Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 12 de 12

Tema: Batallas Boricuas

  1. #1
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,888
    Post Thanks / Like

    Batallas Boricuas

    FRANCIS DRAKE Y LA BATALLA DE PUERTO RICO


    Publicado por José Manuel Vargas




    Ni siquiera el temible corsario Francis Drake pudo sortear las defensas de los fuertes amurallados de San Juan de Puerto Rico. Y no porque no quisiera, sino porque le fue imposible de todas las maneras. San Felipe de Morro y San Cristóbal, hoy Patrimonios de la Humanidad por la UNESCO, se irguieron ante el corsario como muros inexpugnables.
    El corsario inglés era uno de los mayores peligros que surcaban las aguas en aquella época. Cualquier barco cargado de oro y riquezas temblaba ante la sola presencia de su bajel. Cuando llegó a sus oídos que un barco mexicano cargado de oro ha tenido que hacer escala en su camino a España en San Juan de Puerto Rico para ser reparado. Ni corto ni perezoso, hasta allí se dirigió el ambicioso Drake junto a su compañero John Howkins.
    Pero al llegar frente a las murallas de la ciudad se encuentra con una férrea defensa. Tanto es así que en el cruce de fuego muere Howkins. Drake descubre que aquella plaza será mucho más complicada de tomar de lo que había pensado en un principio, y debe guarecerse tras la Isla de Cabras.
    Era el 22 de noviembre de 1595. Ambos piratas habían llegado frente a las costas de Puerto Rico con 27 naves y más de 2.500 hombres. El corsario inglés no se dio por vencido y lo siguió intentando al año siguiente, empecinado y obstinado como era. Ya venía de otro desastre al no poder tomar Lisboa, aunque ahora parecía haber tomado inquina contra las posesiones españolas.
    A estos sucesos se les conoce como la Batalla de Puerto Rico, guerra anglo-española que se desarrolló entre 1586 y 1604. Cuenta la historia que estos infructuosos ataques a San Juan de Puerto Rico llevaron a Drake a su muerte. En 1596 enfermó de disentería durante el segundo ataque inglés a Puerto Rico. Hasta tal punto que, el 28 de enero de ese mismo año, moría frente a las costas de Portobel en Panamá.
    Su cuerpo fue lanzado al mar en un ataúd lastrado. Se llevó consigo la gloria y la fama, pero también la imposibilidad de haber tomado San Juan de Puerto Rico. Sus murallas le fueron inexpugnables.


    Retrato de Sir Francis Drake


    image.jpg
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  2. #2
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,888
    Post Thanks / Like

    Re: Batallas Boricuas

    La Guerra Hispano Americana en Puerto Rico:


    Por: Pàgina 1898: la Guerra Hispano Americana en Puerto Rico, Pàgina de 1898 Sociedad de Amigos de la Historia de Puerto RicoEn esta fotografía, publicada por primera vez en la página 401 del segundo volumen de Our Islands and Their People (1899), se nota en la esquina superior derecha una parte de la Carretera Central. Todavía se pueden ver restos de estas trincheras aunque son de difícil acceso ya que el lugar es de propiedad privada y está cercado.


    Fotografía tomada de: Crónica de la Guerra Hispano Americana en Puerto Rico. Lámina colorizada entre las páginas 240 y 241.
    Las loma de Hernáiz (1921)


    En esta loma colocó Hernaiz sus dos cañones y todavía en 1921 se podía notar la pequeña trinchera que construyó para los mismos. Desde aquí se domina casi toda la parte de la Carretera Central, que sube hacia el Asomante, hasta más allá de la Casa de los Camineros. La persona que está sentada es el capitán Angel Rivero Méndez y la que está de pie apunta hacia el área por donde llegaban los americanos.


    Fotografía tomada de: Crónica de la Guerra Hispano Americana en Puerto Rico (Editorial Edil, San Juan, P.R.
    La Carretera Central (1921)


    Esta sección de la carretera está cercana a la Casa del Caminero ubicada en lo alto del Asomante.


    Fotografía tomada de: Crónica de la Guerra Hispano Americana en Puerto Rico (Editorial Edil, San Juan, P.R.
    La Casa del Caminero (1921)


    En las inmediaciones de este lugar vieron acción las tropas americanas los días 9, 11 y 12 de agosto de 1898. La casa todavía existe y actualmente está en venta.


    Fotografía tomada de: Crónica de la Guerra Hispano Americana en Puerto Rico (Editorial Edil, San Juan, P.R.)
    Soldados americanos disparando sobre El Asomante




    Durante todo el día 11 estuvieron disparando sobre el Asomante con gran profusión. Cuenta Hernaiz de este hecho: "...las avanzadas americanas, que ocultas en las cunetas de la carretera nos hostilizaban con fuego individual, fuego que más tarde arreció tanto que tuve la necesidad de desmontar el anteojo de la batería, porque llovían las balas que era un contento...". En la loma, arriba a la izquierda, Hernaiz instaló sus cañones. Debajo de la loma estaban las trincheras de la infantería.


    Dibujo tomado del libro: El fuerte de San Jerónimo del Boquerón


    Parlamentarios de ambos bandos


    Nótese la diferencia de estatura entre los soldados de ambos ejércitos. Solamente el oficial español, segundo de derecha a izquierda, compara en estatura con sus contrapartes americanos. No estamos seguros, pero si esta foto fue tomada en Puerto Rico, puede haber sido en la carretera al Asomante. Otra posibilidad es que haya sido tomada en el Guamaní. Hoy día la bandera blanca se asocia más con rendición, pero entonces significaba un alto al fuego para parlamentar. Para rendirse, los soldados levantaban sus rifles con las culatas en alto.


    Fotografía tomada de: Fotografías para la historia de Puerto Rico 1844-1952


    1898 La Guerra Hispano Americana en Puerto Rico - 1898 The Spanish American War in Puerto Rico


    El combate del Asomante


    12 de agosto de 1898


    Leyenda


    1- Una vez los hombres del mayor general James Harrison Wilson comienzan el avance desde Ponce hacia San Juan por la Carretera Central, el Estado Mayor del ejército español en la capital de la Isla decide organizar la primera gran zona de defensa en las alturas del Asomante (zona central de Puerto Rico ver nota a). En esta área la tropas americanas no podrían recibir asistencia de los grandes cañones de los acorazados americanos. Las pocas fuerzas españolas acuerteladas en Coamo (en las faldas del Asomante) estaban destinadas la proteger, mientras pudieran, la entrada a la parte de la Carretera Central Nº 14 (D) que cruza el sistema montañoso del cual es parte el Asomante. Estas fuerzas fueron derrotadas el 9 de agosto de 1898, siendo un grupo de los soldados hechos prisoneros y otro escapó hacia el Asomante. -Ver Combate de Coamo-


    Las tropas españolas presentes en el Asomante son las siguientes:


    3 compañías del batallón Cazadores de la Patria, con su guerrilla montada. 2 de estas compañías se habían retirado de Ponce y la tercera había llegado de Adjuntas.


    2 compañías del 6to. Provisional, con su guerrilla montada, al mando del teniente coronel Castillo con los comandantes Ancas y José Nouvilas. Las compañías estaban directamente al mando de los capitanes Lara y Laserna quienes tenían como ayudante al capitán Carlos Aguado.


    1 sección de Orden Público, al mando del capitán José Adsuar Boneta, que se había retirado de Ponce.


    1 compañía provisional con Guardias Civiles y policías, también retirados de Ponce.


    1 compañía provisional con los integrantes del batallón Nº 9 de Voluntarios puertorriqueños y peninsulares, al mando del coronel Dimas Rameris y del comandante Montes de Oca, que no habían abandonado las armas y se habían retirado de Ponce con el resto de las tropas españolas.


    1 sección de artillería, con 2 cañones Plasencia, al mando del capitán Ricardo Hernaiz con el segundo teniente Belmonte y 50 soldados aproximadamente. Los cañones tienen municiones para 40 disparos cada uno.


    1 sección de ingenieros telegrafistas.


    En total en el Asomante hay 1,280 soldados (ver nota b) y oficiales todos al mando del teniente coronel del Estado Mayor Francisco Larrea. Para la defensa se contruyen, en mitad de las laderas de los cerros conocidos como San Gervasio y Colón (H), trincheras tipo Carlista (ver nota c) y más tarde, en lo alto de uno de los cerros, una pequeña trinchera (I) para la batería formada por los 2 cañones de Hernaiz. También se han cavado dos profundos zanjones en la carretera cerca de la Casa del Caminero (E) y de la entrada a la carretera Nº 723 (G) que atraviesa los altos del Asomante. Próxima al pueblo, en un cerro, la sección de ingenieros instala una estación heliográfica para comunicarse con San Juan (ver nota d).


    2- 9 de agosto, 8:00-9:30 am. El capitán Ricardo Hernaiz, alojado con sus artilleros en Aibonito, recibe noticias del combate de Coamo y marcha rápidamente a las alturas del Asomante.


    3- 9 de agosto 10:00 -11:00 am. Finalizado el combate de Coamo, entre 50 y 100 soldados del escuadrón C de caballería al mando del capitán Clayton persiguen a la altura de la segunda Casa del Caminero Nº 10 (B), que es la que queda a medio camino entre Coamo y El Asomante, a unos 10-12 músicos y soldados del Patria, entre ellos el alférez abanderado Villot (ver nota e), que han logrado escapar. Hernaiz al ver la persecución de la caballería americana consulta con Nouvilas y éste le ordena hacer algunos disparos de cañón. Se hacen 9 disparos obligando al enemigo a retirarse, salvando así a los perseguidos. El teniente coronel Larrea, que estaba en Aibonito durante el cañoneo, al enterarse del incidente manifiesta que no fue conveniente ya que informaba a los americanos de las posiciones españolas y de la presencia de artillería.


    4- 9 de agosto, pm. Wilson mueve el campamento de su división, situado cerca del Río Descalabrado, al noreste de Coamo a un lugar conocido como Madrid, cerca del Río Cuyón y al lado de la Carretera Central.


    5- 9 de agosto, pm. Durante toda la tarde y noche van llegando a las posiciones españolas soldados y Guardias Civiles que han logrado escapar de Coamo a través de distintos caminos que conducen al Asomante.


    6- 10-11 de agosto. El teniente coronel de ingenieros Biddle, al igual que lo hizo para el ataque a Coamo, reconoce junto a los guías puertorriqueños, los caminos que flanquean las alturas del Asomante preparando croquis del área. El plan que Biddle aconseja a Wilson para tomar el lugar es el de simular un ataque por la Carretera Central (D) con una batería de cañones y una compañía de infantería mientras el grueso de la brigada del general Ernst partiendo de Coamo y marchando por caminos secundarios llegaría hasta Barranquitas para después bajar al Asomante y atacarlo por la retaguardia. Este plan es parecido al utilizado para el ataque a Coamo (ver nota f).


    7- 10-11 de agosto. Las tropas de ingenieros se dedican a reparar el puente de hierro de las Calabazas, sobre el Río Cuyón, que había sido dañado por los españoles tras la retirada.


    8- 11 de agosto. Tropas americanas resguardadas en las cunetas de la Carretera Central (D), cerca de la segunda Casa del Caminero (B), llevan a cabo durante todo el día un intercambio de disparos con los soldados del Patria atrincherados en el Asomante. No hay reporte de bajas.


    9- 12 de agosto, 5:00 am. Sale el grueso de la brigada de Ernst desde Coamo por los caminos del norte que llevan a Barranquitas. Esta brigada está compuesta ahora de unos 2,000 hombres (aprox.) entre soldados y oficiales.


    10- 12 de agosto, am. Ernst recibe la noticia de la firma del cese al fuego entre España y Estados Unidos, por lo que hace retroceder su brigada a Coamo (ver nota g).


    11- 12 de agosto, 10:30 am. Salen del campamento de Coamo, por la Carretera Central (D) hacia Aibonito, las siguientes tropas de la brigada de Ernst:


    Batería ligera F del 3er Regimiento de Artillería al mando del capitán R. D. Potts con los tenientes J. P. Hains, Blass y Edwards P. O´Hern encargados de sus 6 cañones (100 hombres aprox.). La batería está bajo la inspección del comandante J. M. Lancaster del 4to Regimiento de Artillería.


    1 compañía del 3er Regimiento de Infantería de Wisconsin con unos 150 hombres (aprox.) que escoltan a la artillería.


    12- 12 de agosto, 1:15 pm. Después de marchar por unas 3 horas cubriendo 8 km (5 millas) la artillería y la infantería americana formadas en columna se aproximan a la Casa del Caminero (B).


    13- 12 de agosto, 1:15-1:30 pm. Hernaiz es notificado por sus vigías del avance enemigo y que éste se acerca a la Casa del Caminero (B). Tras solicitar permiso a Nouvilas (Larrea estaba en Aibonito) para disparar y así adelantarse a los americanos antes de que tomen posiciones, abre fuego con sus 2 cañones.


    14- 12 de agosto, 1:30-2:00 pm. Al explotar cerca las granadas españolas, Potts ordena a sus tenientes que formen la batería de cañones. Hains con 3 cañones se instala un poco más adelante de la Casa del Caminero, Blass con 2 cañones a unos 50 mts adelante de dicha casa y O´Hern con 1 cañón, a unos 100 metros (en azul zona (C) ocupada por las baterías). Emplazados todos los cañones a la derecha del camino rompen el fuego dirigiéndolo contra lo alto del Asomante (I) en un intento de destruir la batería de Hernaiz. El Comandante Lancaster, que está en la vanguardia, pide a Hains que emplace uno de sus cañones 100 metros al frente del de O´Hern. Durante 30 minutos sigue el cañoneo, intenso por parte de los americanos y más bien lento por el lado español, ante el temor de quedarse sin municiones. La infantería americana se protege en las cunetas de la carretera, la Casa del Caminero (B) y en los accidentes del terreno, pero al igual que la española, no interviene por ahora en el combate siendo sólo un duelo de cañones.


    15- 12 de agosto, 2:00-2:45 pm. Uno de los cañones de Hernaiz sufre una avería y el otro se recalienta por lo que durante 45 minutos, en lo que se repara uno y se enfría el otro, cesa el fuego por parte de los españoles. Potts cree que ha silenciado los cañones enemigos y continúa con sus disparos para tratar de desalojarlos del área.


    16- 12 de agosto, 2:45- 5:00 pm. Con sus cañones en servicio nuevamente Hernaiz reanuda los disparos. Los infantes españoles, que están tras las trincheras (H) sin participar en el combate, cada vez que una granada explota sobre las posiciones americanas (C) aplauden y victorean. Hernaiz, medio en broma y medio en serio, le indica a Nouvilas que algunas descargas de los fusiles Mauser le serían de más beneficio que los aplausos de sus hombres. Nouvilas, que estima que la distancia es demasiado grande para fuego de fusil, ordena unos disparos de prueba y al comprobar de que la distancia es buena, ordena fuego por descarga de secciones. Todas las compañías presentes hacen fuego. Aquella súbita lluvia de balas que se une ahora a los cañonazos de Hernaiz toma por sorpresa a los artilleros americanos, creando gran confusión. Durante algunos minutos todos buscan refugio donde pueden, abandonando los cañones. Lancaster cree ver alguna infantería española moviéndose entre unos platanales en las faldas de las lomas cercanas (ver nota h) y temiendo perder sus cañones ordena a sus hombres que los enganchen a los caballos y se retiren del lugar. Bajo las descargas de fusil y los cañonazos, los artilleros americanos tratan de recuperar sus cañones. Hains es gravemente herido de un balazo de Mauser y es puesto a cubierto valientemente por el sargento John Long, mientras 4 de los cañones son enganchados a los caballos y a todo galope puestos a salvo en un recodo del camino muy por detrás de la Casa del Caminero (B). O´Hern trata de retirar los 2 cañones que quedan pero una granada explota entre los caballos matando a uno e hiriendo a otro. Esta granada también deja sin vida al cabo Oscar Swanson. Soldados de infantería también acuden a ayudar a los artilleros y algunos son heridos y otro muerto (ver nota i). Al final, los 2 últimos cañones tiene que ser arrastrados por los propios hombres para ponerlos a cubierto. Durante el fuego de fusilería por descargas se distingue el capitán Pedro Lara quien parado sobre las trincheras, con los gemelos en una mano dirige el fuego con los movimientos de su bastón.


    17- 12 de agosto, 5:00 pm. Los defensores del Asomante suspenden el fuego cuando los americanos despliegan una bandera de la Cruz Roja. Estos últimos recogen sus heridos y muertos y con sus cañones se retiran a Coamo.


    18- 12 de agosto, 6:00-7:00 pm. El teniente coronel Bliss, del Estado Mayor de Wilson, con bandera blanca de parlamento se acerca a las posiciones españolas y dirigiéndose a Larrea le notifica que los gobiernos de los 2 países han decretado un cese al fuego por lo que le solicita la rendición (ver nota j) o por lo menos la suspensión de las hostilidades para evitar más derramamiento de sangre. Larrea le indica que no tiene noticias del cese al fuego y que por carecer de órdenes tendrá que esperar hasta el próximo día para dar una respuesta.


    19- 13 de agosto, 6:00 am. Regresa el parlamentario americano al Asomante y recibe un comunicado del gobernador Macías donde notifica al alto mando americano que no ha recibido de España ninguna aviso sobre la suspensión de las hostilidades y que si quieren evitar el derramamiento de sangre que no se muevan de sus posiciones. También les notifica que no aceptará más parlamentarios americanos.


    20- 13 de agosto, pm. Hernaiz es comisionado para bajar con 8 soldados al campamento americano en Coamo para entregar un pliego de Macías dirigido a Miles. En el campamento de Coamo, Hernaiz recibe a su vez un pliego de Miles para Macías. En estos comunicados los 2 jefes constataban el alto al fuego y establecían las posiciones que mantendrían ambos bandos hasta que se decidiera la suerte de Puerto Rico. Las tropas españolas mantendrían sus posiciones en el Asomante y las americanas en Coamo hasta la entrega paulatina de los diferentes municipios de Puerto Rico. Aibonito pasó a manos americanas el 24 de septiembre de 1898.


    Notas


    a- Las tierras del Asomante, donde establecieron sus posiciones las tropas españolas, pertenecían a José María González, según nos lo informa su bisnieto, Héctor R. González, en comunicación que nos enviara: ".....también parece confirmar que fue mi bisabuelo, José María González, el propietario de las fincas donde se libró ese combate y que la finca en cuestión no debió ser pequeña, pues según la familia parece constar que era bastante grande - por lo menos en exceso de unas 1,000 cuerdas: evidentemente extensa para el acantonamiento de las tropas con sus trincheras y su línea de artillería. La zona según relataban y por los nombres que recuerdo, se extendía por un lado hasta "La Plata" -área de Cayey- y por el este, al barrio de "Caonillas", que colinda con Aibonito y hacia abajo hasta áreas de Coamo. La familia ha comentado siempre también que el bisabuelo participó en alguna forma en ese combate, pero no debió ser como miembro del ejército español puesto que era un hacendado, aunque descendiente de españoles, y presumimos por lo tanto que formó parte de algún grupo de "voluntarios" criollos o aliados del ejército español. Como quiera que sea, la tradición de la familia también nos indica que el bisabuelo tuvo que tener algún papel de relativa importancia en ese combate pues relatan como "en la hacienda del bisabuelo se alojó primeramente el comandante español y luego, al firmarse un cese al fuego, vino también a alojarse en ella el comandante americano.....".


    b- Desconocemos si entre los 1,280 soldados españoles presentes en el Asomante están incluidos los que lograron escapar después del combate de Coamo o hay que añadirlos a este número. En este último caso el total podría variar entre 1,345 y 1,440.


    c- Las trinchera "Carlista" es un tipo de trinchera de montaña en la que la tierra extraida no se apila al frente de la misma si no que se oculta tratando de que el terreno quede lo más natural posible. De esta manera y según la posición del observador, es muy difícil distinguirla.


    d- El heliógrafo es un aparato telegráfico óptico de campaña, el cual mediante espejos que reflejan los rayos de sol, transmiten mensajes en morse. Durante la guerra se utilizó en varias ocasiones, sobre todo para enviar mensajes desde distintos puntos de la isla, que no contaban con el telégrafo normal, a San Juan. Por supuesto, estos puntos, sin importar la distancia, deberían ser visibles desde la capital (también se usaban estaciones de relevo).


    e- El alférez abanderado Villot al huir, después del combate de Coamo, abandonó la bandera del batallón la que fue recogida por el soldado Ramón Suárez Picó y llevada hasta el Asomante. Este y otro soldado de nombre Francisco Moreno Lorón, que había recogido la caja que contenía los fondos del batallón al morir de un balazo la mula que la transportaba y también la transportó a hombros hasta el Asomante, recibieron 200 y 100 pesos de recompensa y una citación en la Orden del Día.


    f- En su libro, el capitán Rivero informa que, de haber completado el flanqueo, el grueso de la brigada de Ernst, ésta hubiera tenido éxito en atacar la retaguardia española ya que Larrea no tenía hombres vigilando los distintos caminos que llegan al Asomante. No creemos que esto último sea totalmente cierto, porque después de la reciente experiencia de Coamo de la cual Larrea tenía buenas noticias, habría tomado las previsiones del caso para evitar caer en la misma trampa. Este plan de batalla, ataque directo y flanqueo al mismo tiempo, fue utilizado por los americanos en casi todos los combates terrestres en Puerto Rico. En el único que aparentemente no se utilizó fue en el de Yauco, aunque hay algunas versiones de que sí se intentó en algún momento. Hay que recordar que lo de Yauco no fue un ataque planificado, si no un encuentro entre tropas de reconocimiento y los defensores españoles. sobre las fuerzas españolas del área.


    g- Si es cierto que la brigada de Ernst recibió la orden de detener la marcha casi al comenzar la misma (5:00 am) por haberse decretado un alto al fuego, entonces o hubo una mala comunicación entre el campamento de Coamo y las tropas de Lancaster y Potts, o estos, a sabiendas del alto al fuego, hicieron un intento de cubrirse de gloria al tratar de tomar sólos el Asomante y así aumentar el territorio americano conquistado antes del cese efectivo de hostilidades. Si fue así, entonces las tropas americanas no contaban con buena información.


    h- No hay constancia de que hubiera tropas españolas presentes en las faldas del Asomante durante el cañoneo. De haberlas, posiblemente serían voluntarios puertorriqueños.


    i- En total, las fuerzas americanas tuvieron 2 muertos y 5 heridos; las españolas, 1 artillero levemente herido lo cual resulta sorprendente dada la cantidad de disparos que hicieron los cañones americanos (ver nota m). -Ver Lista de Bajas-


    j- Exigir la rendición del lugar fue considerado improcedente, ya que se había decretado un alto al fuego y según las leyes de guerra de entonces, cada bando debería mantener las posiciones que tenían en ese momento.


    k- La distancia en linea recta entre las posiciones españolas (I) y las americanas, cerca de la Casa del Caminero (C), es de unos 2 km (1.25 millas).


    l- Los soldados insulares y puertorriqueños, durante el tiempo que permanecieron en el Asomante estuvieron mal alimentados y peor equipados (la mayoría dormía a la intemperie). Ni siquiera tenían médico.


    m- Cuando terminó el combate, a Hernaiz sólo le quedaban 8 proyectiles (botes de metralla) por lo que aproximadamente consumió ese día 63 proyectiles. Si consideramos que el tiempo real del cañoneo fue de 2 horas 45 minutos, cada cañón se disparaba en intervalos de 5 minutos. No sabemos cuantos disparos hicieron los americanos, pero calculando que cada cañon tenía el mismo número de proyectiles que los de Hernaiz (40 c/u) y según el capitán Rivero consumieron casi toda la existencia, entonces habrían disparado unos 210 cañonazos con intervalos, para cada cañon, parecidos a los de los españoles. Hernaiz telegrafió esa misma noche (12 agosto) al teniente coronel Arnaz en San Juan para que le proveyera de más municiones. Con la ayuda del capitán Rivero, se llenaron 2 coches con proyectiles y saquetes de pólvora, los cuales partieron antes del amanecer del día 13 llegando a Aibonito ese mismo día por la noche. Aunque se hicieron varios relevos de caballos durante el camino, 4 de ellos murieron por el esfuerzo.


    n- Después de decretado el alto al fuego y durante el tiempo en que ambas tropas mantuvieron sus posiciones, muchos soldados americanos subieron hasta el Asomante donde intercambiaron con los españoles diferentes artículos. Los americanos estaban interesados particularmente en los botones de los uniformes españoles y los españoles en alimentos.


    o- En el informe a Miles, Wilson le indica que tras el cañoneo de ese día había desalojado a las tropas españolas de sus posiciones, hecho completamente falso.


    p- Tras el combate del Asomante constatamos por primera vez la presencia de enfermeras americanas en Puerto Rico. Aunque el capitán Rivero hace referencia a las "nurses" en el desembarco de Guánica, no se vuelven a mencionar en ninguna otra parte de su libro. Juan B. López, director del periódico La Correspondencia, en un relato sobre el viaje, que como periodista realiza a la zona americana entre el 15 y el 20 de agosto, dice conocer en el campamento de Coamo a la Sra. Varansalaez y a la Srta. Tell, "...que han venido con las tropas para prestar auxilio a los heridos".


    q- Las casas de los camineros y parte de las trincheras del tipo Carlista todavía se pueden ver en el lugar.


    r- La distancia entre el punto (A) y Coamo es de unos 7.25 km (4.5 millas) y entre el punto (J) y Abonito, unos 4 km (2.5 millas).


    s- La mayoría de los habitantes de Aibonito habían abandonado el pueblo desde días antes del combate dejando sus casas cerradas.


    1898 Pàgina de amigos de la guerra hispanoamericana


    Primerahora.com


    La marcha hacia el interior.


    Desde Ponce, las tropas estadounidenses marcharon hacia Utuado y Adjuntas para alcanzar la costa norte por el pueblo de Arecibo. Otro grupo de compañías estadounidenses tomó la Carretera Central desde Coamo, participando en una ardiente lucha contra los españoles en la cuesta de Asomante de Aibonito. Los cañones estadounidenses dispararon hacia la altura, mientras los españoles les correspondían disparando hacia el sur, causando la retirada temporal de los estadounidenses.


    El Protocolo de Paz


    El día 12 de agosto de 1898, mientras los españoles libraban exitosamente la Batalla de Asomante, los jefes militares de ambos bandos se habían reunido en Washington D.C. para firmar un acuerdo, conocido como el Protocolo de Paz, que les puso fin a las hostilidades en el frente de guerra. Como consecuencia, las autoridades españolas ubicadas en los pueblos de Adjuntas, Utuado y Lares abandonaron sus puestos, permitiendo la libre entrada de los estadounidenses.



    Comunidad Autónoma de Cuba, España: 1898 La Guerra Hispano Americana en Puerto Rico . Una colaboracion de Michael
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  3. #3
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,888
    Post Thanks / Like

    Re: Batallas Boricuas

    Fotos de la batalla del Asomante:



    Soldados boricuas:
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  4. #4
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,888
    Post Thanks / Like

    Re: Batallas Boricuas

    Soldados Americanos:
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  5. #5
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,888
    Post Thanks / Like

    Re: Batallas Boricuas

    Ambos bandos reunidos:
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  6. #6
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,888
    Post Thanks / Like

    Re: Batallas Boricuas

    Por el Asomante:



    image.jpg
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  7. #7
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,888
    Post Thanks / Like

    Re: Batallas Boricuas

    El Fortín San Jerónimo y la victoria boricua de 1797
    (Nota: Este artículo fue publicado en el suplemento "Escenario" de El Vocero el 18 de agosto de 2007. Esta es la versión publicada.)


    La enorme importancia del San Jerónimo estriba en su papel protagónico en la victoria de los puertorriqueños durante el último ataque inglés a la isla, en abril de 1797. Veamos los hechos históricos.
    • El 17 abril de 1797 llegó a nuestra isla una enorme flota inglesa bajo el mando del general Sir Ralph Abercromby y del almirante Henry Harvey. Constaba de 68 naves y al menos 14 mil soldados y marinos.
    • Venían de conquistar sin problemas la isla de Trinidad y pensaban que iba a ser igual de fácil en Puerto Rico. Tan es así que al detenerse en la islita de Tortola en su trayecto hacia nuestra isla hicieron una apuesta con los judíos de allí de que nos tomarían fácilmente. Después de la admitida derrota tuvieron que regresar y pagarles la cifra de 50 mil pesos, equivalente a millones de dólares hoy día.
    • Luego de dos semanas de asedio y bombardeo contínuo- sobre todo a los fortines de San Jerónimo y San Antonio- tuvieron que retirarse el 1 de mayo sin haber podido tomar a San Juan.
    • El asedio fue retratado para la historia por nuestro primer pintor José Campeche en una pintura que es un exvoto (como cumplimiento de una promesa). Campeche estaba en San Juan y al parecer lo vio desde la azotea de su casa en la calle San Sebastián esquina Cruz.


    Trasfondo del ataque
    El ataque se dio en el panorama generado en Europa por la Revolución Francesa (1789) que provocó alianzas en contra de Francia porque las monarquías se sintieron amenazadas, sobre todo luego de que los revolucionarios guillotinaran al Rey Luis 16. España al principio se unió a las otras potencias pero para 1795 hizo alianza con la Francia Revolucionaria.
    En el Caribe Francia tenía su principal fuente de riqueza en Saint Domingue (hoy Haití) donde la mayoría de la población era de esclavos negros. En 1791, al conocerse en esa colonia que se había aprobado en Francia una declaración de los Derechos del Hombre --siendo el primero que todos los hombres nacen libres--se desató una violenta rebelión de los esclavos. Hubo masacres de blancos y mulatos y muchos hacendados huyeron con sus esclavos a las islas vecinas. La rebelión generó histeria en todo el Caribe entre los hacendados y esperanzas entre los esclavos. Hubo rebeliones y huidas de esclavos en varias islas.


    Ante esa situación, Inglaterra aprovechó para situarse de parte de los esclavistas quienes a su vez vieron en los ingleses sus aliados, porque no podían identificarse con la Francia revolucionaria, republicana y abolicionista. En Martinica los hacendados franceses invitaron a los ingleses a invadir. El Gobierno inglés tuvo entonces como objetivo apoderarse de Trinidad y de Puerto Rico. El interés en nuestra isla-aparte de controlar la “llave de las Antillas”- era mayormente utilizarla como refugio para miles de hacendados que huían-- con sus esclavos--de la revolución de los esclavos en Saint Domingue. Los ingleses sabían que la guarnición española había sido enviada a combatir en Santo Domingo para evitar que cayera esa parte de La Española en manos de los esclavos insurrectos.


    Mientras eso ocurría, en Puerto Rico el Gobernador Ramón de Castro estaba en alerta desde que supo que se había declarado la guerra entre Inglaterra y España. Había ya dado instrucciones de que se movilizaran las milicias, tanto urbanas –civiles armados solamente con machetes y cuchillos sin entrenamiento militar-como las disciplinadas que incluían un batallón de Milicianos Morenos. Lo que había para la defensa de la isla era un total de 4 mil hombres entre los que había solamente 200 militares españoles del Regimiento Fijo de San Juan y 50 voluntarios franceses que combatieron en el San Jerónimo. La gran mayoría de los combatientes, por tanto, eran puertorriqueños, incluyendo en forma destacada los negros y mulatos de Loíza, Piñones y Cangrejos.


    La invasión
    El 17 de abril se avistaron las naves en Loíza y de inmediato el Gobernador Castro fue al Morro y activó el Plan de Defensa (aprobado luego de la visita del Mariscal Alejandro O’Reilly en 1765). Envió destacamentos al hoy sector de Piñones, al Puente de Martín Peña, a defender el área oeste (hacia la bahía) y el este en la primera línea de defensa que incluía en un extremo el fortín San Jerónimo y al otro el de San Antonio a la cabecera del puente del mismo nombre, único acceso por tierra a la isleta. Hay que recordar que no existía puente alguno entre la punta del Condado y la isleta de San Juan, pues el puente Dos Hermanos se construyó a principios del siglo 20.


    La flota ancló frente a Punta Cangrejos en Piñones y desembarcaron encontrando resistencia inmediata. Perdieron el bote con la bandera y algunos marinos pero luego se reagruparon y volvieron a la carga disparando constantemente a la playa obligando a los defensores a retraerse. Los ingleses entraron en barcazas por la hoy laguna de San José y fueron directo al Puente de Martín Peña. Este era la única conexión del islón de Cangrejos con el "Hato del Rey" y Río Piedras. También enviaron buques a custodiar la parte occidental, frente al Morro pero a distancia para evitar ser blanco de disparos. La bahía estaba cerrada. Los ingleses, luego de apoderarse de Cangrejos-hoy Santurce- comenzaron un bloqueo de San Juan y enviaron un mensajero al Gobernador de Castro exigiendo que se rindiera y Castro contestó con firmeza que no lo haría.


    Los defensores de la isla se concentraron entonces en la parte de los fuertes San Jerónimo y San Antonio porque los ingleses se habían movilizado a sus baterías para bombardear desde éstas y hacer rendir la plaza de una vez. Los cañones ingleses estaban colocados en el monte del Condado (debe haber estado cercana a la punta del Condado), en el monte Olimpo en lo que hoy es Miramar y luego en la isleta de Miraflores (hoy es parte de Isla Grande, donde está el nuevo Centro de Convenciones). El intenso bombardeo se prolongó por días pero los fortines resistieron devolviendo el fuego en forma igualmente intensa. En la defensa participaron activamente 50 voluntarios franceses y el gobernador Castro les honró izando la bandera tricolor de la Francia republicana en el San Jerónimo. Esto provocó un incidente curioso porque el General Abercromby envió un mensaje al Gobernador preguntando que cuál era la bandera enemiga, España o Francia, porque por primera vez en su historia veían las de dos naciones juntas. Castro contestó explicando las razones y decidió arriar la bandera francesa. (Este incidente es relatado con cierto coraje por el visitante francés André Pierre Ledrú, quien vino a la isla pocos meses luego de la derrota inglesa ).


    Los ingleses intentaron desembarcar por Punta Salinas, al oeste de San Juan, pero criollos de Toa Baja, mayormente pardos y morenos, se lo impidieron, de acuerdo al historiador Juan Giusti. Entre tanto, los milicianos seguían atacando por la parte del Cangrejos oriental y retomaron el puente de Martín Peña. A la vez, empezaron a llegar más milicianos del resto de la isla y fueron a reforzar el San Jerónimo y otros a defender Río Piedras de un posible ataque. En Miraflores –hoy Isla Grande- los ingleses fijaron las baterías para interrumpir la comunicación con Palo Seco y Cataño (que era de donde venían los criollos trayendo provisiones a San Juan). Entonces el 26 de abril un grupo de voluntarios de la Compañía de Morenos intentó desalojar a los ingleses de esa isleta y fueron derrotados pero en el intento impidieron el avance inglés por ese costado.


    Entretanto, en la retaguardia inglesa, los paisanos de Loíza comandados por Francisco Andino se infiltraron por los manglares del caño Martín Peña en ataques sorpresa causando numerosas bajas. En la batalla famosa en el puente de Martín Peña fue que murió el Sargento de milicias de Toa Alta, Pepe Díaz, inmortalizado en la copla. Entre el 29 y 30 de abril una contraofensiva criolla logró la derrota de los ingleses que no pudieron tomar a San Juan, en gran medida gracias a la primera línea de defensa y el San Jerónimo. La valentía predominó al punto de que uno de los soldados que participó en el asedio luego escribió a un amigo sobre el ataque a Puerto Rico y describiendo la actuación de los boricuas en el San Jerónimo comentó que estaban “astonished at their bravery” (asombrados ante su valentía).


    La victoria sobre los ingleses en 1797 fue un momento clave en el desarrollo de nuestra identidad colectiva puertorriqueña. Hubo un despertar de la conciencia nacional puertorriqueña porque la participación fue generalizada y porque la noticia de que habíamos derrotado al más temible de los invasores dio motivo para orgullo y celebraciones. Todavía en Loiza y Piñones los mayores hablan de las escaramuzas que les contaron sus antecesores y muchas familias dicen tener derecho a la tierra que poseen por haber sido concedida por la Corona Española como premio a la defensa del territorio. Como premio la Corona le dio el título a San Juan de “Muy Noble y Muy Leal” en el escudo de la ciudad. La estatua de Ponce de León en la Plaza San José fue esculpida con el bronce de los cañones que los ingleses dejaron en su retirada frente a Punta las Marías. Y sobre todo, los ingleses no volvieron a invadir a ninguna otra isla o territorio en el Caribe. Hasta el bombardeo de San Juan por los estadounidenses en mayo de 1898, hubo 101 años de paz en la ciudad y en todo Puerto Rico.


    El Fortín de San Jerónimo resistió dos semanas de bombardeo contínuo por parte del imperio más poderoso de la tierra a fines del siglo 18. Sin embargo, parece que va a sucumbir a principios del siglo 21 a manos de un desarrollador colombiano-en contubernio con los que han gobernado en Puerto Rico en los últimos 10 años- en esta época del capitalismo salvaje que no conoce patria.


    http://desahogoboricua.blogspot.com/...ricua.html?m=1
    Última edición por Michael; 12/05/2013 a las 07:37
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  8. #8
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,888
    Post Thanks / Like

    Re: Batallas Boricuas

    Regimiento Fijo de Puerto Rico:
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  9. #9
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,888
    Post Thanks / Like

    Re: Batallas Boricuas

    Milicias Disciplinadas de Puerto Rico:


    image.jpg


    Compañía de Morenos Libres de Cangrejos:
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  10. #10
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,888
    Post Thanks / Like

    Re: Batallas Boricuas

    Caballería de las Milicias Disciplinadas de Puerto Rico:


    image.jpg


    Milicias Urbanas:

    image.jpg


    Fortín de San Jerónimo:


    image.jpg
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  11. #11
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,888
    Post Thanks / Like

    Re: Batallas Boricuas

    Aquí les dejo el enlace de la página oficial del Regimiento Fijo:



    Inicio (Home)
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  12. #12
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,208
    Post Thanks / Like

    Re: Batallas Boricuas

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Recrean el intento de invasión inglesa de Puerto Rico en 1797

    Con el objetivo de educar a la población sobre aquellos históricos hechos

    domingo, 29 de abril de 2018 - 1:57 PM

    Por Agencia EFE





    La representación tiene lugar cada año y que en otras ocasiones ha venido a San Juan personas desde el Reino Unido. (EFE) Miembros del recreado Regimiento Fijo de Puerto Rico rememoraron hoy el intento de invasión de los ingleses de la isla caribeña, ocurrido en estas fechas durante el año 1797.

    José Torres Ramírez, tambor del Regimiento Fijo de Puerto Rico, explicó hoy a Efe que la recreación que se llevó a cabo en el Castillo de San Felipe del Morro, en el casco histórico del Viejo San Juan, tiene como objetivo educar a la población sobre aquellos históricos hechos.

    Resaltó que este año, por primera vez, se procedió a izar durante la recreación en el Castillo de San Felipe del Morro la bandera española que se utilizaba en aquellos años en Puerto Rico, que es muy distinta a la Cruz de Borgoña, incluida en los escudos de armas y en las banderas de España desde 1506, que habitualmente ondea en ese monumento.

    Torres Ramírez subrayó que esa bandera fue entregada por un agregado del Ministerio de Defensa de España en la Embajada de ese país en Washington hace unos años al recreado Regimiento Fijo de Puerto Rico, de que forman parte decenas de personas, muchas de las cuales participaron en el evento de hoy.

    "Somos gente que nos gusta la historia y que estamos orgullosos de cómo nuestro pueblo defendió San Juan", destacó, tras asegurar que el objetivo de la recreación es didáctico y también de crear conciencia entre la población de cómo los puertorriqueños de aquella época contribuyeron a defender su país.

    Los actos de hoy se desarrollaron en el Castillo San Felipe del Morro, una fortificación española del siglo XVI construida en el extremo norte de San Juan que por siglos sirvió para vigilar la entrada a la bahía y proteger la ciudad de ataques marítimos y que actualmente es uno de los principales atractivos turísticos de la capital puertorriqueña.

    En abril de 1797 apareció en la costa este de la isleta de San Juan una flota de guerra británica, compuesta por unos 60 buques de combate, 600 cañones y cerca de 7,000 soldados comandados por Ralph Abercrombie.

    Los barcos británicos fueron atacados con fuego de artillería y morteros desde El Morro y el Fortín de San Jerónimo y un total de 16,000 voluntarios puertorriqueños y tropas españolas defendieron la isla durante días, hasta que, finalmente, el 30 de abril los británicos se retiraron.

    Torres Ramírez señaló que la representación tiene lugar cada año y que en otras ocasiones ha venido a San Juan personas desde el Reino Unido.



    _____________________

    Fuente:

    https://www.elnuevodia.com/noticias/locales/nota/recreanelintentodeinvasioninglesadepuertoricoen1797-2418688/

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Tres batallas en las que la picaresca dio la victoria a España en el siglo XVII
    Por Hyeronimus en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 28/12/2012, 12:10
  2. La prioridad en las batallas
    Por Hyeronimus en el foro Religión
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 07/09/2011, 13:27
  3. Tres batallas decisivas
    Por Mefistofeles en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 26/08/2010, 16:24
  4. Delta Ediciones - nueva editorial de batallas históricas
    Por Donoso en el foro Tablón de Anuncios
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 24/05/2007, 02:41

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •