Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 9 de 9
Honores9Víctor
  • 4 Mensaje de Rodrigo
  • 2 Mensaje de Valmadian
  • 1 Mensaje de Michael
  • 1 Mensaje de Hyeronimus
  • 1 Mensaje de Rodrigo

Tema: D. Antonio Aparisi y Guijarro

  1. #1
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,193
    Post Thanks / Like

    D. Antonio Aparisi y Guijarro

    Antonio Aparisi y Guijarro


    ANTONIO APARISI Y GUIJARRO.

    El desconocido, que es Aparisi y Guijarro, aunque casi todos lo conozcamos de oídas, fue un hombre leal y sincero, a quien la fidelidad para con sus creencias religiosas y políticas le llevó, poco a poco, casi sin que se diera cuenta, al carlismo. Abogado en Valencia, donde había nacido el 29 de marzo de 1815, marchó a Madrid a los cuarenta y tres años representando, como diputado a Cortes, el distrito de Serranos, y poco después tuvo que trasladar definitivamente su residencia a la capital del reino. Nunca dejó de considerarse, sin embargo, un valenciano que vivía en Madrid de forma accidental y extraordinaria; por eso era constante su recuerdo y su defensa de los intereses de aquella región.


    Fue en la crisis de la conciencia nacional que se produjo en España en los años anteriores a la revolución de 1868 cuando Aparisi descubrió en el «arca santa» del carlismo el único refugio de salvación frente al diluvio que se avecinaba, y que había profetizado el genio histórico y político de Donoso. Según esto «no vino a la Tradición por vías del nacimiento, sino tras un lento y penoso caminar de anhelante peregrino afanoso de verdad. Llega al carlismo en el sexto decenio de su vida, cuando ya las canas arrebolan su frente y cuando en la naturaleza el reposo excede a los desenfrenos del impulso. El carlismo no es para él la intuición brillante de los verdes años juveniles, sino la madura conclusión deducida de una meditación sosegada» (Francico Elías de Tejada, Prólogo a la Antología de Antonio Aparisi y Guijarro, colección Covadonga, Editorial Tradicionalista, Madrid 1951, p. 7). En París conoció a Carlos VII, y en él creyó encontrar el monarca que España necesitaba para poner en orden la sociedad y el Estado. Nombrado Consejero Real, sostuvo conversaciones con los representantes de la destronada Isabel para unir las dos ramas, y a su pluma se deben algunos documentos firmados por el Rey, como la carta- manifiesto dirigida al infante don Alfonso Carlos. De Aparisi dice Pirala que “escribió con acierto y aconsejó con oportunidad”. Su relación con don Carlos y doña Margarita fueron más que cordiales, familiares, lo que no impidió que, atendiendo al respeto y debido servicio a la verdad con que el carlismo habla siempre a su Señor, le recordara en la última carta que le escribió, a qué le obligaban los derechos que reivindicaba: «hoy no se trata simplemente de tener una corona: que eso debe valer poco para V. M.; no se trata solamente de la suerte de nuestros hijos, por ejemplo, aunque eso debe valer algo más para nosotros; se trata de que España sea o no sea”, y aun le añadía: “el rey no lo puede todo; el rey nada grave debe hacer sin gran consejo… Ponga el rey su gloria donde debe ponerla, en ser el primer caballero, el hombre más honrado, el más recto y el que debe buscar para aconsejarse de ellos, a los hombres más rectos, más honrados y más caballeros. Ponga su gloria en ser más sabio que todos, porque, aun dando de gracia que se hubiese criado en el pueblo que había de regir y llegado a edad madura estudiando hombres y cosas, aun habría, no algunos, sino quizá muchos, que supiesen más que él».


    Gran orador parlamentario y forense, uno de sus mayores admiradores lo tuvo en el propio Castelar,
    lejano pariente de su madre. Fue llamado en el mismo año 1866, con la sola diferencia de un mes, al seno de las Reales Academias de la Lengua y de Ciencias Morales y Políticas, pero no pudo, igual que le ocurrió a Balmes, leer sus discursos de ingreso, ya que antes lo arrebató del mundo la muerte, de una forma ciertamente trágica. Murió ―el 5 de noviembre de 1872― en el interior de un coche cuando, en compañía de su buen e inseparable amigo Gabino Tejado, se dirigía al Teatro Real para asistir a una representación de ópera, ya que su gran pasión era la música. Aparisi, que tanto había trabajado por una reconciliación nacional, por la unión de todos los españoles bajo las ideas de Dios, Patria y Monarquía, tuvo tiempo de decir antes de expirar: «el odio nos ha vuelto locos». Cuando murió, la revolución, favorecida por la división de los católicos, había hecho su obra. El cuerpo del pensador tradicionalista tuvo que reposar lejos del hogar familiar, en un hospital público, que oficialmente dependía de la Monarquía progresista ―extraña forma de Monarquía― de don Amadeo de Saboya. Antonio Aparisi Guijarro, En defensa de la Libertad, S. Galindo Herrero (ed.), Rialp, Madrid 1957, Int. pp. 19-22


    Obras de Aparisi y Guijarro para descargar:


    El Rey de España (1869):
    http://www.carlismo.es/librosElectro...iReyEspana.pdf

    La cuestión dinástica (1869):

    La cuestión dinástica - Antonio Aparisi y Guijarro - Google Libros

    Defensa del señor Don José Toral:

    Defensa del Señor Don José Toral: (en la causa de supuesto plagio de bozales ... - Antonio Aparisi y Guijarro - Google Libros

    Discursos en Cortes (1858 - 1859):

    http://www.carlismo.es/librosElectro...ursoCortes.pdf
    Estos discursos, pronunciados durante los años 1858 y 59, son anteriores a la adscripción de Aparisi al carlismo militante, que se produjo en 1869.

    Obras completas:
    Biblioteca Valenciana Digital > Obras de D. Antonio Aparisi y Guijarro

    - Artículos:

    Esbozo de una constitución de la monarquía católica y tradicional:

    Esbozo de una constitución de la monarquía católica y tradicional

    Discurso apoyando una enmienda al proyecto de contestación al de la corona (1865):
    Discurso apoyando una enmienda al proyecto de contestación al de la corona


    Poema La Batalla de Bailén (1850):

    http://books.google.es/books?id=ULnt...page&q&f=false
    Última edición por Rodrigo; 25/06/2013 a las 21:25
    Valmadian, Hyeronimus, Mefistofeles y 1 otros dieron el Víctor.
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

  2. #2
    Valderrábano está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    26 abr, 13
    Mensajes
    325
    Post Thanks / Like

    Re: D. Antonio Aparisi y Guijarro

    Coff, coff, coff.....

    Estoy sacudiéndole el polvo y sacando las telarañas a estos libros...

  3. #3
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    9,854
    Post Thanks / Like

    Re: D. Antonio Aparisi y Guijarro

    Cita Iniciado por Valderrábano Ver mensaje
    Coff, coff, coff.....

    Estoy sacudiéndole el polvo y sacando las telarañas a estos libros...
    Y si después de quitarles el polvo los leyese, sería usted más "sabio". Por cierto, ¿ha tomado usted conciencia de en qué Foro está? De todas formas, quienes desprecian los libros a mi me producen cierto prurito, ¿sería usted capaz de escribir uno sólo basado en datos serios, contrastados, coherentemente argumentados, con base suficiente para la discusión, etc., etc.,? Creo que no y, en cambio, con Aparisi y Guijarro está usted delante de un maestro, así que más respeto.
    Hyeronimus y Mefistofeles dieron el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  4. #4
    Avatar de Mefistofeles
    Mefistofeles está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 oct, 09
    Mensajes
    923
    Post Thanks / Like

    Re: D. Antonio Aparisi y Guijarro

    Debiera usted guardar más respeto a los demás participantes del foro.
    TU REGERE IMPERIO FLUCTUS HISPANE MEMENTO

    El Rincón de Don Rodrigo

  5. #5
    Avatar de Adriano
    Adriano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    05 mar, 13
    Mensajes
    561
    Post Thanks / Like

    Re: D. Antonio Aparisi y Guijarro

    Cita Iniciado por Valderrábano Ver mensaje
    Coff, coff, coff.....

    Estoy sacudiéndole el polvo y sacando las telarañas a estos libros...
    Yo admito que no he leído ninguno de ellos. Por tu comentario crítico deduzco que tú si que los has leído (porque de lo contrario supongo que no te burlarías de ellos sin saber cómo son) así que te ruego que me expliques de qué temas tratan, por qué no te gustan y por qué no me recomendarías que lea ninguno. Si eres tan amable, claro.

  6. #6
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: D. Antonio Aparisi y Guijarro

    Cita Iniciado por Valderrábano Ver mensaje
    Coff, coff, coff.....
    Estoy sacudiéndole el polvo y sacando las telarañas a estos libros...
    ¡Qué bien ejerce usted el papel de chocarrero!, pero debería usted guardar un poco mas de respeto aunque solo fuera por mera cortesía. ¡Qué atrevida es la ignorancia! (y en ocasiones, qué chusca...)
    Última edición por jasarhez; 26/06/2013 a las 17:17

  7. #7
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,888
    Post Thanks / Like

    Re: D. Antonio Aparisi y Guijarro

    Esbozo de una constitución de la monarquía católica y tradicional


    Escrito por Antonio Aparisi y Guijarro | |




    Las dos primeras leyes fundamentales de España son éstas: 1ª, la Religión Católica Apostólica Romana es la religión del Estado; 2ª, el rey reina y gobierna conforme a las leyes, y con intervención, en ciertos casos, del Reino junto en Cortes.

    No hay derechos ilegislables; pero sí principios que la ley humana debe respetar como derivados de una superior. Por tanto, según las antiguas de España, y fueros y costumbres, un hombre no puede ser privado de su libertad, ni allanada su casa, sino en los casos y con las formalidades fijadas en la ley; ni procesado y sentenciado sino por tribunal a quien competa en virtud de leyes anteriores al delito, y en la forma prescrita; ni desposeído de su propiedad, sino por causa de necesidad pública y previa indemnización. Debe serle, además, administrada gratuitamente justicia si es pobre, "por amor de Dios", según reza una ley de Partidas; y según de varias se desprende, no se le debe impedir que se reúna o se asocie con otros hombres para fines que la moral cristiana y el bien público no reprueben.

    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal. Las cuestiones mixtas se arreglan por medio de Concordatos.

    Sabiendo y no olvidando que el siglo XIX no es el siglo XVI, España está resuelta a conservar a todo trance la unidad católica símbolo de nuestras glorias, espíritu de nuestras leyes, bendito lazo de unión entre todos los españoles.

    Cosas funestas, en medio de tempestades revolucionarias, han pasado en España; pero sobre esas cosas que pasaron hay Concordatos, que se debe profundamente acatar y religiosamente cumplir.
    Comprendiendo que si ha de llenar cumplidamente su misión divina, la Iglesia debe ser libre, pensará probablemente el duque de Madrid en celebrar con la Santa Sede otro concordato en el que, librándose a la Iglesia de regalías humillantes u opresoras, se fije al clero una dotación decorosa; habida consideración al triste estado de la Hacienda de España: dotación que para que sea en lo posible independiente, se puede capitalizar y entregarse en títulos de la Deuda. Se habrá de tratar asimismo en el concordato hacedero, entre otras cosas, acerca de los que vivan en España fuera de la Santa comunión de la Iglesia Católica.

    En las ciudades o pueblos de España donde fuere menester habrá cementerios, a fin de que los que murieren fuera de esa Santa comunión puedan recibir decorosa sepultura, bien que sin externos signos de culto religioso.

    Un rey católico está obligado a dispensar a la Iglesia la protección necesaria para que pueda ésta cumplir los altos fines que le están encomendados; y no ha de consentir jamás que se ultraje, ofenda ni aun se discuta contra el dogma, la enseñanza y las instituciones del Catolicismo, que es la verdad. Los antiguos dijeron: cosa grave no debe hacer el rey sin oír antes a su Consejo; y hay cosas que no puede hacer sin el concurso del reino.

    El Consejo estará compuesto de los varones más eminentes del reino, elegidos por el rey, y dividido en tantas secciones cuantos fueren los ministerios.

    Entenderá en la redacción de las leyes; será consultado en los asuntos graves gubernativos; dará su parecer en los expedientes para separación de empleados.

    Los consejeros no podrán ser removidos sin previo informe del Tribunal Supremo de Justicia
    Los magistrados del Tribunal Supremo de justicia son inamovibles.

    El reino se dividirá en provincias, que no excederán de 20, Las provincias, en distritos.

    El padre de familia, o el cabeza de casa, sin tacha legal, tienen voto para nombrar Ayuntamiento. Este será elegido en sus dos terceras partes directamente. Los electos designarán a su vez la tercera restante.

    Para ser concejal se necesita pagar la cuota de contribución que la ley designe, pues quien no puede vivir de lo suyo mal podrá cuidar de lo ajeno.

    Por razones de orden público que fácilmente se comprenden, el rey podrá en cada distrito nombrar un corregidor, que además de las atribuciones propias del cargo, tendrá las facultades judiciales que le señalen las leyes y entenderá en la estadística de los pueblos que componen el distrito.
    Los Ayuntamientos de los pueblos que componen cada distrito nombran un diputado de provincia.
    Para ser elegido diputado se necesita pagar la cuota de contribución que la ley designe. Sin pagar ninguna podrá serlo, si el distrito le acude con una pensión, que se fijará, y habrá de depositarse por anualidad anticipada, en poder del presidente de la Diputación

    Son individuos natos de la misma: un prebendado y un cura párroco de la capital, que el pueblo designe; el rector de la Universidad; el decano del Colegio de Abogados; los presidentes del de Medicina, Academia de Nobles Artes y Sociedad de Amigos del País, y los dos primeros contribuyentes en la provincia de la agrícola y de la industrial.

    La Diputación de la provincia es presidida por un gobernador general, que nombra el rey.

    La antigua España nunca fue amiga de una centralización exagerada; ni conviene que la sangre se agolpe al corazón, sino que debidamente se distribuya por todos los miembros. Considerando lo cual, y que si de lejos puede gobernarse justamente, sólo de cerca se administra bien, el Ayuntamiento y la Diputación estarán revestidos de amplias facultades para entender en cuanto concierna al fomento moral y material del pueblo y de la provincia.

    Todos los años se constituirá por suerte en cada pueblo una junta de contribuyentes para el solo y exclusivo objeto de recibir cuentas al Ayuntamiento de las cantidades que haya recaudado e invertido en el año; otra en cada capital de provincia, que tomará las de la Diputación. El Tribunal Mayor de Cuentas, inamovible de derecho, juntamente con un número igual de diputados a Cortes, examinará las del Gobierno. Cuidan algunos de saber qué es lo que se recauda; conviene aún más averiguar cómo y en qué se gasta. En este punto no hay diligencia sobrada, ni publicidad excesiva.
    Meditando los manifiestos del duque de Madrid se comprende cuál es su pensamiento en punto a lo que deben ser y a lo que deben representar las Cortes; mas yo al menos no lo conozco, en punto a cómo se han de formar o elegir.

    Confieso que es natural que todo hombre honrado y pacífico tiemble al solo pensar en elecciones para Cortes. Las elecciones han sido la fiebre pútrida del país. Se puede, sin embargo, esperar que, desterrado el parlamentarismo, pierdan su influjo pernicioso. De todos modos, puesto que ha de haber Cortes, hay que elegir; y elegir libremente, sin influjo moral o inmoral. El sufragio universal y el censo son mentira; si fuesen verdad constituirían el monopolio de la riqueza. ¿Cómo se elegirá, pues, para que resulten en las Cortes verdaderamente representadas todas las fuerzas sociales de España? Me atrevo, no sin temor, a proponer un medio, mejor sin linaje de duda que los hasta hoy conocidos. Ahora, si es bueno, lo dirán los hombres de ciencia y de conciencia; y con más autoridad que ellos, la experiencia.

    Serán trescientos los diputados. Los padres o cabezas de casa sin tacha legal eligen 100 por distrito y por medio de compromisarios. Los propietarios que paguen más de 6.000 reales de contribución, y los comerciantes y los industriales que figuren en las dos primeras cuotas eligen 100, por grandes circunscripciones y por medio de compromisarios. Designa el rey los 100 restantes; 60 entre los grandes de España y títulos de Castilla, arzobispos y obispos, capitanes y tenientes generales; 40 entre las personas propuestas como las más dignas por los Tribunales Supremos v Consejos, los Cabildos y Universidades y Corporaciones científicas, artísticas o literarias, Sociedades de Amigos del País, etc.

    Se necesita para ser diputado: pagar la cuota de contribución que la ley señale. Sin pagar ninguna podrá serlo si el distrito o la provincia le acuden con una pensión que se fijará y habrá de depositarse por anualidad anticipada en poder del presidente de las Cortes.

    Ningún diputado, durante el tiempo de su mandato, podrá admitir empleo, grado, honores ni condecoraciones.

    Las Cortes se reúnen todos los años, si hay que tratar de negocios para los que se necesita su intervención; y aun cuando no los hubiere, una vez al menos cada dos años, y además cuando el rey lo juzgare conveniente. El rey, en todos los ca sos, determinará el tiempo y lugar en que hayan de reunirse.

    Las Cortes exponen al rey las necesidades de los pueblos; le dirigen peticiones, votan los impuestos e intervienen en la formación de las leyes.

    El presupuesto de los gastos generales del Estado, determinado una vez, será fijo. Sólo se discutirán sus alteraciones. El derecho de petición lo ejercerán por escrito las Cortes. El rey accede o no, después de oído su Consejo.

    Si accede y fuese una ley lo pedido, el Consejo la redacta y las Cortes la discuten. El rey sanciona o no, después de oído nuevamente el Consejo.

    Los proyectos de ley que en nombre del monarca presente su Gobierno a las Cortes, para oír sobre ellos su parecer, y obtener su consentimiento o aprobación, deberán asimismo estar formuladas o previamente examinados por el Consejo.

    De esta suerte es de esperar que tengamos Cortes a la española, y no como hasta aquí, a la francesa; que nuestros diputados dejen de ser pequeños y ridículos soberanos, que van a disputarse encarnizadamente el mando, los honores y las riquezas, en un campo donde hay -¡qué vergüenza!- cuestiones libres y cuestiones no libres; donde se corrompe y se es corrompido; donde se abdica la conciencia en los ministros y en las jefes de las oposiciones, y sean lo que deben ser, verdaderos procuradores de los pueblos, que denuncian sus quejas, exponen sus necesidades, otorgan o no los nuevos tributos e intervienen debidamente en la formación o en el examen de las leyes reguladoras de la vida civil y económica de los pueblos.

    Esta es la España antigua libre; lo que hemos visto es la España afrancesada; corruptora y corrompida.

    Contra las autoridades y personas que ejerciendo o habiendo ejercido cargos públicas hubieran infringido o infringieran las leyes, se dará acción popular en la forma que la ley de responsabilidad determine.

    Todo español, pues, podrá defender por si el derecho de los españoles.

    Los tribunales de justicia deben ser los principales guardadores de la libertad verdadera.
    Habrá en cada Audiencia un magistrado, que dos veces al año visite, sin previo aviso, y examine los juzgados inferiores; oiga quejas; averigüe abusos que se cometan, principalmente contra las pobres o desvalidos. El expediente que forme pasará al fiscal, por si procede reclamar en su vista.
    Todos los españoles pueden imprimir y publicar sus ideas, guardando el respeto que se debe a las bases sobre que se asienta la sociedad española, y a la honra privada y al público decoro.
    Separada la administración de la política, hecha una buena ley de empleados y sobre todo observada fielmente, puede atajarse la empleomanía, peste de nuestro tiempo,

    El ingreso a los empleos se ha de conceder a la inteligencia y a la probidad, previa oposición o examen; a la antigüedad, tres cuartas partes de los ascensos; sólo la restante podrá darse al merecimiento o al servicio extraordinario.

    Ante todo hay que prever los expedientes de los cesantes, para proveer los empleos de la nación en los más dignos. Podrá por justa causa y por limitado tiempo suspenderse al empleado; mas no separarle del empleo; sino previo expediente en que se defienda y oído el Consejo.

    El separado del empleo no tiene derecho a cesantía.

    Todos los nombramientos y ascensos se publicarán en la Gaceta.

    Todos los españoles pueden denunciar ante el Consejo del rey cualquier abuso que se cometa en la concesión del empleo o del ascenso. El Consejo examinará el caso, y si hallase que se ha faltado a las leyes, lo hará presente al rey para el remedio y corrección oportuna.

    El padre de familia educa e instruye en las universidades del reino o en colegios públicos o privados o en su casa a sus hijos.

    El Estado expedirá todos los títulos profesionales del orden civil, previo examen ante los tribunales competentes de cada facultad o profesión respectiva.

    En todos los pueblos habrá escuela gratuita de primeras letras; en todas las capitales de provincia, escuelas especiales de agricultura e industria.

    A los hijos de los pobres que muestren, en examen riguroso ante un tribunal respetable, estar dotados de disposición muy aventajada, se les deberá proporcionar medios, si bien modestísimos, bastantes para que puedan seguir los estudios superiores, y llegar, como en los tiempos antiguos, a las más altas dignidades, e influir en la dirección de la sociedad española.

    Estos pobres, señalados, digámoslo así, por el dedo de Dios, son los hijos adoptivos de la patria.
    Se procurará restablecer en todas las parroquias, como la había en muchas en los tiempos pasados, la caritativa y sublime institución de "Padres de huérfanos y de pobres".

    Además del hospital general que hay en cada capital de provincia, habrá en las cabezas de distrito hospicios donde se recojan y auxilie a los enfermos, que no necesiten para su curación de los auxilios de aquél; en una casa de asilo donde se reciba y eduque a los expósitos y dé amparo a los pobres, que no teniendo familia obligada por la ley a mantenerlos, estén absolutamente imposibilitados de trabajar. Al que lo esté, sin embargo, y sea honrado, no se le puede recluir contra su voluntad en la casa. Sería contra derecho.

    La enseñanza, así como la caridad pública, están baja la dirección eminente de la Iglesia y a cargo de la administración provincial y municipal.

    No hay derecho al trabajo; pero está mal organizado el país en que falta al pobre; no debe faltar en España.

    Debe darse, y aplicarse rigurosamente, una ley contra vagos de mal vivir, restablecer las antiguas sobre el uso de armas prohibidas y organizar convenientemente una guardia rural, si es que no puede aumentarse hasta donde fuese necesario la civil, para que proteja los frutos del campo y a las personas que en él viven. Por lo cual es de esperar que, ganando mucho la moralidad, prospere grandemente la agricultura, fuente principal en nuestro país de la pública riqueza.

    Tan pronto como sea posible, aun a costa de los mayores sacrificios, se mejorará nuestro sistema penitenciario. En las cárceles, seguridad, separación de presos, según los delitos de que estén acusados, y trabajo voluntario en provecho del encarcelado. En los presidios, seguridad, trabajo obligatorio en beneficio del Estado y del reo y aislamiento y silencio en cuanto sea posible y humano. Es de esperar que la Iglesia, siempre santa y fecunda, así como ha dado hermanas de la caridad para asistir en los hospitales a los enfermos del cuerpo, dará hermanos de la caridad, cautivos voluntarios, que asistan en los presidios a los enfermos del alma.

    Se creará en la Orden de Beneficencia una condecoración especial y suprema, que como recompensa nacional, previo el dictamen de altos cuerpos consultivos del Estado, se conceda al que construya o dote a sus expensas algún establecimiento en favor de los pobres, como un hospicio; o que mejore la condición de los presos, como una cárcel modelo; u otra obra análoga y de gran importancia, que favorezca grandemente los intereses morales o materiales del país.

    Se fomentará la creación de Bancos agrícolas y se restablecerán los antiguos Pósitos, para matar la usura, gusano roedor de nuestra clase agricultora.

    Se hará en favor de las Compañías que abran canales de riego, tanto como se ha hecho, pero con mayor discernimiento, en favor de las Compañías de ferrocarriles.

    Se declarará libre la introducción de máquinas agrícolas y la de primeras materias y ayudará el Estado a las empresas que acerquen los carbones y los hierras a los distritos industriales.
    La agricultura y la industria, además, deberán ser favorecidas con derechos protectores; mas un Gobierno previsor necesita para otorgarles la protección conveniente de gran estadio, prudencia y tino, puesto que si no se deben exponer productos en que libran la subsistencia millares de españoles a una competencia que les sería mortal, también hay que buscar nuevos mercados para otros, que por el bajo precio que hoy logran en algunas provincias compensan, a duras penas, los gastos del cultivo y la carga de los tributos.

    Progresar protegiendo es la fórmula del duque de Madrid. Donde haya grandes centros fabriles o industriales se crearán juntas nombradas por las autoridades civil, eclesiástica y popular, que oigan las quejas de los fabricantes y operarios y procuren su avenencia, dando de ello cuenta al Gobierno, el cual intervendrá sólo para impedir o evitar abusos posibles en daño singularmente de mujeres y niños y trabajadores, y a fin de que se observen rigurosamente los días festivos que consagra la Iglesia al servicio de Dios y al natural y necesario descanso del hombre.

    Grandes y radicales economías hay que hacer en España, comenzando por la Casa Real.
    Se reducirá el presupuesto de ésta en una mitad, al menos, del que antes disfrutaba.

    Pueden suprimirse, sin daño del servicio público, los ministerios de Marina, Ultramar y Fomento. Los ramos de éstos pasarán a Guerra, Gobernación y Gracia y justicia.

    Las Direcciones militares, hoy separadas del Ministerio de la Guerra, serán Negociados del mismo.
    Empleados, los estrictamente necesarios, pero bien dotados. Las provincias en que hoy se divide España se reducirán a veinte, administradas por gobernadores generales, cargo que, realzándolo mucha, es posible que sea desempeñado digna y gratuitamente por las personas más distinguidas del país.

    Con la benemérita Guardia civil y con la rural, bien organizada, España necesita sólo un ejército de 35 a 40.000 hombres, Mucho se le debe honrar, puesto que de él, en buena parte, se fía la paz de nuestras hogares y principalmente nuestro honor ante el mundo. Si se le hace justicia; si sólo se dan los ascensos a la antigüedad o al mérito sobresaliente, con sujeción a un plan fijo y religiosamente observado; si es el rey el primer soldado, como es el primer caballero del reino, y si la patria asiste generosa a los que se inutilizan, o por años o por heridas, en su servicio, el soldado de mar y tierra español volverá a ser, como en los tiempos gloriosos de nuestra monarquía, modelo y admiración a todos los del mundo y no se repetirán los tristes sucesos que, empañando sus glorias inmortales, han puesto más de una vez en grave peligro la sociedad española.

    No se debe ofrecer lo que no se tenga seguridad de cumplir; mas cabe esperar que reducido el ejército activo a 35.000 hombres y no excediendo, por tanto, el contingente anual de 8.000, se pueden suprimir las quintas, encontrando las diputaciones de provincia el número de voluntarios suficiente. Esto se facilita si además de ofrecerles una suma razonable, a que todos debemos contribuir, como se usó en la Corona de Aragón, se mejora todavía la condición del soldado, creándose en todos los cuerpos escuelas para instruirles y fijándose por ley qué empleos o destinos análogos se han de reservar con preferencia a los distinguidos en carrera militar, o con qué recompensas ha de acudir la patria a los inutilizados en el servicio. Si no se encontrare número bastante de voluntarios se habría de quintar; mas en favor del joven a quien tocase la suerte se depositaría una suma, que con la de sus intereses se le entregase al terminar honrosamente y sin nota del servicio. Ley moral, que haría al fin de la milicia una carrera; que mejoraría al joven a quien por algunos años apartaba del taller o del campo y que podía convertir a algunos proletarios en pequeños propietarios.

    Jamás cederá ni abandonará España sus provincias de Ultramar, joyas preciadas de su Corona. Esas provincias son hermanas de las de la Península; sus leyes, en cuanto sea dable, se asimilarán a las del resto de la Monarquía, con las modificaciones que exijan sus intereses y costumbres especiales; pero hay que abolir para un plazo fijo la esclavitud, por medidas prudentes que procuren, salvando los sagrados derechos de la libertad del hombre, no comprometer la seguridad de las islas y lastimar lo menos posible intereses creados al amparo de las leyes. Todo ello no obsta para que se vaya lentamente preparando la emancipación de las provincias de Ultramar, con la mira de fundar en el porvenir un protectorado, que ligando perpetuamente con el vínculo del amor aquellas provincias a la madre patria, nos libre del recelo de perderlas, predisponga la extensión del protectorado a todas las repúblicas hispano americanas y nos facilite más fuerzas y proporcione mayor holgura para atender a los dos grandes intereses permanentes de nuestra política exterior, que son: "la unión pacífica y gradual de Portugal a España y la realización sobre las costas africanas del alto pensamiento del cardenal Cisneros y de Isabel la Católica".

    Esbozo de una constitución de la monarquía católica y tradicional
    Valmadian dio el Víctor.
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  8. #8
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,245
    Post Thanks / Like

    Re: D. Antonio Aparisi y Guijarro

    EN EL BICENTENARIO DE APARISI Y GUIJARRO

    APARISI Y GUIJARRO
    Carlos Flores Juberías
    ABC 25/03/15 Ed. Comunidad Valenciana
    Se sorprenderían si les dijera que Pablo Iglesias revolucionó anoche el debate de La Sexta diciendo que «el parlamentarismo no es más que una farsa, que cuesta mucho, divierte poco, y corrompe muchísimo»? ¿Y que Albert Rivera ha señalado en una reciente rueda de prensa: «¿Hay elecciones? Las quiero libres. ¿Ha de haber diputados? Los quiero de todo punto independientes. ¿Tenemos diputados de todo punto independientes? Pues yo los quiero incorruptibles»?
    ¿Les extrañaría que Esperanza Aguirre hubiera propuesto imitar a los ingleses «en una cosa, en una sola: en respetar la memoria de nuestros padres… siglo que quiera que los venideros le respeten, respete a los pasados»? ¿O que en defensa de su nueva Ley de Señas de Identidad Alberto Fabra hubiera declarado que «Valencia sin sus tradiciones sería como un pueblo salido del hospicio»?
    ¿Me creerían si les dijera que un militante de Podemos decepcionado con sus líderes acaba de escribir anónimamente en un foro de internet que «en las revoluciones solo hay dos clases de gentes: los que las hacen y los que las explotan»? ¿Y que el Papa Francisco acaba de escribir en su primera encíclica que: «Cuando el Hombre-Dios nos dijo ‘sed buenos’, nos dijo ‘sed libres’. Por eso tenemos hasta la obligación de ser libres los cristianos. ¿No nos creó Dios en su semejanza? Pues Dios no pudo querer que besáramos como siervos el pie de un déspota o adulásemos como siervos la ira del populacho»?
    Pues si así fuera, no les podría tachar de disparatados, pero a pesar de ello se equivocarían de plano. Porque el autor de esas reflexiones –unas clarividentes, otras osadas, todas profundas– hace mucho que duerme el sueño de los justos. Se llamaba Antonio Aparisi y Guijarro, y era hijo de esta tierra. Fue diputado y senador, jurisconsulto y poeta, dramaturgo y orador. Siguió a su Rey hasta el exilio y, de vuelta en España, murió en el mismísimo hemiciclo parlamentario. Y si en este país no tuviéramos a la vez la izquierda mas revanchista y la derecha mas acomplejada de Europa, a buen seguro habría sido objeto de un homenaje, hoy –este domingo– que se cumplen los doscientos años de su nacimiento.

    Carlistas, historia y cultura
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.

  9. #9
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,193
    Post Thanks / Like

    Re: D. Antonio Aparisi y Guijarro

    Libros antiguos y de colección en IberLibro

    La Iglesia ha hecho España
    Posted: 17 Apr 2015 03:15 PM PDT
    La Iglesia ha hecho esta Europa, y por eso es la primera sobre todas las partes del mundo, y se levanta sobre todas como el cielo sobre la tierra: la Iglesia ha hecho esta España, y por eso España es el pueblo que más grandes cosas y maravillas ha obrado debajo del cielo.

    La Iglesia conquistó el mundo derramando solamente su sangre; envió sus solitarios a la Tebaida para protestar contra las infamias de la Roma antigua; envió sus monjes a la cumbre de las montañas para salvar de la inundación de los bárbaros cuanto se sabía en el mundo antiguo y trasmitirlo al mundo nuevo; creó las órdenes militares y tornó a salvar la Europa en las llanuras de África, y después en las aguas de Lepanto.

    La Iglesia fue la que al mismo tiempo levantaba el templo delante del castillo feudal, para que naciera a su sombra y floreciera el municipio. La Iglesia fue quien hizo posibles las asociaciones que resisten a la tiranía, dando a cada una de ellas un Santo; ella la que animó a nuestros padres en Covadonga; la que acompañó a nuestros padres en Granada; la que conquistó con nuestros padres un Mundo Nuevo; la que alentó a nuestros padres, en fin, y les dio valor bastante para que se levantasen y combatiesen y derribasen a Napoleón el Grande en medio de su comitiva de Reyes. Donde está la Iglesia pues, allí estamos nosotros.

    Antonio Aparisi y Guijarro

    Discurso completo de Aparisi y Guijarro en las Cortes (1865)
    Hyeronimus dio el Víctor.
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 1
    Último mensaje: 09/06/2006, 15:42
  2. Respuestas: 0
    Último mensaje: 19/12/2005, 13:22
  3. Ciao Antonio
    Por Ordóñez en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 24/10/2005, 18:52
  4. Cartas de Carlos VII transcritas por Aparisi y Guijarro
    Por Ordóñez en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 10/10/2005, 17:12
  5. Esbozo de una constitución de la monarquía católica y tradicional-Aparisi y Guijarro
    Por Ordóñez en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 10/10/2005, 17:10

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •