Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 5 de 5

Tema: Burke claro, sólido, rectilíneo

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,792
    Post Thanks / Like

    Burke claro, sólido, rectilíneo

    Burke claro, sólido, rectilíneo


    Seguramente comparto bastantes opiniones católicas con el Emmº Leo Burke, el Cardenal que destaca entre los cardenales. Hoy me he alegrado de saber que el Reverendísimo no admite cleriguillas trasvestidas de monaguillas; yo tampoco, of course. Por eso han arremetido contra el Cardenal, por no prestarse a la confusión de quienes bajo la manta de las niñas de altar esconden la pretensión de una futura hembra ordenada.

    Conozco el caso de un cura que mandaba a los monaguillos a unas convivencias que organizaban en la Delegación de Pastoral Vocacional. Hasta que comprobó que a esas convivencias también iban y admitían niñas. Cuando llegó la siguiente ocasión, volvió a interesarse preguntando en directo a uno de los responsables -¿Irán niñas 'monaguillas'? El responsable, un poco extrañado, respondió -'Bueno, sí; si vienen niñas, como otras veces, también estarán en la convivencia'. -'Ah, entonces no mando a los monaguillos. No me gustan estas confusiones. Si son convivencias con sentido vocacional-sacerdotal, no deberían Uds. prestarse a la confusión'.

    En el blog 'Messa in Latino' comentan que el autor del articulete de Vatican Insider que arremete contra el Cardenal Burke, un tal Gianni Gennari, es un cura renegado, casado, militante comunista y ahora periodista de vanguardia des-católica (estilo 'religiondigital', para entendernos). Poca credibilidad católica y visceral anti-catolicismo de pluma hiriente y tinta corrosiva, en suma.

    El ex-cura filo-monaguillas arguye contra Burke aquella desgraciada y desafortunadísima disposición permisiva que se ha ido extendiendo, según tendencia vaticanosecundista que generaliza y universaliza una concesión bastante restringida. El último documento - creo recordar - que se refiere al caso es la Instrucción Redemptionis Sacramentum, de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, del año 2004, con el Cardenal Arinze de prefecto:

    " 47. Es muy loable que se conserve la benemérita costumbre de que niños o jóvenes, denominados normalmente monaguillos, estén presentes y realicen un servicio junto al altar, como acólitos, y reciban una catequesis conveniente, adaptada a su capacidad, sobre esta tarea. No se puede olvidar que del conjunto de estos niños, a lo largo de los siglos, ha surgido un número considerable de ministros sagrados. Institúyanse y promuévanse asociaciones para ellos, en las que también participen y colaboren los padres, y con las cuales se proporcione a los monaguillos una atención pastoral eficaz. Cuando este tipo de asociaciones tenga carácter internacional, le corresponde a la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos erigirlas, aprobarlas y reconocer sus estatutos. A esta clase de servicio al altar pueden ser admitidas niñas o mujeres, según el juicio del Obispo diocesano y observando las normas establecidas."
    El texto mantiene y alaba la consideración vocacional del ministerio acolital de los niños, y sólo al final concede la posibilidad de las féminas sujeta al juicio del los Obispos en sus respectivas diócesis. El caso es que pocos obispos han reglamentado formalmente el supuesto de niñas-monaguillas, como si importara poco. Al final las cosas se aceptan sin más problema que las quejas de los recalcitrantes católicos, anclados en otros usos de otros tiempos. Usos genuinamente católicos de tiempos más católicos, tradicionalmente vivos, sin necesidad de hermenéuticas.

    Lamentablemente ya no vige el cánon del antiguo Códex, tan claro:

    "Can. 813. § 2. Minister Missae inserviens ne sit mulier, nisi, deficiente viro, iusta de causa, eaque lege ut mulier ex longinquo respondeat nec ullo pacto ad altare accedat."

    El ministro que sirve en la Misa no sea mujer; a no ser faltando un hombre, por justa causa, asista con la obligación de responder (las oraciones del Misal que reza el monaguillo en respuesta al sacerdote celebrante) a distancia y no se acerque al altar por razón alguna.
    La tendencia de conceder poco a poco algunas cosas, además de hipócrita contemporización con la dictadura del feminismo, supone actuar según una corrección política incompatible con la doctrina, el credo y la tradición de la Iglesia respecto a cosas esenciales. En el fondo, lo de las 'monaguillas' es jugar con algo tan sagrado como el Sacerdocio, cuya esencia no es un capricho de la historia sino parte fundamental-constitutiva de la Iglesia de Cristo tal y como la quiso Cristo y sus Santos Apóstoles nos la transmitieron

    El resistirse a admitir 'monaguillas' no es escrúpulo de Burke. No es un detalle menor: Es un síntoma de algo muy grave, aviso de la descomposición que sufre el catolicismo desde hace cincuenta años. Medio siglo de crisis crónica, con el Sacramento del Orden especialmente afectado y amenazado.


    +T.

    EX ORBE

  2. #2
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,792
    Post Thanks / Like

    Re: Burke claro, sólido, rectilíneo

    EXCLUSIVA: RORATE CÆLI ENTREVISTA AL CARDENAL BURKE




    La semana pasada, Rorate Caeli entrevistó por teléfono al cardenal Raymond Burke con relación a numerosos asuntos. No quedó tema por cubrir en esta entrevista, y su Eminencia nos dedicó tiempo con increíble generosidad. Demostró una gran capacidad intelectual a la vez que gran humildad. Y no se puede menos que reconocer y apreciar su preocupación por los católicos tradicionales.

    En esta extensa entrevista, Su eminencia habla de temas de candente actualidad, como las amenazas de autoridades vaticanas a blogueros; el creciente número de sacerdotes que se colocan bajo la autoridad de él; el desmantelamiento de los Franciscanos de la Inmaculada; cómo pueden salvar su alma los católicos tradicionales en este mundo moderno y conseguir que sus hijos reciban los sacramentos según el rito tradicional a pesar de los obispos contrarios a dicha práctica; la confusión diaria que crea el papa Francisco, y muchísimo más.


    Este entrevista se puede reproducir en papel o por internet, a condición de reconocer la autoría de Rorate Caeli.





    AUTORIDADES VATICANAS AMENAZAN CON DEMANDAR A BLOGUEROS



    Rorate Caeli
    : Muchas gracias, Su Eminencia, por concedernos una entrevista. Siendo el blog tradicionalista internacional que goza de más audiencia, estamos convencidos de que infundirá mucha esperanza a nuestros lectores y a los católicos tradicionalistas de todo el mundo. Primera pregunta: Hace poco el mundo de la Tradición se vio sacudido por la noticia de la amenaza por parte de dos funcionarios vaticanos a blogueros y periodistas afectos a la Tradición. ¿Le parece bien esa actitud? ¿Cree que vamos a ver más casos parecidos?


    Card. Burke:
    A menos que el bloguero haya incurrido en calumnia ensuciando injustamente el buen nombre de alguien, no creo para nada que los católicos debamos ocuparnos de esos asuntos. Creo que hay que ponerse en contacto con él. Supongo que el bloguero católico actúa de buena fe, y si hay alguien en la jerarquía que se haya molestado, la forma de abordarlo sería dirigirse primero a la persona en cuestión y procurar resolver el asunto. Tanto Nuestro Señor en el Evangelio como San Pablo en la 1ª Epístola a los Corintios nos enseñan a no llevar a nuestras disputas al foro civil, porque como católicos deberíamos ser capaces de resolver esas cuestiones entre nosotros. (cf. Mt. 18,15; 1 Cor. 6,1-6)


    LA CONFUSIÓN GENERADA POR EL PAPA FRANCISCO



    Rorate Caeli:
    Después de ocho años con el papa Benedicto XVI, el clero, los seglares y hasta los medios de difusión estaban acostumbrados a la claridad. Ante la confusión que dimana de las afirmaciones diarias del papa Francisco, el Sínodo, etc., ¿es mejor concentrarse más en los problemas de la Iglesia a nivel local y de parroquia y en la Tradición en vez de pedir orientación a Roma para los asuntos de cada día?


    Card. Burke:
    Sí, a mí me parece que, de hecho, el propio Francisco ha dado a entender eso. Por ejemplo, en su exhortación apostólica Evangelii Gaudium afirma que no la considera magisterio (nº. 16). En Benedicto XVI teníamos a un maestro consumado que nos daba extensas catequesis sobre los temas más variados. Ahora les digo a los fieles que, si el método de enseñanza del papa Francisco les suscita confusión, lo importante es dirigirse al catecismo y a lo que siempre ha enseñado la Iglesia y enseñar eso; fomentarlo a nivel de parroquia empezando por la propia familia. No podemos desperdiciar energías frustrándonos por algo que consideramos que se nos debería dar y no se nos da. Al contrario, sabemos con seguridad lo que siempre ha enseñado la Iglesia, y tenemos que confiar en ello y centrar nuestra atención en ello.


    COMUNIÓN PARA LOS ADÚLTEROS Y ATAQUES A LA DOCTRINA



    Rorate Caeli:
    A propósito de esa enseñanza y de las noticias que nos llegan: hace poco tuvo bastante resonancia la noticia de que Su Eminencia resistirá toda enseñanza heterodoxa sobre el matrimonio, así como que ha afirmado que los católicos deben defenderse, lo cual nos lleva a otra pregunta. ¿Cuál debe ser la reacción de un católico fiel en caso de haber una novedad en la disciplina con relación a la prohibición de dar la Sagrada Comunión a divorciados y adúlteros casados en segundas nupcias?


    Card. Burke:
    Lo que hice fue responder a una pregunta hipotética. Algunos han querido interpretarlo como un ataque al papa Francisco, cuando no lo era ni mucho menos. Fue una pregunta hipotética que se me planteó, y me limité a decir: “No hay autoridad que pueda ordenarnos actuar contra la verdad, y además, cuando la verdad está en peligro tenemos que defenderla.” Eso fue lo que quise decir. Cuando me preguntaron qué pasaría si se promovía ese proyecto, dije: “Pues no tendremos más remedio que resistir. Ese es mi deber.”


    Rorate Caeli:
    ¿Cómo puede defenderse un católico fiel? ¿En su casa? ¿En un blog?


    Card Burke:
    Creo que tanto en la propia casa como en la vida personal hay que aferrarse a la verdad de la fe tal como se la conoce, no quedarse callado, y dar a conocer al Santo Padre la honda preocupación que se tiene; que no se puede aceptar un cambio en la disciplina de la Iglesia que equivaldría a alterar sus enseñanzas sobre la indisolubilidad del matrimonio. Me parece que es muy importante exponer la falsa dicotomía establecida por algunos que dicen: “Qué va, sólo vamos a cambiar la disciplina, no vamos a tocar la doctrina”. Pero si se altera la disciplina de la Iglesia en lo que se refiere a recibir la Sagrada Comunión por parte de los que viven en adulterio, es indudable que se está alterando la doctrina sobre el adulterio. Afirmar que se puede vivir en adulterio y recibir los sacramentos equivale a decir que en ciertos casos el adulterio es tolerable y hasta bueno. Es una cuestión muy grave, y los católicos tenemos que insistir en que la disciplina eclesiástica no se puede cambiar de una forma que en la práctica debilite nuestra enseñanza con relación a una de las verdades más fundamentales, la relativa al matrimonio y la familia.


    LOS OBISPOS DISIDENTES Y EL MOTU PROPRIO SUMMORUM PONTIFICUM



    Rorate Caeli:
    Hablemos de algo que está dentro de su competencia: ¿cómo podemos cumplir la promesa y el mandato de Summorum Pontificum en este momento particular de la historia de la Iglesia? ¿Qué papel cumple el Derecho Canónico para hacer posible que se pueda celebrar la Misa Tradicional en cada parroquia?


    Card. Burke:
    La ley sigue siendo la misma que con Benedicto XVI. No ha cambiado. El documento que regulaba su puesta en práctica lo promulgó la Comisión Pontificia Ecclesia Dei. Todo eso sigue vigente e insta a que cuando un grupo de fieles desee la Misa Tradicional se les proporcione dicha Misa.


    Rorate Caeli:
    Ateniéndonos a Summorum Pontificum, en el caso de familias con niños que nunca hayan conocido el Novus Ordo y cuyo obispo no cumpla lo ordenado por Summorum Pontificum administrándoles la Confirmación según el rito tradicional, ¿deben llevar dichas familias a sus hijos a otra diócesis o a una parroquia de jurisdicción personal como por ejemplo de la Fraternidad de San Pedro para confirmarlos según el rito tradicional?


    Card. Burke:
    Ciertamente tienen derecho a recibir los sacramentos según el rito tradicional, en la Forma Extraordinaria. Si no pueden hacerlo en la propia diócesis, sin duda pueden pedir a su párroco que acredite que el niño está listo para recibir la confirmación, y confirmarlo en otro lugar donde se le permita.


    EL DESMANTELAMIENTO DE LOS FRANCISCANOS DE LA INMACULADA



    Rorate Caeli:
    Como sin duda sabrá, nuestro blog ha publicado crónicas desalentadoras y espeluznantes sobre el desmantelamiento de la orden de los Franciscanos de la Inmaculada desde hace cosa de un año. ¿Considera Vuestra Eminencia que el comisionado padre Volpi ha obrado en justicia? ¿Qué piensa de la declaración que ha hecho en los tribunales en la mediación sobre la familia del fundador?


    Card. Burke:
    La verdad es que carezco de información directa para emitir un juicio. Tengo que reconocer que, desde afuera, es evidente que el padre Volpi ha tomado unas medidas muy enérgicas y con mucha celeridad. Al parecer –yo también he leído la noticia–, tuvo que reconocer que la acusación que había hecho contra el padre Stefano Manelli, fundador de los Frailes de la Inmaculada, y sobre sus familiares, en el sentido de haber hecho uso indebido de los bienes temporales de los frailes, era falsa. Desde luego es un asunto muy grave. Muchos frailes se están marchando, y debería haber una forma de resolver la situación evitando el colapso de la orden. Porque era una orden sólida, con numerosas vocaciones y que ejerce gran cantidad de apostolados. Eso es lo que me preocupa.


    Rorate Caeli:
    Hay informes, y a decir verdad nos llegan noticias directas de ello, de que sacerdotes de la orden huyen o se esconden, tomando esas palabras de la orden actualmente sometida al P. Volpi. También nos llegan noticias de obispos que acogen a sacerdotes de dicha orden que buscan refugio en sus diócesis. ¿Animaría Vuestra Eminencia a esos otros prelados a hacer lo mismo?


    Card. Burke:
    Si hay un sacerdote que desee abandonar su comunidad, y es un buen sacerdote, y no hay motivos para que el obispo lo rechace, a mí me parece que un buen obispo acogería al tal sacerdote y procuraría ayudarlo a incardinarse en su diócesis. Existe un proceso para ello y toma su tiempo. El sacerdote que desea abandonar su comunidad religiosa necesita un obispo que lo acoja. Donde haya un obispo que pueda recibir a dicho sacerdote, yo creo que lo hará gustosamente, porque ayuda a un buen sacerdote a seguir ejerciendo su ministerio.


    SACERDOTES TRADICIONALISTAS SOFOCADOS POR OBISPOS DISCONFORMES



    Rorate Caeli:
    ¿Qué cree Vuestra Eminencia que debe hacer un buen sacerdote que es sofocado por su obispo? Sabemos de muchos, aunque no vamos a dar su nombre en público. Algunos no desempeñan misión alguna en este momento, y viven de donativos y de la ayuda de familiares y amigos. otros se ven obligados a integrarse a grupos independientes. ¿Qué aconseja a los sacerdotes que simplemente quieren vivir, predicar y decir Misa como lo hacían todos los sacerdotes antes del Concilio?


    Card. Burke:
    Simplemente los animaría a buscar un obispo receptivo que esté dispuesto a ayudarlos si puede, o bien, si él mismo no pudiera ayudarlos directamente, les ayudara a encontrar otro obispo que les permitiera llevar una vida sacerdotal digna. Eso es todo lo que se puede hacer. Por supuesto, también está el recurso de dirigirse a la Congregación para el Clero. Si el sacerdote considera que se lo ha tratado injustamente, puede solicitar a dicha congregación que intervenga.


    Rorate Caeli:
    Hay noticias de que para solucionar el problema que acabamos de comentar, podría estar en vías de creación una administración apostólica para los sacerdotes y religiosos tradicionales. Dicha administración podría resolver muchos de los problemas que afrontan para vivir su vocación ateniéndose estrictamente a Summorum Pontificum. ¿Podría Vuestra Eminencia comentar en qué etapa podría estar el proceso de creación de la mencionada administración apostólica?


    Card. Burke:
    Es posible que se haga algo así. No tengo constancia de que se esté haciendo nada en ese sentido. Puede que sí, pero no he oído nada. Desde luego podría ser, y sería una forma de ayudar a esos sacerdotes y a los fieles de estos a seguir en comunión con la Iglesia.


    MÁS SACERDOTES QUE SE ESTÁN COLOCANDO BAJO LA AUTORIDAD DEL CARDENAL BURKE



    Rorate Caeli:
    Con respecto a la siguiente pregunta, es posible que Vuestra Eminencia tenga una predisposición en ese sentido, pero ¿podría teóricamente la Soberana Orden Militar de Malta funcionar como administración apostólica concediendo facultades a los sacerdotes y religiosos tradicionales?


    Card. Burke:
    La Soberana Orden Militar de Malta, los Caballeros de San Juan de Jerusalén, tiene sacerdotes incardinados. Pero los incardinó como orden militar soberana, no como administración apostólica. La orden cuenta con un prelado nombrado por el Santo Padre que participa en el gobierno de la orden. Es claramente el legítimo superior de todos los sacerdotes incardinados en la orden. En este momento estamos estudiando la situación, porque hemos recibido solicitudes de otros sacerdotes que desean incardinarse en la orden. Pero es indudable que ya se ha hecho con anterioridad, y no hay motivo por el que no se pueda volver a hacer, si bien no en virtud de la fundación de una administración apostólica sino de la propia naturaleza de la orden.


    EL CELIBATO SACERDOTAL



    Rorate Caeli:
    Ya teníamos pensado plantear esta pregunta hace unos meses cuando empezamos a hacer el plan de esta entrevista, y ayer precisamente el Papa dijo que el tema de los sacerdotes casados estaba en su agenda. ¿Corre grave peligro con este pontificado el celibato de los sacerdotes de rito latino?


    Card. Burke:
    Sería gravísimo, porque tiene que ver con el ejemplo del propio Cristo, y la Iglesia siempre ha valorado muchísimo que sus sacerdotes imiten el ejemplo de Cristo, también en el celibato. He visto esa noticia, pero no he podido verificarla, aunque por supuesto sería gravísimo. La cuestión ya se planteó en el sínodo de los obispos de finales de los años sesenta, y en dicho sínodo se reafirmó categóricamente la enseñanza de la Iglesia sobre el celibato de los clérigos. No lo llamo disciplina porque es algo que desde los primeros siglos ha sido considerado por la Iglesia como lo más adecuado para los sacerdotes. Es más que una disciplina, y por lo tanto es muy difícil concebir que cambie la norma.


    ALIENTO PARA LOS CATÓLICOS TRADICIONALES



    Rorate Caeli:
    ¿Qué podría decir para animar a los católicos tradicionales que se esfuerzan por salvar su alma y la de sus hijos en este mundo moderno, a veces sin ver ninguna ayuda por parte de Roma?


    Card. Burke:
    Con frecuencia, a los que me escriben expresando desaliento por ese motivo o pidiendo orientación en una situación que se les hace muy angustiosa, les digo que en momentos como los actuales en que hay cierta confusión en el gobierno de la Iglesia tenemos que empaparnos más que nunca de la enseñanza constante de la Iglesia, transmitírsela a nuestros hijos y afianzar el conocimiento de esas enseñanzas en nuestras parroquias y familias. Nuestro Señor nos ha asegurado una cosa: no nos dijo que la Iglesia no sería objeto de ataques, ni siquiera internos, pero sí nos ha garantizado que las puertas del Infierno nunca prevalecerán sobre ella. Es decir, que Satanás nunca podrá triunfar sobre la Iglesia a pesar de sus engaños. Debemos tener confianza en ello y tomárnoslo con gran alegría y determinación enseñando la fe o dando testimonio apologético a las almas que no entienden la fe o todavía no pertenecen a la Iglesia. Sabemos que las puertas del Infierno no prevalecerán, pero mientras tanto nuestro camino es el Vía Crucis, el de la Cruz. Y si tenemos que padecer por aquello en que creemos, por lo que sabemos que es verdad, podemos abrazar el sufrimiento sabiendo que al final quien triunfe será Cristo. Será Él quien finalmente venza a todas las fuerzas del mal en el mundo y nos regenerará a nosotros y al mundo restituyéndolo al Padre. Así es como procuro alentar a los fieles católicos. Creo que es importante también que los católicos tradicionalistas devotos se conozcan y apoyen mutuamente, que se ayuden unos a otros a llevar las cargas, como dice la Escritura. Debemos estar preparados para ello y ser conscientes de que puede haber familias que sufran alguna dificultad en este sentido, procurando estar lo más unidos posible.


    ¿HABRÍA UN CONCILIO VATICANO TERCERO?



    Rorate Caeli:
    Gracias. Sólo nos queda unas pocas preguntas. Algunas noticias sueltas pero de fuentes confiables indican que Francisco está considerando convocar un Concilio Vaticano Tercero. ¿Sabe Vuestra Eminencia algo de ello?


    Card. Burke:
    No, en absoluto.


    PROCEDIMIENTO PARA ELEGIR OBISPOS



    Rorate Caeli:
    En general, con Benedicto XVI los nombramientos episcopales en los Estados Unidos eran de tendencia conservadora. No era así en todas partes. Esto da lugar a un claro distanciamiento entre los sacerdotes y los fieles de la nueva generación que son en buena medida conservadores y apegados al verdadero catecismo, a la moral católica y a una liturgia reverente. ¿Está Vuestra Eminencia en favor de una nueva orientación a la hora de nombrar obispos en EE.UU. y otros países? ¿Le parece acertado el método actual de selección de obispos?


    Card. Burke:
    Yo diría que sí. Requiere consultas, y no sólo a otros obispos y sacerdotes de la diócesis, sino a los fieles seglares. Además, siempre existe la posibilidad de que laicos a nivel individual o grupos de fieles manifiesten a la Congregación para los Obispos o al nuncio. Yo creo que lo más importante es hacer saber al nuncio apostólico que cuando se está pensando en nombrar obispo para una diócesis hay muchos fieles católicos que tienen unas necesidades particulares y expresar dichas necesidades.


    MISIÓN ACTUAL EN LA IGLESIA



    Rorate Caeli:
    ¿En qué se está concentrando principalmente Vuestra Eminencia en estos días?


    Card. Burke:
    Me estoy centrando más que nada en la Soberana Orden Militar de Malta. Estoy ayudando al Gran Maestre en el gobierno de la Orden, sobre todo en la esfera espiritual. La Orden tiene una doble misión: la defensa de la fe y la atención a los pobres. Son dos cosas que, francamente, van de la mano. Le estoy ayudando en asuntos relativos la estructura de la Orden a fin de cumplir ambas finalidades con más eficacia, pero también en asuntos que surgen inevitablemente en toda organización católica con respecto a la doctrina y la moral. Y estoy dedicando también tiempo a estudiar y escribir sobre cuestiones importantes para la Iglesia actual.


    RESTAURACIÓN DE LA IGLESIA POR PARTE DE LOS TRADICIONALISTAS



    Rorate Caeli:
    ¿Cree que los católicos tradicionalistas asumirán un papel más destacado en el futuro en la restauración de la Iglesia?


    Card. Burke:
    Creo que sí. Cada vez conozco a más familias muy firmemente católicas devotas de la Misa tradicional, y creo que esas familias tendrán cada vez más influencia en los tiempos venideros. Si esas familias influyen en otras, está claro que cada vez el movimiento cobrará más impulso.


    Rorate Caeli:
    ¿Hay algún otro aspecto que no hayamos tratado sobre el que le gustaría añadir algo?


    Card. Burke:
    Simplemente, me gustaría animar a todos a afianzar su devoción por la Sagrada Liturgia, que constituye la máxima expresión de nuestra fe católica, de nuestra vida en Dios, y a que se dediquen de lleno al estudio del catecismo de la Iglesia Católica y la enseñanza de la fe en su hogares y comunidades particulares. La Iglesia ha sufrido terriblemente en las últimas décadas por culpa de una catequesis tan deficiente que los fieles –niños, jóvenes e incluso adultos–, no conocen su fe, y es preciso hablar de ello porque ambas cosas van de la mano. Cuando conocemos bien nuestra fe, tenemos un vivo deseo de dar culto a Dios conforme a ella, y al mismo tiempo el culto a Dios nos infunde más deseos de conocer nuestra fe. Y claro, luego todo se manifiesta en nuestra vida mediante la caridad, sobre todo a beneficio de los que padecen más necesidad.


    Rorate Caeli:
    Esto nos lleva a la última pregunta. Vuestra Eminencia ha mencionado muchas veces a la familia en el hogar. ¿Cree que eran proféticas las palabras de Juan Pablo II cuando hablaba de la Iglesia doméstica?


    Card. Burke:
    Por supuesto que sí. Él decía que la Iglesia nos llega por medio de nuestra familia, y es así ni más ni menos. El propio Cristo llega por medio de una familia. Fueron palabras proféticas en el sentido de que expresó una vez más lo que la Iglesia ha entendido desde el mismo principio. El concepto de Iglesia doméstica es muy antiguo, y se volvió a expresar en el Concilio Vaticano Segundo. Es una terminología muy antigua para referirse a la familia. Fue profético en el sentido de que expresó lo que Dios mismo nos enseña sobre la familia.


    Rorate Caeli:
    No tenemos más preguntas para Vuestra Eminencia. Muchas gracias por habernos dedicado un tiempo y por su excelente servicio a la Santa Madre Iglesia.


    [Artículo original. Cualquier reproducción de esta traducción debe llevar un enlace a este artículo original en español]



    EXCLUSIVA: RORATE CÆLI ENTREVISTA AL CARDENAL BURKE | Adelante la Fe

  3. #3
    Avatar de Montealegre
    Montealegre está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    31 dic, 13
    Ubicación
    Civdad de los Reyes, Reynos del Perv
    Mensajes
    464
    Post Thanks / Like

    Re: Burke claro, sólido, rectilíneo


    Card. Burke: “es mi deber solemne como obispo enseñar la Verdad, y continuaré haciéndolo”

    [Magnificat Una Voce Chile] Entre los días 18 y 21 de marzo pasado, en el pequeño pueblo de Herzogenrath (Renania Septentrional-Westfalia, Alemania), muy cercano a Aquisgrán y directamente en la frontera con los Países Bajos, tuvo lugar el 17° Congreso Litúrgico de Colonia (Kölner Liturgische Tagung), del cual, en atención a su historia, ya puede decirse que se ha convertido en una institución del mundo litúrgico germano-parlante. Anfitrión de este congreso es el Párroco Dr. Guido Rodheudt y cuenta con el apoyo, entre otras organizaciones, de Una VoceDeutschland e.V., capítulo alemán de la Federación Internacional UnaVoce (FIUV).En esta ocasión, el tema del congreso fue la liturgia de los sacramentos, sobre el que versaron las comunicaciones y conferencias de destacados catedráticos universitarios y expertos litúrgicos del ámbito de los países de habla alemana, las que fueron expuestas frente a la numerosa asistencia de público de dichos países, así como de los Países Bajos y Bélgica. Característico de este Congreso es la significativa participación de clérigos y laicos apegados a la liturgia tradicional. Durante los dos últimos días del Congreso estuvo presente un representante de la Asociación litúrgica Magnificat, quien reporta en exclusiva para nuestros lectores.
    El congreso incluyó una excursión el jueves 19 a la cercana ciudad de Lieja(Bélgica), por la relevancia histórica de dicha ciudad en la institución de la fiesta litúrgica de Corpus Christi (cuya historia puede leerse aquí). Allí los fieles participantes fueron recibidos generosamente por el obispo de dicha ciudad, S. Excia. Revma. Dr. Jean-Pierre Delville, un conocido amigo de la liturgia tradicional. Mons. Delville presentó primeramente una conferencia sobre la teología e historia de la fiesta de Corpus, para luego celebrar una Misa Pontifical en la forma tradicional del rito romano con ocasión de la Fiesta de San José, en la que fue interpretada la Misa “Comme la rose”, de Johannes Mangon (1525-1578).
    Sin duda alguna, el invitado de honor del Congreso fue S. Emcia. Revma. el Cardenal Raymond Leo Burke (1948), antiguo Prefecto del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica y actual Patrono de la Soberana Orden de Malta (de quien ya habíamos publicado una entrada en esta bitácora), quien el viernes 20 pronunció la conferencia que cerró el congreso, intitulada “’Hasta que la muerte los separe': La teología del matrimonio de la Iglesia Romana luego del Sínodo sobre el matrimonio y la familia”.
    En su conferencia, el Cardenal Burke se refirió extensamente al libro Permanecer en la Verdad de Cristo (cuya versión española puede adquirise en la editorial o enAmazon), del cual es coautor y que busca reafirmar la doctrina perenne de la Iglesia en torno al sacramento del matrimonio, especialmente en contra de aquellos que pretenden alterarla o distorsionarla, so pretexto de modificar la práctica pastoral bimilenaria de la Iglesia con respecto a la imposibilidad de los católicos divorciados y que han contraído nuevas uniones civiles de acceder a los sacramentos (véaseaquí la carta escrita hace un tiempo por nuestro Presidente, el Prof. Julio Retamal Favereau). El Cardenal atribuyó dicha corriente de opinión, sostenida con particular vehemencia por el Cardenal Walter Kasper, a interpretaciones erradas del concilio de Nicea, de los Padres de la Iglesia y al desconocimiento de las prácticas de las iglesias orientales, las que los sostenedores de dichas opiniones habitualmente esgrimen en su favor.
    El Cardenal sostuvo que el lenguaje que emplea la Iglesia no puede abandonar las nociones del Derecho Natural, pues se trata aquí de una cuestión de identidad de la Iglesia, siendo preciso llamar las cosas por su nombre. Advirtió en contra de un cierto sentimentalismo, que se presenta falsamente como una forma de piedad, pero que en realidad es algo incluso dañino, en tanto impide la contemplación de la realidad que le permitiría a la persona conocer la Verdad de Cristo y salir del estado de pecado en el que se encuentra.
    Su Eminencia se mostró contrario a la propuesta de simplificar el proceso canónico de declaración de la nulidad matrimonial mediante la supresión de la doble instancia o la radicación del conocimiento de estas causas en el ordinario del lugar o en un sacerdote delegado de éste, propuesta que calificó de “difusa”. En contra de quienes afirman que el proceso canónico es una cuestión enteramente disponible por la autoridad eclesiástica, sostuvo que el deber de aclarar la verdad sobre la validez de un matrimonio a efecto de permitir la certeza moral sobre ésta es algo exigido por el Derecho Divino, citando el célebre discurso de 1944 del Siervo de Dios Pío XII a la Rota Romana. Indicó que, para los casos sencillos y donde la falta de un consentimiento válido es evidente, los procesos canónicos ya son ágiles en la actualidad, sin que sea necesario introducir reformas.
    El Siervo de Dios Pío XII
    Aclaró que la potestad plena del Romano Pontífice no es un poder absoluto, sino que está al servicio de Cristo y de la Fe. En el caso del matrimonio, ni siquiera dicha potestad plena y suprema del Romano Pontífice puede ir en contra de la indisolubilidad del matrimonio (canon 1141 CIC; canon 853 CCEO). Recordó la experiencia de los EE.UU., donde entre 1971 y 1983, año de la entrada en vigencia del actual Código de Derecho Canónico, existió un procedimiento simplificado de declaración de la nulidad matrimonial, que fue visto por muchos como una suerte de “divorcio católico”. No es el proceso el que requiere de reforma, manifestó, sino que lo que los tribunales canónicos requieren es más personal debidamente calificado.
    El Cardenal Burke enfatizó la importancia que para la nueva evangelización tiene el concepto contenido en la exhortación apostólica Familiaris consortio (1981) de la familia como Ecclesia domestica (iglesia doméstica), donde la Fe es enseñada, celebrada y vivida, como signo de contradicción frente a la cultura secularizada. Indicó que el sínodo de obispos que tendrá lugar en octubre próximo en Roma debe servir para dar testimonio de la Verdad de Cristo para la cultura y ser una ayuda para las familias cristianas. La Iglesia debe prestar especial atención a aquellos cónyuges que se encuentren en matrimonios difíciles, para ayudarlos a guardar la fidelidad y la generosidad. La Iglesia no puede renunciar a la fidelidad al Derecho Natural ni al Mensaje del Redentor. Frente al error en el que caen la cultura y los medios de presentar a la sexualidad como una cuestión de mera felicidad personal, el matrimonio debe ser el primer lugar para dar testimonio en este ámbito. Desgraciadamente incluso al interior de la Iglesia hay quienes, recurriendo a la misericordia o a la pastoral, oscurecen la verdad del matrimonio, advirtió. Frente a ello, es preciso tener siempre como modelos a San Juan Fisher y a Santo Tomás Moro.
    Santo Tomás Moro y San Juan Fisher
    A la conferencia siguió un momento de preguntas al Cardenal, quien dispuso generosamente de su tiempo para dar respuesta a las inquietudes del público presente. A una primera pregunta sobre cuál es la postura del Papa Francisco sobre la discusión relativa a la admisión a la comunión de los divorciados, el Cardenal señaló que no puede hablar por el Papa y que sería errado de su parte dar una interpretación. Recalcó que, sea cual fuere el caso, la enseñanza de la Iglesia permanece inalterable, y que ésta se encuentra en la Tradición y en la Escritura, y que no puede haber una nueva Revelación.
    Respondiendo a una pregunta sobre lo que ocurriría de imponerse en el próximo sínodo la propuesta del Cardenal Kasper, Su Eminencia advirtió que, hasta el retorno de Nuestro Señor, siempre hay peligro, y que es preciso rezar por el Santo Padre y por los obispos. Es necesario orar al Espíritu Santo, confiando en que Él protegerá a la Iglesia al final, aunque entretanto pueda haber sufrimiento. Señaló que lo cierto es la asistencia del Espíritu Santo, no nuestra fidelidad, por lo que es necesario estudiar las enseñanzas de la Iglesia y enseñarlas a otros, contrarrestando lo que han sido, al menos en los EE.UU., cincuenta años de catequesis deficiente.
    El Cardenal animó a los presentes, señalando que la batalla nunca está perdida. El capítulo final ya está escrito, y es la victoria de Nuestro Señor. Nosotros debemos colaborar a escribir los capítulos intermedios, en los que puede haber ahora sufrimiento, señaló. Por ello es necesario continuar con la lucha. Manifestó quedicha batalla se libra especialmente en la liturgia, donde debemos celebrar la Verdad en toda su belleza, en fidelidad a Cristo, quien es el verdadero actor en la liturgia.
    En respuesta a otra pregunta, relativa al intento de la tesis que pretende alterar la práctica de la Iglesia sobre el matrimonio y la Eucaristía de presentarse como misericordiosa para con los pecadores, el Cardenal manifestó que se trata de un típico ejemplo de la hermenéutica de la ruptura a la que se refería Benedicto XVI, donde los partidarios de la tesis del Cardenal Kasper pretenden que han sido ellos quienes han descubierto la misericordia, como si antes fuera desconocida para la Iglesia. Recordó una experiencia de infancia, relativa al sacerdote de su parroquia, quien siempre acogió con delicadeza y misericordia a una pareja en situación irregular, quienes, por respeto a la Eucaristía, no se acercaban a recibirla durante la Misa dominical. Destacó asimismo la positiva experiencia de grupos de cónyuges abandonados a los que pudo conocer durante sus recientes visitas a Piacenza y Verona, quienes se ayudan mutuamente para perseverar en la fidelidad conyugal, siendo testigo de su paz y alegría.
    Interrogado acerca de si tenía alguna información acerca de las denuncias de que algunos ejemplares del libro Permanecer en la Verdad de Cristo enviados a los padres sinodales durante el último sínodo extraordinario fueron supuestamente interceptados, señaló Su Eminencia que no tenía información acerca de lo que ocurrió con los libros. Lo que sí podía decir es que la acusación por parte de quienes desean cambiar la praxis de la Iglesia en contra de quienes participaron en la redacción de Permanecer en la Verdad de Cristo de que son parte de un complot contra el Papa o que son enemigos de éste es simplemente absurda. La única intención de los autores es simplemente presentar la praxis de la Iglesia tal cual es: eso difícilmente puede ser la obra de un “enemigo del Papa”, ironizó.
    Ante la pregunta de qué podrían hacer los católicos en el futuro si efectivamente la doble instancia en los procesos canónicos de declaración de nulidad matrimonial es suprimida, en atención a que ya no contarán con la certeza moral acerca de la existencia o no del vínculo matrimonial, el Cardenal señaló que este punto “le preocupa profundamente”, y que las propuestas de reforma del procedimiento canónico provenían de prelados que no habían estudiado debidamente el derecho canónico y su historia.
    Respondiendo a la pregunta acerca de que el próximo sínodo conduzca a una división en la Iglesia, el Cardenal Burke destacó la importancia de volver a lo que la Iglesia siempre ha enseñado. Lo que él expone, manifestó, no son sus opiniones, que no son importantes ni salvarán ningún alma, sino que lo importante es el Magisterio de la Iglesia. Para evitar cualquier división de la Iglesia, el Cardenal invitó a volver a las enseñanzas expuestas hace ya tiempo en Familiaris consortio.
    Interrogado acerca de qué haría en lo personal si la tesis del Cardenal Kasper llegare a imponerse en el próximo sínodo de octubre, Su Eminencia expresó con claridad que “es mi deber solemne como obispo enseñar la Verdad, y continuaré haciéndolo”. Advirtió que el relativismo ha entrado en la Iglesia, y que existen personas que creen que las mayorías determinan la enseñanza de la Iglesia, en circunstancias que ésta viene solamente de nuestro Señor, y eso exclusivamente es lo que debe guiarnos. Recordó el ejemplo de Santo Tomás Moro, quien, al ser acusado de soberbia al ponerse en contra de tantos obispos y monasterios que aceptaron el divorcio de Enrique VIII, replicó que tenía a la Tradición y el testimonio de los santos de su parte.
    Ante la sugerencia de un sacerdote greco-católico presente de explicar a los fieles la imposibilidad de los divorciados vueltos a casar civilmente de acceder a la Eucaristía como se hace en las Iglesias orientales católicas, destacando que se trata de un acto de verdadera misericordia de la Iglesia, que busca evitar que los fieles cometan un pecado todavía más grave al comulgar indignamente (I Co., 11, 29), el Cardenal se mostró de acuerdo, agregando que “no hay misericordia donde no hay verdad”.
    Respondiendo a la pregunta de si no debería considerarse por la Iglesia ser más exigente respecto de quienes desean contraer matrimonio sacramental, Su Eminencia recalcó la necesidad de una preparación seria para el matrimonio, con una catequesis adecuada, y que el matrimonio, como cualquier otra vocación, requiere del debido discernimiento.
    Por último, en respuesta a una pregunta relativa a la pregunta por la naturaleza del sínodo de los obispos, el Cardenal Burke recordó que éste permanece como lo que es: una ayuda para el Santo Padre para presentar la enseñanza de la Iglesia. Expresó que votar en cuestiones de dogma o disciplina “es simplemente falso”.
    **
    El sábado 21, finalmente, en la fiesta de San Benito de Nursia, el Cardenal Burke celebró una Misa Pontifical en la forma tradicional del rito romano en la iglesia de Santa Gertrudis de Herzogenrath (St. Gertrud zu Herzogenrath), siendo testigos los fieles presentes del esplendor y la hermosura de la liturgia tradicional. Durante la Misa Pontifical se interpretó, además del canto gregoriano del propio, la Missa Pontificalis de Lorenzo Perosi (1872-1956) y Ecce sacerdos magnus de Tomás Luis de Victoria (1548-1611). Luego de la Misa Pontifical tuvo lugar una recepción en el centro parroquial donde se celebró el congreso, ocasión en que los asistentes tuvieron la oportunidad de saludar al Cardenal y compartir algunos momentos con él, así como intercambiar entre sí impresiones sobre el Congreso.
    Se anunció que el 18° Congreso está programado entre el 29 de marzo y el 1° de abril de 2017 y que tendrá como tema el décimo aniversario del motu proprio Summorum Pontificum de Benedicto XVI. Invitado de honor será S. Excia. Revma. Mons. Alexander K. Sample (1960), Arzobispo de Portland, Oregon, quien se ha destacado ya desde un primer momento por la generosa aplicación del Motu Proprio en su diócesis, en el espíritu de reconciliación y concordia litúrgica que animó a Benedicto XVI al momento de promulgarlo.
    El Cardenal Burke, por su parte, visitará nuevamente Alemania, para celebrar en la iglesia de San Mauricio (St. Mauritius) en Frankfurt-Schwanheim el día 25 de abril a las 10:00 hrs. una Misa Pontifical, también en el usus antiquior, con ocasión de la conmemoración de los 25 años de existencia de la asociación Pro Missa Tridentina, organización que forma parte de Una Voce Deutschland e.V. El programa de la visita puede encontrarse aquí (en alemán).
    Aquí es posible visionar el vídeo completo de la conferencia del Cardenal Burke (en alemán e inglés). Un reporte de prensa exhaustivo sobre las comunicaciones del Congreso puede leerse aquí (en alemán). En la página oficial pueden consultarse el programa completo del congreso de este año y algunas fotos, así como la información sobre el próximo Congreso (completo en alemán, y parcialmente en inglés y neerlandés).

    Card. Burke: “es mi deber solemne como obispo enseñar la Verdad, y continuaré haciéndolo” | Adelante la Fe

  4. #4
    Avatar de Montealegre
    Montealegre está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    31 dic, 13
    Ubicación
    Civdad de los Reyes, Reynos del Perv
    Mensajes
    464
    Post Thanks / Like

    Re: Burke claro, sólido, rectilíneo


    Card. Burke: “es mi deber solemne como obispo enseñar la Verdad, y continuaré haciéndolo”


    [Magnificat Una Voce Chile] Entre los días 18 y 21 de marzo pasado, en el pequeño pueblo de Herzogenrath (Renania Septentrional-Westfalia, Alemania), muy cercano a Aquisgrán y directamente en la frontera con los Países Bajos, tuvo lugar el 17° Congreso Litúrgico de Colonia (Kölner Liturgische Tagung), del cual, en atención a su historia, ya puede decirse que se ha convertido en una institución del mundo litúrgico germano-parlante. Anfitrión de este congreso es el Párroco Dr. Guido Rodheudt y cuenta con el apoyo, entre otras organizaciones, de Una VoceDeutschland e.V., capítulo alemán de la Federación Internacional UnaVoce (FIUV).En esta ocasión, el tema del congreso fue la liturgia de los sacramentos, sobre el que versaron las comunicaciones y conferencias de destacados catedráticos universitarios y expertos litúrgicos del ámbito de los países de habla alemana, las que fueron expuestas frente a la numerosa asistencia de público de dichos países, así como de los Países Bajos y Bélgica. Característico de este Congreso es la significativa participación de clérigos y laicos apegados a la liturgia tradicional. Durante los dos últimos días del Congreso estuvo presente un representante de la Asociación litúrgica Magnificat, quien reporta en exclusiva para nuestros lectores.
    El congreso incluyó una excursión el jueves 19 a la cercana ciudad de Lieja(Bélgica), por la relevancia histórica de dicha ciudad en la institución de la fiesta litúrgica de Corpus Christi (cuya historia puede leerse aquí). Allí los fieles participantes fueron recibidos generosamente por el obispo de dicha ciudad, S. Excia. Revma. Dr. Jean-Pierre Delville, un conocido amigo de la liturgia tradicional. Mons. Delville presentó primeramente una conferencia sobre la teología e historia de la fiesta de Corpus, para luego celebrar una Misa Pontifical en la forma tradicional del rito romano con ocasión de la Fiesta de San José, en la que fue interpretada la Misa “Comme la rose”, de Johannes Mangon (1525-1578).
    Sin duda alguna, el invitado de honor del Congreso fue S. Emcia. Revma. el Cardenal Raymond Leo Burke (1948), antiguo Prefecto del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica y actual Patrono de la Soberana Orden de Malta (de quien ya habíamos publicado una entrada en esta bitácora), quien el viernes 20 pronunció la conferencia que cerró el congreso, intitulada “’Hasta que la muerte los separe': La teología del matrimonio de la Iglesia Romana luego del Sínodo sobre el matrimonio y la familia”.
    En su conferencia, el Cardenal Burke se refirió extensamente al libro Permanecer en la Verdad de Cristo (cuya versión española puede adquirise en la editorial o enAmazon), del cual es coautor y que busca reafirmar la doctrina perenne de la Iglesia en torno al sacramento del matrimonio, especialmente en contra de aquellos que pretenden alterarla o distorsionarla, so pretexto de modificar la práctica pastoral bimilenaria de la Iglesia con respecto a la imposibilidad de los católicos divorciados y que han contraído nuevas uniones civiles de acceder a los sacramentos (véaseaquí la carta escrita hace un tiempo por nuestro Presidente, el Prof. Julio Retamal Favereau). El Cardenal atribuyó dicha corriente de opinión, sostenida con particular vehemencia por el Cardenal Walter Kasper, a interpretaciones erradas del concilio de Nicea, de los Padres de la Iglesia y al desconocimiento de las prácticas de las iglesias orientales, las que los sostenedores de dichas opiniones habitualmente esgrimen en su favor.
    El Cardenal sostuvo que el lenguaje que emplea la Iglesia no puede abandonar las nociones del Derecho Natural, pues se trata aquí de una cuestión de identidad de la Iglesia, siendo preciso llamar las cosas por su nombre. Advirtió en contra de un cierto sentimentalismo, que se presenta falsamente como una forma de piedad, pero que en realidad es algo incluso dañino, en tanto impide la contemplación de la realidad que le permitiría a la persona conocer la Verdad de Cristo y salir del estado de pecado en el que se encuentra.
    Su Eminencia se mostró contrario a la propuesta de simplificar el proceso canónico de declaración de la nulidad matrimonial mediante la supresión de la doble instancia o la radicación del conocimiento de estas causas en el ordinario del lugar o en un sacerdote delegado de éste, propuesta que calificó de “difusa”. En contra de quienes afirman que el proceso canónico es una cuestión enteramente disponible por la autoridad eclesiástica, sostuvo que el deber de aclarar la verdad sobre la validez de un matrimonio a efecto de permitir la certeza moral sobre ésta es algo exigido por el Derecho Divino, citando el célebre discurso de 1944 del Siervo de Dios Pío XII a la Rota Romana. Indicó que, para los casos sencillos y donde la falta de un consentimiento válido es evidente, los procesos canónicos ya son ágiles en la actualidad, sin que sea necesario introducir reformas.
    El Siervo de Dios Pío XII
    Aclaró que la potestad plena del Romano Pontífice no es un poder absoluto, sino que está al servicio de Cristo y de la Fe. En el caso del matrimonio, ni siquiera dicha potestad plena y suprema del Romano Pontífice puede ir en contra de la indisolubilidad del matrimonio (canon 1141 CIC; canon 853 CCEO). Recordó la experiencia de los EE.UU., donde entre 1971 y 1983, año de la entrada en vigencia del actual Código de Derecho Canónico, existió un procedimiento simplificado de declaración de la nulidad matrimonial, que fue visto por muchos como una suerte de “divorcio católico”. No es el proceso el que requiere de reforma, manifestó, sino que lo que los tribunales canónicos requieren es más personal debidamente calificado.
    El Cardenal Burke enfatizó la importancia que para la nueva evangelización tiene el concepto contenido en la exhortación apostólica Familiaris consortio (1981) de la familia como Ecclesia domestica (iglesia doméstica), donde la Fe es enseñada, celebrada y vivida, como signo de contradicción frente a la cultura secularizada. Indicó que el sínodo de obispos que tendrá lugar en octubre próximo en Roma debe servir para dar testimonio de la Verdad de Cristo para la cultura y ser una ayuda para las familias cristianas. La Iglesia debe prestar especial atención a aquellos cónyuges que se encuentren en matrimonios difíciles, para ayudarlos a guardar la fidelidad y la generosidad. La Iglesia no puede renunciar a la fidelidad al Derecho Natural ni al Mensaje del Redentor. Frente al error en el que caen la cultura y los medios de presentar a la sexualidad como una cuestión de mera felicidad personal, el matrimonio debe ser el primer lugar para dar testimonio en este ámbito. Desgraciadamente incluso al interior de la Iglesia hay quienes, recurriendo a la misericordia o a la pastoral, oscurecen la verdad del matrimonio, advirtió. Frente a ello, es preciso tener siempre como modelos a San Juan Fisher y a Santo Tomás Moro.
    Santo Tomás Moro y San Juan Fisher
    A la conferencia siguió un momento de preguntas al Cardenal, quien dispuso generosamente de su tiempo para dar respuesta a las inquietudes del público presente. A una primera pregunta sobre cuál es la postura del Papa Francisco sobre la discusión relativa a la admisión a la comunión de los divorciados, el Cardenal señaló que no puede hablar por el Papa y que sería errado de su parte dar una interpretación. Recalcó que, sea cual fuere el caso, la enseñanza de la Iglesia permanece inalterable, y que ésta se encuentra en la Tradición y en la Escritura, y que no puede haber una nueva Revelación.
    Respondiendo a una pregunta sobre lo que ocurriría de imponerse en el próximo sínodo la propuesta del Cardenal Kasper, Su Eminencia advirtió que, hasta el retorno de Nuestro Señor, siempre hay peligro, y que es preciso rezar por el Santo Padre y por los obispos. Es necesario orar al Espíritu Santo, confiando en que Él protegerá a la Iglesia al final, aunque entretanto pueda haber sufrimiento. Señaló que lo cierto es la asistencia del Espíritu Santo, no nuestra fidelidad, por lo que es necesario estudiar las enseñanzas de la Iglesia y enseñarlas a otros, contrarrestando lo que han sido, al menos en los EE.UU., cincuenta años de catequesis deficiente.
    El Cardenal animó a los presentes, señalando que la batalla nunca está perdida. El capítulo final ya está escrito, y es la victoria de Nuestro Señor. Nosotros debemos colaborar a escribir los capítulos intermedios, en los que puede haber ahora sufrimiento, señaló. Por ello es necesario continuar con la lucha. Manifestó quedicha batalla se libra especialmente en la liturgia, donde debemos celebrar la Verdad en toda su belleza, en fidelidad a Cristo, quien es el verdadero actor en la liturgia.
    En respuesta a otra pregunta, relativa al intento de la tesis que pretende alterar la práctica de la Iglesia sobre el matrimonio y la Eucaristía de presentarse como misericordiosa para con los pecadores, el Cardenal manifestó que se trata de un típico ejemplo de la hermenéutica de la ruptura a la que se refería Benedicto XVI, donde los partidarios de la tesis del Cardenal Kasper pretenden que han sido ellos quienes han descubierto la misericordia, como si antes fuera desconocida para la Iglesia. Recordó una experiencia de infancia, relativa al sacerdote de su parroquia, quien siempre acogió con delicadeza y misericordia a una pareja en situación irregular, quienes, por respeto a la Eucaristía, no se acercaban a recibirla durante la Misa dominical. Destacó asimismo la positiva experiencia de grupos de cónyuges abandonados a los que pudo conocer durante sus recientes visitas a Piacenza y Verona, quienes se ayudan mutuamente para perseverar en la fidelidad conyugal, siendo testigo de su paz y alegría.
    Interrogado acerca de si tenía alguna información acerca de las denuncias de que algunos ejemplares del libro Permanecer en la Verdad de Cristo enviados a los padres sinodales durante el último sínodo extraordinario fueron supuestamente interceptados, señaló Su Eminencia que no tenía información acerca de lo que ocurrió con los libros. Lo que sí podía decir es que la acusación por parte de quienes desean cambiar la praxis de la Iglesia en contra de quienes participaron en la redacción de Permanecer en la Verdad de Cristo de que son parte de un complot contra el Papa o que son enemigos de éste es simplemente absurda. La única intención de los autores es simplemente presentar la praxis de la Iglesia tal cual es: eso difícilmente puede ser la obra de un “enemigo del Papa”, ironizó.
    Ante la pregunta de qué podrían hacer los católicos en el futuro si efectivamente la doble instancia en los procesos canónicos de declaración de nulidad matrimonial es suprimida, en atención a que ya no contarán con la certeza moral acerca de la existencia o no del vínculo matrimonial, el Cardenal señaló que este punto “le preocupa profundamente”, y que las propuestas de reforma del procedimiento canónico provenían de prelados que no habían estudiado debidamente el derecho canónico y su historia.
    Respondiendo a la pregunta acerca de que el próximo sínodo conduzca a una división en la Iglesia, el Cardenal Burke destacó la importancia de volver a lo que la Iglesia siempre ha enseñado. Lo que él expone, manifestó, no son sus opiniones, que no son importantes ni salvarán ningún alma, sino que lo importante es el Magisterio de la Iglesia. Para evitar cualquier división de la Iglesia, el Cardenal invitó a volver a las enseñanzas expuestas hace ya tiempo en Familiaris consortio.
    Interrogado acerca de qué haría en lo personal si la tesis del Cardenal Kasper llegare a imponerse en el próximo sínodo de octubre, Su Eminencia expresó con claridad que “es mi deber solemne como obispo enseñar la Verdad, y continuaré haciéndolo”. Advirtió que el relativismo ha entrado en la Iglesia, y que existen personas que creen que las mayorías determinan la enseñanza de la Iglesia, en circunstancias que ésta viene solamente de nuestro Señor, y eso exclusivamente es lo que debe guiarnos. Recordó el ejemplo de Santo Tomás Moro, quien, al ser acusado de soberbia al ponerse en contra de tantos obispos y monasterios que aceptaron el divorcio de Enrique VIII, replicó que tenía a la Tradición y el testimonio de los santos de su parte.
    Ante la sugerencia de un sacerdote greco-católico presente de explicar a los fieles la imposibilidad de los divorciados vueltos a casar civilmente de acceder a la Eucaristía como se hace en las Iglesias orientales católicas, destacando que se trata de un acto de verdadera misericordia de la Iglesia, que busca evitar que los fieles cometan un pecado todavía más grave al comulgar indignamente (I Co., 11, 29), el Cardenal se mostró de acuerdo, agregando que “no hay misericordia donde no hay verdad”.
    Respondiendo a la pregunta de si no debería considerarse por la Iglesia ser más exigente respecto de quienes desean contraer matrimonio sacramental, Su Eminencia recalcó la necesidad de una preparación seria para el matrimonio, con una catequesis adecuada, y que el matrimonio, como cualquier otra vocación, requiere del debido discernimiento.
    Por último, en respuesta a una pregunta relativa a la pregunta por la naturaleza del sínodo de los obispos, el Cardenal Burke recordó que éste permanece como lo que es: una ayuda para el Santo Padre para presentar la enseñanza de la Iglesia. Expresó que votar en cuestiones de dogma o disciplina “es simplemente falso”.
    **
    El sábado 21, finalmente, en la fiesta de San Benito de Nursia, el Cardenal Burke celebró una Misa Pontifical en la forma tradicional del rito romano en la iglesia de Santa Gertrudis de Herzogenrath (St. Gertrud zu Herzogenrath), siendo testigos los fieles presentes del esplendor y la hermosura de la liturgia tradicional. Durante la Misa Pontifical se interpretó, además del canto gregoriano del propio, la Missa Pontificalis de Lorenzo Perosi (1872-1956) y Ecce sacerdos magnus de Tomás Luis de Victoria (1548-1611). Luego de la Misa Pontifical tuvo lugar una recepción en el centro parroquial donde se celebró el congreso, ocasión en que los asistentes tuvieron la oportunidad de saludar al Cardenal y compartir algunos momentos con él, así como intercambiar entre sí impresiones sobre el Congreso.
    Se anunció que el 18° Congreso está programado entre el 29 de marzo y el 1° de abril de 2017 y que tendrá como tema el décimo aniversario del motu proprio Summorum Pontificum de Benedicto XVI. Invitado de honor será S. Excia. Revma. Mons. Alexander K. Sample (1960), Arzobispo de Portland, Oregon, quien se ha destacado ya desde un primer momento por la generosa aplicación del Motu Proprio en su diócesis, en el espíritu de reconciliación y concordia litúrgica que animó a Benedicto XVI al momento de promulgarlo.
    El Cardenal Burke, por su parte, visitará nuevamente Alemania, para celebrar en la iglesia de San Mauricio (St. Mauritius) en Frankfurt-Schwanheim el día 25 de abril a las 10:00 hrs. una Misa Pontifical, también en el usus antiquior, con ocasión de la conmemoración de los 25 años de existencia de la asociación Pro Missa Tridentina, organización que forma parte de Una Voce Deutschland e.V. El programa de la visita puede encontrarse aquí (en alemán).
    Aquí es posible visionar el vídeo completo de la conferencia del Cardenal Burke (en alemán e inglés). Un reporte de prensa exhaustivo sobre las comunicaciones del Congreso puede leerse aquí (en alemán). En la página oficial pueden consultarse el programa completo del congreso de este año y algunas fotos, así como la información sobre el próximo Congreso (completo en alemán, y parcialmente en inglés y neerlandés).

    Card. Burke: “es mi deber solemne como obispo enseñar la Verdad, y continuaré haciéndolo” | Adelante la Fe

  5. #5
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,792
    Post Thanks / Like

    Re: Burke claro, sólido, rectilíneo

    Libros antiguos y de colección en IberLibro


    Carta abierta al Cardenal Burke

    Su Eminencia Reverendísima Cardenal Raymond Leo Burke:


    Me dirijo a su Eminencia con la admiración y respeto por su persona, al dar público testimonio ante la Iglesia de su fidelidad al Magisterio de la Santa Madre Iglesia.


    Usted, Sr. Cardenal, ha sido repudiado como lo fue Nuestro Señor Jesucristo, simplemente por ser seguidor de la Verdad de la Iglesia que hemos recibido en el depósito de la fe, y que el hombre no puede tergiversar. Usted es humillado siendo apartado de su cargo y privándonos de su sabiduría, y relegándole a un cargo secundario. Pero usted es un pastor de Dios que nos guía con su palabra y su ejemplo. Su postura firme y sin dudas recuerda a Abrahán, que creyó y no dudó. Creyó en Dios y dejó que Él actuara en él. Y así actúa usted, Sr. Cardenal.


    Cardenal Burke, usted ha cogido la Cruz que otros han dejado tirada, y usted está reparando por ello. “Mirarán al que traspasaron”. Esto es lo que usted está haciendo, mientras otros apartan la mirada, prefiriendo mirar las complacencias del mundo. Usted sigue velando al pie de la Cruz de Cristo.


    Con sus Santas Misas Tradicionales, Sr. Cardenal, está reparando, ante Dios, de la manera más perfectísima que se pueda hacer, por las ofensas a Dios cometidas por quienes han traicionada la Palabra de Dios, y por aquellos que levantando su cabeza como las tortugas, enseguida la esconden bajo el caparazón.


    Estamos siendo probados por Dios, Nuestro Señor, estamos siendo probados en nuestra fidelidad a Su Palabra. Son tiempos de confusión dentro de la Iglesia. Son tiempos de falsos pastores. Son tiempos en que no podemos dudar si no queremos poner en peligro la salvación de nuestra alma, y la de muchísimas almas de las que somos y seremos responsables ante el Tribunal de Dios Todopoderoso.


    Eminencia, usted ha dicho con firmeza que “resistirá”, es decir, que permanecerá fiel al Magisterio de la Santa Madre Iglesia. Permítame decirle: un hombre vale lo que vale su palabra; y un hombre transmite la verdad de su palabra.


    Un servidor, Sr. Cardenal, quiere compartir con usted la fidelidad al Magisterio recibido de la Tradición, y quiere “resistir” al lado de su Eminencia.


    Bendígame y bendiga a todos los que le siguen y le seguirán.


    Humildemente y respetuosamente en Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote.


    Padre Juan Manuel Rodríguez de la Rosa

    Las Rozas de Madrid, 26 de marzo 2015.

    Carta abierta al Cardenal Burke | Adelante la Fe

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Así de claro...
    Por Hyeronimus en el foro Cultura general
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 01/08/2014, 14:34
  2. Respuestas: 0
    Último mensaje: 02/12/2011, 22:26
  3. Burke y los Derechos del Hombre
    Por Hyeronimus en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 28/01/2011, 11:30
  4. fundacion Burke
    Por Imperium en el foro Tertúlia
    Respuestas: 11
    Último mensaje: 25/09/2007, 17:58
  5. Edmund Burke (1729-1797)
    Por rey_brigo en el foro Biografías
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 11/09/2005, 18:03

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •