Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../includes/class_bbcode.php on line 2958

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 38

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 39

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 41

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 42

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 43

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 38

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 39

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 41

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 42

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 43

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 38

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 39

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 41

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 42

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 43

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 38

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 39

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 41

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 42

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 43

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 38

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 39

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 41

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 42

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 43

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 38

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 39

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 41

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 42

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 43

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 38

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 39

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 41

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 42

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 43
Plan de la "Obra Nacional Corporativa" carlista

Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 7 de 7
Honores8Víctor
  • 3 Mensaje de Hyeronimus
  • 4 Mensaje de Kontrapoder
  • 1 Mensaje de Kontrapoder

Tema: Plan de la "Obra Nacional Corporativa" carlista

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,643
    Post Thanks / Like

    Plan de la "Obra Nacional Corporativa" carlista

    Plan de la "Obra Nacional Corporativa" carlista

    Durante la Cruzada de Liberación Nacional la Delegación de Gremios y Corporaciones dependiente de la Junta Nacional Carlista de Guerra, elaboró un proyecto de organización sindical y económica para dar respuesta a la urgente problemática económica y social en que se había visto sumida España desde el triunfo del capitalismo liberal. Fruto de ello fue la creación de la Obra Nacional Corporativa, con el incipiente establecimiento de modos de producción basados en los principios propuestos por la misma y que a continuación reproducimos. Como es sabido los carlistas se unieron al alzamiento para “salvar a la religión y a la Patria”, sin embargo pronto demostraron ser la fuerza política más popular y con mayor fondo doctrinal del conjunto un tanto heterogéneo de cuantos concurrieron al bando nacional. Los carlistas estaban en la vanguardia de la primera línea de fuego, pero conforme se avanzaban posiciones también estaban en condiciones de dirigir la política de la nueva España con más legitimidad que ninguna opción política. La cosmovisión carlista es global, y posee una sensibilidad social muy acendrada. En otras ocasiones nos hemos referido en este blog a la experiencia obrerista carlista. Sin embargo el Carlismo estaba muy lejos de ser un mero movimiento clasista. Cuando se dice que el carlismo ha tenido durante la mayor parte de su historia un carácter popular no se está haciendo una consideración determinista ni se está aplicando una interpretación materialista de la misma. Es carlismo ha sido popular porque concitó la adhesión en un primer momento de la mayoría de los españoles para después no perder una honda influencia en la vida política, social y cultural española. En el carlismo convivieron siempre en armonía gentes de toda extracción social, es un movimiento interclasista pero nada igualitarista. Cuando era popular representaba una ejemplificación de la armonía en la que las jerarquías sociales convivían, cada una con las responsabilidades que su posición determinaba. Profesionales, campesinos, artesanos, funcionarios, obreros, patronos, nobles, etc. en el carlismo jamás se miró la cartera sino la rectitud del alma, la pureza del corazón y el criterio sano en el entendimiento.


    Desde esta perspectiva es donde nace la propuesta social y económica de la Obra Nacional Corporativa, ofreciendo un programa para la recta justicia social (que es todo lo contrario del igualitarismo), proponiendo un modelo original y actual para su tiempo. Lamentablemente sus principios sólo se aplicaron muy levemente; los falangistas y su Central Nacional Sindicalista (CNS) se convirtieron en la columna vertebral de la política social del régimen.


    PLAN DE LA OBRA NACIONAL CORPORATIVA


    I. Espiritualidad


    Ante todo afirmamos la necesidad de una fuerte espiritualidad, sin la cual, ni la vida tiene sentido, ni los mismos problemas económicos y sociales, solución. Mantenemos el principio de volver, en las jerarquías y en las relaciones sociales, al imperio de los valores morales eternos: el honor, el deber, la disciplina, el control de una conciencia recta, sobre todos los actos. El materialismo engendra la esclavitud y la tiranía, porque los medios económicos están siempre en pocas manos y cuando todo gira en torno a su posesión, no hay unión ni solidaridad posibles; no hay más que egoísmo y ambición en los que poseen y desesperación y odio en los desposeídos. Los bienes espirituales, -la inteligencia, el valor, la virtud- distribuidos por Dios sin consideración a las categorías económicas y sociales, cuando influyen decididamente, en la vida y jerarquías de los pueblos corrigen las injusticias de aquella y restablecen la armonía en la justicia. Por eso, frente al materialismo liberal o marxista, nuestro movimiento, es ante todo espiritualidad, condenación implacable del egoísmo y del odio, sentimientos únicos de aquel; exaltación, no de una clase, ni de unos intereses, sino del espíritu y sus valores, que son patrimonio de todos. Y nuestra espiritualidad, no tendrá base ni consistencia, si no fuera religiosa. Por eso se fundamenta en la Fe católica, que de una u otra forma se encuentra firmemente arraigada en todas las almas españolas.


    II. Nacionalismo


    Además de la de hijos de Dios, una condición nos une a todos, pobres y ricos, altos y bajos: la de ser españoles. El orgullo de serlo, ha de llenar nuestra vida. A la gloria de España, han de supeditarse todos los intereses temporales. A España han de servirla todos: los capitalistas, los patronos, los técnicos, los obreros. Toda la producción, todas las actividades económicas y todos los esfuerzos, han de montar en adelante, un servicio nacional permanente, con estas consignas: nuestros productos los mejores; nuestro trabajo el mejor y el de mayor rendimiento; nuestros técnicos los primeros; nuestras tareas, hasta las más humildes, llenas de ilusión nacional de inspiración y de arte. Toda la vida española en la paz habrá de ser una creación constante. Todos para España. Pero también, España para todos dentro de un orden riguroso: sus campos, sus fábricas, sus productos, su cultura, sus tesoros. Ni paro, ni miserias ni abandonos. Nadie que cumpla sus obligaciones para con España deberá carecer en España de lo necesario para la vida. El Estado nuevo, tradicionalista, toma la responsabilidad de hacer efectivos estos postulados.


    III. Política


    Todos los movimientos sociales y económicos, están condenados al fracaso si no van incorporados a una concepción política completa. El Resurgimiento, o lo es en todas las actividades o no es Resurgimiento. Cuando un pueblo se levanta, se levanta todo él, todos sus componentes, las artes, las ciencias, el comercio, el trabajo, la industria, las milicias .-Cuando un pueblo se hunde políticamente, todas sus actividades padecen. El apoliticismo sindical y económico es una estupidez agotada en su concepción. Los trabajadores y productores no pueden seguir ajenos a la dirección general del pueblo constituido por ellos mismos; no pueden seguir construyendo para que unos políticos pestilentes destruyen su obra. El apoliticismo, cuando el ser político era estar con uno u otro partido, podía tener una dignidad y un sentido nacional. Cuando este sentido nacional se impone en la gobernación y dirección del país, el desentenderse de la labor política tiene todo el aspecto de una deserción cobarde y egoísta. En la concepción tradicionalista, esto es, netamente española, los partidos desaparecen y el Estado se funda sobre las fuerzas vitales organizadas. Todas sin excepción deben ponerse en pié; el trabajo, la producción, la cultura, etc. El tradicionalismo reivindica y garantiza sus derechos frente a la ruin política con todo el vigor de sus requetés que están para eso; para rehacer una España nueva, orgánica, fecunda, jerárquica, imperial y sincera, sin máscaras partidistas. Ser tradicionalista no es meterse en un bando más, es trabajar sinceramente cada uno en su puesto y servir desde él a España. La Obra nacional-corporativa es una de las magnas concepciones del Resurgimiento español tradicionalista.


    IV. Trabajo


    Con los trabajadores se han cometido y se pueden seguir cometiendo las más inicuas explotaciones si se persiste en el error de seguirles considerando como elementos de una clase inferior y horizontal: el proletariado. Todos los vividores políticos parlamentarios de izquierda o de derecha, se han envilecido, halagándole porque era numeroso; por egoísmo y por miedo. Pero nadie ha pensado en remediar de raíz su condición desesperada de parias. Porque nadie, más que la concepción orgánica tradicionalista, podía hacerlo. Se pedían para ellos mayores jornales, pero sin sacarles jamás de su condición de proletarios; se les proporcionaba ventajas y viviendas, pero de proletarios; derechos, pero de proletarios. Y al llegar a la meta de sus reivindicaciones, al marxismo integral, se encontraban con esta condición desesperada de proletarios extendida a todos. Todos proletarios, bajo un amo único; el Estado. Este era el final. -Nosotros decimos, que el proletariado, esa masa inmensa sin propiedad, sin hogar, sin amigo, sin taller, sin trabajo constante, sin oficio fijo, abandonada a la contratación de un jornal eventual, es un producto de la destrucción liberal de las propiedades comunales, de los cuadros gremiales, de las organizaciones corporativas, de toda la idea orgánica cristiana; que mientras se acepte como un hecho normal la existencia de esta clase proletaria, es fatal la agrupación sindical de la misma con un sentido de odio y de revancha; que la única solución radical es la organización de! proletariado en las organizaciones restauradas del Trabajo. La Obra Nacional-Corporativa, no seguirá considerando la existencia del proletariado, sino una anormalidad peligrosa, cuya desaparición, por su reincorporación a las distintas actividades y oficios de todos sus componentes, será la primera tarea de la sociedad nueva.


    V. Táctica sindical


    Sindicarse los trabajadores, incluso los de varios oficios, para luchar contra el capital y los patronos, para pedir más jornal y trabajar menos, es una táctica agotada que no da más de sí. Sea cualquiera la fórmula con que se produzca, está llamada a fracasar. En este camino, característicamente marxista, todo está ensayado y desacreditado.Los sindicatos de obreros incorporados a la Obra nacional-corporativa, tendrán como fines y consignas esenciales:a) No abandonar a los trabajadores aislados, a la contratación libre y sin defensa de su trabajo, y, establecer y vigilar en cada industria u oficio las condiciones en que ha de prestarse teniendo en cuenta las exigencias de la vida, las posibilidades de la producción y el rendimiento y calidad del trabajo.b) Crear o contratar, los seguros necesarios para evitar el paro y remediar los accidentes de inutilidad o muerte.e) Convertir a los trabajadores en productores; esta trasformación característica de nuestro movimiento, porque es la que incorpora a los sindicatos el carácter gremial esencial al mismo, se ha de conseguir: con la contratación colectiva del trabajo o labor de cada gremio u oficio en cada obra o industria; con la responsabilidad del sindicato o gremio en su ejecución, facilitando a éstos los capitales necesarios para el desarrollo de sus iniciativas debidamente controladas; creando en el seno de las organizaciones, una jerarquía del trabajo, que haga efectiva la labor y la responsabilidad; fundando el crédito de cada organización en e! rendimiento y calidad de su trabajo; capacitando a los trabajadores organizados para ascender al papel directivo de las empresas; facilitando la colocación de los productos del gremio o sindicato y protegiendo sus especialidades; restableciendo la propiedad colectiva de estos muebles e inmuebles, de instrumentos e industrias, y la libre disposición de los mismos a los fines sociales.d) Suprimir en la medida de lo posible, los intermediarios entre el trabajo y la producción o empresa, y, consiguientemente, los contratantes globales, reduciendo esta misión a los sindicatos o gremios y dando vida y estímulo, según queda dicho, a los contratos colectivos de trabajo divididos por oficios y profesiones y suscritos por aquéllos como primer paso y postulado esencial del nuevo orden de cosas.e) Regular las condiciones del trabajo según las circunstancias y posibilidades de cada región, comarca o localidad y resolver todos los problemas de la asistencia social dentro de éstos y de cada actividad industrial o comercial a ser posible.f) Implantar la participación del trabajo en los beneficios de la empresa, pero a base de las organizaciones y aplicable con preferencia a mejoras colectivas y fines profesionales que la hagan eficaz y verdaderamente útil.g) Reorganizar los oficios, artes y profesiones estableciendo formalmente su enseñanza y aprendizaje, restableciendo sus jerarquías y condicionando y garantizando su ejercicio, de tal modo, que se eleve el nivel medio de su calidad y rendimiento y se consiga que nadie que carezca de preparación y condiciones ejerza un oficio y nadie de los que lo ejerzan deje de tener asegurada siempre su colocación por el sindicato o gremio:h) Acabar con el aislamiento entre patronos o empleados y obreros, restablecer el trato y conocimiento entre éstos y los demás elementos integrantes de la producción y restaurar en fin, la conciencia de la solidaridad de todos ellos en las tareas y la responsabilidad de la producción.


    VI. La consideración de la vida humana en la economía


    En la concepción materialista liberal, la preocupación predominante ha sido la producción y el beneficio. A producir mucho y a ganar mucho, se ha sacrificado todo. El esfuerzo y la vida humana, pasaron a la condición de mercancías y la respuesta a esto, ha sido la revolución de las masas. Para nosotros, la producción y la economía nacional, tienen como misiones primarias mantener y subvenir a la vida de lo nacionales, garantizando a la misma condiciones mínimas de bienestar y satisfacción que al interés nacional importan sean las más elevadas posibles, dejando al juego de las diferentes actitudes naturales y a los insustituibles estímulos del interés privado, las mejoras de las mismas y la creación de las categorías económicas necesarias que así lo serían del trabajo de la virtud y de los valores morales básicos.En consonancia con este principio, y dentro del sistema general económico y social que propugnamos la Obra nacional corporativa, establecerá como reivindicaciones esenciales a las que se habrá de ajustar toda contratación sobre trabajo, las siguientes:a) El jornal normal vital, suficiente para cubrir las necesidades de un nivel mínimo de vida, establecido para cada región, comarca o localidad por los organismos corporativos de la misma, en vista de sus condiciones y de las posibilidades de su economía;b) El salario familiar que modificará el anterior y cuyo establecimiento es de interés público básico, porque constituye la garantía económica de la permanencia, crecimiento y poderío nacionales, imposible de establecer eficazmente y con generosidad, como tantas otras mejoras sin organización corporativa completa;c) Seguros de accidentes, muerte y paro, que deberán ser atendidos y resueltos por la propia organización corporativa de cada localidad o región, y, en caso necesario, por la nacional, procurando evitar la interposición de las Compañías de Seguros, teniendo en cuenta que cada actividad nacional debe mantener a los comprendidos en ella. Las organizaciones corporativas, constituirán necesidades de cualquier paro eventual y transitorio; responderán siempre a sus obreros de una parte mínima de su jornal, para este caso de paro; y tendrán derecho a exigirles por el mismo una cantidad también mínima de trabajo en obras de interés para la colectividad, la región, la localidad, la industria o la nación, de tal modo, que el jornal no falte nunca, que no se dé en balde y que este deber de seguridad y asistencia se traduzca siempre en obras útiles a la comunidad de que forma parte.


    VII. Movilización del Trabajo


    Para lograr hoy la reconstrucción nacional en todos los órdenes y para conseguir mañana la realización de las obras y empresas colectivas en las que se cifre el espíritu y la capacidad nacional de los pueblos, procede movilizar por el Estado o con su aprobación, aquellos trabajadores sin ocupación y .las máquinas o utensilios de las empresas o patronos sin empleo, dando a unos y a otros lo indispensable para el mantenimiento de aquéllos y el entretenimiento y amortización de las máquinas y útiles de trabajo. Con el jornal de mantenimiento se tendrán siempre en cuenta las necesidades familiares del obrero. Si éste pertenece a un sindicato o gremio y percibe del mismo los auxilios a que se refiere el número anterior, la movilización, no le dará derecho a otras percepciones y si éstos se entregan por el Estado o la entidad pública que movilice quedarán en beneficio de la organización.


    VIII. Limitación y reorganización de los oficios y profesiones


    El principio ya enunciado, de que todos los que poseen un oficio o profesión tengan asegurado su trabajo y colocación en la actividad correspondiente, supone el de que los oficios y profesiones no se ejerzan sino por aquellos a quienes prepare y autorice con el título correspondiente la organización gremial o corporativa a que el mismo pertenezca en cada localidad, comarca o región. Esto equivale a la reorganización de los oficios, artes y profesiones que se ha señalado como una de las finalidades de nuestra táctica sindical. El perfeccionamiento y eficacia del trabajo, estriba principalmente en esta reglamentación, que creará la verdadera solidaridad entre los trabajadores e irá reduciendo el tipo de jornalero anónimo sin oficio abandonado a una contratación eventual de su esfuerzo. La dignificación del trabajo y su elevación por la incorporación al mismo de una inspiración moral y artística, sólo así podrá conseguirse. Trabajar más y rendir más, es para nuestra espiritualidad, un imperativo de conciencia para España, una necesidad y el más grave y permanente de los servicios nacionales. El asegurar este trabajo en todos los aspectos y derechos del mismo, constituye la primera de las obligaciones de justicia. Los sindicatos y organizaciones de la Obra nacional-corporativa, consumarán la gran tarea de reorganizar y reivindicar los oficios, artes y profesiones de todo orden, con estadísticas y estudios sobre su situación, establecimiento regular y eficiente de sus enseñanzas en el seno de los mismos, con el auxilio del Estado, clasificación y restablecimiento de jerarquías, organización garantizada de las colocaciones en las empresas o centros de ramo y con cuantos medios indique su celo.


    IX. Nuestra concepción corporativa en las ciudades


    Para nosotros, las ciudades y concentraciones urbanas, no pueden seguir siendo lugares de lujo y miseria, de holganza y desamparo, de burocracia estéril y de hacinamientos anónimos. Reivindicamos los centros urbanos para los organismos superiores de la cultura y de la vida colectiva, para centralizar los resortes de dirección y mando y para restablecer en la paz las organizaciones de la producción y del trabajo. A la representación auténtica de estos organismos, vitales y fecundos, debe corresponder el gobierno y administración de la ciudad nueva, pletórica de fiebre creadora, todo lo genuinamente urbano, desde los nombres de las calles a los servicios municipales, deben volver en su mayor parte a las organizaciones del trabajo y de la producción, gremios, sindicatos y cooperativas, que constituyan su base sin perjuicio del lugar y el derecho de los valores espirituales nacionales e históricos que tienen en los centros de población su natural emplazamiento. Rechazamos la idea de la ciudad dividida en barrios pobres y ricos, burgueses y proletarios, de lujo y miseria. La hermandad nacional aconseja la proximidad y vecindad de los hogares, que permita el trato y el conocimiento. Nosotros no mantenemos la mejora de las viviendas obreras, con un carácter proletario, sino hasta donde permitan las posibilidades económicas del país. Las organizaciones sindicales y gremiales de la Obra nacional-corporativa resolverán estos problemas directamente, con el auxilio y apoyo de las administraciones municipales y del Estado y concluyendo de una vez con la especulación montada sobre este asunto por los intermediarios.


    X. Contra las actividades de pura especulación


    De todas las actividades económicas, la Obra nacional corporativa, tanto como protegerá las de producción en cualquiera de sus aspectos, tratará de ir eliminando las puramente especulativas y de mediación y de reducir las de cambio a sus límites indispensables, especialmente en aquellas cuestiones que como las de seguros obreros, casas baratas, etc., se refieren a necesidades de los trabajadores. En este sentido y a este fin, fomentaremos el cooperativismo y serán encomendadas a las organizaciones sindicales o gremiales y más adelante a las cooperaciones, todos los cuidados de este orden.


    XI. Arbitrajes


    Dentro de nuestras confecciones, eliminada la lucha social y las posibilidades de que se produzca, el arbitraje y sus órganos pierden la importancia decisiva que hasta hoy han tenido en la vida social y de la producción económica. Los Comités paritarios y Jurados mixtos dejan de ser instrumentos de esa lucha y se ven sustituidos por organismos cooperativos, no burocráticos, nacidos en el seno de las mismas organizaciones y encargados del impulso, regulación y mantenimiento de la actividad económica productora. Las leyes sociales y bases de trabajo, ya no son dictadas por un designio político y negativo, ajeno a la preocupación del trabajo y de la producción, sino que surgen de los organismos de ésta. Los casos de conflicto, cuando por excepción se produzcan, tienen una solución fácil y rápida en el seno de la misma organización corporativa, local o regional y en todo caso, hay la garantía suprema de la justicia impuesta por un estado plenamente nacional, cuyas bases orgánicas son las corporaciones o los organismos previos a las mismas.


    XII. Seguridad en los derechos


    Sin el mantenimiento inexorable de este principio, no hay vida económica ni social posible. Y este mantenimiento exige, que los derechos básicos, como los de propiedad y trabajo, no estén a merced de cambios políticos en el gobierno. Por ello, la estabilidad y firmeza del orden interno de los pueblos es incompatible con el régimen de partidos. La Obra nacional-corporativa, podrá imponer a los derechos cuantas limitaciones sean procedentes, pero se desarrolla sobre el reconocimiento pleno de los mismos y aspira a levantar sobre éste, todo el magnífico e insustituible estímulo de la iniciativa privada. Seguridad plena en el derecho a la propiedad, al jornal, al instrumento de trabajo, a los frutos del propio esfuerzo: he aquí, la primera necesidad del resurgimiento social y económico.


    XIII. Regulación de la producción y de los precios


    Los movimientos obreros, hasta hoy, han estado inspirados por resentimientos característicamente marxistas: el odio y la revancha de clase. Ningún otro que se sienta empujado en lo íntimo por iguales móviles y acepte igual planteamiento de oposición y lucha en la restauración de la vida social y económica, es compatible con el orden nuevo y el nuevo espíritu.La Obra nacional-corporativa, restablecer, desde sus primeros pasos, la conciencia y el hábito de solidaridad en cuantos concurren a una actividad productora, como postulado esencial para el establecimiento de un régimen corporativo; incorporar a dichas, actividades un vivo sentimiento nacional y alumbrar en los trabajadores la ilusionada convicción de la posibilidad de su mejoramiento, de su redención como clase proletaria, de su ascensión posible a las categorías superiores de la producción y de su incorporación a las tareas que mantienen la vida de los pueblos.


    XIV. Inspiración anti-marxista


    El solo estímulo de producir más, como el acicate de ganar, no son bastantes para promover, mantener y desarrollar la vida económica. La amarga experiencia de los últimos años, ha demostrado que la abundancia excesiva de productos, puede aniquilar a la producción misma y que la venta de éstos, en libre concurrencia, puede hacerse imposible por la desvalorización de los mismos. El nuevo orden encarnado por la Obra nacional-corporativa, atribuye a las organizaciones de este orden, en las que están agrupados todos los interesados en cada producción bajo postulados de interés nacional y público, la regulación de la producción y de los precios, para lo cual organizarán ferias y mercados reguladores, sin perjuicio de la vigilancia e intervención del Estado para el caso de conflicto entre las decisiones de este orden y el interés general, que quedará siempre garantizado. Ni una industria o explotación más de lo que permita la capacidad de la localidad, la región o el país; ni una sola cuya normal desenvolvimiento no esté garantizado en las condiciones generales del mismo; ni productos desvalorizados ni inasequibles; ni producciones.


    XV. La Obra Nacional-Corporativa ha de ser necesariamente única


    Cuando la Corporación y la idea orgánica, que partiendo de las actividades vitales de los pueblos que ella supone, viene a restablecer la unidad interna deshecha por los partidos, hacer de las organizaciones corporativas cuestión de bandos, envenenarlas con el espíritu partidista convirtiéndolas en modo de ensanchar particulares tendencias, sería el más monstruoso de los contrasentidos. La idea corporativa es por esencia, nacionalmente, una y única. Las Corporaciones no pueden ser varias y en lucha en cada actividad y ramo, sino aquellas que el Estado nacional, organizado sobre las mismas, reconozca y autorice. La creación oficial y legislativa, no es sin embargo suficiente; se necesita que la preceda un movimiento popular que forme esta nueva conciencia de unión y solidaridad entre las masas y esto es la finalidad esencial de la Obra nacional-corporativa.


    Por estas mismas consideraciones, la idea orgánica corporativa, no admite en la dirección y representación suprema del Estado, sucesión de bandos y tendencias, ni la improvisación de caudillajes, necesariamente transitorios y efímeros, sino la permanencia de una institución nacida del seno nacional y tradicional de los pueblos, la dignidad de la máxima responsabilidad y la garantía de la continuidad y conocimiento de este primer oficio de conducción; o sea, cuanto es y representa el principio monárquico. Pensar y .decir otra cosa es señal de no haberse librado de los prejuicios y de la miseria intelectual y moral de las concepciones marxistas, democráticas y parlamentarias.

    El Matiner

    jasarhez, ReynoDeGranada y Trifón dieron el Víctor.

  2. #2
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,130
    Post Thanks / Like

    Re: Plan de la "Obra Nacional Corporativa" carlista

    Los puntos XIII y XIV se han intercambiado por error.

    Me parece fenomenal esto de la Obra Nacional Corporativa y casa bastante con la idea que tengo yo. Pero me pregunto qué opinan algunos carlistas que son partidarios de reducir el Estado a su mínima expresión, que niegan el papel rector del Estado en la economía, o que consideran "estatista" y "socialista" todo lo que sea salirse de la iniciativa privada. Pienso ahora mismo en algunas intervenciones de Martin_Ant, pero también en otras muchas personas que vengo leyendo en Internet. Cito algunos párrafos con la correspondiente explicación:

    Papel protector y regulador de la ONC:

    Cita Iniciado por Hyeronimus Ver mensaje
    Los sindicatos de obreros incorporados a la Obra nacional-corporativa, tendrán como fines y consignas esenciales:a) No abandonar a los trabajadores aislados, a la contratación libre y sin defensa de su trabajo, y, establecer y vigilar en cada industria u oficio las condiciones en que ha de prestarse teniendo en cuenta las exigencias de la vida, las posibilidades de la producción y el rendimiento y calidad del trabajo.


    Seguros obligatorios:

    b) Crear o contratar, los seguros necesarios para evitar el paro y remediar los accidentes de inutilidad o muerte.


    Intervención para suprimir intermediarios y regulación de los contratos colectivos:

    d) Suprimir en la medida de lo posible, los intermediarios entre el trabajo y la producción o empresa, y, consiguientemente, los contratantes globales, reduciendo esta misión a los sindicatos o gremios y dando vida y estímulo, según queda dicho, a los contratos colectivos de trabajo divididos por oficios y profesiones y suscritos por aquéllos como primer paso y postulado esencial del nuevo orden de cosas.


    Por cierto, nótese que habla de "nuevo orden". Esto para quien asocia ese término a la "gran conspiración", según pude leer en otro hilo.

    Reparto de beneficios:

    f) Implantar la participación del trabajo en los beneficios de la empresa, pero a base de las organizaciones y aplicable con preferencia a mejoras colectivas y fines profesionales que la hagan eficaz y verdaderamente útil.


    Salario mínimo:

    a) El jornal normal vital, suficiente para cubrir las necesidades de un nivel mínimo de vida, establecido para cada región, comarca o localidad por los organismos corporativos de la misma, en vista de sus condiciones y de las posibilidades de su economía;


    Seguros puenteando en lo posible a las compañías privadas de seguros:

    c) Seguros de accidentes, muerte y paro, que deberán ser atendidos y resueltos por la propia organización corporativa de cada localidad o región, y, en caso necesario, por la nacional, procurando evitar la interposición de las Compañías de Seguros,
    Sólo pueden ejercer quienes estén reconocidos por el correspondiente gremio:

    El principio ya enunciado, de que todos los que poseen un oficio o profesión tengan asegurado su trabajo y colocación en la actividad correspondiente, supone el de que los oficios y profesiones no se ejerzan sino por aquellos a quienes prepare y autorice con el título correspondiente la organización gremial o corporativa a que el mismo pertenezca en cada localidad, comarca o región.


    Esto es quizá lo más impactante: intervención para regular la producción y los precios; nada de libre mercado, nada de libre concurrencia, nada de leyes de la oferta y la demanda. Esto sería calificado de socialista por la mayoría de economistas y politólogos, incluso los marcadamente de izquierdas. De nuevo, nótese el uso del término "nuevo orden".

    XIII. Regulación de la producción y de los precios

    El solo estímulo de producir más, como el acicate de ganar, no son bastantes para promover, mantener y desarrollar la vida económica. La amarga experiencia de los últimos años, ha demostrado que la abundancia excesiva de productos, puede aniquilar a la producción misma y que la venta de éstos, en libre concurrencia, puede hacerse imposible por la desvalorización de los mismos. El nuevo orden encarnado por la Obra nacional-corporativa, atribuye a las organizaciones de este orden, en las que están agrupados todos los interesados en cada producción bajo postulados de interés nacional y público, la regulación de la producción y de los precios, para lo cual organizarán ferias y mercados reguladores, sin perjuicio de la vigilancia e intervención del Estado para el caso de conflicto entre las decisiones de este orden y el interés general, que quedará siempre garantizado. Ni una industria o explotación más de lo que permita la capacidad de la localidad, la región o el país; ni una sola cuya normal desenvolvimiento no esté garantizado en las condiciones generales del mismo; ni productos desvalorizados ni inasequibles; ni producciones.

    Y aquí viene otra cosa interesante: estos sindicatos/gremios/corporaciones son únicos por cada rama de la producción y es el Estado el que tiene la facultad de reconocerlos y autorizarlos. Luego en último término estos sindicatos dependen del Estado o, por formularlo de otra forma, son un órgano del Estado. Se podrá discutir si esto es bueno no --yo también albergo mis dudas al respecto--, pero parece que, después de todo, el corporativismo que se bosqueja en este plan es bastante similar al corporativismo fascista, o desde luego no es nada incompatible.

    XV. La Obra Nacional-Corporativa ha de ser necesariamente única

    Cuando la Corporación y la idea orgánica, que partiendo de las actividades vitales de los pueblos que ella supone, viene a restablecer la unidad interna deshecha por los partidos, hacer de las organizaciones corporativas cuestión de bandos, envenenarlas con el espíritu partidista convirtiéndolas en modo de ensanchar particulares tendencias, sería el más monstruoso de los contrasentidos. La idea corporativa es por esencia, nacionalmente, una y única. Las Corporaciones no pueden ser varias y en lucha en cada actividad y ramo, sino aquellas que el Estado nacional, organizado sobre las mismas, reconozca y autorice.
    Última edición por Kontrapoder; 26/09/2013 a las 03:50
    jasarhez, raolbo, Trifón y 1 otros dieron el Víctor.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  3. #3
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Re: Plan de la "Obra Nacional Corporativa" carlista

    Me parece fenomenal esto de la Obra Nacional Corporativa y casa bastante con la idea que tengo yo. Pero me pregunto qué opinan algunos carlistas que son partidarios de reducir el Estado a su mínima expresión, que niegan el papel rector del Estado en la economía, o que consideran "estatista" y "socialista" todo lo que sea salirse de la iniciativa privada. Pienso ahora mismo en algunas intervenciones de Martin_Ant, pero también en otras muchas personas que vengo leyendo en Internet. Cito algunos párrafos con la correspondiente explicación:
    En mi caso particular, he mantenido una visión crítica (y así lo he reflejado en varios artículos en este Foro) sobre la literatura económico-social que ha venido manteniendo el mundo tradicionalista en los últimos dos siglos en su enfrentamiento con las nuevas ideas y realidades ecónomicas surgidas a raíz de la Revolución Industrial en adelante (aunque éstas tuvieran un origen bastante anterior a dicha Revolución, así como las discusiones económicas en torno a dichos problemas surgidos en el mundo moderno).

    Por supuesto no me refiero aquí a los ingentes y sacrificados trabajos en el orden práctico realizados por todas estas organizaciones católicas para tratar de paliar los estragos reales provocados por el capitalismo (creación de corporaciones, montes de piedad, cajas de ahorros, cooperativas, etc...), sino a las obras teóricas y doctrinales en las que se trataba de buscar una explicación última y verdadera al fenómeno del capitalismo.

    Evidentemente, de lo que he leído, la Comunión también participaba de esa misma literatura y de las ideas e interpretaciones que en ellas se vertían acerca del origen del mal económico (las cuales a su vez condicionaban las respuestas acerca de las posibles soluciones del problema).

    Entiéndaseme lo que quiero decir: la filosofía subyacente en cuanto al objetivo o finalidad a conseguir, subrayada en toda esa literatura, es correcta (es conveniente señalar, también, su ratificación por el Magisterio eclesial en las encíclicas papales preconciliares), entendiendo, por dicha finalidad, la conjugación o armonía entre la libertad de los miembros de la comunidad política para tomar sus decisiones asociándose libremente en distintas organizaciones, corporaciones o como quiera llamárseles (evitando así el estatismo) con la necesaria coordinación que el poder político supremo ha de ejercer en algunas ocasiones en que el bien común lo requiera (evitando así el individualismo-comunitarismo que fomenta la ideología liberal).

    El problema por tanto no está en la filosofía común que, en lo económico-social, mueve a todos eso movimientos tradicionalistas (Comunión legitimista en España, los tradicionalistas en Francia, los distributistas anglosajones, etc...); el problema está -y de ahí mi crítica- en el insuficiente análisis que en sus obras hacen del problema económico-social del mundo moderno, en particular y principalmente, del análisis del dinero y del sistema financiero, así como de su decisiva y determinante (no digo condicionante, sino determinante) influencia en la economía real o material. Obviamente, como la previa visión que tengamos del problema condicionará las posibles soluciones que avancemos para remediarlo (como señalé antes) dichas soluciones arrastrarán la misma insuficiencia que se originió en el previo análisis del problema.

    En este sentido, Kontrapoder, hay varios juicios en el Plan sobre aspectos contingentes (es decir, que no afectan a la cosmovisión que subyace a todo el conjunto) con los que no estoy de acuerdo; pero no creo que haya en el mismo nada que se pueda considerar contrario a una filosofía corporativa-foral contraria tanto al individualismo liberal como al estatismo socialista. Los dos ejemplos que señala usted al final yo no los veo como de carácter estatista. Cuando habla de la regulación de la producción y los precios, se refiere como órganos reguladores a las distintas corporaciones u organizaciones creadas por la sociedad, pero no al Estado o poder político supremo. Y en cuanto a su reconocimiento-autorización por el poder politico es algo completamente distinto a su constitución-creación por dicho poder político o Estado (como ocurriría, en este último caso, en un régimen estatista).

    Como digo: la filosofía económico-social que trasluce el documento es correcta y no es distinta a cualquier otra -al menos que yo haya visto- de la literatura doctrinal de pensadores tradicionalistas españoles: esto es, la promoción de la propiedad social entre los españoles, distinguiéndola de la propiedad privada capitalista anticomunitaria-antisocial del liberalismo y de la propiedad estatal o "nacionalizada" del fascismo-socialismo (véase, por ejemplo, para más información el libro de Eloy Landaluce, "Carlismo y Socialismo", 1976).

    Pero ahora bien, eso no quiere decir, repito, que el análisis del problema y la correspondiente solución sean completos y, por tanto, del todo correctos. Es ahí en donde entra mi constante defensa del trabajo de C. H. Douglas. Pronto pondré un ensayo completo sobre el mismo.
    Última edición por Martin Ant; 26/09/2013 a las 13:56

  4. #4
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: Plan de la "Obra Nacional Corporativa" carlista

    Pues, sinceramente, me ocurre un poco como a Kontra. Yo también me congratulo de haber leído información sobre esta "Obra Nacional Corporativa Carlista". Y tengo que decir que me gusta lo que he leído. Como colofón diría que, además de las notas apuntadas ya por Kontra, con las que coincido, yo también veo, incluso, algunos rasgos de política autárquía muy sana que también me gustan:

    "Ni una industria o explotación más de lo que permita la capacidad de la localidad, la región o el país; ni una sola cuya normal desenvolvimiento no esté garantizado en las condiciones generales del mismo; ni productos desvalorizados ni inasequibles; ni producciones".

    "Obra Nacional Corporativa" - XIV. Inspiración anti-marxista
    Y me resulta, también, muy familiar la visión que expone con respecto a la arquitectura social de las ciudades de España:

    "Rechazamos la idea de la ciudad dividida en barrios pobres y ricos, burgueses y proletarios, de lujo y miseria. La hermandad nacional aconseja la proximidad y vecindad de los hogares, que permita el trato y el conocimiento. Nosotros no mantenemos la mejora de las viviendas obreras, con un carácter proletario, sino hasta donde permitan las posibilidades económicas del país. Las organizaciones sindicales y gremiales de la Obra nacional-corporativa resolverán estos problemas directamente, con el auxilio y apoyo de las administraciones municipales y del Estado y concluyendo de una vez con la especulación montada sobre este asunto por los intermediarios"

    "Obra Nacional Corporativa" - IX. Nuestra concepción corporativa en las ciudades
    Observo cierta similitud con ésto:

    "Como arquitectos podemos hacer notar que hasta ahora se construyen barrios independientes y distintos para las diversas clases sociales, que naturalmente, fomentan y excitan la lucha de clases. Y ahora queremos hacer barrios para gentes que estén unidas por un fin común, y dentro de cada uno de estos barrios estará comprendida toda la jerarquía desde la máxima hasta la mínima" (.../...) "la zonificación urbana es la tradición material de la lucha de clases socialista que hay que desterrar".

    Servicios Técnicos de FET y de las JONS (1939), p. 29.
    Última edición por jasarhez; 26/09/2013 a las 17:30

  5. #5
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,130
    Post Thanks / Like

    Re: Plan de la "Obra Nacional Corporativa" carlista

    Cita Iniciado por Martin Ant Ver mensaje
    Y en cuanto a su reconocimiento-autorización por el poder politico es algo completamente distinto a su constitución-creación por dicho poder político o Estado (como ocurriría, en este último caso, en un régimen estatista).
    Pero es que eso es exactamente lo que hacía el corporativismo fascista: reconocían sindicatos previamente existentes y los dotaban de carácter oficial, no los creaban ex profeso. De hecho, yo diría que ese párrafo está muy inspirado en las leyes corporativas italianas.
    Pious dio el Víctor.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  6. #6
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Re: Plan de la "Obra Nacional Corporativa" carlista

    Bien, pero ¿el reconocimiento de un cuerpo social preexistente llevaba consigo también una posterior forma de absorción o control administrativo del mismo por parte del poder público? Esta pregunta no es baladí, pues nos permite saber si el poder público respeta el desarrollo de vida propia de dicho cuerpo o, por el contrario, hace una intromisión o injerencia parasitaria en el mismo. Desconozco, en este sentido, en detalle cuál pudiera ser en el terreno de los hechos la actuación del gobierno de Mussolini, pero las referencias que se dan, por ejemplo, sobre las escuelas católicas en Non abiamo bisogno, parecen indicar efectivamente la existencia de dicha injerencia (independientemente de que fuera por mediatización de un partido único o no; el resultado es el mismo). También habría que analizarse si se daba la posibilidad de creación de nuevos cuerpos al margen del Estado, el alcance que pudiera tener el concepto de "Estado totalitario" utilizado oficialmente por el régimen, y demás aspectos concomitantes.

    De todas formas, Kontrapoder, para mí la existencia de una verdadera organización corporativa de la comunidad política no deja de ser una mera consecuencia, no una causa. Quiero decir, yo enfoco más la cuestión en el sistema financiero (con su triple vertiente: ingresos financieros, precios e impuestos) en tanto que condicionante de una hipotética organización corporativa (que, como digo, sería el resultado o producto de dicho sistema financiero). Dicho con otras palabras (y esto es lo que he tratado de transmitir siempre en el Foro): ¿De qué sirve abogar constantemente por la formación de un ordenamiento comunitario corporativo, si al final las decisiones principales van a estar condicionadas por aspectos puramente financieros que pueden dar al traste -y de hecho lo hacen- con cualquier proyecto "feliz" de organización corporativa (y me da igual que sea de tipo tradicionalista como el descrito más arriba de la O. N. C. o cualquier otro, pues todos adolecen de esa misma falta o fallo)? De nada sirve cualquier minuciosa descripción de cualquier proyecto que se pretenda ejecutar si la clave principal para hacerlo funcionar, el sistema financiero, se deja en manos de terceros que persiguen objetivos distintos a dicha comunidad política (y la cosa es más compleja aún, pues aunque el sistema financiero sí estuviera bajo control de dicha comunidad todavía el problema no estaría solucionado en sí mismo).

  7. #7
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Re: Plan de la "Obra Nacional Corporativa" carlista

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Dos cartas de Don Javier a don José María Arauz de Robles

    Fuente: “Apuntes y documentos para la historia del tradicionalismo español. 1939-1966”. Tomo 2. 1940. Manuel de Santa Cruz. Páginas 161-164.


    A continuación reproducimos dos cartas inéditas de Don Javier de Borbón-Parma a don José María Arauz de Robles, Delegado Nacional de Gremios y Corporaciones y autor del libro: “Plan de la Obra Nacional Corporativa”.



    St. Jean de Luz, 25 de diciembre de 1936

    Mi querido Arauz de Robles:

    Mucho te agradezco tus sentimientos de adhesión y devoción personal así como los de los miembros restantes de la Junta Nacional, y bien sabe Dios que no es porque a mí se me refieran, sino a pesar de ello, por mi cargo de Regente de nuestra gloriosa Comunión.

    Te agradezco también tu felicitación de Pascuas y Año Nuevo, a la que sinceramente correspondo, lamentando tener que estar tan alejado de vosotros, contra mi voluntad, en estos días tan alegres que esta vez son tan tristes para los buenos españoles.

    Yo también tengo que felicitarte por alguna otra cosa y lo hago con gusto. Me refiero a la feliz actividad con que llevas tu cargo de Delegado Nacional de Gremios y Corporaciones.

    No debes olvidar que tu cargo es hoy acaso el más importante de todos. Y acaso el de mayor responsabilidad. Porque como tú dices muy bien el magnífico comportamiento de los Requetés nos brinda una ocasión de resurgimiento nacional. Dices una verdad muy grande. Y por eso mismo, por el heroico comportamiento de nuestros Requetés en los frentes, debemos organizar la retaguardia y de manera principal, por ser el mayor problema que nos trajo el liberalismo, debemos atender a la llamada cuestión obrera.

    Creen algunos que los tradicionalistas no tenemos soluciones para este pavoroso conflicto, cuya explotación política ha sido el factor más importante que ha dado el auge, cuando no el triunfo, a los partidos socialistas de todas las naciones del mundo.

    Creen algunos, demasiados, porque nos desconocen, que el tradicionalismo es solamente una doctrina religiosa o un partido aristocrático, ignorando que son obreros y campesinos los que constituyen nuestra masa, y no saben que lo bueno que tiene el fascismo está tomado de nuestro viejo ideario que es viejo y modernísimo, como lo es la verdad. Que la verdad no es más que una, y esa está con nosotros, la tenemos nosotros. ¿Crees, si no, que podríamos existir después de un siglo, entre tantos escombros? ¿Por qué si no también se nos persigue con tanta saña y por todos los medios?

    Es por eso, querido Arauz, por lo que es tan enorme tu responsabilidad.

    Y como la mía no es menor y pudiera sobre ella caer la tuya, si la pudiera haber, yo te encarezco muy señaladamente, aunque sé que no es necesario, que no descanses en tu labor de orientación y propaganda hasta lograr que nuestro sistema corporativo sea una realidad en los últimos rincones de España. Celebraré que en la primera entrevista que tengamos me pongas al corriente con todo detalle del funcionamiento de nuestras centrales obreras y que me envíes mientras tanto todo lo que vayas haciendo de propaganda a Llorente, su casa de San Sebastián, para que él lo haga llegar a mi poder.

    Te saluda cariñosamente tu afectísimo

    Francisco Javier de Borbón

    * * *




    Lisboa, 25 de julio de 1937

    Mi querido Arauz:

    Te agradezco muy cordialmente los magníficos ejemplares de tu obra que acaban de entregarme y las dedicatorias con que los ofreces.

    Aparece tu trabajo en el preciso momento en que puede imprimir la orientación más eficaz a la nueva España.

    Ofrece, además, a tantas inteligencias actualmente desorientadas la llave de nuestras aspiraciones que, con la ayuda de Dios, constituirán la futura base social. En la época en que vivimos, la confusión de ideas y conceptos sociales es tal, que el público no sabe orientarse. Existen una porción de proyectos mal ideados, confusos, en los que el sentimiento domina la razón. Pocos son los que han estudiado los problemas sociales, pero todos hablan sobre los mismos erigiéndose en doctores o en defensores de conceptos extranjeros, inadaptables en el pueblo español.

    Tu obra llega por consecuencia en el momento oportuno, ya que, dejando a un lado cuestiones de detalle, recoge lo esencial, lo traduce en formas prácticas y realizables por su sencillez y su buen sentido, y forma un proyecto sobre que tiene por base el concepto profundamente cristiano y español que ha de caracterizar nuestra reconstrucción.

    Las peligrosas directivas del totalitarismo absorbente, que hace del Estado una pesada máquina administrativa, no sólo directora sino también ejecutora, que aniquila toda iniciativa de particulares o colectividades, que impone reglas fijas en vez de adaptarlas a cada categoría, reduciendo de ese modo la actividad humana a un mero trabajo de serie industrial, han sido felizmente apartados en tu proyecto por lo que te felicito.

    El Estado no debe tener más intervención que la de «consejero director», y nunca debe adueñarse de la construcción social, porque en ese caso, si se saliera de sus funciones, el individuo y la familia no vivirían más que en función del Estado. Él, que no debe existir más que en función de los individuos o mejor de la células principales que son las familias.

    Esa ha sido la enorme equivocación de la política social alemana y más mitigada, aunque también allí pesa, la del estatismo totalitario italiano.

    Tu proyecto corresponde a nuestro concepto de cristianos y de pueblo inteligente y, por tanto, más individualista y más ágil.

    Por ello se acerca a las fórmulas de Portugal y Austria, y eso se explica porque nuestro pasado tradicional ya lo ostentaba en sus fórmulas legales. Hubiera constituido el desarrollo natural de dichos países, si las revoluciones de estos veinte últimos años no lo hubieran retrasado.

    En cambio, en países nuevos –la unidad alemana e italiana no remonta a más de cincuenta años–, la tradición se había perdido para dar lugar a un nacionalismo nuevo que, después de destruir el antiguo equilibrio tradicional que se adaptaba seguramente a los tiempos nuevos, ha tenido que sustituirlo por una centralización excesiva.

    España es uno de los países en lo que la tradición se ha conservado con mayor fuerza, y en donde la continuidad legal y monárquica, aunque deformada, había guardado las grandes direcciones. Y a ello debe el haber podido alzarse en un gesto tan heroico en circunstancias en que cualquier otro país hubiera sucumbido.

    Nuestro programa es el único adaptable y necesariamente constructivo, porque está injertado en un pasado útil, y a él se adapta para conseguir su continuación.

    Me voy alargando demasiado. Te felicito de corazón, mi querido Arauz, y te agradezco ese hermoso trabajo realizado con claridad y energía. A nosotros corresponde ahora imponer su ejecución, aunque la hayan comprometido ciertas ideologías de nuestros… colaboradores.

    Gracias muy especialmente por los ejemplares magníficamente encuadernados, destinados a mi madre, a mi hermana Zita, y a Otto. Haré que lleguen a sus manos en breve y te agradezco ese gesto de verdadero amigo.

    No te había contestado a tu carta anterior, que he estudiado, por esperar un emisario seguro. He hablado largamente con Fal sobre su contenido y estamos de acuerdo sobre la mayoría de sus puntos.

    Adiós, querido Arauz, y muchísimas gracias, quedo tuyo afectísimo,

    Francisco Javier de Borbón.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 0
    Último mensaje: 19/02/2012, 06:32
  2. Respuestas: 13
    Último mensaje: 27/09/2009, 20:17
  3. Respuestas: 0
    Último mensaje: 22/06/2007, 14:56
  4. Respuestas: 7
    Último mensaje: 07/03/2006, 00:08
  5. Article a El Punt: "Sarkozy i el Front Nacional"
    Por Pedro en el foro Catalunya
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 01/07/2005, 20:25

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •