Precioso. Un canto a las propias raíces, a lo natural, a lo nuestro, la tradición, lo producido en el terruño y no en serie. Antiglobalismo puro. Y lo canta una irlandesa (eso sí, criada en Colombia;...