Don Carlos puede decir lo que le dé la gana, pero no por eso tiene la legimitidad. Es más el abanderado de la traición que de la Tradición. No es fiel al Tradicionalismo ni representa al Carlismo.