Hay que ser muy ingenuo para no imaginarse que dicha cesión, en calidad de "espacio expositivo", podía ser utilizada para estos fines degenerados y perversos.