Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 6 de 6
Honores1Víctor
  • 1 Mensaje de ALACRAN

Tema: El desprecio papal al Tercer Secreto de Fátima desencadenó la espantosa crisis actual

  1. #1
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está en línea "portador de valores eternos"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,788
    Post Thanks / Like

    El desprecio papal al Tercer Secreto de Fátima desencadenó la espantosa crisis actual

    Los hechos conocidos

    Durante su aparición en Fátima el 13 de julio de 1917, Nuesta Señora confió a los tres niños un Secreto en tres partes. La Hermana Lucía reveló al mundo las dos primieras partes del Secreto por medio de su tercera memoria. "El Secreto", ella escribió, "consta de tres partes distintas, de la cuales voy a revelar dos. La primera fue pues la visión del infierno... La segunda parte del secreto se refiere a la devoción al Inmaculado Corazón de María".

    En Octubre de 1943, la Hermana Lucía recibió una orden formal del Obispo Don José Correia da Silva de escribir el texto del Tercer Secreto. Desde mediados de octubre hasta principios de enero de 1944, ella se sintió impedida de obedecer esa orden formal por una angustia inexpresable que experimentó durante ese tiempo. He aquí las circunstancias que rodearon la dura prueba de la Hermana Lucía al escribir el Tercer Secreto:

    En junio de 1943, la Hermana Lucía cayó en cama con una pleuresía, lo que hizo temer al Obispo de Leiría, Don José Correia da Silva, que pudiera morir sin haber revelado el Secreto final. El Canónigo José Galamba de Oliveira convenció luego al Obispo para que sugiriera a la Hermana que escribiera el Tercer Secreto. Sin embargo, la Hermana Lucía se rehusó a cumplir con esa sugestión porque no quería asumir esa responsabilidad por su propia iniciativa, pero afirmó que obedecería una orden expresa del obispo para escribirlo. Atormentada por la expresada sugestión, la Hermana Lucía concluyó que, sin esa orden fomal de su Obispo, ella no contaba aún con permiso de Nuestro Señor para revelar el Tercer Secreto.

    A mediados de octubre de 1943, el Obispo Don José Correia da Silva dio finalmente a Lucía la orden formal de escribir el Tercer Secreto. La Hermana Lucía se propuso obedecer la orden del obispo, pero fue incapaz de hacerlo durante los dos meses y medio posteriores. Fue solo después de que la Santísima Vírgen se le apareciera el 2 de enero de 1944, para confirmarle que era verdaderamente la voluntad de Dios que ella escribiera las palabras del Tercer Secreto, que la Hermana Lucía finalmente pudo vencer esas dificultades y poner por escrito el Secreto. La Hermana Lucía confió el Secreto al papel entre el 2 y el 9 de enero de 1944. El 9 de enero de 1944 la Hermana Lucía escribió al Obispo, informándole que, finalmente, el Secreto estaba escrito.

    El 2 de septiembre de 1952, el Padre Joseph Schweigl interrogó a la Hermana Lucía sobre el Tercer Secreto, en su convento de Coimbra, Portugal. El sacerdote fue enviado por el Papa Pío XII con esa misión especial.

    En 1955 el Papa Pío XII envió incluso otro representante al Convento de Coimbra para interrogar a la Hermana Lucía respecto al contenido del Tercer Secreto. El Cardenal Ottaviani, cabeza del Santo Oficio, habló con la Hermana Lucía el 17 de mayo de 1955. Su interrogatorio fue seguido por la orden de que el texto del Tercer Secreto fuera transferido al Vaticano.

    Alrededor de fines de 1956, el Nuncio Papal en Lisboa, Arzobispo Fernando Cento, repitió la orden del Santo Oficio al Obispo Don José Correia da Silva de que todos los documentos que había escrito la Hermana Lucía fueran enviados al Vaticano, incluyendo el Secreto.

    En marzo de 1957, Monseñor Venancio, Obispo Auxiliar de Fátima, imploró una última vez al Obispo Don José Correia da Silva que leyera el Secreto antes de enviarlo al Vaticano. El Obispo, entonces de 85 años, declinó leerlo diciendo: "eso no me interesa". El Obispo Venancio, no autorizado a romper el sello, sostuvo el sobre conteniendo el Tercer Secreto ante una luz para observar mejor el interior, y luego anotó cuidadosamente lo que pudo ver de su contenido. Luego hizo estas observaciones: el Secreto está escrito en una hoja de papel, con márgenes de 3/4 de centímetro a ambos lados de la página, con aproximadamente 25 líneas de texto.

    El contenido
    La Hermana Lucía no tuvo ningún problema al escribir la primera y la segunda parte del Secreto, las que incluyeron la terrorífica visión del infierno y la aniquilación de naciones. Sin embargo, en el caso de la tercera parte, ella necesitó la intervención del Cielo para poder escribirla. Eso testifica la seriedad de su contenido.

    El Cardenal Ottaviani, quien había interrogado a Lucía en 1955, y leyó el secreto, declaró públicamente que el Tercer Secreto es una profecía – una predicción del futuro – hecha por Nuestra Señora. También, tanto el Cardenal Ottaviani como el comunicado del Vaticano del 8 de febrero de 1960 anunciando que el Secreto no sería revelado, afirmaron que el Secreto se compone de palabras de Nuestra Señora.

    El 26 de junio de 2000, el Cardenal Ratzinger reveló lo que él pretendió era el íntegro Tercer Secreto de Fátima. Sin embargo, lo que se reveló ese día verdaderamente no se puede comparar con lo que nosotros conocemos sobre el Secreto. Por ejemplo, nosotros sabemos por el testimonio del Obispo auxiliar de Fátima, Monseñor Venancio, que el texto del Secreto tiene unas 25 líneas de longitud y está escrito en una sola hoja de papel. En cambio, la "visión" del Tercer Secreto, revelada por el Cardenal Ratzinger y el Arzobispo Bertone el 26 de junio de 2000, fue escrita en cuatro hojas de papel; además, no contiene ninguna palabra de Nuestra Señora.

    Además, de acuerdo con la "interpretación" oficial del Vaticano de la visión del Tercer Secreto, este se refiere solo a hechos pasados. El Vaticano afirma que la visión del obispo vestido de blanco que está siendo asesinado por una banda de soldados, se refiere al intento de asesinato del Papa Juan Pablo II , aún cuando el Santo Padre no fue asesinado.

    En 1946, el Canónigo Barthas preguntó a la Hermana Lucía por qué el mundo debía esperar hasta 1960 para la revelación del Secreto. La Hermana Lucía le dio dos razones para esa fecha en particular: primera, "porque la Santísima Virgen lo quiere así", y también porque "entonces se verá más claro". Enfoquemos por un momento la segunda razón de la Hermana Lucía. Una profecía se vuelve más clara cuando comienza a realizarse. La mayoría de los eruditos en Fátima coincide en afirmar que el Tercer Secreto comenzó a realizarse visiblemente en 1960.

    Además, como el Tercer Secreto en su integridad forma un todo cohesivo, y como nosotros conocemos la conclusión del Secreto, podemos conocer el contexto de la tercera parte del Secreto. La conclusión del Secreto es, "Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre me consagrará Rusia, que se convertirá, y será concedido al mundo algún tiempo de paz". El Tercer Secreto, por lo tanto, debe predecir algo a ocurrir después de 1960 y antes del "(Por) fin" y el Triunfo subsiguiente del Inmaculado Corazón, que anunciará la verdadera paz mundial.

    Por eso, nosotros podemos ver que estamos viviendo en el período entre 1960 y la Consagración de Rusia y el subsiguiente Triunfo del Inmaculado Corazón de María. En suma, ¡estamos viviendo en el período del Tercer Secreto realizándose! Aunque se nos aseguró que "al fin" tendremos la Consagración de Rusia y un período de paz mundial, hasta entonces nos sumergiremos más y más en el horrible castigo que el Tercer Secreto de Fátima predice...

    http://www.fatima.org/span/thirdsecret/knownfacts.pdf



    Última edición por ALACRAN; 11/05/2018 a las 18:35
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  2. #2
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está en línea "portador de valores eternos"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,788
    Post Thanks / Like

    Re: El desprecio papal al Tercer Secreto de Fátima desencadenó la espantosa crisis ac

    ... A mediados de marzo de 1957, el Obispo da Silva le encargó a su Obispo Auxiliar Venancio la responsabilidad de entregar el preciado documento al Obispo Cento, el entonces Nuncio Apostólico en Lisboa. El Obispo Venancio le imploró a su obispo que finalmente leyera el Secreto y que sacara una copia del manuscrito antes de mandarlo a Roma, pero el anciano obispo persistió en su negativa. El Obispo Venancio, quien me relató esto en Fátima el 13 de febrero de 1983, se tuvo que contentar con mirar el sobre mientras lo sostenía contra la luz. Pudo ver una pequeña hoja dentro del sobre, de la cual midió el tamaño exacto. Es así que sabemos que el Tercer Secreto no es muy largo, probablemente consista de unos 20 ó 25 renglones, es decir, aproximadamente tan largo como el Segundo Secreto. Esto nos permite rechazar como no auténticos varios textos de mucha mayor longitud que algunos falsificadores han tratado de presentarle al público para que los acepte como el verdadero Secreto de Fátima.

    El 16 de abril de 1957, el sobre sellado llegó a Roma. ¿Qué pasó con éste? Fue depositado en la oficina del Papa Pío XII, en un pequeño cofre que decía “Secreto de la Santa Sede”.(3) Fue la Madre Pascalina quien le dijo esto al periodista Robert Serrou, quien a su vez confirmó recientemente este hecho.

    ¿Leyó el Secreto el Papa Pío XII? Aunque parezca sorprendente, la respuesta es casi con certeza que No. Hay argumentos sólidos para apoyar esta conclusión; notablemente los testimonios del Card. Ottaviani y de Mons. Capovilla, Secretario de Juan XXIII, quien declaró que el sobre aún estaba sellado cuando el Santo Padre lo abrió en 1959, un año después de la muerte del Papa Pío XII.

    Uno entiende, por tanto, las palabras solemnes con las que la Hermana Lucía se dirigió al Padre Fuentes el 26 de diciembre de 1957, quien tenía a su cargo la postulación de la beatificación de Jacinta y Francisco. La Hermana Lucía dijo:
    La Santísima Virgen está muy triste, pues nadie le da ninguna importancia a Su Mensaje ... Ni los buenos ni los malos ...
    "Los buenos continúan su camino pero sin prestar atención al Mensaje ... No puedo dar más detalles, debido a que aún es un secreto ... Sólo el Santo Padre y su Excelencia el Obispo de Fátima podrían conocerlo, de acuerdo con el deseo de la Santísima Virgen ... Pero no han querido conocerlo dado que ellos no han querido ser influenciados."
    Por esta razón, sin duda, el Papa Pío XII prefirió esperar hasta 1960, pero murió antes de ese año. ¡Qué pérdida para la Iglesia!

    La Anticipación Unánime y Ferviente

    Al acercarse el año de 1960, toda la gente cristiana, recuerdan los más ancianos, esperaba con confianza la prometida revelación del Secreto. Y los italianos sin duda sabían que en 1959 había en todo el país un gran movimiento de devoción al Corazón Inmaculado de María. Durante varios meses, la Virgen de Fátima cruzó la Península, atrayendo en su camino multitudes entusiastas y esparciendo por todas partes Sus prodigios de gracia, fervor extraordinario, milagros de conversiones, milagros de palomas ... El 13 de septiembre de 1959, todos los Obispos del país consagraron solemnemente a Italia al Corazón Inmaculado de María.
    Desafortunadamente, el movimiento fue tan poco alentado por el Papa Juan XXIII, que su silencio y reserva no pudieron pasar desapercibidos.


    El Papa Juan XXIII lee el Secreto de Fátima y SE NIEGA A DIVULGARLO

    Sabemos que el Papa hizo que el sobre le fuera entregado en Castelgandolfo el 17 de agosto de 1959, por Mons. Philippe, quien era entonces oficial de la Santa Sede. Tengamos en cuenta que de esta manera la transmisión del Secreto al Soberano Pontífice tomó un carácter oficial y generó a su alrededor cierta solemnidad, lo cual muestra la estima en que se tenía a Fátima en aquella época.

    El Papa Juan XXIII no abrió el sobre inmediatamente. Se contentó con declarar “Estoy esperando para leerlo con mi confesor”. “La lectura del Secreto”, expresó con precisión Mons. Capovilla, “fue hecha unos días más tarde. Pero debido a las dificultades ocasionadas por las peculiaridades del idioma, se pidió la asistencia del traductor de portugués de la Secretaría de Estado, Mons. Paulo J. Tavarez"…. Posteriormente, el Papa Juan XXIII, hizo que le leyeran el Secreto al Card. Ottaviani, Prefecto de la Santa Sede.

    Abramos ahora un pequeño paréntesis. Ciertamente sabemos bien que el juzgar“revelaciones privadas” es algo que le concierne a la Jerarquía. En 1960 era evidente que la Iglesia ya había reconocido oficialmente la autenticidad Divina de las apariciones de Fátima, probadas, además, más sólidamente que ninguna otra aparición por profecías incontestables y milagros deslumbrantes, como nos lo acaba de recordar el Padre Gruner. De acuerdo con la orden de la Santísima Virgen que fue transmitida a través de la Hermana Lucía, los dos prelados a cargo, el Obispo de Leiria y el Patriarca de Lisboa, habían asumido públicamente el compromiso de revelar su contenido completo a más tardar en 1960. Durante más de 15 años, no se había dado ninguna declaración autorizada, para rebatir estas promesas repetidas a través del mundo entero por Cardenales, Obispos y expertos sobre Fátima, tan renombrados como el canónigo Galamba, el canónigo Barthas o el P. Messias Dias Coelho. La revelación de los primeros dos Secretos en 1942 bajo el consentimiento del Papa Pío XII estableció, además, un precedente. Es así como los fieles tenían perfectamente el derecho de esperar de la autoridad suprema esta prometida revelación. Tenían al menos el derecho a una explicación exacta y directa por parte del Santo Padre.

    El 8 de febrero de 1960 se supo súbitamente por medio de un simple comunicado de prensa que el Tercer Secreto de Fátima no sería revelado. Fue una decisión anónima que es, por su naturaleza misma, totalmente irresponsable. ¿Cuáles fueron las razones que la motivaron? El comunicado del Vaticano solo había ofrecido disculpas inconsistentes, incluso contradictorias. El comunicado anónimo de prensa incluso terminó en traición:
    “Aunque la Iglesia reconoce las apariciones de Fátima, no tiene el deseo de asumir la responsabilidad de garantizar la veracidad de las palabras que los tres pastorcitos dijeron que la Virgen María les había dirigido”.
    Es así que, aparentemente, el Vaticano no sólo asumió como propia la posición insostenible del jesuita Padre Dhanis sino que dicho comunicado fue aún más lejos. ¡Públicamente y sin ninguna razón válida, puso en la más ignominiosa sospecha la credibilidad de la Hermana Lucía y del Mensaje de Fátima en su totalidad!

    De acuerdo con Mons. Capovilla, varios Prelados Romanos habían sido consultados. Pero lo que es cierto es que las autoridades portuguesas a cargo fueron ignoradas de manera odiosa. Ni el Obispo Venancio ni el Cardenal Cerejeira habían sido consultados o notificados por Roma.

    Después de releer y analizar este lamentable comunicado de prensa del 8 de febrero de 1960 o, todavía más, mediante el estudio del miserable artículo publicado en junio por el P. Caprile en Civilta Cattolica, uno se encuentra descorazonado por los masivos ejemplos de incoherencia, las inexactitudes y falsedades pronunciadas por autoridades responsables en la misma Roma acerca del tema de Fátima. Esto nos dice qué tan injustificada e injusticiable es la decisión de no atender a la voluntad expresa de la Virgen Inmaculada, Reina delos Apóstoles, quien demandó que Su Secreto fuera revelado a más tardar en 1960. También es cierto que causó inmenso daño a la causa de Fátima.

    Se puede decir que fue desde la fecha en que el “Secreto de María” fue ignorado públicamente, que la devoción a la Santísima Virgen comenzó a decrecer de manera perceptible y después alarmante en el seno mismo de la Iglesia Católica. Más que nunca, las palabras de la Hermana Lucía se pueden aplicar: “La Santísima Virgen está muy triste, pues nadie le presta atención a Su Mensaje”.

    Y esta falta, debemos atrevernos a decirlo, iba a tener consecuencias incalculables. Porque al ignorar las profecías y las peticiones de Fátima, fue la Virgen María, fue Dios mismo quien fue ignorado, quien fue ridiculizado frente al mundo. El castigo condicional anunciado a través de la maternal advertencia de La Inmaculada iba a ser entonces llevado a cabo trágica e inevitablemente...

    El Cardenal Ottaviani cuenta que el Papa Juan XXIII puso el Secreto “en uno de esos archivos que son como un pozo muy profundo, oscuro, en cuyo fondo caen papeles en forma tal que ya nadie los puede volver a ver”...

    Pablo VI adoptó a su llegada la misma actitud. Elegido el 21 de junio de 1963, preguntó poco tiempo después por el texto del Secreto. Esto prueba su viva preocupación por el asunto. Como nadie sabía lo que el Papa Juan XXIII había hecho con el documento, le preguntaron a su secretario, Monseñor Capovilla, quien indicó el lugar en el que el manuscrito había sido depositado. El Papa Pablo VI seguramente lo leyó en ese momento pero no dijo nada al respecto. Sin embargo, el 11 de febrero de 1967, en un momento en que se acercaba el 50 aniversario de las apariciones de Fátima, el Cardenal Ottaviani hizo, en nombre del Papa, una larga declaración sobre el tema del Tercer Secreto de Fátima, con el propósito de explicar que aún no sería revelado...
    Última edición por ALACRAN; 11/05/2018 a las 18:38
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  3. #3
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está en línea "portador de valores eternos"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,788
    Post Thanks / Like

    Re: El desprecio papal al Tercer Secreto de Fátima desencadenó la espantosa crisis ac

    El Engaño del 26 de junio de 2000

    Este artículo es un extracto del Capítulo 8, de La última batalla del diablo, titulado "El Mensaje de Fátima contra ‘La Línea del Partido’". http://www.fatima.org/span/thirdsecret/hoax.pdf 3

    Una conferencia de prensa para anunciar la Línea del Partido del cardenal Sodano

    Y así llegamos a la fatídica fecha del 26 de junio de 2000, cuando, en una conferencia de prensa en el Vaticano, se "divulga" el Tercer Secreto, junto con un comentario preparado por el Cardenal Ratzinger y por Mons. Tarcisio Bertone, Secretario de la CDF, bajo el título Capítulo 8 de La última batalla del diablo.) El Mensaje de Fátima (de ahora en adelante citado como EMF). En EMF se promulgaría oficialmente la Línea del Partido sobre Fátima, bajo el mando directo del Cardenal Angelo Sodano. Antes de nada se les dijo a los fieles que el texto que se iba a divulgar, de una visión que había tenido la Hermana Lucía, era todo lo que había acerca del Tercer Secreto de Fátima:

    Después de las dos partes que ya he expuesto, hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más en lo alto a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda; centelleando emitía llamas que parecía iban a incendiar el mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigida hacia él; el Ángel señalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte voz: ¡Penitencia, Penitencia, Penitencia! Y vimos en una inmensa luz qué es Dios «algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él» a un Obispo vestido de Blanco «hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre».

    También a otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subír una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron unos tras otros los Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Ángeles cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios.

    La reacción inmediata de millones de católicos se podría resumir en dos palabras: ¿Sólo eso? Indudablemente, había algo que no combinaba, puesto que nada en ese texto correspondía a lo que había dicho el Cardenal Ratzinger sobre el Tercer Secreto en 1984 ni tampoco contenía nada que pudiese explicar su misterioso encubrimiento desde 1960.

    Lo más importante de todo esto es que en esta confusa visión, escrita en cuatro hojas de papel (de un cuaderno), no había ni una sola palabra de Nuestra Señora. Y, en particular, no había nada con que se pudiese completar la famosa frase que dijo Nuestra Señora al final del fragmento del Mensaje de Fátima, fielmente transcrito por la Hermana Lucía en sus memorias: «En Portugal se conservará siempre el dogma de la Fe, etc.» La Hermana Lucía había añadido esta frase, incluso el "etc.", a su cuarta Memoria como parte del texto integral del Mensaje.

    Esta adición hizo que todos los estudiosos de Fátima dignos de crédito concluyesen que esa frase indicaba el comienzo de la parte del Tercer Secreto, todavía no revelado, y que el Tercer Secreto se refería a una crisis dogmática muy difundida en la Iglesia, excepto en Portugal. Indudablemente, la Santísima Virgen tuvo que decir otras cosas, que, si no se llegaron a escribir fue porque la Hermana Lucía fue instruida a mantenerlas en secreto hasta 1960, como hemos visto.

    Sin embargo, por medio de una curiosa maniobra, EMF evitó que se discutiese la frase reveladora, al utilizar el texto de la Tercera Memoria de la Hermana Lucía donde no aparece aquella frase. EMF así lo justifica: «Por lo que se refiere la descripción de las dos primeras partes del "secreto", por lo demás ya publicado y por tanto conocido, se ha elegido el texto escrito por Sor Lucía en persona... tercera memoria del 31 de agosto de 1941; después añade alguna anotación en la cuarta memoria del 8 de diciembre de 1941.»

    ¿Alguna anotación? La frase clave referente a la conservación del dogma de la Fe en Portugal no fue una "anotación" cualquiera, sino, por el contrario, un elemento que
    integra las palabras dichas por Nuestra Señora, después de las cuales Ella les dijo: «Esto no se lo digáis a nadie. A Francisco sí podéis decírselo.»

    Después de haber calificado falsamente una parte importante del Mensaje de Fátima como "alguna anotación" cualquiera, EMF intenta sepultarlo en una nota al pie de la página que nunca más se volverá a mencionar: «En la citada "cuarta memoria", Sor Lucía añade: "En Portugal se conservará siempre el dogma de la fe, etc..."»

    ¿Por qué motivo Sodano/Ratzinger/Bertone habrán sido tan astutos con esa frase clave, que, de forma muy evidente, removieron de su camino, mediante el uso de una Memoria del Mensaje más juvenil y por tanto menos completa? Si no había nada que esconder en esta frase, ¿por qué no se usó sencillamente la Cuarta Memoria, ni se intentó descubrir su significado? ¿Por qué los autores de EMF fingieron tan obviamente que la frase era una simple "anotación", cuando estaban cansados de saber que dicha frase aparecía en el texto integral como parte de las palabras proferidas por la Madre de Dios?

    Otro motivo de sospechas era que la visión del "Obispo vestido de Blanco" no podía ser de ningún modo la carta (...), de una sola página, en que "la Hermana Lucía escribió las palabras que Nuestra Señora confirió a los tres pastorcitos, como secreto en la Cova de Iría" – como el propio Vaticano la había descrito en el susodicho comunicado de prensa en 1960. El texto de la visión se extiende por cuatro páginas que parecen ser hojas pautadas de un cuaderno.

    Lo más importante de todo esto es que en esta confusa visión, escrita en cuatro hojas de papel (de un cuaderno), no había ni una sola palabra de Nuestra Señora. Y, en particular, no había nada con que se pudiese completar la famosa frase que dijo Nuestra Señora al final del fragmento del Mensaje de Fátima, fielmente transcrito por la Hermana Lucía en sus memorias: «En Portugal se conservará siempre el dogma de la Fe, etc.» La Hermana Lucía había añadido esta frase, incluso el "etc.", a su cuarta Memoria como parte del texto integral del Mensaje. Esta adición hizo que todos los estudiosos de Fátima dignos de crédito concluyesen que esa frase indicaba el comienzo de la parte del Tercer Secreto, todavía no revelado, y que el Tercer Secreto se refería a una crisis dogmática muy difundida en la Iglesia, excepto en Portugal. Indudablemente, la Santísima Virgen tuvo que decir otras cosas, que, si no se llegaron a escribir fue porque la Hermana Lucía fue instruida a mantenerlas en secreto hasta 1960, como hemos visto.

    Sin embargo, por medio de una curiosa maniobra,
    EMF evitó que se discutiese la frase reveladora, al utilizar el texto de la Tercera Memoria de la Hermana Lucía donde no aparece aquella frase. EMF así lo justifica: «Por lo que se refiere la descripción de las dos primeras partes del "secreto", por lo demás ya publicado y por tanto conocido, se ha elegido el texto escrito por Sor Lucía en la tercera memoria del 31 de agosto de 1941; después añade alguna anotación en la cuarta memoria del 8 de diciembre de 1941.»

    ¿Alguna anotación? La frase clave referente a la conservación del dogma de la Fe en Portugal no fue una "anotación" cualquiera, sino, por el contrario, un elemento que
    integra las palabras dichas por Nuestra Señora, después de las cuales Ella les dijo: «Esto no se lo digáis a nadie. A Francisco sí podéis decírselo.»

    Después de haber calificado falsamente una parte importante del Mensaje de Fátima como "alguna anotación" cualquiera, EMF intenta sepultarlo en una nota al pie de la página que nunca más se volverá a mencionar: «En la citada "cuarta memoria", Sor Lucía añade: "En Portugal se conservará siempre el dogma de la fe, etc..."»

    ¿Por qué motivo Sodano/Ratzinger/Bertone habrán sido tan astutos con esa frase clave, que, de forma muy evidente, removieron de su camino, mediante el uso de una Memoria del Mensaje más juvenil y por tanto ‘El Mensaje de Fátima’ del Cardenal Ratzinger menos completa? Si no había nada que esconder en esta frase, ¿por qué no se usó sencillamente la Cuarta Memoria, ni se intentó descubrir su significado? ¿Por qué los autores de EMF fingieron tan obviamente que la frase era una simple “anotación”, cuando estaban cansados de saber que dicha frase aparecía en el texto integral como parte de las palabras proferidas por la Madre de Dios?

    Otro motivo de sospechas era que la visión del "Obispo vestido de Blanco" no podía ser de ningún modo la carta que Nuestra Señora confirió a los tres pastorcitos, como secreto en la Cova de Iría" – como el propio Vaticano la había descrito en el susodicho comunicado de prensa en 1960. El texto de la visión se extiende por cuatro páginas que parecen ser hojas pautadas de un cuaderno.

    Otra circunstancia sospechosa es que en 26 de junio quedó patente la falsedad que el Cardenal Sodano había divulgado el 13 de mayo: el Papa es asesinado por soldados que lo abaten a tiros mientras estaba arrodillado a los pies de una gran Cruz en las afueras de una ciudad semidestruida. El Papa no está “como muerto”, comofalsamente había afirmado Sodano en mayo; el Papafue muerto. Independientemente de su significado, la visiónno tiene absolutamente nada que ver con el atentado de 1981. Los fieles yahabían sido engañados en mayo, y continúa ostensivamente ahora el proceso deengañarlos.

    El Cardenal Sodano impone la "interpretación"del Tercer Secreto

    En primer lugar, EMF constituye un reconocimiento implícito de que la "interpretación" del Mensaje de Fátima – que el Cardenal Ratzinger y Mons. Bertone van a"intentar"(según afirmó el primero) – la impuso ni más ni menos que el Cardenal Sodano. Por lo menos cuatro veces, EMF afirma que está siguiendo la "interpretación" del Tercer Secreto dada por el Cardenal Sodano, es decir, que Fátima es cosa del pasado:
    Antes de iniciar un intento de interpretación, cuyas líneas esenciales se pueden encontrar en la comunicación que el Cardenal Sodano pronunció el 13 demayo de este año ...
    Por este motivo, el lenguaje imaginativo de estas visiones es un lenguaje simbólico (...); El Cardenal Sodano dice al respecto (...)

    Como se desprende de la documentación precedente, la interpretación que el Cardenal Sodano ha dado en su texto del 13 de mayo, había sido presentada anteriormente a Sor Lucia en persona (...)

    Ante todo, debemos afirmar con el Cardenal Sodano: «... los acontecimientos a los que se refiere la tercera parte del "secreto" de Fátima, parecen pertenecer ya al pasado.»
    Y, por si el lector no ha captado adecuadamente la cuestión central, una vez más se demuestra de forma conclusiva el objetivo básico de EMF:
    En la medida en que se refiere a acontecimientos concretos, ya pertenecen al pasado.

    ¿No es curioso que la interpretación del importantísimo mensaje de la Virgen de Fátima al mundo se le haya confiado, no al Papa, ni a la Congregación para la Doctrina de la Fe (que simplemente se limitó a reproducir la opinión del Cardenal Sodano), sino al Secretario de Estado del Vaticano? ¿Qué autoridad tiene el Cardenal Sodano para imponerle a la Iglesia su opinión? Ninguna, por supuesto. Sin embargo, el Cardenal Sodano se había arrogado dicha autoridad al mantener, después del Concilio, el predominio absoluto del Secretario de Estado del Vaticano, en que el del Papa, cuando se trata de dirigir los asuntos cotidianos de la Iglesia el nivel superior, de facto, que el del Papa, cuando se trata de dirigir los asuntos cotidianos de la Iglesia.

    El Cardenal Ratzinger pone en práctica la Línea del Partido de Sodano

    Volviendo al "comentario" y teniendo en consideración estos hechos, cualquiera puede observar que la conferencia de prensa del 26 de junio de 2000 tenía un objetivo preponderante: cumplir la orden del Cardenal Sodano con respecto a la interpretación "correcta" del Mensaje de Fátima. En el mismo momento en que los periodistas salían de la sala, se estaba enterrando – integralmente– el Mensaje de Fátima. Y una vez enterrado, el Mensaje ya no representaba un obstáculo a la inexorable dedicación del Cardenal Sodano y sus colaboradores a la nueva Iglesia, con orientación postFátima, que incluye las importantes actividades eclesiales de ensalzar, cenar y convivir con tipos como Mijail Gorbachov, de haber pedido el Papa disculpas al régimen de la China Roja, de presionar a los católicos rumanos para cederle a la Iglesia Ortodoxa los derechos de la Iglesia Católica local sobre las propiedades usurpadas por Josef Stalin, de apoyar y aun contribuir con dinero para un Tribunal Criminal Internacional, ateo e irresponsable, que, bajo los auspicios de la ONU, podrá juzgar a los católicos de cualquier país por "crímenes contra la Humanidad" no especificados, y otros"triunfos" análogos de la diplomacia del Vaticano.

    En otras palabras: cada uno de los últimos defensores de la Iglesia debe adaptarse al nuevo modo de pensar y de hablar al Mundo – lo cual no se coaduna ni con la profecía de Nuestra Señora de Fátima sobre el triunfo de su Corazón Inmaculado, ni con la difusión de la devoción a su Corazón Inmaculado ni con la subsiguiente conversión de Rusia mediante la intervención del Corazón Inmaculado.

    Este tipo de discurso sencillamente ya no funciona, aun cuando venga de la Madre de Dios. Por eso, la misión concreta confiada al Cardenal Ratzinger y a Mons.Bertone en 26 de junio de 2000 era encontrar una manera de "desconectar", en definitiva, a los fieles de los aspectos explícitamente católicos del Mensaje de Fátima, que de forma tan clara nos evocan a la Iglesia "triunfante" de la "edad de las tinieblas preconciliar".

    Primeramente, hubo la tentativa del Cardenal Ratzinger, de eliminar en EMF el Triunfo del Corazón Inmaculado:
    Quisiera al final volver aún sobre otra palabra clave del«secreto», que con razón se ha hecho famosa: «mi Corazón Inmaculado triunfará». ¿Qué quiere decir esto? Que el corazón abierto a Dios, purificado por la contemplación de Dios, es más fuerte que los fusiles y que cualquier tipo de arma. El fiat de María, la palabra de su corazón, ha cambiado la historia del mundo, porque ella ha introducido en el mundo al Salvador, porque gracias a este «sí» Dios pudo hacerse hombre en nuestro mundo y así permanece ahora y para siempre.

    El lector atento observará inmediatamente que el Cardenal Ratzinger suprimió (muy convenientemente) las dos primeras palabras de la profecía de la Santísima Virgen: Por fin. Esta ostensiva y deliberada censura hecha a la Madre de Dios se hacía necesaria para la "interpretación" revisionista del Cardenal Ratzinger según las palabras dictadas por Sodano: es decir, que Fátima pertenece al pasado.

    Así, «Por fin, Mi Corazón Inmaculado triunfará», después de la oportuna supresión de las dos primeras palabras, hay que entenderlo de la siguiente forma: «Hace 2000 años Mi Corazón Inmaculado triunfó."

    La profecía de Nuestra Señora de lo que sucederá
    por fin fue flagrantemente falsificada, como siendo un reconocimiento de lo que ya ha sucedido hace 20 siglos, al comienzo de la Historia del Cristianismo. Cuatro acontecimientos futuros – el Triunfo del Corazón Inmaculado de María, la Consagración de Rusia, la Conversión de Rusia y el período de Paz en el Mundo que resultará de todo eso – son artificiosamente transformados en un único acontecimiento ¡de hace 2000 años!

    Esta manipulación de un mensaje que el mismo Dios enviara a la Tierra por medio de Su Santa Madre debe impulsar a los fieles a ponerse en pie, exigiendo justicia en el nombre del Cielo. Pero la masacre del Mensaje de Fátima perpetrada por el Cardenal Ratzinger no termina ahí; hace cosa mucho peor. Con relación al llamamiento de Nuestra Señora para establecer en todo el Mundo la devoción a su Corazón Inmaculado, como "Dios quiere", el Cardenal Ratzinger ofreció esta insultante explicación:
    El «corazón inmaculado» es, según Mt 5,8, un corazón que a partir de Dios ha alcanzado una perfecta unidad interior y, por lo tanto, «ve a Dios». La «devoción» al Corazón Inmaculado de María, es, pues, un acercarse a esta actitud del corazón, en la cual el «fiat» – hágase tu voluntad – se convierte en el centro animador de toda la existencia.

    Obsérvense, ante todo, las comillas que el Cardenal Ratzinger coloca en devoción y corazón inmaculado, ésta sin las mayúsculas – lo cual es un indicio seguro de que estas palabras van a adquirir un nuevo significado.
    Así, «Dios quiere establecer en el Mundo la devoción a mi Corazón Inmaculado» debe ser interpretado ahora como «Dios quiere que todos hagan Su voluntad»; por eso, todo aquél cuyo corazón está abierto a la voluntad de Dios consigue su propio "corazón inmaculado".

    Así, la devoción al Corazón Inmaculado de María pasa a significar la apertura del corazón de cada uno a Dios – y no que se propague la Devoción a Su Corazón, con el propósito de hacer que el Mundo (especialmente Rusia) sea católico. "Inmaculado" (con I mayúscula) se cambia para "inmaculado" (con i minúscula). "Su" Corazón, por lo menos potencialmente, se cambia para "corazón de todos". Como diría un prestidigitador: "¡Abracadabra! ¡Transformado!"

    Evidentemente, sólo hay una palabra para describir el rebajamiento del único Corazón Inmaculado – concebido sin pecado original y exento de faltas personales de cualquier especie – al nivel de cualquier persona que se arrepiente de sus pecados y alcanza la unidad interior con Dios. Esa palabra es blasfemia.

    Por otro lado, la eliminación de la conversión de Rusia fue algo más difícil de realizar. No hay mucho que decir cuando se trata de tornar ambigua la clarísima declaración de la Madre de Dios, de que «el Santo Padre me consagrará a Rusia, que se convertirá.» Pero, según hemos demostrado, la Alta Jerarquía del Vaticano ya no acepta la conversión de Rusia. La solución de este problema estaba simplemente en evitar cualquier discusión sobre esto en EMF, a pesar de haber citado las palabras de Nuestra Señora sin ningún comentario. ¿La conversión de Rusia? ¿De qué conversión se está hablando?

    Pero el supremo insulto fue la citación, transcrita por el Cardenal Ratzinger en EMF, de una única "autoridad" sobre Fátima: el teólogo flamenco Edouard Dhanis, S.J., considerado por Ratzinger un «eminente conocedor» de Fátima. Evidentemente, el Cardenal Ratzinger sabe muy bien que Dhanis, jesuita modernista, debe su celebridad a haber puesto en duda las apariciones de Fátima. Dhanis había sugerido que en el Secreto de Fátima, excepto un llamamiento a la oración y a la penitencia, todo lo demás fue entremezclado en la imaginación de los tres pastorcitos, con base en cosas que habían visto u oído anteriormente. Por consiguiente, Dhanis clasificó como "Fátima II" todo aquello que el«eminente conocedor» recusó, por entender que eran invenciones– sin que ni una sola vez hubiese entrevistado a la Hermana Lucía ni consultado los archivos oficiales de Fátima.
    Como declaró Dhanis:
    «Teniendo todo esto en cuenta, no es muy fácil determinar exactamente cuál es el grado de credibilidad que se debe atribuir a los relatos de la Hermana Lucía. Sin poner en duda su sinceridad ni la sólida capacidad de discernimiento que muestra en sus quehaceres cotidianos, me parece conveniente utilizar sus escritos con cierta reserva.(…) Debemos tener presente que una persona buena puede ser sincera y demostrar sensatez en sus quehaceres cotidianos, y, a pesar de ello, puede mostrar una propensión a invenciones inconscientes sobre determinados aspectos, o en todo caso una tendencia a contar viejas reminiscencias de veinte años antes con floreos y alteraciones significativas.»1

    Dhanis, que recusó examinar los archivos oficiales de Fátima, manifestó dudas sobre cada aspecto del Mensaje de Fátima que no estuviese en consonancia con sus inclinaciones neomodernistas: la oración enseñada por el Ángel la consideró “inexacta”; la visión del Infierno, una “hiperbólica representación medieval”; la profecía de “una noche alumbrada por una luz desconocida”, anunciando la inminencia de la II Guerra Mundial, la describió como “motivo de sospechas”. Y en lo que se refiere a la consagración de Rusia, Dhanis declaró terminantemente que “Rusia no podría ser consagrada por el Papa sin que tal acto tuviese un aire de provocación, no sólo con relación a la jerarquía separada, sino también con relación a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Eso impediría en la práctica la consagración...» Por lo tanto, Dhanis declaró que la Consagración de Rusia era «moralmente imposible debido a las reacciones que, con toda certeza, iría a provocar.»

    La deconstrucción que hizo Dhanis del Mensaje de Fátima es un ejemplo típico de cómo socavan las verdades católicas los modernistas, a partir de premisas inventadas por ellos mismos. Así, si la Consagración de Rusia es moralmente imposible (premisa inventada), ¿cómo podría haberla pedido Nuestra Señora de Fátima? Después de haber barajado los naipes contra la Hermana Lucía, Dhanis llega a la “inevitable” conclusión: «¿Cómo se puede admitir que la Santísima Virgen hubiera pedido una consagración que, llevada al pie de la letra, sería prácticamente irrealizable? (…) De hecho, tal pregunta parece exigir una respuesta negativa.
    (…) Por lo tanto, parecería muy poco probable que Nuestra Señora hubiera pedido la consagración de Rusia. (…)» Con base exclusivamente en la premisa inventada por Dhanis, se clasifica como fraude la atestación de la Hermana Lucía.

    Es precisamente esa la línea adoptada por el Cardenal Sodano y por la institución del Vaticano: la Madre de Dios difícilmente podría haber pedido algo diplomáticamente tan comprometedor como una consagración pública de Rusia; por lo tanto, debemos eliminar, de una vez por todas, esta complicada cuestión. Es esta línea – la Línea del Partido – la que aprobó el Cardenal Ratzinger en su “comentario”, al elogiar a Dhanis como “un eminente conocedor” de Fátima. Manteniendo la Línea del Partido, el Cardenal Ratzinger afirma que el Tercer Secreto en especial «recuerda imágenes que Lucía puede haber visto en libros de piedad y cuyo contenido deriva de antiguas intuiciones de fe.» En otras palabras: ¿Quién podría afirmar con seguridad cuáles son las partes auténticas del Tercer Secreto y cuáles son simples reminiscencias o “intuiciones”? Y si esto fuese válido para el Tercer Secreto, valdría también para lo restante del Mensaje de Fátima.

    Basta decir que la evidente concordancia entre el Cardenal Ratzinger y Dhanis – de que ni todos los elementos específicamente proféticos del Mensaje son confiables – tiene el mérito de desacreditarlo para la elaboración de cualquier “interpretación” del Tercer Secreto, o de cualquier otra parte del Mensaje de Fátima. Pura y simplemente, el Cardenal Ratzinger no se cree que la Madre deDios haya pedido la Consagración de Rusia, ni la Conversión de Rusia a la Fe católica, ni el Triunfo del Corazón Inmaculado de María, ni la instauración en el Mundo entero de la devoción genuinamente católica al único Corazón Inmaculado. Por consiguiente, el Cardenal tendría la obligación de revelar su escepticismo y de abstenerse en ese asunto, en lugar de pretender dar una “interpretación” que, en realidad, constituye una tentativa de desprestigiar y desacreditar aquello que pretende “interpretar”.

    ¿Qué es lo que restó del Mensaje de Fátima después que el Cardenal Ratzinger y Mons. Bertone acabaron con ella en 26 de junio de 2000?
    Sobre esto tanto el Cardenal Ratzinger como Mons. Bertone y el P. Dhanis están de acuerdo: «Lo que queda de válido lo hemos visto de inmediato al inicio de nuestras reflexiones sobre el texto del “secreto”: la exhortación a la oración como camino para la “salvación de las almas” y, en el mismo sentido, la llamada a la penitencia y a la conversión

    A partir del 26 de junio de 2000, el Mensaje de Fátima se convirtió en una “Fátima light”: una receta diluida para la devoción personal, sin ninguna importancia específica para el futuro. ¿Es decir que fue por eso por lo que bajó la Madre de Dios a la Tierra y por lo que se realizó el Milagro del Sol? Es interesante observar que aun en la presentación de esta versión minimalista del Mensaje, el Cardenal Ratzinger no podría hablar de la salvación de las almas sin equiparar aquellas palabras con las mismas comillas embarazosas que utilizó en su comentario, para evitar las palabras devoción, triunfo e inmaculado. Es como si esa “Fátima diluida” no fuese lo suficientemente diluida en su contenido católico para el paladar ecuménico del Clero moderno.

    Con relación a la profética advertencia de Nuestra Señora, de que «varias naciones serán aniquiladas» si no se llegase a realizar la Consagración de Rusia, aparentemente ellos piensan que nos vamos a olvidar de eso. No habrá ninguna aniquilación de naciones, «Fátima parece ya pertenecer al pasado.» El Cardenal Sodano así lo dice y el Cardenal Ratzinger lo acepta...

    http://www.fatima.org/span/thirdsecret/hoax.pdf


    Última edición por ALACRAN; 11/05/2018 a las 19:03
    Albion dio el Víctor.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  4. #4
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está en línea "portador de valores eternos"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,788
    Post Thanks / Like

    Re: El desprecio papal al Tercer Secreto de Fátima desencadenó la espantosa crisis ac

    Muy "explicable", por tanto la negativa de Juan XXIII a divulgar el terrorífico secreto en 1960, si como sabemos había convocado el concilio Vaticano II en 1959 para llevar a efecto, supuestamente todo lo contrario que ese secreto le avisaba...

    Y no solo eso, sino que en el discurso inaugural del Vaticano II (octubre de 1962) osó, supuestamente, despreciar el contenido del Tercer Secreto de Fátima cuando se refirió irónicamente a "los profetas de calamidades":
    ...Nos parece justo disentir de tales profetas de calamidades, avezados a anunciar siempre infaustos acontecimientos, como si el fin de los tiempos estuviese inminente...
    https://w2.vatican.va/content/john-x...g-council.html

    *******

    Garabandal en relación con el Tercer Secreto de Fátima:

    "...El Padre Malachi Martin dijo que había leído el Tercer Secreto – lo anunció en el programa radial de Art Bell, que nosotros tenemos grabado. Además, en respuesta a un número de preguntas, el Padre Malachi Martin afirmó que Nuestra Señora vino a Garabandal, España, porque el Tercer Secreto no había sido revelado en 1960 como Ella lo había pedido. Como resultado, Nuestra Señora se apareció en 1961 – un año después que el Vaticano no reveló el Tercer Secreto – y Ella básicamente reveló el Secreto a los cuatro niños de Garabandal, o al menos lo hizo dentro del mensaje de Garabandal.
    Y la parte más notable de todo ese mensaje es "muchos Cardenales, obispos y sacerdotes se están yendo al infierno y arrastrando muchas almas con ellos" y que un gran castigo espera a la humanidad a causa de los pecados de este tiempo...


    http://www.fatima.org/span/crusader/cr69/cr69pg52.pdf
    Última edición por ALACRAN; 11/05/2018 a las 19:05
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  5. #5
    Avatar de Albion
    Albion está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    28 abr, 18
    Ubicación
    Inglaterra
    Mensajes
    28
    Post Thanks / Like

    Re: El desprecio papal al Tercer Secreto de Fátima desencadenó la espantosa crisis ac

    Cita Iniciado por ALACRAN Ver mensaje
    Es interesante observar que aun en la presentación de esta versión minimalista del Mensaje, el Cardenal Ratzinger no podría hablar de la salvación de las almas sin equiparar aquellas palabras con las mismas comillas embarazosas que utilizó en su comentario, para evitar las palabras devoción, triunfo e inmaculado. Es como si esa “Fátima diluida” no fuese lo suficientemente diluida en su contenido católico para el paladar ecuménico del Clero moderno.
    ¡Olé!

  6. #6
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,330
    Post Thanks / Like

    Re: El desprecio papal al Tercer Secreto de Fátima desencadenó la espantosa crisis ac

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Por qué el comunismo no debe gobernar un país - Fátima el último misterio

    Comparto con ustedes parte de este documental "Fátima el último misterio" donde explica por qué el comunismo no debe de gobernar un país.

    Para más información los invito a que visiten:
    https://www.goyaproducciones.com/port...

    Los invito a rezar por nuestros sacerdotes, el demonio ya esta atacando deliberadamente nuestra fe, en especial a la integridad de los representantes de Nuestro Señor, les pido que elevemos nuestras plegarias por todos los sacerdotes, en especial por los que han sido asesinados en estos últimos años en México, que Dios los tenga en su Santa Gloria y que con Nuestra Madre Santa María de Guadalupe detenga y transforme los corazones de las personas que cometen estas atrocidades en contra de la vida de los demás y olvidan que todos somos hermanos en Cristo, con Cristo y por Cristo.

    También les recomiendo leer el tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen María escrito por San Luis María Grignion de Montfort, en el descubrirán la gran importancia de ser marianos, ya que su mano nos conduce con su santísimo hijo, la Santísima Virgen María es el camino más corto, más seguro y el más perfecto para ir a Jesús, Nuestro Señor Jesucristo vino al mundo por medio de la Santísima Virgen María y por medio de ella debe reinar también en el mundo. Dios Padre reunió todas las aguas en un lugar que denominó mar y de igual modo hizo una sola masa con todas sus gracias y la llamó María. Pueden ver y descargar el libro en el siguiente link: http://www.montfort.org/content/uploa...





    https://www.youtube.com/watch?v=J5RB...dDPuNSV6jR3bBo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. The Papal Nobility.
    Por Annuit Coeptis en el foro English
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 13/09/2013, 09:23
  2. El patriotismo y la crisis actual
    Por Emperador Pinguino en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 22/04/2012, 01:50
  3. Imitación de lo genuino, desprecio de lo postizo
    Por Hyeronimus en el foro Geografía y Etnografía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 20/03/2012, 15:20
  4. Error papal
    Por Donoso en el foro Crisis de la Iglesia
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 10/02/2010, 04:20
  5. España 2008: crisis económica y crisis moral
    Por Hyeronimus en el foro Economía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 17/10/2008, 20:05

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •