Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 2 de 2 PrimerPrimer 12
Resultados 21 al 25 de 25

Tema: Portugal, Realidad Del Patriotismo Hispánico

  1. #21
    Avatar de Templário
    Templário está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    31 ago, 06
    Mensajes
    88
    Post Thanks / Like

    Re: Portugal, Realidad Del Patriotismo Hispánico

    Caro Rafael Castela Santos

    Aqui nos encontramos en una "Nova Frente":
    Soy Católico, assi me considero. Soy tolerante y liberal; y defino-me como Cristiano Gnóstico. Calculo que un tradicionalista o ortodoxo católico encare esto con perplexidad. Pero, para mim, es normal.
    Esta declaración fue para que Vd. no reaga con tanta perplexidad a mi presencia.

    Aqui en este foro no entro en polémicas tan transcendentes, busco apenas hacer compreender los puntos de vista que creio que son los de la maioria de los portugueses, distinguindo-os también daquilo que és mi pensamiento personal. Los administradores, quando lo entenderen, pueden me banir. Jo próprio, por respecto a las directivas del Foro, prometi no participar tan frequentemente.

    Otra cosa:
    En una actitud de humildad intelectual, pues no conosco nim li en la totalidad, las obras de todos los integralistas lusos, nunca desmenti el amigo Ordoñes; pero en lo que li de António Sardinha, por exemplo, no vi más que una alianza externa estratégica, espiritual y de amistad, con las águas separadas. Ainda en otro dia li un subsídio histórico del percurso integralista por la pena de Leão Ramos Ascensão.
    Quanto a Almeida Garrett, lo que se pone es una frase relativa a la polémica tradicional del uso de la palabra "España", una vez que era el nombre tradicional de toda la Peninsula; - y só neste sentido, los portugueses son "españoles" (No me lembro se fue en el libro "Portugal na Balança da Europa" o en otro texto de su prolífeca obra) Nunca ningum de los citados(o la maioria) fez la apologia de la unión política Ibérica.
    Fico también feliz por no só "integralistas", como también autores liberales y de todas las proveniências aliñadas o no aliñadas (como felizmente és la mayoria) seren aqui citados.
    Já reparei que la critica "católica" a outrance, aqui, por parte de algunos foristas, es bastante exigente, mismo con los insuspectos. Charles Maurras fue calificado y criticado como "gnóstico". Admiro esta grande figura, que humildemente reconesco no ter lido, a no ser partes y citaciones (tengo que corrigir esto). Acho que es discutible esta ideia, pero por mim, encantado con el gran ideólogo.

    Concluindo:
    Apesar de los diferentes puntos de vista del "devir histórico" que tenemos; -y también algunos comunes; aplaudo este texto de su parte: corajoso, soberbo y claro texto, que esclarece la questión de Portugal-España.

    Abrazo.

  2. #22
    Avatar de Templário
    Templário está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    31 ago, 06
    Mensajes
    88
    Post Thanks / Like

    Re: Portugal, Realidad Del Patriotismo Hispánico

    Corrección:

    Aparte desta discussión(del Hispanismo de Portugal en este tema), y completamente aparte del tema de mi ultima mensagen, tive un comentário infeliz (a propósito de Charles Maurras), sobre opiniones livres de otros foristas(o forista!?) aqui no presentes na discussión(ainda más infelizes por esto), - y baseadas en una vaga lembranza de as haver lido en otro tema), de todo escusada y desapropiada. Fican las desculpas.

    Infeliz también por el entusiasmo que no es real de mi parte.
    En nombre de la verdad, tengo que decir que me oponho y combato frontalmente el pensamiento de Maurras sobre los Judeus, y a la ideia, segundo la qual, Maurras y la Acción Française, defendian una Iglésia Católica no Cristiana en todo sus príncipios,- lo que és una contradición a que me opongo y que combato claramente, porque la Iglésia Católica es Cristiana por su própria Essência, y judaico-cristã. La mistura que se hace entre la Masoneria inciática y la masoneria de los desvios jacobinos revolucionarios y de errores agnósticos posteriores (de algunas lojas en Francia, que descuidarion el vínculo original, (criticando-las como se fossen las mismas), és otro equívoco destas corrientes.

    Fica el esclaricimiento.

  3. #23
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: Portugal, Realidad Del Patriotismo Hispánico

    Sardinha hablaba de tener diplomacia y ejército comunes, de empezar por ahí al menos. ¿ Católico y cristiano gnóstico, tolerante liberal ? Ahí mas matao pisha.....

  4. #24
    Avatar de Irmão de Cá
    Irmão de Cá está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    08 sep, 08
    Mensajes
    2,209
    Post Thanks / Like

    Re: Portugal, Realidad Del Patriotismo Hispánico





    Excelente texto que foi trazido ao Foro Santo Tomas Moro por Ordóñez - Hispanista no FSTM.

    Tenho que dizer que não estou de acordo com a excessiva tónica que Raposo coloca na hegemonía castellana nem com a exclusão que faz de África como pólo de hispanidade, que no meu entender é, apesar de constituir uma realidade muito diferente.

    Em todo caso e como dizia... Um texto excelente!


    Hipólito Raposo, Filología política / 1 febrero 1932

    Acción EspañolaMadrid, 1º de febrero de 1932
    tomo I, número 4páginas 408-412
    La historia
    Hipólito Raposo
    Filología política




    El artículo La Hispanidad, publicado en el primer número de esta revista por su ilustre colaborador D. Ramiro de Maeztu, me invita a una pequeña aclaración con la que mucho desearía que todos nos lucrásemos, al disiparse un equívoco tejido en torno de palabras aún imprecisas.

    ¿Deberá incluirse en la expresión «hispanidad» (o la portuguesa «hispanidade») Portugal y el Brasil? El Sr. Maeztu, para contestar afirmativamente, se ayuda de cinco autoridades portuguesas: Camões, André de Resende, Carolina Michaëlis de Vasconcelos, Garrett y Ricardo Jorge.



    Todo cuanto atribuye a los últimos cuatro, como aplauso o en desenvolvimiento de la primitiva proposición de Resende, es cierto, y ningún portugués culto podría legítimamente contrariarlo.
    Hispani omnes sumus (hispanos, somos todos) todavía hoy lo podemos repetir con verdad. Pero, Hispania no es España, ni hispano tiene el mismo valor que español.



    El destino histórico nos puso en presencia de dos conceptos, uno cultural y político el otro, que por mucho tiempo fueron expresados por el mismo vocablo –España o Hespanha–, en el uso de los escritores portugueses, y pienso que también en el estilo corriente de los españoles.

    En el habla romance de la Edad Media el vocablo Hispania vino a convertirse, por la fuerza de conocidas leyes fonéticas, en su equivalente España, que fue siendo empleado para designar, tanto la vieja Península Ibérica, la Hispania Romana, como el reino que, bajo la hegemonía de Castilla, unificó algunas de las [409] antiguas monarquías cristianas de la Reconquista y en oposición a Portugal, Aragón, Navarra y a los reinos árabes.



    Oigamos lo que a semejante respecto nos dice Carolina Michaëlis: «... la palabra España tenía en la época trovadoresca dos sentidos, el más lato para la Península entera, el más restricto para Castilla y León.»



    Para evitar posibles confusiones, quien quería designar la generalidad de los reinos cristianos, decía y escribía las Españas (en plural), refiriéndose al concepto totalitario de la propia división romana. {(1) Cancioneiro da Ajuda, II, págs. 313 y 614.}



    Por eso la invocación de la autoridad de Camoens (Os Lusiadas, C. I., 31) podría ser reforzada en el mismo sentido, con las referencias del III, 23; IV, 49, 53; VI, 56; VII, 68; VIII, 45; las cuales hemos de considerarlas destituidas del valor probatorio que a la primera se atribuyó, al confrontarlas con estas otras: III, 17, 19, 103; IV, 61; VII, 71; VIII, 26.

    Del empleo del doble significado España encontramos también numerosos ejemplos en los escritores del siglo de Camoens, tales como Joao de Barros, Frey Amador Arraiz, &c.

    * * *



    Hoy podemos decir que españoles y portugueses implantaron en América la civilización hispánica; nosotros, hispanos, debemos llamar América hispánica a las naciones que allá creamos, cuando hayamos de considerar en su conjunto la proyección civilizadora de la Península hispánica en las tierras del Nuevo Mundo. Del mismo modo, a la expansión cultural de las dos naciones libres e independientes que por su feliz destino se repartieron para siempre el territorio de la vieja Hispania, es lícito darla el nombre de hispanidad o hispanidade, abrazando en ese término la lengua, la religión, las costumbres, el derecho y el arte, como común patrimonio, en la herencia de Roma.



    Pero, siendo preciso considerar también en su perfecta [410] individualidad las acciones imperialistas de gobierno y dominio, de apostolado, de asimilación y consecuente fisonomía mental, en los territorios vastísimos de Portugal de hoy y de la España o Castilla de ayer, por la misma justa razón debemos recurrir a los neologismos y decir lusitanidad y castellanidad.



    Tan propio es llamar América hispánica al conjunto glorioso de las nuevas naciones simultáneamente creadas en tierras descubiertas por esfuerzos paralelos, como impropio sería decir Africa hispánica, India hispánica o Oriente hispánico, ya que tales expresiones carecerían de significado real.



    Castellanidad y lusitanidad, en el decurso ulterior (moderno) de nuestra misión colonizadora, traducen dos conceptos semejantes y diferentes: semejantes por lo que ambos tienen de hispanidad, o sea de patrimonio común; diferentes, en todo cuanto caracteriza y diversifica las dos naciones que tienen sus capitales políticas en Madrid y en Lisboa.



    Así, hispanidad definiría bien el resultado del esfuerzo paralelo, simultáneo o no, con que los dos pueblos peninsulares alcanzaron y ejercitaron la capacidad de expansión ultramarina, sembrando de naciones nuevas el Nuevo Mundo.



    Por los siglos XVI y XVII, en la edad de oro de la conquista y del apostolado, eran comunes los intentos, se permutaban los misioneros y algunas veces los navegantes.



    La universalización del Renacimiento, ganando las posibilidades de hacerse efectiva con las navegaciones que revelaron los caminos de la esfera terrestre, encontraba también ejemplo y favor en la catolicidad de la Iglesia, que patentaba a las naciones su común origen latino y predicaba a los hombres la igualdad de naturaleza y de destino y la justicia de las recompensas, conforme a los dogmas del Cristianismo romano.



    * * *



    La referencia al período en que Portugal estuvo unido a España (1580-1640), primero en régimen jurídico-político de Monarquía dualista y después en abuso de dominio y opresión de que nos libertamos por la fuerza de las armas, en larga y victoriosa [411] guerra, justamente puede mostrar que el concepto cultura de Hispania es inconfundible con el significado político de España; y prueba también que, dentro de los límites de la vieja Península, Portugal y España, ayer y hoy, y, por nuestra parte, también en un mañana sin límites, constituyen dos realidades distintas e inconfundibles.



    Históricamente, en buen rigor, data de entonces la divergencia y oposición de sentido que tantas veces alejaron a Portugal de Castilla, a la lusitanidad de la castellanidad...



    Si es cierto que algunas veces hubo también para Castilla un peligro portugués, sólo el peligro castellano para Portugal fue una realidad, y, por lo tanto, sólo él merece ser incluido en el balance histórico-político, mostrando que, donde se procuró una unidad forzada, se verificó la inevitable y natural disociación de la monarquía de Felipe IV.



    Por amor de la justicia, no será inoportuno recordar que el concepto político de Portugal, como patria, viene del siglo XII, al paso que la realización de la unidad castellana, sólo fue posible a finales del XV, dando origen a la moderna España.



    En resumen: hispanidad, lusitanidad y castellanidad, si quisieren adoptarse estos tres vocablos que las exigencias del rigor crítico aconsejan, en esta hora histórica de confusiones y subversiones, expresan con precisión las empresas comunes o paralelas de las dos naciones libres de la Península y los esfuerzos aislados, particulares o específicos de cada una de ellas, a partir del siglo XVII.



    Las divergencias se fueron marcando, desde la lengua, de las artes, del derecho, a los métodos de ocupación y colonización.



    No es mi deseo o arbitrio que puede imponer a la civilización hispánica la adopción de estos vocablos, en el sentido que pretendí fijarles, fijando ideas y previniendo equívocos; tal vez tampoco lo pudiese alcanzar el Sr. Maeztu, con toda la autoridad que merecidamente disfruta en los medios intelectuales españoles e hispánicos, en la hipótesis, muy lisonjera, de llegar a estar de acuerdo conmigo.



    Para entendernos clara y lealmente, se hace indispensable precisar ideas y definirlas en términos. Lo que queda dicho, creo no ha de ser enseñanza para nadie y menos –nunca pretendí semejante cosa– para el Sr. Maeztu. [412]



    Pero era preciso que no pasase oportunidad, sin determinar nuestra posición en las huestes del orden cristiano y latino que se alinean en esta revista, seguro de que, reconociéndonos distintos por los colores de nuestros escudos, no nos sentimos disminuidos en fuerza y autoridad para considerarnos hermanos de armas, en la cruzada contra la barbarie roja de Oriente o de Occidente.



    Hipólito RAPOSO








    No veo inconveniente en aceptar la distinción que hace el Sr. Raposo, y que debe agradecérsele, entre hispanidad, lusitanidad y castellanidad. Más aún, creo que será necesario complementarla con otra: la de hispanidad y españolidad, porque hay españoles, como los vascongados, que no nos sentimos incluidos en la castellanidad, pero sí en la españolidad y más aún en la hispanidad.

    De todos modos me parece difícil evitar del todo los equívocos, porque no hay, y debiera haber, una palabra que sólo designe la totalidad de los pueblos procedentes de España, otra que comprenda Portugal y el Brasil y otra, finalmente, que abarque la totalidad de los pueblos engendrados por Portugal y España. Habrá que suplirlas con estar siempre prevenidos de que hispanidad tiene dos sentidos: el más amplio, que abarca también los pueblos lusitanos, y el más restringido, que los excluye; pero esta precaución no es distinta que la impuesta por las mil palabras de varios significados que empleamos en el habla corriente.


    R. de M.

    Proyecto Filosofía en español© 2004 www.filosofia.org
    Acción Española
    1930-1939Hemeroteca
    res eodem modo conservatur quo generantur
    SAGRADA HISPÂNIA
    HISPANIS OMNIS SVMVS

  5. #25
    Duque de Castilla está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    06 feb, 09
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Portugal, Realidad Del Patriotismo Hispánico

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Buenas, ¿sabéis hasta cuando la amazonia perteneció al imperio español? Tengo entendido que allá por 1770 aproximadamente se hizo un tratado el cual España cedía a Portugal todo el área de la selva amazónica hasta entonces de influencia española por lo menos de iure; ¿tenéis algún mapa que muestre el territorio español en sudamérica justo antes y después de dicho tratado?, ¿o alguna página donde pueda informarme o algún dato?
    Un saludo a todos

Página 2 de 2 PrimerPrimer 12

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Comentario sobre el Cid :
    Por Ordóñez en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 22/06/2015, 23:31
  2. Derechos Humanos en Cuba....
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 22/10/2013, 19:06
  3. Sancho III "el Mayor", un Rey pamplonés e hispano
    Por Lo ferrer en el foro Biografías
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 11/01/2008, 22:33
  4. Los Fueros de Sepúlveda
    Por Ordóñez en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 04/08/2005, 17:22
  5. Respuestas: 0
    Último mensaje: 28/04/2005, 20:28

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •