Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 11 de 11
Honores2Víctor
  • 1 Mensaje de Godofredo de Bouillo
  • 1 Mensaje de juan vergara

Tema: Interesante artículo (Jorge Abelardo Ramos)

  1. #1
    Avatar de Godofredo de Bouillo
    Godofredo de Bouillo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    19 dic, 08
    Mensajes
    704
    Post Thanks / Like

    Interesante artículo (Jorge Abelardo Ramos)

    "Cuando un marxista argentino defendía políticamente a nuestra Iglesia Católica".

    La fábula engañosa de la historiografía del mitrismo sarmientista, el mismo que denostó al caudillo federal Ibarra y entronizó en Santiago del Estero a los hermanos Taboada, leales y sumisos al centralismo porteño, nos hizo siempre creer que en los meses de la violenta postrimería de su segundo gobierno, el general Juan Perón se había convertido en un fanático anticlericalista y había ordenado él mismo la quema de las iglesias, como reacción frente a los ataques que su gobierno recibía de cierta clerecía ultramontana. Al cabo de más de de cincuenta años esa historia se demuestra falaz y antojadiza y justamente lo demuestra un marxista latinoamericano.

    Se trata nada más y nada menos que del profesor Jorge Abelardo Ramos (el “Colorado”), el mentor del marxismo latinoamericano (en reacción al eurocentrismo comunista), formado en el trotskismo, adscripto al nacionalismo revolucionario, apoyatura crítica del peronismo y creador en nuestro país del Frente de Izquierda Popular y del Partido Socialista de la Izquierda Nacional (PSIN).

    Una de sus definiciones categóricas en esta materia se condensa en este aserto luminoso, que suena como un verdadero cachetazo contra tanto “progre” anticatólico y liberal, como el actual gobierno, que entienden que destruir a la Iglesia Católica es parte de una tarea revolucionaria: “Los amargos y hasta soeces ataques a la Iglesia son la manifestación vulgar de una política extranjera contra la Nación. Ésto debe explicarse en el sentido de que la fe católica es profesada por la mayoría de los argentinos y latinoamericanos y es, de algún modo, como la coránica en Medio Oriente, un peculiar escudo de nuestra nacionalidad ante aquellos que quieren dominarnos o dividirnos”.

    “En los pueblos marginados del ‘estilo de vida occidental’ y que, como nosotros, padecen un ‘estilo de vida accidental’, la religión ejerce un doble papel: el teológico que le es propio y el de ideología nacional defensiva contra el dominador extranjero”, agrega el extraordinario historiador y político nacionalista.

    Estos esclarecedores conceptos, muy poco conocidos por la izquierda cipaya argentina y hasta por mucho de los propios herederos de su pensamiento, fueron publicados en agosto de 1986 en la revista Politikón, de efímera vida editorial, y que fuera dirigida por Oskar Blotta, poco antes de que Ramos hiciera pública su adhesión al menemismo y fuera designado embajador en México, pocos meses antes de su muerte.

    Decía entonces Don Abelardo: “Más bien debería hablarse de las malas relaciones del Estado con la Iglesia Católica. Resulta realmente picante que el gobierno, desvelado por su manía perfeccionista de llevar sus vínculos con el Occidente luterano, y en general con el mundo externo, al nivel de un romance inextinguible, valore tan poco la delicada naturaleza de sus vínculos con la Iglesia argentina y con los católicos”.

    “Estos ‘progresistas’ en el gobierno (pareciera que el ‘Colorado’ hubiera escrito ayer), aturdidos todavía con un poder que no habían soñado alcanzar jamás, se han vuelto librepensadores decimonónicos. Dicho sea al pasar, el Occidente luterano hace poco caso de las cabriolas y banquetes del ilustre canciller Dante Caputo. Reagan abofetea a la Argentina y vende trigo a bajo precio a los rusos cuando le conviene. A las grandes potencias se les antoja algo ridícula la seudo-diplomacia de los países que pretenden ser occidentales y no lo son”.

    Y añade: “No pasa un solo día, sin embargo, que por casi todas las radios (en poder del gobierno) y en las revistas ilustradas, aunque sin la menor ilustración, todo género de personajes, y aún de insectos de un nivel cultural equivalente a su especie, no se haga un escarnio de la Iglesia. Pero no se trata, en realidad, de una cuestión de índole religiosa, ni de que un viejo pecador como yo pretenda pasar como beato. Por cierto que los pastores protestantes, los archimandritas, los rabinos, los Testigos de Jehová y los mormones se sienten bien a gusto con el alfonsinismo en el gobierno. De todo lo cual debe inferirse que no hay teologías en discusión, sino más bien una ofensiva no declarada contra los católicos y su Iglesia. Esta ofensiva cuenta con la ‘neutralidad benévola’ el Estado, a cargo de un gobierno extasiado por una Constitución que establece el sostén del culto católico. Misteriosa contradicción”.

    Refiriéndose Ramos a su muy bien conocida realidad latinoamericana porque caminó lo largo y lo ancho todo el subcontinente, subraya Ramos que “he dicho más de una vez que, en América Latina, el indigenismo indicativamente esgrimido por blancos puros de religión protestante esconde, allá en el fondo, la acción político-étnica del imperialismo. Este último se propone fragmentar más todavía la Nación-continente. De la misma manera, los amargos y hasta soeces ataques a la Iglesia que suelen verse en las tapas de las revistas porno-progresistas de Buenos Aires, no suponen un diálogo herético con Dios o el soliloquio de un metafísico, sino la manifestación vulgar de una política extranjera contra la Nación. Esto debe explicarse en el sentido de que la fe católica es profesada por la mayoría de los argentinos y latinoamericanos y es, de algún modo, como la coránica en Medio Oriente, un peculiar escudo de nuestra nacionalidad ante aquellos que quieren dominarnos o dividirnos”

    “La campaña contra la fe católica, sus símbolos, sus hombres y sus instituciones es tanto secreta como pública. Secreta, en cuanto a la silenciosa poda de los subsidios tradicionalmente otorgados a las escuelas privadas dirigidas por sacerdotes católicos. Y pública, a través de todo género de lenguaraces que han tomado la radio o la televisión por asalto en nombre de la ‘participación democrática’. Ésto debería traducirse en un franco enfrentamiento entre la ‘progresía’ y la ‘feligresía’. Pero no es tal. La respuesta de los sectores nacionales y, en este caso, de la Iglesia, por dichos medios es medida por un gotero por estos ‘profesionales de la libertad’. Si se toma como ejemplo el tema del divorcio (hoy debiéramos hablar del homomonio, recién aprobado por el Congreso), otra muestra de la inventiva inagotable del alfonsinismo, se verá que la truculencia periodística contra la Iglesia tiene pocos precedentes en la Argentina”.

    Y se pregunta el intelectual marxista: “¿Cuál es la actitud del gobierno? Adopta el aire pampeano de dejar pasar el tiempo. Se lava las manos como si nada le concerniese. Son sus diputados y senadores de liviano equipaje intelectual los encargados de conducir el tema, seguidos al trote por los peronistas liberales, que con legión y por raleados demócratas cristianos, poco cristianos y dudosos demócratas, aunque alfonsinistas devotos. Cabe imaginar qué diría Irigoyen de sus herederos y Perón de los suyos”.

    “Pero lo que resulta digna de ser señalada es la actitud de la ‘gran prensa’, cuya unción en otra época arrancaba lágrimas. Eran los tiempos en que el régimen oligárquico, la Iglesia y la ‘prensa seria’ discurrían armoniosamente en el ‘statu quo’. Después de Juan 23 y de Pablo Sexto, después de Medellín y de Puebla, cuando la Iglesia descubre América por segunda vez y admite que la liberación del nuevo mundo recae en las manos del gran pueblo latinoamericano, la oligarquía tanto como la gran prensa se distancian de la cristiandad. La miran con sospecha, como los coroneles-terratenientes a los obispos del Brasil”.

    Y concluye Jorge Abelardo Ramos, el hoy vituperado pensador de la cuestión nacional: “Es que el Estado Nacional aguarda su nacionalización. Así como destrata a las Fuerzas Armadas, a las que simula atribuir la responsabilidad común de los excesos en la represión, del mismo modo que condena a los comandantes que ocuparon las Malvinas y absuelve al general que las rindió, así como trata a la señora Thatcher con la punta de una pluma, el régimen gobernante dedica a la Iglesia una hostilidad infatigable”.

    Recordemos: estas filosas conceptualizaciones del “Colorado” Don Abelardo fueron escritas en 1986, es decir hace mucho más de diez años. ¿Algo ha cambiado desde entonces? ¿No seguimos los católicos argentinos tan escarnecidos como entonces por la política demoledora de un gobierno “nacional y popular”, que se esmera con fruición en entregarnos al dominio de la extranjería de los disvalores haciendo trizas las esencias del ser nacional?
    ReynoDeGranada dio el Víctor.

  2. #2
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,191
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Interesante artículo (Jorge Abelardo Ramos)

    Me acuerdo de su columna en la revista "Politicón", después sacó "Marcha" que era financiada por un sector de la Iglesia. Fue un personaje curioso, ese cóctel ideológico que preparó lo hizo un pionero de numerosas corrientes actuales.



    Pregunta: ¿quién recordó el artículo?



    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  3. #3
    Avatar de Nicus
    Nicus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    04 abr, 11
    Ubicación
    Muy Fiel y Reconquistadora Ciudad de San Felipe y Santiago de Montevideo
    Edad
    34
    Mensajes
    904
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: Interesante artículo (Jorge Abelardo Ramos)

    Dice la Wikipedia, sobre Jorge Abelardo Ramos:

    Dueño de una extraordinaria y singular personalidad y pese a su aspecto poco criollo, pelirrojo -que le hizo ganar el inevitable sobrenombre de El Colorado- y pecoso, era descendiente de criollos por el lado paterno: su abuelo había sido un hombre de a caballo, un payador ácrata de fines del siglo XIX que, en los caminos del canto y de la militancia libertaria conoció y se casó con una institutriz alemana en una estancia de la provincia de Buenos Aires. De ese matrimonio entre un payador gaucho anarquista y una institutriz alemana nació Nicolás Ramos, el padre, también anarquista, de Jorge Abelardo Ramos, quien se casó con doña Rosa Gurtman, una muchacha de la clase media, judía, porteña, hija de socialistas austríacos y adscripta ella misma a las ideas del socialismo.
    Influido por el ambiente familiar y por la lectura del escritor anarquista español, radicado en Paraguay, Rafael Barret , adopta en su adolescencia las ideas de su padre. Participa, a mediados de la década del treinta, de una importante huelga de estudiantes secundarios que le vale la expulsión del Colegio Nacional Buenos Aires. A poco de estos acontecimientos Jorge Abelardo Ramos comenzó a acercarse a los pequeños grupos trotskistas. Era lo que en la historia argentina se conoce como la Década Infame: un período de fraude electoral, de predominio conservador y de sumisión económica al Reino Unido. Estos grupos trotskistas debían su existencia a la energía y la billetera de Liborio Justo, hijo del presidente fraudulento de la República, general Agustín P. Justo.
    Es ésta nuestra finalidad, nuestro gran ideal. Caminamos para la civilización católica que podrá nacer de los escombros del mundo de hoy, como de los escombros del mundo romano nació la civilización medieval. Caminamos para la conquista de este ideal, con el coraje, la perseverancia, la resolución de enfrentar y vencer todos los obstáculos, con que los Cruzados marcharon sobre Jerusalén. Porque si nuestros mayores supieron morir para reconquistar el Sepulcro de Cristo, ¿cómo no vamos a querer nosotros —hijos de la Iglesia como ellos— luchar y morir para restaurar algo que vale infinitamente más que el preciosísimo Sepulcro del Salvador, es decir, su reinado sobre las almas y sobre la sociedad, que Él creó y salvó para amarlo eternamente?”.

    Plinio Corrêa de Oliveira.

  4. #4
    Avatar de lizetteB
    lizetteB está desconectado Miembro novel
    Fecha de ingreso
    01 sep, 11
    Mensajes
    3
    Post Thanks / Like

    Re: Interesante artículo (Jorge Abelardo Ramos)

    He's one of the most respected men and a good person.

  5. #5
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,191
    Post Thanks / Like

    Re: Interesante artículo (Jorge Abelardo Ramos)

    Orígenes de la Revolución Rusa, diferencias entre Lenin y Stalin, ¿por qué cayó la Unión Soviética?, resurgir de los nacionalismos, cuestiones étnicas, situación actual y futuro de Hispanoamérica, revisionismo histórico, etc. Hace 20 años conferencia del "colorado":




    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  6. #6
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,191
    Post Thanks / Like

    Re: Interesante artículo (Jorge Abelardo Ramos)

    Ja, ja, el sitio dedicado a su memoria reproduce el artículo de Godofredo pero le pone "por Godolfredo de Braulio" :

    "Cuando un marxista argentino defendía políticamente a nuestra Iglesia Católica". por Godolfredo de Braulio \\\ Dicen de \\\ Jorge Abelardo Ramos



    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  7. #7
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,191
    Post Thanks / Like

    Re: Interesante artículo (Jorge Abelardo Ramos)

    A 20 años de la muerte de Abelardo, un resumen de sus ideas y trayectoria, Diario Alfil - Córdoba:

    Abelardo Ramos y el pensamiento crítico

    El mundo de las ideas y la teoría no le era ajeno pero en Ramos eran apenas un instrumento subordinado al análisis y la acción sobre la realidad del país y de América Latina.


    Por Daniel V. González




    Aunque es mencionado casi siempre como intelectual o historiador, Jorge Abelardo Ramos prefería ser aludido como un político, es decir, como alguien que luchó por transformar la realidad social, económica e institucional de su país. A 20 años de su muerte puede decirse que su deseo está cumplido pues muchas de sus ideas se discuten con pasión y han encontrado un lugar en el campo de batalla de la política cotidiana más que en los resecos textos de Historia.
    Claro que el mundo de las ideas y la teoría no le era ajeno pero en Ramos eran apenas un instrumento subordinado al análisis y la acción sobre la realidad del país y de América Latina.
    Siempre atento a los cambios que se iban produciendo en Argentina y el mundo, Ramos iba ajustando sus propios puntos de vista y modificando sus posiciones pues entendía que las ideas no eran materia inerte sino que tenían vida y mucho más aún si eran la base sobre la que se apoyaba su acción política.
    Este pensar y repensar cotidianamente la realidad política y social, observando los cambios y modificaciones que se iban operando y que resultaban imperceptibles para otros, es quizá el rasgo más relevante de su larga trayectoria como intelectual y político.
    Formado en el marxismo clásico, Ramos fue uno de los pensadores que ayudó a encontrar una explicación al peronismo, con el instrumental del marxismo. En aquellos años ‘40 del siglo pasado, mientras el conjunto de la izquierda tradicional enfrentaba al naciente peronismo, Ramos con poco más de 20 años contribuyó a la comprensión de ese movimiento al que atribuyó un carácter progresivo en ese particular momento histórico.
    La trayectoria política de Ramos transcurre entre aquel momento fundacional del peronismo hasta su muerte, hace veinte años, pocos días antes de que su movimiento decidiera disolverse e incorporarse de pleno al Partido Justicialista. A lo largo de ese medio siglo de militancia política, Ramos se fue desprendiendo del marxismo en que se había formado en sus años jóvenes y enderezó sus posiciones políticas hacia una suerte de nacionalismo latinoamericanista.
    El énfasis en la raíz marxista de su pensamiento predominó durante los años sesenta y setenta. Primero fundó el PSIN (Partido Socialista de la Izquierda Nacional) y poco antes de los comicios de 1973 creó el FIP (Frente de Izquierda Popular). Avanzados los ’80, fundó el MPL (Movimiento Patriótico de Liberación) que finalmente se disolvió para incorporarse al peronismo el 17 de octubre de 1994, quince días después de la muerte de Ramos.

    Todo cambia
    En sus giros políticos, Ramos dejaba al costado del camino gran cantidad de “viudas” intelectuales que le reclamaban por sus antiguas posiciones e ideas. Son muchos los que lo han acompañado en un tramo de su trayectoria política y han quedado abrazados a tal o cual etapa de la evolución de sus ideas.
    Sin embargo, lo esencial del pensamiento de Ramos, probablemente la lección más importante que ha dejado, es su espíritu crítico indagador e inquieto, su constante voluntad de observar la realidad y percibir los cambios que ofrecía. En forma permanente Ramos insistía en la necesidad de pensar y analizar con la propia cabeza los acontecimientos políticos y no repetir ideas pensadas para otras latitudes por prestigiosos que fueran sus autores. Así, enmendó a los grandes pensadores del marxismo señalando que ellos habían formado sus ideas en el contexto de la vieja Europa, especialmente Inglaterra, una realidad social completamente distinta a la de América Latina. En consecuencia, decía, había que repensar todo de nuevo.
    En tal sentido, a Ramos le gustaba citar la frase de Simón Rodríguez, el maestro de Bolívar: “O inventamos, o erramos”. Y también la de la antropóloga Margaret Mead: “Cuando alcanzamos a conocer todas las respuestas, nos cambiaron las preguntas”. Y la de Goethe: “Gris es toda teoría pero verde es el árbol de la vida”.
    No repetir “como cacatúas” las ideas generadas para otras realidades, pensar críticamente y con la propia cabeza y no temer los cambios de posición que eso supone, tal ha sido el principal legado de Jorge Abelardo Ramos y su más importante aporte para quienes deseen asomarse a la comprensión de la realidad argentina y latinoamericana.
    Con el paso de los años, Ramos comenzó a despojarse del léxico marxista (la “ferretería”, lo llamaba). Bromeaba al recordar que, durante largos años, el 5° tomo de Revolución y contrarrevolución en la Argentina se llamó La era del bonapartismo, una denominación críptica que remitía a El 18 Brumario pero que resultaba incomprensible para anchas franjas de jóvenes militantes que leían su obra con avidez.
    Cuando alguien le reclamaba por sus antiguas posiciones marxistas o por haber abandonado puntos de vista que en otro tiempo sostuvo con énfasis, Ramos respondía fastidiado: “¡No somos vástagos de Parménides!”, en alusión al filósofo griego que prescindía de valorar el cambio, el fluir, como el dato esencial de la realidad.

    Ramos y Menem
    Con los años, Ramos ha dejado a su paso por la política y las ideas, decenas de Pierre Menard (el personaje de Borges que reescribió el Quijote, palabra por palabra), escritores e historiadores que se han empeñado, prolijamente, en repetir una y otra vez alguna franja de las ideas que Ramos sostuvo en algún momento de su carrera política. Algunos de ellos abrazan con fruición distintos tramos del devenir ideológico y político de Ramos y lo condenan por haber abandonado tal o cual punto de vista. Lo rechazan por haber continuado pensando la realidad, lo que lo llevó a sostener puntos de vista distintos a los que él mismo defendía en el pasado.
    De tal modo, cada uno toma de Ramos aquel aspecto de su pensamiento que más conviene a sus propias convicciones políticas. Hay quienes exaltan los escritos e ideas trotskistas del Ramos joven, hay quienes prefieren su nacionalismo latinoamericano, su respaldo a la guerra de Malvinas, su crítica a la guerrilla de Montoneros y el ERP. Y también hay quienes destacan su adhesión, en los últimos años de vida, al gobierno de Carlos Menem y a la gestión económica de Domingo Cavallo.
    Estos últimos años de su carrera política fueron sin duda los más controversiales y los que han desencadenado los más intensos debates entre sus seguidores. Su adhesión y apoyo al gobierno de Carlos Menem ha recogido diversas actitudes críticas incluso entre quienes defienden su trayectoria. Para algunos, al apoyar las privatizaciones y otros aspectos sustanciales de la política de Menem, Ramos traicionó sus propias ideas. Otros, irrespetuosamente, hablan de una suerte de degradación senil de su pensamiento crítico. Hay también quienes graciosamente intentan negar que su categórico respaldo público al gobierno de Menem haya existido y prefieren, por propias necesidades políticas actuales, quedarse con las ideas anteriores a los cambios de sus posiciones en los últimos años de su vida.
    Sin embargo, el pensamiento de Ramos no puede (ni merece) sufrir amputaciones oportunistas.Sus ideas deben ser tomadas en su transcurso y en todo caso explicarlas, en cada tramo de su evolución, en los respectivos contextos que le insuflaron vida y vigor.

    Conjeturas y realidades
    Coincidimos con el escritor Jorge Asís cuando dice que Ramos es el único intelectual al que se extraña. Todos especulamos acerca de cuál sería su pensamiento actual, cómo miraría la política nacional y el escenario mundial de estos años. Pero todo lo que podamos decir no es más que eso: puras conjeturas carentes del mínimo sustento.
    Podríamos preguntarnos, por ejemplo, si Ramos hubiese repetido –aun tardíamente- la trayectoria de otros brillantes intelectuales que, como Octavio Paz, Mario Vargas Llosa y Jorge Semprún, partieron de posiciones de izquierda y luego se transformaron en duros críticos del socialismo y el populismo. Sería osado arriesgar una respuesta en uno u otro sentido.
    Lo cierto es que Ramos alcanzó a vivir el comienzo de las transformaciones ocurridas en el bloque socialista, que tuvieron su manifestación a partir de la asunción de Mijail Gorbachov y que desembocaron en la caída del Muro de Berlín en 1989 y la disolución de la Unión Soviética pocos años después.
    Estos cambios fueron parte del contexto que impulsaron a Menem a adoptar políticas que no figuraban en la panoplia habitual del peronismo pero que adquirían validez a partir de las necesidades concretas de la Argentina de esos años.
    Pero todo lo que pueda decirse hoy de la probable evolución de las ideas de Abelardo Ramos son hipótesis carentes de realismo y del más elemental respeto hacia quien fue uno de los más grandes pensadores argentinos del siglo XX.
    Queda a sus discípulos y a las nuevas generaciones valorar hasta qué punto algunas de sus ideas y propuestas conservan aún validez en el nuevo contexto histórico marcado por el fracaso y la implosión del socialismo y las manifiestas insuficiencias, insustancialidad y chapucería del populismo.
    Las propias ideas de Ramos no podrán escapar al espíritu crítico de las nuevas generaciones ni a los inexorables cambios de escenario con que la realidad nos desafía cada día.
    Pensando en quienes repiten mecánicamente sus ideas o las toman con beneficio de inventario para sostener sus actuales necesidades políticas, Jorge Abelardo Ramos bien podría repetir lo que Carlos Marx dijo de algunos marxistas: “He sembrado dragones y cosechado pulgas”.




    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  8. #8
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    2,487
    Post Thanks / Like

    Re: Interesante artículo (Jorge Abelardo Ramos)

    Me quedo con el "colarado", de la guerra de las Malvinas viajando a ellas junto con el padre Puyelli, al defensor del amigo, compañero y camarada Mohamed Ali Seineldín, al de las conversaciones sobre la visión y capacidad conductiva del General, sobre su Justicialismo profundamente cristiano y profundamente humanista, sobre la tercera posición y su tenaz e inquebrantable enfrentamiento contra la global invasión, y los poderes sinárquicos, sobre el acierto de bregar por la fundamental unidad de hispanoamericana, etc.
    Hay muchas otras cosas del "colorado" que lo mejor es dejarlas en el olvido... ente ellas su apoyo incondicional a Menen cuando predicaba las "relaciones carnales" con los "gringos".
    Última edición por juan vergara; 05/10/2014 a las 05:52
    ReynoDeGranada dio el Víctor.

  9. #9
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,191
    Post Thanks / Like

    Re: Interesante artículo (Jorge Abelardo Ramos)

    ¿Viste el video?, te lo recomiendo. Sabía mucho de historia rusa y las cuestiones étnicas en la ex-U.R.S.S.



    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  10. #10
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    2,487
    Post Thanks / Like

    Re: Interesante artículo (Jorge Abelardo Ramos)

    Aún no he visto el video.
    El "colorado" conocía bien todo lo referente a la Revolución Soviética, admiraba a Lenín y fue trostkista.
    Ese resabio me parece que siempre lo tuvo, lo que le impidió que valorara en su justa medida al General.
    Siempre se opuso a Stalin, y eso lo enfrento con el PC Argentino, Rodolfo y Orestes Ghioldi, Codovilla, etc.
    También despreciaba al socialismo "amarillo" argentino de J. B Justo, Repetto, La Vanguardia, etc.
    Y a la "izquierda", al estilo de "Pagina 12", etc.
    Tenía observaciones notables, hoy día se hubiera vuelto "loco" con la decadencia intelectual de nuestra "dirigencia", política, ni que decir con la farándula-política-educativa y el lenguaje de estos tiempos.
    Recuerdo alguna charla con él, en la que criticaba -con razón- a todas esas cosas, lo mismo que al cipayismo intelectual de Borges, Martinez Estrada, etc.
    Lástima que no terminara de sacarse de encima ciertas "cosas", como la "izquierda nacional", etc.
    La madre era Rosa Gurtman.

  11. #11
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,191
    Post Thanks / Like

    Re: Interesante artículo (Jorge Abelardo Ramos)

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Del blog del cineasta kuka Julio Fernández Baraibar: Un revolucionario que sigue combatiendo en las nuevas generaciones

    Un revolucionario que sigue combatiendo en las nuevas generaciones


    En el año 1967 llegó a mis manos, como un regalo de cumpleaños, Revolución y Contrarrevolución en la Argentina, una edición de Plus Ultra en dos tomos que conformaban una especie de el Gordo y el Flaco del mundo de los libros. El primer tomo, en color azul, era delgado, mientras que el segundo, en color amarillo, redondeaba las 500 páginas. Leer ese libro a los 20 años, en un país gobernado por un estulto general de Remonta, fue una revelación.



    Por primera vez la historia argentina, las luchas políticas y militares que surcieron a sablazos y lanzazos la Patria Vieja, la riqueza ostentosa del Centenario, los hombres de pañuelo al cuello de don Hipólito y esos obreros peronistas que seguían llenando las plazas y las urnas, compartían la calidad que Francisco de Quevedo había hallado en el Amor Constante: “Serán ceniza, mas tendrá sentido; / Polvo serán, mas polvo enamorado”.
    Esos espectros imponentes y heroicos, esos huesos blanqueados en los campos de batalla de todo el continente eran polvo enamorado que impregnaba de sentido el presente e iluminaba con luz trémula, pero brillante los días por venir.
    Devoré al Gordo y al Flaco en semanas y me convertí en un predicador de sus certezas y visiones. Una legión de amigos y amigas de aquellos años contribuyeron, por mi insistencia, a convertir el libro en un “best seller” juvenil.
    Conocí a su autor, Jorge Abelardo Ramos, un año después, en plena agitación de la CGT de los Argentinos. Acababa de llegar de un viaje a España y una visita a varios países latinoamericanos. Era entonces un hombre de 47 años, con el cabello aún más ígneo que el que lucía en la década del 80, cuando ya comenzaba a encanecer. Su conferencia de hora y media, en el Sindicato de Obreros Navales, terminó por deslumbrarme por completo. Su voz, sus gestos de tribuno, el uso irónico de adjetivos y adverbios, la capacidad epigramática de describir personajes y situaciones y un indoblegable optimismo sobre los históricos acontecimientos políticos y sociales cuyas vísperas estábamos viviendo, tuvieron, tanto en mi razón como en mis sentimientos un efecto que aún hoy, a 20 años del fallecimiento de ese hombre talentoso, soberbio y seguro de sí mismo, ejerce su influencia en mis convicciones políticas, literarias y estéticas.
    Comprender al peronismo y a Latinoamérica
    Creo que el principal aporte de Ramos al pensamiento argentino, y que fue la causa del impacto que tuvo sobre aquella juventud de los años '60 fue su comprensión del principal y excluyente tema de nuestra política: el peronismo. La explicación de cómo y por qué los trabajadores argentinos se encolumnaron detrás de un coronel y desarrollaron juntos un gran movimiento cuya tarea histórica fue la creación de un capitalismo autárquico e independiente, en un país soberano, con justicia social y proyección continental. El uso libre y creativo que Ramos hizo del instrumental marxista aplicado a un país semicolonial y su permanente vigilancia para no caer en el lecho de Procusto del marxismo extranjerizante, permitió que ese gran movimiento, el más importante y trascendental que ha generado el pueblo argentino, pudiese ser incorporado al análisis teórico político, sin caer en las categorías lombrosianas y descalificatorias con que la inteligencia académica argentina pretendía reducirlo a un fenómeno patológico.
    En 1806, las tropas napoleónicas ocupaban el territorio alemán, dividido en una miríada de miserables principados, ducados y baronías, impotentes y con una población empobrecida y sin horizonte. Mientras Francia ponía en marcha su revolución burguesa y el Reino Unido se lanzaba ya a una industrialización fundada en el saqueo colonial, el antiguo imperio Romano Germánico dormía una bucólica siesta agraria, sus sembradíos eran hollados por tropas extranjeras y su sórdida aristocracia cazaba ciervos y acosaba rubias doncellas campesinas. En ese momento, un humilde e inteligente hijo de la Sajonia, en el límite oriental de la tierra tudesca, Johann Gottlieb Fichte, publicaba sus célebres “Discursos a la Nación Alemana”. Con los instrumentos ideológicos de su época propuso a sus contemporáneos la creación de un estado nacional para los alemanes. Apeló a los sentimientos patrióticos de sus contemporáneos e intentó movilizar a su pueblo para poder irrumpir en la historia moderna. Y cuando se inició la guerra de liberación del yugo francés, no vaciló en unirse a la milicia para sostener con la bayoneta lo afirmado con la pluma. Pasarían, no obstante, más de cincuenta años, hasta que el privilegio aristocrático y el miserable aislamiento de los príncipes fuese aplastado con puño de hierro por Bismarck.

    Hace cuarenta y tres años, Historia de la Nación Latinoamericana de Jorge Abelardo Ramos propuso a sus contemporáneos -los jóvenes que en aquella época nos iniciábamos en la lucha política- la reconstrucción de un gran estado continental, apelando a la historia de nuestra emancipación y al imperativo que exigía, ya entonces, el futuro.
    Como Fichte, Ramos no pudo ver la victoria de su llamamiento. El nuevo siglo, nuevos y extraordinarios dirigentes políticos, nuevas generaciones han comenzado a reconocer el mandato.
    Y cuando volvemos a vivir tiempos históricos, en los que el pueblo reasume su soberanía y la ejerce, Jorge Abelardo Ramos ha encontrado, desde sus libros y artículos, a la nueva juventud que ha retomado el mandato de independencia, dignidad y unidad latinoamericana. Su prosa, su verbo y su estilo, filosos como sables, siguen dando combate.


    Publicado en Miradas al Sur.
    Buenos Aires, 5 de octubre de 2014





    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. 2 de Abril de 1982
    Por Erasmus en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 17
    Último mensaje: 06/04/2013, 01:20
  2. Por qué García Moya no tiene credibilidad
    Por Hug de Llupià en el foro Regne de Valéncia
    Respuestas: 55
    Último mensaje: 21/05/2010, 08:48
  3. Los ramos de fruta en las fiestas de la palma
    Por tanausú en el foro Reino de las Canarias
    Respuestas: 13
    Último mensaje: 23/05/2009, 09:47
  4. Respuestas: 35
    Último mensaje: 02/07/2006, 21:04
  5. Honor a los héroes de las Malvinas
    Por Ordóñez en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 07/04/2005, 13:40

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •