Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3
Honores1Víctor
  • 1 Mensaje de Valmadian

Tema: "El necio se dice a sí mismo: No hay Dios"

  1. #1
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,773
    Post Thanks / Like

    "El necio se dice a sí mismo: No hay Dios"

    Son palabras de los Salmos (53,2) y se encuentran recogidas en el comienzo de un editorial de la revista de evangelización "Amaos", editada en Poznan (Polonia). A continuación el texto del artículo completo.

    LO ABSURDO DE NO CREER EN DIOS.

    A la gente que vive como si Dios no existiera, o que niega Su existencia, el Creador le dirige unas palabras de advertencia y la llama a la reflexión: El necio se dice a sí mismo: No hay Dios" (Sal 53,2). A continuación añade: "ya que sus atributos invisibles --su poder eterno y su divinidad-- se hacen visibles a los ojos de la inteligencia, desde la creación del mundo, por medio de sus obras. Por tanto, aquellos no tienen ninguna excusa" (Rom 1, 20) ¿Quiénes? Los "que por su injusticia retienen prisionera la verdad" (Rom 1,18) Todos los que sinceramente buscan la verdad y que por la injusticia no la retienen prisionera, tarde o temprano encontrarán sin falta la única fuente de felicidad y amor, que es Dios.

    Fred HOYLE, eminente astrofísico británico, habla de lo absurdo de no creer en Dios, al igual que de lo insensato que resulta imaginar una creación accidental de la vida. Considera que resulta tan absurdo como si creyéramos que un chorro de aire, tras atravesar un depósito de chatarra, podría ensamblar un nuevo Boeing.

    Antony FLEW, destacado filósofo inglés, quien desde 1950 era símbolo y gurú del ateísmo científico, en 2004 confesó públicamente su fe en la existencia de Dios-Creador. El descubrimiento del código ADN le convenció de la existencia de una Inteligencia Divina Suprema, que había creado todo el Universo.

    Sin embargo, el reconocer la existencia de Dios no es más que la primera etapa en el camino que lleva al conocimiento de su Ser. Es Dios quien, convirtiéndose en un hombre de carne y hueso, en Jesucristo, reveló plenamente la verdad sobre sí mismo. Aceptando la Epifanía y entrando en unión con Cristo, uno emprende el fascinante camino de la vida interior y del conocimiento --gracias a la fe y al amor-- de la verdad sobre el único Dios en Tres Personas. Sólo este Dios es el amor que nos reveló esta verdad sobre sí mismo.

    Jesucristo no deja de apelar a nuestra conciencia para que establezcamos con Él una relación personal en la oración diaria, a través de una fe viva. Él podrá entonces, en el sacramento de la Penitencia, liberarnos del poder de los pecados y en la Eucaristía, curar todas nuestras heridas e introducirnos en la vida y en el amor de la Santísima Trinidad. Ayudándonos a emprender el difícil camino de la fe, Jesús nos ofrece unas señales inteligibles que llaman a la conversión del alma: Jesús les dijo: "Si no viereis y prodigios, no creéis." (Jn 4, 48)

    Algunas de las señales más inteligibles ofrecidas por Dios, que llaman a la conversión, son las tres imágenes que no fueron pintadas por la mano del hombre y que son obra de Dios mismo. Son las siguientes: 1ª La imagen tridimensional en negativo fotográfico de la sábana mortuoria que representa el cuerpo de Jesús en su totalidad. 2ª La imagen del rostro de Jesús Resucitado del velo de Manoppello. 3ª La imagen de la Virgen de Guadalupe.

    Diversas investigaciones científicas han confirmado que todas esas imágenes son unos archeiropoietós, es decir, : ningún genio humano de los más grandes hubiera sido ni es capaz de pintar algo parecido. Las investigaciones científicas confirman estos hechos. Si el ser humano las acepta, y con humildad abre su corazón al amor y a la infinita misericordia de Dios, comenzará entonces el proceso de su transformación interior. Emprenderá un camino que lo llevará hasta una felicidad imperecedera de comunión con Dios. Si, en cambio, "por su injusticia retuviera prisionera la verdad" y rechazara las señales dadas por Dios, que lo llaman a la conversión, seguirá por un camino hacia la eterna falta de sentido y condenación sin fin.


    -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


    Padre Mieczyslaw Piotrowski, S. Chr. ("AMAOS" revista de evangelización, Edit ÁGAPE. nº 1, 2011 pág., 3, Poznan, Polonia)
    Alejandro Farnesio dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  2. #2
    Avatar de Aquilífero
    Aquilífero está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    15 mar, 09
    Mensajes
    582
    Post Thanks / Like

    Re: "El necio se dice a sí mismo: No hay Dios"

    Cita Iniciado por Valmadian Ver mensaje
    Son palabras de los Salmos (53,2) y se encuentran recogidas en el comienzo de un editorial de la revista de evangelización "Amaos", editada en Poznan (Polonia). A continuación el texto del artículo completo.

    LO ABSURDO DE NO CREER EN DIOS.

    A la gente que vive como si Dios no existiera, o que niega Su existencia, el Creador le dirige unas palabras de advertencia y la llama a la reflexión: El necio se dice a sí mismo: No hay Dios" (Sal 53,2). A continuación añade: "ya que sus atributos invisibles --su poder eterno y su divinidad-- se hacen visibles a los ojos de la inteligencia, desde la creación del mundo, por medio de sus obras. Por tanto, aquellos no tienen ninguna excusa" (Rom 1, 20) ¿Quiénes? Los "que por su injusticia retienen prisionera la verdad" (Rom 1,18) Todos los que sinceramente buscan la verdad y que por la injusticia no la retienen prisionera, tarde o temprano encontrarán sin falta la única fuente de felicidad y amor, que es Dios.

    Fred HOYLE, eminente astrofísico británico, habla de lo absurdo de no creer en Dios, al igual que de lo insensato que resulta imaginar una creación accidental de la vida. Considera que resulta tan absurdo como si creyéramos que un chorro de aire, tras atravesar un depósito de chatarra, podría ensamblar un nuevo Boeing.

    Antony FLEW, destacado filósofo inglés, quien desde 1950 era símbolo y gurú del ateísmo científico, en 2004 confesó públicamente su fe en la existencia de Dios-Creador. El descubrimiento del código ADN le convenció de la existencia de una Inteligencia Divina Suprema, que había creado todo el Universo.

    Sin embargo, el reconocer la existencia de Dios no es más que la primera etapa en el camino que lleva al conocimiento de su Ser. Es Dios quien, convirtiéndose en un hombre de carne y hueso, en Jesucristo, reveló plenamente la verdad sobre sí mismo. Aceptando la Epifanía y entrando en unión con Cristo, uno emprende el fascinante camino de la vida interior y del conocimiento --gracias a la fe y al amor-- de la verdad sobre el único Dios en Tres Personas. Sólo este Dios es el amor que nos reveló esta verdad sobre sí mismo.

    Jesucristo no deja de apelar a nuestra conciencia para que establezcamos con Él una relación personal en la oración diaria, a través de una fe viva. Él podrá entonces, en el sacramento de la Penitencia, liberarnos del poder de los pecados y en la Eucaristía, curar todas nuestras heridas e introducirnos en la vida y en el amor de la Santísima Trinidad. Ayudándonos a emprender el difícil camino de la fe, Jesús nos ofrece unas señales inteligibles que llaman a la conversión del alma: Jesús les dijo: "Si no viereis y prodigios, no creéis." (Jn 4, 48)

    Algunas de las señales más inteligibles ofrecidas por Dios, que llaman a la conversión, son las tres imágenes que no fueron pintadas por la mano del hombre y que son obra de Dios mismo. Son las siguientes: 1ª La imagen tridimensional en negativo fotográfico de la sábana mortuoria que representa el cuerpo de Jesús en su totalidad. 2ª La imagen del rostro de Jesús Resucitado del velo de Manoppello. 3ª La imagen de la Virgen de Guadalupe.

    Diversas investigaciones científicas han confirmado que todas esas imágenes son unos archeiropoietós, es decir, : ningún genio humano de los más grandes hubiera sido ni es capaz de pintar algo parecido. Las investigaciones científicas confirman estos hechos. Si el ser humano las acepta, y con humildad abre su corazón al amor y a la infinita misericordia de Dios, comenzará entonces el proceso de su transformación interior. Emprenderá un camino que lo llevará hasta una felicidad imperecedera de comunión con Dios. Si, en cambio, "por su injusticia retuviera prisionera la verdad" y rechazara las señales dadas por Dios, que lo llaman a la conversión, seguirá por un camino hacia la eterna falta de sentido y condenación sin fin.


    -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


    Padre Mieczyslaw Piotrowski, S. Chr. ("AMAOS" revista de evangelización, Edit ÁGAPE. nº 1, 2011 pág., 3, Poznan, Polonia)
    Estimado Valmadian:

    A estas alturas de la película, ver gente que no cree en Dios, o que lo ignora y cree que todo lo creado es fruto de la casualidad o del azar, más que tristeza me produce risa.

    Luchar contra esta gente es lo que nos toca a los católicos a lo largo de nuestras vidas.

    Ellos tratan por todos los medios de eliminar a Dios de la vida real, del día a día. Su mayor deseo, no consiste nada más que lograr que la gente piadosa, la gente creyente, deje de practicar su fe, aunque ésta sea una fe sencilla y no esté colmada de conocimentos.

    Una sola persona, por portar un crucifijo, o llevar en su cartera alguna imágen de la Virgen o santo protector, es motivo de mofa y risa para esta canalla.

    Muchos sucumben, y esconden su religiosidad por temor a las burlas, al aislamiento social, etc.

    Otros escuchan sin ningún rubor, como se meten con la religión que ellos mismos practican, sin abrir su boca, y para colmo, luego, unos y otros, se pavonean de llevar a hombros tal o cual imagen en Semana Santa. Vivir para ver. Ahí tenemos el ejemplo de egregios personajes de la política socialista de nuestros pueblos y ciudades. hartos de proclamar el aborto, la eutanasia, el "ajuntamiento gay", y luego, ala, a dar gritos bajo las andas de los pasos semanasanteros de nuestros pueblos. O a gritar en las romerías de postín ¡¡Viva la Blanca Paloma!! sin que nadie de la cofradía ponga un pero a tamña hipocresía.

    Debemos saber, eso sí, que nosotros los católicos estamos en minoría, y que nuestra labor es la de la resistencia de buestra Fe por todos los medios que podamos.

    Todos los que sean católicos saben (creo que algunos lo han olvidado) que hasta que Dios no vuelva a venir otra vez a este mundo en Gloria, lo vamos a pasar muy mal. Nos van a dar de "leches" que no veas. No nos van hacer mucho caso, y nos lo van a poner difícil en nuestro quehacer cotidiano.

    Hasta que llegue ese día, muchos abandonarán el combate, se rendirán o mirarán para otro lado.

    Eso es lo que hay. Yo, al igual que otros muchos (Estimado Valmadian, espero que tú entre ellos) deseo no rendirme mientras viva.

    Le seguiré pidiendo a la Santísima Virgen que me de fueras y que haga que persevere en mi fe, pues de lo contrario....

    Eso sí. Yo no soy de los de "la otra mejilla". Yo prefiero al Iglesia Militante, de toda la vida, la de verdad, no la de la pandereta y el tambor, que de esa ya está bien harto uno.
    Última edición por Aquilífero; 19/06/2012 a las 19:27
    Conócete, acéptate, supérate.
    (San Agustín)

  3. #3
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,773
    Post Thanks / Like

    Re: "El necio se dice a sí mismo: No hay Dios"

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Pues a decir verdad, soy de los que cada día me convenzo más de la extraordinaria verdad de Dios. Eso si, me considero bastante ignorante y cada día procuro aprender algo más al respecto. Por otro lado y aunque no se deben interpretar las Escrituras, estoy convencido de que la apostasía es un hecho. El descreimiento se está extendiendo como una mancha de aceite por todos los países, y lo más llamativo --al menos para mi--, es que ese descreimiento afecta no sólo al orbe cristiano, sino también a los miembros de cualquier religión que crean que existe un Ser Supremo. Y sí, me temo que habremos de pasar cada vez más penalidades, basta con leer a Mt 24,9, a Lc 21, 12-19 o Mc 13, 9-13, para comprender que será así. Pero igualmente se nos ha dicho que quien persevere hasta el fin será salvo.

    Nuestro Señor ya nos avisó con claridad meridiana que "El que no está conmigo está contra mí, y el que conmigo no recoge, desparrama." (Mt 12, 30) y la Iglesia será militante o no será, "¿Pensáis que he venido a traer la paz a la tierra? Os digo que no sino la disensión.". Lo malo es que hay muchos que olvidan que "Yo te digo a ti que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré yo mi Iglesia y las puertas del Infierno no prevalecerán contra ella. (Mt 16, 18) Por ello, no se puede dudar un instante, y sólo quien tenga fe vencerá.

    "Jesús clamando, dijo: El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me ha enviado, y el que me ve, ve al que me ha enviado. Yo he venido como luz al mundo, para que todo el que cree en mí no permanezca en tinieblas.Y si alguno escucha mis palabras y no las guarda,yo no le juzgo, porque no he venido a juzgar al mundo sino a salvar al mundo. El que me rechaza y no recibe mis palabras, tiene ya quien le juzgue; la palabra que yo he hablado, ésa le juzgará en el último día, porque yo no he hablado de mí mismo; el Padre mismo, que me ha enviado, es quien me mandó lo que he de decir y hablar, y yo sé que su precepto es la vida eterna. Así, pues, las cosas que yo hablo, las hablo según el Padre me ha dicho." (Jn 12, 44-50)
    Última edición por Valmadian; 19/06/2012 a las 23:29
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 5
    Último mensaje: 11/02/2014, 16:34
  2. Respuestas: 0
    Último mensaje: 26/10/2011, 19:27
  3. El "otro" bicentenario: Por Dios, la Patria y el Rey
    Por Tradición. en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 30/07/2011, 00:22
  4. Respuestas: 0
    Último mensaje: 11/06/2007, 22:40
  5. Bono se carga a "Dios" y "España" en su limpieza de himnos militares
    Por Donoso en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 19
    Último mensaje: 27/01/2006, 16:44

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •