Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 20 de 37

Tema: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

  1. #1
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Las partes en cursiva del texto se deben al propio Christopher Ferrara.

    -------------------------------------------------------




    Obispo Conley vs. Obispo Conley. ¿Qué está pasando aquí?

    Por Christopher A. Ferrara

    12 de Octubre de 2016



    Allá por Octubre de 2014, el Obispo James D. Conley de Nebraska dijo esto acerca de las próximas elecciones del 2016:


    Siempre que sea posible, los católicos tienen la obligación de votar, particularmente cuando están en juego asuntos críticos. Hoy día, en nuestro país, ciertamente están en juego asuntos críticos (…). El aborto continúa siendo nuestra vergüenza nacional. Nuestro fracaso en proteger al no nacido es un fracaso de la más alta magnitud. El derecho a la vida es el derecho humano fundamental.


    ¡Bravo por el Obispo Conley!

    Durante los últimos dos años, sin embargo, Conley ha padecido una extraña transformación que parece reflejar un desarrollo similar al de otros prelados americanos, como el del Arzobispo Charles (“ninguna cuestión se encuentra en forma aislada”) Chaput. Conley y sus cofrades profesan estar desconcertados –¡sólo desconcertados!– acerca de cuál candidato merece en esta elección el voto católico.

    Así, después de declarar que “el aborto es un grave, inconcebible e intolerable mal, y que no podemos apoyarlo en las cabinas para el voto”, como así lo hizo Conley en 2014, Conley procede inexplicablemente a reflexionar del siguiente modo:


    (…) Cuando votamos, necesitamos considerar cuidadosamente los detalles específicos de cada carrera electoral. Un partidismo ciego puede ser peligroso, y tenemos que mirar la pasada retórica política y alarmismo de los medios para poder hacer discernimientos prudentes.

    En cada carrera electoral, necesitamos discernir si hay un candidato que pueda favorecer la dignidad humana, el derecho a la vida y el bien común. Cuando lo hay, podremos sentirnos libres de votar en favor de ese candidato, con independencia de que sea miembro de un partido mayoritario o no. En circunstancias extraordinarias, algunos católicos pueden decidir, en buena conciencia, que no hay un candidato adecuado para un cierto cargo en particular y abstenerse de votar en esa carrera electoral en particular.

    (…) Elegir no votar en favor del “Candidato A” no es lo mismo que votar activamente en favor del “Candidato B”. Ningún católico ha de sentirse obligado a votar en favor de un candidato sólo con el fin de impedir la elección de otro.

    En buena conciencia, algunos católicos podrían elegir votar en favor de un candidato que, con cierto grado de probabilidad, sería más probable que hiciera algo bueno, y la menor cantidad de daño, en los asuntos fundamentales: vida, familia, derecho de conciencia y libertad religiosa. O, en buena conciencia, algunos podrían elegir al candidato que mejor represente una visión cristiana de la sociedad, independientemente de sus probabilidades de ganar. O, en buena conciencia, algunos podrían elegir no votar en favor de ningún candidato en absoluto para algún cargo en particular.

    Como materia de conciencia, los fieles católicos (…) harán diferentes juicios sobre esas cuestiones, y llegarán a diferentes conclusiones; esto refleja el hecho de que el Señor nos ha dado intelectos libres y voluntades libres.


    Esto no es más que un argumento ligeramente velado en favor de la abstención en esta elección, o para emitir un voto inútil en favor del candidato de un tercer partido. Es decir, es un argumento ligeramente velado en favor de la elección de Hillary Clinton. O más bien no tan ligeramente velado: “Ningún católico ha de sentirse obligado a votar en favor de un candidato sólo con el fin de impedir la elección de otro.”

    ¿De veras? ¿De dónde deriva Conley este principio nuevo de “conciencia”, dado que los católicos tienen el deber de mitigar el daño al bien católico precisamente votando en favor de un candidato para que así uno mucho peor no sea elegido? Esta es la razón por la que el Papa Pío XII declaró que los católicos debían, bajo pena de pecado mortal, votar en las elecciones italianas de 1946 y 1948, a fin de impedir que el Partido Comunista obtuviera una mayoría en el parlamento italiano. Esto necesariamente implicaba votar por candidatos no perfectos a fin de poder bloquear la elección de candidatos comunistas completamente inaceptables.

    Ahora bien, por un lado, tenemos a Donald J. Trump:


    · Ha prometido nombrar jueces conservatistas para la Corte Suprema, proporcionándonos incluso una lista de 20 jueces conservatistas para nuestro examen o revisión.

    · Su compañero de campaña para la vicepresidencia, Mike Pence, promete que el Roe v. Wade terminará convirtiéndose en un “montón de cenizas de la historia” si él y Trump son elegidos.

    · Ha prometido además defender la Enmienda Hyde, que prohíbe la financiación federal del aborto.

    · Ha prometido buscar la abrogación de la Enmienda Johnson, que amordaza a las organizaciones religiosas en relación a las elecciones, silenciando la voz de la religión en la política. Él declaró incluso: “Me figuro que ésta es la única forma de yo llegar al cielo.”

    · Ha establecido un comité consejero católico de 34 líderes católicos, entre los cuales están algunos de los más prominentes activistas pro-vida en el mundo.

    · Ha prometido dejar de dar fondos a Planned Parenthood hasta que ésta deje de proveer abortos.


    Ningún candidato republicano había contraído nunca tales específicos e inequívocos compromisos por la suprema causa pro-vida.

    En el otro lado, Hillary Clinton promete apretar a través de un aborto federalmente subvencionado a la carta, hasta el momento mismo del alumbramiento, y embalar la Corte Suprema con tres, y quizás hasta cinco, ideólogos rabiosamente pro-muerte y pro-homosexuales, que tiranizarían América durante las siguientes décadas.

    Y con todo, a la vista de estos hechos destacados, y olvidando que los católicos tienen una grave responsabilidad moral de votar por aquellos candidatos que están dispuestos a promover leyes basadas en la ley natural y contra aquéllos que promueven leyes que contradicen la ley natural, el Obispo Conley se frota su barbilla retórica y dice: “Hmm, ¡hay aquí una elección muy difícil!”

    ¿Disculpe? ¿Qué pasó con la declaración de Conley de 2014 de que “Nuestro fracaso en proteger al no nacido es un fracaso de la más alta magnitud” y que “el derecho a la vida es el derecho humano fundamental”? Aparentemente, Conley ha decidido de repente que la magnitud de la matanza masiva de no nacidos no es tan alta, después de todo, y que el derecho a la vida quizás no sea más fundamental que otros derechos (como el imaginario “derecho a la inmigración” sin restricciones).

    Vale. ¿Qué está pasando realmente aquí? ¿De qué va todo esto? ¿Por qué el Obispo Conley y otros prelados americanos están tan claramente en el carro de Hillary Clinton? El indómito Chris Manion en el Daily Caller cree que los $80 millones en fondos federales que los obispos reciben cada año por servicios relacionados con la inmigración y otros proyectos, que Trump bien podría eliminar, constituye parte de la explicación. Él escribe:


    El Cardenal Timothy Dolan de Nueva York, presidente de la conferencia episcopal en aquel momento, realmente admitió al Wall Street Journal que los obispos habían sufrido “laringitis” en relación a la enseñanza de la Iglesia sobre matrimonio, familia y moralidad sexual… ¡desde la década de los ´60!

    De manera coincidente, fue cuando los dólares federales comenzaron a fluir.

    Hoy día un gran pedazo de esos fondos –diez millones al año, como mínimo– van a las agencias de la Iglesia que cuidan de los extranjeros ilegales, como contratistas del gobierno federal.

    Curiosamente, mientras que nuestros obispos han sido ruidosos en su condenación de Donald Trump (igual que Hillary, Dolan avisó lúgubremente de su “nativismo”), han sido extrañamente suaves a la hora de singularizar el historial pro-aborto de su oponente.


    Exactamente es así; y supongo que constituye una buena parte de la respuesta. Pero la mayor parte, desde esta perspectiva fatimista, proviene, creo yo, de lo que el Tercer Secreto de Fátima pronostica y de lo que estamos siendo testigos hoy día: la apostasía de la Iglesia que comienza en lo más alto.

    Solamente esto explicaría por qué Francisco está constantemente demandando fronteras abiertas, protección medioambiental, inmigración ilimitada y la abolición mundial de la pena de muerte, al mismo tiempo que curiosamente se abstiene de demandar la abolición mundial de la estatalmente patrocinada y estatalmente subvencionada matanza masiva de niños inocentes en el seno de sus madres. Éste es un muy peculiar orden de prioridades para un Romano Pontífice. ¿Qué otra cosa sino la “desorientación diabólica”, por citar a Lucía de Fátima, explicaría esto?

    ¡Que Nuestra Señora, Patrona de las Américas, interceda por nosotros por vía milagrosa para esta elección! Pues está claro que no podemos esperar ayuda ni del Vaticano ni de la indigna generalidad de los obispos americanos, que nos conducirían a sacrificarnos a cambio de un plato de lentejas federal.


    Fuente: FATIMA NETWORK
    ReynoDeGranada dio el Víctor.

  2. #2
    Avatar de raolbo
    raolbo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 may, 15
    Mensajes
    455
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    No coincido con la opinión vertida por el articulista.

    Debe quedar claro, en primer lugar, que Trump no es contrario al aborto, sino partidario del mismo por medio de los famosos "supuestos": peligro físico de la madre, violación y malformaciones (eugenesia, hablando claro, otro pecado muy grave que, al parecer, no influye a la hora de votar a Trump). Y, en cualquier caso, sólo ha hablado de eliminar la financiación a Planned Parenthood.

    Es decir, toda la argumentación a favor de votar a Trump (¡Y no sólo eso, sino toda la argumentación a favor de la obligatoriedad de votar a Trump!) es todavía más endeble que la que se podría haber presentado para votar al PP en 2011. Se puede decir que Trump no ha gobernado mientras que el PP sí lo había hecho antes de 2011 y no prohibió el aborto (en la ley Ledesma 85, más o menos lo mismo que Trump dice defender), pero es que la credibilidad de Trump es aún menor. Aún obviando su etapa "pro derecho a decidir" en los años 80-90, en su actual campaña no ha mantenido, ni de lejos, una postura nítida en el tema. Algo que, por otra parte, es lo habitual en muchos de los llamados "líderes pro vida", que precisamente se definen por no querer penalizar el aborto, sino por querer traficar con él para obtener beneficios políticos o económicos.

    Y respecto al ejemplo de Pío XII y las elecciones italianas en el 46 y el 48, hay que ver lo bien que le salió: No hizo falta que ganaran los comunistas para que a Italia llegaran el aborto, el divorcio, el laicismo, etc. Como aquí en España y en todos lados, que aún estamos esperando a la izquierda para que haga todas las tropelías que ya hace rato que ha consumado la derecha.

    Y eso por no hablar de la paradoja que supone exigir el voto para Trump desde posturas de ortodoxia cuando la condena al liberalismo y el impedimento del voto al mismo es diáfana según la Doctrina de la Iglesia. O que casi hegemónicamente se apoye a un acatólico como Trump mientras se critican a la ligera (y de manera mucho más dura que las críticas que he dirigido yo a Trump, al que alguna vez he reconocido cosas positivas) otras simpatías que, ni por asomo, están tan alejadas de postulados católicos como lo está Trump...

    Con todos los fallos en sus palabras, me parece mucho más razonable lo que dice el obispo Conley: O se votan políticas cristianas o no se vota. Y si al articulista le parece que el obispo -del que no es mi intención erigirme en defensor- prioriza la "inmigración sin restricciones" sobre el derecho a la vida, yo le podría decir que él asoma la patita precisamente por lo opuesto: priorizar la "antiinmigración" sobre el derecho a la vida, porque no me creo que tanta gente se siga tragando el rollo conservador "pro vida" a estas alturas.
    Última edición por raolbo; 16/10/2016 a las 17:27
    Kontrapoder dio el Víctor.

  3. #3
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,210
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Cita Iniciado por raolbo Ver mensaje
    Debe quedar claro, en primer lugar, que Trump no es contrario al aborto, sino partidario del mismo por medio de los famosos "supuestos": peligro físico de la madre, violación y malformaciones (eugenesia, hablando claro, otro pecado muy grave que, al parecer, no influye a la hora de votar a Trump). Y, en cualquier caso, sólo ha hablado de eliminar la financiación a Planned Parenthood.
    El articulista ha hablado de otras cosas: nombrar a jueces conservadores para derogar con Roe v. Wade, por ejemplo. Hillary, en cambio, ha prometido nombrar a jueces favorables al aborto y al matrimonio homosexual para consagrar durante generaciones estas aberraciones como derecho constitucional.

    Cita Iniciado por raolbo Ver mensaje
    Es decir, toda la argumentación a favor de votar a Trump (¡Y no sólo eso, sino toda la argumentación a favor de la obligatoriedad de votar a Trump!) es todavía más endeble que la que se podría haber presentado para votar al PP en 2011.
    El PP ciertamente engañó a algunos electores en 2011 prometiendo que reformaría la ley del aborto; sin embargo, a diferencia de España, en Estados Unidos actualmente el aborto está amparado por la Constitución en virtud de Roe v. Wade, que solo puede ser revocada por el Tribunal supremo. Estas elecciones son especialmente decisivas a este respecto ya que recientemente ha muerto Antonin Scalia, uno de los jueces del tribunal de la (ajustada) minoría pro-vida, y será el próximo presidente de EE.UU. quien nombre a su sucesor, lo que consagrará Roe v. Wade durante generaciones o, por contra, permitirá albergar esperanzas en su revocación.

    No me cae bien Trump, creo que es un impresentable, al igual que su oponente, y no sé si votaría por él si fuese yankee, pero el sistema estadounidense es bien distinto al español y allí existe un movimiento católico y pro-vida que tiene influencia real. Respeto la opinión de católicos tradicionalistas como Christofer Ferrara, por lo que no tengo tan claro que los dos candidatos sean igual de deleznables.

    En cuanto a lo de hacer la frontera hispano-mejicana más impermeable, me parece que es algo a lo que todos los hispanistas deberíamos aspirar. No acabo de entender el posicionamiento totalmente opuesto de algunos foristas. Es ilusorio pensar que Méjico se va a anexionar algún día California o Tejas. Por el contrario, no es descabellado pensar en una unión hispanoamericana que pudiera reducir la influencia y dependencia anglosajona.
    Última edición por Rodrigo; 16/10/2016 a las 21:49
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

  4. #4
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,130
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    En resumidas cuentas, que si eres católico tienes que votar a Trump por cojones. Nada de votar a otros candidatos (que los hay, aparte de Hillary) ni de abstenerte. Hay que votar a Trump o incurres en pecado mortal. Esperable en el peculiar "tradicionalismo" yanqui de The Remnant y compañía. Incomprensible en el tradicionalismo hispánico.
    Hyeronimus y raolbo dieron el Víctor.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  5. #5
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,210
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Cita Iniciado por Kontrapoder Ver mensaje
    En resumidas cuentas, que si eres católico tienes que votar a Trump por cojones. Nada de votar a otros candidatos (que los hay, aparte de Hillary) ni de abstenerte. Hay que votar a Trump o incurres en pecado mortal. Esperable en el peculiar "tradicionalismo" yanqui de The Remnant y compañía. Incomprensible en el tradicionalismo hispánico.
    Creo que ningún católico tradicionalista español iría tan lejos. Ahí ciertamente la pifia Ferrara. Creo que podía haber expuesto sus argumentos sin haber recurrido a la falacia del "pecado mortal", que resta credibilidad a todo lo demás. Votar a Clinton a conciencia seguramente sea pecado mortal, pero desde luego no lo es abstenerse de participar en el sistema demoliberal.

    Por otro lado, el boom abortista en todo el mundo empezó con Roe v. Wade, por lo que su revocación me parece que también tendría influencia en todo el mundo. Igual sucede con Oriente Medio, donde la política exterior yankee está erradicando el cristianismo de la región. Creo que es normal que a los católicos españoles nos interesen estas elecciones. Ambas posiciones: "da igual quien gane" o "mejor que gane Trump", me parecen respetables. Lo que sería incomprensible es que un católico prefiriese que ganara Clinton.
    Última edición por Rodrigo; 16/10/2016 a las 21:58
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

  6. #6
    Avatar de raolbo
    raolbo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 may, 15
    Mensajes
    455
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Rodrigo, mencioné el tema de la inmigración porque al final es uno de los temas centrales de estas elecciones. Y sostengo que muchas veces que se nos habla de apoyar a Trump por lo del aborto (no hablo del articulista, al que no conozco, ni de nadie en concreto) en realidad se está apoyando a Trump por el tema migratorio, siendo el aborto un arma más para enmascarar la cuestión a la que se alude. Y sino, ya se dirá porque el articulista se monta la película de que el obispo está contra Trump por el tema de la inmigración. Podrían decirle lo contrario a él.

    Pero en fin, más que el apoyo a Trump, que puedo encontrar comprensible, me parece que en el artículo se hace un patinazo enorme al decir que Trump está dispuesto a hacer leyes basadas en la ley natural (algo que nadie puede tomar en serio), que los citados obispos americanos (que tendrán también lo suyo, desde luego) están "claramente en el carro de Hillary Clinton" o que no votar a Trump es pecado mortal. Y, ahora que lo pienso, la comparación con Pío XII a finales de los 40 está del todo traída por los pelos, porque no se puede comparar la democracia cristiana de antes del Concilio -que aún con todos sus defectos, podía tener mínimamente presente una política cristiana- con Trump. No negaré que todo esto me parece fuera de lugar y aderezado con sentencias muy graves, desde luego.
    Última edición por raolbo; 16/10/2016 a las 23:31
    Kontrapoder dio el Víctor.

  7. #7
    brua está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    16 ago, 15
    Ubicación
    San Felipe y Santiago de Montevideo
    Mensajes
    190
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Celebro que Ferrara tenga la misma posición que yo.

  8. #8
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,210
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Cita Iniciado por raolbo Ver mensaje
    Rodrigo, mencioné el tema de la inmigración porque al final es uno de los temas centrales de estas elecciones. Y sostengo que muchas veces que se nos habla de apoyar a Trump por lo del aborto (no hablo del articulista, al que no conozco, ni de nadie en concreto) en realidad se está apoyando a Trump por el tema migratorio, siendo el aborto un arma más para enmascarar la cuestión a la que se alude. Y sino, ya se dirá porque el articulista se monta la película de que el obispo está contra Trump por el tema de la inmigración. Podrían decirle lo contrario a él.
    No se monta ninguna película. Los obispos norteamericanos están encantados con la inmigración ilegal porque de este modo piensan paliar la extremada reducción del número de fieles católicos en Estados Unidos, donde hay 40 millones de apóstatas (un octavo de la población). De lo que no se dan cuenta, o no se quieren dar cuenta, es que los hispanos que llegan a Estados Unidos abandonan la Fe a un ritmo mayor todavía. En las próximas décadas veremos cerrar, vender y derribar miles de parroquias e iglesias en Estados Unidos y el resto del mundo, particularmente en "Occidente".

    Por cierto, el sínodo de la familia y la nefasta Amoris Laetitia hay que entenderlos en este mismo contexto. La comunión para los divorciados amancebados fue promovida por los obispos alemanes, en especial el cardenal Kasper. En Alemania la Iglesia se financia por los fieles católicos que se registran como tales y los números de "registrados" no paran de descender. Allí, a diferencia de España, el que no se registra como miembro de ninguna religión paga menos impuestos. De ahí la urgencia en tratar de contentar a los disidentes.

    La trayectoria de Christofer Ferrara es clara. No odia a los hispanos. Será demócrata-cristiano, posibilista o como o queramos llamar en política, pero en religión es tradicionalista. Muchos de sus artículos en The Remnant están traducidos al español en Adelante la Fe - Opinión y noticias católicas
    Última edición por Rodrigo; 17/10/2016 a las 00:32
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

  9. #9
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,130
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Martin y Rodrigo, ¿sabéis si John C. Rao ha expresado alguna opinión acerca de Trump?
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  10. #10
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Martin y Rodrigo, ¿sabéis si John C. Rao ha expresado alguna opinión acerca de Trump?
    Que yo sepa no (por lo menos, en sus artículos de The Remnant no lo he visto).

    De todas formas, me gustaría aclarar que Christopher Ferrara coincide con John Rao en compartir un mismo pensamiento tradicional en materia político-social: los problemas actuales de Estados Unidos tienen su origen en su misma raíz constitucional, y por tanto, para una verdadera solución, toda su constitución y sistema político deben ser transformados y cambiados por otros radicalmente distintos (en contraposición al pensamiento conservatista, que sólo ve en los problemas actuales una desviación accidental con respecto a las ideas constitucionales que están en el origen de la República estadounidense, y que, por tanto, la solución radica en volver de nuevo a esas bases y fundamentos políticos establecidos en el origen de la República).

    Aclarada esta base político-teórica en la que descansa el pensamiento de Christopher Ferrara, es lógico que, cuando se desciende a la emisión de juicios sobre cuestiones político-prácticas, puedan existir discrepancias sobre lo que realmente conviene o no al objetivo previamente citado que sirve de base teórica en materia político-social. Entramos, entonces, en el terreno de lo prudencial, y surgen legítimas opiniones distintas de cuál deberá ser nuestra actuación para el caso en concreto. Aquí es donde creo que el Sr. Ferrara se equivoca cuando utiliza un lenguaje categórico en la determinación de cuál haya de ser el comportamiento de un católico estadounidense en las próximas elecciones.

    Hace pocos meses surgió un debate parecido con motivo de las elecciones a la presidencia de la República Argentina. Muchos de los argumentos que se esgrimían entonces han ido aparecido de nuevo al calor de estas nuevas elecciones, esta vez a la presidencia de la República de los EE.UU. La parte que más chirría en la opinión del Sr. Ferrara es la insistencia en esa obligatoriedad en conciencia de, no sólo tener que participar en las elecciones al cargo de Presidente del Gobierno, sino de hacerlo en favor de un candidato en concreto. La razón principal que da es que estamos ante una situación particular que se diferencia de las anteriores, en que los candidatos de los partidos mayoritarios eran inaceptables. Pero creo entender que también el Sr. Ferrara no considera al Sr. Trump un candidato totalmente aceptable para un católico y, por tanto, lo considera más bien como un mal menor. Pero, entonces, ¿en qué se diferenciarían estas elecciones de cualesquiera otras elecciones anteriores, donde también se podría haber realizado ese argumento del mal menor?

    El Sr. Ferrara parece entender que la diferencia específica está en que el Sr.Trump es un candidato que no deriva del propio sistema oficial: no ha ocupado cargos públicos previos ni ha formado parte de los partidos políticos oficiales del sistema, sino que se trata de un outsider que, conforme a la peculiaridad del sistema estadounidense, ha conseguido ser el más votado entre los afiliados al Partido Republicano en las distintas primarias celebradas en los Estados (frente a los candidatos oficiosos de los órganos centrales del Partido) y, por tanto, en principio, puede que se trate de un caso realmente distinto del que se le presentaba a los católicos estadounidenses en pasadas elecciones. Para que nos hagamos una idea de este caso particular, yo creo que se podría comparar (salvadas las diferencias de sistema político y electoral) al de un Jesús Gil y Gil, o un Ruiz-Mateos o un Mario Conde, personas todas ellas no aceptables para un voto genuinamente católico; pero que eran personas poderosas por sí mismas, que no formaban parte del sistema oficial, y que no sabías por dónde iban a salir o lo que iban a poder hacer en contra de los dogmas o postulados político-sociales del propio sistema (el cual se encargaría de destruirlos para evitar precisamente eso, cualquier sorpresa desagradable).

    Quizás ésta sea la clave de la excesiva confianza que el Sr. Ferrara deposita en el Sr. Trump. Y eso es lo que le hace caer en la, a mi entender, exageración equivocada de tomar la posición de imponer en conciencia a los católicos (so pena de incurrir en una supuesta culpa moral grave para aquél que no haga eso, y sólo eso) la participación en la votación y la emisión del voto en favor del Sr. Trump.

    Yo creo que, a diferencia de la opinión del Sr. Ferrara, en este caso particular sería legítimo (es decir, no debería inquietarse la conciencia de ningún católico) tanto votar al Sr. Trump como el no participar en las elecciones, pues a nadie se le puede obligar a realizar un mal, aunque éste sea supuestamente menor. En los ejemplos que pone de Pío XII de las elecciones de 1946 y 1948, se trata de cuestiones particulares totalmente distintas (en tanto que particulares). El sistema de elección era distinto y las candidaturas distintas: me parece, aunque no estoy seguro, que allí sí que se podía votar por candidaturas genuinamente católicas (aunque, desgraciadamente, Pío XII y el Vaticano se posicionaran en favor de los democristianos). Pero incluso un católico italiano de aquel entonces podía haberse legítimamente abstenido de votar, argumentando la farsa del nuevo sistema político italiano de la posguerra (impuesto, por cierto, por los propios EE.UU., como método de control de la propia política italiana).
    Última edición por Martin Ant; 17/10/2016 a las 12:37
    Kontrapoder, Rodrigo y Trifón dieron el Víctor.

  11. #11
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    He querido dejar a propósito para este otro mensaje el tema de la lucha por la vida de los inocentes y el tema de la inmigración en EE.UU. (que se mencionan en el artículo de Ferrara), porque creo que merecen una mención aparte.

    Para cualquier aspecto referente a la verdadera actitud tradicional en lo político-social en el caso particular de los estadounidenses, nunca se insistirá lo suficiente en recordar (para no errar en estas materias) el criterio establecido por todos aquellos estadounidenses que se dedicaron a recomponer y forjar el pensamiento tradicional en EE.UU. en la década de los sesenta y setenta. Me estoy refiriendo, claro está, a todos aquéllos que se reunían en torno a la revista Triumph y a las asociaciones que estaban ligadas a esa publicación.

    En este sentido, es preciso, en primer lugar, recordar aquella famosísima y memorable jornada del 6 de Junio de 1970, en la que un nutrido grupo de tradicionales estadounidenses, dirigidos y capitaneados por el inolvidable L. Brent Bozell, se dirigieron primero a la Iglesia de S. Esteban mártir para celebrar una "Misa Funeral por los Santos Inocentes" (celebrada por cuatro sacerdotes, siendo uno de ellos un afroamericano, otro un chino y otro un hispano); después se dirigieron a la Rotonda Washington en donde, al lado de la estatua ecuestre de George Washington, se realizaron varios discursos; y, por último, el propio Bozell acompañado de un puñado de personas, se dirigió a realizar una protesta, mediante el rezo del Rosario, a la Clínica Hospital de la Universidad George Washington, en donde fueron agredidos por fuerzas policiales. En todos estos sitios estuvieron arropados por miembros de la organización "Los Hijos del Trueno" (capitaneados por Mike Schwartz), provenientes de la Universidad de Dallas (donde tenía su cuartel general Frederick Wilhelmsen), y que portaban por la calles de Washington sus uniformes de Requetés y sus banderas del Vaticano, en lo que vino a ser la primera manifestación pública por la vida del inocente en toda la historia de los EE.UU.





    He querido señalar esto, antes de pasar a resumir la posición de los estadounidenses tradicionales de la revista Triumph en materia de inmigración hispana y de política a seguir con los inmigrantes hispanos, para dejar bien claro que si hay alguien en los EE.UU. que tenga autoridad moral para hablar sobre materia de lucha por la vida inocente y en materia de inmigración hispana, son precisamente los estadounidenses tradicionales (tradicionales, insisto, no sólo en lo religioso, sino también en materia político-social), que reiniciaron (o, casi me atrevería decir, inauguraron) el pensamiento tradicional en EE.UU.

    La línea editorial de Triumph era favorable a la inmigración hispana como elemento esencial para la necesaria transformación del sistema político estadounidense hacia posiciones político-sociales genuinamente católicas. Pero también eran realistas, y sabían perfectamente el problema que suponía la pérdida de la fe de sus mayores de muchos inmigrantes hispanos que se "americanizaban" y, por tanto, se perdía esa levadura que los editores de Triumph consideraban necesaria como coadyuvante en el cambio político estadounidense hacia un régimen de genuino orden social cristiano o de genuina constitución político-social cristiana.

    Razón, por la cual, entre otras iniciativas, L. Brent Bozell fundó la organización "Misión Guadalupe" en 1985, a fin de que, al mismo tiempo que se daba asistencia material a los inmigrantes hispanos (sin distinción de que fueran legales o ilegales), se les trataba de instruir y enseñar para no perder o para reactivar (si se había perdido) la fe católica de los padres y ancestros de los inmigrantes.
    Última edición por Martin Ant; 17/10/2016 a las 12:44
    Rodrigo dio el Víctor.

  12. #12
    Avatar de raolbo
    raolbo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 may, 15
    Mensajes
    455
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Cita Iniciado por Martin Ant Ver mensaje

    Yo creo que, a diferencia de la opinión del Sr. Ferrara, en este caso particular sería legítimo (es decir, no debería inquietarse la conciencia de ningún católico) tanto votar al Sr. Trump como el no participar en las elecciones, pues a nadie se le puede obligar a realizar un mal, aunque éste sea supuestamente menor.
    Es que la discusión, planteada en términos razonables, sería si es lícito para un católico plantearse el voto a Trump -que ni de lejos, como cualquier líder conservador en un país protestante, tiene una serie de propuestas aceptables en ese sentido- simplemente porque éste represente un verdadero mal manor respecto a Clinton. Discusión en la que no pretendo entrar, ni tampoco afirmar que ser partidario de Trumo es pecado mortal o algo similar.

    Pero en el artículo se da una vuelta de tuerca, y no sólo se asume que votar a Trump es aceptable, sino que incluso se afirma que es obligatorio bajo peligro de pecado mortal. Simplemente hice constar lo que me parece un disparate, aunque repito que puedo comprender (que no compartir) el apoyo a Trump.

    P. D. Por cierto, no me parece descabellado afirmar que Trump es una suerte del equivalente americano de las formaciones identitarias europeas, a las que ciertamente veo con muy poca y decreciente simpatía. Lanzo esta idea a ver qué os parece, porque hay, desde luego, bastantes similitudes a muchos niveles (prosionismo, antiinmigración en clave racista, defensa a ultranza de lo que llaman "valores occidentales", etc).
    Última edición por raolbo; 17/10/2016 a las 21:17
    Kontrapoder y DOBLE AGUILA dieron el Víctor.

  13. #13
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,130
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Cita Iniciado por Martin Ant Ver mensaje
    Yo creo que, a diferencia de la opinión del Sr. Ferrara, en este caso particular sería legítimo (es decir, no debería inquietarse la conciencia de ningún católico) tanto votar al Sr. Trump como el no participar en las elecciones, pues a nadie se le puede obligar a realizar un mal, aunque éste sea supuestamente menor.
    Estoy bastante de acuerdo con su mensaje, incluida la caracterización que hace de Trump como un Jesús Gil y Gil. No obstante, me chirría un poco este párrafo. Si las opciones son votar por Trump o no votar, es casi lo mismo que pedir el voto para Trump, porque de esa manera ganaría Trump igualmente.

    No hay que olvidar que, aparte de Trump y Hillary, se presentan otros candidatos que no suelen salir en los medios. ¿Por qué no se analizan sus programas para ver si alguno concuerda más con la doctrina católica? Si aquí se hace un análisis de "voto útil", el mismo sería trasladable a las elecciones españolas para apoyar al PP contra el PSOE. El Partido Republicano, lo mismo que el PP, no va a hacer nada contra el aborto, por mucho que diga el Sr. Ferrara. En ese contexto, si se argumenta el voto útil por el candidato republicano como forma de producir un cambio en el sistema, también se podría argumentar el voto al Partido Democráta por razones patrióticas y religiosas de largo plazo. No en vano, los católicos -también los preconciliares- solían votar por los demócratas porque, a igualdad de condiciones morales, éstos más respetuosos con la presencia católica e hispana. Por otra parte, no me consta que los católicos simpatizasen nunca con un candidato que enarbola el nativismo, como es el caso de Trump.

    Cita Iniciado por raolbo Ver mensaje
    P. D. Por cierto, no me parece descabellado afirmar que Trump es una suerte del equivalente americano de las formaciones identitarias europeas, a las que ciertamente veo con muy poca y decreciente simpatía. Lanzo esta idea a ver qué os parece, porque hay, desde luego, bastantes similitudes a muchos niveles (prosionismo, antiinmigración en clave racista, defensa a ultranza de lo que llaman "valores occidentales", etc).
    Hay una conexión muy clara con las formaciones identitarias europeas. Ayer una coalición llamada FORTRESS EUROPE, cuyo socio español es Respeto, pedía el voto para Trump con este vídeo:



    Aparte de la habitual simpatía de la derecha europea por los republicanos yanquis, el apoyo a Trump viene determinado por sus propuestas contra la inmigración, como tú apuntabas en mensajes anteriores. También influye el hecho de que Trump sea prorruso y sea el candidato que vienen apoyando los medios rusos. Todas las demás razones que se han esgrimido (como su supuesto antiabortismo o antisionismo) no se sostienen y son simples tretas para engatusar a ciertos sectores del electorado.

    Me parece comprensible que se apoye a Trump por su antiinmigracionismo y su rusofilia. Aunque yo no lo apoyaría por esas razones, es una opción lícita. Lo que no me gusta es que esos motivos prosaicos se adornen o incluso se tapen con otros más elevados que todos sabemos que no se están ventilando en estas elecciones. También me parece razonable que se apoye a Trump porque se crea que puede producir un vuelco en la situación internacional de predominio estadounidense, como explicó Donoso en su día, aunque esta estrategia no está exenta de peligros.
    Última edición por Kontrapoder; 18/10/2016 a las 00:21
    raolbo dio el Víctor.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  14. #14
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    No hay que olvidar que, aparte de Trump y Hillary, se presentan otros candidatos que no suelen salir en los medios. ¿Por qué no se analizan sus programas para ver si alguno concuerda más con la doctrina católica? Si aquí se hace un análisis de "voto útil", el mismo sería trasladable a las elecciones españolas para apoyar al PP contra el PSOE. El Partido Republicano, lo mismo que el PP, no va a hacer nada contra el aborto, por mucho que diga el Sr. Ferrara. En ese contexto, si se argumenta el voto útil por el candidato republicano como forma de producir un cambio en el sistema, también se podría argumentar el voto al Partido Democráta por razones patrióticas y religiosas de largo plazo. No en vano, los católicos -también los preconciliares- solían votar por los demócratas porque, a igualdad de condiciones morales, éstos más respetuosos con la presencia católica e hispana. Por otra parte, no me consta que los católicos simpatizasen nunca con un candidato que enarbola el nativismo, como es el caso de Trump.
    Pero es que las peculiaridades del sistema político y electoral estadounidense a las que aludía en mi mensaje anterior son las que han permitido que se haya dado un caso que el Sr. Ferrara, creo yo, considera como particularmente específico, que quizá explique su insistencia (a mi entender equivocada) en la confianza ciega que él deposita en el Sr. Trump y, por tanto, su (a mi entender imprudente) insistencia en la obligatoriedad del voto católico a favor, y sólo a favor, del Sr. Trump.

    Una de esas peculiaridades del sistema estadounidense es la de que se puedan presentar candidatos que van por libres y por cuenta propia (sin estar sometidos a obediencias de ningún tipo, pues tienen independencia económica suficiente para ir por libres) en el seno de cualquiera de los dos Partidos Mayoritarios del sistema. Para que nos hagamos una idea: es como si yo me afilio mañana al PSOE, y me presento como candidato a Secretario General del Partido en las próximas elecciones primarias. Si yo estuviera forrado de dinero como el Sr. Trump gracias al dinero de mis supuestas empresas, yo montaría una campaña mediática espectacular, y vencería (o no) a los candidatos oficiosos que tuvieran el apoyo de los órganos centrales que estuvieran rigiendo en ese momento al Partido (hoy en día, la Comisión Gestora).

    Pues bien, esto que era imposible hacerlo hasta hace pocos años en los dos Partidos Mayoritarios del sistema "español", siempre ha sido algo supuestamente posible en el sistema estadounidense. Allí la relación entre afiliado y Partido no es tan fuerte como lo ha sido aquí durante el actual régimen: aquí todos los que ostentan cargos legislativos o de gobierno dependen prácticamente del líder del Partido, y prácticamente le obedecen a rajatabla; en cambio, allí no se sienten tan vinculados, y pueden ir en contra del líder de su Partido en los distintos cargos públicos que ostenten las personas que se han presentado a dichos cargos amparándose en las siglas del Partido.

    Todo esto que acabo de decir vale, como digo, tanto para el Partido Republicano como para el Partido Demócrata. Pues bien, creo que la razón de que el Sr. Ferrara confíe tanto en el Sr. Trump (hasta el punto incluso, exagerado, de considerar incurso en un acto de omisión culpable a todos aquéllos católicos estadounidenses que no le voten) es por esto que acabo de decir: que la situación particular que se va a dar en las próximas elecciones no la considera de categoría igual a la de todas las anteriores elecciones, en que siempre se presentaban los candidatos oficiosos de uno u otro de los Partidos Mayoritarios. Es decir, aquí, según él, no se trataría de un caso de mal menor entre un candidato oficioso de un Partido y un candidato oficioso del otro Partido (pues, entonces, efectivamente, ¿en qué se diferenciaría este caso actual de cualesquiera otras elecciones pasadas en que se daba la misma situación?), sino de un caso de mal menor (porque el Sr. Ferrara, según he entendido de su artículo, lo sigue considerando un caso de mal menor) entre un candidato libre o no oficioso de un Partido (candidato del cual se podría esperar, según sus promesas, algún cambio accidental en el sistema que justifique el voto católico) y el candidato oficioso del otro Partido (del cual se sabe que seguirá la línea del sistema).

    Estos argumentos del Sr. Ferrara son los que me hacen sugerir la no inquietud de la conciencia de un católico que libremente decidiera votar, en estas elecciones particulares, al Sr. Trump. Del mismo modo que considero equivocado al Sr. Ferrara por querer ir un paso más allá, y declarar la obligatoriedad del voto hacia Trump, pues un católico estadounidense puede legítimamente optar por no participar en estas elecciones, pues, como he dicho antes, también en este caso nos encontraríamos ante una situación de mal menor, y a nadie se le puede obligar a apoyar positivamente un mal, por muy supuestamente menor que éste sea.
    Última edición por Martin Ant; 18/10/2016 a las 10:03
    raolbo dio el Víctor.

  15. #15
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,459
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    En resumidas cuentas, que si eres católico tienes que votar a Trump por cojones. Nada de votar a otros candidatos (que los hay, aparte de Hillary) ni de abstenerte. Hay que votar a Trump o incurres en pecado mortal. Esperable en el peculiar "tradicionalismo" yanqui de The Remnant y compañía. Incomprensible en el tradicionalismo hispánico.

    Es que tampoco hay que llevar las cosas demasiado lejos; el ejemplo de SS Pío XII sólo puede aplicarse a su caso concreto (años 40, comunismo estalinista a las puertas de Roma). No es aplicable a este, y la comparación es improcedente por parte del articulista. Naturalmente, NO ES pecado mortal abstenerse o no votar a Trump; faltaría más.
    Última edición por DOBLE AGUILA; 18/10/2016 a las 21:48

  16. #16
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Por si todavía pudiera haber alguna duda acerca de la licitud de la abstención para un católico en las siguientes elecciones estadounidenses, el propio candidato Trump se ha encargado él sólo de despejarlas. Anteayer, en un mensaje, declaró abiertamente sus dudas sobre la eventual limpieza del próximo proceso electoral. Creo que esta confesión de parte es muy importante de cara a destruir la opinión de la sola legitimidad del voto al Sr. Trump como la única opción obligatoria para un católico estadounidense. Si la Sra. Clinton ganara las elecciones y un votante católico del Sr. Trump increpara a un católico abstinente, podría darse el siguiente diálogo:


    Católico votante de Trump
    : Tonto, por tú culpa ha ganado Clinton. Con tu abstención, tú has contribuido a que ganara el candidato anticatólico que va a seguir perpetuando este sistema político-social anticristiano. Has incurrido en pecado. Vete a confesarte, mal católico.

    Católico abstinente: Perdone usted, pero, ¿por qué me había yo de molestar en ir a participar en unas elecciones que estaban amañadas y que, por lo tanto, ya se sabía de antemano el resultado que iban a tener y, por lo tanto, mi voto no habría influido absolutamente nada en el resultado final? ¿Es que acaso la moral católica obliga a un católico a tener que participar en unas elecciones de cuya limpieza procesal se tiene serias y razonables dudas?

    Católico votante de Trump: Eso de que las elecciones estuvieron amañadas no es verdad. ¿Acaso estás poniendo en duda el sistema político y electoral de nuestra sacrosanta democracia? ¿Eres un antipatriota?

    Católico abstinente: Yo amo a mi patria y, precisamente, porque la amo, quiero su transformación del actual sistema masónico anticristiano a otro genuinamente cristiano conforme lo manda nuestra Santa Madre Iglesia. Pero difícilmente se conseguirá esa transformación participando activamente de una farsa, como lo es la del proceso electoral estadounidense.

    Católico votante de Trump: ¡Y dale con lo de la farsa electoral! Eso te lo sigues inventando.

    Católico abstinente: No me lo invento yo. Las dudas sobre la limpieza del proceso electoral estadounidense las emitió tu candidato, el Sr. Trump. Así que no me culpes a mí de la victoria de Clinton, ni me atosigues recriminándome una supuesta incursión mía en pecado, pues ya ves que tenía razones muy poderosas para no haber participado en las pasadas elecciones. Si tú pensabas que votar al Sr. Trump era algo lícito para un católico a fin de producir algún cambio en el sistema, yo no te recrimino nada ni te inquieto tu conciencia; pero tú tampoco inquietes mi conciencia por haber optado por la abstención, pues también, como ves, era una opción lícita para un católico estadounidense.

    Católico votante de Trump: (...).


    -----------------------------------------------------


    Fuente: El PAIS



    Elecciones EEUU

    Trump, con los sondeos en contra, agita el bulo del fraude electoral

    El republicano, criticado por líderes de su partido, conecta con una amplia desconfianza en el sistema


    Marc Bassets

    Washington 18 OCT 2016 - 09:07 CEST


    Donald Trump, que ha roto tantos precedentes en la política de Estados Unidos, se adentra en otro terreno desconocido. A falta de tres semanas para las elecciones presidenciales, y con los sondeos en contra, el candidato republicano afirma que habrá un fraude electoral masivo para hurtarle la victoria. El bulo, reprobado por varios líderes republicanos, cuestiona algunos fundamentos de la democracia de este país: las elecciones libres y el traspaso sin incidentes del poder. Un 41% de votantes cree que podría haber fraude en favor de la candidata demócrata, Hillary Clinton, según un sondeo.

    “Está claro que se ha puesto en marcha un amplio fraude en el voto antes y durante la elección. ¿Por qué los líderes republicanos niegan lo que ocurre? ¡Qué ingenuos!”

    El mensaje de Trump en la red social Twitter, el lunes por la mañana, culmina un fin de la semana en el que ha redoblado la retórica conspirativa. Además de poner en duda la legitimidad de las elecciones, Trump ha repetido la petición de que Clinton vaya a la cárcel por crímenes no demostrados, y ha insinuado que esta toma drogas y debería someterse a un control antidopaje antes del tercer y último debate de esta campaña, el miércoles en Las Vegas (Nevada).

    “Nuestra democracia se sostiene en la confianza en los resultados electorales, y el speaker confía plenamente en que los estados organizarán esta elección con integridad”, dijo una portavoz del ‘speaker’ o presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, líder de los republicanos en Washington. El gobernador de Indiana y candidato a la vicepresidencia con Trump, el republicano Mark Pence, también se distanció el domingo de su jefe y dijo que este aceptaría el resultado electoral. En EE UU son los estados, mayoritariamente controlados por el Partido Republicano, y las instituciones locales los encargados de organizar las elecciones. Un fraude masivo sólo podría producirse con su cooperación. La teoría conspirativa de Trump implicaría que los republicanos participarán en un fraude en contra de su candidato y en favor de Clinton.

    No existen demasiados precedentes de candidatos de un gran partido que de forma explícita, e incluso antes de la jornada electoral, socave la confianza en el mismo proceso que debe llevarle a la Casa Blanca. Los candidatos Richard Nixon y Al Gore perdieron por márgenes muy estrechos en 1960 y 2000, pero aceptaron el resultado y permitieron que la sucesión se desarrollase sin incidentes. Si se hace caso de las palabras de Trump, no es seguro de que esto vaya a ocurrir si el 8 de noviembre gana Clinton.

    El temor es que algunos seguidores del republicano puedan tomarse en serio sus palabras y, primero, provoquen incidentes en la jornada electoral y, después, se nieguen a aceptar el resultado.

    La primera consecuencia de las palabras de Trump podría ser una reducción de la participación electoral entre los propios republicanos. Pero el mensaje de Trump también tiene atractivo entre quienes creen que las élites han amañado el sistema en su contra y en favor del establishment representado por los Clinton y el propio Partido Republicano de Trump.

    Como muchas de las teorías conspirativas de Trump, la del fraude electoral es una versión exagerada de mensajes que el Partido Republicano ha alentado en el pasado. En los últimos años los republicanos han impulsado leyes que endurecen las condiciones para votar con el argumento de que servirían para atajar el fraude electoral.

    En la convención de Cleveland, el pasado julio, los delegados republicanos ya entonaron el canto de “¡enciérrenla, enciérrenla!” Allí Trump, que había formulado en el pasado la misma petición, replicó: "Derrotémosla en noviembre".

    La huida hacia adelante de Trump —con denuncias de un complot internacional, la insistencia en el fraude electoral y los ataques personales a las mujeres que le acusan de agresión sexual— vulnera todos los manuales de la política electoral estadounidense.

    En vez de moderar su mensaje para atraer a los votantes centristas e indecisos, lo radicaliza. Así entusiasma a su base más fiel, con el riesgo de espantar a los moderados. Esto es lo que dice la teoría, pero Trump ya ha roto muchas teorías desde que en junio de 2015 presentó su candidatura sin que nadie apostase por él.

    El magnate neoyorquino ha entendido que la desconfianza en las instituciones es un fenómeno extendido y piensa que la idea de que las elecciones están amañadas puede calar. Suele citar el precedente del Brexit, el voto, en contra de los pronósticos, a favor de la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

    Según un sondeo del diario Politico, un 41% de votantes —y un 73% de republicanos— cree en las teorías de un posible fraude electoral. Otro sondeo, del Pew Research Center, revela que el 78% de votantes de Trump cree que es importante que el perdedor reconozca la derrota. Pese a la amplia desconfianza, los deseos de romper el orden parecen escasos.


    Fe de errores

    En una versión anterior de este artículo, se daba a entender que Donald Trump no fue el primero en pedir en encarcelamiento de Hillary Clinton, sino que fueron los delegados republicanos en la convención de Cleveland, en julio. En realidad, Trump ya había hecho esta proclama antes, aunque no en Cleveland.
    Última edición por Martin Ant; 19/10/2016 a las 11:02

  17. #17
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,184
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    No tiene sentido alguno defender a Trump más allá del razonamiento pragmático, ya que se trata al final de no hacer nada o de hacer algo que no por principio sino por circunstancias crees que te va a favorecer. Volviendo al ejemplo de hace unas semanas, Tamerlán no tiene nada de bueno pero conviene que derrote a los turcos. Pero aunque Tamerlán gane ¿quién te dice que luego no va a arrasar Roma también? No se puede saber.

    Desde un aspecto moral no hay obligación alguna, tampoco creo que nadie dijera en su día que era pecado no luchar en el ejército de Constantino, y obviamente Constantino era mejor que Trump. Aquí es una cuestión prudencial.

    Otro aspecto a tener en cuenta son los efectos colaterales de la derrota. Los nazis no eran católicos, pero su derrota suposo la derrota de muchas cosas que sí lo eran y que habían sido asociadas a ellos, como se explicó en un hilo en este foro. La derrota de Trump puede suponer el hundimiento de más cosas que el propio Trump. Y se empeora si encima son los propios católicos los que deciden atarse de esa forma imprudente.

    Lo que no está tan claro son los efectos colaterales de la victoria. Por décadas, quizá ya siglos, los católicos se han sumado a bandos y guerras de gente que no era suya (generalmente liberales conservadores) con la esperanza de tener beneficios colaterales de sus victorias, cosa que nunca ha pasado. Con Constantino los cristianos sí tenían su propio plan político que iba más allá de que Constantino ganara, eso no sucede a día de hoy. Por eso probablemente dará igual que gane Trump igual que da igual que el PP todas las elecciones de los próximos 100 años, porque no hay objetivo político propio, sólo somos tropas auxiliares de guerras ajenas.
    Última edición por Donoso; 19/10/2016 a las 12:39
    Kontrapoder, Hyeronimus, raolbo y 1 otros dieron el Víctor.
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  18. #18
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Vale. Pero me gustaría recalcar que ese razonamiento sobre Ciudadano Trump deberían también hacérselo ver muchos católicos que dan su apoyo moral incondicional al Sr. Putin, y aplicárselo a su vez al jefe político de Rusia.

    Dejando al margen los aspectos de política interior (política provida o promuerte, política proinmigración hispana o antiimigración hispana, etc., etc.) si quisiéramos enfocar las próximas elecciones estadounidenses desde el punto de vista de la política exterior o internacional, ciertamente el Sr. Trump es posible que pudiera significar la paz. Es decir, podría significar el fin del Estado Islámico, el restablecimiento de Bashar al-Ásad en el pacífico dominio de los territorios de su jurisdicción, y el fin del conflicto en Oriente Próximo, y todo el mundo de vuelta a su casita (y Dios en la de todos).

    Pero lo que no cabe duda alguna es que la Sra. Clinton significa la guerra. Es decir, significa la continuación en la escalada de la política de provocación hacia Rusia llevada a cabo por los Gobiernos de EE.UU. hasta el día de hoy, hasta que al Sr. Putin se le acabe la paciencia y declare la guerra a "Occidente".

    Si nos ponemos en plan providencialista, es cierto que Ciudadano Trump podría (o no, ¿quién sabe?) significar un elemento pacificador al estilo de Tamerlán con los turcos, y significar para esta vieja y decrépita Europa una prolongación de su tiempo de paz con vistas al cambio y a la conversión. Pero igualmente, la Sra. Clinton significaría, sin duda alguna, la continuación de la política de provocación, y el Sr. Putin vendría entonces, a su vez, a constituir un elemento de castigo para Europa, pues Europa quedaría englobada dentro de ese genérico ataque a "Occidente", sin necesidad de decir cuáles serán en ese caso los efectos colaterales para los católicos, estando de por medio en mitad del "fregado". (Del mismo modo que a los tradicionales españoles de 1940 no les entusiasmaba ver a los alemanes al pie de los Pirineos, a mí personalmente no me haría ni pizca de gracia tener a los rusos al pie de los Pirineos.)
    Última edición por Martin Ant; 20/10/2016 a las 10:30

  19. #19
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,130
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Martin, es muy dudoso que de Trump se derive la paz. Pudiera ser, por una carambola de la historia, pero es muy dudoso. El tipo ha hecho declaraciones en las que hablaba con gran naturalidad de invadir varios países. En el pasado apoyó las intervenciones norteamericanas en Oriente Próximo y aún pedía más. Su forma de manejarse en la vida no invita a pensar que adopte posturas responsables en el ámbito militar. El que iría como vicepresidente, Mike Pence, dice en la actualidad que hay que bombardear a Assad.

    Por cierto, el candidato que más se significó a favor de Assad fue el denostado Ted Cruz. Cruz habló claramente de apoyar al régimen sirio e incluso envío a un senador a hablar con Assad en Siria. Sin embargo, en los medios rusos se descalificó desde el principio a ese candidato, señal de que aquí el verdadero interés no es Siria.

    No estoy al tanto de las posiciones reales de Hillary Clinton. Probablemente sea una bruja, como algunos dicen. Pero, en lo que tengo observado en las últimas décadas, el Partido Demócrata no es tan agresivo en el exterior como el Partido Republicano, por mucho que diga cierta leyenda que los califica de "aislacionistas". Los demócratas han bombardeado países, cierto, pero las grandes intervenciones las llevaron a cabo los republicanos. El jaleo que hay ahora montado en Oriente Próximo tiene su origen en los gobiernos de Bush, padre e hijo.

    En mi opinión, Putin apoya a Trump, no tanto porque sea prorruso, sino porque cree que será tal desastre que sumirá a Estados Unidos en el caos y con ello dejará de ser la primera potencia. Claro, que esto se puede se puede volver en contra muy fácilmente. Imagínate que Trump renuncia --a veces da la impresión de que Trump en realidad no quiere ser presidente-- y se pone de número uno Mike Pence, que tiene todas las trazas de ser de la vieja escuela.
    Última edición por Kontrapoder; 21/10/2016 a las 03:32
    raolbo dio el Víctor.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  20. #20
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Re: Opinión de Christopher Ferrara para las 58ª elecciones a la presidencia de EE.UU.

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Bueno, yo lo planteaba de la siguiente forma:

    - Gana Donald Trump: posibilidad de paz o posibilidad de continuación de la política de los anteriores Gobiernos en Oriente Próximo y, por ende, en relación a Rusia.

    - Gana Hillary Clinton: seguridad absoluta de continuación de la política de los anteriores Gobiernos en Oriente Próximo y, por ende, en relación a Rusia.

    Pienso que con Trump puede haber lugar a la duda o la incertidumbre (y, por tanto, una puerta abierta a la posibilidad de la paz). Con Clinton, en absoluto.

    (Dicho todo lo cual, huelga recordar, por supuesto, la carencia de idealismo o altruismo alguno de Rusia en la cuestión siria, sino la mera existencia de un interés tan vital para ella como lo es la tanto tiempo ansiada y finalmente conseguida salida al Mediterráneo, con su base naval en Tartus.)
    Última edición por Martin Ant; 21/10/2016 a las 11:37

Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 1
    Último mensaje: 11/10/2017, 11:21
  2. Soborno no. Adulterio sí (Christopher Ferrara)
    Por Martin Ant en el foro Religión
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 31/12/2015, 12:03
  3. Un judeo-lituano podría ganar la presidencia de Colombia
    Por HispanicPower en el foro Europa
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 19/06/2010, 06:16
  4. Para las elecciones argentinas
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 28/07/2005, 18:20
  5. Respuestas: 1
    Último mensaje: 25/07/2005, 07:44

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •