Totalmente de acuerdo. Desgraciadamente, mientras sigamos buscando el futuro de la Comunión, mirando al pasado, apañados vamos.