Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 2 de 2

Tema: Ratko mladic

  1. #1
    Avatar de OBILIC
    OBILIC está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    04 dic, 06
    Ubicación
    MADRID
    Mensajes
    52
    Post Thanks / Like

    Ratko mladic

    MLADIC NO ES “EL CARNICERO DE LOS BALCANES SINO UN PATRIOTA QUE HA LUCHADO CONTRA LA INVASIÓN ISLÁMICAEs difícil no sentirse asqueado por la manera en que nuestros grandes medios de comunicación retoman en coro los clichés del odio a los serbios con ocasión de la detención del general Ratko Mladic. Con un desprecio total por la presunción de inocencia que debe beneficiar a todo detenido, estos medios lo condenan ante la opinión pública tratándolo de “carnicero de los Balcanes”, al igual que ya lo hicieron anteriormente con Milosevic y Karadzic. Esta sórdida calificación tuvo que ser abandonada en el caso de Milosevic, ya que este refutó todas las acusasiones presentadas contra él por el Tribunal Penal Internacional de La Haya, antes que esta parodia de justicia lo hiciera morir para evitar inocentarlo. En cuanto a Radovan Karadzic, su “carnicería” ha sido puesta provisoriamente bajo silencio a la espera de su juicio. Pero el título reverdece hoy de manera obscena contra un hombre vilipendiado sin el menor escrúpulo por los tristes loros de nuestra prensa.Nos alcanza la náusea al escuchar o al leer los comentarios de su arresto. Ni una duda, ni una reticencia. Todos los eslóganes de la demonización ciega de los serbios, que duró más de una década, han sido retomados sin la más ínfima referencia a las munerosas puestas a punto que han rectificado los errores, a los multiples testimonios y documentos que han denunciado las mentiras, a la cantidad de libros autorizados que han permitido una visión imparcial de la guerra en los Balcanes. Nuestras televisiones, nuestras radios, nuestros periódicos repiten a ciegas las mismas estupideces, las mismas calumnias. Tenemos una vez más la siniestra imagen de la nulidad de nuestros medios de comunicación, incapaces de investigar de manera independiente, de superar los prejuicios, entregados a la facilidad de la propaganda y a un mimetismo de retrasados mentales.Esa repetición simiesca es particularmente fétida en lo concerniente a Mladic. Todo aquello de lo cual es acusado es contrario a la verdad. ¿Partidario de la “Gran Serbia”? Siempre fue un defensor encarnizado de la antigua Yugoslavia, federal y pluralista. ¿Favorable a las limpiezas étnicas? Siempre se cuidó de que su ejército estuviera compuesto de soldados de todas las pertenencias étnicas y religiosas. ¿Autor de atrocidades? Detestaba a los paramilitares a los que denunciaba por su desprecio de las leyes de la guerra. ¿Masacrador de prisioneros? Era conocido por la severidad con la que castigaba a aquellos de sus hombres que maltrataban a los detenidos. Todo ello ha sido estudiado, probado, no solamente por sus propias declaraciones, órdenes o comportamientos, sino también por aquellos que lo frecuentaron, de la base a la cúspide. Era admirado por sus homólogos, los generales occidentales, que lo consideraban un gran militar de carrera, no sólo por sus cualidades de estratega y su valor legendario pero también por su lucidez y su integridad. Era venerado por sus tropas, que veían en él a un líder excepcional. No podemos olvidar el cumplido que le hizo el general norteamericano Wesley Clark, comandante en jefe de las fuerzas de la OTAN durante el conflicto: Es usted el único jefe militar que conozco que no dice a sus hombres “!Adelante!” sino “¡Sigánme!”. Un elogio, que al venir de un adversario, tenía su importancia.No he conocido personalmente a Mladic. Pero dos de mis más queridos amigos estuvieron a su lado y me han hablado muchas veces de su valor humano. El primero era el general Pierre-Marie Gallois, hace poco fallecido, que no dejaba de rendirle homenaje. El segundo es el fotógrafo de prensa Shone, que lo acompañó durante todas sus campañas y que me ha contado en diversos momentos su rectitud, su valor y su generosidad. Además he editado un libro que está dedicado a su persona, traducido de una obra norteameriana de 750 páginas -discursos, reglamentos, anécdotas, análisis políticos- y que dibuja el retrato de un personaje fuera de lo común. En lo concerniente al supuesto “genocidio” de Srebrenica, es deprimente ver que nuestros medios de comunicación no hacen ningún caso de los estudios serios que han restablecido la verdad. Hace ya tiempo que el mito de los 8 000 musulmanes ejecutados ha sido desmontado. No sólo he editado un libro en el que altas personalidades ridiculizan esa cifra imaginaria, además una obra prácticamente definitiva acaba de ser publicada en los Países Bajos con el título de “Deconstruction of a Virtual Genocide : An Inteligent Person´s Guide to Srebrenica”, que da cuenta de las investigaciones profundas de un grupo de científicos y de universitarios internacionales. Sus conclusiones concernientes el mito de Srebrenica son corroboradas en anexos por toda clase de elementos irrefutables, como son los nombres de la víctimas, el número de muertos, el resultados de las exhumaciones de cadáveres, los textos de los informes militares, los informes de las autopsias, la relación de pérdidas de los dos bandos, las listas de los pueblos incendiados y saqueados por Naser Oric (el jefe de las tropas musulmanas de Srebrenica), etc.Añadimos algunas palabras de política general. Se conocen hoy los detalles desastrosos de la intervención occidental. La guerra llevada a cabo contra la ex Yugoslavia ha desembocado en el despiece de un país cofundador de la ONU y un fiel aliado de Francia en las dos grandes guerras del siglo pasado; a la expulsión de 200 000 serbios de Kajina donde vivían desde hace siglos; a la “depuración” de Croacia de otros miles más: a la creación de seis pequeños nuevos Estados que dependen de la ayuda internacional (y eso en el momento en que los europeistas militan por la integración occidental) de los cuales dos son sendas construcciones fantoches musulmanas (una parte de Bosnia y Kosovo); a la ruina de Serbia mediante armas con uranio empobrecido; y ahora a la captura de uno de los más valientes defensor de la cristiandad.Ratko Mladic no es un “carnicero de los Balcanes”. Es un patriota que ha luchado contra la invasión islámica de los mujahidin. En lugar de encarcelarlo deberíamos erigirle una estatua. Los verdaderos criminales no son Karadzic o Mladic, sino esos que hoy se regocijan de verlos en prisión.Fuente original : Mladic n’est pas le «*boucher des Balkans*», c’est un patriote qui s’est battu contre l’invasion islamique | Riposte Laique

  2. #2
    Avatar de Nicus
    Nicus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    04 abr, 11
    Ubicación
    Muy Fiel y Reconquistadora Ciudad de San Felipe y Santiago de Montevideo
    Edad
    34
    Mensajes
    904
    Post Thanks / Like

    Re: Ratko mladic

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Obilic, probablemente tengas razón. Si ellos lo consideran el "genocida", debe ser porque en realidad es lo contrario. La verdad que de esta noticia no he prestado mucha atención, ni se le ha dado mucha atención aquí en Uruguay. Dejo dos artículos: el primero lo muestra como héroe y el segundo es más neutral (ni héroe ni genocida):

    Detenido el héroe serbio Ratko Mladic

    By Arjun on Jueves, 26 mayo, 2011
    RATKO MLADIC, HÉROE SERBIO
    Las agencias de prensa han anunciado hace pocas horas la detención por las autoridades serbias del general Ratko Mladic, héroe de las guerras de la antigua Yugoslavia en los años 90 del siglo pasado.

    ¡Honor y gloria al defensor del noble pueblo serbio contra la barbarie islámica y el terrorismo separatista de los bosnios musulmanes! Europa pagará cara su traición al pueblo serbio, la pagará con sangre y con el dolor de sus hijos, con la destrucción de sus sociedades y con el sometimiento a la brutalidad y al salvajismo musulmanes. Europa ya está pagando por sus errores, sus crímenes y sus traiciones. La sangre derramada de los serbios, la persecución de los patriotas eslavos, la agresión criminal de las crápulas occidentales aliadas a la peor escoria humana de los Balcanes, el martirio de la mejor humanidad europea en el altar de la perversión y la maldad de los monstruos que nos dominan y esclavizan, clama justicia y venganza . La degradación que corrompe las sociedades europeas, la pudrición creciente, el oscurantismo invasor que nos anega, la conquista sin freno de un continente culpable y cobarde por la lepra islámica es el castigo a tanta vileza y miseria moral, al desierto espiritual, al yermo pestilente en que se ha convertido Europa.
    Ratko Mladic, prototipo de una raza de hombres en fase de exterminación, nobleza y heroismo a la imagen de las mejores cualidades de los verdaderos seres humanos en lucha perpetua contra la infrahumanidad destructora de la obra de Dios. Nos esperan días oscuros ante la oleada de aguas putrefactas que inundan Europa.

    Fuente: Detenido el héroe serbio Ratko Mladic | La Sexta Redoma (antigua Yijad en Eurabia)

    Ratko Mladic, ¿Criminal o héroe?

    Viernes, 27 de Mayo de 2011 00:00




    A pesar de que para la comunidad internacional es un criminal de guerra, Ratko Mladic, hasta hace unos horas prófugo de la justicia internacional, es para la mayoría de los serbios de Bosnia un héroe, el hombre que les salvó de la segura islamización y el exterminio. Entre 1991 y 1995, Mladic tuvo un papel destacado en la creación de la entidad política que agrupa a los casi dos millones de serbios que vivían en Bosnia y Herzegovina, la denominada y reconocida internacionalmente República Srspka.

    Cuando terminó la guerra bosnia, en 1995, a merced de los tristemente conocidos Acuerdos de Dayton, que sentaron la base para la creación del primer "Estado" fallido, como se está viendo en estos días de aguda crisis, en el corazón de los Balcanes, Mladic se "evaporó" y escapó del cerco al que le sometían los más de 50.000 soldados enviados por la OTAN para imponer el claudicante y vergonzoso armisticio -algunos llaman paz- que abrió el camino para la destrucción de la nación serbia.

    Después llegó la guerra de Kosovo, animada y jaleada por oscuros intereses, y la posterior secesión de este territorio, hoy reconocido como independiente por más de 70 naciones de todas partes del mundo. Mladic, durante esos duros años para los serbios, que asistían impotentes e impertérritos a la destrucción de su país por obra y gracia de las grandes potencias, estuvo escondido seguramente en varios refugios de Bosnia y, más tarde, protegido por los servicios secretos en la misma Serbia, más concretamente en el norte del país, donde ha sido detenido.

    El Gobierno de Belgrado, pese a que la medida solo es apoyada por el 7% de los serbios, acabó aceptando entregar a Mladic ante la presión de la Unión Europea (UE) y el Tribunal Penal Internacional (TPI) que juzga los crímenes en la antigua Yugoslavia, que consideran a este general procedente del antiguo ejército yugoslavo como el principal responsable de los sucesos acontecidos en la localidad de Srebrenica. Según el TPI, Mladic y el líder político de los serbios de Bosnia, Radovan Karadzic, serían los principales responsables de la supuesta muerte de entre 5.000 y 7.000 musulmanes, según las fuentes.

    En cualquier caso, al margen de cual sea el veredicto final, Mladic no es el monstruo que nos pintan. La guerra de Bosnia fue un ejercicio de crueldad innecesario y gratuito, donde los tres bandos -croatas, serbios y bosniomusulmanes- cometieron crímenes y atrocidades abominables, pero circunscribir estas responsabilidades exclusivamente al ámbito de los serbios es una ejercicio de manipulación perversa e interesada; una pirueta gobbeliana muy al estilo de las prácticas con que frecuentemente nos engañan algunos servicios secretos y sus tontos útiles, es decir, los periodistas que caen en la trampa y se creen ciegamente las mentiras prefabricadas para adoctrinarnos.

    Mladic puede que tenga alguna responsabilidad en aquellos hechos, pero por ahora nos asiste la presunción de inocencia y al día de hoy el TPI ha mostrado una parcialidad aplastante, por no hablar de su permanente tufillo "antiserbio", cuya mejor expresión la encontramos en la ex fiscal Carla del Ponte, obsesionada por poner de rodillas al ejecutivo de Belgrado y por "cazar" serbios al coste que sea. Del Ponte, que fue puesta en el banquillo por el difunto líder serbio Slobodan Milosevic,ha quedado en entredicho en numerosas ocasiones y desacreditó profundamente al TPI, donde el 80% de los acusados han sido serbios.

    LA EVIDENTE PARCIALIDAD DEL TRIBUNAL PENAL INTERNACIONAL
    Tan sólo el presidente Milosevic fue juzgado por crímenes de guerra, mientras que los dos grandes carniceros de los Balcanes, el bosnio Alija Itzebegovic y el croata Franjo Tudjman, murieron en la cama plácidamente sin que pesara sobre ellos ninguna orden de búsqueda y captura. No olvidemos que Tudjman fue el responsable de la mayor limpieza étnica perpetrada en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, cuando ordenó, en julio-agosto de 1995, la expulsión forzosa de más de 300.000 serbios de territorio croata mediante la denominada "Operación Tormenta"; los serbios que no tuvieron la suerte o la voluntad de huir fueron exterminados sin contemplaciones por el ejército croata.

    Mladic no es un santo, sino un militar que creyó cumplir con su deber y ponerse al servicio de su comunidad, como hicieron otros responsables políticos y militares de los tres bandos en conflicto. No es ni mejor ni peor que los demás, quizá no sea un héroe como piensan los serbios de Bosnia pero tampoco es el monstruo abonimable que tratan de presentarnos algunos medios.

    La matanza de Srebrenica necesita una comisión de la verdad que determine el papel que tuvieron las Naciones Unidas, las fuerzas holandesas establecidas allí y que entregaron el enclave de una forma ominosa, los líderes bosniomusulmanes que escaparon de la ciudad abandonando los suyos, como el criminal de guerra Naser Oric y los líderes militares de los serbios. Solamente así, y escuchando a todas las partes, se podrá determinar lo que realmente ocurrió allí sin establecer juicios a priori y dejando que la verdad prevalezca sobre el amarillismo incombustible de algunos de nuestros más avezados "analistas". ¿O es que acaso la gente prefiere vivir en la mentira?

    rangoso@iniciativaradical.org
    Fuente: Eurity.

    Lo que sí sé es que Kosovo es Serbia. Y ¡arriba el Reino de Yugoslavia!
    Es ésta nuestra finalidad, nuestro gran ideal. Caminamos para la civilización católica que podrá nacer de los escombros del mundo de hoy, como de los escombros del mundo romano nació la civilización medieval. Caminamos para la conquista de este ideal, con el coraje, la perseverancia, la resolución de enfrentar y vencer todos los obstáculos, con que los Cruzados marcharon sobre Jerusalén. Porque si nuestros mayores supieron morir para reconquistar el Sepulcro de Cristo, ¿cómo no vamos a querer nosotros —hijos de la Iglesia como ellos— luchar y morir para restaurar algo que vale infinitamente más que el preciosísimo Sepulcro del Salvador, es decir, su reinado sobre las almas y sobre la sociedad, que Él creó y salvó para amarlo eternamente?”.

    Plinio Corrêa de Oliveira.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •