Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 1 de 1
Honores1Víctor
  • 1 Mensaje de ALACRAN

Tema: Entrevista a un hijo de Mussolini: opinión del Duce sobre Franco y José Antonio

  1. #1
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado KARLALN
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,292
    Post Thanks / Like

    Entrevista a un hijo de Mussolini: opinión del Duce sobre Franco y José Antonio

    Entrevista a un hijo de Mussolini: opinión del Duce sobre Franco y José Antonio

    Revista FUERZA NUEVA, nº 432, 19-Abr-1975

    VITTORIO MUSSOLINI, HIJO DE BENITO MUSSOLINI, ENTREVISTA EXCLUSIVA

    Vittorio Mussolini nació en Milán en el año 1916. Le correspondieron vivir, en las postrimerías de la gran contienda mundial, unos momentos intensos junto a su padre, dándole confianza y leal compañía en unos instantes en los que Europa agonizaba bajo las bombas aliadas. Después de la tempestad, consiguió huir en 1946 hacia Argentina, portando como equipaje aquellas escenas de la vida real que con tanta tensión había protagonizado. Al otro lado de los mares, junto a la bahía del Plata, se dedicó al periodismo, como principal recurso de subsistencia. De Argentina son sus acentos, su tono de voz, su flexibilidad del lenguaje, sus metáforas dulzonas, su conversación dilatada y espaciosa como la ceremoniosidad de un tango.

    A la hora convenida, a casi cien kilómetros de Florencia, me encuentro con Vittorio. Es un hombre alto, con sienes grisáceas, que ya dejan despuntar en sus cabellos tonalidades blancas. Viste de sport. Lo que más destaca en su figura son los bigotes de gaucho, ya encanecidos, y sobre todo su cordialidad en el bien decir. Me saluda con el mayor afecto, y sin prólogos ni preámbulos, sin prefacios que se hacen innecesarios en nuestro diálogo, nos adentramos en las incógnitas que circundan los últimos momentos del Duce, y que él, con gran amor filial, y desvaneciendo los velos de los recuerdos vivos, me narra con la emoción propia de ser uno de los protagonistas de la última hora, de esas imágenes tantas veces repetidas en sus sueños, tras noches de insomnio y pesadilla, que se cernieron sobre el trágico destino de su sangre y de su familia, al derrumbarse Europa.

    Vamos a tratar de esclarecer de las tinieblas episodios que han dado la vuelta al mundo en los rotativos de todos los pueblos, y que con tintes sensacionalistas han venido confundiendo la credulidad de los lectores. No hace mucho, en uno de esos seriales periodísticos, leía con cierto escepticismo que había sido un sacerdote el delator de la presencia del Duce en Dongo.
    ¿Fue cierto que un sacerdote fuera el que pusiera en antecedentes a los partisanos que procedieron a la detención del conductor de la Italia fascista?


    -Todo lo que se refiere a la captura y sucesivo asesinato de mi padre está celosamente guardado por el secreto y por una serie de distorsiones de la verdad histórica. Personalmente no lo sé, puesto que no me encontraba allí con la columna del gobierno en Dongo. En alguna ocasión he tenido la oportunidad de leer en la prensa italiana el argumento que usted me indica, haciendo referencia a este comentario de que fue un sacerdote el que entregó mi padre a los comunistas. Es posible.

    -Otras versiones se han escrito haciendo hincapié en que Mussolini se suicidó antes de que las balas del pelotón de ejecución segaran su vida. ¿Qué hay de cierto en este aserto?

    -Es la primera vez que lo oigo. No lo creo; categóricamente, no.

    -El periodista Franco Vandino ha escrito que el Duce estaba ya muerto antes de ser trasladado a Mesagra. ¿Qué opina al respecto?

    -Algo de ello puede haber, pues hay tantas versiones acerca de la muerte de mi padre que ya es imposible discernir y llegar a saber cuál es la verdadera. Durante un periodo de tiempo amplio se comentó que fue Valerio y los suyos. Más tarde, se ha hablado también de Lampredi e incluso de Longo, el actual jefe del Partido Comunista Italiano. Pienso que esta incertidumbre está tramada para sembrar la confusión y ocultar vergonzantes responsabilidades. Para mí, como hijo, el que fuera Valerio, Longo o Lampredi, poco me interesa, porque alguno tuvo que ser. Las versiones son de lo más extravagantes y pintorescas. Algunos dicen que el fusilado no fue mi padre, sino otro hombre en su lugar. Otros escritores sostienen sus tesis de que Clara Petacci no se encontraba allí, y que fue agregada después para hacer más truculento el episodio y tratar de desprestigiar de esta forma la figura del Duce. Pienso que esto último puede ser cierto. El auténtico final de mi padre aún no está esclarecido por completo. El hecho de que Audissio se hiciera responsable de la matanza bien pudiera ser un papel representado a instancias del Partido Comunista, que lo eligiera a él como hombre de paja para escenificar en su persona el magnicidio y la responsabilidad del asesinato.

    -Otro de los enigmas y misterios que interesan a la opinión pública es el relativo a un supuesto tesoro de Dongo. De él se han vertido afluentes de tintas, dando a esta incógnita una aureola de intriga. ¿Qué sabe sobre ese pretendido tesoro de Dongo, del que tanto se ha hablado, y que es motivo de vivas polémicas?

    -El llamado “tesoro de Dongo” es un invento de la propaganda enemiga. En Dongo se encontraba en aquellos instantes el gobierno de la República Social Italiana, en columna de marcha, en movimiento y traslado, y puede ser que llevaran consigo ciertas cantidades de dinero para sufragar los gastos de su desplazamiento, pero un tesoro, tal como se ha dicho prolijamente y escrito con tanta intencionalidad, en el sentido de la palabra que se da hoy al término tesoro, todavía no ha aparecido ni aparecerá. El único tesoro que no pudieron encontrar serían los documentos secretos de mi padre, de gran valor histórico, puesto que él guardaba estos documentos, que después no han aparecido a la luz, y que hace pensar que le fueron incautados por los partisanos, y hoy se encuentren en Moscú.

    -Se ha levantado por cierta prensa de carril toda una trama sobre un suceso que lo ha convertido en difamación y leyenda. Es esa versión que ha circulado por algunas redacciones de periódicos sobre el supuesto intento del Duce de envenenar a Pío XI, y que la revista «Paris Match» remarcaba en sus páginas con grandes dosis de intencionalidad. ¿Qué me puede comentar a este respecto?

    -Esto es una mentira absurda, y solamente en esta época se pueden escribir este tipo de calumnias sobre aquel tipo y los personajes que le dieron trascendencia. Mi hermano Romano Mussolini pleiteó contra el «Paris Match», que difundió tal noticia por todo el mundo, y ganó el litigio ante la autoridad judicial competente. Las relaciones entre la Iglesia católica y el fascismo siempre fueron buenas. Con respecto al Vaticano, surgieron con el Estado italiano divergencias sobre ciertos puntos de vista que en nada enturbiaron las cordiales relaciones entre Estados. He de confesar que el Vaticano, durante la segunda guerra mundial, fue un nido de espionaje al servicio de los enemigos de nuestra Patria. Con la Iglesia el fascismo no tuvo roce alguno de contrapuntos. Con el Estado Vaticano se pusieron sobre el tapete de la discusión ciertos asuntos que afectaban por igual a los dos Estados, y sobre los que existían, en aspectos, concretos criterios diferenciadores. España en estos últimos tiempos [1975], tiene sobre esto gran experiencia, pues, a pesar de ser su país un Estado de arraigada y profunda tradición religiosa, en el sentido católico, a todos los niveles, recientemente tienen ciertos problemas planteados, y que tienen que resolver con el Estado Vaticano.

    -¿Qué le debe el pueblo italiano al Duce?

    -Creo que la dignidad de ser italianos.

    -¿En su opinión, cuál fue la principal obra que realizó el fascismo en Italia?

    -Sus leyes sociales; sólo su enumeración sería amplísima, como por ejemplo la Carta del Trabajo, el Instituto Nacional de Previsión Social, la Obra del Dopo Lavoro, la Asistencia a enfermos, la instrucción social, etc., obras e instituciones que hoy parecen un descubrimiento inédito en los países que se llaman más progresistas y avanzados, y que fueron puestas en práctica con éxito rotundo y con sentido de justicia social, como precursor e innovador, por el Movimiento fascista. Ideas y principios básicos que hoy nutren el cuerpo social de las legislaciones de todo el mundo, con visos de adelantos y mejora sociales, fueron concebidas con originalidad y llevadas a feliz término por el fascismo. Hoy es frecuente, de un modo peyorativo, referirse al fascismo como un Movimiento de capitalistas, conservadores o reaccionarios, olvidándose maliciosamente que lo fundamental del fascismo fue precisamente su aspecto social, hasta hoy no superado, y que supuso la innovación más importante que aportó a la humanidad en una gran lección histórica, que posterior y paulatinamente fue recogida y aceptada en sus principios por todas las legislaciones del mundo civilizado.

    -¿Es cierto que su hermana Edda depositó en 1944 en Suiza las memorias de su marido, el conde Ciano, y es auténtico el contenido de su diario traducido a todas las lenguas?

    -Sí, es cierto. En breve aparecerá un libro escrito por Edda sobre su esposo. Sobre el comportamiento de mi cuñado Ciano con respecto a mi padre, creo que fue, en aquel 25 de julio tan trágico para mi familia, un error de valoración política por parte de Ciano.

    -¿Qué sensación produjo en su padre el proceso de Verona?

    -Mi padre aceptó democráticamente el voto mayoritario del Consejo fascista.

    -¿Fue la República Social italiana el fascismo más genuino y auténtico?

    -En aquel momento, y dadas las circunstancias, la República Social fue necesaria. No puedo afirmar ni desmentir que fuera el auténtico fascismo, precisamente por los acontecimientos en los que se desenvolvió. Mi padre opinó que aquellos no eran momentos de palabras sino de acción, y optó por tomar las armas y luchar; las reformas vendrían después, una vez concluida la contienda en la que estábamos inmersos. En aquella época nos vimos sobre un volcán en plena erupción.

    -Cuál era la procedencia de las gentes que militaban en el fascismo?

    -El mismo nombre lo indica, fascio, haz, unión. En él militaron, junto a un sector reaccionario, los obreros más humildes y los campesinos seculares de estas tierras de vides y mieses.

    -¿Cómo reaccionó el Duce ante la negativa española de entrar en el enfrentamiento bélico que devastó a Europa?

    -En diversas ocasiones escuché en el ambiente íntimo de mi hogar paterno, ciertos reproches a esta postura adoptada por Franco de neutralidad y no beligerancia al lado de las armas del Eje. Mi padre siempre contestaba que España también era muy útil a la causa común desde su puesto neutral, y que en aquellos momentos se encontraba en ruinas, al mismo tiempo que mi padre nunca deseaba para el pueblo español otra masacre como la que soportó durante su Cruzada de Liberación frente al comunismo, y que, debido a las circunstancias específicas de entonces, mi padre opinaba que, en el supuesto de entrar España en armas a nuestro lado, podría haber supuesto un “hándicap” gravoso, dada la situación española, que acababa de salir de una guerra muy dura y sangrienta.

    -¿Qué opinaba el Duce sobre José Antonio?

    -Consideraba al fundador de la Falange como el espíritu puro de España, y en esta frase lírica que mi padre empleaba cuando se tocaba este tema, quería simbolizar que era el exponente de las virtudes y de la nobleza del gran pueblo español.

    Vittorio Mussolini ha escrito recientemente un libro sobre las mujeres trágicas que incidieron en la existencia del Duce, y que acaba de ser publicado en España. En el mismo nos da una visión íntima y entrañable, familiar, de muchas escenas domésticas de la convivencia en el hogar del Duce, y que da a conocer detalles de cómo era aquel hombre de carne y hueso, que le cupo el honor de conducir a su pueblo, y que la historia lo ha mitificado para sus anales de eternidad

    José Luis JEREZ RIESCO
    Última edición por ALACRAN; 17/04/2020 a las 16:56
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 1
    Último mensaje: 02/02/2018, 17:58
  2. Entrevista a un familiar de Antonio Molle Lazo
    Por Trifón en el foro Tertúlia
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 20/11/2016, 14:39
  3. Opinión sobre el 14 de Febrero
    Por Josef en el foro Tertúlia
    Respuestas: 9
    Último mensaje: 18/02/2013, 00:37
  4. Entrevista a Antonio Pérez Omister
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 29/07/2009, 14:02
  5. Respuestas: 0
    Último mensaje: 05/11/2005, 21:38

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •