Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 2 de 2

Tema: Don Alonso de Ercilla: escritor y soldado del imperio

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,939
    Post Thanks / Like

    Don Alonso de Ercilla: escritor y soldado del imperio

    Don Alonso de Ercilla: escritor y soldado del imperio

    MANUEL DE LA FUENTE

    Al hilo de su experiencia militar en Chile escribió «La Araucana»

    abc


    Alonso de Ercilla


    Garcilaso de la Vega y Francisco de Aldana, bravísimos capitanes imperiales, y también apostaron por Dios, por el Rey y por España Lope de Vega, Calderón, Cervantes, con su pensamiento y con su sable, o con su ingenio para el espionaje como Quevedo. Y muchos otros que supieron hacer convivir arcabuces y endecasílabos. En aquellos tiempos en los que con sangre, sudor y lágrimas manteníamos un imperio en las cuatro esquinas del mundo, a menudo no era fácil discernir entre el uso de la pluma y el uso de la espada. Nuestros literatos tiraban con igual maestría del recado de escribir que del recado de matar o por lo menos malferir. Héroes en el campo de batalla y paladines sobre el papel fueron primero
    Vayamos pues con otro de estos hombres entregados a la literatura y a la causa imperial.
    Se llamaba Don Alonso de Ercilla y Zúñiga, y además de pelear en Chile, escribió «La Araucana», gigantesco poema épico sobre la conquista de aquel país. Don Alonso, de buena familia y ligado a la nobleza, nació en Madrid, un 7 de agosto de 1533. Huérfano desde que tenía un año, su madre pudo introducirlo en la Corte como paje del futuro rey Felipe II, al que acompañaría en varios de sus viajes de juventud por Europa.
    La llamada de la aventura

    García Hurtado de Mendoza. Pronto empezaron los durísimos combates con los indígenas araucanos (también conocidos como mapuches), dispuestos a defender su tierra con todas sus energías. El propio Ercilla dejó constancia en «La Araucana» de que no era, precisamente, de los que solían ir en retaguardia: «Aquí llegó, donde otro no ha llegado, / don Alonso de Ercilla, que el primero / en un pequeño barco deslastrado, / con solos diez pasó el desaguadero / el año de cincuenta y ocho entrado / sobre mil y quinientos, por Hebrero, / a las dos de la tarde, el postrer día, / volviendo a la dejada compañía».Pero pronto sentiría la llamada de mayores aventuras y proezas, por lo que en 1555 se embarcaba camino del Perú a las órdenes del maestre Jerónimo de Alderete. Dos años después llegaba a Chile, siendo entonces su capitán el nuevo gobernador del país andino,
    Bravo soldado

    Don Alonso luchó bravamente en las cruentas batallas de Millarupe, Quiapo y Lagunillas, y se cuenta que fue incluso testigo de la muerte del cacique indígena Caupolicán, uno de los protagonistas de «La Araucana». Las crónicas, o las leyendas, también cuenta que Ercilla un mal día se vio envuelto en una trifulca con un compañero de armas, Juan de Pineda, y que entrambos habían de finiquitarse si no hubiese mediado el gobernador García Hurtado de Mendoza, quien mandó prenderlos y que como era hombre airado y de ánimo fulminante ordenó su ejecución. La gente pidió que la condena no se cumpliera, pero el gobernador se mantenía en su decisión. Aquí sí que cabe creer en la leyenda que cuenta que dos mujeres, una india y una española, se colaron en la habitación de García de Mendoza y tras muchos ruegos y súplicas le persuadieron de que perdonara a Pineda y a Ercilla.
    Y así fue, aunque Don Alonso sería desterrado al Perú, de donde regresaría a España. En nuestro país, se casó con doña María de Bazán y fue nombrado gentilhombre de la Corte y Caballero de la Orden de Santiago. Vivió tranquilamente, dedicado a la escritura de La Araucana (dedicada a Felipe II), hasta su muerte en 1594.
    Gran poema épico

    «La Araucana», compuesta en octavas reales, dividida en tres partes con treinta y siete cantos, es el primer gran poema en forma clásica sobre nuestros hechos en América, escrita muchas veces en el campo de batalla, a pie de tierra. Así lo contaba el propio Ercilla en su prólogo: «... muchas veces en cuero por falta de papel, y en pedazos de cartas, algunos tan pequeños que apenas cabían seis versos, que no me costó después poco trabajo juntarlos; y por esto, y por la humildad con que va la obra, como criada en tan pobres pañales; acompañándola el celo y la intención con que se hizo, espero será parte para poder sufrir quien la leyere las faltas que lleva...».
    Desde su aparición, fue un libro de notable éxito, que por ejemplo dejó impresionado a don Miguel de Cervantes, otro patriota con la pluma y con la espada.









    Don Alonso de Ercilla: escritor y soldado del imperio - abcdesevilla.es

  2. #2
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,939
    Post Thanks / Like

    Re: Don Alonso de Ercilla: escritor y soldado del imperio

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    ALONSO DE ERCILLA Y ZÚÑIGA, EL SOLDADO POETA



    Alonso de Ercilla y Zúñiga,nació un 7 de agosto de 1533 en Madrid, aunque sus padres, Fortún García de Ercilla y Leonor de Zúñiga procedían de Bermeo. Su padre, doctor en ambos derechos y miembro del Consejo Real, quedó prácticamente arruinado con motivo de un pleito por el señorío de Bobadilla. Carlos I, agradecido por los servicios prestados a la Corona, reclamó a la familia de García de Ercilla a su corte, pasando la madre de Alonso a ser admitida como dama de la emperatriz Isabel de Portugal. Mientras tanto, Alonso pasó a ser paje del príncipe Felipe, lo cual permitió que adquiriese una profunda formación, aprendiendo latín, francés, italiano y alemán.

    En 1555, partió hacia Chile, donde se habían sublevado los araucanos. En 1556 acompañó a García Hurtado de Mendoza, recién nombrado gobernador y capitán general de Chile. Allí permaneció durante diecisiete meses, participando en las batallas de Lagunilla, Quiapo y Millarupue, donde contempló la muerte de Caupolicán, quién sería el protagonista de su poema,La Araucana, poema de exaltación militar de 37 cantos, en donde se narran los hechos más significativos de la guerra contra los araucanos, mapuches. Poema que comenzó a escribir en plena campaña utilizando cortezas, cueros y pedazos de cartas.

    El propio Ercilla expresa las motivaciones de la obra con estas palabras:

    […] por el agravio que algunos españoles recibirían quedando sus hazañas en perpetuo silencio, faltando quien las escriba; no por ser ellas pequeñas, pero porque la tierra es tan remota y apartada y la postrera que los españoles han pisado por la parte del Perú, que no se puede tener della casi noticia, y por el mal aparejo y poco tiempo que para escribir hay con la ocupación de la guerra, que no da lugar a ello; así el que pude hurtar, lo gasté en este libro, el cual, porque fuese más cierto y verdadero, se hizo en la misma guerra y en los mismos pasos y sitios, escribiendo muchas veces en cuero por falta de papel, y en pedazos de cartas, algunos tan pequeños que no cabían seis versos, que no me costó después poco trabajo juntarlos […].

    En marzo de 1558 don García Hurtado fundó la ciudad de Osorno y, cuando se realizaba una fiesta en la nueva ciudad con la participación de todos sus vecinos, salió don García por una puerta falsa de su casa cubriendo el rostro con un casco de visera cerrado, acompañado de Alonso de Ercilla y Pedro Olmos de Aguilera. De improviso se incorporó Juan de Pineda, quien estaba enemistado con Alonso de Ercilla por rencillas anteriores y en un momento dado ambos sacaron espadas produciéndose un confuso incidente. Don García se percató de la situación y arremetió contra el más exaltado, que era Alonso de Ercilla, y lo derribó con un golpe de maza. Malherido, Alonso de Ercilla corrió a una iglesia y buscó asilo. El gobernador mandó encarcelarlos y degollar a ambos contendientes al día siguiente. La vecindad y muchas personas influyentes, considerando injusta la condena, trataron de persuadir a García Hurtado y Mendoza, pero los preparativos para la ejecución prosiguieron y la esperanza de salvarlos estaba perdida. Entonces dos mujeres, una española y otra india, se acercaron a la casa de don García y se introdujeron por la ventana y por medio de súplicas lograron conmover el duro corazón del gobernador, quien perdonó la vida a los sentenciados. Alonso de Ercilla siguió preso tres meses más y luego fue desterrado al Perú. Escribiría don Alonso en su épico poema La Araucana respecto de este serio incidente:

    Ni digo cómo al fin por accidente
    del mozo capitán acelerado
    fui sacado injustamente
    a la plaza a ser públicamente degollado;
    ni la larga prisión impertinente
    donde estuve tan sin culpa molestado
    ni mil otras miserias de otra suerte,
    de comportar más grave que la muerte”

    Regresó a España en 1563, para publicar en 1569 la primera parte de su gran obra, dedicada a Felipe II, quién le nombró gentil hombre de la Corte y caballero de Santiago. En 1570 contrajo matrimonio con doña María de Bazán, que aportó una dote de varios millones de maravedíes, lo cual, en palabras del propio Ercilla le permitió instalarse en Madrid y vivir sin preocupaciones y dedicar todo su tiempo a escribir la segunda (1578) y tercera (1589) parte de su Araucana, gentilicio usado por Alonso de la palabra en mapudungun rauko, o sea, tierra gredosa, arcillosa de un blanco azulado.

    La publicación de La Araucana dio pie a que el entonces virrey del Perú, García Hurtado de Mendoza, que se sintió poco reconocido por su labor en el relato, encargara otro poema épico, Arauco Domado (1596), al poeta chileno Pedro de Oña, es decir, el primer texto poético publicado por un autor nacido en Chile.

    La Araucana fue considerada por Cervantes como una de las mejores obras épicas en verso castellano que haya producido España y la salva novelísticamente del fuego a que fue sometida la biblioteca de don Quijote.
    Marcelino Menéndez Pelayo señaló que «No hay literatura en el mundo que tenga tan noble principio como la de Chile, la cual empieza nada menos que con La Araucana, obra de ingenio español, ciertamente, pero tan ligada con el suelo que su autor pisó como conquistador, y con las gentes que allí venció, admiró y compadeció a un tiempo, que sería grave omisión dejar de saludar de paso la grave figura de Ercilla”.

    Alonso de Ercilla falleció en Madrid a los 61 años en 1594. Sus restos reposan en el Convento de San José situado en la ciudad de Ocaña en Toledo. Sus restos estuvieron varios siglos bajo el altar en una cripta donde se enterraban las monjas conventuales fallecidas, pero fueron trasladados a la iglesia anexa al monasterio para que pudiesen ser visitados con más facilidad.

    Francisco Gilet


    Bibliografia

    La Araucana, estudio preliminar y edición de Isaías Palenque.
    A. Bello, “La Araucana de Alonso de Ercilla”
    H. Montes, Estudios sobre “La araucana”, Valparaíso,
    J. Caillet Bois, Ercilla y “La Araucana”, Santiago de Chile,


    https://espanaenlahistoria.org/perso...soldado-poeta/







Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Crónica de Don Alonso VIII
    Por Mefistofeles en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 20/03/2010, 17:42
  2. En la muerte del escritor barcelonés Luis Romero
    Por Villores en el foro Literatura
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 26/02/2009, 22:00
  3. Império Ibérico: A Ascenção e Queda do Império Português
    Por Imperius en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 25/03/2008, 22:01
  4. Respuestas: 1
    Último mensaje: 02/04/2005, 14:51

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •