Media hora para una misa de entre semana, ni en el rito ordinario.