Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3

Tema: Las enseñanzas del atentado de Londres

  1. #1
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Las enseñanzas del atentado de Londres

    CENTRO DE ESTUDIOS EVOLIANOS

    LAS ENSEÑANZAS DEL ATENTADO DE LONDRES


    El atentado acontecido en la ciudad de Londres ha tenido como propios una serie de elementos significativos que lo distinguen en manera notoria de los otros dos acontecimientos similares del 11S y 11M. En
    primer lugar porque, a diferencia de lo que sucedió con los anteriores, este magnicidio era "esperado" desde hacía tiempo por parte de las autoridades británicas, las cuales, a pesar de ello, no pudieron hacer nada para evitarlo. En efecto, si los atentados de las Torres Gemelas fueron imprevistos sea por los medios sorpresivos empleados por primera vez como por el lugar elegido, al que se consideraba prácticamente invulnerable, el de Atocha también fue novedoso en cuanto a que no se había atentado nunca en forma masiva en contra de servicios públicos en el continente europeo. En cambio el de Londres no sólo fue una reiteración casi calcada del procedimiento anterior, sino que también había sido una y otra vez anunciado por Al Qaeda. Y además, por si ello fuera poco, aconteció
    justo en un momento en el que la seguridad en el territorio británico estaba en su alerta máxima en razón de estar realizándose el conflictivo encuentro del G8.

    Todo este análisis nos permite afirmar una vez más lo que venimos sosteniendo casi en total soledad respecto del carácter que posee el poder que hoy rige en el planeta. Desde hace aproximadamente unos quince años, más precisamente tras la caída del muro de Berlín y el consecuente final del comunismo, el mundo viene presenciando un fenómeno de carácter uniforme. El hecho unánimemente constatable es que los diferentes "imperios" de esta época, a pesar del
    impresionante despliegue de fuerzas materiales del que hacen permanente ostentación, en el fondo son figuras efímeras y sumamente vulnerables, por lo tanto se encuentran muy lejos de representar lo que fuera tal figura en todos los tiempos de la historia. Tal ha sido
    en primer término el caso de la ex Unión Soviética, de la que muchos antiguos "occidentales" y anticomunistas empedernidos se olvidan de que se consideró por mucho tiempo que, debido a su impresionante
    concentración de poderío militar que superaba en varios terrenos a los Estados Unidos, iba a terminar ocupando la totalidad de Europa y que su destino obligado era el de vencer a la otra superpotencia en una Tercera Guerra Mundial. La realidad fue en cambio que, luego de
    un par de pequeñas frustraciones, entre ellas la estrepitosa derrota padecida en Afganistán de manos de pequeñas pandillas y tribus aborígenes nativas, se derrumbó en manera estrepitosa prácticamente sin haberse disparado un solo tiro. Podemos decir sin lugar a duda alguna que tal ejemplo, a pesar de ser único en la historia, es celosamente pasado por alto en sus consecuencias últimas en todo análisis geopolítico que hoy se realiza.

    Sin embargo al parecer del otro "imperio", que incluye en un muy variado bloque a otros aliados specialmente europeos, partícipes todos de una misma concepción del mundo, podemos decir que no se distingue en lo esencial de lo acontecido anteriormente en la ex
    Unión Soviética. Sus incesantes fracasos militares, su incapacidad por disolver una simple organización terrorista transnacional, carente del apoyo de ninguno de los gobiernos del planeta, y a pesar de todo lo que se intenta demostrar en contrario, poseedor de medios
    bélicos de baja intensidad, pues hasta ahora sus éxitos se han basado en el empleo de simples bombas caseras, conseguidas en el mercado de los mismos países atacados, no hace sino poner en evidencia su
    debilidad esencial, la misma que hizo concluir tan estrepitosamente al otro "imperio" competidor. Es de destacar a su vez cómo curiosamente, a pesar de todas las invasiones implementadas para "derrotar al terrorismo" acompañadas de despliegues desaforados
    de fuerza militar, con sofisticadísimas armas y "misiles
    inteligentes" que matan solamente a los enemigos y ahorran en cambio la vida de los inocentes, ha sido incapaz hasta ahora de dar con uno solo de los principales lideres de Al Qaeda o del movimiento talibán.

    Ahora bien, ante toda esta sucesión de fracasos, ha llegado la hora de preguntarse ¿en qué consiste la fragilidad de todos los grandes imperios que nos ha provisto la modernidad? ¿Cómo es posible que, a
    pesar de todo el poderío material del que hacen alarde y que no tiene parangón alguno en la historia universal, sean en el fondo paradojalmente tan frágiles y vulnerables, así como soberanamente ineficaces? La respuesta se encuentra en el hecho esencial de que en
    el fondo dichos "imperios" no son tales sino implemente una caricatura de lo que fueran tales formas políticas a lo largo de toda la historia. Lo que caracteriza a tales organismos modernos, sea los actuales Estados Unidos, como la otrora ex URSS, se encuentra en el hecho de que han sustituido los valores espirituales que
    caracterizaran históricamente a tales formas políticas, por la mera ostentación y uso estereotipado de fuerza material. Y en ello han sido consecuentes con la característica esencial que posee el Estado moderno, pues los "imperios" de hoy en día son apenas Estados más poderosos que los demás, en tanto mero organismo que detenta y monopoliza el uso de la fuerza física y material. En tales "imperios" por lo tanto los gobernantes carecen del carisma que poseían en
    cambio los grandes emperadores o reyes de otras épocas por el cual los gobernados además de sentirse protegidos por la fuerza publica, experimentaban además una necesidad imperiosa de obedecer y de servir hasta la entrega de sus propias existencias. La vida material era concebida nada más que como un tránsito, siendo el gobernante el encargado de otorgarle a la existencia un sentido superior y
    trascendente, una razón por la cual valiese la pena vivir y estar aquí. Nada de esto es lo que sucede en los conglomerados actuales a los cuales por una especie de fuerza de inercia se les asigna aun el nombre de "gobiernos" o de "imperios", si es que se trata de formas de tal tipo caracterizadas por la posesión de un mayor poderío material, a pesar de carecer de aquel carisma esencial. Nadie en los mismos entrega su vida por los gobernantes y por las causas que éstos
    representan. No pueden existir allí "suicidas" (1) por
    la "democracia", como en cambio acontece en manera sumamente abundante en el caso del fundamentalismo islámico. En tanto que en tales regímenes burgueses la vida es considerada como el valor supremo, se rep*ta como una verdadera locura renunciar a la misma a
    la que se considera como la única realidad. Y si bien en tales conglomerados puede existir aun la religión, la misma ha quedado reducida a meras categorías morales, consistentes en premios y castigos, en caprichosas discriminaciones entre malos y buenos, en
    las que en el fondo nadie cree, pero que igualmente sirven para dar un pintoresco colorido a la realidad política cotidiana, tal como tan arquetípicamente nos lo muestra el presidente Bush en todas sus grotescas alocuciones. Es de entender también que ante tales carencias esenciales de heroísmo en el que son obligadas a vivir tales caricaturas, (pues insistimos: si la vida lo es todo es simplemente una locura renunciar
    a ella y por ende ser héroe) que tal poder caricaturesco haya acudido a una serie de sustitutos semánticos y propagandísticos a fin de eliminar a su fastidioso enemigo mediante la utilización de sutiles medios de acción psicológica. Digamos sin embargo que todos estos operativos son en el fondo de carácter efímero, pues consisten tan sólo en un retraso de una agonía, pues tarde o temprano la verdad será siempre más poderosa que el discurso retórico emitido, aunque
    pueda igualmente servir para demorar el accionar vertiginoso y victorioso de su enemigo. Al respecto digamos con suma satisfacción que Al Qaeda, a diferencia de otros rivales que ha tenido el poder
    moderno, ha aprendido a cabalgar el tigre. Lejos de hacer frente al despliegue tecnológico estrepitoso expresado en sus ultrasofisticadas armas, ha atacado a su enemigo en sus puntos verdaderamente
    vulnerables, su sociedad civil que es en última instancia el sustento verdadero y burgués de la sociedad militar propia de tal "imperialismo". Atacar la esencia de la vida burguesa basada en la comodidad y la seguridad ha sido el logro principal del fundamentalismo el que no ha sabido ser hasta ahora imitado por ninguno. Ante ello entonces es que son explicables todos los montajes
    periodísticos elaborados principalmente para disminuir la importancia del enemigo absoluto al que tal poder agónico y antinatural se ve obligado a combatir en aras de prolongar la propia agonía. Tal táctica ha empezado a implementarse al día siguiente del 11S, luego de la sorpresa recibida. Resulta que, según las explicaciones
    formuladas en su defensa desesperada, habrían sido los mismos norteamericanos los que se habrían hecho estallar las Torres para encontrar "excusas" para dominar el mundo. En pocas palabra que Bin Laden y el fundamentalismo serían por lo tanto su propia invención. Por supuesto que sustentar tal hipótesis obliga también a una serie de siempre nuevas explicaciones en la medida en que el enemigo
    persevere en sus acciones victoriosas. Así pues se verán obligados a decir también que son los responsables últimos del atentado del 11 M y aun del reciente de Londres. Sin soslayar por supuesto que las
    acciones de Al Qaeda en Irak y en Afganistán serían incluso implementadas por los norteamericanos para hacer una limpieza étnica en tal territorio y quedarse con el petróleo. Con respecto al reciente de Londres ya han comenzado a adelantar anticipos los diferentes corifeos del sistema haciéndonos saber que "ya lo sabían y estaban informados por otros servicios de inteligencia" pero que igualmente "dejaron hacer". Aunque a esta altura del partido parezca sumamente inverosímil pensar que tales países estén interesados en aterrorizar a las propias poblaciones justamente en el mismo momento en que se demuestra que el efecto obtenido es justamente el contrario, esto es que a medida que el conflicto avanza en intensidad, en tanto el interés y la economía resultan ser los valores supremos que le dan sustento a esta "única vida",
    simultáneamente a ello disminuye también la popularidad de los gobernantes que desean hacer la guerra y por lo tanto se hace cada vez más factible una retirada estrepitosa. Tal de hacernos recordar el dilema de hace unos años en que el comunismo parecía ser el
    victorioso, cuando se acuñara la famosa consigna: "Mejor rojos antes que muertos". Hoy en día la misma podría ser también y con más razón: "Mejor fundamentalistas antes que muertos", aunque
    reconozcamos que el fundamentalismo les impediría seguir viviendo esa existencia bovina y consuetudinaria que tanto los entusiasma. Habría que pensar en cambio que tales montajes estrepitosamente inverosímiles se hacen con la expresa intención de ocultar la fragilidad esencial del sistema especialmente entre aquellos que no lo comparten pero a los cuales se les trataría de no hacerles ver la existencia de una vía exitosa respecto de su disolución. Entre las filas enemigas siempre será preferible sembrar la idea de que se es cínico antes que ineficiente.

    En este aspecto el atentado de Londres debe haber ayudado sin duda a desmontar los argumentos de muchos montajistas, (aunque no nos ilusionamos que de todos pues bien sabemos que la imaginación es una
    potencia infinita) los que curiosamente son muchísimos entre las filas de la extrema izquierda "antiimperialista" (2), así como de la derecha "nacionalista" o alternativista (3). En ambos sectores rige un mismo complejo: el de no haber sido exitosos en sus
    campañas "antiimperialistas", en haber siempre fracasado en sus empeños. Tal trauma psicológico es muy bien utilizado por el "imperio" el que les provee una suma de argumentos para fortalecerles el yo tan debilitado a través de la estereotipación del
    mecanismo de la negación respecto de aquellos que son en cambio exitosos. ¿Pero hasta cuándo podrán seguir inventando?


    (1) Sin duda no hay nada más odioso que rep*tar como "suicidas" a los mártires que se han inmolado en una lucha por su concepción del mundo y por la libertad de sus respectivos países. Resulta comprensible que
    ello suceda entre modernos defensores del sistema de la "vida única", pero es canallesco y de mucha mala fe hallarlo entre católicos o defensores de una vida ultraterrena. Que el fundamentalismo llame a luchar en contra de los "Cruzados" simultáneamente que en contra de los judíos sionistas encuentra su explicación no solamente en el hecho de que la actual iglesia haya rep*tado a estos últimos como a sus hermanos mayores, sino también en razón de tal miopía y mala fe.

    (2) Es curioso constatar cómo simultáneamente a sectores del sistema que nos hablan de un montaje acontecido el 11S y el 11M, también nos encontremos con figuras como Fidel Castro quien dice que Bin Laden no existe y es hechura de los norteamericanos. Para quienes nos hablan de una intrínseca identidad entre marxismo y capitalismo he aquí otro argumento.

    (3) En la Argentina hay una derecha católica nacionalista y carapintada, pero que también encuentra su correlación con sectores de Europa, que concibe la lucha entre el fundamentalismo islámico y los Estados Unidos como una continuidad de la que aconteciera entre el Occidente cristiano y el Islam herético, poniendo a todo en una misma bolsa, como si acaso Norteamérica fuera la manifestación actual del Occidente tradicional y no una nueva civilización y a su vez como si el Islam fuese una cosa homogénea al que sólo le cabría por solución el convertirse a la propia religión y como si en el mundo no hubiese existido nunca una herejía tan universal y materialista como
    la moderna que no exigiese una unidad entre todos aquellos que, con independencia de religión o cultura, creen en la existencia de una dimensión trascendente y los que en cambio lo rechazan. Para estos sectores en cambio el problema pasa por que se conviertan a
    la "religión verdadera", por supuesto que la propia, prefiriendo a la alternativa de otra aun la unión con los materialistas más exacerbados.

    Marcos Ghio
    Buenos Aires, 8-7-05

  2. #2
    Veleta No Registrado

    Re: Las enseñanzas del atentado de Londres

    Hombre, así a bote pronto, a los del Centro de Estudios Evolianos se les ha olvidado la masacre de la estación de Bolonia (Italia) en el verano de 1980, que al final se demostró obra de la CIA y la masonería a través de grupos de extrema derecha.
    Por otro lado, su análisis sobre la debilidad del imperialismo (que no imperium) judeo-anglosajón me parece un poquito pueril y en exceso optimista... algo parecido a los análisis geopolíticos que efectuó el también argentino Norberto Ceresole, que sostenía que los yanquis y los británicos no resistirían la muerte de sus chicos en combate y que se rendirían a las primeras de cambio.
    Desde luego que en algunos aspectos EE.UU. es un gigante con pies de barro, pero tampoco cabe el subestimar a esa nación y mucho menos al tenaz Imperio Británico (que aún existe) y a los judíos.
    El análisis de Marcos Ghio no me parece realista.

  3. #3
    Veleta No Registrado

    Re: Las enseñanzas del atentado de Londres

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Que no se me malinterprete: estoy muy de acuerdo con la visión ideológica y espiritual del asunto que hace Ghio, pero lo veo poco realista, dado a subestimar al enemigo y cayendo en un optimismo voluntarista que no conduce a nada.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Sancho III "el Mayor", un Rey pamplonés e hispano
    Por Lo ferrer en el foro Biografías
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 11/01/2008, 21:33
  2. Los Fueros de Sepúlveda
    Por Ordóñez en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 04/08/2005, 16:22

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •