Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 5 de 5
Honores4Víctor
  • 3 Mensaje de Montealegre
  • 1 Mensaje de Pious

Tema: Iglesia y Fascismo

  1. #1
    Defensor_fidei está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 jul, 09
    Mensajes
    340
    Post Thanks / Like

    Iglesia y Fascismo

    Se que la Iglesia condeno algunos puntos del nazismo en la Enciclica Mit Brennende Sorger. Pero dijo algo del fascismo en alguna enciclica? Gracias

  2. #2
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,629
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Iglesia y Fascismo

    También Pío XI. Non abbiamo bisogno, en 1931.

  3. #3
    Avatar de Montealegre
    Montealegre está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    31 dic, 13
    Ubicación
    Civdad de los Reyes, Reynos del Perv
    Mensajes
    464
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: Iglesia y Fascismo

    Efectivamente, aunque hay que recalcar que en esa Encíclica la Iglesia condena algunos aspectos del fascismo italiano, no a la totalidad del fascismo como ideología (cosa que sí ha hecho con el comunismo, socialismo y el liberalismo).

    lunes, 13 de febrero de 2012

    Y ahora nos dicen fascistas...

    El Papa Pío XI solucionó la Cuestión Romana, debida a la usurpación de los estados pontificios. La Italia de Mussolini reconoció el nuevo estado denominado “Estado Ciudad del Vaticano”, totalmente independiente. Los arreglos tomaron el nombre de Pactos de Letrán (Tratado, Concordato y Convenio de hacienda). Estos pactos fueron acogidos con aplauso general de parte de los católicos. No faltaron críticas y conflictos, pero las tensiones se solucionaron pacíficamente.

    Además -conviene recordarlo en estos tiempos de laicidad aconfesional- en la mente de Pio XI, en tesis, el Estado debía ser confesional y católico, lo que significaba el ajuste de la legislación y acción de gobierno a la ley divina, y que la Religión Católica, y sólo ella, fuera la religión del Estado, con las consecuencias jurídicas de tal situación en el plano del derecho constitutcional. Asimismo, en el Estado católico italiano, la libertad de conciencia y de discusión deberían entenderse y practicarse según la doctrina y la ley católica, tal como lo expresa la carta al cardenal Pedro Gasparri. Y la verdad es que Mussolini, con sus más y sus menos, puso en práctica esa confesionalidad del Estado.

    Ciertamente hubo conflictos, abusos, errores, etc., que motivaron la EncíclicaNonabbiamo bisogno. Un documento cuya mención por parte de los católicos políticamente correctos es proporcional al desconocimiento de su contenido. Un texto ignorado, que condenó, ciertamente, algunos aspectos del fascismo, luego modificados, pero de ningún modo implicó una reprobación total. Transcribimos un párrafo clave para la hermenéutica, el más silenciado:

    31. Hemos procurado hablar con calma y serenidad y al mismo tiempo con claridad total. Sin embargo, no podemos menos de preocuparnos de las incomprensiones posibles. No Nos referimos, venerables hermanos, a vosotros, unidos siempre y ahora más que nunca a Nos por el pensamiento y el sentimiento, sino a quienquiera que sea. Por todo lo que acabamos de decir, Nos no entendemos condenar el partido y el régimen como tales. Hemos querido señalar y condenar todo lo que en el programa y acción del partido hemos visto y comprobado ser contrario a la doctrina y a la práctica católica, y, por lo tanto, inconciliable con el nombre y la profesión de católicos. Nos hemos cumplido un deber preciso del ministerio apostólico para con todos aquellos de Nuestros hijos que pertenecen al partido, a fin de que puedan ponerse en regla con su conciencia de católicos.
    Nos han dicho muchas cosas y lo de fascistas es una novedad. En verdad, nuestra bitácora no se reconoce como fascista. Pero debemos decir que, con excepción de los elementos condenados por el Papa, el fascismo fue una opción política legítima para muchos católicos italianos. Esa es la verdad y es de justicia decirla por más que sea políticamente incorrecto y clericalmente irritante.
    InfoCaótica: Y ahora nos dicen fascistas...


    P.S. Sé que responder a un tema más de 6 años después probablemente no sirva mucho al iniciador del hilo, pero tal vez sí a los lectores del foro que pasen por aquí.
    ReynoDeGranada, raolbo y Pious dieron el Víctor.

  4. #4
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,697
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: Iglesia y Fascismo

    Complementando el anterior artículo mencionado por el compañero Montealegre he aquí la II parte del mismo blog:

    Condenas en materia política (y 2)









    Las condenas de la Iglesia en materia política tienen una dimensión moral que no elimina los grandes principios de la Teología, sino que los supone y aplica. Por fuertes que sean las palabras de una reprobación eclesiástica, no deben ser leídas con sesgo partidista, o con emotividad rigorista, sino que se han de interpretar como toda la doctrina de la Iglesia.

    Sabido es que las condenas del magisterio son de interpretación estricta. Hay que atenerse a los límites fijados por la Iglesia: ni el defecto de la interpretación restrictiva, ni el exceso de la interpretación extensiva.

    Pero no siempre es fácil determinar los límites de una condena en materia social. Y la debilidad humana muchas veces conduce a interpretaciones sesgadas. No es raro, por ejemplo, que los enemigos políticos de algo reprobado tiendan a extender los límites de su condena, y que los simpatizantes, por el contrario, procuren restringirla o silenciarla.

    La Iglesia ha condenado al liberalismo, al comunismo, al fascismo, al nazismo, etc. ¿En qué sentido y con qué alcances?
    Para dar respuesta adecuada, se debe partir de una importante distinción:

    (a) Doctrina. Se trata de ideas erróneas contrarias al depósito revelado en materia de fe o costumbres. Que muchas veces se articulan, configurando una ideología, esto es un pensamiento sistemático, pero unilateral, sesgado o interesado.

    (b) Legislación. En sentido amplio, no limitado sólo a las leyes, se trata de normas que mandan, prohíben o permiten conductas. Estas normas no son siempre y en su totalidad una consecuencia necesaria de la doctrina, en el sentido de que una doctrina errónea en lo especulativo implique siempre una norma injusta. Además, es de experiencia común que, en política, muchas veces las declamaciones no tienen proyección legislativa...

    (c) Régimen. Como realidad distinta de la legislación, que puede ser legítimo o ilegítimo, tanto en su origen como en su ejercicio. Por lo general la Iglesia trata con los poderes establecidos de hecho, sin prejuzgar en la cuestión de su legitimidad, salvo en casos singulares.

    Un ejemplo de esta distinción lo tenemos en la condena del fascismo. Hoy predominan los "demócratas", que tienden a ensanchar los límites de la condena, amalgamándolo al nazismo concebido siempre como un “mal absoluto”. Otros, afines al régimen, en su momento minimizaron o silenciaron la reprobación.

    En primer lugar, la Iglesia condenó parte de la doctrina fascista: “…una ideología que declaradamente se resuelve en una verdadera y propia estatolatría pagana, en contradicción no menos con los derechos naturales de la familia que con los derechos sobrenaturales de la Iglesia…”. También la Iglesia incluyó en el Index las obras completas de Gentile, considerado filósofo del régimen. La ideología fascista contiene errores sobre la naturaleza del Estado, que pueden sintetizarse indicando que se trata de una concepción "totalitaria" o "totalizante". Pero salvo un núcleo de ideas elementales, el fascismo histórico careció de una ideología sistemática y fija. En todo caso, a pesar de la ideología, el régimen fue capaz rectificar algunas acciones de gobierno equivocadas.

    En segundo lugar, la Iglesia condenó parte de la legislación fascista. En efecto, hubo normas y medidas de gobierno inaceptables, singularmente las relativas a la Acción Católica y la política educativa del Estado. O, para poner otro ejemplo más concreto, un juramento de cumplir sin discusión todas las órdenes de las autoridades públicas. La fórmula debió ser rectificada por el Papa con una cláusula de reserva de conciencia para dejar a "salvo las leyes de Dios y de la Iglesia". Pero no se condenó toda la legislación fascista. Por ejemplo, el Código Civil de 1942 no fue reprobado y ha sido fuente de valiosos aportes a las ciencias jurídicas del siglo XX.

    Y, en tercer lugar, la Iglesia nunca condenó “el régimen como tal” declarándolo ilegítimo por su ideología errónea o por su legislación inaceptable. Tampoco reprobó al partido. El propio Pío XI manifestó intención de limitar la condena al decir: “hemos hecho una obra útil a la vez al partido mismo y al régimen. ¿Qué interés puede tener, en efecto, el partido, en un país católico como Italia, en mantener en su programa ideas, máximas y prácticas inconciliables con la conciencia católica?”. En otro pasaje recordó a los católicos que “simpatizan francamente con el régimen y con el partido fascista” sin acusarlos de solidaridad con los errores, ni de complicidad con las normas inicuas.

    Como se ve con claridad en este caso, las condenas de la Iglesia en materia política tienen sus límites. No son un rechazo emotivo e irracional, ni significan que toda realización cultural, política, jurídica, etc. vinculada con lo condenado esté contaminada de maldad moral.
    ReynoDeGranada dio el Víctor.

  5. #5
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está desconectado 𝔄𝔱𝔥𝔞𝔩 𝔚𝔞𝔯𝔡
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    1,147
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: Iglesia y Fascismo

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    «¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España.»
    𝕽𝖆𝖒𝖎𝖗𝖔 𝕷𝖊𝖉𝖊𝖘𝖒𝖆 𝕽𝖆𝖒𝖔𝖘

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El liberalismo es pecado
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 35
    Último mensaje: 30/06/2019, 00:30
  2. II Republica asesina y criminal
    Por TerciodeSarmiento en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 37
    Último mensaje: 02/04/2018, 04:34
  3. Respuestas: 21
    Último mensaje: 16/11/2008, 17:18
  4. Respuestas: 0
    Último mensaje: 07/07/2006, 12:05
  5. Encíclica del Papa Benedicto XVI
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 09/02/2006, 20:46

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •