Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 15 de 15

Tema: Sin mordaza y sin velos, libro de Josep Anglada

  1. #1
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,184
    Post Thanks / Like

    Sin mordaza y sin velos, libro de Josep Anglada

    SIN MORDAZA Y SIN VELOS Por qué "progres" y derechas hacen frente común por la inmigración
    ¿Es la lucha frente a la inmigración descontrolada la nueva guerra de clases del siglo XXI? Josep Anglada, líder de PxC, analiza en un libro de próxima aparición el "populismo identitario".

    El fenómeno de la inmigración en España es bastante tardío. Comienza realmente en 1999 y apenas unos años después, el 31 de diciembre de 2008, ya teníamos 4.473.499 extranjeros con certificado de registro o tarjeta de residencia; sin contar con los irregulares. ¡Cuatro millones y medio en apenas nueve años! ¡Y la velocidad de entradas es creciente! Entre 2005 y 2008, según el Instituto Nacional de Estadística, el número de inmigrantes legales en España se incrementó nada menos que un 20,27%. En 2008, en pleno tsunami económico, según el Ministerio de Trabajo los visados extendidos en las Oficinas Consulares de España en el exterior fueron un 5,54% más que en 2007.

    Desde luego la inmigración no ha sido un fenómeno que se haya vivido en nuestro país de forma homogénea en todas las Comunidades Autónomas. Más de la mitad de los inmigrantes viven en la Cuenca Mediterránea, esto es, Cataluña, Comunidad Valenciana, Islas Baleares, Murcia, Almería y Málaga; otro 17% en Madrid. En nueve provincias (Gerona, Tarragona, Lérida, Barcelona, Castellón, Alicante, Almería, Madrid, La Rioja y Baleares) están próximos o superan ligeramente nada más y nada menos que el 20% de la población.

    Se calcula que hacia el 2015, los extranjeros residentes en España representarán, aproximadamente, el 25% de la población total (incluyendo aquí a los inmigrantes finalmente nacionalizados), según los datos obtenidos de la Encuesta sobre Condiciones de Vida y de Trabajo de la Población Inmigrante en España, elaborado en 2007 por el "Grupo de Tendencias Sociales", de la Fundación Sistema, perteneciente al PSOE y presidida nada menos que por Alfonso Guerra.

    Si comparamos con los países de nuestro entorno, como acabamos de hacer, tanto la intensidad como la rapidez con que se ha producido el problema inmigratorio en España, no podemos hablar de un simple fenómeno que sufren por igual todas las naciones occidentales o europeas. Aquí tiene las dimensiones propias de una verdadera invasión.

    Muchos dirán que exagero. Piensan que las invasiones tienen una dimensión bélica, un componente militar que, en efecto, aún no hemos visto que se asome a nuestras fronteras. Los inmigrantes, ciertamente, no llegan subidos en carros de combate y con las ametralladoras en ristre, aunque algunos sí lo hacen agrupados en bandas criminales de origen terrorista o simplemente mafioso. Sin embargo, la historia está llena de migraciones gigantescas que asolan los pueblos y las culturas autóctonas de las nuevas zonas conquistadas. El caso de la caída del Imperio Romano o la islamización de España en el siglo VIII son en efecto ejemplos de cuanto acabo de decir. Un país que en apenas diez años cambia su fisonomía demográfica con la profundidad con lo que lo ha hecho este, por culpa de auténticas oleadas inmigratorias que llegan sin ningún dique de contención, no puede mirar para otro lado ignorando la verdadera raíz del problema que nos ocupa. No podemos actuar como si no ocurriera nada. Pero, por desgracia, eso es precisamente lo que están haciendo nuestras élites políticas, administrativas, intelectuales, sindicales…

    Naturalmente los miembros de esas élites no padecen los problemas cotidianos que los ciudadanos, que el pueblo, tiene que afrontar debido a esta invasión de inmigrantes. Ellos viven en barrios exclusivos y elegantes en donde los inmigrantes no se asientan; sus casas cuentan con protección adicional por parte de la seguridad privada; no utilizan los transportes públicos masificados e inseguros; llevan a sus hijos a refinados colegios de pago en donde no se dan problemas de convivencia; disponen de tarjeta sanitaria privada por lo que no tienen que esperar largas listas de espera en los hospitales públicos; cuando se jubilen no dependerán de la salud de la hacienda estatal porque tienen suscritos planes de pensiones o seguros de jubilación y, en fin, observan desde su cómoda y desahogada posición la masiva arriada de inmigrantes como una bendición llegada del cielo, porque gracias a ella disponen de un barato servicio doméstico y de personas que cuidan a sus padres ya ancianos. Sin embargo esa no es la vida de la mayoría de nuestro pueblo. ¡Ni mucho menos!

    Es fácil hablar de la inmigración desde esas confortables atalayas construidas con la argamasa de los privilegios. Y todavía más fácil acusar a Anglada de racista sólo porque soy una voz disonante. La perspectiva de ellos es completamente distinta a la de personas como las que viven en El Raval, en Barcelona, o Tetuán, en Madrid, que han visto cómo se degradan sus barrios en proporción directa a la llegada de inmigrantes hasta el punto de haberlos convertido en auténticos guetos en donde los verdaderos extranjeros son, finalmente, los autóctonos. O la de aquéllos padres hondamente preocupados porque sus hijos no tienen otra posibilidad que ir a colegios en donde se tolera el velo para las niñas, se consiente a los "latin kings" apropiarse de los recreos o sencillamente el tempus educativo se retrasa, porque hay alumnos que ni siquiera entienden nuestra lengua, con el consiguiente deterioro de la calidad educativa que percibe el resto. Sí, las ópticas son muy distintas porque los intereses también lo son. De nuevo asistimos a un nuevo ejemplo de la brecha enorme que separa a nuestros dirigentes del pueblo que los elige. Y una vez más, en efecto, nos topamos con el intento de imponernos por parte de esa élite lo que debemos o no pensar sobre este asunto, so pena de incurrir en el grave delito de ser políticamente incorrectos.

    Esas élites no son coherentes. Son, sencillamente, interesadas. Si fueran coherentes con lo que dicen y con lo que nos obligan a pensar a los demás, llevarían a sus hijos a los colegios públicos en donde se vive el problema de la inmigración. Irían a sus trabajos en transportes públicos. Prescindirían de sus medidas de seguridad y de sus lujosas tarjetas sanitarias. Compartirían, pues, la "oportunidad maravillosa" que según ellos es la inmigración. No. Ellos actúan precisamente como no quieren que se comporte el resto de la sociedad: construyendo murallas alrededor de bonitos jardines en donde esos problemas quedan tan lejanos que les parecen "oportunidades".

    En cambio, eso sí, son interesados. Y aquí, en efecto, los intereses pueden ser muy variados pero coincidentes en el objetivo. En primer lugar, para aquéllos que definimos en capítulos anteriores como "progresistas de laboratorio social", la inmigración constituye una oportunidad para borrar todo lo que nuestro pueblo es en base a su tradición, costumbres, usos, frutos de nuestra generación espontánea a lo largo de la historia. Ellos no se sienten identificados con la esencia de nuestra comunidad, con nuestra identidad, ya que querrían cambiarla por completo para conducirnos a una sociedad perfecta que han diseñado en su cabeza. Luego, por tanto, les será grato todo lo que suponga la posibilidad de lograr sus fines.

    Rodríguez Zapatero, fiel a su papel de sí mismo, dijo en septiembre de 2001 en el Congreso de los Diputados que "la inmigración no es un problema que se pueda solucionar, sino un fenómeno que se ha de gestionar". Conforme a esta línea argumental, la "gestión" de la inmigración requiere la socialización de los nuevos miembros: y esa es una oportunidad única para que los progresistas diseñen e implementen en el sistema educativo una tabla ideológica con la que adoctrinar a nuestros hijos, la "Educación para la Ciudadanía", justificada por tanto en la necesidad de que los recién llegados tienen que ser educados en nuestros valores. Que no son los nuestros, sino los de ellos, los de esos progresistas de salón que pretenden sustituir nuestra identidad por su ideal preconcebido. Nuestros valores, insisto una vez más, son los que nacen de la generación espontánea a lo largo de la historia; los suyos son los que germinan en las probetas de un laboratorio político. Los nuestros se difunden por medio de la familia; los de ellos, a través de la politización del sistema educativo.

    Por otra parte, para este mismo sector ideológico, la inmigración y especialmente la de origen islámico, es un aliado insustituible para abordar el proceso de des-cristianización de nuestra sociedad. O lo que es lo mismo, para socavar los cimientos de nuestra comunidad. Esta operación se efectúa por la conjunción de un doble procedimiento. De una parte, se resta relevancia a la Iglesia Católica mediante el impulso generalizado de la construcción de mezquitas y la progresiva sobrevaloración de la importancia de esa religión en nuestra sociedad, olvidando que es una fe de residentes pero no, salvo una diminuta minoría, entre los ciudadanos; de otra, se contraponen ambas visiones religiosas para que el resultado de dicha suma sea cero. Es decir, como los valores cristianos son distintos y muchas veces contrapuestos a los de los musulmanes, la única opción válida que permitiría la convivencia pacífica de unos y de otros sería la de recurrir a los valores ateos del pensamiento materialista que es, precisamente, el de ellos.

    Para la teórica derecha, anclada en un liberalismo mal entendido, la inmigración ocasiona la oportunidad de que nuestras empresas obtengan más beneficios. Los liberales han fallado a la hora de calibrar el fenómeno inmigratorio y sostienen todavía hoy que no se debe limitar el tránsito de seres humanos, como tampoco el de los capitales o el de las mercancías. La inmigración masiva es fruto de la globalización económica y, en tanto que los mercados se liberalizan, generan más riqueza para todos. Sin duda, la llegada masiva de inmigrantes ha operado en nuestra economía como una auténtica reforma del mercado de trabajo sin que hayamos tenido que hacerla de manera oficial mediante leyes que, probablemente, habrían generado conflictividad laboral auspiciada por los sindicatos miopes que tenemos. Estas reformas encubiertas son, de un lado, la moderación salarial derivada de la entrada de cientos de miles de trabajadores dispuestos a contratar por sueldos menores; y de otra, la flexibilidad del mercado de trabajo al incorporar a una población activa dispuesta a una mayor movilidad territorial y a aceptar contratos menos rígidos. Como es natural, a esta tesis se ha apuntado sin demasiadas consideraciones buena parte de la patronal, arrastrada por el cortoplacismo y desoyendo, en fin, cualquier argumento que previera que sus efectos económicos negativos pudieran superar en algún momento a los positivos.

    No se trata de que los inmigrantes hayan accedido a los empleos que los trabajadores autóctonos no quisieran desempeñar. Ese es un tópico que, como veremos más adelante, se cae por su propio peso cuando analizamos fríamente las estadísticas. En cambio, se trata justamente de que lo han hecho en unas condiciones salariales y contractuales en las que, en efecto, nuestros trabajadores no habrían aceptado porque suponían pasos hacia atrás en sus derechos adquiridos. Y aquí es donde los sindicatos de clase han vuelto a demostrar por enésima vez que les importa un pimiento los intereses de los trabajadores. De un lado, porque han priorizado su vertiente ideológica sobre el pragmatismo de servir a los asalariados. Ellos están de acuerdo con los progresistas en las oportunidades ideológicas que representa la inmigración. De otro, han sido incapaces de enfrentarse a sus consecuencias laborales –la reforma de facto de las condiciones del mercado de trabajo- porque en el fondo han visto que los inmigrantes pueden ser un nuevo caladero de afiliados (y por tanto, de "cotizantes") con los que sostener sus propias estructuras orgánicas de liberados y dirigentes bien remunerados.

    De este modo llegamos a explicar por qué la inmigración ha sido un motivo de consenso amplio entre las élites. En efecto, tanto la pretendida izquierda como la supuesta derecha han mantenido una especie de "consenso de mínimos" en relación al problema inmigratorio, como si verdaderamente se tratara de una Política de Estado al estilo de la antiterrorista o la internacional. Nadie ha querido tirar de las alfombras, ningún político se ha atrevido –salvo declaraciones esporádicas y en todo caso más para la galería que como consecuencia de un análisis sincero del asunto—a oponer un discurso razonado diferente al predominante. Todos han dado por supuesto de que la inmigración tiene más aspectos positivos que negativos y que, incluso aunque no fuera así, nada puede hacerse para sujetar nuestras fronteras.

    Sin mordaza y sin velos (Editorial Rambla), libro de Josep Anglada, máximo dirigente de Plataforma per Catalunya, aparecerá en breve.

    Por qué "progres" y derechas hacen frente común por la inmigración - ESD
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  2. #2
    Avatar de Lo ferrer
    Lo ferrer está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    04 mar, 05
    Ubicación
    Hispanistán
    Mensajes
    1,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Sin mordaza y sin velos, libro de Josep Anglada

    Cita Iniciado por Donoso Ver mensaje
    Si comparamos con los países de nuestro entorno, como acabamos de hacer, tanto la intensidad como la rapidez con que se ha producido el problema inmigratorio en España, no podemos hablar de un simple fenómeno que sufren por igual todas las naciones occidentales o europeas. Aquí tiene las dimensiones propias de una verdadera invasión.
    Los visigodos nunca fueron más de un 5% de la población total, y sin embargo todos los historiadores siempre hablan de una "invasión visigoda". Ahora que en poco más de 10 años tenemos un pais con un 12% de población extranjera (y eso solo si contamos a legales), ¿como le van a llamar? ¿"Asentamiento masivo"?
    "Donau abric a Espanya, la malmenada Espanya
    que ahir abrigava el món,
    i avui és com lo cedre que veu en la muntanya
    descoronar son front"

    A la Reina de Catalunya

  3. #3
    Avatar de Anorgi
    Anorgi está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    15 jul, 09
    Ubicación
    España
    Mensajes
    358
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Sin mordaza y sin velos, libro de Josep Anglada


    Futuro inmediato: Esto es lo que nos espera sino espabilamos. Algunos parece lo toman a broma. Pero con estos okupas hay que tomárselo muy en serio. Su propósito es bien claro, tienen un gran virtud y es que no mienten sobre sus intenciones.
    «Todo lo que manda el Rey,
    que va contra lo que Dios manda,
    no tiene valor de Ley,
    ni es Rey quien así se desmanda.»
    (Lope de Vega)

  4. #4
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Sin mordaza y sin velos, libro de Josep Anglada

    Estoy convencido que esto es lo que en el NT se llama Gog y Magog, y si no al tiempo.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  5. #5
    Avatar de Anorgi
    Anorgi está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    15 jul, 09
    Ubicación
    España
    Mensajes
    358
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Sin mordaza y sin velos, libro de Josep Anglada

    Estimado Valmadian:

    Tengo entendido que Gog y Magog (en realidad no sé si se trata de un personaje o de dos nombres para un mismo personaje) encarnan a Satanás, el enemigo de Dios. No sé si lo que quieres decir es que el islam es Satán, yo pienso que no. Satanás, el anti Dios, no lleva turbante. Todos los enemigos de Dios que conozco, a Dios gracias no personalmente, visten a lo occidental. En el terreno religioso los del turbante son casi inofensivos, solo que llevan el fanatismo en sus venas y siguen unas consignas religiosas que sí son muy peligrosas.

    Pienso que Magog está más cerca de ser identificado con ZP que con el fanático del turbante. Este quiere hacer a los “infieles” creyentes. El verdadero Magog quiere hacernos a todos infieles, su primer paso es acabar con los católicos, los demás ya caerán a su debido tiempo.

    Bueno, no sé si estoy muy atinado en mis apreciaciones. He llegado a dudas de casi todo. De solo una cosa estoy seguro y es de mí fe en Cristo. Así que admito correcciones, que recibiré con alegría.
    «Todo lo que manda el Rey,
    que va contra lo que Dios manda,
    no tiene valor de Ley,
    ni es Rey quien así se desmanda.»
    (Lope de Vega)

  6. #6
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,135
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Sin mordaza y sin velos, libro de Josep Anglada

    Cita Iniciado por Anorgi Ver mensaje
    Pienso que Magog está más cerca de ser identificado con ZP que con el fanático del turbante. Este quiere hacer a los “infieles” creyentes. El verdadero Magog quiere hacernos a todos infieles, su primer paso es acabar con los católicos, los demás ya caerán a su debido tiempo.
    Pienso que tus apreciaciones son muy atinadas.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  7. #7
    Antonio Hernández Pé está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    10 mar, 07
    Mensajes
    562
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Sin mordaza y sin velos, libro de Josep Anglada

    Cita Iniciado por Kontrapoder Ver mensaje
    Pienso que tus apreciaciones son muy atinadas.
    Y yo también. ¡Enhorabuena Anorgi!
    Última edición por Antonio Hernández Pé; 18/04/2010 a las 22:01

  8. #8
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,184
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Sin mordaza y sin velos, libro de Josep Anglada

    2025: Deciden los islamistas...

    Islamistas con carteles 'El Islam conquistará Roma'.




    Josep Anglada.



    Reproducimos a continuación un extracto del libro, de próxima aparición, ‘Sin mordaza y sin velos' (Editorial Rambla), de Josep Anglada, el líder de Plataforma per Catalunya, al que los sondeos sitúan como fuerza emergente de cara a las elecciones catalanas:

    Lunes, 29 de enero de 2025. La noche del domingo ha sido intensa, larga y fría, muchos la han pasado en vela pegados a las voces metálicas del transistor o frente a la pantalla de televisión. La ciudad ahora se despereza con el alba, emitiendo los primeros cláxones quejumbrosos en medio de viandantes aún somnolientos camino de su trabajo. Son las siete de la mañana. Los tertulianos de las emisoras se muestran incrédulos, como si estuvieran aún arrastrando alguna pesadilla de una mala noche, pero los datos son tozudos y no ofrecen duda alguna. El PSOE y el PP han sacado en esas elecciones más o menos los mismos escaños. Cualquiera de los dos podría gobernar. Pero a diferencia de otras muchas veces, de lo que ha sucedido siempre hasta ahora, ha estallado algo que muy pocos habían adivinado siquiera unos meses antes: el Partido Islámico de Al Andalus ha conseguido cuarenta diputados en el Congreso ¡y tiene la llave de la gobernabilidad!

    Los periódicos dan algunos detalles importantes. De los cuarenta diputados islamistas, quince son clérigos, uno fue un antiguo combatiente en Irak y el otro hijo de un viejo guerrillero talibán. Las comunidades musulmanas instaladas en España y compuestas por inmigrantes nacionalizados y sus hijos nacidos aquí, bien estructuradas a partir de los cientos de mezquitas imponentes erigidas en los últimos años, han votado como un solo hombre bajo el lema "Alá nos llama a por Al Andalus", tal y como le habían ordenado las fatwas de sus clérigos como imperativo religioso. Se sospecha además, conforme algunos datos de investigación periodística recientes, que la costosísima campaña electoral de ese emergente partido ha sido financiada por fundaciones internacionales regadas con los petrodólares saudíes.

    ¿Qué pasará ahora? Algún comentarista, con socarronería no exenta de afilada razón, ha dicho que recomienda a los líderes del PSOE y del PP que, descartada una gran coalición al modo centro-europeo --dado que ni siquiera pudieron ponerse de acuerdo ante la peor crisis económica que atravesó el país en el primer decenio del siglo XXI, cuando uno de cada cinco españoles quedó en paro--, deberían afanarse en leer apresuradamente el Corán aunque fuera "en la intimidad". El resto de contertulios se ríe de la ocurrencia. Yo no, la verdad.

    De hecho, tanto el candidato del PSOE como el del PP han mostrado desde el minuto cero su disposición a negociar "sin complejos" el apoyo de los islamistas para sus respectivas investiduras. Los islamistas, en cambio, llenos de regocijo mal disimulado, han reconocido descaradamente que les da igual que gobierne el PSOE que el PP, que lo que quieren es saber quién de los dos está dispuesto a cumplir las condiciones programáticas que van a exigir "en nombre de Alá" y basadas en la sharía, que incluye la lapidación de las adúlteras y la pena de muerte para los homosexuales.

    A tenor de este panorama, una desolada comentarista en otra emisora se preguntaba cómo habíamos podido llegar a esa situación. Y, parafraseando a Bertolt Brecht, concluyó: "Primero les dejamos construir mezquitas con dinero procedente de grupos radicales saudíes. Como yo no soy religiosa, me callé. Después les dejamos quitar nuestros crucifijos de los lugares públicos y les permitimos llevar velos y burkas a sus mujeres en esos mismos lugares públicos. Como no quería que me llamaran intolerante, me callé. Más tarde les concedimos el derecho a votar en las municipales y años más tarde también en las generales, en las autonómicas y en las europeas. Como a mi la política nunca me ha interesado demasiado, me calle. Pero ahora los diputados islamistas son los que deciden quién nos gobierna y por tanto van a pedir concesiones a cambio de su apoyo. Soy mujer y estoy preocupada. Ya es demasiado tarde".

    La historia me suena. En la Unión Europea la cosa tampoco pinta demasiado bien. Las "minorías nacionales" islámicas, que superan el 20% de los cuerpos electorales en una docena de países (entre ellos, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia, Austria y la misma España), unidas a los diputados elegidos en Turquía, Albania, Kósovo y Bosnia, son nada menos que el segundo grupo del Parlamento Europeo. Y cada cuatro años, la presidencia rotatoria de la Unión la ejerce un premier de creencias musulmanas. De los 25 comisarios europeos, 7 son islámicos. Dos de ellos wahabies.

    Apago la radio. Decido no seguir leyendo los periódicos. Me miro al espejo y, ante la catástrofe, me digo: "Anglada, lo intentaste. No te hicieron caso, aunque Dios sabe que lo intentaste". Pero eso no me consuela. Estoy hondamente triste. Estamos en 2025 y me pregunto: "¿Cómo vivirán mis descendientes dentro de 25 años, cuando yo ya no esté ni siquiera vivo?". Me acuerdo de mi nieta. Y un escalofrío recorre todo mi cuerpo. En efecto, lo intentamos, pero muchos se callaron entonces, embaucados por las soflamas de un pensamiento único dictatorial y autoritario que daba por sentado e indiscutible un mal entendido concepto de "tolerancia" e "integración". De aquéllos lodos, estos barros. Y ahora es, por desgracia para todos nosotros, demasiado tarde.
    ‘Sin mordaza y sin velos' (Editorial Rambla), de Josep Anglada
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  9. #9
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,135
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Sin mordaza y sin velos, libro de Josep Anglada

    Extraña noticia sobre Anglada:

    Alerta Digital - Anglada vuela alto

    Y entrevista:

    Alerta Digital Video

    Dice algunas cosas, por ejemplo sobre el aborto, que hasta ahora no le había escuchado.

    El que lo publica parece ser un periódico digital en el que participa gente de AES y el propio Anglada.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  10. #10
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,184
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Sin mordaza y sin velos, libro de Josep Anglada

    Una entrevista muy completa, por si a alguien le quedaban dudas.

    Dice algunas cosas, por ejemplo sobre el aborto, que hasta ahora no le había escuchado.
    Cada cosa a su tiempo, hay que escoger las batallas cuando tocan. PxC ampliará el discurso según amplie su influencia. Son cosas que tienen que ir parejas.
    Última edición por Donoso; 22/04/2010 a las 23:44
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  11. #11
    Avatar de Anorgi
    Anorgi está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    15 jul, 09
    Ubicación
    España
    Mensajes
    358
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Sin mordaza y sin velos, libro de Josep Anglada

    Francia podría retener los salarios y los seguros sociales a las musulmanas que vistan con 'burka'
    Alerta Digital - Francia podra retener los salarios y los seguros sociales a las musulmanas que vistan con 'burka'

    Un ejemplo a imitar
    «Todo lo que manda el Rey,
    que va contra lo que Dios manda,
    no tiene valor de Ley,
    ni es Rey quien así se desmanda.»
    (Lope de Vega)

  12. #12
    Avatar de Anorgi
    Anorgi está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    15 jul, 09
    Ubicación
    España
    Mensajes
    358
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Sin mordaza y sin velos, libro de Josep Anglada

    Si en tu colegio hay moros con velo... ponte un crucifijo bien grande


    Ya está bien de permitir que nos invadan religiones violentas machistas y totalitarias mientras nuestros políticos pasan por los juzgados acusados de corrupción. Ningún político luchara por tus derechos, están demasiado ocupados en enriquecerse. Si en tu colegio o instituto se permite el velo machista y totalitario, tú también tienes derecho a lucir el crucifijo de tu religión. Orgulloso has de estar de exhibir el crucifijo, símbolo, entre otras cosas de el imperio que fuimos y queremos volver a ser. Anima a tus compañeros de clase a lucir la cruz cristiana y a defender a ESPAÑA de invasiones extranjeras religiosas y culturales. Se valiente y cuelga de tu cuello el crucifijo....la guerra religiosa ha comenzado de la mano de los Islamistas. No olvidemos que todos los condenados por los atentados del 11M eran islamistas. Defiende España Usa el crucifijo!!
    Última edición por Donoso; 23/04/2010 a las 04:18
    «Todo lo que manda el Rey,
    que va contra lo que Dios manda,
    no tiene valor de Ley,
    ni es Rey quien así se desmanda.»
    (Lope de Vega)

  13. #13
    Avatar de muñoz
    muñoz está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    12 oct, 08
    Mensajes
    741
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Sin mordaza y sin velos, libro de Josep Anglada

    O la boina del requeté

  14. #14
    Avatar de mazadelizana
    mazadelizana está desconectado Mos maiorum
    Fecha de ingreso
    02 abr, 08
    Ubicación
    Condado de Ribagorza.
    Edad
    30
    Mensajes
    1,735
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Sin mordaza y sin velos, libro de Josep Anglada

    También mucho curas podrían ir con alzacuellos por la calle.

    "El vivir que es perdurable
    no se gana con estados
    mundanales,
    ni con vida deleitable
    en que moran los pecados
    infernales;
    mas los buenos religiosos
    gánanlo con oraciones
    y con lloros;
    los caballeros famosos,
    con trabajos y aflicciones
    contra moros".

    http://fidesibera.blogspot.com/

  15. #15
    De Mora está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    25 abr, 10
    Mensajes
    42
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Sin mordaza y sin velos, libro de Josep Anglada

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Pienso que mucha gente enfoca el problema del islamismo desde una perspectiva equivocada. El problema no es que haya moros con turbante o mujeres con velo. El verdadero problema es que haya moros. Ahora son minoría, y si les causa problemas, se abstendrán de usar estas minucias, esperarán 30 años, cuando haya la mitad de europeos y el doble de inmigrantes, y entonces serán imparables.

    Todos los que tengan menos de 45-50 años deberían irse mentalizando de que se avecinan tiempos de conflictos, de disturbios, de lucha. Tiempos de gloria.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Hernán Cortés; Conquistador de la Nueva España
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 201
    Último mensaje: 04/04/2019, 20:27
  2. Respuestas: 41
    Último mensaje: 17/01/2017, 18:56
  3. Santísima Trinidad, orgullo de la Armada española
    Por Hyeronimus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 18
    Último mensaje: 21/10/2016, 22:31
  4. Spe Salvi
    Por Hyeronimus en el foro Religión
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 04/12/2007, 10:40
  5. Informe sobre la cuestión de Gibraltar
    Por Lo ferrer en el foro Gibraltar
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 19/06/2006, 19:09

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •