Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 8 de 8

Tema: Mons. Asenjo prohíbe al padre Santiago González escribir y publicar homilías

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,837
    Post Thanks / Like

    Mons. Asenjo prohíbe al padre Santiago González escribir y publicar homilías


    Monseñor Ajenjo, arzobispo de Sevilla


    Mons. Asenjo prohíbe al padre Santiago González escribir y publicar homilías

    Estimados lectores, siento comunicarles que Mons. Asenjo, Arzobispo de Sevilla, ha prohibido al padre Santiago González escribir e incluso publicar homilías como represalia “por ser el fundador de esta web”.


    Esto no es más que el colofón de una larga persecución que empezó el año pasado, durante el cual Mons. Asenjo presionó por multiples vías al padre Santiago para que dejara infovaticana, web que también considera “demasiado crítica”. Como consecuencia de esa presión tuvo que dejar el portal, con el cual no había discrepancia ni problema alguno, y se decidió fundar esta web. Sin duda Dios escribe recto con renglones torcidos, pues pensando acabar con la actividad en la red del padre Santiago, y dañar de paso a infovaticana, se terminó creando, por su “culpa”, esta web que ha resultado un éxito.




    Es de destacar que unos días antes, el pasado 11 de enero, el periódico Diario de Sevilla, edición impresa, el periodista de información religiosa Carlos Navarro publicaba la siguiente información: “ojo con el portal adelantelafe.com, donde colabora algún sacerdote de estos lares. Parece que el tono del portal no gusta nada en Roma al ser muy crítico con el rumbo que el Papa Francisco quiere imprimir a la Iglesia. Por este motivo (y algún otro que se comenta en voz bajísima) se han tomado ya algunas medidas, aunque oficiosas y maquilladas”. Así que parece claro el motivo y origen de lo que hoy vemos.


    Es un hecho lamentable, acorde con la política actual de persecución de todo lo que huela a tradicional, pues mientras que Asenjo se muestra extremadamente eficiente para acallar voces críticas tradicionales, marginándolas a las periferias de la diócesis, mientras posiciona a elementos progres en puestos de altura y el seminario, se muestra extremadamente complaciente y pasivo con el lado contrario, así, por sólo poner un ejemplo de miles que podría poner, mientras parece molestarle lo que aquí se dice y actúa, no parece tener inconveniente en que en librerías religiosas de su diócesis se vendan libros de Pagola, Küng y todo tipo de herejes que atentan contra la doctrina católica. ¿En serio Monseñor le parece que lo que escribe el padre Santiago merece una acción directa y no lo que allí se vende y usted permite?


    Si bien personalmente no comparto tal medida, de la cual dudo de su legalidad, licitud y decencia, el padre Santiago la va a acatar. Esto no quita para que desde esta web tengamos libertad de reproducir los cientos de artículos y homilías ya publicadas tantas veces como queramos.


    A los lectores un mensaje de tranquilidad, pues no van a terminar con esta web, sino muy al contrario nos da nuevos motivos para continuar denunciando lo que ocurre… le guste o no a Monseñor Asenjo.


    Ladrán, luego cabalgamos.


    Les ofrezco a continuación el correo que el padre Santiago me ha remitido y, con su autorización, se publica para conocimiento de todos los lectores.


    Miguel Ángel Yáñez


    Director de Adelantelafe.com




    Estimado amigo: Sirva este correo de prueba formal para mi solicitud.






    Tras mi última audiencia privada con el Arzobispo de Sevilla, a quien debo obediencia por el Sacramento del Orden, se me ha pedido, verbal y expresamente, que deje de escribir en todo ámbito de prensa escrita o digital. Lo cual incluye no sólo al portal “Adelante la Fe” (que fundé como Blog personal el 29 de Agosto de 2013 y que dejé de dirigir cuando el blog se convirtió en página web participada por varios sacerdotes y un Obispo) sino a cualquier otro portal, blog o medio informativo. La contundencia de ese pedido (prohibición) me hace suponer que tiene carácter indefinido (o sea durante el resto de su pontificado). Con independencia de mi parecer personal, y en virtud de la obediencia debida, te hago saber:



    1: Que no voy a volver a escribir ningún artículo (cosa que dejé de hacer desde el 1 de Enero del presente año) hasta que cese la causa determinante.



    2: Que, como consecuencia del punto anterior, sería coherente retirar mi fotografía y nombre del panel de colaboradores



    3: Que, como motivo importante de esta comunicación, está el hecho, por JUSTICIA, de que los ya miles de lectores y seguidores de este portal sepan la causa REAL de mi salida del mismo como colaborador. Anoto a lo dicho que son ya no pocos lectores los que me han escrito para preguntarme los motivos de mi ausencia participativa en la web.



    Te saluda afectuosamente en Jesús y María Santísima, a día 1 de Febrero de 2015



    Padre Santiago González



    PD: Este mensaje lo he comunicado, previamente y por mail, al Vicario General, Secretario General y Vicario Episcopal correspondiente de la Archidiócesis de Sevilla.

  2. #2
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,837
    Post Thanks / Like

    Re: Mons. Asenjo prohíbe al padre Santiago González escribir y publicar homilías



    Je suis Santiago González



    A menudo, los ditirambos se me hacen en exceso melindrosos y un tanto impostados, como aquejados de una muy alta dosis de fatal gregarismo o de bobalicón asentimiento; y así, desdeñoso de tales muestras de almibarado proceder, procuro alejarme de su proclamación y abandonar su escritura. Hoy, sin embargo, se me antoja preciso hincar una lanza defensora que, si bien no incurre en los defectos que antes he señalado, sí desea participar de un sincero aliento con un conspicuo compañero de letras —a quien debo, entre otros, que mis muy humildes textos puedan cobijarse a buen resguardo—. Y es que leo con asombro y grandes dosis de preocupación que Monseñor Asenjo, Arzobispo de la Diócesis de Sevilla, ha prohibido al padre Santiago González, a la sazón fundador de Adelante la fe, publicar texto u homilía alguna en cualquier medio escrito o digital, al entender, supongo, que los escritos de éste no se avienen en demasía con la deriva —y el sintagma se me antoja adecuado— que vienen trazando ciertos próceres de la Iglesia católica. Por lo visto, dicha prohibición se ha manifestado de forma verbal —las admoniciones y reprensiones rubricadas acostumbran a ser incómodos y contumaces testimonios, siempre dispuestos a dar buena cuenta de lo que en realidad aconteció—, pero no por ello ha dejado de ser acogida por el joven presbítero sevillano con la encomiable obediencia que alumbra a todo buen servidor, por lo que el sinfín de lectores que acudían a su insigne bitácora sentirán, con su impuesta retirada, una suerte de expolio espiritual, un dolor por el hermano herido que nos reconcome, que nos escarnece, con el que nos condolemos. Supongo, además, que la vis un tanto tradicionalista del joven presbítero sevillano provoca un no demasiado silente rechinar de dientes en aquellos que desean una Iglesia más dúctil —o más dócil— o propenden, hueros de Evangelios, a la comunión con este mundo cochambroso y trastabillado que nos hemos dado, para el que el apegamiento a la doctrina católica se hace en extremo duro y doloroso.


    Es por ello que desde que he conocido la noticia no he dejado de plantearme ciertas cuestiones que pudieran elucidar tal resolución —y, sin embargo, entenebrecerla—, por lo que, aun con las muchas limitaciones con que se enturbian mis muy humildes letras, deseo enumerárselas al amable lector.


    Así, creo que es preciso hacer las siguientes preguntas:


    ¿Es acaso, el padre Santiago González, un heresiarca sin medida? ¿Tal vez un confabulador, ávido de males y conspiraciones? ¿Acaso el malévolo fautor de un contubernio destinado a demoler los sacrosantos cimientos de la Iglesia Católica? ¿Son sus escritos, en suma, una cornucopia de herejías con que el enemigo de la Iglesia se solace sin recato, encantado con tanta abominación?


    Bueno, pues tal diría yo que no. Y así, la resolución de Monseñor Asenjo se me hace que responde a otro tipo de cuestiones, quizá más tintadas de un progresismo que en nada se compadece con la Doctrina Católica. Pues, ¿cómo es posible que se consientan las televisivas actuaciones de Sor Lucía Carám, tan temulenta ella de vitriolo y de aspavientos; los corrosivos manifiestos de la hermana Forcades, a la que el aborto se le hace baladí; o esos dibujos abyectos con que se ilustraba la web de Religión digital, birriosa de sustantivo, mientras se castiga con inusitada dureza, en cambio, a un sacerdote que no hace sino educar en la Verdad?


    Y es que este secuestro de la verdad al que se somete al conspicuo presbítero —y, por ende, a todos sus lectores—, no se compadece en demasía con aquello que, en justo cumplimiento de lo explicitado en los Santos Evangelios, debiera ser. Como no se compadece en demasía, tampoco, con esa tan bonancible tolerancia de la que blasonó José María Gil Tamayo, el muy digno portavoz de la Conferencia Episcopal española, cuando, transido por esa solidaridad mentecata que se difundió por el orbe todo, aseguró que los insultantes dibujos del panfleto Charlie Hebdo resultaban ser un muy útil elemento periodístico, de gran valor para la libertad de expresión. En aquel caso, cuanto vituperase al Catolicismo era tenido por muy digno derecho y mirado con conmiseración; en este que nos conturba hoy, sin embargo, quien denuncia a los que ansían deturpar a la Iglesia Católica con las escurrajas guarras del modernismo es preterido o, incluso, castigado con un rigor innatural.


    Y, así, como no soy dado a secuestros de la verdad ni a expolios del apoyo espiritual, hoy sí puedo afirmar con total rotundidad: Je suis Santiago González. Mis oraciones, más que nunca, están con él.


    Como a modo de coda:


    No deseo establecer ciertas ilaciones que, tal vez, pudieran no ser atinadas, pero ahora que termino de perpetrar este artículo no alcanzo a comprender por qué me asalta aquella cita de san Pablo, en su Carta a los Romanos, con la que recrimina cierto fariseísmo: Tú, que enseñas a otro, ¿por qué no te enseñas a ti mismo?


    Gervasio López

    Je suis Santiago González | Adelante la Fe

  3. #3
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,184
    Post Thanks / Like

    Re: Mons. Asenjo prohíbe al padre Santiago González escribir y publicar homilías

    Eso para que digan que los obispos españoles son débiles aplicando disciplina, pensando en cómo se van de rositas los heterodoxos todo el tiempo.

    De débiles nada, simplemente no les interesa.
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  4. #4
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    2,492
    Post Thanks / Like

    Re: Mons. Asenjo prohíbe al padre Santiago González escribir y publicar homilías

    Que se puede hacer?

  5. #5
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,837
    Post Thanks / Like

    Re: Mons. Asenjo prohíbe al padre Santiago González escribir y publicar homilías




    El padre Santiago sigue teniendo prohibido escribir


    En relación con esta información que publica nuestro querido amigo Francisco José Fernández de la Cigoña, se ha generado una confusión -no imputable al autor de la información- que lleva a pensar que al padre Santiago se le ha levantado la prohibición de escribir. ESTO NO ES ASÍ, LA PROHIBICIÓN SIGUE VIGENTE.

    El caso que comentan es relativo a otra cuestión que dirimía con el arzobispado, que se ha acreditado como rotundamente falsa, y totalmente ajena a la suspensión de escribir, lo cual se acredita por el hecho de que archivada la causa a la que alude la información, la prohibición de tener actividad en la red continúa operativa.


    Así pues es preciso confirmar que el padre Santiago sigue teniendo prohibido escribir en la red y publicar homilías.

    Desde aquí esperamos que ambas partes sean capaces de reconducir esta situación.


    Adelante la Fe


    El padre Santiago sigue teniendo prohibido escribir | Adelante la Fe

  6. #6
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    2,492
    Post Thanks / Like

    Re: Mons. Asenjo prohíbe al padre Santiago González escribir y publicar homilías

    Sería viable juntar firmas pidiendo por el Padre Santiago o algo así?
    Es hora de decir basta a las arbitrariedades y despotismos de estos necios con poder.

  7. #7
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,837
    Post Thanks / Like

    Re: Mons. Asenjo prohíbe al padre Santiago González escribir y publicar homilías

    Como dice la nota de Adelante la Fe que posteé ayer, efectivamente, la prohibición sigue vigente (tampoco le permiten decir Misa Tradicional, aunque creo que en su parroquia ha dicho misas de cara a Dios y no al pueblo). La rehabilitación del padre Santiago González tenía que ver con unas gravísimas acusaciones de las cuales gracias a Dios se demostró su inocencia. Acusaciones originadas por la envidia de elementos progres en el clero enemigos de todo lo que huela a Tradición. Reproduzco a continuación un par de artículos del blog de Francisco José Fernández de la Cigoña, el principal blog de chismes eclesiásticos en España. No suelo asomarme mucho por ese blog, que sin ser propiamente progre es a veces bastante flojo desde el punto de vista tradicional. Pero traigo aquí esos artículos porque arrojan bastante luz sobre el asunto, aunque para mí que pecan de optimistas y da un excesivo margen de confianza al Arzobispo. Es todo un culebrón. Pasen y vean.



    Ya me he enterado del thriller de Sevilla. En el que incluso había un muerto que era un vivo

    By De la Cigoña / on 14 febrero, 2015 at 4:01 pm /



    Es tan inverosímil, abracadabrante, tragicómico, hilarante, menoscabante también para la diócesis, que me ha costado digerirlo.

    Un profesional acreditado, tan acreditado que se ha cargado la falsa acusación contra un sacerdote en poco más de horas veinticuatro, me hace llegar un informe que, no sólo restituye a un sacerdote el honor que habían querido mancillar, y el arzobispo tiene obligación moral de sancionar conductas sacerdotales próximas e increíbles, sino que, además, debería hacer reflexionar a la Iglesia, desde los obispos al mismo Papa, que muy bien la tolerancia cero, e incluso hasta -273 grados centígrados, pero sólo en los casos que se lo merezcan. Porque no hay derecho a arrojar a los pies de los caballos el honor sacerdotal de sus presbíteros sin más base que la de una acusación que, por lo menos, antes de tomar medidas, debería comprobarse si tienen alguna verosimilitud. Y las de Sevilla eran tan endebles que deberían haber tenido más comprobación.

    Recientemente un sacerdote de Mallorca fue absuelto, civil y eclesialmente, de unas falsas acusaciones. Que parece ser que tuvieron origen en otro sacerdote que de momento, según creo, se ha ido de rositas. En Sevilla acaba de ocurrir un caso semejante. Con cura denunciador. Y todo ha sido un thriller sin muerto. O sin thriller. Porque el muerto estaba vivo. Hay que reconocer que escándalo con muerto, en Granada según dicen todo es posible, no había ocurrido, que yo sepa, hasta que ahora apareció el cadáver, inexistente, en Sevilla. Puedo entender que con los antecedentes, con Papa incluido, ocurridos en Granada, en Sevilla se fueran por la pata abajo. Pero en casos así en mis tiempos servía el Tanagel y hoy seguro que hay remedios más efectivos.

    Necesito algún tiempo para digerir la tan increíble historia. Mañana o pasado se la contaré. Y se van a quedar asombrados.



    Ya me he enterado del thriller de Sevilla. En el que incluso había un muerto que era un vivo - Infovaticana
    Última edición por Hyeronimus; 15/02/2015 a las 18:46

  8. #8
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,837
    Post Thanks / Like

    Re: Mons. Asenjo prohíbe al padre Santiago González escribir y publicar homilías

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Un suicidio en Sevilla sin muerto

    in cigona / by De la Cigoña / on 15 febrero, 2015



    No soy periodista. Soy abogado y licenciado en Ciencias Económicas. Aunque he escrito miles de artículos en medios impresos y digitales. Seguramente más de diez mil. Mi “periodismo” es de opinión, sobre noticias o informaciones que me llegan, y no de investigación. Pero recientemente me he visto metido en ese campo que me parece apasionante, y os voy a dar cuenta de ello. Y digo que me he visto metido porque no lo busqué yo. Me buscaron. Y me encantó la experiencia. Aunque no para repetirla. Lo mío es otra cosa.


    La persona que me facilitó la carta que Don Santiago González escribió a compañeros suyos con motivo de haberse declarado falsas las acusaciones vertidas contra él, me comunicó hace un par de días que persona conocedora de todos los hechos estaba dispuesta a contármelos pero que tendría que ser personalmente. Y a Sevilla me fui. De entrada sabía que iba a valer la pena pues mi amigo no me iba a embarcar en un viaje sin sentido aunque fuera tan cómodo como lo hace el AVE entre la capital de España y la de Andalucía.


    Y ese relato es el que os voy a contar. Verdaderamente alucinante. A mí me dejó con los ojos a cuadros. ¿Realmente pueden ocurrir esas cosas? Pues ocurrieron. Seguramente habrá alguna imprecisión en detalles secundarios. Excuso decir que si Don Santiago González quiere puntualizar algún extremo tiene esta página abierta a lo que quiera añadir o corregir. Pero lo sustancial es lo que os voy a relatar. No digo al lector que se siente pues doy por hecho que me lee sentado pero es que es para estar sentado.


    Un sacerdote sevillano, con cargo en la curia diocesana, se presenta en el arzobispado con unas acusaciones gravísimas contra Don Santiago González. Aporta unos correos electrónicos y un cadáver. Una persona, varón, dirigido espiritualmente por el sacerdote denunciado, ante el rigor del director, que le imponía durísimas penitencias, y que además le habría solicitado sexualmente, se había suicidado. Se entiende el pánico y la consternación en la curia y más todavía con el arzobispo ausente. El acusado es llamado con urgencia a palacio y, ante lo que le exponen, responde, asombrado, que no conoce de nada al muerto y que no está entre las personas a las que dirige espiritualmente. Que tampoco son muchas por lo que puede dar los nombres de todas.


    Y con eso comienza un tristísimo y abracadabrante episodio en el que la archidiócesis no va a quedar bien parada. El pánico no es buen consejero y antecedentes como el de Granada lo agravan. Aunque en este caso no hubiera menor de edad. Y sin la mínima consideración sobre la verosimilitud de los hechos suspenden cautelarmente a Don Santiago de su ministerio sacerdotal. De nada valen sus negativas sobre los hechos ni la más fundamental de las mismas. Que no conocía de nada al suicidado.


    Entiendo la medida adoptada, comprendo también que la mayor parte de los imputados en hechos análogos niegan su participación, pero lo que no se entiende bien, incluso con el precedente de Granada, es que no se hiciera un siquiera somero análisis de la base de la acusación. ¿Esos correos electrónicos procedían del acusado? ¿Tenían su IP? ¿Eran mínimamente creíbles? ¿Había de verdad un cadáver?


    Los obispos tienen que considerar que si a la primera acusación contra alguno de sus curas los suspenden en sus ministerios, pueden quedarse en días sin curas. Es necesario tomarse un tiempo para analizar si lo que se les imputa tiene un mínimo de credibilidad. Aun a riesgo de que el imputador escriba al Papa y éste le responda. Aunque también entiendo el pánico. Menos la comodidad. Suspendido y ya se verá. Porque tampoco es eso.


    Tan tremendas acusaciones se disolvieron en cuestión de un mes. Algo menos. Un mes de angustia en el falsamente imputado, de días y noches de lágrimas impotentes ante la injusticia y de oraciones desgarradas a Dios. Y con la agravante de que, además. Se estaba muriendo su padre. La persona con la que me entrevisté, y no el Vicario General, que era el encargado del proceso, fue la que descubrió que no había cadáver. Que el suicida estaba vivísimo y que ni conocía a Don Santiago González ni había intervenido para nada en ningún tipo de correos electrónicos al respecto. Los correos electrónicos eran todos fruto de una persona que se los dirigía a sí misma y que contaban una historia que sólo existía en su imaginación.


    Con lo que el arzobispado había quedado como Cagancho en Almagro. Y el cura denunciante, cuyo nombre y cargo por supuesto conozco, todavía mucho peor.
    Como poco, de tonto del bote, por creerse un montaje sin pies ni cabeza e ir con él, como correveidile al arzobispado. Y si lo que le movía era el odio contra el acusado no voy a poner aquí el calificativo que tengo en la mente, me limitaré a llamarle miserable.


    Quiero suponer que a semejante sujeto, por bobo integral o por malvado, que ha dejado al arzobispado, y de rebote al arzobispo, en ridículo, le aplicarán un congruo correctivo. Y dejará su cargo curial, de notable importancia, por alguna parroquia de la sierra. De sujetos así cuanto más lejos, mejor.


    Y también espero que Don Juan José Asenjo, que se ha encontrado con que lo que parecía una tragedia no era más que un ramplón vodevil, en el que los muertos aparecen y desaparecen y las pruebas no eran más que un burdo montaje del que se debieron dar cuenta los también bobos que se tragan cualquier cosa, cierre de una vez esta historia que le ha crecido sin regarla. Y que levante una prohibición de escribir que si podía tener sentido mientras se incoaba el proceso correspondiente, al cesar éste por la falsedad de las pruebas, no tiene ya el menor sentido.


    Si Don Santiago González, escribiera textos contrarios a la fe o a la moral de la Iglesia, repréndale el arzobispo del modo que proceda en derecho, al igual que a aquel otro clérigo que incurriera en análogos motivos. En otro caso no se entendería bien la persistencia de la prohibición. Que ya bastante daño le ha hecho la archidiócesis con la suspensión sin el menor motivo para ella y de la que se ha tenido que desdecir. Don Juan José tuvo ya un detalle importante con el sacerdote tan injustamente acusado. Acudió a presidir el funeral por su padre. Estoy seguro de que, habiendo cesado ya los motivos que podrían justificar el silencio sobre la situación, cesará en breve la prohibición de publicar. No tiene el menor sentido reproducir en Sevilla una cuestión tan discutida como la de los Franciscanos de la Inmaculada.


    P.D.:

    Pues ahora me consta, por comunicación de mi corresponsal, que el sacerdote falsamente acusado perdonó inmediatamente a la autora de tan tremendo desaguisado que tanto le hizo sufrir. Lo de la amenaza de acudir a los tribunales pienso que fue un calentón tras un mes de tamaño sufrimiento. La amenaza del Vicario general será aceptable jurídicamente pero me parece tan inapropiada en uno de los protagonistas del esperpento que le retrata. Por RD me entero de de que las facultades de la autora de todo son, digamos, delicadas, cosa que me confirma mi corresponsal. ¿El correveidile, que en mi opinión ha quedado fatal, conocía ese hecho? ¿Y conociéndolo actuó de ese modo? ¿No sabía nada y sin más dio crédito de lo que le decía un desconocido y fue a chivarse? ¿Si yo mañana le envío un correo desde un cyber, lo firmo como Juan Sanchogrande Balconcillo comunicándole que según unos e-mails que me he dirigido a mí mismo y que dicen que el Vicario es el violador del ensanche y que una de las violadas, llamada Margarita Pedrochilla Columela se ha suicidado, corre al arzobispado a denunciarlo? ¿Y suspenden cautelarmente al Vicario? Pues estaríamos en un mundo de locos. Así que a mí me parece lo del chivato impresentable.


    ¿Aquí el único que perdona es el gravísimamente ofendido? Porque declarar que la acusación era falsa no es ningún perdón sino una evidencia. Yo del acusica no espero nada, o es más tonto que Pichote o un malaje. Por lo uno o por lo otro ha quedado de chupa de dómine y tocadísimo para su cargo pastoral. Pienso incluso que imposible. El Vicario me parece un chulo que se vale de su cargo para amenazar a un pobre sacerdote quia nominor leo. Y chulería es su amenaza cuando lo que debió hacer, con un mínimo de caridad que tuviese, sería llamarle y decirle: Santiago, entiendo tu cabreo pero no hagas tonterías que te van a perjudicar. Así que, señor Vicario, me parece usted un chulo de… y ahí ponga usted lo que quiera.


    Y nos queda el arzobispo a quien sin quererlo ni beberlo le han montado este marrón. Los suyos. No Don Santiago González. Yo no soy quien para aconsejarle nada y quien tiene que gobernar la diócesis es usted. Lo hará con acierto o sin él. Y le reconocerán el uno o el otro, en ocasiones con “acritú”. Merecida o no. Es usted un buen obispo, aunque no sea el beato Spínola, es usted una buena persona que sabe olvidar, me consta personalmente. No deje pudrir una situación inverosímil con lo que no iba a ganar nadie. Recomiende prudencia, si necesario fuere, a Don Santiago, incluso impóngale un tiempo de censura en el que tenga que someter sus escritos, antes de ser publicados, a un sacerdote docto y que no le tenga malquerencia. Pienso que ni el acusica, que ha quedado prácticamente inservible, o el vicario chulo no pueden serlo. Y olvidemos cuanto antes esta página lamentable que le han montado. Que le han montado los suyos. Porque si no se va a encontrar que cada vez que alguno de sus sacerdotes diga algo improcedente, cosa desgraciadamente inevitable, le van a preguntar: ¿Ese sí y Don Santiago no? Y eso en el caso de que Don Santiago dijera cosas censurables. Que no me constan. Aunque tampoco sigo habitualmente sus escritos. Yo en este asunto ni quito ni pongo rey ni tengo señor que ayudar. No conozco a Don Santiago González, si me lo tropezara en la calle pasaría por su lado sin saber que es él. A usted le conozco y le aprecio. Aunque seguramente hará dos o tres años que no intercambio con usted un saludo de menos de un minuto. Pero no quisiera que un asunto menor se encizañara. Sin que yo vea el menor motivo para ello. Dio usted un paso importante presidiendo el funeral por el padre de Don Santiago. Dé un pasito más. Y esto se olvidará y habrá quedado usted de dulce.

    Un suicidio en Sevilla sin muerto - Infovaticana

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 0
    Último mensaje: 19/11/2013, 14:41
  2. Si me quieres escribir... ya sabes mi paradero
    Por Hyeronimus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 05/01/2012, 13:44
  3. Si no estamos a favor del batúa, ¿en que debemos escribir?
    Por Escuela de Sara en el foro Señoríos Vascongados
    Respuestas: 31
    Último mensaje: 08/01/2010, 22:30
  4. Respuestas: 1
    Último mensaje: 26/02/2008, 23:27
  5. Error al escribir mensajes nuevos
    Por Donoso en el foro Anuncios del Foro
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 11/10/2007, 05:36

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •