Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 4 de 4
Honores5Víctor
  • 1 Mensaje de Hyeronimus
  • 4 Mensaje de ALACRAN

Tema: Las causas sociales de la apostasía de España, según Borkenau

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está en línea Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    17,783
    Post Thanks / Like

    Las causas sociales de la apostasía de España, según Borkenau

    Las causas sociales de la apostasía de España, según Borkenau






    Cuando Franz Borkenau pone pie en España por primera vez acababa de comenzar la guerra civil. Era septiembre de 1936. Vienés de origen judío, educado en el catolicismo, había abandonado la fe y abrazado el comunismo. Para cuando llegó a España ya se había desilusionado con el Partido comunista, aunque seguía considerándose socialista. Traía con él su bagaje como investigador social y una vista aguileña para desentrañar procesos históricos.


    A veces, un recién llegado advierte, con su mirada fresca, conexiones dentro del entramado histórico local que se escapan a los nativos. En 1937 publicó “El reñidero español”, libro en el que recoge su breve experiencia en la guerra de España. El libro está lleno de observaciones agudas. Una de ellas resulta particularmente sugestiva:


    “Las masas españolas han abandonado a su Iglesia, no porque hayan perdido el fervor religioso tradicional de su raza, sino porque esa misma Iglesia española lo ha perdido”.


    No se refiere el agnóstico Borkenau a devociones ni cultos. Explica que mientras las instituciones de la Iglesia, en su conjunto, fueron el primer terrateniente de España, las gentes del pueblo veían que los eclesiásticos compartían su misma suerte y sus mismos intereses. Ya desde la Constitución de 1837 el Estado se hizo cargo del mantenimiento del culto y del clero. Cuando las desamortizaciones fueron avanzando, el Estado, además, fue ofreciendo compensaciones económicas, en forma de bonos principalmente. Otra cuestión es la de la cuantía, pero aun suponiendo una contrapartida muy inferior al valor de los bienes perdidos (y que muchas veces se cobraba tarde y mal) la cuestión es que a partir de la segunda mitad del siglo los curas ya tenían ingresos fijos a cargo de los presupuestos generales del Estado y las instituciones de la Iglesia dejaron de destinar sus nuevos ingresos a bienes raíces para invertirlos en bolsa. Hasta entonces, el pueblo había sostenido a sus clérigos y, en muchos casos, ese mismo pueblo se ganaba el pan laboreando en arriendo razonable las tierras del convento.

    Había una íntima solidaridad entre los intereses de los parroquianos y los de curas y frailes. Una mala cosecha significaba un año duro para unos y para otros.
    Una buena, tranquilidad y cierta holganza tanto para el pueblo como para el clero y la frailería pueblerinos. Pero cuando diócesis, cabildos, monasterios de clausura y conventos desposados con la dama pobreza confían sus remanentes dinerarios al juego del mercado de valores, inevitablemente sus intereses materiales dejan de ser solidarios con los de los precarios trabajadores y temporeros para encontrarse compartiendo preocupaciones con los potentados y caciques del gran mundo. Ahora ya no es espontáneo acompañar al paisano escrutando el cielo ante los nubarrones ni apremiarse a hacer rogativas para convocar la necesaria lluvia: ahora, si la bolsa sube, clero y conventuales ganan… Empezó a ser corriente que órdenes mendicantes tuvieran participaciones, incluso mayoritarias, de grandes empresas. Prácticas que todavía hoy siguen en vigor. Ahora, las congregaciones, grandes y pequeñas, constituyen SICAV que administran sociedades financieras regidas por la lógica de la búsqueda de la mayor rentabilidad (vía por la cual, invierten en negocios odiosos antes que en eso que llaman inversiones éticas). Todo lo cual acentuó todavía más una forma de predicar la religión que ponía en el centro una concepción privada de la moralidad y que coqueteaba con un fatalismo social.


    Borkenau, con su mirada neutral, entendió que el desafecto profundo de gran parte del pueblo hacia la Iglesia no provenía de la pérdida de fervor del pueblo, sino de la rebeldía ante aquel injusto divorcio de intereses temporales, decidido unilateralmente por la otra parte de aquel viejo desposorio. El pueblo percibía que las buenas palabras desde el púlpito no suplían la traición que suponía que su suerte material se jugase en una trinchera contrapuesta a la del predicador.

    El forastero no fue el único en este diagnóstico. En vísperas de la guerra en la que iba a morir mártir, el Padre Gafo atribuía también orígenes económicos al desafecto de las masas hispanas hacia la Iglesia. Ese distanciamiento es fruto de un conjunto de causas, pero la que señala Borkenau es una muy relevante. Raramente se la tiene en cuenta, pero ofrece luz para entender el devenir contemporáneo de la Iglesia en España.


    El brigante

    El brigante: Las causas sociales de la apostasía de España, según Borkenau
    Arcabuz dio el Víctor.

  2. #2
    Avatar de Monseñor
    Monseñor está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    18 abr, 17
    Mensajes
    9
    Post Thanks / Like

    Re: Las causas sociales de la apostasía de España, según Borkenau

    El hecho religioso, es algo interior, personal. Las cosechas, la bolsa y el dinero no son mas que circunstancias de cada tiempo y cada lugar. La religión pone al hombre frente a la trascendencia. La tarea de los eclesiásticos debería ser siempre la que ordenó Jesucristo, esto es, ser depositarios y transmisores de la Fe, sin novedades ni alteraciones. La Fe es la piedra angular donde se sostiene el edificio espiritual del hombre.

  3. #3
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado NOSTÁLGICO POR LA G. DE DIOS
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    1,475
    Post Thanks / Like

    Re: Las causas sociales de la apostasía de España, según Borkenau

    Es todo eso muy discutible.

    Desde 1833 hasta casi 1880 la Iglesia española vivió un calvario a manos de los sucesivos gobiernos liberales y la dotación del clero era escasa cuando la había y a veces era nula cuando llegaban gobiernos radicales.

    Había una íntima solidaridad entre los intereses de los parroquianos y los de curas y frailes. Una mala cosecha significaba un año duro para unos y para otros.
    Una buena, tranquilidad y cierta holganza tanto para el pueblo como para el clero y la frailería pueblerinos. Pero cuando diócesis, cabildos, monasterios de clausura y conventos desposados con la dama pobreza confían sus remanentes dinerarios al juego del mercado de valores, inevitablemente sus intereses materiales dejan de ser solidarios con los de los precarios trabajadores y temporeros para encontrarse compartiendo preocupaciones con los potentados y caciques del gran mundo. Ahora ya no es espontáneo acompañar al paisano escrutando el cielo ante los nubarrones ni apremiarse a hacer rogativas para convocar la necesaria lluvia: ahora, si la bolsa sube, clero y conventuales ganan… Empezó a ser corriente que órdenes mendicantes tuvieran participaciones, incluso mayoritarias, de grandes empresas.
    Vaya disparate. Pero cómo puede este hombre hablar de órdenes mendicantes, de conventos y de frailes en la España liberal de entonces si no quedaba ni uno, ya que todos habían sido exclaustrados? ¡¡Pero si la desaparición de los frailes, conventos y sus propiedades era los que precisamente conllevaba la desamortización!!
    En la España isabelina no quedaba ni un convento ni un fraile. Y en la España posterior, aunque toleradas las órdenes monásticas y mendicantes, ya no volvieron a ser ni sombra de lo que fueron hasta 1834. Muchas órdenes religiosas ya ni reaparecieron.


    Empezó a ser corriente que órdenes mendicantes tuvieran participaciones, incluso mayoritarias, de grandes empresas
    ¿¿?? ¿los dominicos, los carmelitas, franciscanos.. en grandes empresas ?? ¿Pero de qué época está hablando? Las órdenes mendicantes, repito, entre 1834 y al menos 1880 estuvieron proscritas en España. Y posteriormente su peso fue insignificante. Vamos que el pueblo ni se enteraba de que existían.

    Borkenau, con su mirada neutral, entendió que el desafecto profundo de gran parte del pueblo hacia la Iglesia no provenía de la pérdida de fervor del pueblo, sino de la rebeldía ante aquel injusto divorcio de intereses temporales, decidido unilateralmente por la otra parte de aquel viejo desposorio. El pueblo percibía que las buenas palabras desde el púlpito no suplían la traición que suponía que su suerte material se jugase en una trinchera contrapuesta a la del predicador.
    No, señor Borkenau la causa del desapego (relativo) fue otra muy distinta que Vd ni olió:
    Una vez desprovistas de bienes raíces, las nuevas órdenes religiosas (masculinas y femeninas) de finales del XIX y principios del XX (en buena parte provenientes de Francia) así como jesuitas, escolapios, salesianos, maristas, gabrielistas, etc etc etc practicaban ya una forma nueva de mantenerse: dinero proveniente de su dedicación a la enseñanza de la infancia de padres de clases altas, de la burguesía y clases medias. La por los católicos "denostada" libertad de expresión, de cátedra y de enseñanza decretada por la ideología liberal triunfante... paradójicamente se revolvía contra ella misma mediante el boom de los colegios religiosos católicos que contribuían al éxito del catolicismo... que el liberalismo pretendía erradicar.
    Esas órdenes religiosas del XIX que salían como hongos desde Francia (¡¡que gracias a los principios tolerantes del liberalismo... frenaban el avance del liberalismo!!) tuvieron que ser, tras varios intentos, torpedeadas con la llamada Ley del Candado en 1910 por Canalejas.

    Esa fue la causa del desapego a la Iglesia de las clases obreras, cuyos hijos tenían que ir a la escuela normal con maestros medio republicanos y ya con la mente obnubilada por el marxismo acechante...
    Última edición por ALACRAN; 19/04/2017 a las 18:22

  4. #4
    Arcabuz está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    23 sep, 16
    Mensajes
    14
    Post Thanks / Like

    Re: Las causas sociales de la apostasía de España, según Borkenau

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Coincido con que es muy discutible.
    Los liberales hicieron gala de su laicismo durante el XIX y la Iglesia y los conservadores se mantuvieron unidos para enfrentarlos. Así, por casi un siglo pelearon los dos bandos en diarios, universidades, gabinetes, púlpitos, parlamentos y campos de batalla. Y como telón de fondo, estaba el problema obrero, provocado por una enorme capacidad de generar riqueza y otra tanta incapacidad de distribuirla razonablemente. La pobreza golpeó brutalmente a las masas de trabajadores que, azuzadas por los marxistas, se levantaron contra la burguesía y los más prósperos. Fue cuando los conservadores y liberales tuvieron que unirse para defender su mundo decimonónico que se derrumbaba. Y ahí fue cuando la Iglesia quedó sola: sus aliados ya no eran enemigos de sus enemigos y los pobres los veían como unos acomodados más. Desde ese momento, todo fue cuesta abajo entre el pueblo y la Iglesia. Por eso pienso que el texto sobre Borkenau roza una verdad.


    Reciban todos un cordial saludo.




Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 319
    Último mensaje: 05/06/2016, 13:33
  2. Las cuestiones permanentes de España, según Juan Donoso Cortés
    Por Hyeronimus en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 28/12/2014, 14:55
  3. Según la Casa Blanca, España es favorable al ataque de Siria
    Por Alejandro Farnesio en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 07/09/2013, 12:00
  4. España y los españoles según Baltasar Gracián
    Por Hyeronimus en el foro Geografía y Etnografía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 28/11/2011, 13:10
  5. Causas de la influencia francesa en España
    Por ALACRAN en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 24/03/2009, 16:38

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •