Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 2 de 2
Honores1Víctor
  • 1 Mensaje de Hyeronimus

Tema: La libertad de los malhechores

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,792
    Post Thanks / Like

    La libertad de los malhechores

    La libertad de los malhechores




    JUAN MANUEL DE PRADA

    LIBERTAD: he aquí la palabra predilecta de los malhechores. Puede que la libertad sea el mayor bien en manos de hombres de bien; pero, desde luego, el mayor mal del mundo es la libertad en manos de malhechores y gente corrompida. En su opúsculo «Esencia del liberalismo», el gran Leonardo Castellani lo explica de forma preclara: «La palabra libertad, si no se le añade para qué, es una palabra sin contenido (...). Un jefe socialista del siglo pasado, el judío alemán Bernstein, dijo: «Poco importa hacia dónde vamos, lo que importa es el movimiento, porque la libertad es un movimiento...» Es una bobada filosófica: la libertad no es propiamente un movimiento, sino un poder moverse solamente; y en el moverse lo que importa es Hacia Dónde; lo que determina el movimiento -dicen los filósofos- y lo hace chico o grande, bueno o malo, es el término dónde». De lo cual se desprende que una libertad que no sabe hacia dónde va es peor que la ausencia de libertad, del mismo modo que la sofística es peor que la ausencia de filosofía o la superstición es peor que la ausencia de religión.
    La libertad se ha convertido en el talismán más invocado de nuestra época. Falta saber, sin embargo, si quienes lo enarbolan no serán malhechores y gente corrompida. Y, para averiguarlo, basta con que nos preguntemos: «Libertad, ¿para qué?». Ejemplificaremos nuestro aserto con un caso que en estos días propicia ríos de tinta; un caso en apariencia frívolo que, sin embargo, nos ilustra cómo la libertad suele ser el talismán invocado por los malhechores. Telma Ortiz, la hermana de la princesa Letizia, solicitó amparo judicial contra los persecutores y allanadores de su intimidad; pero su solicitud ha sido desestimada. De inmediato, cierta prensa ha calificado esta resolución judicial como una victoria de la «libertad de expresión». Pero libertad de expresión, ¿para qué? La libertad de expresión no es un bien jurídico que deba protegerse per se; hace falta saber para qué se solicita libertad de expresión: pues, si se solicita para un fin ilícito, tal libertad no merecería protección, sino castigo. En el caso concreto que nos ocupa, una jueza ha reconocido libertad de expresión para convertir en un infierno la existencia de una persona, libertad de expresión para husmear en su intimidad, libertad de expresión para acosarla en el instante mismo en que sale por la puerta de su casa, libertad de expresión para amargarle un paseo por el parque con su novio y con su hija. Los malhechores que invocan la «libertad de expresión» sustituyen este para qué inmediato por un para qué mediato, y mencionan campanudamente el «derecho a la información» que asiste a los individuos en las sociedades libres. ¿Libres para qué?, volvemos a preguntarnos. Libres para chapotear en el fango de la más indecente curiosidad, libres para escudriñar morbosamente la vida del prójimo, libres para aliviar sus frustraciones desvalijando intimidades ajenas. La idolatría de la libertad ha propiciado la conversión de cada hombre en un caprichoso caudillito, un chiquilín agitado e irresponsable que demanda la satisfacción de sus instintos más bajos como si tal satisfacción fuese una exigencia de la libertad. Naturalmente, al satisfacerse esa demanda no se logra conquista alguna de la libertad, pues la libertad desnortada sólo engendra esclavitud; pero eso es lo que los malhechores anhelan: gente esclavizada por sus caprichos y morbosidades, por sus instintos más bajos; gente, en fin, corrompida como ellos mismos... que les permite lucrarse.
    Una jueza acaba de dictaminar que es posible atropellar la intimidad de una persona, por el hecho de que sea notoria. Que tal atropello se intente justificar invocando una inexistente libertad de expresión nos sirve para confirmar el aserto con el que iniciábamos este artículo: el mayor mal del mundo es la libertad en manos de malhechores y gente corrompida. Antaño, la misión de la justicia consistía en corregir o anular la libertad de los malhechores, para que no dañasen a nadie. Pero héte aquí que la justicia de nuestra época subvierte su misión y permite a los malhechores ejercer una libertad sin preguntarse para qué se ejerce, o aceptando que tal libertad pueda ejercerse incluso para dañar la intimidad de una persona. Estamos en manos de malhechores, libérrimos malhechores bendecidos por una justicia corrompida.

    http://sevilla.abc.es/20080517/opini...805170252.html
    Pious dio el Víctor.

  2. #2
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Re: La libertad de los malhechores

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Creo que Juan manuel de Prada tiene la cuestión algo desenfocada. Son varios los aspectos que han intervenido en el asunto. Así, la demanda sólo se ha presentado contra ciertos medios, no todos, aunque en ese todos se suelen incluir páginas del morbo rosáceo que afecta a un amplio sector de la población española (me niego a denominarla pueblo), la cual compra toda esa basura escrita o se embelesa viendo esos alienantes programitas televisuados.

    En la misma demanda, y así consta en la sentencia, mientras esta ¿señorita? ¿señora? ( no sé cuál es su estado civil) reclamaba su condición de persona non publica, lo cierto es que establecía una excepción: actos públicos en los que ella sola o con su pareja pueda asistir, reconociendo "per se" que se considera a sí misma como de interés para ese público citado antes. Por tanto, los abogados de la prensa podrida, han aprovechado esa brecha y otras más de la demanda, para entrar a saco.

    Pero el problema es que perdemos todos, incluídos nosotros, porque se ha dado patente de corso a un sector de hienas de dos patas armados con cámaras carísimas y de una gran capacidad de captación de luz, para que puedan inmiscuirse en la vida de quien les dé la gana, dejando la intimidad y la imagen personal de la nación entera con el culo al aire.

    No obstante, en tan pésima noticia no todo es negro. En España las sentencias de los tribunales ordinarios no sientan Jurisprudencia, con mayúsculas, es decir, sus sentencias sólo afectan a los implicados en cada caso. Por tanto, con las conclusiones finales más la sentencia de dicha jueza, también se ha abierto una puerta a sucesivas demandas y ahora todos sabemos qué es lo que hay que argumentar para derrotar judicialmente a las hienas.

    Pero otro tema es el cinismo que supone esgrimir esa pretendida libertad de expresión= negociazo al canto a tanto la "jafoto". Sí, resulta inevitable que haya muchos que se complacen en hablar de los demás lo que les da la gana, a eso se le llama cotilleo, comadreo, indica nula educación y nula cultura, rozando muchas veces en lo delictivo, pero otra muy distinta es la difusión de dicha libertad, pues eso es maledicencia con intención de escandalizar, y ¡ay de aquéllos que escandalizaren!

    Por tanto, lo que se hace necesario no es una limitación de la libertad de expresión, que no es sino la expresión oral o escrita de la libertad de pensamiento, pero dígase qué clase de pensamiento existe en ese hago lo que me da la gana con la cámara o con mis parloteos inconsistentes y vacuos porque cobro un pastón por ello y los demás a callarse que para eso me dan la razón unos tipos con toga. Por tanto, Lo que se hace necesario es que se cumpla la ley, la misma que estos personajillos de tres al cuarto tanto esgrimen para su exclusivo beneficio, cuando en modo alguno se trata de un privilegio que les asista, y está en este texto llamado Constitución y que se supone que es de obligado cumplimiento, pero salta a la vista que no tiene consistencia alguna de Ley, pues se supone que está por encima de las demás y a la que hay que recurrir para cualquier sentencia, diga lo que diga el resto del ordenamiento positivo, independientemente de su rango normativo.

    Luego, la señorita Ortíz Rocasolano se ha llevado lo que se ha buscado, pero a estos deslenguados personajes ya va siendo hora de que se les pongan los límites que correspondan a su impunidad.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El liberalismo es pecado
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 72
    Último mensaje: Hace 3 semanas, 23:56
  2. Santísima Trinidad, orgullo de la Armada española
    Por Hyeronimus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 18
    Último mensaje: 21/10/2016, 23:31
  3. Del Sudoeste Español a la Conquista de los Andes
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 22/11/2009, 01:12
  4. Ante el 1º de Mayo, textos del Pensamiento Social Carlista
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 9
    Último mensaje: 15/05/2008, 17:43
  5. Respuestas: 0
    Último mensaje: 31/08/2007, 03:36

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •