Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 9 de 9

Tema: La Logia de Cádiz (nuevo libro sobre San Martín)

  1. #1
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,184
    Post Thanks / Like

    La Logia de Cádiz (nuevo libro sobre San Martín)

    "La Logia de Cádiz" es el nuevo libro del escritor hispano-argentino Jorge Fernández Díaz que nos presenta a un San Martín muy distinto del acartonado de los manuales escolares o el "santo de la espada" de Ricardo Rojas; la nota sobre el mismo en la revista de "La Nación" de Buenos Aires:


    El San Martín inesperado

    Una novela de Jorge Fernández Díaz, ilustrada por Guillermo Roux, revela la cara menos tranquilizadora del Libertador: la del feroz guerrero






    Por Jorge Palomar

    Los historiadores suelen decir que el conocimiento de la historia es siempre parcial, porque la historia es una revisión permanente. Pero también se preocupan por aclarar que revisión no es lo mismo que revisionismo.

    Hace un tiempo, desde estas mismas páginas se le preguntó al doctor Miguel Angel De Marco, por esos días presidente de la Academia Nacional de la Historia, si le molestaba el término revisionismo. Y respondió: "Todo ismo tiene una connotación de combate, por eso tratamos de diferenciar lo que es revisión de revisionismo, que tiene una postura de combate y no la serena revisión del pasado, y es ahí en donde le quita legitimidad porque está tratando de interpretar los hechos conforme a una determinada posición ideológica. La historia es revisión; el historiador no se queda con fórmulas establecidas, busca la verdad, tiene que revisar, y es lícito que lo haga".

    Tan lícito es para los historiadores la revisión de la historia como meritoria y necesaria es la búsqueda de aquellas páginas perdidas en los pliegues de la historia -cuando no ignoradas, o soslayadas- por otros que, sin ser historiadores ni revisionistas, también buscan la verdad o persiguen el sublime objetivo de contar lo que nunca trascendió o, peor, lo que siempre se ocultó. Y el caso del general José de San Martín, héroe máximo de los argentinos, resulta, con seguridad, el ejemplo más claro de manipulación histórica.

    Así, con la premisa de llenar los huecos de la historia, nació La Logia de Cádiz (Planeta), el libro del periodista y escritor Jorge Fernández Díaz -en formato de novela, pero basada en datos y documentos rigurosos-, de reciente aparición.

    Relatar al San Martín poco conocido y menos imaginado, al guerrero, al general en la guerra -que era su escenario natural-, es una respuesta a la historia oficial. Reemplaza el bronce por el barro. Pone las cosas en su lugar, sin saltear ni descuidar ningún lugar. Lo baja del pedestal y lo ubica en el llano para mostrarlo tal como era: un prócer, sí, pero también un revolucionario, un hombre que conoció la grandeza, el desencanto y, como cualquier mortal, las miserias humanas y la crueldad.

    "Todo empezó cuando vi que mis hijos adolescentes y sus compañeros detestaban la historia argentina", explica Fernández Díaz, autor, entre otras novelas, de las autobiográficas Mamá ; Fernández , y de los relatos de amor Corazones desatados . "Me impactó mucho que se interesaran por episodios históricos de Estados Unidos y Europa, a partir básicamente de películas de aventuras producidas por la cultura anglosajona, y que desdeñaran, por aburridísimos y confusos, a los héroes nacionales. La versión escolar era tan formal y la transmisión de la épica era tan desganada que la historia argentina se había transformado en eso: un amasijo de fechas, internas políticas y héroes de bronce. Me sentí tocado, me prometí mostrarles que la historia argentina podía ser una maravillosa novela de peripecias. Para los chicos, San Martín es un político, algo así como un estadista de plomo que hizo cosas tan loables como soporíferas. Mis hijos miraban con indiferencia las proezas sanmartinianas, pero veían con gusto la historia universal en grandes producciones cinematográficas y se interesaban por esos héroes anglosajones. Asociaban nuestra guerra de la independencia con los manuales de hastío y con las pesadas fiestas patrias en los patios del colegio. Esa idea fue muy hiriente para mí. Por alguna razón, alguien nos había robado la épica. La Argentina asordina la épica y ningunea a sus guerreros, y le regaló a la derecha militar el sentimiento y la simbología sanmartiniana. San Martín fue canibalizado por las dictaduras, usurpado en su iconografía y utilizado de paraguas para la perpetuación del poder. Esa carencia, se diría, esa injusticia fue el germen de La Logia de Cádiz . Incluir un volumen en la Colección Robin Hood o una película en Sábados de cine de superacción , donde los chicos de mi edad vivimos las aventuras maravillosas de tantos. El problema es que los héroes y las aventuras siempre quedaban allá lejos. Es como si tuviéramos un complejo de inferioridad, como si hubiésemos aceptado nuestra condición de sociedades subdesarrolladas, que no tienen héroes ni epopeyas."

    De Arjonilla a San Carlos

    La Logia de Cádiz rescata la épica, desnuda al San Martín guerrero y cuenta las batallas desde adentro, como el guión de una película llevado al papel en lugar de la pantalla. En 1808, un capitán conduce a los húsares españoles a la muerte y a la gloria. Cuatro años después, un coronel dirige a sus granaderos en un combate letal contra las tropas españolas. Aquel capitán y este coronel son la misma persona: José de San Martín. Antes y después se suceden batallas, muertes, traiciones, linchamientos, intrigas, persecuciones, complots, juramentos secretos y hasta una amarga historia de amor. Basado en una rigurosa investigación histórica que le llevó cuatro años, -y en la que también trabajó Daniel González, un especialista en investigación histórica-, pero con el ímpetu de las antiguas narraciones de capa y espada, el autor cuenta otra vez los hechos y logra que parezcan nuevos. La acción comienza con la escaramuza de Arjonilla, y la batalla de Bailén, donde los españoles vencieron por primera vez al ejército de Napoleón y donde San Martín fue un héroe de la resistencia. Y continúa en el convento de San Carlos, donde el Libertador prepara un ataque fulminante contra sus antiguos camaradas de España. En el ínterin interviene la Logia de Cádiz, donde se planea la emancipación. Y hasta tienen su lugar el duque de Wellington y el ecrtor Honorato de Balzac.

    Se suceden, a ritmo cinematográfico, escenas sorprendentes y desconocidas, asaltos, fugas, desgracias y misterios. El autor de Mamá salva así a San Martín del bronce y del fango, y crea a su alrededor una nueva épica de guerrero y revolucionario.

    La idea de una novela histórica sobre el San Martín menos pensado surgió en él hace unos seis años. Si el periodismo, como bien se afirma, es el primer borrador de la historia, aquella curiosidad por saber cómo y por qué nos habían robado la épica fue el bosquejo que se había instalado en la memoria del periodista. Y el periodismo, ya se sabe, no se entiende sin curiosidad. Pero el borrador de Fernández Díaz no avanzó "porque en el transcurso me distrajo Mamá y después, Fernández . Sin embargo, San Martín no me abandonaba. Seguía cabalgando en mi cabeza. Y entonces se cumplieron dos cosas: los doscientos años de la batalla de Bailén, lo que me llevó a desempolvar aquella investigación para realizar una serie de notas en La Nacion. Yo no sabía entonces que estaba escribiendo el comienzo de una novela; más bien me parecía que era un trabajo periodístico atado a una efeméride."

    La Logia de Cádiz es también una novela de misterios, puesto que en ella los masones, el secretismo y la revolución solapada tienen un lugar central. A la vez, no puede dejar de ser una novela sobre los despatriados y la traición. Muchos personajes, como el propio protagonista, no son de aquí ni de allá: cambian de país y de enemigos, traicionan a los demás para no traicionarse a sí mismos.

    "Yo no quería un San Martín de estatua -cuenta Fernández Díaz-, un héroe inmaculado como nos había vendido la vieja historiografía. Tampoco quería operar como el neorrevisionismo, algunos de cuyos autores se dedicaron a tirar a San Martín al fango. Yo no quería Billiken ni Ricardo Rojas, y tampoco quería una biografía donde sólo se destacaran los defectos del Libertador."

    El historiador Luis Alberto Romero, profesor de Historia Social General de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA y autor, entre otras muchas obras, de Breve historia contemporánea de la Argentina , dice que la historia del siglo XX es la del nacionalismo, en sus diversas versiones. "El Ejército -explica- se identificó a sí mismo con la nación y convirtió a San Martín, no sólo en la figura esencial del ejército argentino, sino en la posición de héroe epónimo, fundador de la nación. En 1933 se funda el Instituto Nacional Sanmartiniano. Un nuevo biógrafo, José Pacífico Otero, declara que todo auténtico argentino debe ser sanmartiniano. Al hacer esta operación, lo convierte en la estatua de bronce que todos conocimos. Ricardo Rojas lo bautizó el Santo de la Espada. Paralelamente, la Iglesia afirmó que la Argentina era una nación esencialmente católica y transformó a San Martín en lo que por 1930 se entendía que debía ser un buen católico, pero para eso fue necesario ocultar o negar toda una porción de su vida. Finalmente, en 1950, el peronismo proclamó que ése era el Año del Libertador General San Martín y lo transformó en una suerte de precursor de Perón. Hubo un único Libertador, ahora hay un único líder, era el razonamiento implícito. En la Marcha del Trabajo, cuya letra escribió el médico y poeta Oscar Ivanissevich, se dice: «San Martín cruzó el Ande trabajando», o sea que en eso también era precursor de Perón."

    "Ya no existen héroes de corazón puro, como Sandokán -resume Fernández Díaz-. Es por eso que busqué un San Martín humano y falible, a veces oscuro e injusto, pero a la vez heroico. Quería devolverle la épica sin pomposidad. Y utilicé una cita muy especial: «No era el hombre más honesto ni el más piadoso, pero era un hombre valiente». Es el comienzo de El capitán Alatriste , de Arturo Pérez-Reverte, en quien no sólo reconozco a un amigo, sino también a un maestro de la novela moderna de aventuras. Esa definición de Alatriste le cabe también a San Martín."

    jpalomar@lanacion.com.ar





    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  2. #2
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,184
    Post Thanks / Like

    Re: La Logia de Cádiz (nuevo libro sobre San Martín)

    Anticipo del libro:


    "Vayan a morir"

    Fragmento de un capítulo de la novela de Jorge Fernández Díaz La Logia de Cádiz : el guerrero en pleno combate, en la desenfrenada batalla de San Lorenzo



    Por Jorge Fernández Díaz

    San Martín puso pie en el estribo, montó el bayo, salió del convento y dijo con voz áspera: Espero que tanto los señores oficiales como los granaderos se portarán con la conducta que merece la opinión del regimiento. Era una amenaza directa: los hombres sabían que debían temerle más al deshonor y a aquel jefe severo e indoblegable que a cualquier salvajismo de la infantería española.

    El coronel desenvainó el sable de Londres y pensando en su envolvente y mortal juego de pinzas le dijo a Bermúdez que lo esperaba en medio de las tropas enemigas para darle instrucciones. Luego se puso a la cabeza del ala izquierda. Nadie pensó en ese instante que exponerse de esa manera era casi un suicidio. Nadie pensó nada en ese instante. El coronel y el capitán hicieron lo mismo: movieron sus dos columnas de sesenta granaderos cada una y gritaron: Escuadrón de frente, guía derecha, al trote, al galope. Las voces de mando se sucedían a gran velocidad: los godos estaban a doscientos metros y ya sonaba el clarín del ataque. Los caballos iban sin freno y espoleados, los jinetes se apoyaban sobre los estribos y llevaban el cuerpo hacia adelante con la espada afirmada sobre el muslo derecho y la punta altiva. San Martín tenía su clásico ardor de úlcera en el estómago pero lo disimulaba, Bermúdez iba por el otro flanco a la carrera pero levemente rezagado. El sexto sentido del coronel le indicó en un relámpago que el capitán llegaría tarde, pero ya estaban a sesenta metros y todo estaba jugado. Virgen Santa, murmuró. Y alzó el sable morisco para gritar ¡A degüello! con aquel vozarrón que dejaba tiesos a tantos.

    En ese momento alucinante, los ciento veinte eran un solo hombre y un solo movimiento. Y también una sola voz. Como un eco estremecedor los oficiales repetían la palabra "degüello", que se iba transformando en una música sostenida, escalonada e incontenible. Esa música tapaba incluso el ruido de las herraduras y el chasquido de los metales. "Hay momentos en las batallas en que el alma endurece al hombre hasta cambiar al soldado en estatua, y en que parece que toda la carne se convierte en granito", escribirá Víctor Hugo cincuenta años después. Ese era el momento: los inexpertos granaderos se habían convertido en roca pura y estaban por llevar finalmente a la realidad lo que tantas veces habían simulado hacer en los cuarteles del Retiro.

    Zabala vio aparecer por el Norte y por el Sur del convento aquellos dos gruesos brazos de granito y sólo atinó a ordenar que las cabezas de sus columnas se replegaran sobre la mitad de la retaguardia y que los fusileros abrieran fuego. Era un oficial experimentado y previsor, había estado en varias guerras, pero jamás había visto en esas tierras del sur del mundo un regimiento profesional presentándoles batalla. Aún sin poder creerlo actuó a gran velocidad. Gritó ¡Viva el rey! y extrajo su sable toledano. Pero cuando lo hizo ya el huracán de espadas, lanzas y yeguarizos lo alcanzaba.

    La descarga de la fusilería y de los dos pequeños cañones derribó a cinco granaderos de la primera línea. Los proyectiles les entraron por el torso, por el cuello y por el cráneo, y sus cabalgaduras rodaron por el piso, chocaron ciegamente a los infantes o siguieron adelante corriendo hacia la nada. La metralla dio de lleno en el bayo del coronel y lo hizo retorcerse en un relincho y caer de costado. San Martín trató de apartarse pero su caballo lo arrastró, lo revolcó y cayó muerto sobre su pierna derecha. Todo sucedió en cinco segundos y medio, y el jefe de los granaderos sintió un tremendo dolor en la pierna y dos golpes paralizantes: uno en el hombro y otro en el brazo izquierdo. Estaba aturdido por el choque y oía los ruidos del combate en segundo plano, pero no dejaba de pujar ni había soltado la espada.

    Sus granaderos entraron a romper la formación a sablazos de plano, cuchillazos y golpes de lanza. Habían aprendido bien la lección: no se dejaron apabullar por los fusiles ni por los cañones, dieron por sentado que lo peor ya había ocurrido y se metieron en el entrevero con la paradójica ferocidad del miedo. No eran valientes porque si triunfaban se transformarían en el germen del ejército emancipador de América, ni porque estaban dispuestos a darlo todo por la patria nueva. Eran valientes, en ese debut sangriento, porque temían más a su jefe que a Dios, y porque al no poder retroceder hasta el más cobarde es un hombre audaz.

    Zabala olió esa sed violenta en medio de la lucha, vio que algunos de sus infantes lograban ensartar con sus bayonetas a aquellos bárbaros disfrazados de azul y rojo, pero su máxima tensión estaba puesta en que formaran cuadro. Como no pudieron hacerlo, formaron martillo y trataron de resistir el embate.

    Lúcido en la borrasca y en el humo de la pólvora reconoció el uniforme y las insignias, señaló con su espada al coronel caído y abriéndose paso ordenó que lo mataran. Pero los que se adelantaron recibieron cuchilladas y lanzazos, así que Zabala llegó como pudo y trató de rematarlo él mismo. San Martín alzó el sable y paró la primera estocada. Y lanzó a su vez otra, medio ciego o atontado, pero el comandante español la eludió con decisión y le tiró un puntazo. San Martín giró a tiempo la cabeza y de refilón el sable toledano le abrió una herida en la mejilla. Zabala quería ultimarlo a toda costa pero tuvo que darse vuelta para atender un ataque, y la ola humana y equina lo apartó unos metros de la presa. Uno de sus infantes acudió en su servicio y se abalanzó sobre el coronel, que hacía terribles esfuerzos por zafarse del peso muerto. El godo se le vino con los ojos bien abiertos y de pronto se quedó quieto, como galvanizado, y de la boca comenzó a correrle una sangre negra y espesa. Un lancero de San Martín lo había atravesado de lado a lado: la punta de la lanza le había penetrado por la espalda y le había salido por la barriga. El lancero tenía tanta fuerza que lo levantó clavado y pegó un alarido atávico, como si fuera un hombre de las cavernas festejando la cacería de un animal fabuloso.

    Juan Bautista Cabral surgió entonces de aquel bosque de sables, lanzas y bayonetas. Se arrojó de su montura, mientras varios granaderos repelían en cerco a los maturrangos que querían sablear al jefe caído. Y abrazó al coronel por las axilas, tiró con todas sus fuerzas usando el guaraní para cagarse libremente en el rey y en todos aquellos mierdas, y liberó a San Martín de su embarazosa prisión. Juan de Dios había vuelto del pasado para calcar esa escena, y para transformar a San Lorenzo en Arjonilla. Pero los oscuros presagios que aquel morocho correntino había tenido finalmente se cumplían: el primer puntazo le comió las costillas, el segundo le reventó el pecho. Un oficial intrépido lo salvó de un disparo matando de un hachazo a un cabo español y atropellando con su caballo al marino tenaz y filoso que lo acechaba.

    San Martín se quedó de rodillas con el cuerpo agonizando de Juan Cabral, y al abrazarlo la sangre del granadero manchó la pechera, la hombrera y la espalda de su uniforme. El combate seguía ocurriendo de un modo sordo y ralentizado para el coronel, que sentía cómo se le iba literalmente de las manos aquel hombrón inocente que moría para celebrar esas misteriosas asimetrías, esos curiosos caprichos del Señor. Respirando hondo, el coronel notó que Cabral ya casi no podía respirar, y lo depositó suave, amorosamente en el suelo, junto a su caballo fulminado por la metralla. Se puso de pie como pudo: no lograba todavía apoyar en el piso la pierna aplastada y el hombro le metía un calambre ardiente en todo el cuerpo.

    Parado en medio de los jinetes que corrían y de las balas, todavía un poco mareado, el coronel le dio entonces una orden a su ayudante de campo. Era una orden terminante: ¡Reúnan al Regimiento y vayan a morir!



    El Padre de la Patria, según Guillermo Roux


    Acostumbrado a los honores, a los premios internacionales, a las distinciones y a las miradas penetrantes de quienes aquí o en Roma, en Londres o en Washington, en Munich o en París, en Nueva York, en Berlín o en San Pablo, disfrutan de la excelencia de su arte, el maestro Guillermo Roux, el Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires, el ensayista, el hombre que asegura que Tiziano, Giovanni Battista Tiépolo, Goya y Velázquez justifican la historia del arte; el artista que el presidente Alfonsín eligió para que un cuadro suyo le fuera obsequiado al rey Juan Carlos de España, se encontró, esta vez, con un desafío mayúsculo. Tal vez el mayor reto de su vida, algo que nunca había imaginado. El pedido no era común: nada más tenía que crear la imagen de un San Martín distinto de todo lo conocido, un San Martín debatiéndose entre la vida y la muerte.

    "Un San Martín que viva fuera de los libros de historia, no aquel lejano, idealizado, que estábamos acostumbrados a ver desde chicos, sino el otro, luchando por los altos valores a los que entregó su vida", cuenta Roux a LNR.

    "El pedido de La Nacion de realizar este San Martín me cayó de golpe, inesperadamente; me llegó en este momento particularmente complejo de nuestra historia. También, la rapidez con que tenía que hacerlo. La profesión, los años de oficio, nos dan recursos para salir del paso. Pero esto fue muy diferente. Una extraña reacción ocurrió dentro de mí. Algo taponado salió de golpe, una especie de rabia y una necesidad de verdad. Y tengo que decir también que cuando uno llega a cierta edad, como la que tengo yo, muchas cosas se han visto, y quedan, si hemos sabido verlas, las esenciales, verdades simples y profundas que a veces en la juventud, por parecernos precisamente demasiado simples, no valoramos en su real hondura."

    Para llevar adelante su trabajo, Roux, y por propia decisión, visitó el Regimiento de Granaderos a Caballo General San Martín para tomar apuntes, realizar bocetos, ver en detalle los uniformes, la marcha de los granaderos, y sentir, en definitiva, el espíritu sanmartiniano.

    "Sentí en la realización de esa imagen una forma de afirmación en lo personal y una oportunidad de transmitir mi sentimiento a otros argentinos. Cuando leí el original de Jorge Fernández Díaz, me dije: hacía falta que alguien lo dijera, y me hacía falta a mí hacer ese San Martín. Finalmente, no puedo menos que agradecer al Regimiento de Granaderos a Caballo -institución a la que donaré el original de la imagen que realicé-, al general Alfonso, al coronel Sidders y al oficial Carballo, que inspiraron e hicieron posible la realización de esta obra."


    Última edición por Erasmus; 19/12/2008 a las 06:59



    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  3. #3
    Avatar de CAZADOR GUARANI
    CAZADOR GUARANI está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    28 ago, 08
    Ubicación
    Ciudad Autonoma de Buenos Aires
    Mensajes
    20
    Post Thanks / Like

    Re: La Logia de Cádiz (nuevo libro sobre San Martín)

    Por lo poco que sse puede leer parace que el tema esta bien tratado, habria que ver como sigue.-
    Es cierto que San Martin fue convertido en bronce dejando de lado al hombre que fue mas valioso, pero hay que tener en cuenta el contexto que se vivia en esos momentos.-
    Argentina a diferencia de otros paises, era un conglomerado de razas que
    traian cada uno la historia de sus pueblos de origen, inclusive en los años 60 y 70 seguian los italianos pensando en Italia y los españoles en España, cuando en ambos casos tuvieron que emigrar porque en sus paises no tenian oportunidades de sobrevivir,y en sus casas hablaban sus idiomas o dialectos, a los cuales los criollos no entendiamos.-
    Habia que crear un personaje que aglutinara a todos y contraponer a un Julio Cesar o a un Cid Campeador y asi nace el mito del PADRE DE LA PATRIA, ni fue la derecha militar, ni la oligarquia - que miraba mas a Europa que a su alrededor- fue un conjunto de hechos que hizo que se llegara a esta desicion a travez de los escritos de Mitre, el primero que creo al San Martin de bronce.-
    A la derecha militar no le caeria bien cumplir con las normas que puso San Martin para su regimiento, yo creo que ni antes ni ahora quedarian muchos adentro
    A la oligarquia argentina, ni se le ocurrira cumplir las normas que puso San Martin para su hija Mercedes, seria equiparar a la "chusma" con ellos.-
    Tomen los hechos en el contexto del momento y sabran porque y para que.. decia mi profesor de historia.-
    Soy admirador de San Martin, y he investigado batante sobre el, asi que leere el libro y les comentare que me parecio
    leere el libro y les comentare que me parecio

  4. #4
    Avatar de Josefo
    Josefo está desconectado excalibur
    Fecha de ingreso
    26 dic, 06
    Mensajes
    414
    Post Thanks / Like

    Respuesta: La Logia de Cádiz (nuevo libro sobre San Martín)

    Hola.
    Que tal está este libro?.
    Yo creo que a los personajes historicos no se los debe contemplar con una vision "marmorea" o falsamente idealizada, no lo creo conveniente, ni siquiera para ellos y su memoria.
    Sobre Jose de San Martin, una pregunta libre de prejuicios o dobles intenciones y solo con el motivo de conocer la verdad . Su afiliacion a la masoneria , por lo de la "logia lautaro" es verdad, falsedad, o verdad a medias. La logia fue solo un medio para llevar adelante la guerra de independencia? ( Au asi, recuerden que "el fin no justifica los medio, por no hablar de si el fin a la larga resulto conveniente o no, pues es otro tema y muy largo. Los nacionalistas catolicos argentinos siempre lo han defendido, aunque una critica que yo podria hacerle al nacionalismo, es que a veces le gana lo "nacionalista" y esta tentado de tener esa vision "marmorea" de los protagonistas fundacionales por identificarlos con la patria misma. En tanto, por lo que veo, y corrijname si me equivoco, los tradicionlistas españoles, tal vez lo miran con ciertas sospechas.
    Por lo que escuche, este libro muestra el costado guerrero del General , tal vez sea util hoy en estos dias balndengues ( y eso que yo soy algo blandengue). Al autor lo conozco por un articulo que aparecio en La Nacion en Enero, "el fin del falso progresismo" sobre el engaño ideologico del gobierno, y estuvo bastante bien.
    Otra pregunta, cuales fueron sus diferencias principales con Simon Bolivar?.

    Volviendo a lo primero, recuerdo un capitulo de Los Simspsons ( fuente no muy seria, pero sepan disculpar) en el que Lisa Simpson descubria que Jebediah Springfield, , el admirado fundador de la ciudad, era realmente un pirata y traidor al pais. Sin embargo, al final decide no revelarlo porque considera que la imagen de Jebediah sirve para mantener unido al pueblo y aspirar a un ideal. Yo creo que nunca conviene el ocultamiento de las verdades, si no caemos de nuevo en el fin justifica los medios , ademas ese concepto de los simbolos y la union nacional tiene algunos ribetes paganos- modernos ( me viene a la mente el "volk" de Hiteler y su filosofia) pero yo si creo en la Patria, y los simbolos pueden ser un vehiculo , aunque imperfecto para ello. Por eso, cuando en un pais ya ni siquiera respetamos los simbolos vamos mal, y es eso exactamente lo que le pasa a Argentina , pues ya ni siquiera la figura de San martin es respetada por los caprichos de los politicos. ( pondre un tema al respecto en Hispanomaerica).

    Saludos
    " Hoy no me pienso ahorcar " ( G.k Chesterton)

  5. #5
    Avatar de Josefo
    Josefo está desconectado excalibur
    Fecha de ingreso
    26 dic, 06
    Mensajes
    414
    Post Thanks / Like

    Respuesta: La Logia de Cádiz (nuevo libro sobre San Martín)

    Por supetso, de mas esta decir que por ser el Padre de la Patria, San Martin es revindicado por todos, Izquierda y Derecha, militares y subversivos, peronsitas y antiperonistas, como alguna vez escuche lo mismo en este foro sobre Artigas, lo cual no significa que el las hubiera aprobado , pues un solo hombre no puede tener todas las ideas del mundo, y aun creo que si San Martin viera que Felipe Pigna lo homenajea, abandonaria su ser criollo para adoptar una costumbre nipona y hacerse el harakiri }
    Por otra parte, algunas reivindicaciones son hipocritas al maximo, como puede la izquierda homenajear a un militar como San Martin. Mas les valdria sincerarse y despreciarlo publicamente

    Saludos
    " Hoy no me pienso ahorcar " ( G.k Chesterton)

  6. #6
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,184
    Post Thanks / Like

    Respuesta: La Logia de Cádiz (nuevo libro sobre San Martín)

    Cita Iniciado por Josefo Ver mensaje
    Por otra parte, algunas reivindicaciones son hipocritas al maximo, como puede la izquierda homenajear a un militar como San Martin. Mas les valdria sincerarse y despreciarlo publicamente

    Saludos
    Mejor tendrían que aclarar que les caen mal los uniformes en algunos lugares y circunstancias; los de Fidel y Chávez no les molestan... Me acuerdo cuando una vez vi a la Bonafini y otras "madres" en un solemne desfile por el día de la revolución cubana y estaban en el palco oficial junto a Fidel rodeadas de militares

    En cuanto a lo de la pertenencia de San Martín a la masonería... uff!, es una de nunca acabar; algunos sotienen que la logia "Lautaro" fue sólo una sociedad patriótica como las que se crearon para liberar Irlanda o Polonia, típicas de la época; igualmente creo que aunque no haya sido masón estaba muy influído por las ideas liberales de la época, he leído a algunos autores que sostienen que, por ej., en temas de religión era deísta y veía en la Iglesia sólo a un instrumento moralizador de la sociedad.



    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  7. #7
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,184
    Post Thanks / Like

    Red face Respuesta: La Logia de Cádiz (nuevo libro sobre San Martín)

    Estimado Josefo, estoy de acuerdo en lo que dice sobre la visión "marmórea" pero hoy día hay una tendencia a irse al otro extremo, fíjese lo que dice el conocido historiador gay Gore Vidal de los padres de su patria:

    "Según Vidal, Washington estaba perdidamente enamorado de Alexander Hamilton. Hamilton -que era un joven muy atractivo, caprichoso y brillante- supo ingeniárselas para ser el mantenido de muchos hombres eminentes. Después de haber sido el comandante en jefe del ejército de la Independencia, Hamilton fue secretario del Tesoro -en la práctica, una especie de primer ministro-, mientras Washington era presidente. Y Hamilton le hizo la vida imposible a su amante: lo dejaba plantado; le hacía escenas delante de todos, incluso durante las reuniones del gabinete. A Vidal le causa gracia que ambos sean los "Padres Fundadores".



    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  8. #8
    Avatar de Josefo
    Josefo está desconectado excalibur
    Fecha de ingreso
    26 dic, 06
    Mensajes
    414
    Post Thanks / Like

    Respuesta: La Logia de Cádiz (nuevo libro sobre San Martín)

    Cierto Erasmus, yo mismo había mencionado esa contradiccion con respecto a los uniformes en algun momento, pero como ves, no me soy fiel ni a mi mismo, je.
    Sobre lo demas, que lo de la masoneria es un cuento de nunca acabar lo se yo tambien, pero esperaba que alguien aclarase mi duda. Por lo visto, esto es medio utopico, je.
    Sobre lo ultimo, tienes razón, a veces por hacer parecer "humanos" a los personajes antes marmoreos, se hace "historia de Talk Show" . Con lo que la he cuestionado, me quedo con la marmorea, por lo menos guarda las formas.

    Saludos
    " Hoy no me pienso ahorcar " ( G.k Chesterton)

  9. #9
    zurdinga está desconectado Miembro novel
    Fecha de ingreso
    25 oct, 10
    Mensajes
    2
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: La Logia de Cádiz (nuevo libro sobre San Martín)

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    He leído el libro de Fernandez y que aclarar para todo aquel interesado en la historia, que sus libro La Logia de Cádiz, no es una novela histórica, es directamente un novelón, que se parece más a un guión cinematográfico.

    No tiene ningún sustento histórico. Basta con leer su primer capítulo para darse cuenta de ello. en todo su libro no hace referencia a una sola cita de bibliografía. simplemente al final de su libro en la página 235 en la Nota del Autor, donde él mismo escribe que su libro es el hubiera querido encontrar en su niñez dentro de la colección Robbin Hood. El mismo admite que funde la novela con el pediodismo y según el con la história, que su libro debe leerse como un cuento, una fábula.

    El libro es una mezcla de todo, menos de historia. Es un invento de la imaginación del autor, ya que no cita ninguna de las fuentes utilizada. No puede tomarse ni como un trabajo de investigación y menos como un relato histórico, ni siquiera como un elemental trabajo de divulgación. Es pura fantasía.

    Esto deberían tenerlo muy presente todos quienes estén interesados en leer el libro, sabiendo que desde la primera página se trata del producto de la imaginación del autor, y que es más parecido a una OVA de un animé japonés, o del borrador de un nuevo tomo de Harry Potter (con el perdón de Harry) que a un relato histórico más o menos verosímil.

    Lo más denostable de este libro es el contenido de su contratapa en el que manifiesta que se "Basa en una rigurosa investigación histórica". Una mentira descarada, que él mismo autor admite en su propia nota al final del libro.

    El libro no vale ni la tinta en la que imprimieron la ilustración de la portada.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Marcelino Menéndez Pelayo
    Por Ordóñez en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 23/07/2013, 21:04
  2. Sancho III "el Mayor", un Rey pamplonés e hispano
    Por Lo ferrer en el foro Biografías
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 11/01/2008, 21:33
  3. Los Comuneros de la Nueva Granada y etc.
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 20/11/2006, 12:15
  4. Informe sobre la cuestión de Gibraltar
    Por Lo ferrer en el foro Gibraltar
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 19/06/2006, 19:09
  5. "Los celtas y el País Vasco" por Pedro Bosch Gimpera.
    Por WESTGOTLANDER en el foro Prehistoria y Protohistoria
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 06/06/2005, 15:38

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •