Fumar no es pecado en sí mismo, sino su exceso; mientras no se tenga total certeza que voy camino a la muerte por fumar, no se puede reprochar moralmente esa costumbre. Desde luego que se supone...