Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 2 de 2

Tema: El navío Hércules en la batalla de Tolón, 1744

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,573
    Post Thanks / Like

    El navío Hércules en la batalla de Tolón, 1744

    El navío Hércules en la batalla de Tolón, 1744




    Navío Hércules en la batalla de Tolón, o Cabo Sicié, de 1744. Grabado de Diego de Mesa.

    Hace tiempo relatamos la actuación del navío Poder en la batalla de Tolón o Cano Sicié, del 22 de febrero de 1744. Hoy vamos a contar lo sucedido en dicha batalla con otro de los navíos españoles de la escuadra de Juan José Navarro: la actuación del navío Hércules.

    El navío Hércules


    Nuestro navío fue construido en Puntales (Cádiz) por asiento de Pedro de Amestoy, siendo su constructor Juan Bellestrud. La quilla se le puso en 1728, botándose en marzo de 1729; luego pasó a completarse en La Carraca. El navío Hércules entraría en servicio el 14 de abril de 1730.

    Tenía un porte de 60 cañones, con 83 codos de eslora, 71 de quilla, 23 de manga y 11 1/2 de puntal.

    De la escuadra española del general Navarro, de doce navíos, sólo la mitad eran propiamente buques de guerra del Rey, los otros fueron mercantes de la Carrera de Indias dispuestos por la falta de efectivos para tal fin de combatir en batalla como si fueran navíos de línea.

    A estos se les llamó marchantes, con batería principal de 18 libras, claramente insuficiente pero que, como pueden leer durante la batalla de Tolón se portaron con bravura producto de la necesidad.

    El navío Hércules, no obstante, sí era un navío de línea de la Real Armada, aunque de los pequeños y que acusaba como todos los navíos españoles de la época de llevar artillería de menos peso que sus homólogos británicos y franceses.

    Al menos, el Hércules llevaba batería de 24 libras en su cubierta principal. En esta ocasión estaba bajo el mando del capitán de navío Cosme Álvarez, cuyo diario seguimos para la elaboración de este artículo.

    La batalla de Tolón (o Cabo Sicié)


    Antes de la batalla

    El 19 de febrero de 1744 a las dos de la tarde salieron las dos escuadras, española y francesa, de la gran rada de Tolón. La escuadra española navegaba en vanguardia.
    Tras varios días de navegación el día 22 se divisa la flota británica, formada por 43 velas, siendo 29 de línea. Debido al estado de la mar, ambas flotas no logran formar una línea de batalla sólida y quedan formados grupos.

    La escuadra española queda en retaguardia. El navío Hércules queda con otros cuatro navíos separados, delante del navío de Álvarez se encuentra el Real Felipe. Por lo tanto queda como matalote de popa del buque insignia. Una gran responsabilidad, puesto que su deber es, entre otras cuestiones, evitar que se cuele algún enemigo por su proa y dispare a la desprotegida popa del tres puentes español.

    Los británicos con los mismos problemas para formar una línea, quedan divididos en tres grupos, siendo la escuadra azul del Almirante Mathews, la del medio, la que atacó al grupo del Hércules. Estos se componían de cinco navíos, tres de ellos de tres puentes (entre ellos el Namur, insignia de Mathews) y los otros dos de 70 cañones.

    Comienza el combate


    Los cinco navíos británicos se echan encima del Real y del Hércules y tras media hora de combate quedan todos desmantelados. Al navío Hércules le batía un tres puentes y los dos de 70 cañones.

    A pesar de recibir un fuego pesado por triples fuerzas, el Hércules aún tiene el arrojo de seguir apoyando al insignia haciendo fuego sobre uno de los tres puentes que le acosaba y logra desarbolarle del mayor y mesana.

    Contra el HMS Marlborough

    Se trataba del HMS Marlborough, un navío de 90 cañones, perteneciente como hemos dicho al cuerpo fuerte con bandera azul, mandado por el almirante Mathews.


    El navío británico HMS Marlborough (90 guns) después de luchar en Tolón (1744).

    El navío fue seriamente dañado por el Real Felipe (114 cañones) y el Hércules (60 cañones). El Marlborough estaba mandado por el capitán Cornwell, que murió en la acción junto con 53 hombres más y 90 heridos. Grabado del Maritime Museum, Greenwich, Londres.

    El Marlborough logrará ser sacado de aquel infierno antes de irse a pique, cosa que estuvo cerca de suceder.

    Este era un navío de tres puentes con una vida larga y que había sido reconstruido varias veces. Se halló en la toma de La Habana de 1762, donde tomó parte en el ataque de la fortaleza del Morro, donde Luis de Velasco, rechazó el ataque, dejando al Marlborough tan maltrecho que tuvo que regresar a Inglaterra, hundiéndose por el camino.

    Viendo la intención del navío de Mathews, el Namur, de poner entre dos fuegos al Real, el Hércules se dispone a abordar al navío del almirante británico, pero tras preguntar el capitán a su segundo, don Thomas Nunget, del estado de la tripulación para llevar a cabo tal cometido se da cuenta de que no se puede, al estar muy disminuidos en tripulación y el aparejo muy dañado.

    Combate cerrado

    El Real manda al Hércules que arribe, y el Real arriba por la popa haciendo que Mathews ciña el viento, al tiempo que encaja una severa andanada del Hércules, mientras el navío británico sólo pudo contestar con los guardatimones.

    Mientras, los dos navíos británicos de 70 cañones siguen castigando al navío Hércules por la aleta, al tiempo que este respondía también con los guardatimones.

    Un brulote británico se acercó al Real para hacerle fuego, pero el Hércules se percata y con unos acertados cañonazos lo echa a pique, que queda ardiendo por más de una hora, salvando al Real.
    Se trataba del Anne Galley, buque que pierde a su tripulación al completo, algo más de medio centenar de hombres, entre ellos su comandante James Mackie.

    Aquí no sabemos si fue obra del propio Hércules, tal y como relató su comandante o fue por el Real Felipe, como se dice en muchas otras fuentes. O quizás fueron los disparos de ambos.


    Vista de la disposición en que estaba el Navío el Real Felipe, comandante Español mandado por el Gefe de Esquadra Don Juan José Nabarro, quando el Namur conduxo el Brulote para incentivar al Real en la Batalla Naval del día 22 de Febrero de 1744, dada a 4 leguas de Tolón, en la costa de Provenza, en que quedó el mar de batalla por los españoles. Pintura de José Manuel de Moraleda y Montero. Museo Naval de Madrid.

    Por fortuna llega la retaguardia española: el Brillante, San Fernando, Santa Isabel, Soberbio y Halcón, que con vigor se enfrentan a siete navíos, dos de tres puentes, que sólo dispararon de lejos ya acobardados.

    Mientras, la vanguardia española se batía con la escuadra roja británica, siendo el navío español Poder el más dañado.

    El Hércules, todavía batiéndose con dos navíos y muy maltrecho, se separa un poco para recobrar el aliento de la tripulación y arreglar algo los desperfectos, ya que eran las cuatro y media de la tarde (empezaron a las doce) y seguía la «función».

    El Hércules se queda solo

    La escuadra francesa, por fin vira y gana el barlovento. En todo ese tiempo habían seguido su derrota sin ayudar a los españoles. Los británicos, muy dañados, cesan el combate y se retiran.
    El navío Hércules intenta incorporarse a la escuadra francesa pero a las nueve de la noche, incapaz de seguirlos debido a su mal estado, los pierde de vista.

    De nuevo al combate

    El día 23 a las tres de la mañana avista una escuadra a sotavento, pero al ver que navegaban con los faroles apagados sospechan y se aprestan por si son enemigos.

    Efectivamente, eran británicos y un tres puentes intenta cortarlos por sotavento, pero el Hércules le pasa por la proa y empieza un combate de tres cuartos de hora.

    El fuego fue tan vivo y acertado que el navío británico ciñe el viento y huye, mientras el resto de la escuadra británica vira y se dirige al Hércules, para acabar con tan valiente y molesta resistencia ante la desesperada mirada de la tripulación del buque español.

    Afortunadamente, a dos leguas a sotavento se acerca otra escuadra francesa que pone en fuga a los británicos.

    Estos mandan al navío Hércules quedarse a sotavento de la escuadra con el Real y el América, muy dañados.

    Al mediodía, en vista de las pretensiones británicas de reanudar el combate, el comandante del Hércules intenta componer el navío para entrar en la línea en las mejores condiciones que se pudiera, mientras se tapan algunas vías de agua.

    Pero el viento es favorable y se dirigen al oeste. En el Hércules, a pesar de las bombas, sigue entrando mucha agua. El fuerte viento se lleva el velacho y la mayor y temiendo perder el trinquete y quedar hecho una boya se determina hacer la señal de grave incomodidad y necesidad de un navío para acompañarlo.

    A las cuatro de la tarde se improvisan unos palos y masteleros, además de «tapabalazos» que cortan las vías. Pero se vuelve a perder de vista a la escuadra.
    Tras consultar con los oficiales y pilotos y para evitar confundirse, como en el día anterior con una escuadra británica, se opta por dirigirse a Cartagena, llegando con viento favorable el 27 de febrero de 1744 a las once de la noche.

    Y así acaba una aventura, por momentos trágica, de uno de los navíos españoles que sobrevivieron a una más que probable derrota ante fuerzas múltiples gracias a su resistencia y valentía de los que en él iban embarcados.


    Fuente:


    • Basado en el diario del propio comandante del Hércules, Cosme Álvarez. El original de dicho diario pertenece a la colección González-Aller.





    https://www.todoababor.es/historia/navio-hercules-en-batalla-de-tolon-1744/?utm_source=Suscriptores&utm_campaign=d6b5d998e6-NAVIO_HERCULES_2019_10_29_02_00&utm_medium=email&utm_term=0_1346472ce7-d6b5d998e6-174527169

  2. #2
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,573
    Post Thanks / Like

    Re: El navío Hércules en la batalla de Tolón, 1744

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    COMBATE DEL CABO SICIÉ (22 DE FEBRERO DE 1744)


    Juan José de Navarro de Viana y Búfalo


    La historia de España tiene gran cantidad de episodios infravalorados. Uno de estos episodios fue el combate del Cabo Sicie, también conocido como Batalla de Tolon.


    En la década de los cuarenta del siglo XVIII, se España se encontraba inmersa en una serie de conflictos armados contra el Reino Unido desde 1740. Fue una de las primeras guerras mundiales, en el sentido de que el escenario no estaba limitado a un solo continente. Las acciones se desarrollaron en varios continentes y en forma de grandes movimientos de tropas y casi siempre con la marina como actor principal, sea directamente o sea como vehículo para garantizar la logística y el transporte de tropas.


    En el contexto mundial, las cosas no habían ido demasiado bien a los británicos. En América, el Imperio Español se había mantenido a la defensiva, basando su estrategia en construcciones militares estudiadas, diseñadas y construidas, con gran sentido estratégico, pero pobremente dotadas en cuanto a medios humanos y militares. La idea era que estas construcciones, debían resistir, hasta la llegada de refuerzos y contando con el desgaste sanitario que el clima tropical provocada en las tropas europeas.

    La estrategia había funcionado bastante bien. El británico Vernon, tras unos costosos éxitos iniciales en Caracas y Puerto Cabello, era batido en Cartagena de Indias en el año 1941, tras una operación de gran estilo y de costo astronómico. Un año antes, el Comodoro Anson, había organizado una expedición contra las posesiones en el Pacifico Sur de América. Sin embargo la pésima organización dejó el proyecto de cinco navíos de guerra un barco de apoyo y dos cargueros, en un calvario de naufragios y calamidades. Finalmente el único buque sobreviviente, quedo como un vulgar pirata, perseguido por los barcos de guerra chinos mientras buscaba al mítico galeón de Manila. En esto tuvo suerte y logro hacerse con la presa, sin embargo no tuvo ningún impacto en el conjunto de las hostilidades.

    En el Mediterráneo, las cosas les iban mejor a los británicos. Apoyados por sus bases de Gibraltar y Mahón, habían desplegado una fuerza naval considerable formada por treinta navíos de línea, cuando España apenas contaba con una veintena. En 1742, la escuadra británica estaba fondeada en las islas Hieres y desde allí había bloqueado a los doce navíos al mando de Juan Jose Navarro, incendiado en Saint Tropez una escuadra española compuesta por cinco galeras, bloqueado Nápoles y amenazado a su Rey para evitar que interviniera en la guerra, bombardeado Palamós y Mataró. Finalmente, y lo que era mas grave, se hizo con un convoy de tartanas y otros buques menores, que trataban de abastecer a las tropas españolas en Italia.

    Por el segundo Pacto de Familia, Francia era aliada nuestra, pero no estaba en guerra con el Reino Unido. El tratado especificaba que Francia debía ayudar a España solo en caso de que fuera atacada directamente. Por tanto todo el truco consistía en provocar un ataque a un navio español, cerca de otro francés que estuviera pronto a ayudarle. Se formo una escuadra en Tolon, formada por 17 navios de línea franceses al mando del almirante Claude-Élisée de Court de La Bruyère, y por 12 españoles bajo el mando de Juan Jose Navarro, también conocido por sus actividades científicas.

    No nos vamos a extender en la descripción de la batalla, pero baste decir que finalmente, los buques franceses no entraron en acción más que al final de la misma y todo el peso del combate cayó sobre los 12 navíos de Navarro que tuvieron que habérselas contra los 30 del almirante Thomas Mathews. A pesar de la diferencia de fuerzas, fueron los británicos quienes se tuvieron que retirar y volver hacia Mahón para reparar las naves dañadas.

    El resultado de la batalla fue muy controvertido en toda Europa, pero lo cierto es que el Almirante Mathews fue procesado al volver a Inglaterra y se le declaró inhábil para cualquier mando. No ocurrió lo mismo en el lado español.

    De hecho, como consecuencia de la batalla, la navegación en el Mediterráneo quedó libre para nuestros barcos, pudiéndose abastecer a las tropas españolas en Italia, sin problemas.

    Manuel de Francisco Fabre





    https://espanaenlahistoria.org/efeme...brero-de-1744/


Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El último combate del navío Glorioso
    Por Hyeronimus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 03/03/2017, 13:25
  2. Turespaña tropieza con un tuit sobre la torre de Hércules
    Por Hyeronimus en el foro Gallicense Regnum
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 23/01/2015, 19:33
  3. La épica travesía del navío «Glorioso»
    Por Hyeronimus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 6
    Último mensaje: 24/01/2014, 01:24
  4. La Torre de Hércules ya es Patrimonio de la Humanidad
    Por Hyeronimus en el foro Gallicense Regnum
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 29/06/2009, 17:15
  5. Respuestas: 1
    Último mensaje: 05/01/2006, 13:24

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •