Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 14 de 14
Honores12Víctor
  • 1 Mensaje de Hyeronimus
  • 2 Mensaje de DOBLE AGUILA
  • 1 Mensaje de Valmadian
  • 1 Mensaje de Valmadian
  • 1 Mensaje de Valmadian
  • 1 Mensaje de Hyeronimus
  • 1 Mensaje de Hyeronimus
  • 1 Mensaje de Hyeronimus
  • 1 Mensaje de Hyeronimus
  • 1 Mensaje de Hyeronimus
  • 1 Mensaje de juan vergara

Tema: Tutti Fratelli y tutti contenti

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,333
    Post Thanks / Like

    Tutti Fratelli y tutti contenti

    Tutti Fratelli y tutti contenti


    Ya no sorprende la nueva encíclica de Francisco presentada hace unos días. La noticia es ignorada –en general y salvo excepciones-, por el mundo periodístico, al que ya no interesa para nada lo que pueda opinar o escribir el otrora ídolo de multitudes, cuyo acceso al Pontificado fue presentado como la renovación de la Iglesia y la llegada de la Edad Dorada, culmen de la Primavera Eclesial que disfrutamos desde hace 50 años. Ahora, con una plaza de San Pedro casi vacía por la pandemia y la abulia de los católicos antes francisquistas, poco importa lo que diga Francisco en su tercera encíclica.

    La manipulación de los textos y escritos de San Francisco, ahora nombrado Gran Ecologista de la Moderna Iglesia, y Gran Maestre de la Fraternidad Humana, es impresionante. El Francisco de antaño, falseado y releído por el Francisco de hogaño.

    Francisco de Asís fue a ver al gran sultán para convertirlo al cristianismo y hacerle abjurar de su herejía. No lo consiguió. Pero para la historia particular de Francisco Bergoglio, en realidad fue a construir puentes, a dialogar, a plantear abrazos y a considerar a todos hermanísimos del alma, en plena Reconquista española. Claro que para Bergoglio la Reconquista es lo que ha leído en El País. Y si acaso alguien tuvo la culpa de todo, fueron los cristianos intolerantes con la Religión de la Paz.

    Pero es interesante ver que la Encíclica no ha pasado desapercibida para alguien que sí la ha entendido en sus justos términos. Por algo será. La gran Logia de España, considera que Francisco abraza el concepto de fraternidad de la Masonería. No han andado muy desencaminados. Desde luego, la encícilica no tiene desperdicio y quedará para la posteridad como un texto que habrá de ser tirado al cubo de la basura por algún futuro magisterio, si antes no llega el Hijo del Hombre a poner las cosas en su sitio. Con razón la noticia de Infocatólica “no admite comentarios a esta noticia”, no vaya a ser.

    La inspiración de Francisco para escribir este panfleto ha sido Luther King, Desmond Tutu y Ghandi, junto a San Francisco de Asís (n. 286). Vaya colección. Pobre San Francisco, que se desposó con la Pobreza de Jesucristo en la Cruz, para que ahora lo hayan convertido en el Líder de los Anticapis, acompañando a estos reconocidos corruptos mundiales. ¡Pobre San Francisco!



    https://adelantelafe.com/tutti-frate...utti-contenti/

    Valmadian dio el Víctor.

  2. #2
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,420
    Post Thanks / Like

    Re: Tutti Fratelli y tutti contenti

    Los masones no se han visto en OTRA semejante, en TODA la historia de los últimos tres siglos; lo han conseguido, hasta en la Santa Sede utilizan su terminología y conceptos fundamentales. Ahora, nos ofrecen la "Fraternidad Universal" nada menos (fraternidad masónica se entiende, es decir, igualdad en el relativismo). Con ello constatamos el enorme júbilo de todas las logias del mundo y aquelarres brujeriles por el estilo; están haciendo palmas con las orejas. Para muestra un botón:

    https://latribunadelpaisvasco.com/ar...e-la-masoneria

    Muy mal tenemos que estar para que la masonería se muestre tan exultante con algo así; esto ya no admite la más mínima duda, es algo palmario.

    https://infovaticana.com/2020/10/05/...as-posiciones/

    Ya dije anteriormente, y lo mantengo, que vivimos bajo ATAQUE de fuerzas preternaturales con una furia no vista en siglos; quien sabe si estamos en los Últimos Tiempos, todo apunta a que sí; aunque este terrible proceso puede ser muy largo. El peligro para las almas se hace evidente, mortal de necesidad.
    Última edición por DOBLE AGUILA; Hace 3 semanas a las 23:46
    Valmadian y Hyeronimus dieron el Víctor.

  3. #3
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,588
    Post Thanks / Like

    Re: Tutti Fratelli y tutti contenti

    La Gran Logia de España considera que Francisco abraza el concepto de fraternidad de la Masonería


    Mediante un comunicado enviado a los medios de comunicación, la Gran Logia de España manifiesta su satisfacción por la última encíclica del papa Francisco, «Fratelli Tutti», en la que consideran que el pontífice asume el concepto de fraternidad de la masonería y aleja a la Iglesia Católica de sus antiguas posiciones.

    5/10/20 3:14 PM

    (InfoCatólica)

    La Gran Logia de España explica su postura ante la última encíclica de Francisco:

    «Hace ahora 300 años se produjo el nacimiento de la Masonería Moderna. El gran principio de esta escuela iniciática no ha cambiado en tres siglos: la construcción de una fraternidad universal donde los seres humanos se llamen hermanos unos a otros más allá de sus credos concretos, de sus ideologías, del color de su piel, su extracción social, su lengua, su cultura o su nacionalidad. Este sueño fraternal chocó con el integrismo religioso que, en el caso de la Iglesia Católica, propició durísimos textos de condena a la tolerancia de la Masonería en el siglo XIX. La última encíclica del Papa Francisco demuestra lo lejos que está la actual Iglesia Católica de sus antiguas posiciones. En 'Fratelli Tutti', el Papa abraza la Fraternidad Universal, el gran principio de la Masonería Moderna».

    Los masones españoles citan el texto pontificio:

    «Anhelo que en esta época que nos toca vivir, reconociendo la dignidad de cada persona humana, podamos hacer renacer entre todos un deseo mundial de hermandad», expresa abogando por «una fraternidad abierta, que permite reconocer, valorar y amar a cada persona más allá de la cercanía física, más allá del lugar del universo donde haya nacido o donde habite». Para la construcción de esa Fraternidad Universal, el Papa aboga por perseguir el horizonte de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, «no suficientemente universales».


    Y añaden:

    «La carta aborda el papel desintegrador del mundo digital, cuyo funcionamiento favorece los circuitos cerrados de personas que piensan del mismo modo y facilitan la difusión de noticias falsas que fomentan prejuicios y odios. «Conviene reconocer que los fanatismos que llevan a destruir a otros son protagonizados también por personas religiosas, sin excluir a los cristianos, que pueden formar parte de redes de violencia verbal a través de internet y de los diversos foros o espacios de intercambio digital. Aun en medios católicos se pueden perder los límites, se suelen naturalizar la difamación y la calumnia, y parece quedar fuera toda ética y respeto por la fama ajena», añade».


    https://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=38792




    <<Y yo te digo a ti que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré yo mi Iglesia, y las puertas del Infierno no prevalecerán contra ella.>>

    MATEO 16, 18
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  4. #4
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,588
    Post Thanks / Like

    Re: Tutti Fratelli y tutti contenti

    San Juan Crisóstomo: "Quien con causa no se aíra, peca. Porque la paciencia irracional siembra vicios, fomenta la negligencia, y no sólo a los malos sino también a los buenos los invita al mal"


    <<Sólo cuando se excede la medida racional, o cuando no se llegue al justo medio, la ira o la no ira, son pecado. No se puede decir que una persona airada esté pecando, ya que su acto de ira puede responder en proporción justa, a la medida racional que la ira por celo está reclamando de él, pues al centrarse la ira en la venganza, si el fin de la venganza es recto, la ira es buena.>>



    Estoy tan harto, abrumadoramente harto, y harto de que no se haga nada, y harto de no hacer yo mismo, pero sí con muchas ganas de reventar ante todo lo que veo con estupor como hace saltar por los aires todo lo sagrado y lo profano que han sido las esencias de la Cristiandad, de contemplar conteniendome al ver cómo los valores que me transmitieron mis mayores -padres y abuelos-, son reducidos a algo abyecto hoy en día, que no he podido por menos que preguntarme si la ira es siempre un pecado capital, o hay veces en las que está sobradamente justificada. A pesar de que en Internet hay de todo, no siempre es fácil encontrar las respuestas adecuadas. Alguna reflexión sí he encontrado y a ella me remito.


    Tratando de comprender la ira

    La ira, en su esencia íntima, es una sed tan viva de venganza, correspondiente a una injuria recibida, cuya satisfacción se logra con la venganza. Es tan poderosa que resulta repulsiva tanto para quien lo experimenta en sí mismo como para quien la advierte en otro. Como afecta a las relaciones humanas, hasta hacernos capaces de odiar, ha suscitado más debates que ninguna otra emoción. Muchos católicos habían creído que el sentimiento de ira era en sí mismo pecaminoso. Ha tenido que pasar mucho tiempo hasta descubrir que es una emoción humana normal, regalo de Dios para la supervivencia física y psicológica. La Carta a los Efesios, cuando afirma: “Si se aíran, no pequen; no se ponga el sol mientras están airados… Toda acritud, gritos, maledicencia y cualquier clase de maldad, desaparezca de entre ustedes” (Ef 4,26.31), entiende que no es el sentimiento de la ira lo que es malo, sino la conducta perjudicial o culpable que dimana de él.


    ¿Cómo es posible airarse sin pecar?

    Si encontramos expresiones de ira en la vida de Jesús, quiere decir que esta no es pecado, sino un estado emocional normal. Cuando a uno le pisan el pie, brinca. En ese caso la ira es un sentimiento normal, con ciertos límites. Se entiende que la gente tiene sentimientos de ira. Pero esos sentimientos no deben llevarnos a una conducta injuriosa. El sentimiento es una cosa y su expresión externa es otra. No podemos controlar los sentimientos, pero sí podemos controlar su reacción. Una cosa es sentir ira y otra mostrarla en la conducta. Tener ira no es pecado, mientras sea aislada y se eviten las conductas que sean perjudiciales para la vida familiar. De todos modos, la ira es un sentimiento difícil de controlar.


    Sentir no es consentir

    Lo primero que tenemos que hacer es distinguir el sentimiento de ira del pecado de la ira. Nos enseñan la psicología y el Catecismo de la Iglesia Católica que sentir no es lo mismo que consentir, y que los sentimientos en sí mismos, no son ni buenos ni malos, son amorales, no son pecado. Dice el Catecismo que “el término ‘pasiones’ designa los afectos y los sentimientos. Ejemplos eminentes de pasiones son el amor y el odio, el deseo y el temor, la alegría, la tristeza y la ira. En sí mismas, las pasiones no son buenas ni malas. Las emociones y sentimientos pueden ser asumidos por las virtudes, o pervertidos en los vicios”. (CaIC 1767-1774). En segundo lugar, el sentimiento de ira surge cuando lo que la persona espera, necesita o desea no es alcanzado. Por eso, si no hay deseo no hay ira. Así, si yo espero que mis hijos se porten siempre bien, hagan la tarea sin protestar, y mantengan sus cuartos en orden, si esto no sucede me voy a frustrar. El sentimiento de la ira es una reacción a mi frustración, porque las cosas no suceden como yo quisiera que fueran.


    Testimonio de la Escritura

    En los Evangelios encontramos el testimonio de que Jesús se enojó contra los mercaderes en el templo de Jerusalén (Juan 2,13-16); cuando los fariseos quisieron ridiculizarlo por curar en el día sábado, Jesús “paseó sobre ellos su mirada enojado y apenado por su ceguera” (Mc 3,5); cuando los discípulos reprendían a los niños para que nos se le acercaran “Jesús se enfadó y les dijo: Dejen que los niños vengan a mí” (Mc 9,13-14).


    Sentimiento normal

    Cristo se airó porque habían convertido la casa de Dios en cueva de ladrones. Cuando vinieron los niños a El y los apóstoles no los dejaron acercarse, el Señor se enojó. Esta es la ira normal, reacción normal del celo por la gloria de Dios ultrajada. La ira normal no lleva nunca a la agresión.


    Sentimiento anormal

    Hay otro grado al cual puede llegar la ira que es lo que llamamos "la rabia", la furia. Ese es un grado muy grande de ira que puede llevar, y ordinariamente lleva, a la agresión de palabra o de obra; la rabia es una forma muy fuerte de ira. Es terrible y lleva a la violencia, a la agresión. No hay que confundir ira con rabia, con resentimiento. En el resentimiento hay su parte de ira también, que la persona va almacenando, pensando en lo que le hicieron lo va guardando. Por eso se llama resentimiento, que significa volver a sentir. Esta ira va destruyendo a la persona que la siente, no al que causó el resentimiento, que a veces ni se entera que hizo calentar al otro. La ira destruye, si llega a convertirse en odio, cuyo proceso final es el resentimiento, que es una ira congelada. La ira se puede convertir en una adicción. ¿Cuándo se puede decir que una persona es adicta a la ira? Cuando no tiene control sobre la ira y ésta es algo crónico, compulsivo.


    Elemento de crecimiento personal

    La ira es un elemento fundamental de crecimiento personal. Puede ser un enemigo que arruine nuestras relaciones y destruya familias y comunidades o puede hacerse presente como un amigo. Será como una especie de faro para nuestro conocimiento y una fuente de energía para la acción. Clarificar nuestras necesidades más profundas y conocer nuestras barreras nos sitúa en la posición de asumir las riendas de nuestra ira, en vez de que ella lo asuma sobre nosotros.


    Más importante que cualquier sacrificio

    La Escritura nos introduce en las líneas maestras de la vida de los seguidores de Jesús en cuanto a las relaciones. La esencia de estas líneas de conducta es el amor. Los sinópticos presentan el mandamiento del amor dentro de un contexto de conflicto. Jesús ha llegado a Jerusalén. El jefe del sanedrín, los escribas y los ancianos han puesto en duda su autoridad. Cuando Jesús continúa enseñando, ellos se ponen furiosos y quieren detenerlo; algunos fariseos y saduceos se reúnen e inventan unas preguntas para ponerle una trampa. Así, con ese telón de fondo, rodeado de enemigos y de trampas, puesto a prueba y atacado, Mateo, Marcos y Lucas presentan a Jesús hablando del amor (cf. Mc 12,28-34). Enseñándonos así que la mansedumbre y la misericordia moderan la ira, el odio. El conflicto no nos exime del amor. La ira contra el prójimo no nos exime del más grande de los mandamientos. Más aún, el momento de la ira es el momento de responder con amor. Nos llama a abordar el conflicto con la actitud y conducta de los que viven a Jesús, de los que creen que amar al prójimo “vale más que todos los holocaustos y sacrificios” (Mc 12,33). Incluso cuando alguien nos ha atacado, nos ha engañado, ha sido hostil con nosotros, nuestra respuesta es dejarnos guiar por el amor. Y esto no significa negar nuestra ira, sino enfrentar nuestra ira, a la persona contra quien nos airamos con un comportamiento en armonía con el amor evangélico: honradez, respeto y sobre todo disposición para el perdón.

    Jesús, en medio de la oposición, peleando con sus amigos y con sus enemigos, habla del amor. Nos habla de un Padre que perdona, que acoge entre sus brazos al hijo que le ha ofendido; habla del pastor cansado que sale en busca de una sola oveja perdida; de una mujer sorprendida en adulterio que experimenta su acogida en vez de su lapidación; de un criminal que muere saboreándola misericordia y el perdón. Estas historias nos dicen que no podemos tener vida sin conflictos y que el conflicto nos ofrece la oportunidad de recuperar algo que hemos perdido, la oportunidad de la curación, de dar la vuelta a nuestras vidas, la oportunidad de regresar a nuestra casa, la casa del Padre.


    https://es.catholic.net/op/articulos...rse.html#modal


    Ateniéndonos al DEUTERONOMIO 32-35 y ss., la venganza se la reserva Dios para sí mismo, pero el deseo de ella no es más que el producto de la indignación por la provocación, el ataque, el daño, todo ello porque sí, por pura Maldad. y sí ese deseo es la ira, entonces ésta no es pecaminosa sino una reacción natural. Sí todavía quedaban dudas ante lo que está pasando en el seno de la Iglesia, en la propia cúpula de ella, es que se está ciego. Quien espere un documento directo en el que se declare el cisma formalmente, puede esperar sentado, no es preciso y no va a suceder así, pero esto es un cisma en toda regla. Con la publicación de esta Encíclica se ha rubricado su existencia.
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  5. #5
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,588
    Post Thanks / Like

    Re: Tutti Fratelli y tutti contenti

    A medida que pasan las horas la cosa se va poniendo peor.Que el Papa cargue contra el neoliberalismo no es algo malo, de hecho ya la Rerum Novarum lo hizo, y podía haberla reivindicado. Pero cuando esa crítica justa se convierte en cachondeo de todos los enemigos de la Iglesia, de los que siguen a aquellos que persiguieron y asesinaron católicos por miles, que jamás se han ni siquiera avergonzado de ello ni, por supuesto, jamás han pedido perdón, entonces es que la cosa va mal, rematadamente mal. Pero es lo que hay y resulta no solo bochornoso, sino indignante que quienes NO SON CATÓLICOS arrimen el ascua a su sardina y en pro de sus más repugnantes intereses. Vamos a acabar aplicando aquello de "dime con quien andas y te diré quien eres" que traducido de Proverbios 13-20: <<Ve con los sabios y te harás sabio; al que a necios se allega le alcanzará la desdicha>>


    Al Papa le llueven las alabanzas por ‘Fratelli Tutti’: Sánchez, Errejón, Echenique, Garzón…
    TAMBIÉN LE DA LAS GRACIAS POR SU DEFENSA DE LOS MÁS VULNERABLES


    Por Fernando Beltrán | 06 octubre, 2020


    El pasado domingo el Vaticano publicó la tercera encíclica del Papa Francisco: Fratelli Tutti. Comentábamos que no había tenido una gran repercusión en la prensa, sin embargo, en las redes sociales algunas figuras públicas se han hecho eco de este documento pontificio que versa sobre la fraternidad universal y la amistad social.

    “Comparto con el Papa el llamamiento a construir un mundo más justo y solidario”, ha escrito Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España. “Francisco analiza la crisis que vivimos desde una visión radicalmente social. Gracias por alzar su voz en defensa de los más vulnerables y clamar contra los efectos del neoliberalismo y el populismo”, ha señalado el dirigente socialista.


    “Algunos dicen ser cristianos pero cuando el Papa critica la desigualdad resultan ser solo devotos del neoliberalismo”, ha criticado Iñigo Errejón, líder del partido Más País, de clara tendencia izquierdista.


    El ex presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha dedicado un par de publicaciones al Santo Padre. Ambas citando partes del documento. “El derecho de algunos a la libertad de empresa o de mercado no puede estar por encima de los derechos de los pueblos, ni de la dignidad de los pobres…”, dice una de las citas.


    El Papa “sepulta el neoliberalismo en “Todos hermanos””, dice en otro tuit en el que añade otro extracto: “Invertir a favor de los frágiles puede no ser rentable, puede implicar menor eficiencia. Exige un Estado presente y activo, e instituciones de la sociedad civil que vayan más allá de la libertad de los mecanismos eficientistas”.


    José Ramón Bauzá, europarlamentario de Ciudadanos, se ha mostrado muy crítico con el Santo Padre: La encíclica como alegato comunista es una falta de respeto a millones de católicos que cada día mejoran el mundo de manera altruista gracias a la riqueza que genera la libertad económica. Mejor hable de Dios y deje la economía a un lado”, ha escrito el político liberal.


    El ex de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta cita una afirmación pontificia: “El mercado solo no resuelve todo”. Es cierto, reconoce el político, pero “las economías de libre mercado resuelven muchísimas más cosas que las que no lo son”. “Además, como nadie sostiene que el mercado solo lo resuelva todo, el Papa incurre en la falacia del hombre de paja”, señala.


    “Tiempos extraños en los que PP, Ciudadanos y VOX piensan que una encíclica papal es un peligroso manifiesto socialcomunista y narcobolivariano”, ha escrito uno de los personajes más polémicos de Podemos, Pablo Echenique. El político de la formación de Pablo Iglesias ha animado a leer un artículo en el que se resume la encíclica.


    Por último, el ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha dicho que “las más de 70 páginas de la encíclica “Fratelli Tutti” del Papa Francisco constituyen una lúcida reflexión muy oportuna en tiempos de crisis, desigualdad y ola reaccionaria global”. El texto lo ha acompañado con una cita del Papa y unas fotografías de la encíclica subrayada, entendemos que por él.


    https://infovaticana.com/2020/10/06/...-el-populismo/


    El caso es que no he podido dejar de acordarme de las comunicaciones que en San Sebastián de Garabandal recibía directamente de la Santísima Madre, la niña Conchita. Al fallecer Juan XXIII y llegar la noticia a la aldea, Conchita afirmó que quedaban tres Papas, en realidad cuatro, pero que la Santísima Madre no lo contaba porque su papado sería muy breve. Así que según esas palabras en 1965 quedaban Pablo VI, (Juan Pablo I), Juan Pablo II y Benedicto XVI..., ¿y Francisco? Pues resulta que no está en la lista y no tiene condición de Papa al decir de la comunicación de la Santísima Virgen María. Entonces ¿quién es?

    Por supuesto, el materialismo intrínseco en muchos que se dicen católicos puede llevarlos a negar unas apariciones privadas, Fátima o Garabandal (de Fátima hay que hablar de esa parte del Tercer Secreto), y sostener que hay que dejarse de zarandajas. Sí, pueden decirlo, pero yo también puedo, y debo, preguntar porque en un tostonazo de 70 páginas NO SE HABLA DE DIOS, NI DE LA SALVACIÓN. Puedo preguntar, y debo, porqué este ¿Papa? (es que empiezo a pensar que con él la Sede de Pedro se ha quedado vacía), no se ocupa de dirigir el mandato de Jesucristo de evangelizar el mundo, y en cambio se dedica a la la madre tierra, clara muestra de paganismo, o de meterse en profundidades políticas de clara orientación comunista. Y lo vemos perfectamente en esos aplausos de los peores, y hasta el tal Sánchez tiene la desvergüenza de aplaudir que se vaya contra los populismos, ¿y él gracias a quiénes está aposentado en la Moncloa sino a populistas?

    https://www.garabandal.it/es/multime...abandal-fatima
    ALACRAN dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  6. #6
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,333
    Post Thanks / Like

    Re: Tutti Fratelli y tutti contenti

    Viganò sobre la encíclica Fratelli tutti: “Daría la impresión de que fue escrita por un masón”


    Una lectura somera del texto de Fratelli tutti daría la impresión de que fue escrita por un masón en lugar de por el Vicario de Cristo. Todo lo que en ella se dice está inspirado por un vago deísmo y una filantropía que no tienen nada de católico. Nonne et ethnici hoc faciunt? “¿No hacen eso también los gentiles?” (Mt.5,47)

    Salta a la vista y es totalmente bochornosa la falsificación histórica del encuentro de San Francisco en el Sultán: según el autor de la encíclica, elPoverello«no hacía la guerra dialéctica imponiendo doctrinas»; en realidad, las palabras de San Francisco recogidas por los cronistas son muy diferentes: «Si me prometes en nombre tuyo y de tu pueblo que os pasaréis a la religión de Cristo, salga yo ileso o no del fuego, yo mismo entraré entre las llamas. Si me quemo, vaya en pago de mis pecados; si, por el contrario, el poder de Dios hace que salga sano y salvo, reconocerás a Cristo, poder y sabiduría de Dios, como verdadero Dios y Señor y Salvador de todos».

    Está del todo ausente la dimensión sobrenatural, como está igualmente ausente toda alusión a la necesidad de pertenecer al Cuerpo Místico de Cristo, que es la Santa Iglesia, para alcanzar la eterna salvación. Se distorsiona gravemente asimismo el concepto de fraternidad; para el católico, ésta sólo es posible en Cristo si se tiene a Dios por Padre gracias al Bautismo (Jn.1,12), mientras que para Bergoglio bastaría con pertenecer a la humanidad.

    El concepto católico de libertad de religión es sustituido por el concepto de libertad religiosa teorizado por el Concilio Vaticano II, llegando a cambalachear el derecho divino de la Iglesia de libertad de culto, de predicación y de gobierno por el reconocimiento del error a propagarse no sólo en general sino también por las naciones cristianas. Los derechos de la verdad no pueden malvenderse a cambio de otorgar derechos al error. La Iglesia tiene un derecho natural a la libertad, en tanto que las religiones falsas no lo tienen.

    Desconcierta la manera en que la encíclica se rebaja aceptando relato oficial del covid, confirmando con ello el sometimiento al pensamiento único y a la élite mundialista. Tampoco sorprende la excesiva insistencia en la unidad y la fraternidad universal, además de que condena el legítimo derecho que tiene el Estado de tutelar la propia identidad no sólo cultural sino también y sobre todo en materia de Fe.

    Esta encíclica constituye el manifiesto ideológico de Bergoglio, su profesión de fe masónica, así como su candidatura a la presidencia de la religión universal, sierva del Nuevo Orden Mundial. Aunque tanta afirmación de acatamiento al pensamiento dominante le valga el beneplácito de los enemigos de Dios, corrobora el inexorable abandono de la misión evangelizadora que se ha encomendado a la Iglesia. Ya le habíamos oído decir en otra ocasión que «el proselitismo es una solemne tontería».

    Bergoglio falsifica la realidad. Miente con un descaro que no tiene rival. Por otra parte, el mayor experto en adulterar la verdad es precisamente la dictadura china, según la cual Nuestro Señor lapidó a la adúltera (el régimen comunista ha distribuido en las escuelas un libro que cuenta algunas episodios tomados de diversas religiones, adulterando totalmente el texto). Está claro que la proximidad del régimen comunista a la iglesia bergogliana no se limita al Acuerdo, sino que incluye también el mismo modus operandi.

    +Carlo Maria Viganò




    https://adelantelafe.com/vigano-sobr...-por-un-mason/

    Valmadian dio el Víctor.

  7. #7
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,333
    Post Thanks / Like

    Re: Tutti Fratelli y tutti contenti

    ¿Todos hermanos?

    La tercera encíclica del papa Francisco, Fratelli tutti, firmada el pasado 3 de octubre en Asís, parecería ser el documento final de su pontificado; una especie de testamento político. Porque la encíclica es política, como todo el pontificado de Francisco. Uno de sus más fieles colaboradores, Andrea Tornielli, director de comunicaciones de la Santa Sede, no utiliza el adjetivo político sino social, que en sustancia es lo mismo, y escribe: «La nueva encíclica Fratelli tutti se presenta como una suma del magisterio social de Francisco, y recoge de modo sistemático los temas expuestos en las declaraciones, discursos e intervenciones de sus siete primeros años de pontificado».

    Un origen y una inspiración que, según Tornielli, está sin duda representada por el Documento sobre la fraternidad humana por la paz mundial y la convivencia común firmado el 4 de febrero de 2019 en Abu Dabi junto al gran imán de Al-Azhar, Ahmad al Tayyib. No es casual que Al Tayyib sea uno de los autores más citados en la encíclica, en el primer comentario sobre ella que ha hecho en Twitter, donde ha escrito que «es un mensaje que restablece la conciencia a la humanidad».

    ¿Al Tayyib y el papa Francisco comparten una misma conciencia de la humanidad? ¿En qué sentido? El papa Bergoglio lo explica: «Soñemos como una única humanidad» (…) «cada uno con la riqueza de su fe o de sus convicciones, cada uno con su propia voz, todos hermanos» (nº8).

    La verdad absoluta no es Jesucristo, en cuyo nombre y por cuyo bautismo los cristianos somos hermanos. La fraternidad es un valor superior al propio Cristo, porque según el papa Francisco sería capaz de poner de acuerdo a católicos, musulmanes, budistas y hasta a los mismos ateos, que también tienen su fe y convicción.
    Al comienzo de la encíclica el papa Francisco evoca la visita de San Francisco de Asís al sultán Malik al Kamil de Egipto, y la presenta como una búsqueda de diálogo, mientras que todas las fuentes de la época nos dicen que San Francisco quería convertir al Sultán y apoyaba las Cruzadas que combatían en Tierra Santa. Pero el encuentro entre San Francisco y el Sultán fracasó, y da la impresión de que el papa Bergoglio quisiera demostrar que es más capaz que San Francisco de cumplir la misión, a partir del documento de Abu Dabi.
    Para llevar a cabo ese diálogo, Francisco sustituye los principios de la Fe católica por los de la Revolución Francesa, en particular el trilema libertad, igualdad y fraternidad (nº 104-105). Se trata de una utopía que nunca se ha cumplido en la historia y de la que el papa Bergoglio quiere ser artífice en el siglo XXI.

    Fraternidad y amistad social son palabras clave en la encíclica desde el título, y constituyen la nueva forma del amor cristiano. Un amor cuya medida no es la relación vertical con Dios, sino horizontal con el prójimo. La fraternidad también se llama solidaridad, y «la solidaridad, entendida en su sentido más hondo -afirma el Papa– es un modo de hacer historia y eso es lo que hacen los movimientos populares» (nº 116).

    Los movimientos populares son los marxistas de Hispanoamérica, a los que siempre ha estado ligado el papa Francisco. En la encíclica critica extensamente los «regímenes políticos populistas» y los «planteamientos económicos liberales» (nº 37) como «formas de nacionalismos cerrados y violentos» (nº 86), pero pasa por alto el comunismo. Ello a pesar de que la primera potencia mundial hoy en día es la China comunista, que se inspira en Marx, Lenin y Mao. Pero según un colaborador del Papa como monseñor Sánchez Sorondo, China es el país que mejor aplica hoy en día la doctrina social de la Iglesia, y tal vez por eso la Santa Sede quiere mantener relaciones privilegiadas con ella. El Papa hace caso omiso también de la responsabilidad de China en la difusión del coronavirus y excluye la posibilidad de que la pandemia sea un castigo divino (nº 134). Sin embargo, todos los pontífices han enseñado que las epidemias, las guerras, las carestías y todo flagelo colectivo son consecuencia del pecado de los hombres.

    Eso sí, la encíclica no menciona el pecado ni sus consecuencias en la sociedad. Se diría que el único pecado es oponerse a la inmigración, que es el instrumento para «integrar creativamente» (nº 41), integración muy querida al papa Francisco. Parece criticar la mundialización, pero en realidad el blanco de sus críticas es la gestión desde arriba e inicua del proyecto mundialista. Lo que quiere es una globalización desde abajo extendida a todas las clases sociales, sobre todo en el Hemisferio Sur, organizada por los movimientos populares marxistas y, quizás, China.

    «Si se acepta el gran principio de los derechos que brotan del solo hecho de poseer la inalienable dignidad humana, es posible aceptar el desafío de soñar y pensar en otra humanidad. Es posible anhelar un planeta que asegure tierra, techo y trabajo para todos» (nº 127). Aunque si hay un país en que son conculcados los derechos humanos, es precisamente China. ¿Cómo es posible que lo calle en un documento que reivindica los derechos humanos como cimiento de la convivencia social?

    Pero sobre todo el papa Francisco no da la menor indicación para hacer posible su utopía. Y eso que la Iglesia posee todos los medios, no ya para hacer posible una utópica paz en la Tierra, sino también para hacer más llevadera la vida en este valle de lágrimas. Esos instrumentos son la oración, los sacramentos, el respeto a la ley natural y cristiana y la profesión privada y pública de fe en Jesucristo, único Camino, Verdad y Vida. Desgraciadamente, esta dimensión sobrenatural brilla por su ausencia en el documento del papa Francisco. Y que esta exhortación a la fraternidad planetaria la haya hecho precisamente en el momento en que una guerra fratricida desgarra las altas esferas de la Iglesia no contribuirá desde luego a garantizar su éxito.



    https://adelantelafe.com/todos-hermanos/

    Valmadian dio el Víctor.

  8. #8
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,333
    Post Thanks / Like

    Re: Tutti Fratelli y tutti contenti

    Tutti frutti



    Resulta tedioso y no es el objetivo primario de este blog comentar las noticias de lo que ocurre en la iglesia. Para eso están otros sitios que lo hacen de un modo mejor y más completo, por ejemplo, la Specola cotidiana.


    Sin embargo, no podemos dejar de hacer un breve comentario al hecho más importante de los últimos días. Me refiero a la aparición de la encíclica Fratelli tutti. Hasta hace un tiempo —por ejemplo, durante el pontificado de Juan Pablo II—, la publicación de una encíclica despertaba expectativas en todo el mundo. Se comentaba en los periódicos, Paulinas se apresuraba a editarla en sus clásicos libritos en tonos azules y los episcopados mundiales lanzaban campañas de lectura y discusión en todas las parroquias y movimientos eclesiales. Y estoy refiriéndome a casos que yo vi y que ocurría con las larguísimas y soporíferas encíclicas del Papa polaco. Quien más, quién menos, todos hacían el esfuerzo de leerlas: era la voz de Pedro la que hablaba.

    La última encíclica del Papa Francisco apenas si ha merecido una breve nota marginal en rincones secundarios de algunos diarios del mundo; un comentario de Mons. Tucho Fernández en La Nación y alguna efeméride de la inefable Elizabetta Piqué. Quienes sí se alegraron, y lo hicieron saber a todo el mundo, fueron las logias masónicas que se mostraron orgullosas de que el Papa Francisco abrazara el principio masónico de la fraternidad universal. No sería extraño que pronto le dieran el título de Gran Maestre Honorario de algún Gran Oriente.

    La escuálida repercusión del documento pontificio se debe a su insignificancia. Cuando pensamos en las grandes encíclicas como Rerum Novarum, Casti connubii o Humani generis, uno se queda alelado al leer Fratelli tutti. No es ya solamente que el largo y fatigoso mamotreto sea una farragosa pegatina de lugares comunes y consignas mundialistas, sino que deja ver que detrás existe un cerebro pequeño y jibarizado, que sólo atina a dar manotazos para continuar encaramado en un lugar que le queda inmensamente grande. Veamos apenas dos párrafos esocogidos: “En cambio, los medios de comunicación digitales pueden exponer al riesgo de dependencia, de aislamiento y de progresiva pérdida de contacto con la realidad concreta, obstaculizando el desarrollo de relaciones interpersonales auténticas'. Hacen falta gestos físicos, expresiones del rostro, silencios, lenguaje corporal, y hasta el perfume, el temblor de las manos, el rubor, la transpiración, porque todo eso habla y forma parte de la comunicación humana”. n. 43.Más allá de la trillada obviedad del concepto, ¿es necesario ser tan asqueroso y ordinario para incluir en un documento pontificio del más alto nivel el olor a transpiración? No sería extraño que la encíclica sea promocionada por Axe, o algún desodorante aún más berreta.

    Otra: “A veces me asombra que, con semejantes motivaciones, a la Iglesia le haya llevado tanto tiempo condenar contundentemente la esclavitud y diversas formas de violencia”. n. 86.Como bien definió Ludovicus hace algunos años, un ejemplo más —y de los más crudos— de canibalismo institucionalde Bergoglio. San Pablo, que aconsejaba al esclavo Onésimo regresar a servir a su amo Filemón, era un retrógrado que merece el espanto pontificio. La verdad es que cuesta creer que un Papa pueda ser tan bergante —para utilizar un término castizo—, o sotreta —para utilizar uno criollo— que afirme “asombrarse” de que la iglesia, de la cual él es cabeza, haya sido un pingajo, llena de cobardes o acomodaticios que no son capaces de oponerse a la violencia o a la esclavitud. Era necesaria la llegada de este porteñito adocenado a la sede petrina para enderezar las cosas que, desde la época apostólica, andaban tan mal.

    Y lo de porteñito adocenado no es una mera expresión retórica. Es la mejor expresión que puedo encontrar para este personaje. Ayer, Marco Tosatti publicó un interesante reporte sobre las citas que utiliza el Papa Francisco en su documento. 180 veces se cita a sí mismo, y sólo 20 veces a Juan Pablo II o a Benedicto XVI. “Los dictadores se citan a sí mismos en sus discursos. Lo hacían Stalin, Mao Tse Tung, Hitler. Pero también los psicópatas narcisistas y solipsistas, llenos de sí, se citan a sí mismos. Los aduladores citan al propio mecenas o al propio patrón o a su propio maestro. Sólo los santos Papas citan siempre y únicamente a Dios…”. Tomemos conciencia del hecho para dimensionar la calidad del documento: 180 veces Bergoglio se autocita… una suerte de onanismo frenético destinado al fracasado intento de extraer algo de fecundidad de su estéril pontificado.



    Comentario al margen I:
    Decíamos la semana pasada que la defenestración de Becciu traería en los Sacros Palacio la declaración de una guerra. Y ya la estamos viendo. Quedará para la próxima entrada algunos comentarios al respecto.

    Comentario al margen II:
    Según atestigua la Casa Pontificia, el jueves 1 de octubre el Santo Padre recibió en audiencia a Mons. Eduardo Taussig. Se verá si continúa como obispo confinado de San Rafael (será abucheado por sus fieles apenas se anima a poner pie en cualquiera de las iglesias de su diócesis); arzobispo de La Plata; vicario apostólico de la Amazonía profunda o capellán residente del hogar de ancianos y desvalidos de las Hermanitas de los Pobres Desamparados de Quemú-Quemú.



    The Wanderer: Tutti frutti
    Valmadian dio el Víctor.

  9. #9
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,333
    Post Thanks / Like

    Re: Tutti Fratelli y tutti contenti

    Francisco, Fratelli Tutti y la masonería



    La masonería española ha emitido un comunicado alabando la nueva encíclica de Francisco, Fratelli Tutti, a través del Gran Oriente Español:[1]

    « Hace ahora 300 años se produjo el nacimiento de la Masonería Moderna. El gran principio de esta escuela iniciática no ha cambiado en tres siglos: la construcción de una fraternidad universal donde los seres humanos se llamen hermanos unos a otros más allá de sus credos concretos, de sus ideologías, del color de su piel, su extracción social, su lengua, su cultura o su nacionalidad. Este sueño fraternal chocó con el integrismo religioso que, en el caso de la Iglesia Católica, propició durísimos textos de condena a la tolerancia de la Masonería en el siglo XIX. La última encíclica del Papa Francisco demuestra lo lejos que está la actual Iglesia Católica de sus antiguas posiciones. En Fratelli Tutti, el Papa abraza la Fraternidad Universal, el gran principio de la Masonería Moderna. ‘‘Anhelo que en esta época que nos toca vivir, reconociendo la dignidad de cada persona humana, podamos hacer renacer entre todos un deseo mundial de hermandad’’, expresa abogando por una fraternidad abierta, que permite reconocer, valorar y amar a cada persona más allá de la cercanía física, más allá del lugar del universo donde haya nacido o donde habite. Para la construcción de esa Fraternidad Universal, el Papa aboga por perseguir el horizonte de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ‘‘no suficientemente universales’’. La carta aborda el papel desintegrador del mundo digital, cuyo funcionamiento favorece los circuitos cerrados de personas que piensan del mismo modo y facilitan la difusión de noticias falsas que fomentan prejuicios y odios. ‘‘Conviene reconocer que los fanatismos que llevan a destruir a otros son protagonizados también por personas religiosas, sin excluir a los cristianos, que pueden formar parte de redes de violencia verbal a través de internet y de los diversos foros o espacios de intercambio digital. Aun en medios católicos se pueden perder los límites, se suelen naturalizar la difamación y la calumnia, y parece quedar fuera toda ética y respeto por la fama ajena’’, añade. »

    Semejante declaración en boca de los seculares enemigos de la Iglesia es por demás significativa. No queda mucho por añadir. Como de costumbre, la mayoría permanecerá impasible, dirigiendo su mirada hacia otro lado e intentando laboriosamente poner de relieve los pasajes de la encíclica compatibles con la doctrina católica. No hay peor ciego que el que no quiere ver. Cabe aclarar, no obstante, que este comunicado no reviste en sí mismo novedad alguna, al menos no para quienes conocen bien los dichos y hechos de Bergoglio, incluso desde mucho antes de su elección en 2013. A título ilustrativo, transcribo seguidamente tres viejos artículos al respecto.[2]

    Francisco y la masonería – 01/09/2013

    En 1999 el cardenal Bergoglio fue elegido miembro honorario del Rotary Club de la ciudad de Buenos Aires. En 2005, recibió el premio anual que el Rotary atribuye al « hombre del año », el Laurel de Plata. Esta entidad, fundada en 1905 en la ciudad de Chicago, USA, por el masón Paul Harris, es una asociación cuyos vínculos con la francmasonería son de público conocimiento: es un semillero de masones y el marco en el que se desarrollan sus iniciativas « caritativas ». Un porcentaje importante de rotarios pertenecen a las logias, a punto tal que el Rotary, junto al Lion’s Club, son considerados como los atrios del templo masónico.

    He aquí lo que decía el obispo de Palencia, España, en una declaración oficial: « El Rotary profesa un laicismo absoluto, una indiferencia religiosa universal y trata de moralizar las personas y la sociedad por medio de una doctrina radicalmente naturalista, racionalista e incluso atea » (Boletín eclesiástico del obispado de Palencia, n° 77, 1/9/1928, p. 391). Esta condenación fue confirmada por una declaración solemne del arzobispo de Toledo, el Cardenal Segura y Sáenz, Primado de España, el 23 de enero de 1929. Dos semanas más tarde, la Sacra Congregación Consistorial prohibió la participación de los sacerdotes en reuniones rotarias, en calidad tanto de miembros como de invitados: es el célebre « non expedire » del 4 de febrero de 1929. Esta prohibición sería reiterada por un decreto del Santo Oficio del 20 de diciembre de 1950.

    El día de la elección pontifical del Cardenal Bergoglio, el 13 de marzo de 2013, el Gran Maestre de la francmasonería argentina, Angel Jorge Clavero, rindió tributo al nuevo pontífice saludándolo calurosamente. La logia masónica judía B’nai B’rith hizo otro tanto: « Estamos convencidos que el nuevo papa Francisco seguirá obrando con determinación para reforzar los lazos y el diálogo entre la iglesia católica y el judaísmo y continuará la lucha contra todas las formas de antisemitismo », declaró la logia francesa, mientras que la argentina aseveró que reconocen en Francisco a « un amigo de los judíos, a un hombre dedicado al diálogo y comprometido en el encuentro fraterno » y aseguran estar convencidos de que durante su pontificado « conservará el mismo compromiso y podrá poner en práctica sus convicciones en el camino del diálogo inter-religioso. »

    El director de asuntos inter-religiosos de la B’nai B’rith, David Michaels, asistió a la ceremonia de investidura del nuevo papa, el 19 de marzo y al día siguiente participó a la audiencia dada por Francisco a los líderes de las diferentes religiones en la sala Sala Clementina. Se habían dado cita dieciséis personalidades judías en representación de ocho organizaciones internacionales judías, entre quienes se hallaba el rabino David Rosen, director del Comité Judeo-Americano (American Jewish Committee), quien declaró, en una entrevista concedida a la agencia Zenit, que desde el Concilio Vaticano II « la enseñanza de la Iglesia y su enfoque de los judíos, del judaísmo y de Israel han tenido una transformación revolucionaria. »

    Al día siguiente de su elección, el Gran Oriente de Italia emitió un comunicado en el cual el Gran Maestre Gustavo Raffi decía que « con el Papa Francisco ya nunca nada será como antes. Esta elección ha sido una apuesta indiscutible de la fraternidad por una Iglesia de diálogo, no contaminada por la lógica ni las tentaciones del poder temporal (…) Nuestra esperanza es que el pontificado de Francisco marque el regreso de la Iglesia-Palabra en lugar de la Iglesia-Institución, y que él promueva el diálogo con el mundo contemporáneo (…) siguiendo los principios de Vaticano II (…) Tiene la gran oportunidad de mostrar al mundo el rostro de una Iglesia que debe recuperar el anuncio de una nueva humanidad, no el peso de una institución que defiende sus privilegios. »

    El 16 de marzo, en un nuevo artículo del Gran Oriente de Italia, esta vez anónimo, el lector se entera de que existen tres miradas diferentes en los miembros de esta obediencia masónica: la de los que son escépticos en cuanto al progresismo de Francisco, la de los que prefieren guardar un cauto silencio y juzgarlo luego por sus actos y, finalmente, la de los que exhiben la convicción de que será un papa « innovador y progresista, basándose en el hecho de que algunos Hermanos aseguran haber contribuído indirectamente, en el interior del Cónclave, por intermedio de amigos fraternos, a la elección de un hombre capaz de regenerar la Iglesia Católica y la sociedad humana en su conjunto. »

    Ese punto de vista se ve reforzado por el hecho de que el Cardenal Bergoglio, durante el cónclave de 2005, había sido apadrinado por el Cardenal Carlo Maria Martini, fallecido el 31 de agosto de 2012, desaparición saludada por el GOI en un comunicado fechado el 12 de septiembre en los siguientes términos: « Ahora que las celebraciones retóricas y las condolencias pomposas han dejado lugar al silencio y al duelo, el Gran Oriente de Italia saluda con afecto al Hermano Carlo Maria Martini, quien ha partido hacia el Oriente Eterno. »

    Y el 28 de julio de 2013, con ocasión del deceso del cardenal Ersilio Tonini, masón reconocido, el Gran Maestre Gustavo Raffi le rindió tributo asegurando que llora « al amigo, al hombre del diálogo con los masones, al maestro del Evangelio social. Hoy la humanidad es más pobre, como lo es igualmente la Iglesia Católica. »

    Pero a renglón seguido se apresura a añadir que, a despecho de esa gran pérdida, « la Iglesia del Papa Francisco es una Iglesia que promete ser respetuosa de la alteridad y compartir la idea que el Estado laico favorece la paz y la coexistencia de las diferentes religiones (!!!)»

    El límpido homenaje tributado a Francisco por el Gran Maestre del Gran Oriente de Italia es un testimonio por demás inquietante con relación a su pontificado. Como prueba de ello, y limitándonos a tan sólo uno de los abundantes textos pontificales referidos a la masonería, he aquí lo que decía León XIII en su encíclica Humanum Genus, del 20 de abril de 1884: « En nuestra época, los autores del mal parecieran haberse coaligado en un inmenso esfuerzo, bajo el impulso y con la ayuda de una sociedad diseminada por un gran número de lugares y fuertemente organizada, la sociedad de los francmasones. Estos, sin disimular ya sus intenciones, rivalizan de audacia entre ellos contra la augusta majestad de Dios, maquinando abiertamente y en público la ruina de la Santa Iglesia, con la finalidad de lograr despojar, si lo pudiesen, las naciones cristianas de los beneficios que ellas han recibido de Jesucristo, nuestro Salvador. »
    Los discursos masónicos de Francisco – 30/11/2014

    El 25 de noviembre Francisco realizó un viaje relámpago a la ciudad francesa de Estrasburgo, durante el cual pronunció dos discursos, uno en elParlamento Europeo[3] y otro en el Consejo de Europa[4], dos de las principales instituciones laicas y masónicas[5] que fabrican las leyes contrarias a la ley de Dios y que difunden la ideología derecho-humanista que anima todas las leyes, directivas, instituciones y tratados europeos. El tenor de los mismos consistió en una peroración típicamente bergogliana exponiendo una serie de lemas y de ideas fuerza intrínsecamente subversivos y revolucionarios, en total consonancia con los sofismas fundadores de la « civilización » moderna, masónica y anticristiana: naturalismo, deísmo, laicismo, humanismo, pluralismo y utopismo.
    No haré un análisis exhaustivo de todos los temas evocados en sus discursos, dado que se prestarían a un amplio desarrollo que excedería el marco de estas breves líneas: he seleccionado solamente algunas de sus declaraciones en relación al papel que le atribuye a las instituciones europeas, y que se sitúan en las antípodas de la visión cristiana del ser humano y de la sociedad. Comienzo por el discurso en el Parlamento Europeo:

    El centro del « ambicioso proyecto político » de la comunidad europea se basa en « la confianza en el hombre, no tanto como ciudadano o sujeto económico » sino « en el hombre como persona dotada de una dignidad trascendente (…) La dignidad es una palabra clave que ha caracterizado el proceso de recuperación » europea luego de la segunda guerra mundial. « La percepción de la importancia de los derechos humanos (…) ha contribuido a formar la conciencia del valor de cada persona humana, única e irrepetible (…) La promoción de los derechos humanos desempeña un papel central en el compromiso de la Unión Europea, con el fin de favorecer la dignidad de la persona (…) Se trata de un compromiso importante y admirable. »

    El régimen revolucionario masónico, liberal, laico y democrático, ha sido construído por la arrogancia del hombre que desprecia a Jesucristo y a la Iglesia, que se pretende autónomo y dispensado de observar la ley divina y que no reconoce otra ley que no sea la que el « pueblo soberano » se prescribe a sí mismo. Esa « civilización » anticrística, en el sentido escatológico del término, es aprobada, elogiada y promocionada por Francisco, quien recuerda a los eurodiputados « la exigencia de hacerse cargo de mantener viva la democracia, la democracia de los pueblos de Europa », para explicarles a continuación que « mantener viva la realidad de las democracias es un reto de este momento histórico. », asegurándoles luego que la esperanza para Europa reside en « reconocer la centralidad de la persona humana », en el « compromiso en favor de la ecología », en« favorecer las políticas de empleo » y en realizar la construcción europea en torno a « la sacralidad de la persona humana. »

    En el segundo discurso, pronunciado en el Consejo de Europa, agradece a sus miembros por su « promoción de la democracia, los derechos humanos y el estado de derecho », con lo que legitima el régimen democratico, revolucionario y liberal, basado en la « soberanía popular » y en la exclusión de Dios y de la Iglesia de la vida pública. Quedan así excluídos del « estado de derecho », por principio, las monarquías cristianas o los régimenes políticos católicos refractarios a los sofismas liberales y a los utopismos « progresistas », asimilados por el sistema derecho-humanista a « despotismos », « tiranías » y « dictaduras » intrínsecamente reprobables. Les explica también que para obtener la paz tan ansiada « es necesario ante todo educar para ella, abandonando una cultura del conflicto, que tiende al miedo del otro, a la marginación de quien piensa y vive de manera diferente », fórmula totalmente naturalista que prescinde del orden sobrenatural, de la misión civilizadora de la Iglesia y de la redención operada por Nuestro Señor Jesucristo.

    Esto es muy distinto de lo que nos enseña la Iglesia al respecto: « El día en que Estados y gobiernos estimen ser un deber sagrado el atenerse a las enseñanzas y a las prescripciones de Jesucristo en sus relaciones interiores y exteriores, sólo así llegarán a gozar de una paz provechosa, mantendrán relaciones de confianza recíproca y resolverán pacíficamente los conflictos que pudiesen surgir (…) Síguese entonces que no podrá existir ninguna paz verdadera, a saber, la tan deseada paz de Cristo, hasta tanto los hombres no sigan en la vida pública y privada con fidelidad las enseñanzas, los preceptos y los ejemplos de Cristo. Una vez así constituida ordenadamente la sociedad, pueda por fin la Iglesia, desempeñando su divina misión, hacer valer todos y cada uno de los derechos de Dios lo mismo sobre los individuos como sobre las sociedades. En esto consiste la breve fórmula : el reino de Cristo (…) De todo lo cual resulta claro que no hay paz de Cristo sin el reino de Cristo. » (Encíclica Ubi Arcano, Pío XI, 1922)

    Pero huelga decir que en la visión naturalista de Francisco estas palabras de Pío XI carecen de todo significado. Luego hace a su auditorio la siguiente pregunta retórica: « ¿Cómo lograr el objetivo ambicioso de la paz? », a la cual responde del siguiente modo: « El camino elegido por el Consejo de Europa es ante todo el de la promoción de los derechos humanos, que enlaza con el desarrollo de la democracia y el estado de derecho. Es una tarea particularmente valiosa, con significativas implicaciones éticas y sociales, puesto que de una correcta comprensión de estos términos y una reflexión constante sobre ellos, depende el desarrollo de nuestras sociedades, su convivencia pacífica y su futuro. »

    La paz de Europa, al igual que su devenir histórico, sustraídos de un modo insensato e impío al dominio universal del único Señor de la Paz y Rey de las Naciones, descansa según Francisco en el accionar prometeico del hombre caído, en la « promoción de los derechos humanos » y en el« desarrollo de la democracia ». Asombroso mensaje y consternante lenguaje de parte de quien pasa por ser, a los ojos del mundo, el Sucesor de San Pedro y el Vicario de Cristo en la tierra…

    Recapitulando: todo el mensaje de Francisco se funda en el reconocimiento y en la legitimación de la ideología iluminista y revolucionaria de los« derechos humanos », sustituto del Evangelio y de los Mandamientos de la ley de Dios, y en la promoción de la falaz « dignidad de la persona humana »que oculta la naturaleza caída del hombre y la consiguiente necesidad en la que éste se encuentra de ser rescatado del pecado y salvado de la condenación eterna por la gracia divina comunicada por Jesucristo, Nuestro Señor y Salvador, a través de la Iglesia, su Cuerpo Místico y única Arca de Salvación.

    Esta verdad teológica básica ha sido evacuada de la constitución política del Estado liberal y revolucionario, que reposa en el libre « contrato social » contraído entre individuos « autónomos » y « soberanos », quienes obedeciendo a la « voluntad general » se imaginan emancipados de toda ley superior distinta de aquella que ellos mismos decidan atribuirse: ley natural, ley eclesiástica, ley divina. Esta es la actitud del hombre rebelde que, renunciando a su condición de creatura, dependiente moral y ontológicamente de su Creador, se constituye en el orígen del bien y del mal, adorando su « dignidad trascendente e inalienable » como su fin último y declarándose la razón de ser de la sociedad y del Estado. Y resulta tristísimo, y profundamente inquietante, tener que comprobar que esta verdad teológica fundamental del cristianismo brilla igualmente por su ausencia en los mensajes dirigidos por Francisco a las instituciones de la Europa moderna, democrática y apóstata…

    Cabe recordar que la democracia liberal no es más que la concreción social de esta actitud de rebeldía propia del hombre moderno. Ella encarna eminentemente el « seréis como dioses » del Edén, traducido en espuria teoría política por los « filo-sofistas » de la « Ilustración » y del « Siglo de las Luces ». El régimen democrático es el eco temporal del « non serviam » pronunciado por Satanás en los orígenes de la Creación. La democracia moderna no es pues sino la « Demoncracia », la « Bestia » del Apocalipsis, que aguarda impaciente la llegada de su caudillo postrero, aquel cuya misión será la de consumar la rebelión de la humanidad contra Dios.

    Pero los cristianos sabemos, instruídos por las profecías bíblicas, que la bestia política será secundada por una segunda bestia, que corresponde a la religión adulterada, prostituida y prevaricadora, la que también contará con un jefe emblemático, el cual hará que los moradores de la tierra se sometan incondicionalmente a la primera, adorándola. Y es necesario reconocer que Francisco, a través de sus discursos de Estrasburgo, se sitúa inequívocamente en la línea del falso profeta descripto por San Juan en su visión escatológica, presentándose a los ojos del mundo como un cordero pero hablando como un dragón…

    Post Data : De las más de 7000 palabras utilizadas en esos discursos ante las instituciones europeas, destacan por su frecuencia ciertos vocablos de inconfundible cuño humanista y de honda raigambre masónica, como ser los de « democracia », « derechos humanos », « dignidad de la persona », « paz », « diálogo », « conciencia », junto a neologismos típicos de la ampulosa jerga bergogliana, « multipolaridad » y « transversalidad » siendo los más estrafalarios de su muy extraño vocabulario. Lenguaje ciertamente irreconocible en boca de quien supuestamente tiene la sagrada misión de anunciar el Evangelio a un continente que ha dado radicalmente la espalda a su Divino Maestro. Y no deja de ser por demás sintomático que entre esas más de 7000 palabras utilizadas, no se encuentre ni tan siquiera una vez el dulce y adorable nombre de Nuestro Señor y Salvador, Jesucristo…

    Hacia un gobierno mundial – 15/08/2016

    Ya he abordado en otros artículos el asunto del mundialismo y el modo en que Francisco lo propicia a toda costa, en particular por su « prédica ecológica » y su cruzada contra el supuesto « calentamiento climático ». Veremos seguidamente que esta unidad del mundo que deja de lado a Cristo y a su Iglesia, concebida para un contexto laico y naturalista, ha sido evocada por Francisco en diversas oportunidades. He aquí dos de ellas, tomadas de Laudato Si’:

    « Se vuelve indispensable crear un sistema normativo que incluya límites infranqueables y asegure la protección de los ecosistemas, antes que las nuevas formas de poder derivadas del paradigma tecnoeconómico terminen arrasando no sólo con la política sino también con la libertad y la justicia. »§ 53
    « Desde mediados del siglo pasado, y superando muchas dificultades, se ha ido afirmando la tendencia a concebir el planeta como patria y la humanidad como pueblo que habita una casa de todos. Un mundo interdependiente no significa únicamente entender que las consecuencias perjudiciales de los estilos de vida, producción y consumo afectan a todos, sino principalmente procurar que las soluciones se propongan desde una perspectiva global y no sólo en defensa de los intereses de algunos países. La interdependencia nos obliga a pensar en mundo único, en un proyecto común. » § 164

    Concebir el planeta como « patria », pensar en un « mundo único », crear un « sistema normativo » con « límites infranqueables »: ¿es necesario precisar que lo que Francisco preconiza no es sino la instauración de un gobierno mundial dotado de un poder político efectivo, que no se funda en los Mandamientos sino en los Derechos Humanos masónicos y en el falsoEvangelio Ecológico expuesto en Laudato Si’? Digámoslo claramente: para que el proyecto cosmopolita y apátrida onusino se vuelva coercitivo y pueda concretarse en una República Universal, so capa de « cuidado » de nuestra « casa común » amenazada por el « calentamiento global », hace falta establecer una autoridad planetaria capaz de imponer esta utopía totalitaria a los refractarios. Este objetivo es aun más explícito en el siguiente pasaje de la encíclica, en el que Francisco cita a Benedicto XVI, quien a su vez invoca a Juan XXIII, lo que demuestra, por si alguna duda cupiese, la continuidad del proyecto masónico de los predecesores de Francisco desde el CVII:

    « […] se vuelve indispensable la maduración de instituciones internacionales más fuertes y eficazmente organizadas, con autoridades designadas equitativamente por acuerdo entre los gobiernos nacionales, y dotadas de poder para sancionar. Como afirmaba Benedicto XVI […]: ‘‘para gobernar la economía mundial, para sanear las economías afectadas por la crisis, para prevenir su empeoramiento y mayores desequilibrios consiguientes, para lograr un oportuno desarme integral, la seguridad alimenticia y la paz, para garantizar la salvaguardia del ambiente y regular los flujos migratorios, urge la presencia de una verdadera Autoridad política mundial, como fue ya esbozada por mi Predecesor, [san] Juan XXIII’’ (Caritas in Veritate n° 67). »§ 175[6]

    Este párrafo número 67 de la encíclica Caritas in Veritate, de Benedicto XVI, constituye un auténtico manifiesto ideológico del Nuevo Orden Mundial a ser instaurado bajo los auspicios de la ONU y propone todo un programa de acción. Por tanto es conveniente referirlo íntegramente, no obstante su extensión. Las palabras subrayadas se encuentran en cursiva en el texto original:

    « Ante el imparable aumento de la interdependencia mundial, y también en presencia de una recesión de alcance global, se siente mucho la urgencia de la reforma tanto de la Organización de las Naciones Unidascomo de la arquitectura económica y financiera internacional, para que se dé una concreción real al concepto de familia de naciones. Y se siente la urgencia de encontrar formas innovadoras para poner en práctica el principio de la responsabilidad de proteger y dar también una voz eficaz en las decisiones comunes a las naciones más pobres. Esto aparece necesario precisamente con vistas a un ordenamiento político, jurídico y económico que incremente y oriente la colaboración internacional hacia el desarrollo solidario de todos los pueblos. Para gobernar la economía mundial, para sanear las economías afectadas por la crisis, para prevenir su empeoramiento y mayores desequilibrios consiguientes, para lograr un oportuno desarme integral, la seguridad alimenticia y la paz, para garantizar la salvaguardia del ambiente y regular los flujos migratorios, urge la presencia de una verdadera Autoridad política mundial, como fue ya esbozada por mi Predecesor, Juan XXIII. Esta Autoridad deberá estar regulada por el derecho, atenerse de manera concreta a los principios de subsidiaridad y de solidaridad, estar ordenada a la realización del bien común, comprometerse en la realización de un auténtico desarrollo humano integral inspirado en los valores de la caridad en la verdad. Dicha Autoridad, además, deberá estar reconocida por todos, gozar de poder efectivo para garantizar a cada uno la seguridad, el cumplimiento de la justicia y el respeto de los derechos. Obviamente, debe tener la facultad de hacer respetar sus propias decisiones a las diversas partes, así como las medidas de coordinación adoptadas en los diferentes foros internacionales. En efecto, cuando esto falta, el derecho internacional, no obstante los grandes progresos alcanzados en los diversos campos, correría el riesgo de estar condicionado por los equilibrios de poder entre los más fuertes. El desarrollo integral de los pueblos y la colaboración internacional exigen el establecimiento de un grado superior de ordenamiento internacional de tipo subsidiario para el gobierno de la globalización, que se lleve a cabo finalmente un orden social conforme al orden moral, así como esa relación entre esfera moral y social, entre política y mundo económico y civil, ya previsto en el Estatuto de las Naciones Unidas[7]. »[8]

    He aquí un breve extracto de la encíclica de Juan XXIII Pacem in Terris, publicada el 11 de abril de 1963, documento que hizo oficial la adhesión del Vaticano al mundialismo masónico de la ONU:

    « No se nos oculta que ciertos capítulos de esta Declaración [Universal de los Derechos Humanos] han suscitado algunas objeciones fundadas. Juzgamos, sin embargo, que esta Declaración debe considerarse un primer paso introductorio para el establecimiento de una constitución jurídica y política de todos los pueblos del mundo. En dicha Declaración se reconoce solemnemente a todos los hombres sin excepción la dignidad de la persona humana y se afirman todos los derechos que todo hombre tiene a buscar libremente la verdad, respetar las normas morales, cumplir los deberes de la justicia, observar una vida decorosa y otros derechos íntimamente vinculados con éstos. Deseamos, pues, vehementemente que la Organización de las Naciones Unidas pueda ir acomodando cada vez mejor sus estructuras y medios a la amplitud y nobleza de sus objetivos. ¡Ojalá llegue pronto el tiempo en que esta Organización pueda garantizar con eficacia los derechos del hombre!, derechos que, por brotar inmediatamente de la dignidad de la persona humana, son universales, inviolables e inmutables[9]. »

    Esta política será seguida escrupulosamente por todos los papas conciliares, comprometidos enteramente con la promoción del mundialismo laico y naturalista que hace del hombre y de su « carácter sagrado » la piedra angular de la vida social y de los principios jurídicos que regulan las relaciones internacionales. Esta misma línea de sostén incondicional del proyecto globalista onusino fue la adoptada por Pablo VI en su discurso del 4 de octubre de 1965:

    « Los pueblos se vuelven a las Naciones Unidas como hacia la última esperanza de concordia y paz; […] Estaríamos tentados de decir que vuestra característica refleja en cierta medida en el orden temporal lo que nuestra Iglesia Católica quiere ser en el orden espiritual: única y universal. No se puede concebir nada más elevado, en el plano natural, para la construcción ideológica de la humanidad. […] Lo que vosotros proclamáis aquí son los derechos y los deberes fundamentales del hombre, su dignidad y libertad y, ante todo, la libertad religiosa. Sentimos que sois los intérpretes de lo que la sabiduría humana tiene de más elevado, diríamos casi su carácter sagrado. Porque se trata, ante todo, de la vida del hombre y la vida humana es sagrada[10]. »
    ¡Poco faltó para que Pablo VI equiparara las Naciones Unidas, por su casi « carácter sagrado » (que entre otras cosas promueve el aborto y la aceptación de la homosexualidad), a la Iglesia Católica!

    Para concluir la demostración, leamos las declaraciones panegíricas que Juan Pablo II hizo de la ONU el 2 de octubre de 1979:

    « Permítanme desear que la Organización de las Naciones Unidas, por su carácter universal, no deje de ser el foro, la alta tribuna, desde la que se valoran, en la verdad y en la justicia, todos los problemas del hombre. […] Esta Declaración ha costado la pérdida de millones de nuestros hermanos y hermanas que la pagaron con su propio sufrimiento y sacrificio, provocados por el embrutecimiento que había hecho sordas y ciegas las conciencias humanas de sus opresores y de los artífices de un verdadero genocidio. ¡Este precio no puede haber sido pagado en vano! La Declaración universal de los Derechos del Hombre -con todo el conjunto de numerosas declaraciones y convenciones sobre aspectos importantísimos de los derechos humanos, en favor de la infancia, de la mujer, de la igualdad entre las razas, y especialmente los dos Pactos Internacionales sobre los derechos económicos, sociales y culturales, y sobre los derechos civiles y políticos- debe quedar en la Organización de las Naciones Unidas como el valor básico con el que se coteje la conciencia de sus miembros y del que se saque una inspiración constante. […] La Declaración universal de los Derechos del Hombre y los instrumentos jurídicos, tanto a nivel internacional como nacional, en un movimiento que es de desear progresivo y continuo, tratan de crear una conciencia general de la dignidad del hombre y definir al menos algunos de los derechos inalienables del hombre. […] El conjunto de los derechos del hombre corresponde a la sustancia de la dignidad del ser humano, entendido integralmente, y no reducido a una sola dimensión; se refieren a la satisfacción de las necesidades esenciales del hombre, al ejercicio de sus libertades, a sus relaciones con otras personas; pero se refieren también, siempre y dondequiera que sea, al hombre, a su plena dimensión humana[11]. »

    Está todo dicho. La ONU es de ahora en más la instancia moral suprema de la humanidad, la Declaración de los Derechos Humanos es el nuevo Evangelio y los papas conciliares son sus portavoces y su garante espiritual ante la opinión pública mundial. La época de la Cristiandad y de la unidad católica ha quedado atrás, dando lugar al Nuevo Orden Mundialjudeomasónico, apadrinado por la jerarquía apóstata del Vaticano y por su religión adulterada, totalmente entregada al servicio de las potencias maléficas y bregando sin tregua por el advenimiento del reino universal del Anticristo…

    Alejandro Sosa Laprida



    [1] https://mailchi.mp/gle/eloriente169-...qlkm9r6-939922https://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=38792https://adelantelafe.com/vigano-sobr...-por-un-mason/
    [2] Acá podrá encontrarse más amplia información sobre el tema:https://gloria.tv/post/EBGAmbTEcwxd3oPNmLLk8LwL2
    [3]Visita al Parlamento Europeo (Estrasburgo, 25 de noviembre de 2014) | Francisco
    [4]Visita al Consejo de Europa (Estrasburgo, 25 de noviembre de 2014) | Francisco
    [5] http://nacionalismo-catolico-juan-bautista.blogspot.fr/2014/11/nota-de-ncsjb-ante-la-visita-del-obispo.html
    [6] Bernard Dumont s’expresa claramente sobre el asunto en el artículoConvergencias mundialistas, en el número 132 de la excelente revistaCatholica: « Es así como, por etapas sucesivas, hemos arribado a la situación actual, en la cual se opera una simbiósis entre la adhesión explícita a la idea de organización política mundial y los numerosos signos, las pequeñas frases y los gestos simbólicos que prueban su autenticidad a través de una praxis cargada de ejemplaridad. Particularmente, el muy extenso texto de Laudato Si’ no consagra más que un párrafo a cuestión de la autoridad mundial, contentándose esencialmente con citar el pasaje de Caritas in Veritate que acabamos de leer. Pero el resto del documento aborda muchos asuntos puestos a la orden del día por grupos de presión que obran a la sombra de laONU y de otras instancias transnacionales, a fin de legitimar sus enfoques, alejados del contenido habitual de las encíclicas pero omnipresentes como soporte de una propaganda mundialista muy acentuada. El hecho de que la presentación del documento haya sido confiada a personajes de primer plano en la aplicación de esta propaganda y en las acciones que ella promueve constituye en sí mismo un gesto muy significativo. No se trata de un hecho aislado, al contrario, forma parte de un conjunto que transmite un mensaje efectivo y sin ambages. No hace falta hacer resaltar hasta qué punto la incesante y multiforme invitación a abrir incondicionalmente las puertas a los ‘‘inmigrantes’’ participa de la misma praxis, junto a otros símbolos, como ser la escenografía vagamente panteísta realizada el 8 de diciembre de 2015 en la Plaza San Pedro, al mismo tiempo que la Conferencia de París sobre el clima. » http://www.catholica.presse.fr/2016/08/10/3914/
    [7] Caritas in veritate (29 de junio de 2009) | Benedicto XVI
    [8] Dos años después, el 24 de octubre de 2011, el Consejo Pontificio Justicia y Paz publicó un extenso documento desarrollando el proyecto ratzingeriano de instaurar un gobierno mundial, del cual he aquí un breve extracto: «Sin embargo permanece aún un largo camino por recorrer antes de llegar a la constitución de una tal Autoridad pública con competencia universal. La lógica desearía que el proceso de reforma se desarrollase teniendo como punto de referencia la Organización de las Naciones Unidas, en razón de la amplitud mundial de sus responsabilidades, de su capacidad de reunir las Naciones de la tierra, y de la diversidad de sus propias tareas y de las de sus Agencias especializadas. El fruto de tales reformas debería ser una mayor capacidad de adopción de políticas y opciones vinculantes, por estar orientadas a la realización del bien común a nivel local, regional y mundial. […] Existen, pues, las condiciones para la superación definitiva de un orden internacional «westfaliano», en el que los Estados perciben la exigencia de la cooperación, pero no asumen la oportunidad de una integración de las respectivas soberanías para el bien común de los pueblos. Es tarea de las generaciones presentes reconocer y aceptar conscientemente esta nueva dinámica mundial hacia la realización de un bien común universal. Ciertamente, esta transformación se realizará al precio de una transferencia gradual y equilibrada de una parte de las competencias nacionales a una Autoridad mundial y a las Autoridades regionales, pero esto es necesario en un momento en el cual el dinamismo de la sociedad humana y de la economía, y el progreso de la tecnología trascienden las fronteras, que en el mundo globalizado, de hecho están ya erosionadas. La concepción de una nueva sociedad, la construcción de nuevas instituciones con vocación y competencia universales, son una prerrogativa y un deber de todos, sin distinción alguna. Está en juego el bien común de la humanidad, y el futuro mismo. » https://es.zenit.org/articles/por-un...una-autoridad/
    [9] Pacem in terris (11 de abril de 1963) | Juan XXIII
    [10] https://w2.vatican.va/content/paul-v...d-nations.html
    [11] https://w2.vatican.va/content/john-p...embly-onu.html
    ________________________
    Más info sobre el autor:
    https://www.amazon.com/Kindle-Store-...AMiles+Christi
    http://saint-remi.fr/fr/35-livres#/f...-miles_christi
    https://gloria.tv/Miles%20-%20Christi




    https://adelantelafe.com/francisco-f...-la-masoneria/

    Valmadian dio el Víctor.

  10. #10
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,107
    Post Thanks / Like

    Re: Tutti Fratelli y tutti contenti

    Cita Iniciado por Hyeronimus Ver mensaje
    Este objetivo es aun más explícito en el siguiente pasaje de la encíclica, en el que Francisco cita a Benedicto XVI, quien a su vez invoca a Juan XXIII, lo que demuestra, por si alguna duda cupiese, la continuidad del proyecto masónico de los predecesores de Francisco desde el CVII:

    « […] se vuelve indispensable la maduración de instituciones internacionales más fuertes y eficazmente organizadas, con autoridades designadas equitativamente por acuerdo entre los gobiernos nacionales, y dotadas de poder para sancionar. Como afirmaba Benedicto XVI […]: ‘‘para gobernar la economía mundial, para sanear las economías afectadas por la crisis, para prevenir su empeoramiento y mayores desequilibrios consiguientes, para lograr un oportuno desarme integral, la seguridad alimenticia y la paz, para garantizar la salvaguardia del ambiente y regular los flujos migratorios, urge la presencia de una verdadera Autoridad política mundial, como fue ya esbozada por mi Predecesor, [san] Juan XXIII’’ (Caritas in Veritate n° 67). »§ 175[6]

    Este párrafo número 67 de la encíclica Caritas in Veritate, de Benedicto XVI, constituye un auténtico manifiesto ideológico del Nuevo Orden Mundial a ser instaurado bajo los auspicios de la ONU y propone todo un programa de acción. Por tanto es conveniente referirlo íntegramente, no obstante su extensión. Las palabras subrayadas se encuentran en cursiva en el texto original:

    « Ante el imparable aumento de la interdependencia mundial, y también en presencia de una recesión de alcance global, se siente mucho la urgencia de la reforma tanto de la Organización de las Naciones Unidascomo de la arquitectura económica y financiera internacional, para que se dé una concreción real al concepto de familia de naciones. Y se siente la urgencia de encontrar formas innovadoras para poner en práctica el principio de la responsabilidad de proteger y dar también una voz eficaz en las decisiones comunes a las naciones más pobres. Esto aparece necesario precisamente con vistas a un ordenamiento político, jurídico y económico que incremente y oriente la colaboración internacional hacia el desarrollo solidario de todos los pueblos. Para gobernar la economía mundial, para sanear las economías afectadas por la crisis, para prevenir su empeoramiento y mayores desequilibrios consiguientes, para lograr un oportuno desarme integral, la seguridad alimenticia y la paz, para garantizar la salvaguardia del ambiente y regular los flujos migratorios, urge la presencia de una verdadera Autoridad política mundial, como fue ya esbozada por mi Predecesor, Juan XXIII. Esta Autoridad deberá estar regulada por el derecho, atenerse de manera concreta a los principios de subsidiaridad y de solidaridad, estar ordenada a la realización del bien común, comprometerse en la realización de un auténtico desarrollo humano integral inspirado en los valores de la caridad en la verdad. Dicha Autoridad, además, deberá estar reconocida por todos, gozar de poder efectivo para garantizar a cada uno la seguridad, el cumplimiento de la justicia y el respeto de los derechos. Obviamente, debe tener la facultad de hacer respetar sus propias decisiones a las diversas partes, así como las medidas de coordinación adoptadas en los diferentes foros internacionales. En efecto, cuando esto falta, el derecho internacional, no obstante los grandes progresos alcanzados en los diversos campos, correría el riesgo de estar condicionado por los equilibrios de poder entre los más fuertes. El desarrollo integral de los pueblos y la colaboración internacional exigen el establecimiento de un grado superior de ordenamiento internacional de tipo subsidiario para el gobierno de la globalización, que se lleve a cabo finalmente un orden social conforme al orden moral, así como esa relación entre esfera moral y social, entre política y mundo económico y civil, ya previsto en el Estatuto de las Naciones Unidas[7]. »[8]
    Ajá, así que Benedicto XVI también era masón.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  11. #11
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,333
    Post Thanks / Like

    Re: Tutti Fratelli y tutti contenti

    No tienen por qué ser masones (en realidad no dice que lo sean) para dejarse influir y ser parte del plan, como tantos otros que son instrumentos en manos de la Masonería.
    juan vergara dio el Víctor.

  12. #12
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    2,435
    Post Thanks / Like

    Re: Tutti Fratelli y tutti contenti

    Cita Iniciado por Hyeronimus Ver mensaje
    No tienen por qué ser masones (en realidad no dice que lo sean) para dejarse influir y ser parte del plan, como tantos otros que son instrumentos en manos de la Masonería.
    Estimado Kontrapoder, lamentablemente el espíritu de los hermanos tres puntos como lo dice el arzobispo Viganó (quien habla con conocimiento de causa por los puesto claves que desempeñó en el Vaticano y posteriormente Nuncio en EEUU), es el "resultado de una acción ideológica llevada a cabo desde la década de 1960, especialmente dentro de las universidades católicas, y por los jesuitas en particular, en la formación de generaciones enteras de jóvenes. El adoctrinamiento progresista (en el frente político) y el adoctrinamiento modernista (en el frente religioso) han creado un apoyo ideológico para 1968 que comenzó con el Concilio Vaticano II, como Benedicto XVI confirmó en su ensayo “ Principios de la teología católica ”:“La adhesión a un marxismo anárquico y utópico […] fue apoyada en el frente por muchos capellanes de universidades y asociaciones juveniles, que vieron florecer las esperanzas cristianas allí. El hecho dominante se encuentra en los sucesos de mayo de 1968 en Francia. Había dominicos y jesuitas en las barricadas. La intercomunión que se llevó a cabo durante una misa ecuménica en apoyo de las barricadas fue considerada como una especie de hito en la historia de la salvación, una especie de revelación que inauguró una nueva era del cristianismo... Quiero enfatizar que la religión universal deseada por las Naciones Unidas y la masonería tiene colaboradores activos en los más altos niveles de la Iglesia Católica que usurpan la autoridad y adulteran el Magisterio".
    Fíjate en el esquema sobre la "Libertad Religiosa", en el V-II, o en el "Ecumenismo" suicida, cuyas consecuencias están a la vista.
    Recomiendo la lectura del nefasto y notoriamente masónico, "Mensaje para todo la Humanidad", leído por Paulo VI, el 4 de octubre de 1965 ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, sencillamente es algo abominable.
    Mira todo lo que sufrió, fue impiadosamente perseguido y padeció Mons. Lefevbre por defender lo que la Santa Madre Iglesia hizo siempre en materia doctrinal.
    Observa la destrucción que han hecho de la Liturgia y el desprecio (y en muchos casos diría que odio) que sembraron contra la Misa Tradicional, que es prácticamente imposible conseguir un párroco que permita que la celebre algún sacerdote, que además corre el serio riesgo que lo persigan implacablemente en el caso que la celebre, y esto lo se por conocimiento de causa.
    No te llama la atención el silencio sepulcral de Benedicto XVI, ante las atrocidades de Bergoglio?
    Si bien no esta en funciones sigue siendo Papa Benemérito, con todas las responsabilidades que ello implica.
    Primero renuncio porque no se animo a poner orden sabiendo lo que estaba pasando, ahora calla como si fuera ciego, sordo y mudo...
    Es más no digo que lo haga públicamente, pero si que lo hable privadamente, como lo manda Nuestro Señor en el Evangelio, y si no se enmienda que lo haga publico.
    Esto solo bastaría para que Bergoglio y sus cómplices no sigan con su autodemolición.
    Como señaló el arzobispo Viganó: "El silencio de los pastores es ensordecedor y perturbador. Algunos obispos incluso prefieren apoyar el Nuevo Orden Mundial, alineándose con las posiciones de Bergoglio y el Cardenal Parolin quien, como frecuentador del Club Bilderberg, se ha sometido servilmente a sus dictados , como tantos políticos y los principales medios de comunicación".
    De lo contrario el que calla otorga, o es cómplice, consiente o inconscientemente (para el caso da lo mismo), y no hace falta que estén inscriptos en alguna logia porque en definitiva fungen para ellos.
    Así andamos por el silencio aterrador de los "buenos"...
    Si un solo obispo logro lo que logro Mons. Lefevbre, mira si hubieran sido diez...
    Como dice el antiguo apotegma: "No es que ellos avancen es que nosotros retrocedemos".
    Asombrosamente expresó Paulo VI "la Iglesias se esta autodemoliendo".
    Cuando van ha hacer algo para reconstruirla o restaurarla?
    Valmadian dio el Víctor.

  13. #13
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,333
    Post Thanks / Like

    Re: Tutti Fratelli y tutti contenti

    Fratelli tutti

    Mientras la Iglesia no recupere aquella mirada de águila que sólo proporciona la filosofía perenne, su destino será la irrelevancia


    Juan Manuel de Prada

    Nunca una encíclica papal había sido acogida con tanta olímpica indiferencia por la llamada «opinión pública» como la reciente Fratelli tutti de Francisco. Y resulta un hecho muy poderosamente llamativo, pues Francisco no elige como destinatarios de su encíclica a los fieles católicos, sino a «todas las personas de buena voluntad».

    Cuando uno lee las grandes encíclicas, se queda pasmado ante la potente mirada de águila -abarcadora y perspicaz- de una mente arquitectónica. Lamentablemente, esta mente arquitectónica y esta mirada de águila -que sólo proporciona la filosofía perenne- se hallan ausentes de la mayoría de encíclicas papales de las últimas décadas, caracterizadas unas por el fárrago y el aluvión, otras por un cierto ensimismamiento fragmentario que no acierta a dilucidar la multiforme realidad. Nadie podrá acusar a Francisco de «ensimismamiento», pues desde luego es hombre al que nada humano le es ajeno; pero, a la postre, esa infinita curiosidad por la multiforme realidad propende peligrosamente al batiburrillo, a veces incluso al lugar común.

    La encíclica está escrita bajo la advocación de San Francisco de Asís. Pero incurre en el error que denunciaba Chesterton, consistente en presentarlo como un «adelantado a su tiempo», como un pionero de la democracia, como un apóstol del ecologismo, como un hombre de exquisita sensibilidad social o un execrador de la riqueza… En fin, como un precursor de cualquier moda ideológica moderna. Y todo ello a la vez que lo verdaderamente constitutivo de su personalidad queda eludido. Así ocurre, por ejemplo, cuando Francisco caracteriza la visita de San Francisco de Asís al sultán de Egipto como un anhelo de «abrazar a todos»; pero se le olvida añadir «en la de fe de Cristo»; pues lo que el Poverello en verdad anhelaba era que el sultán abjurase de su herejía. Y, finalmente, fracasó; pero su fracaso engrandece a nuestros ojos su figura.

    A Francisco, en cambio, lo empequeñece el miedo al fracaso; de ahí que asuma como propio un lenguaje que halaga la mentalidad de la época, llegando en algunos casos a propalar consignas mundialistas (como cuando renuncia a una lectura sobrenatural del coronavirus). Acierta cuando execra los «planteamientos económicos» y las «visiones» antropológicas liberales; pero su execración, al renunciar a explicar los errores teológicos y filosóficos subyacentes en tales visiones y planteamientos, sólo sirve para que rabien los neocones y exulten los progres (que, por lo demás, han asumido todos los errores teológicos y filosóficos del liberalismo). Y, a la postre, el propio Francisco asume esos errores, al fundar la fraternidad universal en conceptos extraños a la tradición católica como los «derechos humanos», la «libertad religiosa» y demás flores pútridas del jardín liberal (las mismas que han regado sus inmediatos predecesores). De este modo, la encíclica se desliza hacia la cháchara sociológica, cuando no hacia un cierto utopismo ruborizante, que desgrana casuismos tal vez pertinentes en una catequesis parroquial, pero chocantes en una encíclica.


    Fratelli tutti, a la postre, nos confirma que, mientras la Iglesia no recupere aquella mente arquitectónica y aquella mirada de águila que sólo proporciona la filosofía perenne, su destino no será otro que la irrelevancia, con algún ocasional momento de participación a modo de comparsa en el rifirrafe ideológico, en el que hará exultar o rabiar a progres o neocones, dependiendo de la «sensibilidad» del pontífice de turno. Que será utilizado como mascota de unos u otros, mientras alegremente retozan (y de paso se ciscan) entre las ruinas de lo que antaño fue una prodigiosa arquitectura.



    https://www.abc.es/opinion/abci-juan...0_noticia.html


  14. #14
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,333
    Post Thanks / Like

    Re: Tutti Fratelli y tutti contenti

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Viganò: “Fratelli tutti no sólo está falta de Fe; carece igualmente de Esperanza y de Caridad”

    TRES PREGUNTAS DE JOHN HENRY WESTEN A CARLO MARIA VIGANÒ


    ¿Qué opina de Fratelli tutti, en particular con respecto al silencio de la encíclica en torno a lo que ésta califica de «mayores preocupaciones» de los políticos?


    Al hablar de las preocupaciones que más deberían promover la acción de los políticos, Fratelli tutti menciona «el fenómeno de la exclusión social y económica, con sus tristes consecuencias de trata de seres humanos, comercio de órganos y tejidos humanos, explotación sexual de niños y niñas, trabajo esclavo, incluyendo la prostitución, tráfico de drogas y de armas, terrorismo y crimen internacional organizado». Todas estas cosas son plagas que se deben denunciar, pero creo que todo el mundo las reconoce como tales. El punto focal, y mucho más importante desde el punto de vista moral, sobre el que calla la encíclica, es el aborto, que por desgracia hoy se reivindica como un derecho.

    Este silencio atronador sobre el crimen más odioso a los ojos de Dios –dado que se comete contra una criatura inocente e indefensa privándola de la vida– delata la cortedad de miras de ese manifiesto ideológico al servicio del Nuevo Orden Mundial. Estrabismo que contempla los planteamientos del pensamiento único con total sumisión ideológica y a las enseñanzas del Evangelio con la mirada miope y avergonzada de quien lo considera inviable y desfasado.

    Se pasa totalmente por alto la dimensión espiritual y trascendente, así como la moral natural y católica. Ahora bien, ¿qué fraternidad podrá haber entre los seres humanos cuando no se da importancia al hecho de matar a un inocente? ¿Cómo se puede condenar la exclusión social mientras se calla la más criminal de las exclusiones sociales, la de un hijo que tiene derecho a vivir, a crecer, a amar y ser amado, a adorar y servir a Dios y a alcanzar la vida eterna? ¿De qué sirve ocuparse del tráfico de armas si se puede declarar hermanos a quienes desmiembran a un niño en el vientre materno, a quien aspira un cerebro un instante antes del parto? ¿Cómo es posible anteponer la fraternidad al horror de envenenar al enfermo o al anciano privándolo de la posibilidad de unirse a la Pasión del Señor en el sufrimiento? ¿Qué respeto a la naturaleza cabe invocar cuando se acepta que es posible modificar el sexo de la persona inscrito en nuestros cromosomas, o que se pueda considerar familia a la estéril unión de dos hombres o dos mujeres? La furia destructora de la madre tierra no vale para quienes, manipulando la obra admirable del Creador, se arrogan el derecho de modificar el ADN de plantas, animales y seres humanos.

    La encíclica Fratelli tutti no sólo está falta de Fe; carece igualmente de Esperanza y de Caridad. En su texto no se percibe el eco de la voz del Divino Pastor y Médico de las almas, sino el gruñido del lobo rapaz o el silencio del mercenario (Jn. 10,10). No hay el menor atisbo de amor ni a Dios ni al prójimo, porque para desear verdaderamente el bien del hombre actual es necesario despertarlo de la hipnosis buenista, ecologista, pacifista, ecumenista y mundialista. Para amar al hombre pecador y rebelde, es preciso hacerle entender que lejos de su Creador y Señor terminará por ser esclavo de Satanás y de sí mismo, así como que su fraternidad con otros condenados no remediará la inevitable enemistad con Dios; que no serán el mundo y la filantropía quienes lo juzguen, sino Nuestro Señor, que también murió por él en la Cruz.

    Creo que esta lamentabilísima Fratelli tutti representa en cierto modo el vacío de un corazón marchito, de un ciego privado de la visión sobrenatural que a tientas trata de responder a quien –empezando por él mismo– desconoce. Sé bien que es una afirmación dolorosa y grave, pero creo que más que preguntarnos por la ortodoxia de este documento tendremos que preguntarnos cuál es el estado de un alma incapaz de experimentar un arranque de Caridad, de dejarse abrazar por un rayo divino en la gris monotonía de un sueño utópico, caduco y cerrado a la gracia de Dios.

    El introito de la Misa de este domingo nos suena a modo de advertencia:

    Salus populi ego sum, dicit Dominus: de quacumque tribulatione clamaverint ad me, exaudiam eos: et ero illorum Dominus in perpetuum. Attendite, popule meus, legem meam: inclinate aure vestram in verba oris mei.
    El Señor es la salvación de su pueblo, que será escuchado en la tribulación a condición de que opte por la ley de Él. Nos lo dice Nuestro Señor sin medias tintas: «Separados de Mí no podéis hacer nada» (Jn15, 5). La utopía de la Torre de Babel, por mucho que se actualice y se muestre bajo las novedosas apariencias de las Naciones Unidas o el Nuevo Orden Mundial, está destinada a desmoronarse y a que no quede piedra sobre piedra porque no está fundada sobre la piedra angular que es Cristo:

    «He aquí que son un solo pueblo y tienen todos una misma lengua. ¡Y esto es sólo el comienzo de sus obras! Ahora, nada les impedirá realizar sus propósitos. Ea, pues, descendamos, y confundamos allí mismo su lengua, de modo que no entienda uno el habla del otro» (Gn. 11,6-7).

    El pacifismo mundialista y ecuménico de Fratelli tutti contempla un paraíso en la Tierra que no se funda en el deseo de reconocer la realeza de Cristo sobre la sociedad y sobre todo el mundo, sino en ocultar el escándalo de la Cruz, considerada factor de división, en vez de única esperanza de salvación para la humanidad; en olvidar que las injusticias sociales y los males que afligen al mundo son consecuencia del pecado, y que sólo conformándonos a la voluntad de Dios podremos esperar la paz y la concordia entre los hombres. Hombres que únicamente pueden ser hermanos en Cristo reconociendo la paternidad de Dios.

    En la encíclica brilla la Esperanza por su ausencia, esperanza entendida como una virtud teologal infundida por Dios en el alma, por la cual aspiramos al Reino de los Cielos y la vida eterna, cifrando nuestra confianza en las promesas de Cristo y apoyándonos en la Gracia del Espíritu Santo en lugar de en nuestras propias fuerzas. Esperar que una fraternidad horizontal garantice la paz y la justicia no tiene nada de sobrenatural, porque no tiene la vista en el Reino de los Cielos, no se apoya en las promesas de Cristo ni considera necesaria la Gracia divina, confiando por el contrario en el hombre corrompido por el pecado original e inclinado por tanto al mal. Quien nutre estas falsas esperanzas –afirmando entre otras cosas que no es necesario creer en Dios para ir al paraíso5— ni realiza un acto de caridad, sino que por el contrario estimula a los pecadores a seguir por el camino del pecado y la perdición y haciéndose con ello cómplice de su condenación y desesperación. Contradice además las propias palabras del Salvador: «Os dije que moriréis en vuestros pecados. Sí, si no creéis que Yo soy (el Cristo), moriréis en vuestros pecados» (Jn. 8, 24).

    Añadiré con gran pesar que últimamente no aparece la respuesta de la Iglesia al mal, la muerte, la enfermedad, el sufrimiento y las injusticias del mundo, más bien brilla por su ausencia. Como si el Evangelio no tuviera nada que decir al hombre de hoy, o si lo que le dice estuviera desfasado o careciera de actualidad. «No quiero ofrecer recetas que no sirven; ésta es la realidad ».6 La sangre se hiela al leer estas palabras: «¿Es Dios injusto? Sí, fue injusto con su Hijo: lo mandó a la Cruz ».7 No hace falta refutar esta afirmación; basta con señalar que si se niega que el pecado sea la causa del dolor y la muerte que afligen a la humanidad, se termina inevitablemente por echar la culpa a Dios tildándolo de injusto y excluyéndolo por tanto del propio horizonte. Se entiende, pues que la búsqueda de la fraternidad humana esté compendiada en las palabras del salmista:
    «Os dije que moriréis en vuestros pecados. Sí, si no creéis que Yo soy (el Cristo), moriréis en vuestros pecados» (Sal 2, 2).

    De este modo la Iglesia –mejor dicho, la falsificación que la eclipsa casi del todo– no brinda la menor respuesta católica al hombre desesperado y sediento de verdad, sino que contribuye a aumentar el escándalo del dolor y del sufrimiento cuya causa es el pecado, achacándole la responsabilidad a Dios y blasfemando al llamarlo injusto.

    Excelencia, supongo que habrá visto a los dirigentes pro vida de los EE.UU. implorar a los obispos que declaren abiertamente que el aborto es la cuestión preeminente en estas elecciones presidenciales. Varios obispos han afirmado todo lo contrario, y se están aprovechando de puntos de la encíclica para respaldar sus ideas. ¿Qué propone a sus hermanos en el episcopado y a los fieles?

    El silencio en torno al aborto es una señal terrible del extravío espiritual y moral de un sector de la Jerarquía que reniega de su misión porque ha renegado de Cristo. Y así como en el aborto la madre mata al hijo al que debería amar, proteger y generar para la vida terrena, en el fraude actual la Iglesia, que Dios quiso instrumento para llevar las almas a la vida eterna, las está matando espiritualmente en su propio seno por la traición de sus propios ministros. De la enemistad de los adversarios de Cristo no se libra ni su Santísima Madre, cuya maternidad odia Satanás, porque por medio de Ella la Segunda Persona de la Santísima Trinidad se hizo hombre para redimirnos. Si somos amigos de la Santísima Virgen, sus enemigos son nuestros enemigos, según estableció el Señor en el Protoevangelio: «Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu linaje y su linaje» (Gén. 3,15).

    A mis hermanos en el episcopado les recuerdo que fueron ungidos con el crisma para ser atletas de la Fe, no espectadores neutrales del enfrentamiento entre Dios y el adversario. Ruego que a los pocos pastores valerosos que alzan la voz para defender los principios sagrados y no negociables establecidos por el Señor en la ley natural se unan todos cuantos hoy vacilan por temor o por un falso sentido de prudencia. Tened la gracia de estado para que os escuche la grey que reconoce en vosotros la voz del verdadero Pastor (Jn. 10,2-3). No tengáis miedo de proclamar el Evangelio de Cristo, como tampoco lo tuvieron los Apóstoles ni los obispos que les sucedieron para afrontar el martirio.

    A los fieles desorientador por el silencio de tantos pusilánimes les pido que eleven sus oraciones al Cielo invocando al Paráclito las gracias que sólo el Espíritu Santo puede infundir en los corazones endurecidos y rebeldes: Lava quod est sordidum, riga quod est aridum, sana quod est saucium. Flecte quod est rigidum, fove quod est frigidum, rege quod est devium. Ofreced sacrificios, penitencias y los dolores de la enfermedad por la Iglesia y por vuestros pastores.

    Hace poco entrevisté a la mujer del ex candidato al Tribunal Supremo Robert Bork, que habló de la falta de apoyo a la Iglesia por parte de su marido durante sus escandalosas audiencias; también mencionó brevemente que el ataque fue organizado por el católico republicano Teddy Kennedy. ¿Qué opinión le merecen los ataques de que está siendo objeto la jueza Barret, en particular a causa de su fe?

    El odio del mundo, cuyo príncipe es Satanás (Jn.12,31), es la más evidente retractación del sueño utópico de Fratelli tutti. No puede haber fraternidad entre los hombres si se prescinde de la paternidad común del único Dios verdadero, uno y trino. Quienes predican la igualdad y equivalencia de los derechos hasta llegar a dar carta de naturaleza al error y el vicio se vuelven intolerantes en cuanto ven que está en peligro el poder usurpado, en cuanto un político católico, en nombre de esa igualdad de derechos, quiere dar testimonio de su fe al legislar y gobernar. Así, la tan deseada fraternidad sólo se da entre los hijos de las tinieblas, excluyendo necesariamente a los hijos de la luz u obligándoles a renegar de su identidad. Es además significativo que la única declaración de dicha fraternidad esté al parecer fundada en el rechazo a Cristo, en tanto que se considera imposible una verdadera y santa fraternidad en el vínculo de la Caridad «en la justicia y santidad de la verdad» (Ef. 4, 24).

    Al recibir la Confirmación el católico se convierte en soldado de Cristo: el soldado que no combate por su Rey y decide aliarse al enemigo es un traidor, un renegado, un desertor. Den, pues, los políticos y todos cuantos ejercen cargos públicos testimonio de Aquel que derramó su sangre por ellos; no sólo obtendrán las gracias necesarias para cumplir su función pública, sino que darán ejemplo a sus hermanos y se harán acreedores al premio eterno, que es lo único que verdaderamente importa. «Te nationum praesides honore tollant publico; colant magistri, judices, leges et artes exprimant».


    11 de octubre de 2020
    Fiesta de la Divina Maternidad de María Santísima, domingo XIX después de Pentecostés





    https://adelantelafe.com/vigano-frat...-y-de-caridad/


Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Tutti Fratelli y tutti contenti
    Por Hyeronimus en el foro Crisis de la Iglesia
    Respuestas: 5
    Último mensaje: Hace 1 semana, 17:30
  2. Buon Natale a tutti
    Por Hyeronimus en el foro Italiano
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 20/12/2011, 19:48

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •