Los llamados del Señor ocurren en misteriosas maneras.

Como dijo León Felipe: "Nadie fue ayer, ni irá hoy, ni va mañana hacia Dios por este camino que yo voy. Para cada hombre guarda un rayo nuevo...