Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 6 de 6

Tema: Afganistán y la victoria final del talibán

  1. #1
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,240
    Post Thanks / Like

    Afganistán y la victoria final del talibán

    16 de agosto de 2021


    AFGANISTÁN Y LA VICTORIA FINAL DEL TALIBAN







    Afganistán es la tumba de los imperios, y ni siquiera es un país realmente, ni mucho menos, un Estado; es una especie de agujero, una tierra de nadie en el centro de Asia donde campean y cruzan multitud de tribus aún nómadas, que mantienen la misma forma de vida, casi prácticamente desde la Edad de Bronce. Desde entonces, el Imperio Persa, los imperios de la India, los Griegos de Alejandro Magno, Rusia, Inglaterra y ahora Estados Unidos, han fracasado de manera miserable en tratar de someter a los indómitos pueblos que le habitan y le cruzan, y que solo el Islam, llegado tras la caída del Imperio Persa Sasánida en el siglo VII, ha podido brindar un marco común, aunque no necesariamente de unificación, entre ellos.

    Hace 20 años se dio el ataque a las Torres Gemelas del World Trade Center de Nueva York, EUA, y el inicio, por parte de la administración del Presidente George Bush Jr. de una serie de intervenciones militares en el exterior, centrándose en Medio Oriente, y que se centraron en Irak y Afganistán, pese a que la identidad de los supuestos atacantes les mostraba como ciudadanos, o súbditos, más bien, de Arabia Saudita; mas, señalado el fantasma de la organización Al-Qaeda como responsable, dirigida por Osama Bin Laden, antiguo agente de los propios norteamericanos para el enfrentamiento contra los rusos soviéticos en Afganistán en la década de los 80, se tuvo el pretexto para invadir el país y establecer, cómo no, un gobierno "democrático" sustituyendo al régimen de facto establecido por el movimiento militante islámico de los Talibán.

    ¿Qué son los Talibán? Es una palabra, ya en plural, que en árabe significa "estudiantes"; se trata de un movimiento armado de resistencia conformado en los años 80, precisamente, ante la invasión soviética de Afganistán, por estudiantes de teología y filosofía islámica, que se estaban formando como clérigos en universidades y madrasas o escuelas religiosas en el vecino Pakistán; estos jóvenes, generalmente provenientes de las élites afganas, formaron un movimiento armado e intelectual de oposición a los rusos, entonces bajo el mandato de Leonid Brezhnev, y sus intentos por implantar en el país centroasiático un régimen comunista, y quién sabe si hasta de engullirlo dentro del Imperio Ruso, entonces conocido como la URSS, en la búsqueda del sueño no cumplido desde tiempos zaristas de contar con una salida al Océano Índico y sus cálidas aguas, por lo que en Islamabad sabían que el siguiente objetivo serían ellos si los moscovitas consolidaban su presencia y dominio en Kabul. Este movimiento fue una de las tantas facciones que conformaron la resistencia contra la invasión soviética que se conocía bajo el nombre de mujhaidín, que en árabe significa "guerreros", sobre todo aplicado a los combatientes en la Jihad o "guerra santa" contra los enemigos del Islam.

    Por supuesto, la resistencia islámica contó con el apoyo no solamente pakistaní, sino también norteamericano. El Presidente Reagan dirigió muchos recursos e intrigas a fin de dotar de armas a las guerrillas afganas que batieron y humillaron al Ejército Rojo, a la vez que les calificaba de luchadores por la libertad, incluyendo a los propios Talibán, recibiendo a una delegación de su dirigencia en la misma Casa Blanca. En ese mismo contexto aparecía la figura de Osama Bin Laden, rico empresario árabe que se dedicó a financiar la resistencia y organizó una red de militantes voluntarios que se enlistaban para la guerra contra Rusia, a la que se denominó, precisamente como Al-Qaeda lo que se traduce como La Base de Datos, precisamente, de los voluntarios enlistados.

    Después de ello, la historia es conocida: la URSS, ya con Mikhail Gorbachov en la Presidencia, retiró sus tropas, al no poder vencer a la resistencia armada por los norteamericanos y sus constantes ataques guerrilleros en las montañas. Al borde de la bancarrota, Moscú ya no pudo sostener el esfuerzo bélico en Afganistán, y retiró a sus tropas en 1989, mismo año que caía el Muro de Berlín y todo el sistema comunista se derrumbaba. En 1992, el régimen socialista que se pretendió sostener por los rusos, igualmente caía en Kabul; posteriormente, se vino una lucha por el poder entre las diversas facciones de la resistencia, la cual concluyó en 1996 con el triunfo de los Talibán, que se hicieron por primera vez con el poder y en él permanecieron hasta 2002, con la llegada de los Norteamericanos, quienes invadieron para derribar a su régimen por haber protegido a Bin Laden.

    Lo increíble de todo esto, es que tras casi veinte años de conflicto, el gobierno norteamericano cometió una serie de errores estratégicos increíbles que llevaron a este estado de cosas, no necesariamente en este orden:

    1. Tras haber apoyado a la resistencia de los mujhaidín, EUA se desinteresó en Afganistán una vez se consumara la derrota rusa, dejó a su suerte el país, que se sumió en una serie de guerras civiles entre las facciones que componían a sus hasta entonces aliados, hasta que al final, la lucha por el poder quedó entre la Alianza del Norte y los Talibán. Estos, terminaron por imponerse, y cosa curiosa, poco antes de la invasión norteamericana, el Comandante Massoud, líder de la Alianza, fue eliminado; descabezándose la alternativa política y más moderada, a los radicales religiosos.

    2. Lo mismo que los rusos, (que creyeron poder convertir a Afganistán en una República Soviética), los norteamericanos y sus aliados cometieron el gran error de considerar que Afganistan es un país y un Estado en problemas que podía ser "convertido" en un Estado liberal, constitucional y democrático, --error que, por otro lado, han cometido al momento de abordar a todo el Mundo Musulmán, y en general a todas las áreas diversas a Occidente-- sin tomar en cuenta su realidad como una zona habitada por tribus nómadas o con un desarrollo digamos, primitivo, precisamente identificados con sus etnias e incapaces, por tanto, de comprender lo que es una democracia representativa de partidos.

    3. Desde el mandato de Bush, el Gobierno norteamericano invirtió billones de dólares en la creación de una estructura estatal y de fuerzas de seguridad en Afganistán, sin que hubiera una adecuada rendición de cuentas por parte de los afganos ni por parte de los funcionarios estadounidenses que transferían los recursos; como resultado, en el papel aparecía que se había formado un ejército afgano en forma y una policía efectiva, tanto en personal como en armamento y equipo; en la realidad, parece que sólo un 10 por ciento de los elementos que aparecían enlistados en las fuerzas armadas y policiales era el que se encontraba en funciones; razón por la cual, fueron incapaces de enfrentarse al ejército de los Talibán, que por el contrario, se fue profesionalizando y aumentando su potencia de fuego.

    4.De igual manera, gran parte de la ayuda financiera bajo el Gobierno de Obama, se fue a cursos de adoctrinamiento en ideología de género para los afganos; para empezar, es muy probable que ninguno de los cursos en estudios de género y nuevas masculinidades se haya llevado a cabo y el dinero se haya perdido en el teje y maneje de las corruptelas desde la misma Washington y en Kabul; y si se llevaron a cabo, probablemente quienes impartieron y asistieron a tales cursos acabarán liquidados, sino es que ya fueron despachados.

    5. Pese a que Donald Trump despotrica ahora contra su sucesor, Biden, él abrió la puerta a este final, y fue quien legitimó a los Talibán, al abrir el proceso de negociación con ellos en Doha, Qatar: los terroristas son delincuentes, y esta milicia se ha decantado igualmente por actividades criminales, aparte de sus ataques a población civil, como la extorsión, secuestro y narcotráfico, sin embargo, al sentarse a la mesa de negociaciones con ellos, les dio el carácter de grupo beligerante, reconocidos y amparados por el Derecho Internacional, y reconociéndoles como una fuerza política poderosa en Afganistán, lo que debilitó al Gobierno Afgano, y convirtió a los Talibán en un grupo con el que otros Estados, como China o Rusia, podrían negociar válidamente.

    6. Biden acusa a los propios afganos y también a Trump por haber celebrado tales negociaciones y un acuerdo de retirada de Afganistán, pero no hizo nada para revisarlo y haber hecho una retirada ordenada en condiciones que asegurara la subsistencia del Gobierno Republicano impuesto, con el mantenimiento de asesores militares.

    7 . Por supuesto, los norteamericanos jamás frenaron a Arabia Saudita y no consideraron que la Corte de Riyadh podría tener su propia agenda, ni utilizar el arma que ponían en sus manos al encargarle el financiamiento, y la dirección del Islamismo militante. Por no frenar a Arabia ni a ninguna de las monarquías del Golfo, aliados de EUA, no se ha hecho una investigación respecto al financiamiento de los movimientos terroristas, entre ellos los Talibán; así que el dinero siguió fluyendo desde ahí a Afganistán.

    Aparte de todo, queda claro que también aquí intervinieron Rusia y China, la nueva estrategia implementada por los Talibán muestra la presencia de asesores militares, y aún en materia de comunicaciones y relaciones públicas a través de redes sociales; tras la muerte de Mohamed Omar, líder del movimiento y autoproclamado Emir de Afganistán, los Talibán asumieron un liderazgo colegiado, y una aparente moderación, que claro, parece ser falsa. Tanto Moscú como Pekín, además, no han sacado a sus diplomáticos, sino que, incluso, están en tratos para sostener relaciones económicas con el nuevo gobierno islamista.

    Por otro lado, es muy poco probable que los Talibán cumplan con todos los compromisos de los acuerdos de Doha, Qatar... ¿porqué? Porque tienen el control absoluto del país, realmente, no tienen ante quién hacer concesiones; en todo caso, sólo que se les reconozca, por la comunidad internacional, como el régimen legítimo del país, es que se podría obligar a este nuevo gobierno a aceptar moderar su discurso y la aplicación de la Shari'a, a cambio de tener relaciones exteriores normales, siendo parte de intercambios económicos y comerciales y destino de ayuda humanitaria, más allá de los colosos autoritarios asiáticos: China, Rusia y Arabia Saudita.






    Las imágenes de las evacuaciones de miles de personas que intentan huir por haber sido colaboracionistas de alguna manera con EUA y aliados occidentales, son dantescas y recuerdan lo ocurrido en Saigón en 1975 al terminar la Guerra de Vietnam, al igual que entonces, los norteamericanos parecen huir despavoridos y en desorden absoluto. Lo peor, fue que hace un mes, en una conferencia de prensa, el Presidente Biden aseguraba que no había de qué preocuparse, retiraría las tropas en septiembre --para que coincidiera con el vigésimo aniversario del ataque a Nueva York, y venderlo como una "misión cumplida", como ridículamente lo hiciera en 2003 Bush tras la invasión a Irak-- y confiaba en que el Gobierno Afgano contaba con un ejército fuerte de 300,000 efectivos, que lo sostendrían, y que no había punto de comparación entre Vietnam del Norte y los Talibán. Un mes después, los resultados son todo lo contrario.

    Para añadir más al ridículo, está la cobarde huída del Presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, quien al parecer se llevaba enormes cantidades de dinero, fruto de sus corruptelas, demostrando la calidad de liderazgos "democráticos" promovidos por EUA.

    Y mientras, Biden y su gabinete se encuentran de vacaciones y minimizando lo que ocurre, o culpando enteramente a Trump del desastre. La realidad es que esta situación coloca a Estados Unidos por los suelos, pierde credibilidad y demuestra contar con un liderazgo incompetente, internamente, esto debería llevar a la renuncia de Biden a la Presidencia ante sus evidentes problemas de salud mental, la ineptitud del equipo y la mayor preocupación por la agenda progresista: Teoría Crítica de la Raza, Ideología de Género, "derechos" de los transexuales, retiro de monumentos y modificación de la Historia, para que no ofenda, el introducir estos mensajes incluso en las fuerzas armadas, etc. De igual manera, habría de exigir responsabilidades a multitud de funcionarios e incluso a los expresidentes Bush y Obama, y quizá también Trump, por la serie de errores, corruptelas y casi casi traiciones que han ocurrido desde el 2001 y desembocaron en esta tragicomedia humillante.

    ¿Qué sucederá ahora? En mi opinión, esto abre la puerta para una crisis política interna en Estados Unidos; de entrada, creo que es el principio del fin del intervencionismo y por ende, del imperialismo norteamericano; en segundo lugar, el descontento contra el mandato de Biden, que se mostró con los acontecimientos del 6 de enero y la toma del Capitolio ante su inminente ascensión y el aparente intento de golpe de parte de Trump, va a crecer, y quién sabe cuál sea el sentimiento de muchos miembros de las fuerzas armadas americanas que tras veinte años de conflicto vieron que su sangre se derramó en vano, culminando esto en la mayor humillación, incluso más grande que la sufrida en Vietnam, con la que tiene tantos paralelismos... EUA tiene el ejército y la marina más poderosas del mundo, pero en cambio, no ha podido ganar ni una sola guerra posterior a 1945, ni logrado concretar objetivos políticos con sus intervenciones, sino sólo ha provocado caos.

    EUA es un Imperio fallido, pero eso es tema para un próximo artículo.


    -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


    Anoche hice un vídeo acerca de este tema en mi canal de Youtube, si están interesados, lo pueden ver aquí, reconozco que no me salió tan bien, pues lo hice a la carrera y a media noche, pero ahí está.






    _______________________________________

    Fuente:


    EL MUNDO SEGUN YORCH: AFGANISTÁN Y LA VICTORIA FINAL DEL TALIBAN

  2. #2
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,240
    Post Thanks / Like

    Re: Afganistán y la victoria final del talibán

    A propósito de Afganistán:

    De la destrucción del ethos no se retorna. Occidente ya no tiene retorno del pantano donde está, se va a seguir hundiendo en el fango. La lucha cultural, lucha fundamental del ser, contra el Islam, ya se perdió en Occidente, hace mucho, desde cuando la secularización y el laicismo se convirtieron en religión atea del Estado-nación. Mientras el Islam -realidad supranacional y supraestatal- cría y forma en prácticas y valores religiosos a los suyos, lo que les da características de orden y victoria, el Estado laico occidental deforma en patanerías de renuncia y 《tolerancia》a sus ciudadanos. Es simple, la única respuesta posible al Islam debe ser desde otra cosmovision religiosa y espiritual, desde otra religión, de lo contrario éste vencerá y se tomará todo el Occidente, todo. Ante la muerte del catolicismo, ante la destrucción del ethos de Occidente, que conservaba frágilmente lo romano y heleno del cristianismo, sólo queda la parte judía del cristianismo, el utilitarismo de la ética protestante, que llevada a lo social en su secularización ha producido la modernidad. Y para la modernidad todo es negocios. ¿Cuándo han visto que los grandes Estados occidentales dejen de negociar y vender armas a los países islámicos más radicales? ¡Nunca! ¿Cuándo han visto a un patán vencer a un héroe? ¡Jamás!


    _______________________________________

    Fuente:

    https://www.facebook.com/francisco.n...14455918804515

  3. #3
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,240
    Post Thanks / Like

    Re: Afganistán y la victoria final del talibán

    Dentro de unos días esta imagen no podrá volver a verse en Afganistán. A los talibanes no les gustan las cometas, y prohibirán su vuelo, como hicieron al llegar al poder en 1996, porque «distraen a los jóvenes de sus obligaciones religiosas».

    En realidad tampoco importa mucho, porque a los talibanes no les gusta nada, ni la poesía, ni la música, ni la pintura, ni la escultura, ni el cine, ni el teatro... Sólo la guerra, la guerra eterna, la yihad, que es lo suyo.

    Al·lahu-àkbar! ٱللَّٰهُ أَكْبَرُ 🌙







    _______________________________________

    Fuente:

    https://www.facebook.com/photo?fbid=...=a.99309564587
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas

  4. #4
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: Afganistán y la victoria final del talibán

    Los talibanes no viven anclados en la Edad Media, son posmodernos


    Por su agudeza e interés, reproducimos el artículo de Julio llorente, titulado “No, rediez, los talibanes no viven anclados en la Edad Media“, publicado en Vozpopuli


    El Medievo fue origen de algunas instituciones buenas como los gremios, la universidad y los parlamentos


    Los talibanes, que han tomado el poder en Afganistán por motivos que no podríamos sintetizar aquí aunque nos lo propusiésemos, están perpetrando desmanes en abundancia y nosotros, occidentales socialmente responsables, deseamos expresar de algún modo nuestro desagrado. Quizá insatisfechos con la pobre fuerza evocadora de términos como “bárbaro”, “salvajes” o “fundamentalistas”, optamos por hacerlo a través de una expresión que, pese a todo, no puede ser más desatinada: ésa que reza algo así como que “los talibanes viven anclados en la Edad Media”. Aunque socorrida, esta frase que ha devenido en muletilla se nos antoja impertinente. En su aparente inocuidad, esconde dos errores imperdonables, uno sobre la naturaleza de la Edad Media y la de los talibanes, y otro sobre la historia en general.

    Tras la identificación entre los talibanes y el Medievo subyace una concepción torticera de este último que consiste en hiperbolizar todos sus defectos y obviar todas sus virtudes, en iluminar sus sombras y ensombrecer sus luces. Según esta imagen, la Edad Media podría reducirse a una ininterrumpida sucesión de crueldades y desgracias, y no tendría sentido sino en cuanto tránsito de una época a otra, como una noche oscura se justifica sólo por su condición de puente tendido entre dos días espléndidos. En el mejor de los casos, lo medieval no habría sido más que un desierto que debía recorrerse para alcanzar las glorias del Renacimiento y de la revolución científica. En el peor, un perturbador escollo que demoró el advenimiento de ambas.

    El principal problema de esta imagen, un problema del que derivan todos los demás, es su falsedad. Nos presenta la Edad Media como una época sombría, cuando la realidad es que aspiraba ella misma a ser una vidriera gótica y proyectar por doquier destellos de una luz procedente de lo alto. Nos la presenta como una época destructiva, consagrada a la ruptura con lo grecolatino, cuando en verdad fue una de restauración y edificación. En el Medievo hallamos el origen de algunas instituciones buenas ya extintas, como los gremios, y de muchas otras que hoy permanecen ―acaso malogradas por el transcurso del tiempo― como la universidad y los parlamentos. Durante sus largos diez siglos, se preservó celosamente el legado clásico, florecieron ciudades, desapareció la esclavitud y la propiedad, como explica Hilaire Belloc en su ensayo El Estado servil, fue distribuyéndose paulatinamente.

    La pulsión destructiva de los talibanes, esa necesidad de volar por los aires todo aquello que no encaja en su estrechez mental, tiene su reverso civilizado en la deconstrucción filosófica

    ¿Cómo identificar, pues, a los talibanes, que todo lo dinamitan, con la Edad Media, en cuyo seno se gestaron la sobriedad del románico y la luminosa magnificencia del gótico? ¿Cómo relacionar a los talibanes, que conciben a la mujer como un chucho famélico concibe un trozo de carne, con la Edad Media, que se vertebró en torno a la devoción de una mujer, la virgen María? ¿Cómo vincular de algún modo a los talibanes, estructuralmente indispuestos para la sofisticación intelectual, con la Edad Media, que alumbró a Tomás de Aquino, a San Buenaventura, a San Anselmo, a San Alberto Magno o a Hugo de San Víctor? Si se trataba de denigrar ―con razón― el fundamentalismo islámico, debería haberse buscado un paralelismo mejor, uno que hiciese verdadera justicia a su sinrazón.



    https://somatemps.me/2021/08/28/los-...n-posmodernos/


  5. #5
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: Afganistán y la victoria final del talibán

    Mentiras y silencios sobre Afganistán




    Todo un melodrama mediático e icónico ha vuelto a pasar por delante de nuestras narices a través de los medios y las redes: talibanes sentados en una mesa presidencial antaño representación de la “democracia” afgana, niñas lanzadas por sus padres por las vallas del aeropuerto de Kabul, escenas dantescas de gentes cayendo de aviones a los que inútilmente se habían agarrado. Tal y como pasó con la caída de las torres gemelas, la invasión de Irak u otros momentos históricos recientes, las escenas de Kabul han quedado grabados en nuestras retinas. El discurso dominante ha intentado ocultar las verdades que se ocultan tras la desastrosa política occidental en Afganistán con una serie de mantras: les exigiremos que se salvaguarden los derechos humanos (humanas, humanes), hay que luchar por el futuro de las niñas y las mujeres, y una retahíla de frases copiadas y repetidas hasta la saciedad por los periodistas.

    Todo para justificar un fracaso de “democratización” de un país “indemocratizable”. Peor aún, para ocultar las políticas secretas de estados Unidos y sus colaboradores occidentales en Afganistán. La posición “pacífica” de los talibanes prometiendo incluso moderación que hemos visto en sus actuales declaraciones, nos recuerda la entrada de los Jemeres rojos en la capital de Camboya, Phnom Penh. Pol Pot prometió paz y reconciliación, los Jemers repartían flores a la población y se abrazaban a sus viejos enemigos … antes de empezar uno de los mayores genocidios de la historia. Por eso, hay que alejarse, tomar retrospectiva y analizar realmente cuál es nuestra responsabilidad, en cuanto que occidentales en Afganistán. Porque una cosa es segura, democratizar, lo que es democratizar el país, más bien que no. Exponemos a continuación una serie se mentiras y silencios que se ciernen sobre este dramático país y la política Estadounidense.

    1.- Mucho antes de los atentados a las torres gemelas ya estaba planificada la invasión

    Un mantra que ha penetrado hasta nuestra corteza prefrontal del cerebro es que la causa de la invasión de Afganistán por tropas norteamericanas que arrastraron a sus aliados de la OTAN, fue a causa del atentado de las torres gemelas y el pentágono en 2001. Así nos lo han recordado estos días dirigentes mundiales como Macron, Biden o Merkel. En realidad, la guerra ya estaba decidida con antelación. Durante casi un año antes de los atentados, en Berlín se estaban celebrando reuniones secretas entre norteamericanos y británicos con representantes del gobierno talibán en Afganistán para llegar a acuerdos geopolíticos. Representantes de Rusia y Pakistán asistían como observadores. En julio de 2001, aquellas negociaciones fracasaron.

    El ministro pakistaní de Exteriores, Naiz Naik (asesinado en atentado en 2009), mandó regresar a sus observadores y se puso a mover piezas en el tablero mundial. Ofreció a China el paso al Océano Índico a través de Pakistán por lo que se denomina la “nueva ruta de la seda”. Ante esta “traición de Pakistán”, Estados Unidos y Gran Bretaña empezaron a enviar tropas a Egipto -40.000 hombres- e Inglaterra envió casi toda su flota al mar de Omán. La intención era la ocupación de Afganistán para garantizarse las rutas con Asia y disuadir a Pakistán de sus alianzas con China. Los atentados del 11 de septiembre llegarían después con la excusa de luchar contra Al-Quaeda y capturar a Osama Bin Laden. Aunque nadie nos quiere recordar que Osama bin Laden, fue reclutado por la CIA en 1979, al comienzo mismo de la guerra yihadista de Afganistán contra la Unión Soviética. Por aquel entonces, Bin Laden tenía 22 años y fue entrenado en un campo de entrenamiento de guerrillas controlado por EEUU.

    2- Osama Bin Laden y Al-Quaeda fueron los aliados de Estados Unidos

    ‎Ya en época de la presidencia de James Carter, el consejero de seguridad nacional, Zbigniew Brzezinski, viajó a Beirut para ponerse en contacto con ‎el ‎millonario anticomunista saudita Osama bin Laden y solicitarle que encabezara una campaña contra el gobierno ‎prosoviético ‎afgano. ‎Washington escogió a Osama bin Laden por dos motivos.


    En 1993, el diario londinense The Independent alaba a Osama bin Laden.

    En ‎el mismo momento, en Washington, la Heritage Foundation, Think Tank de los republicanos, repartía camisetas con la imagen de Bin Laden y el eslogan ‎‎“Él lucha por nuestras libertades”.

    En primer lugar, porque pertenecía a la ‎Hermandad ‎Musulmana, lo cual le permitiría reclutar combatientes. En segundo lugar, porque era uno de los herederos de la mayor compañía de obras públicas de todo ‎el mundo ‎árabe, lo cual le permitía disponer de los especialistas y ‎los medios para transformar los ríos subterráneos del famoso macizo Hindu Kush en un laberinto de túneles para uso militar. ‎Estos túneles, a la postre, demostraron su magnífica función estratégica. Años después, entre 1992 y 1994, veremos a Bin Laden, como consejero militar del presidente bosnio, Alija ‎Izetbegovic. Su función era desestabilizar a la Serbia pro-rusa. Hoy ya nadie discute que el gran terrorista había trabajado para los Estados Unidos. En julio de 2001 (a dos meses de los atentados), al necesitar de atención médica constante, fue internado en el hospital norteamericano de Dubai. Noticia que fue publicada posteriormente por Le Figaro el 31 de octubre de 2001.

    Según el “relato” oficial, Osama Ben Laden había estado detrás de los atentados contra las embajadas de Estados Unidos en Nairobi (Kenya) y en Dar-es-‎‎Salam (Tanzania). Pero ello contrasta que hasta 1999 –o sea, aún después de los atentados que ‎le fueron atribuidos– con que Bin Laden seguía teniendo una oficina de relaciones públicas en Londres. Durante la búsqueda incansable del terrorista Osama Bin Laden, Estados Unidos proporcionó muchos mensajes de audio e incluso imágenes suyas. Sin embargo, los expertos del Instituto Dalle Molle de ‎inteligencia ‎perceptiva, en Suiza, expertos en identificación ‎de personas, siempre se declararon rotundos: esos videos y grabaciones eran falsos. Era evidente que los servicios de inteligencia useños estaban despistando constantemente a la opinión pública.
    ‎3.- EEUU no es el paladín contra el terrorismo, sino un adiestrador de terroristas

    Joe Biden, en su intervención sobre la caída de Kabul, afirmó literalmente que ‎”Estados Unidos ‎no estaba en Afganistán para construir un Estado sino sólo para luchar contra el ‎terrorismo”.‎ No puede haber mentira más grande. La CIA creó campos de entrenamiento para Al-Qaeda en Pakistán. Desde 1982 hasta 1992, unos 35.000 yihadistas procedentes de 43 países islámicos fueron reclutados por los servicios de inteligencia norteamericanos para luchar en la jihad afgana contra la Unión Soviética. Un dato que no se conoce mucho es que los libros de texto para yihadistas fueron publicados por la Universidad de Nebraska. Estados Unidos gastó millones de dólares para suministrar libros de texto repletos de imágenes violentas y enseñanzas islámicas radicales a los escolares afganos.


    La Legión Árabe de Osama bin Laden, financiada por la CIA, desfila en Bosnia-Herzegovina.


    Más recientemente, el mundo se sorprendió con la aparición del ISIS que casi derrumba a todo el Estado de Siria. El Estado Islámico (ISIS) era una “filial” de Al-Qaeda, creada por la inteligencia de Estados Unidos con el apoyo del MI6 Británico, el Mossad Israelí, los servicios de Inteligencia de Pakistán y la Presidencia General de Inteligencia de Arabia Saudita (GIP o Ri’āsat Al-Istikhbarat Al-‘Amah). Las brigadas de ISIS han estado apoyadas, armadas y financiadas por los EE.UU. y la OTAN contra el gobierno sirio de Bashar al Assad. Junto a la OTAN, Turquía participó en la recluta de mercenarios para el ISIS. Igualmente, en estos días, en Turquía se están reclutando y enviando mercenarios procedentes de Siria, para colaborar con los talibanes. Se calcula que ya ha enviado a más de 2.000. Tanto Israel como Estados Unidos han sabido utilizar el odio atávico entre suníes y chiitas, para enfrentarlos. Por ejemplo, Israel ha apoyado a las brigadas de ISIS y Al Nusrah de los Altos del Golán, en su lucha contra el gobierno de Al-Assad y las fuerzas chiítas de Hezbollah.

    4.- Los talibanes no han conquistado Afganistán, simplemente les ha sido entregado

    ‎Según Biden, en su discurso: “los dirigentes políticos afganos abandonaron y huyeron del ‎país. ‎El ejército afgano se derrumbó, a veces sin tratar de luchar”. Pero la pregunta es, cómo huyeron. Muy simple, en aviones militares de países occidentales, por cierto cargados de maletas repletas de dinero. El ejército afgano contaba 300.000 hombres (Francia actualmente tiene menos soldados) que disponían de armamento y de material de guerra sofisticados. Toda ‎la infantería ‎afgana disponía de chalecos blindados y de equipamiento personal de visión ‎nocturna. Pero 300.000 hombres se han disuelto como azúcar en el agua. Los talibanes, al contrario, no pasan ‎de ‎‎75.000 combatientes, sin aviación, en sandalias y muchos esgrimiendo los viejos kalachnikov (eso sí, ahora llevan móviles de última generación). El cambio de régimen en Afganistán ya estaba decidido -y pactado entre talibanes y norteamericanos- cuando Donald Trump aún estaba en ‎la ‎Casa Blanca. Durante ese tiempo, el presidente turco, Erdogan, fue enviando soldados turcos de los que nadie habla. Durante la guerra contra los soviéticos en Afganistán, Erdogan, ya era miembro de la Hermandad ‎Musulmana y jefe ‎de una milicia turca –la Milli Gorus-, que hoy se dedica a abrir mezquitas radicales en Alemania ‎y Francia.

    Igualmente, desde hace meses, los norteamericanos ya estaban sacando a sus ciudadanos del país. Se esperaba que la salida oficial fuera el 11 de septiembre, para hacerla coincidir con el aniversario de los atentados de las torres gemelas. Pero Biden adelantó la fecha y ha provocado el actual caos. Muchos de los desesperados que hemos visto en el aeropuerto de Kabul no son ciudadanos de a pie. Son agentes de la “Operación ‎Omega”, iniciada bajo la ‎presidencia de Barack Obama. Más concretamente son miembros de la «Khost Protection Force (KPF) y de la Dirección ‎Nacional de Seguridad ‎‎(NDS) y se encargaban de torturar y asesinar afganos que se oponían a la ‎ocupación occidental. Sus técnicas de tortura y terror no eran muy diferentes de la de los talibanes.

    ‎5.-Estados Unidos desea que su enemigo, China, entre en Afganistán

    ‎¿Cuál es la verdadera intención de Estados Unidos al marchar de Afganistán? No sólo evitar un agujero negro en los presupuestos anuales de su gobierno, sino algo mucho más complejo. Todo el mundo sabe que la verdadera riqueza de Afganistán está en sus minerales. Minerales buscadísimos pero que nadie ha podido explotar por la situación bélica permanente. Washington desea, igual que China, poder acceder a ellos. Pero para evitar competidores necesita que Afganistán continúe siendo una región inestable. Estados Unidos quiere que las empresas que acudan, aunque sean chinas, sólo lo puedan hacer bajo la protección norteamericana. Por eso Joe Biden, durante los meses anteriores al abandono de Kabul, ha instalado bases militares en los países vecinos, ‎desplegado ‎al menos 10.000 mercenarios y pactado con el ejército turco ya presente en la zona. La intención es crear una fuerza paramilitar que proteja a las empresas que vayan a entrar en el país.

    Ya se sabe de las hipotéticas negociaciones “secretas” entre talibanes y representantes de la república Popular China. China se compromete a reconstruir el país a cambio de la explotación de los codiciados minerales. Pero China no está dispuesta a enviar tropas fuera de su país. Si a eso unimos que Estados Unidos va a intentar apoyar igualmente a la resistencia de algunas etnias pastún contra los talibanes, el país no alcanzará la deseada paz. Los servicios de inteligencia norteamericana esperan que sean sus mercenarios los que garanticen que China pueda entrar en Afganistán garantizando con sus mercenarios su labor. Eso les permitirá tener la sartén por el mango sin una sangría económica como hasta ahora. Todo ello se ofrecerá a China a cambio de que olvide su sueño (inmediato) de invadir Taiwan. Por experiencia, sabemos que estos diseños de los servicios de inteligencia al final se desmoronan y acaban saliendo al revés. En ese caso, Estados Unidos espera que China, una vez involucrada en Afganistán, encuentre su propio Vietnam y se deteriore así su hegemonía actual.

    Javier Barraycoa



    https://barraycoa.com/2021/08/26/men...re-afganistan/


  6. #6
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,240
    Post Thanks / Like

    Re: Afganistán y la victoria final del talibán

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Pedro Baños: "Es un fracaso espantoso para EEUU la caída de Afganistán en manos de los talibán"

    Es analista, escritor y conferenciante en Geopolítica, Estrategia, Defensa, Seguridad, Terrorismo, Inteligencia y RRII.

    Pedro Baños es un militar español, Coronel del Ejército de Tierra.

    En 'La Segunda Dosis', el programa que Alfonso Rojo lanza diariamente por el canal de Youtube de Periodista Digital, analiza la toma de Afganistán por parte de los talibán tras veinte años de conflicto.

    Al respecto, califica esta noticia como un "ridículo" y "fracaso" espantoso tanto para Estados Unidos como para la OTAN, además del gran coste económico que conlleva.





    https://www.youtube.com/watch?v=QdJHlR6QM_c

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El "talibán" mapuche
    Por Erasmus en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 19
    Último mensaje: 30/01/2018, 23:17
  2. Españoles en Afganistán
    Por Erasmus en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 29/05/2013, 18:57
  3. Semana Santa en Afganistán
    Por Hyeronimus en el foro Religión
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 16/04/2012, 12:25
  4. Sobre el Legionario herido en Afganistán
    Por Hyeronimus en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 21/03/2012, 16:26
  5. Ante La Presencia Militar En AfganistÁn
    Por rey_brigo en el foro Tertúlia
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 10/09/2005, 18:32

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •