Fuente: El Siglo Futuro, 23 de Noviembre de 1906, página 1.



La batalla de anoche


Desde que murió el Señor Conde de Cheste, calientes aún sus cenizas, y quizá cuando aún vivía agobiado...