Vaya, ahora habrá que preocuparse también por la religión que profesa un futbolista a la hora de ficharlo. Qué poca vergüenza, con la de millones que ganan, que se morirían de hambre en su país y...