Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 2 de 2

Tema: Carta a César Vidal

  1. #1
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Carta a César Vidal



    CARTA A CÉSAR VIDAL:




    Mi poco estimado D. César Vidal:




    Que no cuela hombre. Que no. El Miércoles 25 de Octubre del 2006 usted realizó su programa “ La Linterna “ ( De la Cadena COPE ) en Vitoria, esa bellísima ciudad hispana. Comenzó su habitual exposición histórica ( A veces, menos histórica de la cuenta, que ya es decir....) con D. Tomás de Zumalacárregui, el insigne General Carlista oriundo de Ormaiztegui, esto es, del Reino Vascongado de Guipúzcoa. Más o menos estuvo bien, refirió usted su papel como soldado en la Guerra de la Independencia y luego en el Ejército, si bien quizá se le olvidó su papel en la Guerra Realista, esa que va del 1821 al 1823, y de la que D. Rafael Gambra Ciudad nos ha dejado un hermoso libro(1) al respecto. Detalló vuesa merced el papel del valiente general ante un despistado gascón que vino a ofrecerle una especie de independencia vasca contra España y contra Francia; a lo que Zumalacárregui respondióle que como volviera con esos “ designios “ lo haría fusilar. Destacó usted que Zumalacárregui se sentía muy español por el hecho de ser vasco, como no podía ser de otra manera. Que amaba a su bandera, a su nación. Que era un caballero de honor.





    Dicho lo cual, usted no mintió “ del todo “. Pero si omitió un “ pasaje “ importantísimo para comprender el devenir histórico español más o menos contemporáneo, como fue el hecho de la Guerras Realistas. Zumalacárregui, junto al Barón de Eroles y tantísimos otros, desde las primeras partidas de guerrilleros hasta la arribada de los Cien Mil Hijos de San Luis comandados por el Duque de Angulema, se levantó contra la minoría liberal que a sangre y fuego pretendía imponer un estado exclusivista, centralista y laicista; en contra de los ideales del pueblo español, que ya tenían recogidas ( Con mayores o menores impurezas ) libertades concretas, auténtica representatividad, fueros o gremios. Zumalacárregui, por tanto, como buen español hijo de las Vascongadas, alzóse frente a aquellos que usted dice que fundaron la nación española....Contra lo surgido por los traidores de las Cortes de Cádiz que tanto usted y su colega Jiménez Losantos alaban a diestro y siniestro. Para Zumalacárregui, y para todos los españoles de bien que han dado las Provincias Vasconizadas, ustedes son unos traidores a la Patria, en cuanto se enraíza en el Altar y el Trono, por ejemplo. Y eso por no hablar de los fueros....






    Es curioso cómo pocos se atreven a demonizar a aquel general que, como bien señaló Vidal, fue conocido entre sus admiradores soldados como “ Tío Tomás “. De Pérez Galdós a César Vidal, han sido muchos los liberales que no han tenido más remedio que admirar su figura en toda su gloria. Esto no es que me moleste excesivamente. Lo que sí me molesta es que César Vidal, un luterano neocon, intente manipular la figura de D. Tomás Antonio para caer bien en Vitoria, y así ir rellenando su falso españolismo. Ya dejó dicho D. Ramiro de Maeztu en su Defensa de la Hispanidad que la Historia de España no tiene pérdida posible. César Vidal sabe de Historia, pero gusta de manipulaciones varias. Y aunque esto sea público y notorio, no tiene más remedio que contar ciertas verdades. La España de Zumalacárregui, aquella expresión que desde pequeño salí de sus labios: “ Dios, Trono, Fueros....”, nada tiene que ver con el liberalismo nacido al calor de la mentalidad protestante y destructor de la Europa Cristiana. La España de Zumalacárregui no radica en el histerismo ateo, sino en la gallarda caballería de la lucha por la libertad, por el rey legítimo, por la tradición como esperanza para elevar la patria hacia el servicio a Dios Padre Omnipotente. No es la idea del todopoderoso estado, ni del engañoso “ un hombre un voto “, ni de las embusteras macrocampañas electorales que no responden al mandato imperativo ( El poder irresponsable de la mentira frente a la indefensión de los que se suponen son sus ciudadanos....) y sí a los poderosos intereses bancarios. La España Tradicional aboga por la libertad de los seres humanos, por el mensaje de Salvación que Jesús vino a condensarnos en la Cruz; mientras que la Reforma de Lutero introdujo la predestinación; alejándose totalmente del salvífico ideal de Cristo basado en la piedad y en ese ansia de libertad y superación, para erigirse en auténtico patriarcado de los monstruosos determinismos que ya hemos conocido y que siguen vigentes en la “ oficialidad “. Como contra el Reinado Social de Cristo, condensado hermosamente en la encíclica “ Quas Primas “ por el Papa Pío XI, e incluso contra la política de corporaciones, esto es, el principio de subsidiariedad, los cuerpos intermedios de la sociedad; ya opusieron la figura del “ príncipe divino “ y del estado asfixiante que ahoga cualquier representatividad tangible entre los distintos grupos que conforman la patria.







    Que no Vidal, que no. A usted le podrán aplaudir sus más adictos seguidores, pero no podrá engañar al pueblo. Recuerde usted que es la Verdad la que nos hace libres, aunque esto puede resultar difícil, máxime cuando es usted contrario al Magisterio de la Iglesia y aboga por la “ libre interpretación “ de la Biblia, aun conociéndola; al menos supuestamente.





    Ni los vascos que ayudaron a la Reconquista de Sevilla, ni Juan de Garay en Buenos Aires, ni Blas de Lezo en Cartagena de Indias, ni Tomás de Zumalacárregui, etc.; intentando sitiar Bilbao enlazan con su relativista visión de España. La Historia verdadera de las Españas, por la contra, se afirma en la lucha contra los suyos. Por tanto, por mucho que usted posea sangre celtibérica en sus venas, no puede sentirse español en espíritu, ni históricamente ligarse a la Historia de un pueblo que un día intentó rescatar la Cristiandad frente a la apostasía perversa de sus camaradas.






    Nuestra patria no necesita de odios y tópicos que usted y su camarilla propagan a lo largo y ancho de su poder mediático. No necesita ni al PP ni a Ciutadans de Catalunya. No necesita desamortizaciones ladronas ni quema de conventos tal y como hicieron los falsos españoles a los que usted halaga. España debe ser eso, España misma. Con sus virtudes y defectos. Pero Patria por el hecho de la Unidad Católica, por su riqueza autárquica regional ( ¡ Y qué vivan las lenguas ibéricas oiga, y las hablas distintas que las enriquecen. De todo eso usted se mofa ), por su misión común al fin y al cabo; y no en base a proyectos extranjerizantes sin base alguna más que la divinización del dinero. Por esa España que amamos los que defendemos la Tradición lucharon los hijos del Condado de Álava, del Señorío de Vizcaya y del Reino Guipuzcoano. Contra la falsa España lucharon los carlistas, ya fueran navarros, vascongados, catalanes, castellanos, gallegos, asturianos, sevillanos, leoneses, granadinos y etcétera. Que ya es más de siglo y medio de Historia en la defensa de Dios, la Patria y el Rey. Como por Dios, el Kaiser y la Patria lucharon los tiroleses al calor de Andreas Hofer, por Dios, la Francia y el Rey lucharon vandeanos y chuanes, por el Reinado Social de Cristo los cristeros mejicanos; por Dios, la Patria y el Rey el miguelismo portugués, la Sönderbund en Suiza; por Dios, el Zar y la Patria el pueblo ruso levantóse contra las hordas revolucionarias de Napoleón continuando su lucha hasta los días de la Guardia Blanca frente al marxismo; como así corrió la misma suerte el noble pueblo austriaco; por la Patria y el Rey Católico rebelóse el Caudillo de los Indios Realistas Antonio Navala Huachaca en las Pampas de Quinúa frente a la falsa república peruana, y años antes frente a enemigos de idéntico cariz había mantenido similar criterio Agustín de Agualongo ( También amerindio ) en la Nueva Granada; Religión y Patria fue el grito de guerra de los combatientes de Juan Manuel de Rosas en la Argentina; incluso los jacobitas británicos y tantos movimientos que han forjado la Historia de la Contrarrevolución han seguido esta similar senda. Por la condensación de estos ideales han luchado durante siglos los valientes hijos de Irlanda ( A los que usted odia profundamente; ya sabemos de su sentimiento favorable al imperialismo anglosajón ), esos tigres celtas que no vacilaron en prestar sus servicios a una patria que consideraban hermana como es España. Por Dios, la Patria y el Rey el noble pueblo heredero del Reino de Nápoles(2) combatió a los masones invasores del Piamonte. Por Dios, la Patria y el Rey peleó el noble pueblo español frente al invasor galo mientras que los suyos, constituidos en minoría conspiradora, intentaban imponer su criterio al modo burgués mientras despreciaban a un pueblo que derramaba generosamente su corajuda sangre. Hasta por la memoria de la Orden de San Luis hubo haitianos de raza negra que se opusieron a los designios revolucionarios de no pocos criollos “ iluminados “. Como Dios, Patria y Rey siguen manteniendo los tradicionalistas de España e Hispanoamérica, y tantos tradicionalistas que pueblan lo que un día fue la Cristiandad y su Herencia. Contra el abstracto cosmopolitismo se alza la Universitas Christiana.






    Vidal, no intente enlazar lo que no se puede. Ya en su España frente al Islam ( Que no es del todo un mal libro ) intenta enlazar al Cid Campeador y a Fernando III el Santo con José María Aznar. En este caso, parece que le ha tocado el turno al nacionalismo “ español “ con Zumalacárregui. Y por ahí sí que la Tradición no pasa. Con todo, parece mostrarse usted algo más riguroso en obras suyas como Las Chekas de Madrid.






    No estamos en la misma trinchera. No seguimos la misma Historia. No seguimos las fallas que ha provocado la inserción de la amoralidad y las consiguientes rupturas de las sociedades del orden que ha posibilitado esta civilización cristiana, como recoge nuestro magisterio, desde San Agustín de Hipona hasta San Pío X y etcétera. Ahora que recuerdo, gusta usted de recordar también a los catalanes que lucharon como buenos españoles, poniendo como ejemplo al Terç de Requetés de Nostra Senyora de Montserrat, que combatió al calor de la enseña de la Corona de Aragón, de la Rojigualda Nacional y de la Cruz de San Andrés. Más de lo mismo D. César....






    Por cierto, ya que ensalza usted tanto y se emparanoia con “ nación “, he de recordarle que Luis de Camoens hablaba de la “ naciones de España “ o Miguel de Cervantes de la “ nación vizcaína “( Esto último lo recordó no hace tiempo mi buen correligionario D. Carlos Ibáñez Quintana, tan vascón como el General Zumalacárregui ). Fernando Serrano Mangas, historiador que hizo un buen libro como La Encrucijada Portuguesa: Esplendor y Quiebra de la Unión Ibérica en las Indias de Castilla ( 1600-1668 ), donde refiere documentos de la época que rezan “ de nación catalán “. Benito Pérez Galdós en los Episodios Nacionales habla de “ país “ al modo geográfico. D. César, no se trabuque usted en sus discusiones bizantinas. El españolito de a pie siempre ha tenido en su conciencia a la patria chica y a la patria grande; que una no existe sin la otra y viceversa; desde el “ Asturias Patria Querida “ hasta la Marcha Real o el Oriamendi. Que “ nación “ viene del latín “ nascere “ y a eso alude, y fue un término que no politizóse hasta el liberalismo. Que la obsesiva “ nación-estado “ nunca ha calado en los pueblos de las Españas y contra eso también se levantó Zumalacárregui, hombre. Que “ nación “, un término más confuso en el Derecho Político hasta la llegada del liberalismo, hace referencia a esa comunidad de origen, a esa comunidad de nacimiento; y patria más a los padres, a los antepasados. Que dentro de la misma Hispania, la nación grande hispánica, a día de hoy existe el Reino de España, la República Portuguesa, Andorra; y el Rosellón, la Cerdaña o la Baja Navarra para la República Francesa....Que los términos se complementan bien y que no hay que ideologizar el discurso hacia un tema que no es tal y como ustedes lo presentan. No es eso Vidal; no es eso. Se puede hablar clarísimamente de nación española, no lo niego. Pero en referencia a nación puede hacerse al Señorío de Vizcaya, al Reino de Sevilla, etcétera. O a la Corona de Castilla y a la Corona de Aragón. Que lo que es incuestionable es España; y lo demás, más o menos “ accesorio “, si se quiere. España como una realidad que se ha hecho en libertad para el Altar y por el Trono. Comunidad de origen y tierra de nuestros antepasados, oiga.






    Sé de buena tinta que puedo ser acusado, cuanto menos, de “ retrógrado “. Y es que claro, usted y los suyos parece que han descubierto la pólvora....Señor Vidal, los ideales de la Revolución no son nada nuevos. Recuerde que Santo Tomás de Aquino era conocedor de la cultura grecolatina, y por ende, de Aristóteles. La Cristiandad recogió lo mejor del mundo clásico, sin intentar vagas reformulaciones que desembocaron en desastres con vocación de exterminio. Ustedes recogen reformulaciones relativas sobre épocas decadentes, como las democracias griegas, que hasta eso falsean. La vuelta de tuerca de ustedes, al calor de muy variadas cosas, desde el incipiente liberalismo hasta los nacionalismos y el marxismo, tienen el mismo tronco: Separar al hombre de su sana Fe y de sus verdaderas raíces. “ La religión de puertas para adentro “, el hombre que se cree un dios. La soberbia legislada que es capaz de eliminar la tradicional res publica por un Estado que gracias a la luz de un supuesto conocimiento proporcionará la felicidad de los hombres y todas esas milongas. Frente a la unidad familiar ustedes han opuesto el divorcio y la legalización del concubinato y cosas semejantes y peores, como pasaba en el mundo pagano. De eso se sirvieron luteranos y calvinistas, los mismos que crearon el absolutismo político ( La figura del “ príncipe-papa “, reiterándonos; desde la resquebrajada Alemania hasta la Inglaterra de los anglicanos; rechazando el principio “ A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César “....) que nosotros combatimos. Frente a las libertades concretas recogidas en los Fueros y defendidas en las Cortes, oponen un trilema abstracto que los masones se sacaron de la manga, como es ese “ libertad, igualdad y fraternidad “ que ni ustedes cumplen, en una sociedad donde el delincuente es el rey y el hombre honrado merece el ostracismo cuando no el derribo. Donde no hay más jerarquía que el sálvese quién pueda en la jungla de las masas, de la incultura y el pelotazo economicista. Claro que eso es producto del “ mal liberalismo “....Porque para liberalismo del bueno ya tenemos a los santísimos Estados Unidos....Los mismos que en su haber han superado en muertes y crueldades al comunismo. Señor Vidal, ni mis correligionarios ni yo queremos volver al pasado. Somos católicos españoles, y por tanto, intentamos ser consecuentes en nuestros propósitos. Somos herederos de la Civilización Cristiana, de la Fe de nuestros padres, de las gestas de nuestros héroes y hasta también de los desengaños y frustraciones. La lucha de España como Patria se reafirmó frente al musulmán y frente al judaico, frente al luterano, al calvinista y frente a la Revolución Liberal; y frente a todos sus productos, como nacionalismos y socialismos varios. No queremos volver al pasado; ( espero que usted tampoco quiera volver a querer matar a Copérnico como quería Lutero; ni que se deje la barba a lo Lincoln y desee el exterminio de los sioux y cosas así que sus camaradas hicieron....¿ O quizá sí ? ) pero sí mantener una esencia, unos valores inmutables, una espiritualidad de mensaje eterno, recordar lo mejor de nuestro pasado para en ese conocimiento ayudar a construir en el presente la construcción de un futuro mejor. Sabemos, recordando a Antonio Aparisi i Guijarro ( Insigne carlista del Reino de Valencia ), que un hombre sin libertad ( ¡ Cuando el español no necesitaba de parlamentos porque tenía funcionando los cuerpos intermedios de la sociedad.....! ) no es hombre sino máquina; y que un hombre sin Dios no es hombre sino bestia. De máquinas y bestias entienden y quieren ustedes demasiado. Ya son varios siglos así. Y creo, con humildad, que no me equivoco. Como creo que no me equivoco si le digo que comparar la Cristiandad con la Revolución es como poner en pie de igualdad al jamón de Jabugo con el McDonalds. O a la tortilla de papas ( Gran invento “ zumalacarreguiano “ ) con la carnuza frita con manteca....De papas comieron las que pudieron los campesinos irlandeses robados cuando no exterminados por sus adorables protestantes; que esa es otra....






    Igual usted seguirá cosechando éxitos mediáticos en una enrabietada COPE; en esta difícil coyuntura histórica que se nos presenta a los españoles; cosa que ustedes aprovechan al modo más utilitarista posible para intentar confundir a la gente en contra de lo que podría ser la defensa de las Españas Católicas. Esto último sería ya demasiado pedir, supongo.... Pero desde luego, no engañará usted porque sí y ya está. La Historia de España no tiene pérdida posible, y usted se pierde adrede. Que no Vidal, que no.









    “ El éxito no es dudoso; un solo es fuerzo y España será libre....”


    “ Dios, Trono, Fueros....”





    Tomás de Zumalacárregui e Imaz.



    General de la Primera Guerra Carlista.



    Vascongado por Dios, Carlos V de España y los Fueros.





    Atentamente, D. Antonio Moreno Ruiz, hijo del Reino de Sevilla por las Españas y la Cristiandad.








    (1) - La Primera Guerra Civil de España. 1821-1823. Historia y Meditación de una Lucha Olvidada, deRafael Gambra Ciudad. Ediciones Nueva Hispanidad---Con el patrocinio de la Fundación Elías de Tejada---( www.nuevahispanidad.com )





    (2) – Otra vez vuelvo a recomendar la obra “ mixta “ Napoli e le Spagne ( Realismo giuridico e Istituzione Ispano-Napoletane: Juan Vallet de Goytisolo-Presentazione; Piero Di Vona-Introduzione; Miguel Ayuso Torres-Il Realismo Giuridico di Elías de Tejada: Fondamenti e Implicazioni; Roberto de Mattei-La Cristianità come eredità e come prospettiva secondo Elías de Tejada; Silvio Vitale-Principi ed istituzioni della civiltá ispano-napoletana nel pensiero di Elías de Tejada; Giovanni Turco-Les libertates e lalibertè nel realismo giusfilosofico di Elías de Tejada; Daniela Capaccio-La storiografia napoletana di età spagnola nella ricostruzione di Elías de Tejada ). Fundación Elías de Tejada. Editoriale Il Giglio ( www.editorialeilgiglio.it )

  2. #2
    Avatar de VonFeuer
    VonFeuer está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    10 nov, 05
    Mensajes
    605
    Post Thanks / Like

    Re: Carta a César Vidal

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Muy buena aportación, aunque fijo se la pasará por el forro, pero ya va siendo hora de darle donde más le duele ha este señor que se cree el guardían de la verdadera España

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Los marranos: ¿víctimas o victimarios de España?
    Por Erasmus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 195
    Último mensaje: 19/02/2021, 16:27
  2. Carta a Margarita Mayoral ( De la COPE )
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 15/05/2006, 21:20
  3. Los Masones, de César Vidal
    Por Sant Marti en el foro Literatura
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 10/09/2005, 19:17
  4. Carta de principios del Movimento Tradicionalista Gáucho-Brasil
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 01/08/2005, 18:22

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •