Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../includes/class_bbcode.php on line 2958

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 38

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 39

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 41

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 42

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 43

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../includes/class_bbcode.php on line 2958

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../includes/class_bbcode.php on line 2958

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 38

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 39

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 41

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 42

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 43
CX aniversario de Ramón Nocedal y Romea

Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 2 de 2
Honores1Víctor
  • 1 Mensaje de Hyeronimus

Tema: CX aniversario de Ramón Nocedal y Romea

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,643
    Post Thanks / Like

    CX aniversario de Ramón Nocedal y Romea

    CX aniversario de Ramón Nocedal y Romea

    Ramón Nocedal Romea (Madrid, 1842-1907)
    Pocas veces será tan aplicable y exacto el conocido dicho de «de tal palo tal astilla» como en el caso, y valga la aplicación, de Ramón Nocedal. Hijo de don Cándido Nocedal, el gigantesco político y gran orador que durante varios años, y hasta su muerte, rigiera el partido carlista, no puede extrañar que heredara las excelsas cualidades que en tan elevado grado brillaran en su padre. Tuvo buena escuela y supo sacar provecho de ella.

    Formado en el culto de la verdad religiosa y en el amor de los principios tradicionales, comenzó su experiencia política al lado de su padre, en la brillante minoría tradicionalista que él acaudillara en las Cortes de 1871. Ajenos estaban los prohombres de los partidos liberales que se turnaban en el juego del poder, cuando eran incesantemente fustigados por el verbo irresistible y la poderosa argumentación de don Cándido Nocedal, que éste habría de supervivirse de forma tan adecuada y exacta en el terreno de la lucha política.

    Murió don Cándido, pero si el enemigo equivocadamente respiró a su muerte, poco le duró el respiro. Porque con la muerte de don Cándido Nocedal no calló su voz, ni mucho menos murieron las doctrinas y principios que tan celosamente defendió en vida. En el progreso hereditario que, como tan acertadamente la definiera Mella, es la Tradición, poco importa la contingencia y brevedad de una vida. Los hombres mueren, pero los principios viven, y por encima de las contingencias personales, el caudaloso río de la Tradición española sigue y seguirá su curso, fluyendo intacto e incontaminado, cada día más limpio y clarificado, hasta el fin de los tiempos, cuyo secreto profundo sólo Dios posee.

    Pero si la Tradición no muere, porque es historia viva que arranca del pasado, se perfecciona en el presente y prolonga en el futuro, cabría que una generación infiel —revolucionaria— tratara y aun consiguiera romper momentáneamente su fluir histórico, abandonando su servicio y traicionando con una sustitución,, a base de doctrinas exóticas y heterodoxas, al ser del país que ella constituye. Esto intentó hacer el liberalismo en España y esto fue lo que ni siquiera momentánea ni circunstancilamente consiguió. Porque la Tradición española, aunque traicionada por unos y abandonada por otros, no quedó rota ni falta de seguidores y defensores. El Carlismo la recogió y, haciéndose depositario de ella, la defendió contra doctrinas extrañas y la conservó al día, perfeccionándola con el talento de sus hombres y fecundándola con la sangre de sus mártires, para esperanza y salvación de España.

    Pero si la Tradición española encontró en el Carlismo el eslabón preciso para no romperse ni perderse, si gracias a él ha podido guardarse su esencia y continuarse ininterrumpidamente su desarrollo histórico, merece señalarse, dentro de ella, esa supervivencia personal que he indicado al referirme a la muerte de don Cándido Nocedal.


    Si las doctrinas tradicionales no murieron porque no podían morir, y ahí estaba el partido carlista para evitarlo, tampoco desapareció del panorama político español, a su muerte, la egregia figura de don Cándido.

    Su voz no calló. Esa voz que provocara crisis en los gobiernos liberales y que tan valientemente atacara sus errores y extravíos, continuó resonando, en el Parlamento unas veces, y en los campos y ciudades de España otras, porque otro Nocedal, hechura fiel del primero, continuó, continua y constantemente, encargado de que no se apagaran sus ecos.

    Cándido y Ramón Nocedal, dos nombres y un solo apellido, al servicio de un mismo Ideal. Y en esta fusión de personalidades y de ejecutorias en el cumplimiento de una misma y sagrada tarea, está contenido cuanto en explicación y elogio de ambos pueda decirse. Pues para ninguno de ellos cabe mayor elogio que el decir sencillamente que fue padre de tal hijo e hijo de tal padre.

    Cándido Nocedal y Rodríguez de la Flor
    (La Coruña, 1821 - Madrid, 1885)

    Con lo anterior queda ya implícitamente dicho que Ramón Nocedal y Romea dedicó su vida entera y exclusivamente al servicio de los ideales tradicionalistas que su padre le inculcara y defendiera.

    Por ellos renunció a honores, posibilidades sociales y políticas, aficiones particulares y satisfacciones personales. Por ellos también sufrió toda clase de persecuciones y padeció afrentas, intrigas, calumnias e injusticias continuadas. No interesa su inventario, pero sí destacar cómo, en medio de ese mar de adversidades, permaneció siempre entero, erguido y firme, sin claudicar ni acobardarse, clamando incesantemente la verdad y luchando en su defensa hasta llegar a ser un ejemplo digno de ser seguido por las generaciones venideras.


    Sus dotes personales eran verdaderamente extraordinarias. Poseía un gran talento histórico-crítico y una maravillosa capacidad de síntesis, evidenciadas en sus apuntes y escritos históricos, y constantemente presentes en sus discursos políticos.

    Como orador, sorprenden su facilidad y elocuencia. Hablaba con sencillez cuando de cuestiones sencillas se trataba, y con gran calor, vehemencia y entusiasmo, cuando se proponía llevar al auditorio la fe en sus convicciones y creencias. Y siempre, con gran claridad y elegancia.

    En todos sus escritos y discursos se manifiesta una lógica férrea, aguda y sutil. Sus razonamientos son siempre claros y sólidos: acorrala al adversario y le reduce a la impotencia descubriendo sus puntos débiles con fina perspicacia y asestando en ellos los golpes irresistibles de sus argumentos. Esto le hacía un polemista terrible y peligroso, tanto más, cuanto que a su perspicacia y dialéctica razonadora se unían una fina ironía y una profunda intención para confundir al enemigo y ponerle en evidencia.

    Contestaba las interrupciones parlamentarias con gran serenidad y frases concisas. Profundo, ardoroso y acometedor siempre, conforme fue adquiriendo experiencia sus magníficas dotes se fueron perfeccionando hasta hacerse un orador intencionado, experto, extraordinariamente eficaz y mortífero en los ataques, a la par que cauto para no dejarse envolver ni caer en las trampas dialécticas de sus enemigos. Esto le hizo brillar con luz propia en Parlamentos en los que figuraban oradores de la talla de Cánovas, Canalejas, Salmerón, Silvela, Sagasta y Maura, con los cuales contendió ventajosamente en innúmeras ocasiones.

    Cualidad suya permanente fue la de ser siempre correcto y prudente, aun en sus más claras y duras intervenciones parlamentarias. Respetuoso con las personas, supo siempre decirles las verdades precisas sin ofenderlas y jamás transigió con sus errores, ni con las doctrinas revolucionarias, las defendiera quien las defendiera.


    Fundó, con la cooperación de su padre, «El Siglo Futuro» y continuó en el Parlamento varias campañas que él iniciara. Poseedor de una solidísima formación religiosa y política, se constituyó en incansable defensor de los vejados derechos de la Iglesia y de las doctrinas tradicionales españolas.

    Motivo constante de sus actuaciones fueron la crítica de las medidas antirreligiosas y antitradicionales de los gobiernos liberales, y continuamente, con fe de iluminado y valentía heroica, expuso ante auditorios muchas veces hostiles y enemigos las verdades salvadoras que él había recogido de la religión católica y de la tradición española. Como dice don Agustín González de Amezúa en el prólogo a uno de los volúmenes de sus «Obras Completas» por él recopiladas, podrá haber sido llamado con toda justicia «procurador en Cortes por la Iglesia». Y las campañas políticas hicieron a su vez de él el más genuino defensor de los fueros y libertades de las sociedades infrasoberanas.


    Mucho se ha especulado sobre los acontecimientos que le colocaron fuera de la disciplina carlista y le llevaron a fundar el Partido Católico Nacional, más corrientemente conocido por «integrista», en el que continuó defendiendo, en todos los campos, los principios tradicionales y las doctrinas que recibiera de su padre y del partido carlista.

    No interesa ahondar en esta cuestión, zanjada ya por el tiempo, con la natural fusión y vuelta del integrismo a la Comunión Tradicionalista. Por encima de hechos lamentables y de contingencias circunstanciales, carlismo e integrismo lucharon por los mismos principios y contribuyeron a salvar las mismas doctrinas y, desaparecidas las causas que determinaron su separación, se encontraron otra vez juntos en la misma disciplina. Cabe, pues, olvidar esta riña de hermanos, y a la luz de la doctrina, que es lo eterno, por encima de los hechos accidentales, considerar a Ramón Nocedal, ahora, en 1951, como un tradicionalista carlista de siempre, y de los que, de forma destacada, han contribuido en grado máximo a la salvación de la Tradición española y a este vigor actual del Carlismo español, tan magníficamente evidenciado en el florecer de boinas rojas de 1936.

    Con este criterio he preparado esta antología y por eso, bajo el epígrafe de «Carlismo», figuran unos textos que, si directamente se refieren al partido integrista, por su sentido y alcance convienen también exactamente al Carlismo, y sobre él habrían sido pronunciadas por s autor de no haberse producido los acontecimientos que determinaron el nacimiento del Partido Católico Nacional.


    El pensamiento de Ramón Nocedal fue rico en concepciones y exacto en su expresión. Con intuición profunda descubrió las raíces de los males que aquejaban a España y con claridad meridiana, y con machacona insistencia, expuso las soluciones a ellos. Sus palabras —así cuando anunció la muerte de los partidos liberales y la ruina a que llevarían a España—, muchas veces resultaron proféticas. Y siempre, claras y luminosas para calar en el alma de España y guiar los pasos de quienes buscan la verdad política. Por eso, a los cuarenta y cuatro años de su muerte, conservan todo su interés y viva actualidad y serán, sin duda, sumamente provechosas para los lectores actuales que se preocupan por los problemas políticos.


    Del preliminar de la Antología de Ramón Nocedal Romea, preparada por Jaime de Carlos Gómez-Rodulfo, Editorial Tradicionalista, Madrid 1952, pp. 7-14.


    Reino de Granada
    Pious dio el Víctor.

  2. #2
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está desconectado 𝔄𝔱𝔥𝔞𝔩 𝔚𝔞𝔯𝔡
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    1,324
    Post Thanks / Like

    Re: CX aniversario de Ramón Nocedal y Romea

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Homenaje a D. Ramón Nocedal y Romea. CIX Aniversario.








    D. Ramón Nocedal, o el fundador del integrismo


    Don Ramón Nocedal y Romea, hijo de don Cándido Nocedal y de doña Manuela Romea, por la que se emparentaba con el célebre comediante del mismo apellido, nació el 11 de diciembre de 1842.


    En la Comunión Tradicionalista, la figura de don Ramón Nocedal es una de las más destacadas por su actividad política y literaria y por su posición de intransigencia absoluta, que le hizo ser el fundador del Partido Integrista, partido que, aunque aparentemente signifique una escisión, no vino a mermar las fuerzas de la gran familia tradicionalista. Por el contrario, sirvió para aclarar a los ojos de los enemigos que el Carlismo no es un simple pleito dinástico, sino la concepción profunda de la Historia de España, con todo el aparato científico que presta a estas concepciones un rango superior.


    La actividad política de Nocedal y Romea principia apenas salido de la Universidad el muchacho con su título de licenciado en Derecho, a los veintidós años de edad. En estos primeros años la adhesión personal a Don Carlos era calurosa en toda la Comunión, y el joven Nocedal, formado a la sombra de su padre, ocupó un puesto en las Cortes el año 1869, cuando sólo contaba veintisiete años.


    De su actuación en el Congreso de los diputados quedan muestras magníficas. Fué uno de los oradores más elocuentes y fogosos que el Parlamento español ha tenido, y a él muy principalmente debe el Carlismo el que, ante una corporación enemiga como el Congreso de los diputados, la voz de la Tradición haya sido, no sólo oída y respetada, sino temida. Porque en las oraciones de Nocedal no había sólo retórica, aunque la moda de la época también le salpicara, sino talento clarísimo, abundancia de erudición y razonamiento cerrado.


    El padre, don Cándido Nocedal, fué enemigo de la guerra. Creía, como ya dije al ocuparme de él, que la habilidad política, aprovechando las peripecias de aquellos años agitados, podía llevar al Carlismo al triunfo. Esta posición dejaba a don Cándido Nocedal, una vez triunfante la tendencia que proclamaba la necesidad de la guerra, un poco al margen de los acontecimientos, y, por tanto, alejado, en cierto sentido, de Don Carlos. Nocedal hijo, influido también por estos episodios, adoptó una postura de frialdad hacia la persona del Rey legítimo. Pero había más.


    Ya en 1875 había fundado en Madrid el periódico El Siglo Futuro, por estimar necesario conservar la doctrina en toda su pureza. Era un doctrinario, tocado del Tradicionalismo francés, del que ya me ocupé en el capítulo dedicado a Donoso Cortés, ante el que no cabían transigencias de ninguna clase, siquiera fuesen las nacidas de circunstancias de lugar y tiempo. Para el integérrimo católico y español cualquier concesión, aun la más accidental al parecer, hería la pureza de la doctrina y era en el fondo una manifestación de tendencias liberales. En torno a este problema se desenvuelve la vida de don Ramón Nocedal. Y ésta fué la causa de que, una vez muerto don Cándido, tan habilísimo en la dirección del partido, se escindiera en dos, constituyéndose el integrista, acaudillado por Nocedal y Romea.


    El documento que lo fundamenta es una hermosa pieza literaria que él mismo redactó, y es conocido en la historia de España, no sólo del Carlismo, con el nombre de Manifiesto de Burgos. Lleva fecha de 31 de julio de 1888. Dos partes tiene este documento valiosísimo: una dedicada a defender a los que con él se habían separado del Carlismo dinástico y a rebatir a los que él creía equivocadamente carlistas liberalizantes, y otra a exponer los fundamentos del Integrismo. Este Manifiesto fué suscrito por veinticinco periódicos, entre ellos El Siglo Futuro, que tanta importancia ha tenido para la vida española hasta julio de 1936, en que dejó de publicarse, destruidos sus talleres por las hordas bermejas.


    Resumiendo su actividad política, hemos de indicar que fué seis veces diputado y una senador; sólo la primera acta de diputado la ostentó como miembro del Carlismo, y que el hecho más destacado de su vida está en la resolución de apartarse del Partido Tradicionalista, reuniendo la Asamblea de Burgos y fundando el Partido Integrista.


    De gran mérito es su labor literaria. El señor Amezúa coleccionó las obras de Nocedal, en las cuales, al lado de obras de pura literatura, aunque empapadas de espíritu tradicionalista, como El juez de su causa y La Carmañola, comedias representadas en Madrid en medio de enorme pasión, se hallan importantísimas obras políticas y multitud de artículos de carácter ascético.


    Murió en 1907, y su tránsito fué tan edificante y ejemplar que muchos sacerdotes, religiosos y gentes del pueblo tocaban su cuerpo con rosarios, medallas y pañuelos para conservarlos como reliquias.




    La Verdad del Tradicionalismo. J.E. Casariego.








    Círculo Tradicionalista Pedro Menéndez de Avilés: Homenaje a D. Ramón Nocedal y Romea. CIX Aniversario.
    «¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España.»
    𝕽𝖆𝖒𝖎𝖗𝖔 𝕷𝖊𝖉𝖊𝖘𝖒𝖆 𝕽𝖆𝖒𝖔𝖘

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Conozca a Ramón Pané
    Por Hyeronimus en el foro Catalunya
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 07/01/2017, 00:43
  2. Respuestas: 4
    Último mensaje: 08/04/2016, 00:58
  3. LXII Aniversario de Ramón de Contreras y Pérez de Herrasti
    Por Hyeronimus en el foro Biografías
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 13/12/2014, 13:36
  4. Ramón Ortíz de Zarate.......
    Por Liga Santa en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 02/06/2012, 23:44
  5. José Ramón García Llorente, X aniversario
    Por Chanza en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 26/01/2011, 12:08

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •