Que notable, pensé que este tipo de lagartos se habían extinguido en Canarias, no sabía lo del descubrimiento en 1999.