Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3

Tema: Eugenio D'Ors

  1. #1
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,244
    Post Thanks / Like

    Eugenio D'Ors

    Breve biografía del genio catalán en el programa "La Estrella Polar"

    http://www.cope.es/copealo.php5?nomA...=Eugenio+D+Ors'

  2. #2
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    5,001
    Post Thanks / Like

    Re: Eugenio D'Ors

    Semblanza de Eugenio d'Ors por Ernesto Giménez Caballero, 1985

    Eugenio ´D'Ors (1881-1954), coloso intelectual ante cuya comparación todos los juntaletras actuales son enanos (cuando no microbios) es sometido a silenciamiento pertinaz y al olvido, por no perdonársele su condición de "españolista" y "franquista". Pero, la razón principal es que su profundísimo pensamiento y filosofía, no pueden ser juzgados, ni aun olfateados por los incompetentes críticos actuales.

    Eugenio d'Ors


    Don Eugenio (d'Ors y Rovira) significó el bien plantado o bien engendrado (su filosofía debía llamarse Eugenesia). Pero don Eugenio, nacido en Barcelona un 28 de septiembre, 1881 como «Eugeni d'Ors» —y «Xénius» como escritor y Glossari su obra fundamental y su bien amada: «Catalunya»—, un día descubre que, en lugar de iniciador de una catalanidad independiente y hasta imperial, es el último eslabón del romanticismo llemosí, iniciado en 1833 por un empleado de Banca, Buenaventura Carlos Aribau, cuando del «mugró matern la dolça llet bevia».

    Y entonces con decisión heroica de precursor vierte su trilogía política de «Imperio», «Sindicato» y «Misión» ¡a lengua castellana! Desde el centro de España: Madrid. Y el «Xénius» lo transforma en «Eugenio». El Glossari en Glosario. El «'Ors» nos hace recordar que proviene de «Ursus», con sus ursinas cejas. Y del Institut d'Estudis Catalans pasa a la Real Academia Española. Y de maestro de catalanes, a mentor de españoles y americanos. Y aun europeos.

    Y, por tanto, de bien plantado a trasplantado. Hasta que un día de 1954 siente de nuevo la llamada natal y, en su ermita de Villanueva y Geltrú, muere. Mientras comienza a caer sobre esa Tumba un silencio implacable. De coterráneos catalanes por creerle traidor. Y de peninsulares autonomizantes al recordar su Franquismo. De modo que tras pasar a trasplantado tiene que ser, hoy, replanteado.

    Tal como yo lo iniciara por 1942 en mi Amor a Cataluña cuando le abordé en un banquillo, no de los acusados, sino de los defendidos, ante rústica mesa de su casa, calle madrileña del Sacramento y sede del Instituto de España por él creado. Y un hispaniquísimo almuerzo de tortilla española, merluza rojigualda por la mahonesa y el tomate, carnero asado meseteño y vino de tonel. Su pelo era blanco. No aquel negrísimo retratado por Le Serrec, 1910, y Ramón Casas, 1923.

    —Don Eugenio, desde este Instituto de España, ¿añora el de Estudis Catalans?

    —Este Instituto se irá conmigo y no por mi abandono, sino para transformarse en otro de Cultura Hispánica o Iberoamericano.

    —¿Y usted qué haría entonces? ¿Se iría a Francia, donde he visto que torna usted a viajar y con tanto halago le acogen los «amigos de Carlomagno»?

    —Yo llamo así a los que esperan el fracaso del Eje romano-germánico para que Francia, una vez más, recoja la función rectora de Europa.

    (Y como entonces no podía preguntarle si admiraría a un De Gaulle y a un Mitterrand, le demandé por Carlomagno.)

    —¿Y usted no lo admira? —exclamó.

    —A mí, como español, es un nombre que me estremece. Fue el fundador de la marca hispánica, de la primera autonomía catalana anexada a Francia...

    —¡Oh! Carlomagno representaba entonces a Roma, al Ecúmene, a lo universal, a lo católico y cupular.

    —Yo admiro a la auténtica Roma, no a la cismática de un Aviñón.

    —Pero eso que usted afirma tiene posos nacionalistas y pulgas de Viriato...

    Peores fueron las de Indíbil y Mandonio, primeros separatistas. Pero usted no se irá otra vez por esos caminos —dije con cariño, estrechándole la mano—, aunque en Occitania le halaguen más que aquí nosotros.

    —No... Eso no... Ya no —respondió inclinando su noble testa pensativa. Quizá evocando aquel «Xénius» o de genio de la nacionalidad catalana. Mesías esperado durante un siglo de romántica gestación. Ungido por Prat de la Riba —máximo sacerdote— de parabienes y viáticos. Quizá evocara cuando llegó al Madrid de Ortega con consecuencias tan eficaces como aquel histórico contacto de Boscán con Garcilaso. Ors aportaba, de ultrafrontera, novísimas «trovas» o hallazgos conceptivos. ¡Qué lenguaje literario el suyo! Desde Mosés Joan Boscá —siglo XVI— no había vuelto en Castilla a haber una conmoción lingüística y estilística semejante.

    Yo a mi vez recordaba que una de las primeras plumas en exaltar mi primera obra sobre Marruecos —mis Notas marruecas de un soldado— fue la suya. Y por eso un día en unos Juegos Florales de Elche, terminada la guerra, quise pagarle aquella primordial atención sobre mí. Señalé en un palco semiescondido a don Eugenio que había dado tres hijos ¡para la unidad de España! Víctor, Alvaro, Juan Pablo. La ovación duró mucho tiempo. Allí se terminaron los juegos. Y también la serenidad goethiana de don Eugenio, que levemente sollozaba.

    No sé cómo este centenario fue evocado en Cataluña. En Madrid: con algo más que literatura. Casi como una bandera que se alza de nuevo. Habrá quien le incrimine quizá. Y quien le incite —si pudiera— a contestarle. Como ocurrió, estando yo delante en el Café Lyon de Madrid. Excusándose de replicar al insultador «porque era el Día de la Madre». Aquí no sólo son ya sus hijos. He visto una evocación suya en 500 palabras de su nieto Carlos.

    Su cuerpo yace en tierra catalana. Pero su efigie: en el Prado madrileño. El Prado del Museo que él cifró en 3 horas de visita. El Prado del Botánico para compensar la deficiencia dieciochesca y cultural de España. Y el Prado de los Sindicatos cuya función salvadora y social anticipó antes que nadie. Ésa fue la obra de don Eugenio: la OBRA BIEN HECHA. Para evitar que Madrid torne a la Reconquista de Cataluña, otra vez (como en 1640 y 1936) por las armas.

    Don Eugenio ha tenido la fortuna de dejar unos hijos y nietos que siguen alimentando su fama, su no dejar que se le olvide. Últimamente Juan Pablo puso en acción —Casal Cátala de Madrid— «el licenciado Torralba», Y poco después inauguró un Museo d'orsiano en la calle madrileña de Quintana: cuadros, libros, cartas y pareceres de sus amigos sobre el noucentismo. Y reuniones para evocarlo. A mí me pidió estas palabras que enmarcó en el vestíbulo:
    «Eugenio d'Ors fue el supremo glosificador del Novecentismo. (O sea: la Revolución hecha Tradición.) En artes, ciencia, poesía, vida. (¿Quién lo será para el Dosmilcentismo?) Parece ser que comenzó en La Veu de Catalunya. Y culminó en 1938 cuando su Glosa se hizo Acción al investirse de falangista en Pamplona junto a nosotros los que habíamos marchado, sin saberlo, por las sendas que él trazara: Roma, Autoridad, Sindicalismo, la Vida como milicia. Profeta del Imperio (1906), Genealogía ideal del Imperialismo. Del Sindicato (1905), Posibilidad de una civilización sindicalista. Y Misión (1906), Una política de misión.

    Por lo cual se demostró una vez más que Cataluña, la Castilunya o tierra mediterránea de castillos, fue la generadora de unificaciones e imperialidades: la antigua Tarraconense romana, la Marca carolingia hispánica, el Condado barcelonés del Reino de Aragón y el Reino de Valencia. La Boda, al fin, con Isabel la castellana del interior.

    Cuando esto escribo está Cataluña en su ciclo ibérico, mediévico y romántico, en aquello que empezó con Bolívar en América por 1812 y seguiría aquí con la Renaixença del XIX y luego con Maciá y retorna hoy con Jordi Pujol. Pero la nueva Unidad de España y su nuevo ímpetu imperial saldrán de esa Castilunya invencible a la que glosó el Novecentismo de D'Ors y la hicieron combate sangre y victoria sus hijos Víctor, Alvaro y Juan Pablo, mis admirables camaradas. Mis inolvidables camaradas. (...)


    Ernesto Giménez Caballero

    Última edición por ALACRAN; 02/03/2021 a las 20:42
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  3. #3
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    5,001
    Post Thanks / Like

    Re: Eugenio D'Ors

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    EUGENIO D’ORS O EL SILENCIO PÓSTUMO


    Revista FUERZA NUEVA, nº 530, 5-Mar-1977


    EUGENIO D’ORS O EL SILENCIO PÓSTUMO

    El próximo 25 de septiembre se cumplirá el XXIII aniversario de la muerte de Eugenio D’Ors. Acaso ningún pensador español contemporáneo haya sufrido con más virulencia -después de su muerte- esa venganza póstuma del silencio absoluto con que los intelectuales de la mediocridad y la decadencia manifiestan siempre su inquina hacia los genios intemporales de España.

    Por eso, desde las páginas de FUERZA NUEVA, acometemos el decidido propósito de quebrantar la losa de este secuestro intelectual de la vida, obra y pensamiento de Xenius, un español integral cuya fecunda y prolífica obra ha desaparecido, como por encanto, de los escaparates de todas las librerías y, lo que es peor, de los catálogos de todas las editoriales.

    De Cataluña a la idea de España a través del 98

    Xenius nace a la vida intelectual en la desembocadura del siglo XIX, compartiendo desde su Cataluña los avatares coloniales de Cavite y Santiago de Cuba. La amargura de este momento histórico arrastra a Eugenio D’Ors a superar la línea divisoria que escinde la cultura regional de la cultura nacional. Son los años en que su primer “Glosario” ve la luz pública, y atrás quedan los años errantes por los círculos culturales de París y Heidelberg.

    D’Ors comprende que el concepto de nación que construye el romanticismo alumbra su propio declive, que España debe arrancar de sí misma hacia su proyección universal. Eran los tiempos en que Unamuno exigía la españolización de Europa frente a la norma romántica europeísta. Y Xenius, en su “Glosario” de 1909 escribe:

    “Si… España es un perpetuo motín de Esquilache. El chispero clásico contra el ministro europeizante. Un día el chispero es héroe. Se llama Viriato, pastor lusitano. Roma, el Imperio, la civilización, avanza por senderos ibéricos. Levántese Viriato (…) y la pelliza derrota una vez más a la toga…”.

    Es evidente el paralelismo d’orsiano respecto de la norma intelectual noventayochista. Este retorno de España a sus propias esencias, camino de su misión universal, será, muchos años más tarde, un 29 de octubre de 1933, la base de la norma programática joseantoniana.

    Eugenio D’Ors y el nacionalismo catalán

    En los años en que Eugenio D’Ors preside el Instituto de Estudios Catalanes y marca su impronta a la instrucción pública de la Mancomunidad Catalana, es presidente de esta lúgubre institución el no menos lúgubre Prat de la Riba, adalid de la aberración nacionalista catalana que hoy (1977) quiere exhumarse de las cenizas de la Historia. Prat de la Riba, en uno de sus múltiples intentos de disfrazar la teoría separatista, trata de incorporar la idea d’orsiana a su manifiesto político de 1916, intentando traducir la idea de Imperio de Xenius con la idea federal. Eugenio D’Ors se encargó de destruir este ensamblaje artificial que quería limitar su idea al simple coto regional.

    Y, tras la muerte de Prat de la Riba, Puig y Cadafalch, al ver claramente la guerra intelectual declarada entre los teóricos del nacionalismo catalán y la pluma de Xenius, éste es obligado a dimitir de todos sus cargos en la Mancomunidad por el único delito de “lesa españolía”, y por no haber permitido que su filosofía política se quedará alicorta y estéril, siendo oropel de un nacionalismo aldeano.

    Marcha a Madrid, e inicia el “Nuevo Glosario”. En 1927 es elegido académico de la Real de la Lengua, y desde la Cataluña recalcitrante y abyecta, se le acusa de “tránsfuga” y “ex catalá”. Era un catalán íntegro que, sin dejar de serlo ni un ápice, pasaba a ser español universal.

    Eugenio D’Ors, la Falange y José Antonio

    Ya en Madrid, se inicia para Xenius el cenit de su vida intelectual. Conferencias, artículos cotidianos en la prensa (el “Nuevo Glosario” ve la luz en las páginas de “ABC”), tertulias... No podía escapar a la fina sensibilidad de José Antonio el pensamiento d’orsiano. Y por ello, seis años más tarde, la vocación universal de España, la detracción de la tesis romántica de nación y la idea de Imperio como proyección universal de la cultura hispánica se incorporan a la Falange de la mano del maestro Xenius, por quien José Antonio sentiría siempre una pasión meridiana.

    Mas no fue solamente en lo nacional donde confluyeron la idea de d’orsiana y la voluntad falangista. También en lo social existe un parangón determinante. Ya en 1919, Xenius supera la diatriba de la lucha de clases, rechazando el tomar partido, y busca una idea superadora que permita la proyección de España sin lastres. En ese mismo año, y como alternativa para marginar el capitalismo y el socialismo, ve la luz pública su obra: “Sobre la posibilidad de una civilización sindicalista”… A partir de ambos conceptos o sustratos ideológicos determinados en lo nacional y en lo social, y como consecuencia de afinidades inquebrantables, Xenius influirá no solo en las normas ideológicas fundacionales de la Falange, sino en toda su expansión cultural. Todas las publicaciones falangistas, especialmente después del Alzamiento, llevarán el inconfundible sello d’orsiano. Y acaso haya sido Eugenio D’Ors quien, a través de la poesía, haya definido con mayor grado de exactitud la figura y esencia humanas del fundador de la Falange:

    “¡Y José Antonio se llamaba España!”

    Eugenio D’Ors y el 18 de Julio

    Xenius no oculta, ya desde sus inicios, sus abiertas simpatías hacia la causa nacional, cuyas armas defienden valores que son la constante de su pensamiento. Apenas concluido el Alzamiento, el primer Gobierno del Caudillo le nombra director general de Bellas Artes. Y, desde este cometido, Xenius inicia una labor ingente, reordenando movimientos culturales hispánicos (Centro de Historia de la Ciencia Española, Enciclopedia Hispánica, Centro de Arqueología e Historia Hispanoamericana), y es Xenius, personalmente, quien gestiona el recobro para la España nacional de las obras de arte del Museo del Prado que “aparecieron” en Ginebra después de la Victoria. Su aportación al 18 de Julio es patente en todas las publicaciones de la España nacional, y es Xenius quien, acaso dando una soberbia lección de catalanidad, reedita pocos años después de la Cruzada, en lengua castellana, varias obras suyas, entre las que descuella “La bien plantada” y el “Novissim Glosari”.

    A modo de epílogo

    No nos puede extrañar -tras esta visión de la vida y obra de Eugenio D’ Ors- la mordaza de silencio con que se nos arrebata su pensamiento y su ejecutoria. En Xenius, lo catalán y lo español se funden en un arquetipo que, pese a todos los silencios, pese a todas las mordazas, será siempre ejemplo de norma y de conducta para todos aquellos catalanes que no entendemos a Cataluña si no es fecundamente entroncada en la misión universal de España.

    Ramón GRAELLS BOFILL

    Última edición por ALACRAN; 11/04/2022 a las 13:10
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. La revista Acción Española 1931-37
    Por Cavaleiro en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 10/05/2016, 22:29
  2. Eugenio Xammar "El huevo de la serpiente"
    Por vascongado en el foro Literatura
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 19/07/2006, 09:31
  3. Apuntes sobre la vida y algo de la obra de Maeztu
    Por Ordóñez en el foro Biografías
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 24/01/2006, 16:43
  4. Maurras en Cataluña
    Por Ordóñez en el foro Catalunya
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 12/09/2005, 18:31

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •