Porque la política internacional obliga al mantenimiento de relaciones diplomáticas con países con potencia militar, económica, ect., especialmente con la que es (por el momento) la primera potencia...