Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 2 de 2 PrimerPrimer 12
Resultados 21 al 29 de 29

Tema: Un Argumento Contra la Democracia Moderna

  1. #21
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,045
    Post Thanks / Like

    Re: Un Argumento Contra la Democracia Moderna

    Los pueblos también se equivocan

    31.10.2019





    Es políticamente correcto afirmar que los pueblos nunca se equivocan. Vox Populi, Vox Dei. Aunque en Argentina como en otras naciones, existen pruebas concretas de que esto no es cierto, nadie se anima a decirlo so pena de ser tildado de facho, antidemocrático o golpista. No tendría porqué ser así.

    Mostrar la verdad evidente, no debería ser motivo de condena. Lo que la circunstancial mayoría elija, no implica que sea lo mejor. Del mismo modo, tampoco es necesariamente lo contrario.

    El lugar intocable que se la otorgado a la voluntad popular, es otra expresión del pensamiento impuesto por el establishment que nos ha convencido de la existencia de un falso dios: un pueblo idealizado que es depositario de la verdad.

    El pueblo abstracto solo existe en lo conceptual. La realidad es la de millones de hombres y mujeres con distintas aptitudes y motivaciones, fortalezas y deficiencias.

    Dictadores, gobernantes inescrupulosos y delincuentes fueron elegidos o apoyados por grandes mayorías a lo largo de la historia. Amores y odios se conjugaron con esperanzas desmedidas y miedos.


    Las pruebas

    La historia política argentina, ha sufrido desde la organización nacional varias etapas de inestabilidad que fueron horadando la credibilidad de las instituciones.

    Las tres primeras décadas del siglo XX, seguramente han sido las mejores. Luego se alternaron durante cincuenta y tres años, gobiernos de facto y constitucionales -con uno que dejó de serlo- hasta que finalmente en 1983 se inició una serie ininterrumpida de gobiernos elegidos por el pueblo que se continúa hasta el día de hoy.

    El advenimiento de la nueva democracia generó en el ideario colectivo la creencia de que habíamos logrado una panacea que nos marcaría el camino para sortear cualquier escollo y nos protegería de toda perturbación social.

    Alfonsín pontificaba: "Con la democracia no solo se vota, sino que también se come, se educa y se cura". Este fue el credo de los primeros años. Pero en menos de cinco, comenzó la hiperinflación y nos empezamos a dar cuenta que la democracia no solucionaba todos los problemas. El gobierno radical sucumbió y la crisis económica provocó la entrega del poder cinco meses antes de la finalización del mandato.

    Si bien, sabemos que los avatares económicos, no son simples cuestiones de esa área, es una realidad que nuestra idiosincrasia hizo que toda crisis moral se asocie siempre con la inestabilidad económica. La economía es nuestro órgano de choque. Allí se manifiesta todo lo que nos pasa, corrupción, presiones, miedos y falta de convicciones firmes.

    Sigamos con la historia. Asume Menem y continúa la hiperinflación hasta que en 1991/92 comienza el plan de convertibilidad y se crea el peso convertible. Se logra frenar la inflación y vinieron diez años de estabilidad cambiaria con baja inflación. En 1994, Menem logra reformar la Constitución, lo que le permitió presentarse en 1995 para un nuevo período presidencial de cuatro años. Se sostuvo que fue reelecto gracias al voto cuota. La gente no quería perder el uno a uno con el dólar.

    En 1999 con De la Rúa y el gobierno de la Alianza, el uno a uno tuvo una sobrevida de apenas dos años y estalló por el aire. Continuó una seguidilla impresentable de recambios presidenciales. Una especie de breve, pero contundente papelón internacional.

    Llegaron las elecciones de 2003. Néstor Kirchner fue electo debido a que Menem, que había salido primero, renunció a ir a una segunda vuelta. Se iniciaron cuatro años y medio de gobierno que terminaron con la entrega del poder a su esposa Cristina Fernández quien gobernó durante dos períodos. En estos doce años se generó una notable división en la ciudadanía, comparable en gran medida con el primer gobierno del régimen peronista.

    Llegaron las elecciones presidenciales de 2015 y con ella una nueva oportunidad. Esta vez no podíamos fallar. Parecía que habíamos encontrado la fórmula para retomar el camino de grandeza perdido hace siete décadas y superar las antinomias. Lamentablemente esto no ocurrió.


    Solo la verdad nos hará libres

    El domingo pasado, las mayorías volvieron a elegir a quienes ya estuvieron en el poder. Las antinomias heredadas persisten, al igual que la inflación, la inseguridad y los elevados índices de pobreza y de desempleo.

    Unos y otros se echan la culpa. Los años pasan y los problemas se profundizan. Hay gente contenta y hay otros con miedo, bronca y desesperanza. Los que eran enemigos ahora festejan como grandes amigos. Los que caminaron juntos se distancian y se enfrentan. Quizás muy pocos resistan un archivo.

    Con el resultado del domingo, quedó de manifiesto un país partido en dos. Han pasado treinta y seis años desde el regreso a la democracia y estamos cada vez peor.

    Dos frases pueden conjugarse para la esperanza que nunca debemos perder. Decía Alfonsín: "Si la política fuera solo el arte de lo posible, sería el arte de la resignación". Decía San Agustín: "Empieza haciendo lo necesario, después lo posible y de repente te encontrarás haciendo lo imposible".

    Quizás aún tengamos salida. Pero alguien lo tiene que decir: el pueblo también se puede equivocar.




    _______________________________________

    Fuente:

    Los pueblos también se equivocan - Opinión | Diario La Prensa

  2. #22
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,045
    Post Thanks / Like

    Re: Un Argumento Contra la Democracia Moderna









    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas

  3. #23
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,045
    Post Thanks / Like

    Re: Un Argumento Contra la Democracia Moderna









    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas

  4. #24
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,045
    Post Thanks / Like

    Re: Un Argumento Contra la Democracia Moderna

    Fracaso de la democracia en Magufolandia #UNCRISTIANONOTIENEMIEDO





    https://www.youtube.com/watch?v=V9WD5omKJLI

  5. #25
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,045
    Post Thanks / Like

    Re: Un Argumento Contra la Democracia Moderna









    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas

  6. #26
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,045
    Post Thanks / Like

    Re: Un Argumento Contra la Democracia Moderna









    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas

  7. #27
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,045
    Post Thanks / Like

    Re: Un Argumento Contra la Democracia Moderna

    Nada para el pueblo, pero con el pueblo



    EFE


    Publicado Por: LA ESPERANZA

    febrero 14, 2021



    La democracia, en sentido clásico, no es ni mejor ni peor que cualesquiera otras formas de gobierno, si hacemos abstracción de la idiosincrasia propia de cada sociedad. Sin embargo, mucho nos tememos que la actual democracia que hoy padecemos se halla bastante lejos de su concepción clásica. Algunos han considerado más ajustado llamarla partitocracia o partidocracia.

    Llamémosle como le llamemos, el sistema político en el que se enmarcan las elecciones catalanas del 14 de febrero muestra un rasgo muy distintivo: necesita al pueblo, cuenta con él. Hasta nueve candidatos concurren a los próximos comicios catalanes y todos ellos coinciden en una misma cosa: su llamado a los catalanes a participar con su voto, ignorando incluso los peligros para la salud pública que tal llamamiento supone en la actual situación de pandemia.

    La prioridad fundamental de todo ciudadano, su mayor responsabilidad, no es otra que la de contribuir personalmente al despliegue de este circo mediático. Y todo ello, ¿para qué? Desde luego no porque ninguno de los nueve candidatos esté particularmente desesperado por representar a nadie que no sea él mismo o sus compañeros de facción. Sabemos de sobra que los partidos políticos son cuerpos extraños a las sociedades naturales y que, como tales, difícilmente podrían representar a ninguno de sus miembros.

    El imprudente afán por requerir la presencia de los catalanes en la próxima cita electoral responde a la necesidad de utilizar al pueblo en tanto que coartada. Buscando su complicidad a través del voto, la próxima hornada de oligarcas se asegura que la responsabilidad de sus inevitables desmanes recaiga directamente sobre sus electores. Da lo mismo quién gane o quién que pierda; cualquiera de ellos sólo servirá para traer más ruina a Cataluña y al resto de las Españas. Y además podrán descargar sus culpas sobre el pueblo por haberlos votado. Es el crimen perfecto, no hay duda.

    En realidad, poco importa cómo lo llamemos. Lo único meridianamente claro en este sistema es lo útil que resulta a las élites gobernantes para hacer responsable al pueblo de sus propios excesos. Para eso sirve votar.

    De este modo, el muy cínico lema del viejo despotismo ilustrado, «todo para el pueblo, pero sin el pueblo», toma ahora la forma de una broma macabra: «nada para el pueblo, pero con el pueblo»; «contamos con vosotros para procuraros vuestra propia desgracia».

    Con todo, no tenemos duda de que serán muchos los catalanes que el próximo domingo se presentarán diligentemente en sus colegios electorales para cumplir con su deber democrático. Aun cuando ello suponga comprometer su propia salud y la de sus vecinos. Y es que de todos es sabido que si hay «trileros» es porque también hay «primos». Pues eso: «acérquense, señores, ¡hagan juego!».


    David Avendaño, Círculo Carlista Marqués de Villores




    _______________________________________

    Fuente:

    https://periodicolaesperanza.com/archivos/3564

  8. #28
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,045
    Post Thanks / Like

    Re: Un Argumento Contra la Democracia Moderna

    No te inmoles por la democracia boba

    Antonio Moreno

    Historiador y escritor


    Foto: Perú Libre.


    Hace mucho dejé la idolatría sanmartiniana y bolivariana que nos suelen impartir religiosamente en las escuelas peruanas para sostener la narrativa de esta republiqueta bananera. Tampoco me entusiasma la celebración del bicentenario de nuestra independencia nominal de España, y confieso que he asistido -obligado bajo pena de multa- desde que tengo 18 años, a elegir al “menos peor” entre los peores que suelen estar disponibles como oferta electoral cada cinco o cuatro años, dependiendo si hay que votar por el que te va a defraudar desde Palacio de Gobierno, parlamento, municipio o gobernación.

    Desconfío de los políticos peruanos, desconfío del votante peruano promedio, desconfío de las instituciones republicanas vigentes y de quienes han elevado a nuestra pueril democracia a los altares, como si acaso se tratara de una deidad pagana a la cual debemos rendir sacrificio.

    No hay mito más mediocre y falso que el de nuestra república bananera, supuestamente nacida, por lo menos de acuerdo a la propaganda oficial, del ardor y la voluntad popular por alcanzar la “libertad” y la “igualdad”, sentimientos de las grandes mayorías por liberarse de la “esclavitud” del Antiguo Régimen y el oscurantismo católico encarnado en el Santo Oficio.

    Me imagino a las élites criollas, ansiosas por sacarse de encima el peso muerto de la administración española, firmando la declaración de independencia bajo la mirada atenta de las bayonetas chilenas y rioplatenses que vinieron a “liberarnos”. Y también al pueblo llano embebecido por los balconazos de los caudillos que bordaron nuevos estandartes y gritaron promesas que apenas cumplirían. Los primeros usaron y usarían a los últimos para legitimarse una y otra vez. Lo siguen haciendo, aunque ya no visten bicornios, ahora también los “libertadores” usan sombreros de paja.

    El comunista Pedro Castillo, el nuevo libertador con sombrero de paja, la nueva promesa de un Perú libre, como reza el nombre del partido que lo acogió como candidato, se pondrá la banda rojiblanca el próximo 28 de julio y será el presidente del bicentenario. Así por lo menos lo evidencian los millones de votos de insensatos que decidieron entregar su país al socialismo del siglo XXI. Puede que también se les arruine la fiesta y el jurado electoral termine por aceptar las evidentes muestras de fraude cometidos en mesa y los números se volteen y la no menos cuestionada Keiko Fujimori termine por arrebatarle el sabor de la victoria. Si eso llegara a ocurrir, aunque remotamente, la pradera se incendiaría. Los rojos son muy buenos para quemarlo todo.

    La izquierda progre, como siempre, ha sido la primera en caer presa del engaño de los rojos que acompañan a Castillo, primero, porque ven en él la única posibilidad de probar un poco del poder que no pudieron conseguir por sí solos -su lideresa, Mendoza, sacó un 7% de los votos-; segundo, porque muy en el fondo son amantes de la hoz y el martillo por encima de los trapos color arco iris, y tercero, porque su odio a la derecha pesa más que ponerse a pensar si es que sus fetiches y cuotas de género en verdad les importan a sus primos de la izquierda más radical.

    Después han caído los liberales progresistas, los señoritos universitarios que ceden a la agenda cultural de la nueva izquierda, pero no renuncian a la billetera de sus papis. Han dado su “voto crítico” a Castillo y esperan que deslinde pronto de Vladimir Cerrón, el marxista leninista fundador del partido que lo convirtió en su candidato y le prestó su equipo y militantes. Son tan ingenuos que creen que podrán moderarlo y así asegurar el modelo económico que tanto provecho le sacan, pero que a su vez critican desde sus universidades caras para sentirse “cercanos” a las clases populares que jamás podrán pagarse una pensión en esos campus.

    A todos ellos los unes su odio visceral por la derecha “bruta y achorada”, como denominan a los mercantilistas que han exprimido este pobre país los últimos doscientos años, los mismos que firmaron la declaración de independencia entre el miedo y el oportunismo. Dos siglos después, una nueva fuerza irrumpe para deshacerse de esta vieja élite que pasó de revolucionaria a reaccionaria y hoy se niega a perder el trono.

    Envalentonados ante una posible victoria que podría abrirle las puertas al poder ilimitadamente, las hordas revolucionarias que empezaron a engordar con las arcas públicas gracias al filochavista Ollanta Humala (2011-2016), repitiendo el plato con Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), Martín Vizcarra (2018-2020) y el morado Francisco Sagasti (2020-2021), desmotivan la resistencia ciudadana -que se moviliza indignada por las denuncias de fraude electoral y exige a las autoridades transparencia en las actas impugnadas- llamando a la reconciliación, a la paz pública y a que se respete la democracia. Total, ellos ya se sienten ganadores y el resto, más de 8 millones de peruanos que no votaron por Castillo, que se aguanten y que callen.

    ¿Cómo pueden llenarse la boca de discursos de paz y reconciliación los pusilánimes que nos empujaron al foso de las bestias con la falsa promesa de que podrían domarlas? Lo hacen a sabiendas que están en ventaja, con aliados dentro del aparato del Estado, con portavoces y tinterillos a sueldo, con el visto bueno de organismos supranacionales, con la amenaza de quemarlo todo para apaciguar los ánimos de la oposición moderada.

    Solo un necio o cómplice de la mentira se atrevería a negar que el Perú está fracturado socialmente, y que no hay forma de reconciliarnos sin que haya un liderazgo sano en la presidencia y una oposición madura y permanente que no sufra de burlas ni persecuciones en el parlamento y en la calle.

    Castillo no puede decir que las “grandes mayorías” le han confiado la presidencia cuando la diferencia entre su partido y el de Fujimori es de menos de 50 mil votos. Más de 8 millones de peruanos votaron porque Perú Libre y su propuesta de tintes marxistas leninistas no lleguen al poder. Más que votar por Fujimori, muchos peruanos votaron porque Castillo, Cerrón, Bermejo y otros tantos indeseables que admiran a los regímenes asesinos y corruptos de Maduro en Venezuela y Castro en Cuba, no tuvieran chance si quiera de lograr un puesto de portero en Palacio de Gobierno.

    Pero si la suerte está echada y ellos toman el poder, entonces no podemos comportarnos como corderos listos para ser degollados. No podemos caer en el juego de la izquierda que nos exige sumisión. No quieren reconciliación, quieren capitulación. No quieren que respetemos la democracia, una palabrita que repetirán hasta el hartazgo e irán otorgándole nuevos significados. Lo que quieren es que les obedezcamos sin vacilaciones en el nuevo orden que impondrán.

    No podremos detener la represión comunista, que vendrá tarde o temprano, si nos presentamos tibios como los liberales progresistas, que serán los primeros en ser engullidos, o tercos idealistas como los viejos mercantilistas de la república bananera, obsesionados por su religión, la democracia boba y pagana que no supo satisfacer a generaciones y resultó siendo una estafa, incluso para quienes la defendieron. Una democracia boba que no pudo si quiera tener los anticuerpos suficientes para repeler los virus que ingresaron dentro de su organismo para enfermarla.

    Presenciamos como el culto a esta democracia estéril y desprestigiada está a punto de ser derribado por los comunistas que han traído sus propios ídolos y se alistan a levantar sus templos para un nuevo credo. No podemos inmolarnos por la democracia boba, pero si toca defender a nuestras familias, el poco o mucho patrimonio del que dispongamos, y sobre todo la fe, que será lo que más ferozmente querrán arrebatarnos, y lo que nunca podrán quitarnos si confiamos en que Dios está con nosotros.




    _______________________________________

    Fuente:

    No te inmoles por la democracia boba (mundorepubliqueto.com)

  9. #29
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,045
    Post Thanks / Like

    Re: Un Argumento Contra la Democracia Moderna

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    La democracia demoníaca




    Moncloa, B, Puig de la Bellacasa

    Publicado Por: CIRCULO SACERDOTAL CURA SANTA CRUZ julio 3, 2021


    En el año 1988 se estrenaba la película de José María Tudirí titulada Crónica de la guerra carlista. En cierto momento, aparece en escena un sacerdote en sotana predicando en vascuence desde el púlpito a sus fieles un encendido sermón contrarrevolucionario y antidemocrático. En este sermón les dice: «Lucifer fue el primer liberal, que dio el grito de libertad e igualdad en el cielo y su bandera hondeó entre las huestes angélicas. El fue el primero que reclamó sus derechos individuales proclamándose independiente e igual a Dios mismo. El ángel rebelde fue el primer revolucionario y el primer demócrata. Adán y Eva fueron sus seguidores, seguidos por sus posteriores generaciones: los sicarios del gobierno revolucionario. ¿Elecciones? ¿Elecciones, queridos feligreses? ¡Bayonetas! ¡Bayonetas y bayonetas! ¡Nada de poesías! La llave del problema está en la punta de la espada».

    ¡La democracia, decía Heródoto, quede para los enemigos! Porque no es más, dice Platón en la República, que un manto multicolor de flores bordadas que niños y mujeres contemplan como hermoso. Pero poco más.

    Y es que, democracia y demonio van de la mano. Siempre han ido de la mano, Pues la democracia no es otra cosa sino la rebeldía contra Dios, la usurpación de su trono, la creencia de que la soberanía reside en el pueblo y que, la verdad y la mentira, el bien y el mal, nacen del consenso de la mayoría. Esta idea ya fue condenada por Pío IX en Quanta cura, al decir: «No es verdad que la voluntad del pueblo, manifestada por la opinión pública o de cualquier otra manera, constituya la ley suprema, independiente de todo derecho humano y divino».

    La democracia y la rebelión angélica tienen un interesante punto en común: la soberbia. Si el pecado angélico por excelencia es la soberbia, ésta es la característica central de la democracia. No sólo se arroga el poder de determinarse a si misma y al pueblo con sus leyes, sino que, además se erige como la única forma de gobierno posible. Los regímenes no democráticos son, para la misma democracia que se ha constituido en ley y fundamento de la moral, inmorales e indecentes, sin derecho a existir, y la democracia ya no es más un régimen entre otros, una forma de gobierno entre otras muchas (como la monarquía o la aristocracia en el caso de Aristóteles) sino la única forma de gobierno posible y legítima.

    Así, tal democracia no es un régimen que se prefiera al de otros por razones técnicas, de oportunidad, de número, razones prácticas, de conveniencia política… sino el único posible. Y tampoco es un régimen que se pueda enmendar o suprimir por razones importantes (como dice santo Tomás citando a san Agustín, en el caso de que el gobierno esté formado por personajes escandalosos y criminales o que el pueblo elector se ha depravado) sino que subsiste por sí misma porque no hay otra fuente de soberanía y legitimidad. Por ello, todo ataque a la democracia es denostado, perseguido y condenado.

    Así, lo justo queda definido por ella misma: para la democracia la justicia política se define por la democracia y la injustica por la ausencia de ella. No existe otro criterio ni vara de medir que este: tal nación es democrática o no lo es.

    Esta democracia, a la que Jean Madiran llamará la democracia moderna, es la que se ha asentado y amenazado la estabilidad de nuestro país. Y ello con la complicidad de la Iglesia (cosa que no debe sorprendernos pues muchas veces en la historia la Iglesia ha abrazado a sus enemigos). La democracia se confiesa a ella misma, como han dicho varios miembros destacados del episcopado español en estos días en los que se ha conmemorado la execrable constitución que se nos impone, como factor histórico que hizo posible la instauración democrática en España después de la muerte de Francisco Franco.

    En estos días, de tanta confusión y bullicio ideológico, nos conviene tener en cuenta este dato. Luchar contra la democracia es estar en el bando bueno, es luchar contra la tentación luciferina de libertad, es construir la Ciudad de Dios, estar en el bando vencedor y el único camino posible para devolver el trono usurpado a Nuestro Señor Jesucristo.


    P. Juan María Latorre, Círculo Sacerdotal Cura Santa Cruz




    _______________________________________

    Fuente:

    https://periodicolaesperanza.com/archivos/3170

Página 2 de 2 PrimerPrimer 12

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Hernán Cortés; Conquistador de la Nueva España
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 201
    Último mensaje: 04/04/2019, 20:27
  2. El alma de las Américas y el Hispanismo
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 11/05/2016, 06:11
  3. Sancho III "el Mayor", un Rey pamplonés e hispano
    Por Lo ferrer en el foro Navarra
    Respuestas: 11
    Último mensaje: 17/08/2014, 22:26
  4. Apuntes Socieconómicos Hispanoamérica XVIII
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 27/05/2011, 20:25
  5. Respuestas: 0
    Último mensaje: 20/11/2006, 12:15

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •