now he was going to have to go through with this stunt that he started. It was no longer going to be performance art. He was going to have to go to work.

    Soon, though, his karma caught up with him. Calling Mexicans “rapists” should have disqualified him on Day One (or for saying Obama wasn’t born here, as he did in 2011). No, it took 13 months of racist, sexist, stupid comments before he finally undid himself with the trifecta of attacking the family of a slain soldier, ridiculing the Purple Heart and suggesting that the pro-gun crowd assassinate Hillary Clinton. By this past weekend, the look on his face said it all — “I hate this! I want my show back!” But it was too late. He was damaged goods, his brand beyond repair, a worldwide laughing stock — and worse, a soon-to-be loser.

    But, let me throw out another theory, one that assumes that Trump isn’t as dumb or crazy as he looks. Maybe the meltdown of the past three weeks was no accident. Maybe it’s all part of his new strategy to get the hell out of a race he never intended to see through to its end anyway. Because, unless he is just “crazy,” the only explanation for the unusual ramping up, day after day, of one disgustingly reckless statement after another is that he’s doing it consciously (or subconsciously) so that he’ll have to bow out or blame “others” for forcing him out. Many now are sensing the end game here because they know Trump seriously doesn’t want to do the actual job — and, most importantly, he cannot and WILL NOT suffer through being officially and legally declared a loser — LOSER! — on the night of November 8th.

    Trust me, I’ve met the guy. Spent an afternoon with him. He would rather invite the Clintons AND the Obamas to his next wedding than have that scarlet letter (“L”) branded on his forehead seconds after the last polls have closed on that night, the evening of the final episode of the permanently cancelled Donald Trump Shit-Show.

    Postscript:
    Don, if you’re reading this, do it soon. Give your pathetic party a chance to pick up the pieces and nominate Ryan or Romney so they can be the ones to lose the White House, the Senate, the House and yes, praise Jesus and the Notorious RBG, the Supreme Court. Don’t be too hard on yourself. You’re only the logical conclusion to a party that has lived off the currency of racism and bigotry and fellating the 1 percent for decades, and now their Trump has come home to roost.


    raolbo y Carolus V dieron el Víctor.
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  3. #23
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,184
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    El sistema ha perdido recientemente dos veces, con el Brexit y con Colombia.

    Y con perdido no me refiero a que los que apoyaban la otra opción fueran seres de luz (que aquí rápido se saca punta a todo) sino que la opción que el gobierno mundial promocionaba a diestro y siniestro fracasó.

    Así que no descartemos que Trump gane contra pronóstico.
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  4. #24
    DOBLE AGUILA está en línea Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,459
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Después de haber visto el último debate, tengo que decir que mis simpatías por Trump han aumentado bastante; es una especie de Jesús Gil pero a lo grande, un poco patán (tirando a mucho) pero nada más, ese hombre no me parece peligroso. Incluso puede resultar hasta simpático y todo (si ignoramos su desconocimiento y sus estereotipos propios de "wasp").

    ............Pero ella sí que me parece una auténtica bruja, una tía del stablishment en toda regla; es una especie de modelo de progres versión "de luxe". Demagoga y traicionera, falsa como pocas, muy partidaria del discurso "mundialista" y apoyada por los jerarcas de Wall Street. Representa todo lo que detesto de la política actual.
    ReynoDeGranada dio el Víctor.

  5. #25
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,130
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Hombre, Rodrigo, yo después de leer "revelaciones" de Wikileaks como ésta, no sé si prestarles mucha atención:
    'Emails' de Podesta: El Vaticano sabe que hay extraterrestres y la guerra espacial es inminente - RT

    En relación con lo que decía Martin Ant, lo de la paz es algo muy relativo. Es decir, no cabe duda de que los rusos estarán más tranquilos con una victoria de Trump, pero otros pueblos quizá no lo ven de la misma manera. Por ejemplo, se me ocurren tres pueblos que podrían estar más tranquilos si no sale Trump:
    1) Los palestinos. Temen a Trump más que a un nublado y en general a todos los candidatos republicanos.
    2) Los iraníes. Trump hizo campaña contra el levantamiento de sanciones de Obama y creo recordar que llegó a hablar de bombardear Irán. Pese a su amistad con Rusia, los medios iraníes presentan a Trump muy negativamente.
    3) Los polacos. No he hecho un estudio de campo, pero me da la impresión de que la política de "laissez faire" que propone Trump con los rusos no les tiene muy tranquilos.
    raolbo dio el Víctor.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  6. #26
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,210
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Cita Iniciado por Kontrapoder Ver mensaje
    Hombre, Rodrigo, yo después de leer "revelaciones" de Wikileaks como ésta, no sé si prestarles mucha atención:
    'Emails' de Podesta: El Vaticano sabe que hay extraterrestres y la guerra espacial es inminente - RT
    ¿Sugieres que sólo hay que prestar atención a lo que dicen los candidatos públicamente y no a lo que digan privadamente? Yo pienso todo lo contrario. Privadamente es mucho más probable que sean sinceros en ciertas cuestiones que no pueden decir en una campaña electoral. Es decir, creo que Trump realmente mete mano a ciertas mujeres de las que se rodea, como alardeó privadamente, y también que Hillary tiene como principal enemigo para sus políticas "progresistas" a la fe católica y que el gobierno Obama ha ayudado a los rebeldes islamistas para beneficiar a Israel, como confiesa en sus correos privados. En ningún momento ha negado Hillary que los correos revelados sean auténticos.
    Última edición por Rodrigo; 21/10/2016 a las 19:00
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

  7. #27
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está desconectado 𝔄𝔱𝔥𝔞𝔩 𝔚𝔞𝔯𝔡
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    1,311
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Cita Iniciado por Kontrapoder Ver mensaje
    Hombre, Rodrigo, yo después de leer "revelaciones" de Wikileaks como ésta, no sé si prestarles mucha atención:
    'Emails' de Podesta: El Vaticano sabe que hay extraterrestres y la guerra espacial es inminente - RT

    En relación con lo que decía Martin Ant, lo de la paz es algo muy relativo. Es decir, no cabe duda de que los rusos estarán más tranquilos con una victoria de Trump, pero otros pueblos quizá no lo ven de la misma manera. Por ejemplo, se me ocurren tres pueblos que podrían estar más tranquilos si no sale Trump:
    1) Los palestinos. Temen a Trump más que a un nublado y en general a todos los candidatos republicanos.
    2) Los iraníes. Trump hizo campaña contra el levantamiento de sanciones de Obama y creo recordar que llegó a hablar de bombardear Irán. Pese a su amistad con Rusia, los medios iraníes presentan a Trump muy negativamente.
    3) Los polacos. No he hecho un estudio de campo, pero me da la impresión de que la política de "laissez faire" que propone Trump con los rusos no les tiene muy tranquilos.
    También hay que decir, Kontrapoder, que Trump hizo recientemente estas declaraciones respecto a Irán (Nótese además que la información viene precisamente de Hispan TV):


    Trump: Solo Damasco, Rusia e Irán luchan contra Daesh en Siria

    Publicado el octubre 11, 2016por Adversario


    Trump: Solo Damasco, Rusia e Irán luchan contra Daesh en Siria

    http://www.hispantv.com/noticias/ee-...stado-islamico
    Donald Trump considera que solo Damasco, Rusia e Irán están luchando contra los terroristas de Daesh en Siria.
    “(El presidente sirio Bashar al-) Asad está exterminando al EIIL (Daesh, en árabe), Rusia extermina al EIIL, Irán extermina al EIIL”, comentó el domingo Trump, candidato republicano a la Presidencia de EE.UU., durante el segundo debate electoral que protagonizó junto a la candidata demócrata Hillary Clinton.
    En relación con la crisis siria, el magnate republicano argumentó que, de llegar a ser presidente de los Estados Unidos, los únicos grupos a los que admitiría como aliados para combatir a los extremistas de Daesh serían estos tres países: Siria, Rusia e Irán. Estas declaraciones han provocado gran polémica, sobre todo porque hasta ahora la Administración estadounidense ha hecho hincapié en que Al-Asad debía dejar el poder y, además, negaba su papel en la lucha antiterrorista en Siria.
    “(El presidente sirio Bashar al-) Asad está exterminando al EIIL (Daesh, en árabe), Rusia extermina al EIIL, Irán extermina al EIIL”, comentó Trump, candidato republicano a la Presidencia de EE.UU.
    En el debate aprovechó para condenar el apoyo brindado por su rival demócrata y el actual Gobierno estadounidense a los grupos armados que tratan de derrocar al Gobierno del país árabe, considerados por Washington y sus aliados “rebeldes moderados sirios”. En este sentido insistió en que la estrategia de brindar apoyo armamentístico a grupos opositores del estilo no ha hecho más que acarrear problemas a EE.UU. en anteriores ocasiones y en otros lugares del mundo.
    “Ni siquiera sabe quiénes son los rebeldes”, enfatizó Trump. Y es que los grupos que gozan del apoyo de EE.UU. y sus aliados han demostrado que tienen tendencias similares a las de grupos terroristas presentes en el terreno, incluso han jurado lealtad a alguno de ellos.
    Rusia, importante actor en la lucha contra Daesh en Siria, ha denunciado sistemáticamente que EE.UU. no es capaz de separar a dichos grupos de los terroristas en el terreno. Además, el presidente sirio asegura que los “rebeldes moderados” son solo un mito.
    Las palabras de Trump, no obstante, chocan con las declaraciones de la semana pasada de su candidato a la Vicepresidencia, Mike Pence. Este aseguró que Estados Unidos debe “utilizar la fuerza militar” contra el Gobierno de Bashar al-Asad. Trump aseguró que él no suscribe ni apoya las palabras de Pence al respecto.
    EE.UU. y sus aliados iniciaron una campaña de bombardeos en Siria en 2014 —sin autorización del Gobierno sirio ni mandato de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)—, presuntamente con el objetivo de combatir a la banda terrorista de Daesh, peroen muchos casos han provocado víctimas entre la población civil y daños a las infraestructuras sirias.
    snr/nii/
    https://adversariometapolitico.wordp...aesh-en-siria/


    Yo personalmente creo que si Trump, tan enemigo acérrimo del Daesh como es, admite que Irán es de los únicos que le combate, habrá cambiado su postura respecto a él acercándose más, de la misma manera que hace 8 meses o así hablaba de asesinar a Kim Jong Un y hace 5 meses más o menos lo elogiaba, y de hecho Corea ahora ha expresado su apoyo a Trump, por poner un ejemplo. En mi opinión, Trump es un tipo imprevisible, quizás por no tener fondo ideológico o doctrinal, pero también sincero: dice las cosas de manera directa y sin tapujos. Esto yo creo que es un punto a su favor. Y desde luego, a día de hoy ya no sostiene las posturas de hace varios años como cuando hablaba de bombardear Libia. Aunque claro, todo esto hay que cogerlo siempre con pinzas. Quiera Dios que al final no se quede en un fiasco.

    Saludos en Xto.








    Última edición por ReynoDeGranada; 21/10/2016 a las 20:06
    DOBLE AGUILA y Trifón dieron el Víctor.
    «¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España.»
    𝕽𝖆𝖒𝖎𝖗𝖔 𝕷𝖊𝖉𝖊𝖘𝖒𝖆 𝕽𝖆𝖒𝖔𝖘

  8. #28
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,130
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Como bien dice Donoso, aunque todo pinta a favor de Hillary, no se puede descartar una sorpresa como la que ocurrió con el Brexit. Por otra parte, como la de Trump es la opción quizá peor vista, habrá mucha gente que mienta en las encuestas para no quedar mal; con lo que, a lo mejor, las encuestas no están reflejando la realidad. En algún foro he leído que una encuesta independiente daba la victoria a Trump.

    ReynoDeGranada y Rodrigo, entiendo lo que decís, pero quisiera formularos una pregunta. ¿A qué atribuís el hecho de que el GEES o periodistas de esta tendencia, como Hermann Tertsch, apoyen a Trump? Tengo la impresión de que si estuviera tan claro ese giro en la política exterior norteamericana con Trump, éstos no le apoyarían.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  9. #29
    Avatar de Carolus V
    Carolus V está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    06 ago, 15
    Ubicación
    España Europea
    Mensajes
    754
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    A propósito de Donald Trump hay un artículo de "El Despacho de Don Pepone" que deja clara la situación que se encuentra el voto católico en la disyuntiva Trump-Hillary, espacialmente en lo relativo al título de la entrada: razones para preferir al imbécil de Trump que a la bruja de Hillary.

    El Despacho de Don Pepone: 20 razones para preferir al imbécil de Trump que a la bruja Hillary

    El marketing, la prensa progre, los tópicos de la izquierda y el miedo de la derecha a ser catalogada de carca y poco guay, hace que los europeos vean a Donald Trump como un vaquero rudo y sin cabeza, como un neonazi dispuesto a colonizar el mundo a sangre y fuego, y como un pijo malote que traerá el fin de los tiempos dando rienda suelta a los cuatro jinetes del Apocalipsis desde su hipódromo.

    Todo esto son espejismos de los europeos. Sobre todo, porque ellos, al opinar de Trump, no tienen ninguna evidencia de que sea un malvado, carecen de argumentos reales para condenarle. Por lo único que se guían a la hora de juzgarle es por su intuición, por lo que la excentricidad, la vehemencia y los pésimos modales de este “showman” les transmiten, por la sarta de estupideces que han atravesado sus cuerdas vocales, pero no por la crueldad de sus actos. En este continente, nadie conoce sus acciones, sólo su majadera palabrería.


    En cambio, a Hillary Clinton, sí se le conoce por sus actos. La candidata a la Casa Blanca es contraria al Presidente de Siria, que lucha contra los yihadistas, y favorable a algunos estados de alrededor que financian esta clase de terrorismo. La líder del Partido Demócrata formó parte de una corporación industrial que, actualmente, vende armas a las sabandijas de Estado Islámico y que ha hecho negocios con las guerras de Iraq y de Libia. La cabecilla del centro-izquierda norteamericano estuvo detrás del derrocamiento del sátrapa Gadafi, sátrapa pero mal menor frente al pistolerismo integrista que su deposición ha traído al país libio y al resto de África.


    Hillary Clinton es más belicista que Donald Trump: Quiere un mayor intervencionismo militar, apoyó la Guerra de Iraq, colaboró en un golpe militar de extrema derecha y pretende desencadenar la Tercera Guerra Mundial enfrentándose a Vladimir Putin


    Todos los europeos piensan que Donald Trump es belicista y Hillary Clinton, pacifista, y da la casualidad de que cada uno tiene fama de lo contrario a lo que, realmente, es. Mientras el gerifalte republicano hace alarde de su bravura en sus intervenciones televisivas, propone que Estados Unidos se embarque en menos guerras innecesarias. En cambio, su rival, esa adalid nacional del moderantismo, es partidaria de incrementar el militarismo en Oriente Medio. Y esto último, no es nada nuevo, ya que, en el Senado, votó a favor de la Guerra de Iraq, despliegue militar que defendió, en su momento, a capa y espada.


    Otra cosa que hace menos deseable o más detestable a Hillary que a Trump es que, frente a las delicadas relaciones de Estados Unidos con Rusia, es partidaria de meter el dedo en la llaga con la disputa de Ucrania y de enfrentarse al kremlin en Siria y en el resto de Oriente Medio. Donald, por su parte, es favorable a tender puentes de paz y reconciliación con el zar del imperio ruso, para evitar, así, una Tercera Guerra Mundial.


    Bien es cierto que China tiene un régimen político execrable, pero ello no quita que sea una temeridad declararle la guerra a una potencia militar de semejante magnitud. No es Donald Trump el que pretende provocar a este gigante amarillo, sino la modélica y pacífica Hillary Clinton. La dama del Partido Demócrata está creando alianzas contrarias a Pekín en estados colindantes con el país comunista.


    Otra hazaña belicista de Hillary Clinton es que, cuando ocupó el cargo de Secretaria de Estado, dio cobertura diplomática a un golpe militar de derechas en Honduras que destronó a Manuel Zelaya. Desde aquel entonces, este paraje se ha convertido en la capital con más asesinatos del planeta.


    Hillary Clinton abandona a la clase trabajadora y Donald Trump le da protección


    Es difícil determinar si la clase trabajadora prefiere a Hillary o a Trump, pero sí está claro que Clinton ha perdido apoyos en este estrato social y Donald los está ganando.


    Lo que hizo posible que Bernie Sanders, un Pablo Iglesias a la americana, consiguiese incomodar a Hillary Clinton en las primarias del Partido Demócrata es el desinterés que la misma lleva tiempo mostrando hacia la clase trabajadora. Esta político se ha centrado más en afianzarse el voto de los gays y de las mujeres, llevando a cabo la técnica de marketing de “divide y vencerás”, que en tranquilizar al americano medio preocupado por llegar a fin de mes. Por tanto, dentro de este segmento, Trump le está comiendo terreno a Hilaria con un discurso populista y esperanzador orientado a seducir a los “workers”.


    Hillary Clinton declara la guerra a la religión e impone el aborto y la ideología de género


    La candidata demócrata a la Casa Blanca ha llegado a pronunciar la siguiente barbaridad: “Los gobiernos deben emplear sus recursos coercitivos para redefinir los dogmas religiosos tradicionales".


    Ahora, Tim Kaine, el segundo de a bordo de Hillary Clinton, pretende aprovechar su pertenencia al catolicismo para distinguir entre católicos progresistas y conservadores, y de este modo, enfrentar a los primeros contra las jerarquías eclesiásticas y contra la moral de la Iglesia Católica por ser contraria al matrimonio gay, al aborto y a la ideología de género. En otras palabras, pretende dar una justificación teológica al pecado y cambiar los principios de los votantes demócratas de credo católico.


    La multinacional abortista Planned Parenthood dona otros 30 millones para que Hillary Clinton gane a Donald Trump


    La mayor aliada de Hillary Clinton para llegar en noviembre a la Casa Blanca es Cecil Richards, la presidenta de la multinacional del aborto Planned Parenthood, que ha decidido invertir otros 30 millones de dólares para terminar de rematar la campaña electoral de la demócrata.


    El brazo político de Planned Parenthood realizará este evidente esfuerzo económico para impulsar, más si cabe, las opciones de Hillary contra Trump.


    Donald Trump, un salvador de la cristiandad que poco tiene de cristiano


    Juan Manuel de Prada escribió, en un artículo de hace dos meses, que aunque la política de Donald Trump y de otros líderes mundiales de pelaje parecido poco tengan de cristianas, ello no quita que su rebeldía contra lo políticamente correcto salve a la cristiandad. Para hacer plausible su teoría, para darle carta de credibilidad, puso el ejemplo histórico de Tamerlán, un guerrero mongol que, al machacar a los turcos, permitió que los pueblos cristianos se recompusiesen de su debilidad.

    ¿Votaría a Donald Trump si fuese norteamericano? ¿A quién escogerá la mayoría de los católicos que van a Misa, al menos, una vez a la semana?

    La mayoría de los católicos que no van a Misa, de los no practicantes, votará al Partido Demócrata.

    Quienes acuden, al menos, una vez a la semana, es decir, aquellos que piensan como yo, asistirán a las urnas con un profundo desencanto. Un sector apoyará a Hillary con muy pocas ganas, puesto que piensa que Trump está chiflado. Un porcentaje parecido al de esos que elegirán a Clinton porque no les queda más remedio, dará su confianza a Donald para evitar que la candidata de izquierda siembre la inmoralidad más absoluta en Estados Unidos, y no por afinidad con el dirigente republicano. Y un segmento de fieles de cercano tamaño a los dos anteriores, recurrirá a la abstención por miedo a ambas opciones.

    Que prefiera a Trump que a Hillary, no quiere decir que Donald sea santo de mi devoción. Si tuviese la nacionalidad americana, como católico de Misa dominical, podría hacer dos cosas: Una, votar al magnate calvinista con una pinza en la nariz, guantes de látex y traje contra la radioactividad. Otra, abstenerme. La posibilidad de escoger a Clinton, ni me la plantearía.

    Chesterton, en su obra Ortodoxia, hace una distinción entre los que actúan como Juana de Arco, como Tólstoi y como Nietzsche. El intelectual católico dice, en su magnífico libro, que los primeros, a la hora de elegir entre varias opciones, dan una por verdadera y la defienden con ahínco. Respecto a los segundos, señala que, en la misma tesitura, no se decantan por ninguna, porque sus escrúpulos morales les llevan a calificar todas las cosas de perversas. En cuanto a los terceros, indica que, al no tener unos principios sólidos, consideran que es igual de lícito escoger cualquiera de ellas. Yo, acogiéndome a esta teoría del pensador británico, podría actuar como los de Juana de Arco, elegir un sólo camino y votar a Donald Trump, o bien, ser más escrupuloso al estilo de Tólstoi, no considerar ninguna senda elegible y abstenerme.
    ReynoDeGranada dio el Víctor.

    Todo el mundo moderno se divide en progresistas y en conservadores. La labor de los progresistas es ir cometiendo errores. La labor de los conservadores es evitar que esos errores sean arreglados. (G.K.Cherleston)

  10. #30
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está desconectado 𝔄𝔱𝔥𝔞𝔩 𝔚𝔞𝔯𝔡
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    1,311
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Cita Iniciado por Kontrapoder Ver mensaje
    ReynoDeGranada y Rodrigo, entiendo lo que decís, pero quisiera formularos una pregunta. ¿A qué atribuís el hecho de que el GEES o periodistas de esta tendencia, como Hermann Tertsch, apoyen a Trump? Tengo la impresión de que si estuviera tan claro ese giro en la política exterior norteamericana con Trump, éstos no le apoyarían.
    Ciertamente la postura de Trump a veces podría prestarse a un entendimiento ambiguo. Afirmaciones suyas anteriores a la campaña electoral o de principios de ésta se contradicen con las actuales, como dije antes.
    Dos de los analistas de los que hago uso para mantenerme al tanto de la situación en tierras yankees como son David Duke o Nathanael Kapner mantienen posturas enfrentadas. Duke apoya a Trump y afirma que es un peligro para la oligarquía, Kapner en cambio siempre trae a colación sus contactos con el sionismo, que ya conocemos. Sin embargo, la política exterior de Trump, si la comparamos con elecciones anteriores, y con sus más y sus menos, está en la línea de anteriores candidatos como Ross Perot, Pat Buchanan o Ron Paul. Es lo más lejos que ha llegado la tendencia aislacionista desde hace años.
    Por ello prefiero hacer alarde de optimismo y pensar que todo vínculo sionista que mantenga Trump es solo una estratagema para llegar al poder en un país con 7 millones de judíos donde la liga Antidifamación ejerce como policía del pensamiento, y el apoyo a Israel es prácticamente obligatorio (lo cual realmente hace más meritorio en mi opinión que, a pesar de eso, haya manifestado su apoyo a Siria, Irán, Rusia, etc...). No sé exactamente si el papanatas de Tertsch o los neocones del GEES le apoyan solo por esa afinidad a la entidad sionista de la que ha hecho gala alguna vez, pero al hacerlo, estarían obviando otras muchísimas posturas que sostiene él en política exterior.
    Y es preferible que nuestro 'Tamerlán' no se haga esperar, porque si sale Hillary la guerra con Rusia va a ser cuestión de tiempo, y ya sí que no va a haber vuelta atrás. Trump es la última esperanza de ponerle freno al globalismo antes de que sea demasiado tarde. Saber qué hará solo podrá conocerse realmente cuando salga elegido, eso es obvio. De todas maneras, es evidente que votar no puede ser de ninguna manera obligatoria para el católico, y que además de la abstención o Trump, también hay otros partidos como el Reform Party (cuyo candidato Roque De la Fuente es de origen mexicano) o el Constitution Party.

    Saludos en Xto.
    Kontrapoder dio el Víctor.
    «¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España.»
    𝕽𝖆𝖒𝖎𝖗𝖔 𝕷𝖊𝖉𝖊𝖘𝖒𝖆 𝕽𝖆𝖒𝖔𝖘

  11. #31
    Avatar de raolbo
    raolbo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 may, 15
    Mensajes
    455
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Teniendo en cuenta que David Duke es un supremacista blanco, ex miembro del KKK y antihispánico visceral, ya se dirá por qué puede ser que apoye a Trump. Para mí es evidente: porque hay que mantener los "valores americanos" y la pureza étnica WASP, y siempre se puede hablar de sionismo y tal para marear la perdiz. El núcleo de lo que defiende Trumo es el racismo anglosajón supremacista, que es lo que vende en ese desdichado país. Pero luego lo adereza con un "antisistemismo" (cuando en Israel están encantados con Trump) facilón para encandilar a los que se supone que deberían estar en frente.

    No lo sé, también puede ser que en mi caso el rechazo a todo lo anglosajón sea excesivo, pero ese discurso que hay en el fondo de Trump me resulta enormemente repelente (por no decir otras cosas). Y teniendo en cuenta que lo que dice en política exterior es, como mucho, una de cal y otra de arena, mi postura es clara.
    Kontrapoder dio el Víctor.

  12. #32
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    EL PUCHERAZO

    por Juan Manuel de Prada

    (ABC, 22 de octubre de 2016)



    Los americanos se dedican cada cinco años a fabricar un presidente a la vista del público, hasta que, después de sucesivos filtros de una sustancia democrática bastante problemática, quedan dos “finalistas” que disputan el cetro. La democracia, que allá en Atenas empezó con nueve mil ciudadanos y que en la Bastilla se creyó que era el “pueblo todo”, a fuerza de depuración se ha quedado reducida en Estados Unidos a dos señores elegidos por las oligarquías republicana y demócrata, que son las que manejan las votos en las convenciones que filtran los candidatos. Así ocurrió, al menos, hasta que Trump logró colarse en la disputa final, para desagrado y escándalo de las propias oligarquías republicanas y de los medios de adoctrinamiento que apacientan a las masas, según las consignas del mundialismo.

    De una nación cuyas máximas aportaciones a la civilización han sido el trabajo en serie y el derecho del hombre a la “búsqueda de la felicidad” (que es como una caza del gamusino con estación final en el prozac o en el cambio de sexo) nada bueno puede esperarse. Trump es un típico producto americano, el "self made man" que monta un emporio inmobiliario y se dedica en sus ratos libres a tocar el culo (u otra cosa todavía más sucia) a las misses. A quienes, como Baudelaire, sólo creemos en la aristocracia del poeta, el guerrero y el sacerdote, un tipo como Trump nos parece plebeyo, capullo, chuloputas y todo lo que ustedes quieran; pero, comparado con la bruja Hilaria, hija predilecta del mundialismo, adquiere la estatura de Thomas Jefferson (que, por lo demás, tampoco era Julio César). Decía Somerset Maugham que la vida sexual del más anodino de los hombres, expuesta a la luz pública, causaría pasmo y horror; y tal vez por ello, conocedores de este efecto sugestivo que sobre las masas tienen las intimidades de bragueta del prójimo, a Trump le han sacado grabaciones chuscas del año catapún en las que expone sus expeditivos métodos de seducción, a la vez que unas cuantas señoras provectas y tirando a callos, se han empeñado en convencernos --desafiando las más elementales leyes de la verosimilitud-- de que Trump las acosaba (en lo que se probaría que Trump es un pervertido, porque es del género tonto andar acosando a señoras provectas y tirando a callos, teniendo a tantas misses al alcance de la mano). Tales episodios han causado general consternación y escándalo entre los cagapoquitos y boquimuelles de la corrección política, que se han rasgado las vestiduras, mientras las filtraciones de Wikileaks nos confirmaban lo que ya sabíamos sobre la bruja Hilaria: que ha conspirado contra su rival Bernie Sanders, que su fundación se abastece con donaciones tintas en sangre, que es la mamporrera máxima de la plutocracia internacional, que ha formado parte de consejos de administración de empresas de armamento que abastecieron al Estado Islámico, que es responsable directa del caos desatado en Libia, Siria o Irak, que… ¿Pero a quién demonios le importan estas fruslerías, cuando Trump ha estado magreando señoras provectas y tirando a callos?

    Los americanos, en fin, tienen que elegir entre una genocida y un rijosillo; y el mundialismo pretende convencerlos a toda costa de que votar al rijosillo es una tragedia. Pero el mundialismo sabe que hay mucha gente que engaña a los encuestadores y se pasa por el arco del triunfo la alfalfa de los medios de adoctrinamiento de masas; y teme que estas elecciones arrojen un resultado tan poco favorable a sus intereses como los recientes referendos en Reino Unido o Colombia. No pueden permitirse otro fallo; y mucho menos un fallo de esta magnitud. Con razón Trump se huele un pucherazo.


    Fuente: JUAN MANUEL DE PRADA FACEBOOK

  13. #33
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está desconectado 𝔄𝔱𝔥𝔞𝔩 𝔚𝔞𝔯𝔡
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    1,311
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Cita Iniciado por raolbo Ver mensaje
    Teniendo en cuenta que David Duke es un supremacista blanco, ex miembro del KKK y antihispánico visceral, ya se dirá por qué puede ser que apoye a Trump. Para mí es evidente: porque hay que mantener los "valores americanos" y la pureza étnica WASP, y siempre se puede hablar de sionismo y tal para marear la perdiz. El núcleo de lo que defiende Trumo es el racismo anglosajón supremacista, que es lo que vende en ese desdichado país. Pero luego lo adereza con un "antisistemismo" (cuando en Israel están encantados con Trump) facilón para encandilar a los que se supone que deberían estar en frente.

    No lo sé, también puede ser que en mi caso el rechazo a todo lo anglosajón sea excesivo, pero ese discurso que hay en el fondo de Trump me resulta enormemente repelente (por no decir otras cosas). Y teniendo en cuenta que lo que dice en política exterior es, como mucho, una de cal y otra de arena, mi postura es clara.
    Por una vez he de discrepar contigo, raolbo, y es que en mi opinión, David Duke es de los pocos hombres respetables (si no el único) que ha dado el Klan. Para empezar, ser miembro del Klan en el Sur de los años 60 (época en la que se une Duke) era tan normal como unirse a un partido político. Y Duke precisamente destacó por querer alejar al Klan de los aires de matonismo supremacista y la parafernalia masónica, intentando hacer de él una organización seria. Entre otras medidas, sustituyó el término de "Gran Mago" por el de director nacional, así como los disfraces con capirote (émulos de baja calidad de nuestros penitentes) usuales por trajes.
    Dio fin al fanatismo protestante del Klan permitiendo y promoviendo la entrada de católicos (otra cosa es que sea discutible que un católico pinte algo en el Klan, pero el gesto es lo que cuenta) así como de mujeres. Procuró que el Klan actuase dentro de la legalidad, prohibiendo de esta manera el uso de la violencia excepto en caso defensivo, e insistió en que el carácter del Klan no era anti-negro, sino "pro-blanco" y "pro-cristiano". Terminó abandonando el Klan al no conseguir que los miembros del Klan abandonasen la acción violenta, disgustado por las asociaciones que se hacían del Klan con ésta. Duke nunca ha defendido la supremacía de nadie, sino el derecho de cada pueblo a mantener y defender su herencia e identidad. No hay más que leer sus escritos o ver sus vídeos para darse cuenta que de supremacista, poco. Su libro más famoso se llama, de hecho, "Supremacismo judío" (libro que, por cierto, dedicó al antisionista judío Israel Shahak). Por cierto, que si Duke fuese un "antisemita facilón" y no un antisionista convencido, no hubiera viajado a Damasco para dar un discurso en apoyo al pueblo sirio, ni se hubiera reunido con Ahmadinejad, por ejemplo.
    Todo esto, como digo, podrá discutirse, pero repito que lo que cuenta aquí es la intención de Duke.

    Hecha esta aclaración, hay que reconocer también que Trump es un tipo de más baja cultura que Duke (para que nos vamos a engañar), y el que él pida una inmigración controlada y el preservamiento de la pureza étnica me parecería perfecto si se volviesen a las fronteras naturales de los EEUU, con el Misisipi al oeste y Florida al sur, devolviendo el resto a México.Ahí los WASP podrían ser todo lo WASP que quisiesen (a mi gusto, eliminando eventualmente la "P").
    Como no es el caso, tengo que decir que esa faceta de su política es, junto su sionismo, de las que más me mosquean, aunque como dices, es una de cal y otra de arena. Quizás el aspecto positivo que se le pueda sacar a eso, como Rodrigo creo que ha dicho por aquí alguna vez, es que el muro frenará la influencia mexicana hacia el norte, pero el aislacionismo también hará lo propio con la yankee hacia el sur.
    Y que conste que los anglosajones no son santo de mi devoción (más bien lo contrario), pero creo que el granjero anglo-germano del Medio Oeste no es en estos momentos el culpable de lo que está sucediendo en Yankilandia, sino la víctima.

    Saludos en Xto.
    Última edición por ReynoDeGranada; 24/10/2016 a las 16:52
    «¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España.»
    𝕽𝖆𝖒𝖎𝖗𝖔 𝕷𝖊𝖉𝖊𝖘𝖒𝖆 𝕽𝖆𝖒𝖔𝖘

  14. #34
    Avatar de raolbo
    raolbo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 may, 15
    Mensajes
    455
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    ReynoDeGranada, el tema de Duke en el fondo no tiene más importancia aquí que el de una simple anécdota, porque tengo entendido que el propio Trump dijo no saber de quién se trataba (ignoro si eso es cierto) y es obvio que sus visiones políticas no tienen que ser necesariamente coincidentes al completo, como es lógico. Pero bueno, simplemente dicha queda la cosa, porque ya digo que yo no tengo ninguna simpatía por Duke ni por todo aquello del llamado "nacionalismo blanco". Pero eso es otro tema en el que no entraré para evitar que se acabe desviando el hilo.

    Y también me gustaría añadir que, por mucho que sea contrario a Trump por lo que en realidad se sabe de él hasta ahora, si éste ganara las elecciones y empezara a adoptar medidas beneficiosas en los diferentes ámbitos, obviamente rectificaría mis posturas y empezaría a aplaudir y apoyar su labor. Creo que, en nuestro caso, el pragmatismo del que hablaba Donoso debería ser la máxima tanto de los que somos contrarios a Trump como de los que mantenéis otras posturas.
    Última edición por raolbo; 25/10/2016 a las 14:27
    Kontrapoder dio el Víctor.

  15. #35
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Martin y Rodrigo, ¿sabéis si John C. Rao ha expresado alguna opinión acerca de Trump?
    Kontrapoder, retomo su pregunta porque al fin, por primera vez, he podido tener acceso a algún texto de John Rao expresando su opinión sobre Donald Trump. Fue vertida en el seno de su trabajo presentado en la última Reunión de Amigos de la Ciudad Católica, y cuyo texto escrito ha aparecido en el último número de la revista Verbo. Le transcribo la parte final del trabajo, en donde aparece consignada su opinión sobre el presidente estadounidense.

    Pienso que merece la pena ir exponiendo el fraude que ha supuesto finalmente Donald Trump, pues el pernicioso movimiento internacional sionista de derechas que él inició se va extendiendo peligrosamente al ámbito hispánico: véanse, por ejemplo, los casos del masonazo de Jair Bolsonaro en la República de Brasil, así como los gérmenes voxianos que parece que empiezan a vislumbrarse en nuestra vieja y sufrida Península.

    -----------------------------------


    Fuente: Extracto de la ponencia de John Rao en la LV Reunión de Amigos de la Ciudad Católica, titulada “La cultura política de los católicos estadounidenses del siglo XX al XXI”, Verbo, Número 567 – 568, Agosto-Septiembre-Octubre de 2018, páginas 732 – 734.




    En resumen, la Iglesia católica en todo el mundo, sea cual sea su tono particular, de una forma o de otra, consciente o inconscientemente, ha sido expuesta a la presión política del sistema americano, agnóstico, irracional e intencionadamente individualista, inspirado en Locke, y también a la presión de los creyentes y no creyentes gozosamente comprometidos con «los negocios de los americanos».

    Un brillante ejemplo podría ser la oposición conservadora y tradicionalista americanas al aborto. Es imposible no quedar impresionado por la contribución católica al movimiento provida, que realmente ha sido enorme. A través del activismo organizado por grupos como el verdaderamente ecuménico Movimiento de Rescate, modelado según las directrices de las protestas no violentas por los derechos civiles de los años 50 y 60, la labor provida ha implicado un enorme sacrificio personal, tanto económico como con estancias en la cárcel.

    Pero, con notables excepciones, todo el proyecto provida ha sido obstruido desde el principio por el generalmente bastante débil apoyo recibido del episcopado, del clero y del laicado católicos, particularmente por parte de los políticos católicos que han triunfado. Y, una vez más, quienes honradamente ayudan a la causa se ven frenados por su fe religiosa en el sistema político americano, cuyos controles y contrapesos [checks and balances] son una referencia constante a la necesidad de que los juicios morales se hagan según los dictados convencionales de las mayorías democráticas soberanas, ya sea a nivel federal o estatal; y, en última instancia, esos militantes apelan a una «libertad individual» que a nivel económico atrae a muchos provida católicos y a todos los provida protestantes, en cuanto forma parte de su bagaje teológico esencial.

    Estas limitaciones convierten la petición de que existan controles sociales de autoridad sólo sobre el aborto en políticamente impotentes y realmente ilógicos. En todo caso, es difícil olvidar que quizá el más famoso y serio provida católico con influencia política, el juez Antonin Scalia, se sentía él mismo constitucionalmente obligado a defender cualquier «derecho» por el que hubiese bastante gente dispuesta a luchar, animando las esperanzas del movimiento provida a conseguir el apoyo del pueblo soberano, presumiblemente estado por estado.

    Los católicos provida americanos se han entusiasmado casi universalmente con la presidencia de Trump. Un cierto número de ellos le denominan «Nuevo Carlomagno», quien, con todos sus defectos, da inicio a una auténtica renovación. Tales entusiastas insistían en que apoyar la candidatura de Trump era una obligación moral, y no votar por él «un pecado mortal», en palabras de un influyente analista. Esta euforia ha ido acompañada del rechazo a criticar el resto del programa de Trump, el cual, de hecho, muchos de ellos apoyan también con entusiasmo.

    Ese programa, que se autodenomina «populista», refleja realmente una rebelión de las «raíces» contra la «política habitual» (incluyendo una notable xenofobia y la identificación de un conjunto preciso de villanos como responsable de todos los problemas del país) que recuerda la historia de muchas de las anteriores manifestaciones del populismo americano. Por otro lado, el descarado apoyo de Trump a los «privilegios» de los ricos y no a varios programas sociales que ayudaban a las clases medias y a los pobres, sus esfuerzos por eliminar controles gubernamentales sobre la especulación financiera privada, su sustitución de la Amenaza Roja por la «Primera Cruzada» contra el islam que parece favorecer sobre todo al Gran Israel, y su «Segunda Cruzada» contra los inmigrantes iberoamericanos, son medidas que saben a posiciones tradicionalmente conservadoras y neoconservadoras, más que puramente populistas. Por desgracia, en cuanto el péndulo se vuelva contra Trump, los proabortistas que militan en las filas de sus oponentes usarán definitivamente su victoria para perjudicar a la causa provida que ha sido acríticamente asociada con él. Los católicos que militan en las filas anti-Trump calificarán también entonces su triunfo como católico.

    A lo largo de la historia, los sofistas –mercaderes de palabras– han aparecido repetidamente con «cuentos de hadas» sobre el carácter extraordinariamente cristiano del Estado particular a cuya causa servían y cuyos beneficios para el catolicismo alababan. A menudo esos beneficios acaban debilitando realmente la labor de transformación en Cristo, o haciéndola impotente. Durante buena parte de esa historia, la Iglesia, el clero y los laicos se han demostrado reiteradamente vulnerables a esos «cuentos de hadas» sobre Estados supuestamente «católicos» comprometidos en realidad con formas imperiales y nacionales de un cesaropapismo peligroso para la vida cristiana.

    El padre De Lamennais se sacó de la manga uno de esos cuentos de hadas sobre la importancia de «una Iglesia libre en un Estado libre», que según él liberaría al catolicismo de todos esos riesgos. Por desgracia, la historia ha demostrado que lo que hace es garantizar tales peligros. El sistema que alababa sólo ha sido diferente en su mayor eficacia destructiva, especialmente en su peculiar manifestación estadounidense.

    Se supone que los católicos están llamados a comprometerse en política, y a hacerlo de forma realista y prudente bajo todos los sistemas de gobierno. Lo intentaron en Estados Unidos, y es posible que lo hubiesen conseguido si hubiesen aprovechado los legítimos esplendores del sistema americano, a la vez que luchaban con uñas y dientes contra sus miserias, más peligrosas: el individualismo de la Ilustración moderada y materialista inspirada en Locke, con su indiferencia ante las consecuencias de abandonar la fe, y de la razón, como las «últimas y mejores guías de la humanidad».

    Y no lo hicieron. Los creyentes llegaron a ver la Vía Americana como una Teología de la Liberación que tenía derecho a denominarse católica en una forma que la Escritura, los Padres y Doctores de la Iglesia y el magisterio pontificio, y anteriores y defectuosos «cristianísimos Estados», no tenían. Acabaron aceptando el decidido individualismo materialista del sistema, despreciando todo intento de criticar este mal como si fuese un crimen contra la «última y mejor esperanza del catolicismo». Han sembrado el viento con su adulación delirante, y han cosechado tempestades. Han contribuido poderosamente a crear «un [huxleyano] mundo feliz» donde la unión, aparentemente inquebrantable, entre «una Iglesia voluntarista y un anti-Estado voluntarista» condena al auténtico catolicismo como enemigo de Dios y del hombre.
    Kontrapoder dio el Víctor.

  16. #36
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    AVISO: la traducción del siguiente artículo no implica que esté de acuerdo con él en todas y cada una de sus partes, sino que solamente lo traigo a colación por si pudiera tener algún interés general.

    -------------------------------------------------------------

    Fuente del texto original: THE REMNANT



    CARTAS DESDE EL INFIERNO, VI. Lecciones de la Guerra Civil Española para desenmascaramiento de los americanos

    John Rao

    6 de Octubre de 2020


    Verdaderamente estamos viviendo en unos «tiempos que ponen a prueba las almas de los hombres». Todos estamos horrorizados ante el amparo de toda forma vil de locura revolucionaria ejecutada bajo la cínica ala dominante del Partido Demócrata.



    ¡Por Dios, Por la Patria, y el Rey!

    Las fuerzas republicanas españolas que controlaban Toledo al principio de la Guerra Civil en 1936, informaron al comandante nacionalista del Alcázar, situado en el centro de la ciudad, el Coronel José Moscardó Ituarte (1878 – 1956), que matarían a su hijo Luis si no les rendía esta ciudadela. «Encomienda tu alma a Dios y muere como un patriota gritando “¡Viva Cristo Rey!” y “¡Viva España”!», fueron las instrucciones que el agraviado soldado dio a su hijo Luis de veinticuatro años. «Eso, puedo hacerlo», fue la clara respuesta del condenado. Se le mató.

    Obviamente él no fue el único. Al menos medio millón de hombres y mujeres murieron en la Guerra Civil Española (1936 – 1939), muchos de ellos sacerdotes y monjas masacrados por razones religiosas; pero la razón por la que aquélla electrizó a todo el mundo occidental no fue por el número de víctimas que conllevó. Las pasiones que despertó, fueron despertadas desde el principio mismo del conflicto. Esto fue así porque España, a través de los muchos grupos que componían los campos opuestos de los Nacionalistas y de los Leales Republicanos, presentaba un microcosmos de toda posible división espiritual, intelectual, política, social y económica que afligía a toda la civilización occidental desde los tiempos de la Reforma en adelante. En otras palabras, todos los occidentales, de una forma u otra, tenían un interés en la lucha y querían que ganara su bando particular.

    “Mejor esperar que hacer algo”: esto era lo que cualquier observador inteligente del escenario español conocía ya ser cierto a medida que el país se deslizaba de manera cada vez más inexorable de los disturbios civiles hasta la confrontación militar directa, desde el establecimiento de la República en 1931 hasta el levantamiento armado del 18 de Julio de 1936. ¿Por qué? Porque las facciones de ambos bandos de la Guerra Civil (que se habían constituido en un amplio Frente Popular izquierdista, y, del mismo modo, en un amplio y derechista Bloque Nacional, con el fin de luchar en las elecciones generales de Febrero de 1936) a menudo estaban en desacuerdo con sus aliados tanto como lo estaban con sus enemigos electorales y después bélicos.

    Los grupos del Frente Popular, que proporcionaban a los leales defensores de la República durante la guerra, incluían a liberales económicos clásicos decimonónicos y masones anticlericales, junto con nacionalistas regionales cuya unidad en su exigencia de autonomía o independencia para los estados étnicos vasco y catalán quedaba sin embargo turbada por su división interna entre fervientes católicos y enemigos de la Iglesia. Ninguno de estos “izquierdistas tradicionales”, con sus propios contradictorios cismas internos, tenían nada en común con sus futuros “camaradas” anarquistas y estalinistas o trotskistas, los cuales a su vez estaban animados de una mutua aversión.

    El único vínculo de todas estas fuerzas era la convicción de que no podrían conseguir sus particulares objetivos sin proporcionarse los unos a los otros una ayuda conjunta sin excepción. Ello representaba un increíble autoengaño para aquéllos de tendencia liberal o nacionalista regional, y algo que en última instancia se demostró ser cierto únicamente para los marxistas estalinistas. Estos tecnócratas maestros de la política sabían cómo maniobrar en la marisma revolucionaria, y trabajaron exitosamente para eliminar a sus competidores radicales trotskistas y anarquistas, mientras que los miembros vascos y catalanes de la coalición iban cayendo por el camino debido al insuficiente vapor que proporciona toda simple posición “moderada”. Como de costumbre, cualquier cosa que contribuyera a desatar a izquierdistas revolucionarios de todo tipo, obraba en beneficio de los más organizados de entre los radicales.

    Sin embargo, para destruir a estos radicales, tenían que ser aplastadas al mismo tiempo todas las fuerzas que contribuían al Frente Popular. Con todo, para ganar no sólo la guerra sino también la paz posterior, se necesitaba urgentemente en el campo derechista un abnegado fervor y una claridad de visión en relación a la causa subyacente de este cataclismo.

    ¿Cuál de entre las muchas facciones de la Derecha era la más capaz de conseguir ambos objetivos? Desde nuestro punto de vista, la respuesta es fácil: los Carlistas, monárquicos sostenedores de la línea masculina borbónica de descendientes de Fernando VII a su hermano Don Carlos, dirigidos en vísperas de la Guerra Civil por Alfonso Carlos (1849 – 1936), que vivía en el exilio en un Austria todavía independiente. Eran los Carlistas quienes más subrayaban la necesidad de construir un orden político justo y estable basado en el Reinado de Cristo. Su lema: “Por Dios, por la Patria, y por el Rey”, reflejaba un concienzudo entendimiento del Magisterio Social de la Iglesia fundado en el reconocimiento de Nuestro Salvador como el fundamental Soberano de todas y cada una de las naciones.

    Las enseñanzas del Reinado Social de Cristo subrayaban la verdad de que la patria española y su Monarquía tradicional eran servidas de la mejor manera respetando el principio de descentralización y subsidiariedad; respetando la libertad para todas las instituciones naturales de un orden nacional plural, para que funcionen con sus propias leyes y costumbres innatas. En consecuencia, los Carlistas se ocupaban justamente de asegurar la autonomía regional de las tierras vasca y catalana tanto como aquéllos que militaban en las filas del Frente Popular, pero en tanto que autonomía regional liberada de toda corrupción autodestructiva, materialista, anticatólica, liberal ilustrada. Aunque derrotados en tres Guerras Carlistas en el siglo XIX, su brazo militar, los requetés, demostraría ser el más preparado para la muerte, con aquellas palabras en sus labios que el Coronel Moscardó instó a su hijo Luis: “¡Viva Cristo Rey! ¡Viva España!”, entendidas en su más pleno y más propio sentido.

    Los Carlistas, sin embargo, no eran la única fuerza que a sí misma se denominaba “derechista” antirrevolucionaria, si bien los teóricos del Carlismo eran críticos acerca de la veracidad de las credenciales contrarrevolucionarias y de la coherencia lógica de sus aliados del Bloque Nacional y de la Guerra Civil. Tales derechistas incluían, en primer lugar y ante todo, los monárquicos sostenedores de la línea femenina borbónica de descendientes de Fernando VII, que pasó de su hija Isabel hasta el contemporáneo Alfonso XIII (1886 – 1941), cuyo anuncio de que no podía ya más mandar efectivamente y cuyo autoimpuesto exilio habían conducido a la creación de la Segunda República Española. Aunque los Carlistas consideraban a Alfonso un rey ilegítimo, habiéndose corrompido toda su facción con el constitucionalismo liberal izquierdista, los Alfonsinos tenían muchos partidarios básicamente antirrevolucionarios en círculos católicos, conservadores y militares.

    Aunque eran fervientes creyentes, no obstante los Carlistas no estaban aunados con la confederación de veinte organizaciones independientes de españoles profesantes de la misma Fe Católica –la Confederación Española de Derechas Autónomas o CEDA–, dirigida por José María Gil Robles (1898 – 1980). Mucho menos podían estar de acuerdo con el movimiento de Falange de José Antonio Primo de Rivera (1903 – 1936). Si bien la Falange estaba orgullosa de la Tradición Hispánica en general y era públicamente procatólica, su declarado “nacional socialismo” y su adopción de un Estado español poderoso, centralizado, obsesionado con el progreso material y aparentemente totalitario, contradecía los principios carlistas de religión, subsidiariedad y regionalismo.

    Finalmente –y lo más importante desde 1936 en adelante–, los Carlistas estaban molestos por la influencia Bonapartista sobre la coalición derechista. El Bonapartismo, en sentido amplio, significa la interferencia del Ejército en la vida del Estado. Esto había comenzado como una herramienta de la Izquierda, ya fuese en forma “moderada” con Napoleón, o ya fuese en apoyo de causas más radicales en la experiencia española del siglo XIX, siendo siempre su justificación la de que el Ejército podría proporcionar el cambio necesario manteniendo al mismo tiempo la disciplina y el orden social.

    El Carlismo había tenido que lidiar con este fenómeno del “dictador” militar izquierdista desde el principio de su Historia. Pero los posibles usos de los Golpes de Estado militar se expandieron en España como en el resto de Europa a medida que pasaba el tiempo, con fuerzas antirrevolucionarias ansiosas de intervenir en el Gobierno para contrarrestar a la Izquierda apelando también a ellos igualmente. Un uso “derechista” del Ejército en política puede observarse en España con el Golpe y la Dictadura del padre de José Antonio, Miguel Primo de Rivera (1870 – 1930), en la década de los 20, quien obraba bajo la égida del Rey Alfonso XIII, al igual que lo habían hecho los liberales antes de aquél. Pero muchos de estos Bonapartistas también hacían referencia a ideas revolucionarias, profesando abiertamente algunos de ellos sentimientos republicanos y, por tanto, no se les consideraba más que como izquierdistas liberales “moderados” desde el punto de vista Carlista. Y fue una mezcla de tales oficiales militares diversos la que finalmente se levantó contra el Gobierno del Frente Popular, que apenas acababa de conseguir la victoria electoral en Febrero de 1936, implementando programas que horrorizaban a todo el mundo en el Bloque Nacional y tolerando la violencia civil y anticatólica que finalizó con el asesinato del destacado líder derechista José Calvo Sotelo (1893 – 1936) que desencadenó el Golpe de Estado.

    Los Carlistas, que ya habían planeado antes que estos oficiales militares un levantamiento en sus fortalezas del Norte de España, se encontraban ahora en una posición incómoda. Esa posición se complicó aún más debido a la muerte por accidente de tráfico del Pretendiente, Alfonso Carlos, en Septiembre de 1936 y la consiguiente división en relación a quién se debía reconocer como su sucesor. Una minoría Carlista estaba dispuesta a aceptar a Alfonso XIII, el pariente de sangre más cercano al Pretendiente. Sin embargo, su asociación con el constitucionalismo liberal le hizo ser un candidato imposible para la gran mayoría del movimiento, el cual siempre se preocupó no sólo por el principio de sangre dinástica sino también por el compromiso con el Reinado Social de Jesucristo. Su elección fue la del hombre que Alfonso Carlos había designado como su “regente”, precisamente por su fiabilidad con respecto a los susodichos principios: Don Javier de Borbón Parma (1889 – 1977), un hombre verdaderamente notable, inteligente y con coraje, que no sólo había luchado en el Ejército Belga en la Primera Guerra Mundial, sino que también había tomado parte en los esfuerzos secretos de paz iniciados por el Emperador Carlos y la Emperatriz Zita a través de su hermano, el Príncipe Sixto de Borbón Parma. Al tiempo que ansioso por derrocar a la República con el alzamiento en el Norte, Don Javier dejó claro a todos los partidos, incluidos los conspiradores militares, los serios desacuerdos que continuaban dividiéndolos.

    En cualquier caso, el fracaso de las fuerzas militares para conseguir su objetivo inmediatamente en el 18 de Julio de 1936, permitió a los Leales Republicanos convertir un Golpe de Estado en una Guerra Civil. Esto hizo que el alzamiento en el Norte, que fue un éxito, fuera aún más importante para la jefatura militar, la cual, debido a la inesperada muerte de los otros autores de la revuelta –el General José Sanjurjo (1879 – 1936) y el General Emilio Mola y Vidal (1887 – 1936)– recayó firmemente en manos del General Francisco Franco (1892 – 1975). Pero la relación de Franco con Don Javier, a quien se obligó a pasar casi toda la guerra fuera de España, y con el líder carlista “ejecutor activo” en el frente Manuel Fal Conde (1894 – 1975), fue tensa por decirlo lo más suave posible.

    Resumiendo una larga y complicada historia, Don Javier y Fal Conde se dieron cuenta de que los Carlistas no podían abandonar el común esfuerzo bélico, pero que la cooperación contra un enemigo que debía ser aplastado no podía nunca significar la aceptación de todo el programa “Nacionalista” tal como se desarrolló bajo Franco como Caudillo o “Líder”. Pues ello implicaba una unión forzada con –y un control básico por parte de– la Falange, cuyos principios no podían aprobar nunca los Carlistas, en tanto que implicaban un entendimiento “revolucionario” centralizado del Estado español; Franco apoyó aquellos aspectos con los que se sentía capaz de trabajar. Esto significaba una efectiva marginación del Movimiento Carlista, la cual Franco dijo abiertamente a Don Javier que la hizo necesaria la oposición por parte de oficiales militares republicanos al monarquismo verdaderamente serio del movimiento. La firme defensa de Don Javier de la causa, apoyado por Fal Conde, les llevaría a una oposición directa contra gran parte del programa de Franco en los años de la posguerra, a menudo bajo muy difíciles condiciones para ellos personalmente. Simplemente no confiaban en ese programa, ni abrigaban esperanzas de su éxito a largo plazo.

    «Levantando nuestros corazones a Dios», decía el mensaje de felicitación de Pío XII a Franco al final de la guerra contra la República, «damos sinceras gracias a Su Excelencia por la victoria de la España Católica». Pero, ¿fue realmente la “España Católica” vencedora junto con los Nacionalistas? ¿Fue realmente el “Reinado Social de Cristo” el objetivo de aquello que públicamente se llamó “La Cruzada” durante los años de guerra? Don Javier, Fal Conde, y los Carlistas que los seguían no pensaban así, y creo plenamente que la Historia ha demostrado que estaban en lo cierto, por razones que encajan muy bien dentro de la recurrente Historia de los problemas que castran las reacciones contrarrevolucionarias contra las locuras revolucionarias desde 1794.

    Pues ninguna de estas reacciones “contrarrevolucionarias” fueron lógica y sólidamente de carácter contrarrevolucionario. 1794 y la caída de Robespierre y Saint Just, fue realmente obra de los burgueses y tecnócratas revolucionarios “moderados”, preocupados solamente de su propiedad y de la eficiencia del Ejército. Triste es decirlo: incluso la Monarquía francesa restaurada en 1814 decidió seguir con sus principios básicamente liberales para sobrevivir. Las Jornadas de Junio de 1848, el comienzo del “cambio de tornas” durante una nueva avalancha de actividad revolucionaria, no fue muy diferente, con los burgueses liberales fomentando un “Partido del Orden” contra la “Amenaza Roja” socialista, siendo condición para su establecimiento que los católicos dejaran de llamar “izquierdista” al liberalismo moderado. Y, triste es decirlo, una vez más, las fuerzas “contrarrevolucionarias” posteriores a 1848 en Francia, y luego en Italia y Alemania, fueron juntas con ellos. ¿Triunfó en consecuencia la verdadera contrarrevolución? No. La Revolución continuó por su alegre camino.

    La cooperación de Franco con la Falange no podía seriamente sobrevivir en el mundo antifascista de la posguerra. Compartiendo un común enemigo en el Comunismo soviético, la España de Franco, paso a paso, siguió el camino liberal moderado, ahora representado por la América pluralista, a la cual se le unió en sus labores la propia Iglesia Católica Romana desde los años 60 en adelante. Este paseo por el Carril Liberal Pluralista se tradujo en la aceptación de la línea monárquica Alfonsina, su liberalismo constitucional, y la cooperación primero con los elementos históricos del Democristianismo en España, y después con los comprometidamente pluralistas, tecnocráticos, y de mentalidad “comunitaria europea”, conservadores “católicos” del Opus Dei. Con la muerte de Franco y el comienzo del reinado de Juan Carlos en 1975, reforzado por la bendición de una Iglesia Católica que había venido a considerar el Reinado Social de Cristo como un peligro para la libertad, igualdad y fraternidad propiamente definidas solamente por la Revolución Francesa y sus secuelas, la Cruzada de 1936 – 1939 se mostró haber sido un fracaso total a largo plazo.

    Con una plaga, y recordando a Tom Paine, nosotros, hoy día, verdaderamente estamos viviendo en unos «tiempos que ponen a prueba las almas de los hombres». Todos estamos horrorizados ante el amparo de toda forma vil de locura revolucionaria ejecutada bajo la cínica ala dominante del Partido Demócrata; todos estamos horrorizados por el desprecio desplegado hacia el Cristianismo y el pasado en su conjunto; todos estamos asqueados por el más irracional, manipulador y tiránico fraude con el que me he encontrado en la Historia tras cuarenta y dos años como Profesor en esa disciplina, expuesto a las enfermedades de la mente y el espíritu humano a lo largo de los siglos; todos sabemos que debemos apoyar la reelección de Donald Trump y no hacer nada que pueda poner en peligro esa victoria. Mutatis mutandis, estamos en la posición Carlista.

    Sin embargo, lo mejor que podemos hacer para la defensa a largo plazo de la Iglesia Católica, el orden social, la libertad humana, y los Estados Unidos de América, es continuar nuestras oraciones en nombre del Presidente, no ya sólo para su reelección, sino también para su plena conversión a la Fe. Esto es esencial, porque muchos de nuestros aliados temporales en esta momentánea causa común son aún parte del problema que identifiqué en una anterior entrega de mis Cartas desde el Infierno.

    El pecado básico del Liberalismo –la reducción de los asuntos terrenales a un nivel puramente material e individual– constituye todavía la principal obsesión de demasiados Republicanos y Conservadores, en unión con sus aún más radicales enemigos demócratas (en tanta proporción como les gustaría negar esta verdad). Y la Revolución siempre volverá a recuperarse en la medida en que el Pecado Original del Liberalismo –su, de una u otra forma, obsesión materialista, junto con una individualista y antisocial definición de la libertad– no sea completamente borrado del mundo entero. Puedo creer que todo esto es posible mediante nuestras oraciones, precisamente porque, después de haber oído una Ave Maria cantada en la misma Casa Blanca, puedo creer que cualquier cosa es posible.

    Estas Cartas desde el Infierno podrían continuar, discutiendo acerca de lo que es probable que ocurra después de las próximas elecciones, una vez que –y si es que– se conocieran sus resultados. Tengo muchos títulos preparados para ulteriores entregas, en las que se reflejan mis predicciones en relación con el más inmediato futuro: “Tormenta de fuego”; “Viaje al centro de la noche”; “Fin del juego”; “Danse Macabre”; “Libertad diabólica para todos”; “El Séptimo Sello”; y “Liber Scriptus Proferetur”, entre otras.

    En resumen, estoy seguro de que habrá desórdenes civiles independientemente de quien gane: en diferentes Estados, de diferentes formas, dependiendo de quiénes constituyan la mayoría y la minoría en ellos. En el lado anti-Trump, esta violencia está inevitablemente destinada a focalizarse, en forma abierta o disfrazada, sobre la Iglesia Católica en cuanto Enemigo Número Uno. Ningún sacerdote u obispo podrá ser lo suficientemente liberal o radical como para salvarse de ser alquitranado con la siempre recurrente etiqueta anticristiana de Odiador de la Humanidad (o su versión moderna equivalente) que tan bien conocemos nosotros de los tiempos romanos. En la medida en que se use el nombre de Cristiano, será vilipendiado.

    Un artículo titulado “O bien-o bien” explicaría la razón de por qué. La Revolución siempre ha sido la herramienta altamente efectiva que ha estado trayendo trenes llenos de ideas Sofistas, Nominalistas y Libertinas de toda época desde los días de los Socráticos hasta las modernas líneas del frente, para combatir a todos aquéllos que sostienen la causa de la Verdad, el Bien, y la Belleza. A esta causa únicamente se le ha dado su verdadera fuerza solamente como consecuencia de la realidad de la Encarnación y de la enseñanza y gracia de Dios que la Encarnación nos ha proporcionado, transmitidas a través de una Iglesia Católica que proclama el Reinado Social de Cristo. La tormenta de fuego que la Revolución desencadena sobre la Tierra está plenamente respaldada por Satanás y sus secuaces que han dirigido la guerra en el Cielo desde la caída de los ángeles y se estremecen por tener otros en su lado a los cuales puedan arrastrar a la perdición junto con ellos.

    El discurso de la Revolución caracteriza a ésta como comprometida en una guerra de “palabras” mentirosas, autodestructivas, y, en última instancia, vacías de sentido, en oposición contra la Palabra salvadora. Ama esconderse detrás de máscaras, a menudo afirmando que no está combatiendo contra la religión, sino simplemente –como ocurría con la Reina Isabel, defendiendo patrióticamente a Inglaterra contra sus enemigos Católicos extranjeros, o como ocurre con los peligrosos ideólogos médicos, magnates ladrones farmacéuticos, y sus compañeros de viaje del Partido Demócrata que nos están atormentando hoy día– protegiendo altruísticamente la salud pública contra oscurantistas que dejarían a la Parca causar sus estragos.

    A la larga, resulta ser “o bien” la Revolución y todo el mal que representa, “o bien” la Iglesia Católica y el Reinado Social de Cristo. Cualquier otra cosa constituye una medida provisional. Quitémosle la máscara al rostro de la Revolución este Noviembre de forma que completemos el trabajo plenamente en beneficio del mundo, de los Estados Unidos, de todos y cada uno de nosotros, y de nuestro futuro compañero católico Donald Trump.

  17. #37
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Donald Trump puede ser el Presidente más pro-judío jamás habido

    Por Josh Hammer

    22 de Octubre de 2020






    En estas elecciones no hay un subgrupo para quien las apuestas estén más altas que el de mis correligionarios judíos.

    Esto es así porque, para empezar, Donald Trump es muy posiblemente el Presidente más pro-judío jamás habido (o, al menos, desde la famosa vez en que George Washington aseguró a los Judíos de Newport, Rhode Island, que todo hijo del “rebaño de Abraham se sentaría para siempre a salvo bajo su propia viña e higuera”).

    Con palabras y hechos, el Presidente Trump –padre de un Judío observante, y abuelo de niños Judíos– se ha considerado repetidamente como un verdadero amigo y guardián del pueblo de la alianza. Y en la era post-1948 del Sionismo, Trump ha sido de lejos el más leal y dinámico amigo del único Estado Judío del mundo.

    Trump terminó con décadas de timidez presidencial y promesas rotas, moviendo finalmente la Embajada de los Estados Unidos a Jerusalén. Retiró a los Estados Unidos de la horrenda capitulación que fue el acuerdo nuclear de Obama-Biden con Irán y ha impuesto sanciones paralizantes a la “mulocracia” [1].

    Diezmó al “Califato” del Estado Islámico y decapitó al architerrorista iraní Qassem Soleimani, amenazas ambas para Israel y para los Judíos de cualquier parte. Clausuró la Misión en Washington de la terrorista Organización de Liberación Palestina y dejó de financiar a la propia Autoridad Palestina debido a sus bárbaras ayudas a asesinos.

    Trump también cortó la financiación o la retiró por completo a tres cuerpos de la ONU anti-israelíes: al (muy mal llamado) Consejo de Derechos Humanos de la ONU; a la UNRWA [2]; y a la UNESCO.

    Y sólo estamos empezando. El Equipo de Trump ha defendido valientemente los “asentamientos” israelíes en Judea y Samaria. El Presidente reconoció formalmente la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán, y desenrolló el plan de paz más pro-israelí con los árabes palestinos que jamás haya avalado Presidente estadounidense alguno.

    Y lo que es más extraordinario: el hombre que escribió “El arte del trato”, pastoreó por medio de, no uno, sino dos (¡por ahora!) acuerdos distintos de normalización de relaciones entre Israel y el mundo arábigo [3]. Esto constituye probablemente el triunfo diplomático positivo más importante para Israel (y para el mundo Judío, que se beneficia de un Estado Judío fuerte) en décadas. Imaginen lo que nos podría traer un segundo mandato.

    En el frente doméstico, Trump firmó una Orden Ejecutiva revolucionaria para proteger, bajo el ámbito estatutario del Título VI, a estudiantes universitarios Judíos y Sionistas que fuesen acosados: una maniobra dinámica que ya ha conducido a un acuerdo de resolución de primer nivel entre el Departamento de Educación y la Universidad de Nueva York. Esta Orden constituye quizás la más enfática acción pro-judía que jamás haya tomado un Presidente en el cargo.

    En relación a la libertad religiosa, Trump ha nombrado a innumerables firmes defensores de la Primera Enmienda por todo lo largo y ancho de la judicatura federal. También ha fomentado normas administrativas para salvaguardar a los proveedores religiosos de servicios sociales y a las agencias de adopción religiosas de la discriminación. Y con Trump, el Departamento de Justicia ha defendido rutinariamente a las comunidades Judías que estaban bajo amenaza. Y, por supuesto, los Judíos se han beneficiado de los tremendos logros económicos que ha habido con Trump.

    Comparen todo esto con una Administración Biden-Harris, que prestaría voz a odiadores de Judíos como Linda Sarsour e Ilhan Omar, y, ciertamente, es probable que deshiciera la mayor parte de (por no decir todos) los avances de Trump.

    Un Presidente como Joe Biden resucitaría seguramente el acuerdo nuclear con Irán que puso a Israel (y a otros) bajo una amenaza existencial, y volvería a alzar a los cleptócratas árabes palestinos respaldados por el terrorismo hacia posiciones de prominencia. Los antisemitas se verían reforzados a lo largo y ancho de los campus universitarios y de la América corporativa “woke” [4], a través de toda la burocracia federal, y en los miserables intestinos de Bay Turtle [5].

    En resumen, Biden-Harris nos conducirían a otro rescate financiero en favor de una envalentonada, buscadora de armamento nuclear, Irán; y a un desencadenamiento a nivel nacional del fanatismo antijudío, particularmente procedente de la izquierda.

    Hay mucho en juego también. En efecto, la propia noción de América –una América que ha estado más que a la altura de la promesa de Washington, y ha servido como el más vital y el más bienvenido refugio de los Judíos durante más de dos siglos– está en riesgo.

    Trump, tal y como dijo en su discurso del Día de la Independencia, representa el espíritu de 1776: el ethos nacional de la meritocracia, la libertad, el orden, y el imperio de la ley. Biden, por el contrario, apenas se atreve a denunciar la destrucción y violencia que se ha derivado de los movimientos Antifa y Black Lives Matter, y abraza el “wokeismo” interseccional, los remedios pseudointelectuales, y una economía de lucha de clases que vendría toda ella a expensas de los Judíos.

    Claramente, a los Judíos americanos les irá mejor sólo con una de estas dos visiones. Y no es la Biden.


    Josh Hammer es el editor de opinión del Newsweek, e investigador en la Fundación Edmund Burke.






    [1]
    Nota mía. Nombre despectivo para referirse al régimen político iraní, o régimen de los “Mulás” (personas versadas en el Corán).

    [2] Nota mía. Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo.

    [3] Nota mía. Se refiere a los dos acuerdos de normalización de relaciones diplomáticas de Israel con Bahrein y con los Emiratos Árabes Unidos, formalizados el pasado 15 de Septiembre de 2020, en Washington D. C.

    [4] Nota mía. El término “woke” se ha venido utilizado últimamente en los sectores más progresistas de la llamada República de los Estados Unidos para hacer referencia a aquellas personas que son “culturalmente conscientes”, es decir, que han interiorizado plenamente las ideologías características de la posmodernidad.

    [5] Nota mía. Barrio de Nueva York, donde se encuentra la sede de las Naciones Unidas.






    Fuente: NEW YORK POST

Página 2 de 2 PrimerPrimer 12

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 1
    Último mensaje: 11/10/2017, 11:21
  2. Soborno no. Adulterio sí (Christopher Ferrara)
    Por Martin Ant en el foro Religión
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 31/12/2015, 12:03
  3. Un judeo-lituano podría ganar la presidencia de Colombia
    Por HispanicPower en el foro Europa
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 19/06/2010, 06:16
  4. Para las elecciones argentinas
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 28/07/2005, 18:20
  5. Respuestas: 1
    Último mensaje: 25/07/2005, 07:44

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •