Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3
Honores2Víctor
  • 1 Mensaje de El Tercio de Lima
  • 1 Mensaje de Michael

Tema: El caballero enamorado

  1. #1
    Avatar de El Tercio de Lima
    El Tercio de Lima está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    08 oct, 11
    Ubicación
    La Ciudad de los Reyes
    Mensajes
    448
    Post Thanks / Like

    El caballero enamorado

    Castilla. 1426…
    El día relumbra al sol castellano cuando los dos jóvenes caballeros atraviesan las puertas del castillo que en aquel momento ocupa la Corte del Rey Juan II. A recibirles ha salido el mismísimo Condestable de Castilla y gobernante efectivo del reino, Don Álvaro de Luna, pues los dos caballeros son hijos de su viejo amigo Don Diego Fernández de Quiñones y vienen a entrar a su directo servicio.
    La itinerante Corte del Rey Juan es un río revuelto de intrigas palaciegas, de intereses y de agobios para el débil monarca que pasa el tiempo haciendo de mecenas de las letras, convirtiendo así a su séquito en uno de los más cultos de Europa y protegiendo a hombres como Jorge Manrique o el Marqués de Santillana, ha delegado sin embargo el poder político en Don Álvaro. Castilla se mantiene a duras penas defendiéndose de las incursiones granadinas que asolan el sur del reino de cuando en cuando y las presiones que ejercen sobre ella los Reinos de Aragón y de Navarra.
    Los jóvenes caballeros, mientras acuden al Salón del Trono para presentarse ante el Rey, se cruzan con unas damas a las que galantes ceden el paso por el pasillo de piedra. Las muchachas ríen divertidas, casi infantiles, ante la presencia de tan apuestos y gentiles caballeros.
    Los ojos dorados como la miel de una de ellas se clavan, como dos dagas, en los ojos verdosos de uno de los caballeros. Al pasar junto a ellos un afrutado aroma de rosas y de manzanas frescas llena los sentidos de los tres hombres. El de los ojos verdosos no ha dejado de mirar a la que, desde ése instante, habita dentro de su corazón ya para siempre:
    - ¡Vamos Suero!- le dice su hermano tirando de su brazo- ¡Te has quedado prendado!
    - ¡Es hermosísima Pedro!

    Sierra Elvira, Granada, primero de julio de 1431…
    Juan II de Castilla en un arrebato de valor y de hidalguía se lanza al frente de sus tropas contra el poderoso ejército nazarí que ha salido a su encuentro y que tiene entre sus filas a la flor y nata de los caballeros granadinos y a los peligrosos y feroces habitantes de Las Alpujarras. El choque es brutal. El joven rey se debate en mitad del caos indescriptible y de la degollina irrefrenable, a pesar de su carácter más de poeta que de guerrero ordenó acometer la empresa de atacar y conquistar el reino granadino, nido de envidias, ambiciones y crueldades sin cuento entre los emires, y así finalizar el largo camino que Don Pelayo había comenzado en Covadonga.

    Y allí estaba ahora, rodeado de moros que pretendían atravesarlo con todas las flechas del mundo.
    Entonces el buen Álvaro de Luna, Condestable de Castilla, noble caballero y valiente soldado, grita ¡Santiago, Santiago! y se arroja lanza en ristre, junto a sus tres mil jinetes contra las filas sarracenas.
    A Don Suero de Quiñones se le distingue desde lejos. Maneja la lanza con mortal eficacia y cuando ésta se quiebra, la espada con no menos atino. Don Suero además combate con el brazo derecho desnudo, sin protección alguna, y lo hace en señal de amor por aquella dama con la que se había cruzado y que tenía los ojos más hermosos del Mundo.
    La carga de la caballería castellana desbarata a los nazaríes que se retiran con mucho desorden y muchas bajas. La victoria es aplastante y el panorama tras la batalla desolador. Del frondoso campo de vega granadina escenario de la batalla tan sólo queda en pie una humilde y raquítica higuera. Granada está a merced del Rey de Castilla.
    Pero Juan II sigue los malos consejos de los envidiosos y de los ruines que odian al Condestable y que le dicen que imponga un nuevo rey en la ciudad y que lo más prudente es retirarse a Córdoba y a Toledo, a disfrutar las mieles de la victoria. Y el Rey les hace caso perdiendo así la oportunidad que tenía al alcance de la mano.
    Suero de Quiñones, igual que Don Álvaro agachan la cabeza, rechinan los dientes y obedecen.

    Comienza entonces para Suero su prisión de amor. Se juramenta en llevar cada jueves una argolla de metal al cuello y ayunar, hasta que su dama se digne a despojarle de su carga.

    Medina del Campo. Castilla. 1434
    Los cánticos y el jolgorio en el castillo enmudecen admirados cuando diez caballeros vestidos con sus mejores galas entran en el salón dónde se celebra el año nuevo y se postran de rodillas ante el Rey con su líder, Suero de Quiñones a la cabeza. Es jueves y el caballero lleva la argolla de metal alrededor del cuello.
    Precisamente ése es el motivo de su visita. Acompañado de sus nueve mantenedores el caballero leonés ha ido hasta la Corte a solicitar el permiso del soberano para poder establecer un torneo entre caballeros en el que él pueda demostrarle a su amada que es capaz de quebrar trescientas lanzas por su amor y así poder librarse honrosamente de la pesada argolla.
    El Rey concede permiso de inmediato para que se celebre el “Passo”, pues la justa tendrá lugar sobre el río Órbigo y su puente romano, lugar de paso obligado para quien quisiese peregrinar hasta Santiago de Compostela.
    Así el caballero que quisiera aceptar el duelo, solamente debía acercarse por el lugar y entablar combate contra el bravo Suero o alguno de sus amigos.
    La noticia corrió como la pólvora por Europa y pronto empezaron a acudir caballeros hacia el lugar, que empezó a conocerse como el Paso Honroso.

    Hospital de Órbigo. León. 1434
    El esplendor del torneo había superado todas las expectativas. Los Quiñones empeñaban honra y fama en el evento y fueron generosos en extremo. Todo se hace bajo las normas más estrictas de la caballería y todo es fabricado para la ocasión, el palenque, la palestra de los jueces, dos altos nobles nombrados por el Rey, las gradas para la gente, las tiendas donde se alojaran los caballeros, las cuadras… Todo reluce al sol el diez de julio que es el día que empieza el torneo. En León, Suero había ordenado poner un mogote junto a San Marcos que decía: “Por ahí se va al Paso”.
    El torneo del Paso Honroso se convierte en notición de la época y a su desafío acuden caballeros de muchos lugares, franceses, alemanes, aragoneses y catalanes, todos pretendiendo derrotar a Suero y a sus mantenedores. El ambiente es de fiesta y hay pocos roces y enfrentamientos serios, aunque en cada cabalgada los caballeros no busquen otra cosa más que la derrota de su rival.
    El día quince hieren a Suero, la cosa parece muy grave pues el bravo caballero ha salido prácticamente en camisa, con la cinta azul atada a su brazo con la leyenda: “Si no queréis corresponderme, en verdad que no hay dicha para mí”.
    Los camaradas acuden a socorrer a Suero, pero éste se levanta del suelo gritando:
    - ¡No es nada!, ¡Quiñones, Quiñones!

    El torneo sigue y en cada ocasión que puede Suero se destaca en la lucha, deseoso de que su amada por fin, le reconozca. Así sale a pelear sin partes de su armadura, expuesto a que lo dejen seco, como a un arrogante caballero catalán que fue, a la postre la única baja mortal del evento.
    El nueve de agosto, con Suero de nuevo herido y con casi las trescientas lanzas quebradas en el anotador, los jueces dan el torneo por finalizado, mandan noticia al Rey y despojan en solemne acto a Don Suero de Quiñones de la argolla del cuello.
    Ha ganado el derecho a liberarse de su prisión de amor.

    Mientras descansa en Hospital de Órbigo junto a sus amigos, que también están descoyuntados y molidos a Suero se le ocurre entonces que tras el descanso irán todos a visitar al Apóstol Santiago para ofrendarle argolla y cinta azul como reconocimiento a su ayuda en el torneo.
    Diego Benavides y Lope de Aller charlan en voz baja:
    - La madre que parió a Suero…

    - Ya sabes amigo, dos tetas…
    - ¡JAJAJJAJAAJAJJAJ!
    Hoy en día pueden contemplarse la gargantilla de oro y la cinta azul de Don Suero Quiñones en los relicarios que nuestro Santo Patrón atesora y es que lo que no haga un hombre enamorado, no lo hace nadie.
    Epílogo
    Bercial de la Loma. 11 de julio de 1458
    La pelea ha terminado, en el suelo hay varios caballeros inmóviles y algunos caballos desventrados. Los hombres de Gutiérrez de Quijada, que ha sido el que por antiguas rencillas y odios ha ordenado el ataque, le preguntan:
    - ¿Señor, Quiñones huyó?- a lo que el caballero responde.
    - No era él caballero que había de huir. Buscadle entre los muertos y allí le hallaréis.
    Don Suero de Quiñones será enterrado en la iglesia de San Francisco de León.
    FIN.

    Fuente: Los Héroes olvidados


    1016152_468313016591879_1500183765_n.jpg


    Digna historia para una gran película, la culpa del olvido y del desprecio al que están sometidos nuestros héroes, nuestros guerreros, nuestros científicos y nuestros artistas es nuestra y de nadie más.

    Saludos en Xto Rex et Maria Regina
    Pro Deo Patria et Rex
    No se ama lo que no se conoce
    Xaxi dio el Víctor.

  2. #2
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,910
    Post Thanks / Like

    Re: El caballero enamorado

    Aún no entiendo como el cine hispano, que tiene historias mucho más interesantes que muchas que Inglaterra no saca provecho para hacer películas. Yo estoy estudiando historia y también actuación precisamente por eso. Quiero hacer películas que tengan que ver con la historia de las Españas. Realmente tenemos tanto potencial y tanto que darle al mundo y no lo exportamos. Inglaterra ha sacado muchas películas históricas. Si el pueblo hispano, que en historia y cultura es mucho más extenso que el británico, ¿ Por qué es que no sacamos a flote ese potencial? Es tanta la historia que tenemos que contar...
    El Tercio de Lima dio el Víctor.
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  3. #3
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,796
    Post Thanks / Like

    Re: El caballero enamorado

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Nosotros sí que tenemos historia. Si tuviéramos un hollywood y si los hispanos fuéramos más conscientes de nuestro pasado, nosotros sí que podríamos hacer grandes superproducciones y series épicas. Pero a los españoles e hispanoamericanos les han ocultado la historia y les han infundido un complejo de inferioridad y de vergüenza cuando tenemos motivos de sobra para tener un sano orgullo de lo que hemos sido.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Ernesto Jiménez Caballero
    Por Arnau Jara en el foro Biografías
    Respuestas: 6
    Último mensaje: 02/03/2009, 10:21
  2. Libros de Caballero Jurado
    Por Vivarium en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 25/10/2006, 13:09
  3. Libros de Caballero Jurado
    Por Vivarium en el foro Literatura
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 25/10/2006, 13:09
  4. Ensayo crítico de Giménez Caballero
    Por Ordóñez en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 15/09/2005, 18:28
  5. El Príncipe Enamorado
    Por Kontrapoder en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 10/08/2005, 05:11

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •