Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 13 de 13
Honores2Víctor
  • 1 Mensaje de Valmadian
  • 1 Mensaje de TerciodeSarmiento

Tema: Ágora

  1. #1
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Ágora

    Los que destruyen el ágora y se instalan en la pirámide

    La página web de historia en libertad se adelantó el pasado verano a la polémica, difundiendo un artículo del historiador y filósofo argentino Antonio Caponnetto en el que se analiza un suceso recurrente en el imaginario anticristiano ahora retomado por un director de cine español en una película de ficción ambientada en el pasado. Nos referimos a Alejandro Amenábar y a su última producción: “Ágora”.
    Varios analistas, además del citado han puesto de relieve que la trama de la película es mentira desde el principio hasta el final; algo que no resulta novedoso si se recuerda la táctica de manipulación y deformación de la historia tan reiterada por la izquierda político-cultural. Lo cierto es que no sabemos gran cosa sobre esta mujer: las fuentes son muy escuetas y además se contradicen entre sí. Tampoco fue la primera víctima de las turbas alejandrinas: cincuenta años antes los paganos asesinaron al obispo arriano Jorge. Más difícil es aún dar una imagen “moderna” o “científica” de una mujer que era más bien una mística neoplatónica, bien considera incluso entre cristianos. El documentado análisis hecho en “primeros cristianos” acaba concluyendo que “El de Hipatia parece más un asesinato político, no religioso, provocado por viejos conflictos”. En otro lugar se recuerda que el propio obispo Cirilo reprochó al pueblo alejandrino su carácter levantisco y pendenciero en su homilía pascual del año 419. La muerte de Hipatia fue algo que lamentaron ya los cristianos de la época. “Si hay algo ajeno a los que tienen los sentimientos de Cristo, son las muertes, luchas y cosas por el estilo”, escribió sobre el hecho el historiador contemporáneo Sócrates Escolástico. Sinesio de Cirene, discípulo de Hipatia que llegaría a ser obispo de Ptolemaida, la recordó con cariño en sus cartas. Y por cierto, su imagen aparece entre las figuras de la Escuela de Alejandría que inmortalizara Rafael en las estancias vaticanas.
    Hace unos años, el profesor Miguel Ayuso publicaba un libro con el título: "El ágora y la pirámide". La primera, representa la condición política y social natural del hombre, la segunda —en su sentido funerario— define a la "geometría legal" de signo contractualista de las modernas constituciones y de quienes defienden la utilización del Estado, de los poderes públicos y de los mecanismos culturales con una pretensión de transformación del orden social ajena a las exigencias del bien común y viciada por las concepciones ideológicas que sostienen dichas actuaciones.
    Recurrente en su defensa de la Cultura de la muerte, el director de “Mar Adentro” apenas logra en su nueva película rozar la esencia de la fe católica; por el contrario, enriscado en la pirámide, el cineasta golpea sin piedad al ágora como símbolo del diálogo, la convivencia, la belleza y la verdad.
    Dos sugerencias: a Amenábar, ya que se le ve tan entusiasmado por denunciar el fanatismo religioso, que dedique una de sus próximas películas y de las subvenciones que tan generosamente recibe procedentes de nuestros impuestos al profeta Mahoma y a las aportaciones del Islam a la historia de la humanidad. Y a nuestros lectores que vayan a desintoxicarse viendo “Katyn”, película, esta vez sí, rigurosamente histórica en la que se recrea la matanza de más de veinte mil oficiales polacos por los comunistas a las órdenes de Stalin. Más que nada para que comprueben dónde acaban desembocando las ideas de los “sin Dios” tan sectariamente representadas por quienes acusan a la religión de promover la intolerancia.


    UNO DE NUESTROS LECTORES RECOMIENDA EL ARTÍCULO: Las mil muertes de Hipatia. Es un ensayo de Miguel Ángel García Olmo, doctor en Antropología y licenciado en Filología Clásica y Derecho, que ha sido citado en La Razón y extractado en Alfa y Omega. ForumLibertas lo publica en su integridad.




    Los que destruyen el ágora y se instalan en la pirámide - ReL

  2. #2
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Ágora

    En la revista correspondiente a este mes de octubre de ese grupo comercial llamado El Círculo de Lectores, concretamente en la página 23 del catálogo se anuncia una novela con el titulo Hypatia. La mujer que amó la ciencia de un tal Pedro Gálvez y en el que pudiera haberse inspirado Amenabar para su refrito subvencionado.

    Hasta aquí nada peculiar en el anuncio, pero la breve reseña ya muestra como es el contenido, y estos son los términos:

    "El apasionante retrato de Hypatia, un personaje excepcional que vivió una época sombría que ni los dioses quieren recordar. Una época en que la nueva religión llegada de Judea AMENAZABA CON DESTRUIR TODO RASTRO DE PENSAMIENTO Y CULTURA EN EL MUNDO OCCIDENTAL."

    El comentario es DE TRACA, particularmente porque los acontecimientos sucedieron en el S. V cuando ROMA se descomponía por todas partes, cuando el Mundo Antiguo literalmente desaparecía en una agónica extinción dando paso a un barbarismo durante el cual la los cimientos de la CIVILIZACION GRECOLATINA fueron preservados precisamente gracias a la labor de La Iglesia.

    Pero LA TRACA continua con estas otras lindezas que demuestran la inquina ideológica y vesanía anticristiana del autor así como la supina ignorancia histórica de los que en dicha empresa se ocupan de seleccionar los títulos que venden:

    "Hija del matemático y astrónomo Teón, último director del museo de Alejandría, Hypatia heredó de su padre la pasión por la ciencia (1) y la filosofía, y fue maestra de los estudiosos (2) que hicieron de la ciudad egipcia unos de los principales centros del saber durante la antigüedad (3). Mujer inteligente, sabia, refinada y de una gran cultura, escribió libros sobre geometría, álgebra y astronomía y mejoró el diseño de los primitivos astrolabios (4). Estaba destinada a suceder a Teón al frente del museo de Alejandría, pero topó con la intransigencia de los antiguos cristianos, para quienes cualquier intento de explicar el mundo constituía una ofensa al Creador que merecía el más duro castigo. A principios del siglo V, una turba de fanáticos dió muerte a esta mujer, SÍMBOLO DE LOS VALORES DE LA CULTURA Y LA CIENCIA FRENTE AL OSCURANTISMO. Alejandro Amenábar ha recreado la historia de Hypatia en su película "Ágora".


    Con esta segunda traca tenemos ya los fuegos artificiales montados y es que:

    (1) El concepto de Ciencia que se tenía entonces no era en modo alguno el mismo que en la actualidad, y se relacionaba en muchos aspectos con una cierta práctica esoterista. Lo cual no disminuye un ápice los descubrimientos realizados a lo largo de los siglos, particularmente en las Matemáticas, curiosamente semi-excluídas hoy en día de la corriente cientificista seguidora del dogma positivista.

    (2) No he visto la película, no pienso ver la película, no he leído la novela, no pienso comprar y leer la novela, pero por lo que sé la "Hypatia peliculera" es una chavala en la flor de la edad, ¿es esa circunstancia posible con ser "maestra de estudiosos"? Cualquiera de nosotros sabemos que rotudamente NO. Y es que Hypatia cuando murió ya era una mujer de edad ya madura, muy madura para su época.

    (3) Y nada menos que "maestra de los estudiosos que hicieron de la ciudad egipcia uno de los principales centros del saber durante la antigüedad" Abundando en la nota 2, ¿pero cuántos siglos tenía esta mujer? Al menos 9, porque está documentado quien fundó Alejandría y de entonces al siglo V d.de C. hay una tiradilla

    (4) Si destaco estos aspectos acerca de estas aportaciones realizadas por ella, es porque debe tratarse de escritos perdidos. Si no, yo no me explico como en la página 336 de la Historia General de las Ciencias Vol. 2 dedicado a "Las ciencias en el mundo grecorromano", LIBRO II "La ciencia helenística y romana[/I], capítulo 1º, Ediciones DESTINO, con 28 autores, sólo se le dedique ¡una línea! sólo ¡ UNA LÍNEA!, y en la que se dice lo siguiente:

    "(...) Alejandría da al mundo tres grandes matemáticos: DIOFANTO, PAPPO y TEÓN, padre de la famosa Hypatia que es el último miembro recordado por la Historia."

    Y punto final, no hay más referencias a Hypatia en las restantes 462 páginas. Pero cualquier excusa parece razonable a los irracionales enemigos de Dios, con tal de mentir, calumniar, embaucar, engañar, emponzoñar, falsear..., y es que estos moral e intelectualmente menesterosos, son capaces de lo que sea con tal de servir a los fines de quien ya sabemos.
    Pious dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  3. #3
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Ágora

    HIPATIA, EL NUEVO ICONO DEL FEMINISMO RADICAL ANTICRISTIANO


    No creo en casualidades. A la novela citada por Valmadian: "La mujer que amó la ciencia" de Pedro Gálvez. Se le suma otra novela más.



    José Calvo Poyato, el que fuera alcalde andalucista de Cabra (Córdoba) y hermano de la ex-ministra de cultura socialista Carmen Calvo Poyatos (entre los años 2004-2007) ha presentado, coincidiendo con el estreno de la peli de Amenábar, una novela cuyo título es "El Sueño de Hipatia".


    El mismo José Calvo Poyatos "ha explicado que esta novela, aunque pueda parecerlo, no pretendía ver la luz de forma paralela al estreno de la Hipatia de Alejandro Amenábar, si bien parece ser una innegable coincidencia que ambos se hayan fijado en el mismo personaje."

    El hecho, en cambio, es que ha aparecido simultáneamente con la película.

    La trama de la novela es más de lo mismo, según el diario EL PAÍS: "José Calvo Poyato (Cabra, Córdoba, 1951) acaba de publicar la novela El sueño de Hipatia en la editorial Plaza y Janés. Calvo Poyato muestra cómo Alejandría era, en el siglo IV, un lugar donde se encontraban los filósofos de la cultura grecolatina con los cristianos, que empezaban a dominar el espacio religioso. Hipatia, defensora de la cultura clásica, chocó con los sectores más radicales del cristianismo. La novela cuenta también con su dosis de misterio al recoger la historia del hallazgo de unos códices ocultos en Egipto cuando estaba a punto de concluir la II Guerra Mundial. Los códices esconden claves del origen del cristianismo que pueden resultar una amenaza para determinadas personas."

    Está más que clara la finalidad que mueve a estos individuos a rescatar la figura más que nebulosa de Hipatia: perseguir nuevamente al cristianismo.


    Otra de las declaraciones de Calvo Poyatos es bien elocuente:


    "Hipatia muere víctima de la intolerancia. He querido que la novela sea un canto a la tolerancia. Hipatia puede ser considerada un icono que representa un tipo de mujer culta, independiente, entregada a la ciencia...", comenta Calvo Poyato.


    En efecto, todo parece consistir en eso. Si hacemos la lectura de estos productos propagandísticos (la película de Amenábar y el libro de Calvo Poyatos) lo que sacamos en claro es que la izquierda redobla el ataque al cristianismo, sacando de lo profundo de su caverna la historia de una bruja, vestida de científica y a la que los "malvados cristianos" (hoy seguidores de Benedicto XVI) asesinan en su intolerancia.


    Han confeccionado esta nueva campaña contra la Iglesia católica creando el "icono de Hipatia", pues son conscientes de que la mejor forma de deformar la mentalidad de las gentes es contarle cuentos.


    El icono de Hipatia cumple sobradamente el perfil que ellos buscaban: una mujer, ellos dicen que "científica" que es asesinada por fanáticos cristianos. Así pueden cebarse con el cristianismo.



    Y lo mejor que esa historieta tiene es que se sabe tan poco que "ellos" (estos propagandistas) pueden fabular a su capricho, para favorecer el nuevo mito que han puesto a funcionar: el del feminismo radical, la ideología de género y la lucha de sexos que sustituye el obsoleto dogma marxista de la "lucha de clases".







    Calvo Poyatos y Aménabar no han coincidido casualmente: Hipatia emerge formando parte de una estrategia perfectamente diseñada para una nueva campaña anticristiana de la izquierda masónica y feminista. El diario EL PAÍS así lo proclama: "[Hipatia] resurge hoy como símbolo de la razón."


    Lo que ocurre es que, como suele pasar, cuando los enemigos del cristianismo hablan de "razón" terminan en la "magia". Y es que estos dos culturetas progresuelos, "cuentacuentos" propagandísticos, silencian que la escuela platónica de Alejandría, en los tiempos de Hipatia, se había degradado a rituales mágicos (teurgia), cayendo en la adoración demoníaca. Hipatia era una bruja, no una científica. Una hechicera que invocaba a los demonios, pues en eso consiste la teurgia. Como dice el Diccionario de Filosofía de Ferrater Mora: "No se han conservado escritos de Hipatía. Según Suidas, escribió tres obras matemáticas y astronómicas; parece haber compuesto asimismo obras filosóficas dentro de la tradición de la escuela de Alejandría y con fuerte tendencia a la teurgia".


    Podemos decir que estamos ante la aparición de un "símbolo", un "icono" con el que los ateos y agnósticos y gnósticos vuelven a la carga contra la Iglesia. La película y la novela de estos dos son el pistoletazo de salida de una inundación propagandística: tendremos Hipatia hasta en la sopa.



    Para más información sobre el libro de Calvo Poyatos:


    Calvo Poyato une a Hipatia con un misterio en una novela · ELPAÍS.com

    La última novela de Calvo Poyato descubre a su particular Hipatia

    NO COLABORES CON ELLOS: NI UNA ENTRADA EN TAQUILLA, NI UNA NOVELA COMPRADA.
    Última edición por tautalo; 19/10/2009 a las 12:19 Razón: añadir


  4. #4
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Ágora

    El caso de Hypatia de Alejandría, a propósito del Agora de Amenabar

    By AMDG on Octubre 19th, 2009 | No Comments »
    Tuve conocimiento por primera vez de su caso hace un par de años. Se usa el caso para sustentar las acusaciones de fanatismo, violencia, oscurantismo y demás contra los cristianos. Generalmente, cuando se usa un caso concreto -con nombre y apellidos, por así decirlo- para sustentar una acusación, suele tratarse de una excepción. Excepción que confirma la regla.
    Acabo de leer al respecto este artículo de Cabildo (Por el honor de San Cirilo de Alejandría), en el que se explica que fue víctima de una facción cristiana. El asesinato, tal como lo cuentan, fue realmente espantoso y condenable desde cualquier punto de vista, pero usarlo como acusación general a “los cristianos” es una infamia:
    Se empieza por no contar con datos precisos sobre la biografía de Hypatia, a pesar -o por lo mismo- de que una vasta bibliografía ha dado cuenta de ella y de sus sucesos. Y tales son las brumas y las imprecisiones al respecto, que el historiador judío Heinrich Graetz, en el volumen segundo de su History of the Jews, aún cargándole el crimen a Cirilo, no tiene a la víctima por mujer sino por hombre.
    Hypatia -mujer al fin- no fue menoscabada en vida por los cristianos, ni desecharon ellos su ciencia con orgullo a causa de su condición femenina. La misma María Dzielska, de la Universidad de Jagellónica, en su Hipatia de Alejandría -de la que hay versión castellana, por lo que puede constatarse su ausencia de toda apologética católica- narra que la filósofa contaba con cristianos entre sus alumnos, como el Obispo Sinesio de Cirene (cuyo intercambio epistolar conocemos gracias a la obra ingente de Agustín Fitzgerald, The Letters of Synesius of Cyrene, Londres, 1925), o el “digno y santo” sacerdote Teotecno, y los prestigiosos Olimpio, Herculiano e Isión.
    José María Martínez Blázquez, por su parte, en su Sinesio de Cirene, intelectual -que ha tenido la gentileza de volcar digitalmente- menciona las buenas relaciones de Hypatia con el curial Amonio y el Patriarca Teófilo, así como los nombres de cristianos fervientes que, contemporáneos con los sucesos, no dudaron en defender su personalidad. Tal, por ejemplo, Timoteo, en su Historia Eclesiástica. También fue un cristiano, Sócrates Escolástico, quien en su Historia Eclesiástica (VII, 15), escrita con posterioridad a la muerte de la alejandrina, la encomió como “modelo de virtud”.
    He leído también la entrada de la Wikipedia al respecto, donde se confirma muchos de los puntos del artículo. Tenía alumnos cristianos, se correspondía epistolarmente con un obispo ex-alumno suyo, y muchos cristianos escribieron elogiosamente de ella. En particular, un historiador cristiano contemporáneo suyo escribió esto:
    There was a woman at Alexandria named Hypatia, daughter of the philosopher Theon, who made such attainments in literature and science, as to far surpass all the philosophers of her own time. Having succeeded to the school of Plato and Plotinus, she explained the principles of philosophy to her auditors, many of whom came from a distance to receive her instructions. On account of the self-possession and ease of manner, which she had acquired in consequence of the cultivation of her mind, she not unfrequently appeared in public in presence of the magistrates. Neither did she feel abashed in going to an assembly of men. For all men on account of her extraordinary dignity and virtue admired her the more.
    Es decir, que cargarle el muerto “a los cristianos”, así, por junto, es una infamia. Pero ya sabemos como escriben algunos la historia. Wikipedia tiene una buena lista de la utilización del caso por los enemigos de la Religión (los escribo con mayúscula, en plan declaradamente integrista, declarando indirectamente a las otras como no-religiones, herejías, cismas y creaciones satánicas; es decirl, como lo que realmente son). Me ha llamado la atención el caso de un mahometano egipcio:
    The 2008 novel Azazīl, by Egyptian Muslim author Dr. Yūsuf Zaydan, tells the story of the religious conflict of that time through the eyes of a monk, including a substantial section on Hypatia.[41] Zaydan’s book has been criticized by Christians in Egypt.[42]
    Resulta curioso, cuando menos, que los actuales opresores de los coptos, les acusen de asuntos turbios de hace más de un milenio.
    Los retratos idealizados que se hacen de la filósofa (el de arriba es del famoso fresco de Rafael en el Vaticano, sí en el Vaticano) , están en completo desacuerdo con esta anécdota que se cuenta de ella (wiki) y que la retrata como una energúmena:
    Hypatia rebuffed a suitor by showing him her menstrual rags, claiming they demonstrated that there was “nothing beautiful” about carnal desires.
    Otra a la que le importaba el sexo un bledo. Estamos buenos.
    * * * * *
    Poco después de escribir esto he visto que Trasmontes repica una diatriba anticristiana (Hypatia, martir pagana), aunque dice que a él no le parece tal. Una curiosidad:
    Descansa en Paz, Hypatia, que tu legado no se olvida, y tu martirio resuena aún hoy entre los corazones de los justos. Quizás pudieron ultrajar tu cuerpo, pero tu mente y tu espíritu perdurarán puros por la eternidad.
    ¿Descansa en paz? ¿Su mente y tu espíritu perdurarán puros por la eternidad? ¡Qué paganismo tan curioso! (Y qué atrevida, y ridícula, es a veces la ignorancia) ¿Legado? No hay más legado suyo que las referencias que le hicieron los autores cristianos. La escandalosa autoproclamación de hombre justo prefiero no comentarla.

    Categories: Historia
    Tags: cristianofobia

  5. #5
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Ágora

    Caro Tautalo, ¿ el Calvo Poyatos este no es de nuestro adorado partido andalucista ?

  6. #6
    Avatar de TerciodeSarmiento
    TerciodeSarmiento está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    14 feb, 09
    Ubicación
    Huelva
    Mensajes
    321
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Ágora

    Agora. La asquerosa mentira Amenábar

    Octubre 16, 2009

    1) Hipatia, protagonista de la misma, no fue asesinada siendo joven y hermosa, sino que murió en el año 415, a los 61 años de edad (una anciana en aquella época) Claro, que sabiendo que el espectador se suele identificar con el protagonista -y por tanto también con la ideología que pretende transmitir-, no se ha dudado en recurrir a la guapa actriz Rachel Weisz, de 38 años. Es más fácil que el espectador se identifique con alguien atractivo, joven y bello (el caso de esta actriz), que con un personaje histórico feo o viejo (la verdadera Hipatia a la edad en que murió)

    2) Hipatia no destacó por ser astrónoma, ni se adelantó a Kepler en más de mil años, sino que simplemente fue una filósofa de la escuela platónica. Esta es la única referencia histórica que existe sobre ella, y se debe al obispo cristiano Sinesio de Cirene, quien, al contrario de como le pinta la película, hablaba bien de ella.
    3) Dicho obispo, a quien la película muestra como traidor y cómplice en el asesinato de la filósofa, murió dos años antes que ella, por lo que es imposible que tuviera nada que ver con su muerte.
    4) Hipatia también tenía buenas relaciones con otros cristianos, como es el caso del curial Amonio o del Patriarca Teófilo, así como de muchos cristianos fervientes que, contemporáneos con los sucesos, no dudaron en defender su personalidad. Como por ejemplo, Timoteo, en su Historia Eclesiástica. También fue un cristiano, Sócrates Escolástico, quien en su Historia Eclesiástica (VII,15), escrita con posterioridad a la muerte de la alejandrina, la encomió como “modelo de virtud”.
    5) Hipatia no fue virgen “para ser igual que un hombre y poder ejercer una profesión con plena dedicación”, como ha declarado la protagonista de la película, quien se considera “feminista radical”, sino porque, coherente con su filosofía platónica, ejercía la “Sofrosine” (el dominio de uno mismo a través de las virtudes, entendidas como el control de los instintos y las pasiones).
    6) La mujer no fue libre en Grecia y Roma hasta que llegó el cristianismo y la sometió la sujeción del hombre, como quiere transmitir la película, sino que en Grecia la mujer era considerada como un objeto más de la casa, y en Roma no era una «sui iuris», es decir, titular de derechos, sino que era considerada “capiti diminutio”, como un niño o un incapacitado y, por tanto, estaba sometida a la tutela o la “manus” del padre o del marido. Por el contrario, fue el cristianismo el que consideró al hombre y a la mujer iguales en naturaleza, pues ambos son hijos de Dios y hermanos en Cristo; y prueba de ello es que las primeras manifestaciones de mujeres libres autodeterminándose, pese a la voluntad de sus padres o del estado, fueron las primeras mártires cristianas víctimas de las persecuciones romanas, tales como Santa Inés, Santa Ágata o Santa Cecilia.
    Presentar a la mujer en el ámbito de lo que fue la sociedad pagana, en unas condiciones de emancipación como las que caracterizan a Hipatia, resultaría absolutamente incomprensible si no se advierte al mismo tiempo que es el creciente desarrollo del cristianismo y su concepción de igual dignidad de hombre y mujer que lo hacen posible. El paganismo, los clásicos griegos y romanos, confieren a la mujer un papel subalterno y esencialmente doméstico y para nada vinculado a las instituciones públicas, excepto en determinados y específicos cultos religiosos. Es decir, Hipatia es el resultado de la evolución de una sociedad influenciada de manera creciente por el cristianismo. Esto Amenábar lo oculta.
    De la misma manera que Amenábar presenta a Hipatia, es necesario recordar otras figuras de mujeres filósofas o escritoras, como Eudocia, nacida en una familia pagana como Atenais y convertida luego al cristianismo. La presencia pública de mujeres en una sociedad que se estaba cristianizando sólo se explica por este último hecho, lo cual contradice frontalmente lo que Amenábar nos relata.
    7) Fue precisamente San Cirilo de Alejandría -personaje que en el fondo persigue la leyenda de Hipatia- el que más ha exaltado en la historia de la humanidad la condición femenina, pues a él se debe la expresión “Theotokos”, palabra griega que significa “Madre de Dios”. Él fue quien derrotó a la herejía nestoriana en el Concilio de Éfeso del año 431. En esencia, la disputa consistía en si María era madre de Cristo o madre de Dios. San Cirilo consiguió que se convocase un concilio en Éfeso, lugar donde vivió sus últimos años la Virgen María, y logró que la Iglesia declarase el primer dogma mariano de la historia: María, Madre de Dios. Hasta aquel momento nadie en la historia había conseguido colocar a un ser humano mujer por encima de cualquier hombre.
    Hipatia nunca fue directora de la Biblioteca de Alejandría, ni ésta fue destruida por los cristianos, sino que fue incendiada por Julio César, saqueada como el resto de la ciudad por Aureliano en el año 273, y rematada por Diocleciano en 297. En el año 391 fue destruido lo que quedaba del templo del Serapeo después de la destrucción por los judíos en tiempos de Trajano, y también el repaso que le pegó Diocleciano, quien, para conmemorar la hazaña, puso allí su gran columna, razón por la cual los cristianos lo destruyeron, ya que él era el símbolo de las persecuciones que sufrieron durante trescientos años. Pero lo que allí quedaba de la biblioteca era tanto como lo que restaba en otros sitios.
    9) El paganismo siguió existiendo en Alejandría hasta que llegaron los árabes. Concretamente, el neoplatonismo siguió floreciendo allí hasta varios siglos después de la muerte de Hipatia: la escuela platónica de Alejandría continuó funcionando con normalidad durante más de 200 años, hasta que lo recuperó el Renacimiento cristiano. Además, su más brillante exponente fue San Agustín, coetáneo de Hipatia.
    La historia de Hipatia ha sido objeto de una recurrente manipulación, fundamentalmente con el fin de atacar a la Iglesia: desde la Ilustración hasta el feminismo radical actual. Amenábar, pues, no es original ni siquiera en eso. Según el “iluminado” Voltaire, “desde la muerte de Hipatia hasta la Ilustración, Europa está sumida en la oscuridad; la Ilustración, al rebelarse contra la autoridad de la Iglesia, la revelación y los dogmas, vuelve a abrir la iluminación de la razón”. En cuanto al segundo ejemplo de manipulación -el del feminismo radical-, podemos observar el que hace Úrsula Molinaro, según el cual Hipatia fue la campeona del amor libre, pese a que en realidad era virgen.
    La verdadera historia de Hipatia se ha transformado artificialmente en la leyenda del “Crimen de Alejandría”, cuyo protagonista principal es el obispo San Cirilo. La atribución directa a este último del asesinato de Hipatia se debe al escritor pagano Damascio, último escolarca de la Academia de Atenas y autor de la “Vida de Isidoro” (una apología del paganismo de finales del s.V y principios del s.VI), quien exiliado en Persia tras su cierre por orden de Justiniano, y dispuesto a azuzar las maledicencias contra San Cirilo, a quien tuvo por rival -en un tiempo de rivalidades religiosas fortísimas y extremas-, le atribuyó el homicidio sin más fundamento que sus propias conjeturas. Porque esto y no otra cosa es lo que, desde entonces y hasta hoy, siguen haciendo cuantos rivalizan endemoniadamente contra la Fe católica. Han pasado siglos desde el lamentable episodio y nadie ha podido aportar otro cargo contra el gran santo de Alejandría que no fuera la sospecha, el rumor, la hipótesis trasnochada o la presunción prejuiciosa.
    Pero la leyenda en sí misma surge en 1720, con la obra de John Toland (irlandés, hijo ilegítimo de un sacerdote católico, que se hizo protestante y posteriormente activo militante del ateísmo en la Gran Logia de Londres) Después vino Voltaire; después, el historiador Edward Gibbon, quien, para argumentar su tesis acerca de que el cristianismo es la causa interna de la decadencia del Imperio Romano, utiliza la leyenda de Hipatia y declara a Cirilo responsable de todos los conflictos que estallaron en Alejandría en el siglo V. Más tarde llegarán las versiones románticas de Leconte de Lisle y otros, y finalmente el feminismo radical, para el que Hipatia fue la primera mártir de la misoginia propia del cristianismo. Todos los autores citados, y alguno más, tienen una cosa en común: son masones reconocidos. De nuevo, la Masonería aparece de fondo, entre bambalinas, cada vez que surgen ataques mediáticos contra la religión, y concretamente contra el cristianismo (enemigo secular de su ideología y por tanto de su imposición a todo el mundo) como ha hecho siempre, empleando para ello diferentes medios adaptados a cada momento histórico)
    El maltrato y la muerte de Hipatia no es imputable a los cristianos, como tampoco lo es a San Cirilo de Alejandría. El origen de tal acusación se debe, como se ha señalado antes, al pagano Damascio, enemigo acérrimo de San Cirilo, y simplemente ha sido repetida desde entonces por todos los enemigos de la Iglesia para atacarla. No hay mentira mayor que la que sostiene que “los historiadores coinciden en responsabilizar a Cirilo de Alejandría por el asesinato de Hipatia”. Coinciden los enemigos frenéticos de la Iglesia Católica, no los historiadores o los genuinos estudiosos del caso:
    No coinciden (y discrepan con la leyenda negra oficial impuesta finalmente por el Iluminismo) el arriano Filostorgio, el sirio Juan de Éfeso, los jansenistas Le Nain de Tillemont y Claude Pierre Goujet, o el erudito Christopher Haas en su “Alexandria in Late Antiquity: Topography and Social Conflict”, publicado en 2006. No coincide tampoco Thomas Lewis, quien redactara ya en 1721 la célebre impugnación de la mentira a la que tituló sugestivamente “La Historia de Hypatia, la imprudentísima maestra de Alejandría: asesinada y despedazada por el populacho, en defensa de San Cirilo y el clero alejandrino. De las calumnias del señor Toland”. No coincide Miguel Ángel García Olmo, quien advierte en la maniobra acusadora un “afán de mancillar la ejecutoría de un pastor teólogo de vida esforzada y ejemplar como fue Cirilo de Alejandría, venerado en Oriente y en Occidente”; y ni siquiera se atreve a coincidir Gonzalo Fernández, quien en su obra “La muerte de Hypatia”, del año 1985, a pesar de la ninguna simpatía que manifiesta hacia el santo, llamando tiránico a su ministerio, concluye en que “ninguna de las fuentes sobre el linchamiento de Hipatia alude a la presencia de parabolani entre sus asesinos”. Los parabolani eran los miembros de una hermandad de monjes alistados voluntariamente para el servicio, principalmente entre los enfermos, y que en su momento respondieron incondicionalmente a San Cirilo, recibiendo la acusación de consumar el linchamiento de Hipatia. Recuérdese que también Aguinis menciona a “un grupo de monjes”, como causa instrumental del delito. No coinciden los hechos. Porque el mismo San Cirilo, que lamentó y reprobó el crimen de Hipatia, amonestó enérgicamente en su Homilía Pascual del 419 a la plebe alejandrina, dada a participar en turbamultas feroces y sanguinarias como la que puso desdichado fin a la vida de la filósofa. Si no se le cree al santo, las novelas de Lawrence Durrel -concretamente las de su Cuarteto de Alejandría- resultan una buena fuente para conocer el carácter sangriento y cruel de esas tropelías feroces del populacho alejandrino. Sin olvidarnos de que fueron esas mismas hordas las que dieron muerte a dos obispos cristianos, Jorge y Proterio, en el 361 y 457 respectivamente.
    El anticristianismo de la película es, pues, más que obvio, y nada disimulado; el mensaje de fondo se puede resumir en tres puntos:
    1) Los cristianos son violentos, machistas y contrarios al progreso, la cultura y la razón.
    2) Jesús podría haber sido magnífico, pero no sus seguidores.
    3) Según el propio Amenábar, la civilización antigua era un prodigio de ilustración “de no haberse dado ese traspiés que fue la Edad media y la caída del Imperio Romano, y de no haberse paralizado el mundo durante 500 años”.
    Con estos prejuicios ideológicos, totalmente ajenos a la verdad histórica, es lógico que Amenábar denuncie el inventado fanatismo de la intolerancia religiosa. Lo curioso es que para ello tenga que mirar al pasado, manipulándolo además -¿más desmemoria histórica?- y no refleje uno de los mayores integrismos actuales, que justamente va en la dirección opuesta: la actual intolerancia antirreligiosa, de la que él es, de nuevo hay que decirlo, simple punta de lanza. La Hipatia que retrata el director no es la real, pero a los espectadores no se les va a advertir esa ausencia de base histórica, sino que se les pretende hacer creer justo lo contrario.
    Parece que Amenábar ha ‘olvidado’ un pequeño detalle en su película: los que persiguieron masivamente, reprimieron, torturaron y mataron fueron los paganos a los cristianos en nombre del paganismo y de razones que hoy nos parecen brutalmente irracionales, como lo constatan las propias actas de los juicios romanos. Amenábar engaña y miente con las imágenes y el argumento, que hace de la película más cara rodada en España un simple panfleto político anticristiano.
    Al final va a tener razón: la situación de entonces se parece a la actual (los paganos persiguiendo a los cristianos, y no lo que él nos lo quiere vender)
    Pious dio el Víctor.

  7. #7
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Ágora

    En efecto, querido Ordóñez. Yusuf Calvo Poyatos fue alcalde de Cabra desde 1991 al año 2000, por el Partido Andalucista. Pero, ya sabes, amigo mío, que los andalusistas y los socialistas son primos, y en este caso "hermanos". Llevo tiempo investigando por dónde se mueve este Calvo Poyatos, que de su familia parece ser que es el que tiene estudios (firma como "historiador" y todo), también es director de la revista pseudo-histórica "HISTORIA Y VIDA". De alcalde, ya vemos, parece que se ha convertido en intelectual orgánico del sistema.

    Su hermana es la magnífica filóloga clásica, Carmen Calvo Poyatos, aquella del "Ni Dixi ni Pixi"... Y nos tememos que la idea de esta novela -ambientada en el mundo clásico- haya sido cosa de la inolvidable ex-ministra de cultura. Imaginemos el bodrio de libro que le habrá salido a este escribidor, con una hermana tan erudita.

    Y estos son los "hombres cultos" de la izquierda... Que por lo visto hay que aprender de ellos:

    Jajaja
    Última edición por tautalo; 19/10/2009 a las 12:59


  8. #8
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Ágora

    Sí sí, es que ahora caigo que el Calvo Gilipollatos este puso a Al Andalus como ejemplo de tolerancia frente a la intolerancia que se tuvo con Hipatia; eso en el " ABC ".

    En fin, aquí todos los partidos, incluido el PP, quiere jugar a ver quién es más neoandalusí. Lo que no sabía que fuera hermano de la Carmen, la vestida por los diseñadores más caros. Es que ser progre es lo que tiene. Pero qué hijos de....

    A veces amigo yo pienso que Zapatero es especialmente misógino y antiandaluz, porque no se explica que se empeñe en escoger a las tipas más ceporras y feas de Despeñaperros para abajo. Porque entre la Maleni, la Calvo y la Bibi vaya tela.

  9. #9
    Avatar de txapius
    txapius está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    10 jul, 09
    Ubicación
    Cádiz
    Mensajes
    991
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Ágora

    Cita Iniciado por TerciodeSarmiento Ver mensaje
    Agora. La asquerosa mentira Amenábar
    Gracias, Terciode Sarmiento. Muy buen artículo.

  10. #10
    Avatar de TerciodeSarmiento
    TerciodeSarmiento está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    14 feb, 09
    Ubicación
    Huelva
    Mensajes
    321
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Ágora

    Cita Iniciado por txapius Ver mensaje
    Gracias, Terciode Sarmiento. Muy buen artículo.
    Ademas de ser mi deber es un placer. De nada.

  11. #11
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,796
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Ágora

    Algunos detalles más, tomados de los "antídotos contra los venenos de la cultura contemporánea" de Rino Cammilleri. La traducción es mía.

    Rino Cammilleri - Antidoti contro i veleni della cultura contemporanea

    Hipacia

    En vista de que varios lectores me han informado de la publicidad que se está dando a una película sobre Hipacia, intelectual pagana asesinada hacia el año 415 por un grupo de cristianos, explico lo que sucedió realmente (para mayor confiabiabidad de los lectores, he consultado con Vittorio Messori). Cuenta Eusebio de Cesarea que Hipacia no murió por orden de San Cirilo de Alejandría ni por motivos religiosos, sino políticos. Quienes la lincharon fueron unos herejes denominados parabolanos, cristianos fanáticos que habían tomado el nombre de los gladiadores que se enfrentaban a leones (antes de que Teodosio prohibiese tales espectáculos del circo). Despreciaban la vida y, queriendo morir lo antes posible por Cristo (según creían), se consagraban mediante juramento a asistir a los apestados y otros enfermos de dolencias contagiosas. Cirilo trató de mantenerlos a raya, pero en un momento determinado se produjo un enfrentamiento político entre él y Orestes, prefecto de Alejandría. Este último era sospechoso de paganismo, y así, los parabolanos (a los que juntó algún monje descontrolado) desfogaron s ira con Hipacia, que era favorita de Orestes. A esto hay que añadir el resentimiento de los egipcios contra Bizancio, del que Orestes era representante. Este resentimiento fue también un factor importante a la llegada de los árabes, que fueron recibidos prácticamente con alegría a causa del odio antibizantino (Constantinopla hacía sentir pesadamente su mano, sobre todo en materia de tributos). Cirilo sólo tuvo noticia del linchamiento a los hechos consumados.

  12. #12
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,796
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Ágora

    REBELIÓN HERÉTICA... CRISIS DE SANTOS

    El ilustre filósofo francés Jean Guitton
    "Historically, gnosticism is the name commonly given to the first "great heresy" which the Catholic Church encountered in the second century, when the period of the Apostles and their immediate successors had ended. The characteristic mark of that "great heresy" was that it mixed Christianity with various thought structures that properliy belonged to the Hellenistic world. The gnostic movement posed as the bearer of a secret tradition stemming from Christ, or from the Apostles. Its principal representatives, who may be considered as the successors of tha Simon Magus mentioned in the New Testament, are Basilides, Valentinus, Carpocrates, and Marcion -four dark and powerful figures analogous to the four Evangelists. In this tetralogy Marcion, like St John, stands somewhat apart, as I shall show"
    (Great Heresies & Church Councils, Jean Guitton.)

    Traduzco: "Históricamente, el gnosticismo es el nombre común dado a la primera "gran herejía" con que la que se encuentra la Iglesia Católica en el siglo II, cuando el período de los apóstoles y sus sucesores inmediatos había tocado a su fin. La señal característica de esta gran herejía fue la de mezclar el cristianismo con estructuras de pensamiento diferentes que, propiamente, pertenecían al mundo helenístico. El movimiento gnóstico se hizo pasar por el portador de una tradición secreta que derivaba de Cristo, o bien de los Apóstoles. Sus principales representantes pueden ser considerados como los sucesores de Simón el Mago, mencionado en el Nuevo Testamento. Su exponentes son Basílides, Valentín, Carpócrates, y Marción; cuatro siniestras y poderosas figuras análogas a los cuatro evangelistas. En esta tetralogía tetralogía Marción, tal y como San Juan, se encuentra algo aparte"(Grandes herejías y concilios de la Iglesia, Jean Guitton. Harper & Row, Publishers. New York, 1965. Pág. 51.)

    Así definía a grandes rasgos el gnosticismo uno de los filósofos católicos más importantes del siglo XX, Jean Guitton. Hemos querido introducir con este pasaje de Guitton nuestra entrada, para que se nos entienda con claridad. Hipatia, la de Amenábar, vivió en esa época cuando las líneas divisorias del cristianismo estaban confusas incluso entre aquellos que se llamaban cristianos.

    Es algo incontrovertible, y así lo hemos expresado reiteradas veces, que la mayor parte de los problemas que afectan a nuestra sociedad actual son producidos a causa de una falsa concepción de Dios, de la Naturaleza y del Hombre (y, por extensión, de la sociedad humana).

    Esas falsas concepciones fueron llamadas en la antigüedad "herejías". Desde el Renacimiento, entreverándose en la belleza de los mármoles de Miguel Ángel y las pinturas de Rafael Sanzio, las herejías fueron denominándose "filosofías". Se ejerció una actividad demoledora que se denominó crítica. Implacablemente, los llamados hombres de ciencia actuaron como cáustico sobre todo lo que había venido de Dios. Esto es, se comenzó a desacreditar, con mofa y odio, todo cuanto había sido revelado, así como la exégesis (interpretación) que de la Revelación había hecho el Magisterio de la Santa Iglesia, única instancia cualificada y autorizada para interpretar la Sagrada Escritura.

    Se dice -y no es pecata minuta- que la filosofía se basa en la crítica. En efecto, la herejía -disfrazada de filosofía- se empeñó en criticar las bases de la Cristiandad, mientras que arteramente se elevaba a la condición de intocable en su "librepensamiento". Almas profundamente desordenadas, como la de Lutero y Calvino, habían contribuido a despojar, ante lo que hoy llamaríamos opinión pública, a la Iglesia Católica de su legítima autoridad espiritual. En eso consistió la mal llamada "Reforma", que no fue Reforma... Fue Revolución. Lutero creyó que cualquiera era bueno para interpretar la Biblia... Le hicieron caso: iluminados y visionarios de toda ralea se creyeron autorizados para levantar sus propias sectas -antros heréticos- que proliferaron en metástasis.

    En ese tiempo, el de Galileo y Descartes, los filósofos "independientes" no quisieron ser menos que los zapateros fundadores de sectas religiosas. Así fue como los filósofos levantaron esos edificios colosales a su soberbia. Ellos se creyeron, por su inteligencia, capaces de levantar monumentales sistemas que explicaban la realidad, concediéndole a Dios -en el mejor de los casos- el papel de "sustancia infinita" y Relojero universal. Descartes fue a Loreto en peregrinación, para agradecer a la Virgen María lo que había entendido él como un don revelado: su sistema racionalista. Pero, en su tontería, lo que había hecho el Cartesio era dar munición para otros, menos devotos que él, que cuales aprendices de brujo cristalizaran su filosofía (su visión del mundo) como materialismo (reducción a la res extensa), o lo no menos aberrante: espiritualismo idealista (apoteosis de la res cogitans). Y la realidad se nos perdió entre los dedos.

    Por arte matemático, y por comodidad humana todo hay que decirlo, cualquier dualismo termina resolviéndose en monismo: "Lo insatisfactorio de una interpretación dualista consiste en que, para explicar nuestra experiencia, debe recurrir a algo procedente de fuera, a una instancia diversa por principio y que nada tiene que ver con la forma de operar del cerebro". Por esa misma razón, el mismo neurocientífico que escribió eso (a finales del siglo XX) termina concluyendo: "No hay por qué añadir nada más. La actividad neuronal en la ventana de los tres segundos del "ahora" es la conciencia misma. Recuerde el lector que funciones fisiológicas y funciones psíquicas son una misma cosa para el autor" (Erns Pöppel, "Los límites de la conciencia. Realidad y percepción humana".) Hablando en plata: muerto el cerebro, se acabó lo que se daba.

    Tal vez no contaba Ernst Pöppel con que un escritor inglés del siglo XVIII le había refutado. Teniendo en cuenta la de gente que se pasa la vida pudiéramos decir que descerebradamente... El padre filósofo de Tristram Shandy se apresuró a extraer el corolario: "Si la muerte, decía mi padre razonando para sí, no es más que la separación del alma y del cuerpo, y resulta que hay gente que puede andar por ahí sin cerebro, está claro que el alma no puede habitar ahí" (Laurence Sterne, "Vida y opiniones del caballero Tristram Shandy".)

    Son cuestiones muy delicadas. Pero, volvamos a la herejía -en el caso hipotétido de que nos hayamos apartado de ella, al tratar estas cuestiones "filosóficas"... El gnosticismo alienta fétidamente toda concepción errónea de Dios, la Naturaleza y el Hombre. El alma de la Revolución no son doctrinas filosóficas (liberalismo, socialismo, marxismo, anarquismo, feminismo; y que conste que no existen liberalismo, socialismo, marxismo, anarquismo o feminismo que no sean radicales; no confundamos el efecto con la causa). El alma de la Revolución es la pestífera herejía que mata las almas -y los comunistas lo demostraron, también los cuerpos. El gnosticismo es el precedente más viejo de la Revolución.

    Ahora, tal vez, creo yo que tendremos más claro la razón por la cual Amenábar vaya a una gnóstica como Hipatia, con el propósito de desacreditar al cristianismo. Pero, ni Hipatia era una científica feminista... Ni quienes la lincharon eran cristianos. Era algo con lo que no contaba Amenábar. A los técnicos audivisuales había que exigirles, si quieren hacer guiones presuntamente filosóficos, algunos estudios que él o suspendió o nunca cursó.

    Para salvar la situación actual, en la que se imbrican tantas cuestiones, urgen filósofos más humildes, cineastas más documentados, científicos más honestos... Pero, claro está, para eso los filósofos, los cineastas y los científicos tendrían que dejar a un lado sus manías y su amor propio. Y es algo que, a la vista está, parece que no quiere hacer ninguno.

    ¡Para salvarlo todo hacen falta más santos!

    Maestro Gelimer

    LIBRO DE HORAS Y HORA DE LIBROS

  13. #13
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Ágora

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    La proyección de «Ágora» causa indignación entre los cristianos egipcios.

    Por Cruzado Negro el Sábado, 30 Enero, 2010
    La proyección en El Cairo, por una sola vez, de la película “Ágora” ha irritado a varios sectores coptos de Egipto, que la consideran difamatoria para el cristianismo y que han pedido que su exhibición sea prohibida en este país. “La Iglesia copta tiene el derecho de pedir a la censura que prohíba la presentación de Ágora”, dijo a Efe Hany al Gaziri, jefe de la organización “Coptos por Egipto”, defensora de los derechos de esta comunidad minoritaria en este país de mayoría musulmana.

    A pesar de que la película de Alejandro Amenábar fue proyectada sólo una vez durante un ciclo de cine europeo, varios cristianos se enfadaron por el mero hecho de que la censura egipcia permita una cinta que puede dañar su imagen ante los musulmanes.
    El problema no es para los espectadores cristianos, sino para los musulmanes, que ya tienen una idea equivocada del cristianismo y que pueden sacar provecho de estas películas”, añadió Al Gaziri, cuya organización pide la igualdad de derechos para los coptos. Los cristianos componen un diez por ciento de la población egipcia, de unos ochenta millones de habitantes, y se quejan frecuentemente de su discriminación de la mayoría musulmana.
    “¿Por qué Egipto permite la proyección de las películas que insulten al cristianismo y prohíbe las que difamen al islam?”, se preguntó el activista copto. Aunque dice que defiende la libertad de expresión, Al Gaziri insiste en que “debe haber un criterio igual para todas las películas, sin tratar de una manera distinta a las que presenten mal al islam”.

    Fuente: ABC.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Sobre Lutero y sus mentiras
    Por Donoso en el foro Cine y Teatro
    Respuestas: 30
    Último mensaje: 03/12/2020, 02:26
  2. Las Casas, visto de costado
    Por Hyeronimus en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 8
    Último mensaje: 04/03/2017, 17:35
  3. Alonso Sánchez de Huelva
    Por Ordóñez en el foro Reynos del Andaluzía
    Respuestas: 8
    Último mensaje: 30/06/2010, 12:42
  4. Actos Argentina, Chile etc.
    Por Chanza en el foro Tablón de Anuncios
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 26/08/2009, 23:15
  5. San Ignacio de Loiola, Patrón de Gipuzkoa
    Por vascongado en el foro Señoríos Vascongados
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 01/08/2006, 23:48

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •