Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 1 de 3 123 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 20 de 45

Tema: Hacia la Segunda Guerra Mundial

  1. #1
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    33
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Hacia la Segunda Guerra Mundial

    Aprovecho estos posts de la Yijad en Eurabia para iniciar este hilo:


    Churchill, Hitler and the Unnecessary War, de Pat Buchanan (1). La política de Inglaterra hacia el continente europeo antes de la guerra

    By AMDG on Julio 4th, 2009 | 2 Comments »
    El capítulo I se titula “El fin de una aislamiento espléndido”. La política exterior de Inglaterra se basaba tradicionalmente en el aislamiento; es decir, en no jugarse su suerte atándose a ningún bloque. Pero abandonó esa política a finales de s. XIX. Fue el único país europeo que apoyo a EE. UU. contra España en la guerra de Cuba. Después firmó la alianza anglo-japonesa.
    Posteriormente, trató de forjar una alianza en el continente. El aliado tradicional de GB había sido Prusia (Alemania), para contener a Francia, y de alguna manera a Rusia, cuya expansión asiática y hacia el sur del Cáucaso amenazaba al imperio. Alemania no respondió la llamada, por lo que GB cambió de política y llegó a una entente cordiale con Francia. La versión inglesa de la Wiki da más información:
    The agreement had its roots in a British loss of confidence after the early humiliations experienced in the Second Boer War, and a growing fear that the country was isolated in the face of a potentially aggressive Germany.
    On the initiative of Colonial Secretary Joseph Chamberlain, there were three rounds of British-German talks between 1898 and 1901. After becoming King in 1901, Edward VII declined to accede to the Triple Alliance, broke off the negotiations with Berlin,[citation needed] and revived the idea of a British-French alliance. [Buchanan dice que fue Alemania la que no respondió a los avances británicos]
    The agreement did little to advance British interests, but to some extent it linked the country to Continental rivalries in a way which it had hitherto managed to stay avoid. However it is far from clear what exactly the Entente meant to the British Foreign Office. For example in early 1911 following French press reports contrasting the virility of the Triple Alliance with the moribund state of the Entente Eyre Crowe minuted: The fundamental fact of course is that the Entente is not an alliance. For purposes of ultimate emergencies it may be found to have no substance at all. For the Entente is nothing more than a frame of mind, a view of general policy which is shared by the governments of two countries, but which may be, or become, so vague as to lose all content.[1]
    Convinced that they had British support, the French became ever more belligerent in their attitude towards the Germans, fully demonstrated in the Moroccan crises of 1905 and 1911.[opinion needs balancing] Concerned by possible encirclement, the Germans grew ever more alienated. An arrangement that had been intended to improve Britain’s standing in the world merely added to the tensions within Europe, and became just another milestone on the road to the Great War[citation needed].
    Como se ve, la cita de la wiky está en la línea de Buchanan, pero las advertencias entre corchetes parecen indicar que esa interpretación no es la estándar (lo que no quiere decir que no sea aceptable).
    Esto supuso un cambio muy grande, ya que GB se había aliado tradicionalmente con Alemania, que se vio así aislada. Mirad esta caricatura de la entente: el mister se lleva a la francesa casquivana afrentando al espadón alemán.
    Más grave que la entente fueron los acuerdos secretos en los que Edward Grey se comprometió con Francia a enviar hasta 100.000 soldados al continente en caso de guerra. Para rematar la jugada GB llegó a un acuerdo con Rusia. Definitivamente, Alemania estaba diplomáticamente cercada.
    La política de GB en el continente en los últimos siglos había sido apoyar la alianza contra la primera potencia. Primero España, después Francia, ahora Alemania. Pero Alemania estaba muy asentada en el centro de Europa, al tener como aliado al Imperio Austro Húngaro. El desastre estaba servido: un país fuerte estaba sintiéndose -en mi opinión, con razón- acosado, pero el conjunto de los acosadores no tenía suficiente fuerza para asestarle un golpe mortal, lo que llevó a una guerra de desgaste de la que solo los EE. UU. pudieron jugar la baza definitiva.
    ¿Quería Alemania seguir creciendo territorialmente tras su reunificación en 1881? Cualquier país lo quiere, pero, de hecho, no provocó ninguna guerra desde entonces, mientras que GB estuvo en continuas guerras imperiales… Si se pudiera aplicar una categoría moral a la política hablaría de desorejada hipocresía británica.
    El único error estratégico que se le achaca a Alemania es la creación de una Flota de Alta Mar (catalán, no hay español) que realmente no necesitaba y que indisponía a los ingleses y les llevó a las alianzas. La flota alemana forzaba a GB a concentrar gran parte de su propia flota en torno a la isla, desatendiendo el imperio, pero Alemania tampoco podía superar el bloqueo desde Inglaterra de sus rutas de salida a alta mar.
    No queremos decir que Alemania no tuviera derecho a crear una flota, pero el hecho es que, objetivamente, para GB era una amenaza. Molestaba, pero no podía derrotar. Muy mala combinación.
    Una curiosidad. Me entero de la batalla de Copenhagen, en la que Nelson hundió la flota danesa, como hundiría en Trafalgar la española. Esto fue un simple juego de poder, con jugadores bastante locos, y además algunos creyéndose moralmente superiores, lo peor que puede suceder en un juego de poder. Es mucho mas razonable jugarlo reconociendo que es un juego de intereses en que la contraparte tiene derecho legítimo a jugar sus bazas.
    * * * * *
    Este es el quid de la cuestión: GB necesitaba un continente dividido, por lo que se aliaba contra el país más poderoso, antes Francia. Tras la reunificación de Alemania, Inglaterra tenía que contener Alemania. Pero ¿por qué? ¿Es que una Alemania que dominara el centro de Europa ponía en peligro a una isla como Inglaterra? ¿Es que no podía reconocer GB la supremacía continental de Alemania?
    Los británicos decían que no. Había sido su política en los últimos 400 años, y no iban a cambiarla. Pero estando aislados geográficamente, ¿qué se les había perdido en Centroeuropa? Lamentable.
    La persona más responsable de todo este desaguisado fue Sir Edward GREY. Se le califica de germanófobo. Fue uno de los arquitectos de la transformación de la entente de una declaración de amistad genérica en una alianza defensiva. Además, los acuerdos se mantuvieron en secreto, NO se informó al parlamento ni al gobierno de ellos. Me parece increíble. ¿Será verdad?
    * * * * *
    Con todo, en 1913 Alemania se comprometió a limitar su flota de alta mar en una relación 16-10 respecto de la británica. En el mismo verano de 1914 un escuadrón británico fue a celebrar la semana de Kiel. Los marineros militares alemanes y británicos alternaron amistosamente. Hasta que llegó el telegrama sobre el asesinato del archiduque en Sarajevo y cada uno fue a su casa.
    Con esto acaba el capítulo 1. Continuará.

    Categories: Historia
    Tags: Buchanan, Churchill, Churchill Hitler and the Unnecessary War, hitler





    Churchill, Hitler and the Unnecessary War, de Pat Buchanan (2). La Primera Guerra Mundial

    By AMDG on Julio 5th, 2009 | No Comments »
    Los de la foto son los emperadores de Alemania, Austria y Rusia, que perderían el imperio con la guerra. Se les retrata como personajes anacrónicos y belicistas, causantes de la guerra.
    El capítulo 2 se titular Last Summer of Yesterday, El último verano de ayer, una expresión poética que fuerza la semántica. Trata del desarrollo progresivo de la guerra, la entrada sucesiva de unos y otros países debido a sus alianzas. Nadie pensó que el asesinato de Sarajevo acabara en guerra.
    Más que el asesinato del 28 de junio, lo que desencadenó la guerra fue el ultimátum de Austria, enviado el 23 de julio, que establecía diez condiciones a Serbia. Esta aceptó nueve y la mitad de la otra, pero el embajador austríaco en Belgrado se fue del país sin consultar a Viena. El 27 Austria había declarado la guerra a Serbia. De la Wiki:
    El 30 de julio Rusia inició una movilización general de sus tropas, frente al Imperio Austrohúngaro para ayudar a los serbios. El Imperio alemán a su vez declaró la guerra a Rusia el 1 de agosto en cumplimiento de su alianza con el Imperio Austrohúngaro. Ese mismo día Francia inicia su movilización general para apoyar a su aliado Rusia. El 3 de agosto Alemania declara la guerra a Francia. El 4 de agosto, siguiendo el Plan Schlieffen, el ejército alemán inicia la invasión de Francia violando el territorio belga (neutral), lo que entrañó la declaración de guerra al Imperio alemán por parte del Imperio Británico, que era garante de la soberanía belga. El sistema de alianzas generalizó posteriormente el conflicto, es decir, que un hecho aislado desencadenó la ruptura del equilibrio que se había mantenido por años a partir del sistema de alianzas militares defensivas.
    El libro sigue con una referencia Churchill y al Schlieffen plan:
    El grueso de sus fuerzas atravesaría Bélgica, para emprender después - desde el Norte y con el máximo de medios en el ala derecha - una ofensiva para cercar al ejército francés, destinada a la destrucción total de las tropas aliadas. Una vez conseguido este objetivo, deberían volverse hacia la frontera rusa, cuya movilización militar sería más lenta.
    Alemania tenía guerra en dos frentes y trataba de atacar a Francia primero y después ir a Rusia. No lo conseguiría. Las líneas se estancaron y empezó la guerra de desgaste hasta la entrada de los EE. UU. que inclinó la balanza.
    Solo la invasión de Bélgica movió a los ministros británicos renuentes a entrar en guerra. A diferencia del resto, Churchill estaba exultante por la entrada en guerra. Lloyd George, el Primer Ministro, vacilaba, pero no se opuso, y tras la invasión de Bélgica declaró la guerra. Sin embargo, los acuerdos de creación de Bélgica autorizaban a Inaltera a intervenir si esta era invadida, pero no la obligaban. De hecho el libro especula que si Bélgica hubiera pactado con Alemania, los ingleses la hubieran atacado ellos mismos.
    Es decir, la invasión de Bélgica fue la excusa usada para justificar moralmente una guerra en la que se hubiera entrado por razones de interés político. La opinión pública británica cambió tras la invasión de Bélgica a favor de la guerra. Grey diría esto en el Parlamento inglés (p. 40 del libro) que la invasión de Bélgica era “el crimen más horroroso que haya ensuciado nunca las páginas de la historia”. Hipocresía británica en estado puro. Se trataba simplemente de evitar que Alemania se asentara como potencia dominante y sin rival en el continente, a 50 kilómetros de la costa británica.
    Churchill, Primer Lord del Almirantazgo (jefe de la marina) estaba exultante (p. 44).
    “Creo que caerá una maldición sobre mí, por estar tan feliz. Sé que esta guerra está segando y destruyendo lasa vidas de miles de personas cada momento que pasa y sin embargo -no puedo remediarlo- disfruto de cada instante”
    Son las declaraciones de un criminal al por mayor, o [lo que a veces es lo mismo] de “un gran hombre de estado”.
    Se examinan las razones por las que Gran Bretaña luchó en esta “Primera Guerra Innecesaria”. Se alegan:

    • Preservar el poder de Francia como estado intermedio frente a Alemania


    • El “honor británico”


    • Para mantenerse en el poder. El gobierno de los liberales era débil y no podían permitirse perderlo. Mejor gestionar ellos la guerra.


    • La germanofobia. Los comerciantes e industriales alemanes no querían ni necesitaban la guerra, estaban conquistando el mundo con sus productos. Se trascriben unas notas de una conversación de


    • La ambición y el oportunismo imperialistas. Se esperaba que Francia y Rusia se enfrentaran a Alemania en suelo europeo, Inglaterra daría cuenta de los dominios coloniales.

    Wilson, el presidente norteamericano habló de una “guerra para acabar todas las guerras” y de “dejar el mundo preparado para la democracia”. Una retórica moralista muy parecida a la actual.
    El libro examina la “culpa del Kaiser”, y muestra que hizo todo los posible por no entrar en guerra, que quiso el arreglo diplomático, y entendió que Austria se daría por conforme con la respuesta Serbia al ultimátum. Escribió al zar y al rey de Inglaterra pidiendo que pararan la movilización y la guerra.
    Un detalle muy significativo (p. 55): Francia (39 millones de habitantes) tenía un ejército comparable al de Alemania (70 millones). Sin embargo, la retórica de guerra británica aseguraría que quería dominar el mundo (cosa que de hecho hacían ellos).
    En la página 58 encuentro algo que quiero traducir:
    En defensa de la declaración de guerra contra Alemania se suele decir que Inglaterra salvó al mundo del “militarismo prusiano” -el impulso imparable de la raza teutónica hacia la dominación mundial-. Sin embargo, visto en perspectiva, esto es un mito moderno no muy diferente de la Leyenda Negra, según la cual el inglés sostenía antaño que todo el mal procedía de la Católica España. Echando una ojeada a los cien años que van de 1815 a 1914, de Waterloo a la Gran Guerra, Alemania aparece como la menos militarista de las potencias europeas.
    Presenta una tabla con las guerras iniciadas por cada país. Gran Bretaña tiene 10 en su haber, Alemania 3, como Austria. Francia 5 y Rusia 7… Y de esas tres la primera fue provocada por Dinamarca, la segunda por Austria (una guerra civil teutónica), la tercera la Franco-Prusiana fue declarada por Francia. Aunque, Buchanan no lo dice, espoleada por Prusia en el famoso telegrama de Elms. En todas esas guerras Alemania solo adquirió Schleswig, Holstein, Alsacia y Lorena. La Alemania del Kaiser no había estado en guerra desde 1870, 44 años. Una cifra considerable para un país “belicista”.
    Churchill sin embargo:

    • Se unió al ejército cuando tenía 21 años como subalterno en el regimiento IV de Húsares. Este regimiento estaba estacionado en Bangalore, India. (…) Durante el periodo en el que permaneció en la India, Churchill buscó la forma de tomar parte en los principales conflictos coloniales del imperio británico.


    • En 1895 viajó a Cuba, donde observó los combates entre las tropas españolas y los rebeldes. El periódico Daily Graphic financió su viaje a cambio de que escribiera artículos sobre lo que fuera viendo.


    • En 1897 Churchill trató de ir a los Balcanes cuando estalló la guerra entre Turquía y Grecia, pero ésta terminó antes de que pudiera llegar. Siguió camino a Inglaterra para disfrutar de un permiso, pero mientras retornaba se inició la rebelión Pathan en la frontera noroeste de la India, por lo que regresó inmediatamente a la India para participar en dicha campaña.


    • Cuando Lord Kitchener organizó la campaña para reconquistar Sudán, Churchill trató de unirse á su ejército, pero Kitchener se opuso. Churchill comenzó a mover todos sus contactos, incluyendo al entonces primer ministro, lord Salisbury. Finalmente Churchill logró su objetivo y se unió al regimiento 21º de lanceros.


    • El 12 de octubre de 1899 Churchill fue enviado como corresponsal del diario The Morning Post para cubrir la Segunda Guerra Anglo-Bóer. Ya en Sudáfrica, Churchill viajaba en un tren del Ejército Británico al mando de Aylmer Haldane. El tren fue descarrilado por los bóers. Churchill, a pesar que no era un combatiente, tomó el mando de la operación. Logró reparar la vía y la locomotora, así como la mitad de los vagones, los cuales transportaron a los heridos a una zona segura.

    ¿Belicismo alemán dicen?
    Conclusión: la acusación británica de que el militarismo prusiano pretendía dominar el mundo es una infamia.
    Alemania lanzó el Programa de Setiembre cunado ya estaba en guerra no antes. La wiky solo lo tiene en alemán. En todo caso, Alemania apenas pide territorios. Me ha llamado la atención que lo que propone es la Unión Europea actual, simplemente con mayor liderazgo alemán… Tanto ruido para esto.
    Más aún, esas peticiones (toma de las colonias francesas, reducción del poder de Rusia liberando Polonia, los países bálticos, etc., y la reacción de una unión comercial europea) iban incluso en el interés de Inglaterra.
    ¿Por qué Gran Bretaña entro entonces en la guerra? El libro propone que Grey, Churchill y Asquith arrastraron al gobierno debido a los acuerdos semisecretos que tenían con Francia. El capítulo acaba con un retrato siniestro del Churchill. Por cierto, fue responsable de algunas decisiones estratégicas costosísimas en vidas humanas, como Gallipoli.

    Categories: Historia, Libros
    Tags: Buchanan, Churchill, Churchill Hitler and the Unnecessary War, hitler

  2. #2
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    33
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Hacia la Segunda Guerra Mundial

    Churchill, Hitler and the Unnecessary War, de Pat Buchanan (3). Versalles, un espíritu envenenado de venganza

    By AMDG on Julio 11th, 2009 | No Comments »
    Pincha para leer más y ampliar.
    El capítulo 3 se titula A Poisonous Spirit of Revenge, Un espíritu envenenado de venganza, y trata de Versalles. Alemania se rindió y retiró ordenadamente de la guerra tras la entrada de los EE. UU. En el frente oriental Rusia firmó la paz de Brest-Litovsk. Tras el alto el fuego, los aliados aplicaron un bloqueo que llevó a morir de hambre a muchos miles de alemanes. Esto les forzó a acaptar las condiciones impuestas, sin negociación de ningún tipo. De la Wiki:
    El bloqueo inglés a Alemania durante la Primera Guerra Mundial como resultado de la Primera batalla del Atlántico que representó la muerte para 750,000 civiles durante la guerra. Muchos más tuvieron que morir de hambre después del armisticio de Noviembre de 1918 pues el bloqueo continuó hasta obligar a Alemania a firmar el Tratado de Versalles en Junio de 1919.
    Lloyd George y Clemenceau quisieron hacérselo pagar caro a Alemania, dejarla herida de forma que no volviera a levantar cabeza. El presidente americano Wilson acabaría asqueado por ello.
    No voy a resumir el capítulo. Solo voy a traducir los párrafos que más me han sorprendido:
    La insensatez de los checos (p. 83):
    El mismo día 28 de junio “el gobierno de la nueva ‘Democracia checoslovaca’ envió un telegrama a los líderes de Yugoslavia felicitándolos en el aniversario del asesinato del archiduque y su esposa en Sarajevo y expresando su esperanza en que hubiera ‘acciones heroicas similares en el futuro’”
    La hipocresía -masónica mayormente- de los vencedores de Versalles (p. 84):
    En el derecho canónico de la Iglesia se establece que todo el mundo tiene derecho a ser escuchado, incluso el diablo: Etiam diabolus audiatur. Sin embargo, la democracia moderna, que proponía crear una sociedad de naciones, no siguió los preceptos a favor del acusado que ya en la Edad Media eran sagrados”
    Un país artificial llamado Checoslovaquia (p 89):
    “A Checoslovaquia le fueron cedidos tres millones y medio de alemanes, tres millones de eslovacos, un millón de húngaros, medio de rutenos y 150.000 polacos”
    En efecto el “principio de autodeterminación” se aplicó de forma descaradamente asimétrica: contra Alemania. Fue, sobre todo, una disculpa para despedazar a Austria. Más (p. 94):
    “Los polacos eran el 68,8% de la población [en Polonia]. Los ucranianos el 13.9%, los judíos Yiddish el 8.7%, los bielorrusos el 3,1%, los alemanes el 2,3%”
    Al enunciar el “principio de autodeterminación”, Wilson no sabía de qué hablaba (p. 102):
    “Cuando dí aliento a esas palabras, las dije sin saber que existían las nacionalidades que están viendo la luz actualmente”
    El capítulo 4 se titula “A lot of silly Little Cruisers”, y trata del abandono de la alianza Anglo-japonesa por las presiones norteamericanas, que convirtió a Japón en un enemigo potencial y desató sus apetencias imperiales. Fue reemplazado por otro pacto que limitó el poder naval de los participantes y llevaría a un desarme que acabó de hecho con la supremacía naval británica.
    Hay que entenderlo en el marco de la “Sociedad de Naciones”, las antiguas “Naciones Unidas”. Inglaterra fue “parcialmente convertida al nuevo credo, según el cual, la seguridad está en los pergaminos de los tratados, en vez del acero de los barcos” (p 120, traducción libre).
    Con ese tratado, las distantes posesiones británicas de extremo Oriente, como Singapur, pasaron a estar al alcance de la marina japonesa. Churchill se disculpó al respecto en The gathering Storm, escrita en 1948 alegando que fueron la presiones de Washington las que obligaron a Inglaterra a terminar con la alianza anglo-japonesa. Pero no explica por qué los británicos cedieron sin mayores negociaciones ante los americanos.

    Categories: Historia, Libros
    Tags: Buchanan, Churchill, Churchill Hitler and the Unnecessary War

  3. #3
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    33
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Hacia la Segunda Guerra Mundial

    Churchill, Hitler and the Unnecessary War, de Pat Buchanan (4). Italia abandona a Francia e Inglaterra por timoratas

    By AMDG on Julio 12th, 2009 | No Comments »
    El capítulo 5 se titula “The collapse of the Stressa Front”, y trata de la pérdida de otro aliado, la Italia, que aunque fascista no era necesariamente aliada de Hitler, al contrario. Hasta la llegada al poder de Hitler, Mussolini solo sintió desprecio hacia él. Veamos:

    • Cuando llegó al poder propuso una reunión cuatripartita para revisar las injusticias de Versalles. Fue rechazado.
    • Tras la noche de los cuchillos y los primeros amagos de los nazis en Austria, Mussolini movilizó a su ejército a la frontera con Austria. Francia e Inglaterra no hicieron nada.
    • La visita de Hitler a Mussolini en Venecia fue un fracaso.

    En enero del 35, el Sarre decidió unirse a Alemania en plebiscito.
    En marzo Hitler empieza a recomponer el ejército, rompiendo formalmente uno de los acuerdos de Versalles. En abril, Francia e Inglaterra dándole la razón a M. se reúnen en Stresa con él. Se denuncia el rearme de Hitler y se hace referencia a la vigencia de las decisiones del Pacto de Locarno, en el que los cuatro países aceptaban las fronteras occidentales de Versalles.
    En Stresa, sin Hitler, los tres países se comprometieron a defender la independencia e integridad de Austria. Mussolini se presentó como el más anti-alemán, ya que no le interesaba que anexionara Austria, de la que había tomado el Tirol del Sur. Además se condena el rearme alemán. Alemania está entonces aislada diplomáticamente. Los ingleses fueron quienes menos antialemanes se mostraron.
    En junio, Hitler ofrece a Inglaterra limitar su marina al 35% de la inglesa. Inglaterra acepta, para consternación de Italia y Francia que se sienten traicionadas. Para Mussolini, Inglaterra se presentaba como un país débil, prefería pactar por su cuenta y apaciguar a Hitler.
    También en junio, Se hace patente que Mussolini quiere tomar Etiopía, país de la Liga de naciones. Eden le ofrece un acuerdo por parte del territorio. Mussolini quiere más. No hay acuerdo. En octubre invade el país. Se trata de llegar a un acuerdo según el cual Italia se quedaría con la mayor parte, pero manteniendo la independencia del resto. Sin embargo, el acuerdo se tuerce por el clamor público tras filtrarse a la prensa. Inglaterra aplica unas tímidas sanciones Italia que la indisponen sin perjudicarla. Inglaterra pierde un aliado por defender a Etiopía.
    En noviembre del 35 Italia proclama el eje Roma-Berlín y en el 37 se adhiere al pacto Antikomintern de Alemania y Japón.
    El capítulo acaba con diversos elogios que Churchill dedicó a Mussolini. Esto también es muy significativo:
    p. 161: “Los líderes de Gran Bretaña hubieran debido de enfrentarse Hitler y apaciguar a Mussolini,” escribe Kissinger. “Hicieron justamente lo contrario; apaciguaron Alemania y se enfrentaron a Italia”
    El capítulo 6 se titula The Rhineland, Renania, y trata de la remilitarización de esa zona que según el Tratado de Versalles debía quedar desmilitarizada. La Wiki tiene lo esencial.
    El quid de la cuestión es por qué los aliados no acabaron con Hitler cunado este dio este paso en Marzo del 36. Se barajan estas razones:

    • Los americanos estaban escamados de su participación en aquella pela interna europea.


    • Los ingleses lo veían como un acto de justicia, eran territorios de Alemania, recuperaban los que realmente era suyo. Sobre todo, no se quería otra guerra. Aun se estaban pagando las consecuencias de la anterior. Hay algo más, Buchanan muestra que se vio ese movimiento incluso con simpatía.

    Lloyd George declaró en el parlamento que Francia había construido una línea de fortificaciones y alcanzado alianzas con los países del este, cercando a Alemania. Tras esto Hitler le invitó a visitarlo (foto).
    p. 172:
    “Es realmente un gran hombre” fueron las primeras palabras de Lloyd George, al comparar Mein Kampf con la Carta Magna y declarar que Hitler era “la resurrección y la vida” para Alemania.
    Palabras con las que el Cristo se refiere a sí mismo en el Evangelio. Toma ya. Otros políticos ingleses de primera línea son igual de elogiosos. Y estamos en el 36. Han pasado años desde la noche de los cuchillos largos, y están ya en vigor las leyes de Nuremberg. También Churchill:
    p. 174:
    “Se puede rechazar el régimen de Hitler y sin embargo admirar sus logros patrióticos. Si nuestro país fuera derrotado, deberíamos encontrar un campeón igual de firme que restaure nuestro valor y nos conduzca otra vez a nuestro puesto en el concierto de las naciones
    La pregunta clave es por qué tampoco respondió Francia, el país directamente amenazado por el rearme de Renania. Tenía el ejército más poderoso del mundo (más del doble que el alemán), y a Polonia y Checoslovaquia, incluso Austria, como aliados.
    Una de las razones es que la invasión del 23 reclamando el pago de las reparaciones no le dejó buen recuerdo. La población alemana manifestó una clara hostilidad. Además confiaban en la línea maginot. Otra razón: en seis semanas se celebrarían elecciones.
    Sin embargo, Alemania no hubiera resistido un ataque francés secundado por los países del este. Probablemente un golpe militar hubiera echado a Hitler. Fue la última oportunidad de pararle con una intervención que no derivara en guerra.
    El régimen de Hitler se aseguró la popularidad. En 99% de los alemanes votaron por la restauración de la soberanía y la remilitarización de Renania.

    Categories: Historia, Libros
    Tags: Buchanan, Churchill, Churchill Hitler and the Unnecessary War

  4. #4
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    33
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Hacia la Segunda Guerra Mundial

    Churchill, Hitler and the Unnecessary War, de Pat Buchanan (5). Anexión de Austria; apaciguamiento en Munich

    By AMDG on Julio 18th, 2009 | No Comments »
    El capítulo 7 se titula Anschluss y trata de la anexión de Austria. Es un auténtico culebrón político.
    Hay que tener en cuenta que Austria se quiso unir antes a Alemania, al menos hacer una unión comercial, pero los vencedores nunca les dejaron. Se trataba de dividir a los alemanes. Los dirigentes de Weimar se quejarías de que los aliados “no nos dieron ni unas sola concesión diplomática”. Y sin embargo, dejarían a Hitler recrecerse durante 7 años sin ponerle un solo límite…
    Buchanan dice que Hitler no tuvo un plan de adquisiciones, sino que fue un oportunista.
    En la página 186 cuentan de una visita de Halifax a Hitler en la que el primero le dice que si se evita llegar más lejos, se podrían resolver a favor de Alemania todos los agravios de Versalles. Me parece increíble esto. Si es cierto, Inglaterra estaba consintiendo que Alemania se anexionara Austria, los Sudetes y el corredor de Danzig. Es el 37, habían dejado que Hitler creciera, y le seguían dando cuerda… Pero entonces, solo cabe calificar a las garantías a Polonia y la declaración de guerra por su invasión como una reacción disparatada. Es la tesis de Buchanan.
    Como he dicho, no trataré de los sucesos de la anexión pero hay algunas curiosidades.
    p. 198:
    Dos semanas antes de la anexión, Goering estaba en Varsovia, invitado por el Coronel Jozef Beck, el ministro de exteriores que había ocupado el puesto dejado por Pilduski tras su muerte [Presidente]. Cuando iban a cenar, “pasaron delante de un grabado de John Sobieski, el rey de Polonia que fue en ayuda de la Viena situada [por el Turco] en 1683. Beck llamó la atención de Goering sobre el título: “No te preocupes -le indicó- no volverá a suceder”
    Curioso. Como esto:
    Al entrar el ejército alemán en Viena, el mundo pido comprobar dos hechos. Primero, la pomposa Verhmacht, el 70% de cuyos tanques y vehículos blindados se estropeo en las carreteras, no estaba en condiciones de luchar en una guerra seria. Segundo, las multitudes exultantes mostraron que Hitler era muy popular en su país de origen.
    p. 202:
    “La postguerra acabó cunado Alemania reocupó el Rin el 7 de marzo de 1936, la preguerra empezó cuado anexionó Austria el 13 de marzo de 1938″
    El capítulo 8 se titula Munich, sin más, pues ha pasado a significar la claudicación de los países poderosos pero acobardados moralmente ante quienes son capaces de mostrar resolución en sus planes de agresión.
    p. 204:
    “Ya lo tengo”, gritó [Chamberlain] a Lord Halifax. “Ya lo tengo” “Aquí está el papel con su firma”
    Se refiere a los acuerdos de Munich. Que pena. El rey lo invita a ir directamente a palacio.
    p. 206:
    En Buckingham, Chamberlain y su esposa fueron invitado por el rey a “unirse a él en el balcón… como muestra de la “gratitud duradera de sus conciudadanos a los ancho del Imperio. “Era la primera vez que un monarca había autorizado a un plebeyo a ser aclamado desde el balcón de l Palacio de Buckingham”
    Algo parecido le pasó al colega francés, Daladier, había una multitud recibiéndolo en el aeropuerto, creyó que le iban a apedrear por su claudicación, sin embargo le estaban aclamando como a un héroe.
    Y lo mismo se pensó en América, y de igual manera reaccionaron las iglesias… Hubo pocas reacciones en contra o de escepticismo. Solo el Daily Telegraph y algunos políticos aislados, como Churchill.
    Seis meses después de Munich, que solo entregó los sudet4es a Alemania, Checoslovaquia había sido invadida por Alemania. Además los aliados perdieron con Checoslovaquia 40 divisiones de las mejor equipadas de Europa y una considerable industria bélica. Además, la Unión Soviética dejó de fiarse de Francia e Inglaterra.
    Un error gravísimo. Buchanan trata de explicar por qué Inglaterra tomó esa ruta. Hay varias razones:

    • Para empezar, Checoslovaquia era considerada un estado artificial, formado por poblaciones muy diversas, entre ellos tres millones de alemanes. Los checos eran el 47% pero copaban el 100% del parlamento.


    • Los checos tuvieron un comportamiento imprudente políticamente. Dos meses después de la anexión de Austria (mayo del 38), se propaga el rumor de que Alemania quería invadir Checoslovaquia. Como no sucedió nada, se jactaron de haber hecho retroceder a Hitler. Este se sintió insultado y decidió acabar con Checoslovaquia.-


    • Los británicos vieron las demandas de Hitler como razonables y a los checos como obstinados por estos motivos. La aplicación del principio de autodeterminación estaba de parte de Alemania. Este principio hubiera llevado a una Alemania aun más poderosa que la del Kaiser, por lo que se aplicó solo contra Alemania. Hitler le dio la vuelta e hizo de él la mejor disculpa para su expansionismo: Austria, Sudetes, Danzig…


    • Sobre Todo, Gran Bretaña no tenía medios para impedir la ocupación de Checoslovaquia sin desencadenar una guerra. Y no estaba preparada. Sin embargo, hay división de opiniones al respecto ¿hubiera sido mejor empezar en Checoslovaquia que en Polonia?


    • Los EE. UU. de Roosvelt se desentendieron del asunto. No era su guerra. Bélgica -cuya invasión forzó la entrada de Inglaterra en la PGM- movilizó sus tropas hacia la frontera con… ¡Francia!.

    Por último ¿cuán hubiera sido el objeto de la guerra? ¿otro Versalles?…
    Chamberlain prefirió reparar los destrozos de Versalles y convertir a Alemania en un potente aliado. El apaciguamiento tenía su lógica en 1938, además era considerado moralmente superior:
    p. 225:
    Aunque actualmente es considerada ignominiosa y cobarde, la política de apaciguamiento era tenida en otros tiempos en la más alta estima moral. Originalmente, era sinónimo de idealismo, magnanimidad del victorioso y disposición a enmendar los agravios.
    Algo parecido sucede hoy en día.
    p. 226:
    Henderson define el apaciguamiento como “búsqueda de una solución justa mediante la negociación a la luz de la razón en vez de recurrir a la fuerza”.
    ¿Y por qué tampoco luchó Francia?
    Se enfrentaba con una decisión más dramática aún. Francia había tenido a Rusia como aliado tradicional (frente a Alemania): Los vecino de mis vecinos son mis aliados. Con la revolución soviética lo perdió. Trató de reemplazarlo por los países del este, pero estos no solo no podían ayudarla, sino que necesitaban su ayuda. Tres pequeñas gallinas acosadas por un zorro que tiene cuentas pendientes con ellas. Además, no podía contar con el apoyo de Inglaterra, que quería arreglar los agravios de Versalles.
    Esto jugaba a favor del apaciguamiento. Pero había problemas. Primero, aplicar el principio de autodeterminación haría resurgir una Alemania más fuerte aún que la del Kaiser. Segundo, Polonia y Checoslovaquia -aliadas suyas- perderían territorios. Tercero, el nuevo canciller alemán era el agresivo autor de Mein Kampf.
    p. 228:
    “Si me hubieran echo al menos una concesión. Me hubiera ganado a mi pueblo. Pero no soltaron prenda… Esa es mi tragedia y su crimen”
    Lo dice Stresemann, ministro de exteriores alemán. A los demócratas alemanes los ningunearon, al monstruo que les sigue le hacen todo tipo de concesiones…
    Pero ¿cuál es la alternativa que ofrece Churchill?
    En los tiempos de Munich, está en el Parlamento, pero fuera del gobierno. Propone ir a la guerra contra Alemania, pero como las fuerzas terrestres son muy inferiores, ¡en alianza con Stalin!.
    Aquí hay un enorme contradicción porque era el líder que con mayor énfasis había criticado y advertido contra en bolchevismo, y la trayectoria criminal del comunismo superaba lo pero que cupiera esperar del nazismo. La respuesta está en el interés político: Alemania era un rival del imperio, la URSS no, así que, aun con una hoja de servicios espeluznante, era preferible aliarse con ella.
    Desde este punto de vista, la política de apaciguamiento tenía su lógica: Hitler era preferible a Stalin desde cualquier punto de vista. Sin embargo, aunque en principio el pacto de Munich era políticamente prudente y procedente, las cosas se torcieron. Buchanan muestra cómo: El problema está en la política seguida tras Munich.
    El acuerdo de Munich se llegó después de algunos tiras y aflojas en que Hitler amenazó con invadir Checoslovaquia. La firma de acuerdo no fue nada cordial Era evidente que el bigotes estaba dando una tregua de mala gana. Creerse, como hizo Chamberlain, que su firma en un papel era la paz fue un ejercicio de ofuscación imperdonable. Obviamente Hitler no ofrecía paz, sino una corta tregua temporal.
    Inglaterra debió empezar a armarse rápidamente, sin embargo insistió en que había traído la paz. Por sumarte, Hitler puedo percibir el miedo que le tenían. Tras los sudetes caería toda Checoslovaquia, inclinando la balanza de fuerza su poder.
    Por mucho menos que lo que entregaron en Munich, el corredor de Danzig, empezaría la SGM, el mayor fiasco de la historia.

    Categories: Historia, Libros
    Tags: Buchanan, Churchill, Churchill Hitler and the Unnecessary War

  5. #5
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    33
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Hacia la Segunda Guerra Mundial

    Churchill, Hitler and the Unnecessary War, de Pat Buchanan (6). Invasion de Checoslovaquia; incumplibles a Polonia

    By AMDG on Julio 19th, 2009 | No Comments »
    Capítulo 9, Un fiasco imperdonable. En noviembre de 1938 se produjo la Noche de los Cristales rotos. La opinión británica cambió de la noche a la mañana: la guerra se hizo inevitable.
    Alemania siguió con su política de reunificación. El siguiente objetivo era Danzig. Trata de convencer a Polonia para que cediera la ciudad y un corredor de comunicación terrestre. Se trataba de llegar a un pacto como el hecho con Italia, Hungría y Rumania antes de lanzarse por la Unión Soviética. Pero Polonia rechazó sistemáticamente los avances alemanes. .
    En la primavera de 1939, el resto de Checoslovaquia se vino abajo. Hitler la ocupó dando algunas migajas a Polonia y Hungría.
    Hitler cometió un gran error político al entrar personalmente en Praga con el ejército. Fue una especie de “foto de las Azores” que indispuso todo el mundo contra él. Fue una ruptura de los acuerdos de Munich y una humillación para Chamberlain. Además No había necesidad de hacerlo, Checoslovaquia estaba de hecho a la merced de Alemania. Hitler rompió la baraja diplomática que había usado hasta entonces en la recuperación de Alemania y empezaría a usar las armas.
    El cambio formal se produciría el 17 de marzo. Chamberlain anuncia en un discurso que Hitler había roto la confianza del acuerdo de Munich.
    Francia propone inmediatamente un pacto con Rusia y Polonia, pero Polonia los rechaza, pues temía más a Rusia que a Alemania. Tras la anexión de Medel (de Lituania), Inglaterra decide dar una garantía incondicional de apoyo a Polonia. Con ella en la cartera, Polonia se volvería intransigente.
    Se trataba del farol político más grotesco del s. XX. Inglaterra no tenía capacidad para defender a Polonia de Alemania. Polonia podía decidir ahora la entrada del Imperio británico en guerra.
    Churchill lo recibió como una excelente idea: “”La preservación e integridad de Polonia debe ser considerada una causa que exige la intervención de todo el mundo”. (p. 257). Esto es difícilmente digerible… Qué cinismo, Dios mío. Sin embargo, nueve años más tarde en The Gathering Storm escribe que se tomo en el pero momento y sin ningún fundamento., ya que era materialmente imposible para Gran Bretaña hacer honor a su palabra.
    Sin embargo, afirma que fue necesario luchar para sobrevivir o para no vivir como esclavos…
    Esto es ridículo. Inglaterra no estaba en peligro en ningún caso. Además, Polonia era también un estado autoritario y nacionalista.
    Buchanan afirma que el mal gusto que dejó Munich, la Noche de los Cristales rotos y la continuación de las anexiones, aun por medios diplomáticos, llevaron ala clase política británica a parar a Hitler en la siguiente oportunidad, independiente de la causa.
    ¿Por qué actuó Inglaterra así?
    Se mencionan el sentimiento de humillación tras Munich, el pánico por ver a una Alemania dominar el continente europeo, que los británicos extendieron a todo el mundo (cosa que hacían ellos).
    Por ello, prefirieron que Polonia fuera a la guerra con Alemania a dejarla para que cediera Danzig. Hay que tener en cuenta que Danzig era menos vital para Polonia que los sudetes para Checoslovaquia.
    La alternativa hubiera estado en forzara Polonia a esa decisión y azuzar a Hitler contra Rusia, esperando que se destruyeran mutuamente. Pero…
    Capítulo 10, April Fools (Inocentadas de primavera). Hitler vio el acuerdo Anglo-polaco como un reto afrentoso directamente dirigido a él. Tres días después del anuncio de la garantía ordenó el comienzo de los preparativos para la invasión de Polonia, con fecha el 1 de setiembre. Polonia pasó de ser considerada objeto de un pacto que la convirtiera en un satélite a presa de guerra.
    El siete de abril, Mussolini invadió Albania, para emular a Hitler. Inglaterra y Francia quedaron alarmadas. Francia concedió a Grecia y Rumania garantías similares a las de Polonia en un ejercicio de precipitación histérica. Habla Chamberlain:
    “El quid de la cuestión es que, si da señales de que intenta continuar con su marcha hacia el dominio mundial, nosotros tenemos que tomar medidas para pararla… Debemos atacar Alemania no para salvar a una víctima determinada, sino para poner en su sitio al fanfarrón”
    Buchanan cuenta que hay tres errores en este razonamiento. Primero no se puede considerar “marcha hacia el dominio mundial” el propósito de reunificar a territorialmente a los alemanes. Segundo, considerar que era deber de Inglaterra intervenir en el Este de Europa, donde nunca lo había hecho, y tercero y definitivo: creer que Inglaterra podría hacer algo para impedirlo.
    Añado de mi propia cosecha que el Imperio británico era precisamente eso un ejemplo de dominio mundial. Es decir, se trata de imperio frente a imperio, y nada más.
    Inglaterra empezó a dar garantías de la misma manera que un insolvente que se volviera loco podría firmar cheques sin fondo: El 23 de marzo se lo dio a Holanda, Bélgica y Suiza. El 32 a Polonia, el 13 de abril a Rumania y Grecia, el 12 de mayo a Turquía…
    Polonia pagaría muy cara la garantía. El país quedó destruido, millones de sus habitantes fueron exterminados. Benes, el presidente de Checoslovaquia que vio su país troceado primero y después ocupado pudo exclamar desde su palacio cuando regresó a Praga después de la guerra:
    “¿No es esto maravilloso? La única ciudad de Europa central que no ha sido destruida. Y todo por mí [buen hacer]“
    Este es el resultado cuando en política exterior se ponen los principios por encima del cálculo de intereses y no se miden bien las propias fuerzas. Pesemos que España se perdió por inmiscuirse en las guerras de religión centroeuropeas de los siglos XVI y XVII. Lo mismo le pasó al imperio británico, y de forma mucho menos honrosa. España defendió la Fe Católica, Inglaterra ¿qué defendía sino su imperio?
    Cabe decir que la clase dirigente del Imperio británico se creyó sus propias mentiras. Si su imperio no era moral y civilizador -aunque indirectamente tuviera muy meritorias consecuencias civilizadoras- ¿por qué jugar la carta moral cuando es tan obvio que no hay fuerza para mantenerla?. La defensa española de la Fe Católica fracasó solo porque el Cristianísimo rey de Francia apoyó al bando protestante.
    El 28 de abril, Hitler hizo una oferta a Polonia sobre Danzig. Fue rechazada. Hitler esperaba que Francia Y gran Bretaña presionaran a Polonia, pues Danzig no valía una guerra. Sin embargo, nadie movió ficha. Los polacos rechazaron incluso discutir el asunto. Los ingleses rechazaron presionar a los polacos. La garantía de guerra se convirtió en la guerra garantizada.

    Categories: Historia, Libros
    Tags: Buchanan, Churchill, Churchill Hitler and the Unnecessary War

  6. #6
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    33
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Hacia la Segunda Guerra Mundial

    Churchill, Hitler and the Unnecessary War, de Pat Buchanan (7). La Segunda Guerra Mundial, una guerra innecesaria

    By AMDG on Julio 26th, 2009 | No Comments »

    Capítulo 11. Una guerra innecesaria. Las garantías concedidas a los países de Europa del Este hicieron necesario el pacto de las democracias con Stalin. Esto pone de manifiesto la locura de aquellas garantías. Los garantizados temían más al Ejercito Rojo que a la Alemania de Hitler. Inglaterra metió a Europa del Este en una trampa mortal, en una ratonera en la que sufriría -además de una guerra destructiva- más de cuarenta años de opresión.
    Después de considerar al bolchevismo una de las mayores amenazas para la civilización, Churchill escribiría esto (p. 290)
    “La actitud leal de los soviéticos a la causa de la paz, y su evidente interés en resistir el avance nazi hacia el Mar Negro, envían un mensaje de ánimo a todos los países del Este amenazados actualmente por los delirios de Berlín”.
    Esto es lo que se llama agarrarse a un clavo ardiendo.
    De nada les valdría Rusia y Alemania firmaron el famoso pacto Ribbentrop-Molotov, anunciado el 23 de agosto al mundo. Chamberlain respondió con un Pacto de Asistencia Mutua con Polonia. Hitler pospuso la invasión ante esta noticia. Alemania intentó presionar a Polonia para que negociara Danzig, pero esta dijo no.
    Es decir, la garantía de guerra fue la que hizo que Polonia no se aviniera a ningún acuerdo. Pero aún así, la guerra “mundial” podría haber sido evitada: Hitler no quería guerra con Inglaterra y Francia, sino atacar a Rula URSS. Hitler hizo todo lo posible por evitar que Inglaterra entrara en guerra.
    Inglaterra y Francia declararon la guerra, pero no atacaron a Alemania, dejando a Polonia en manos de Alemany y Rusia. Alemania atacaría al oeste en mayo del año siguiente. Francia cayó en 6 meses.
    El gran beneficiario de las garantías de guerra fue Stalin, que contaría con el apoyo del oeste. Sin esas garantías, Polonia se hubiera avenido a un pacto y Hitler hubiera atacado a Rusia, que no contaría con ningún aliado. Probablemente hubiera sido el fin del comunismo. Ironías de la historia.-
    Capítulo 12, Una cosecha espeluznante. Buchanan no entra en el desarrollo de la guerra, sino que pasa directamente a sus consecuencias. EE. UU. y la URSS son los grandes vencedores. Los primeros se hicieron con el imperio del mundo. Un imperio ideológico y naval. Los segundos se hicieron con Europa del Este y se hubieran hecho con toda Europa continental si el ejército norteamericano se hubiera retirado, como era su intención.
    Para Inglaterra, aunque estuvo en el bando vencedor de pleno derecho, el resultado fue una victoria pírrica, pues perdió el imperio. Francia fue ocupada, colaboró, aunque después se consideró que estuvo formalmente en el bando vencedor. Perdería sus posesiones coloniales de forma bastante innoble y sangrienta. Polonia fue arrasada material y humanamente.
    Alemania, además de material y humanamente devastada, acabaría severamente recortada en su territorio y destruida moralmente por la culpa del holocausto cuya memoria es agitada de forma comprensible -porque es rentable- pero improcedente (incluso suicida) con el paso del tiempo.
    El Pogromo de Hitler
    Buchanan deja bien claro que el crimen es indescriptible, que la responsabilidad es de quienes lo perpetraron y colaboraron en él, y que su condena debe ser necesariamente la muerte. Pero se pregunta, para desmayo de quienes quieren sacralizar política e históricamente un hecho histórico, si pudo evitarse.
    No niega el antisemitismo criminal de Hitler, que deja negro sobre blanco en sus escritos. Dachau fue creado tras el incendio del Reichstag. Las leyes de Nuremberg son de 1935. La Noche de los Cristales Rotos tuvo lugar seis semanas después del acuerdo de Munich. Para entonces ya habían emigrado la mitad de los judíos alemanes. Con el comienzo de la guerra tras el ataque a Polonia, cayó el telón sobre los judíos del este de Europa.
    La eliminación sistemática y masiva de de los judíos -y de otras etnias como los gitanos- no empezaría, sin embargo, hasta la invasión de Rusia y la Conferencia de Wansee tuvo lugar en enero de 1942, cuando Hitler había declarado la guerra a los EE. UU.
    Es decir, solo la guerra hizo posible Auschwitz. El Holocausto fue una consecuencia, no una causa de la guerra. Si Europa occidental no hubiera declarado la guerra a Hitler, los judíos de esta zona hubieran sobrevivido, como sobrevivieron los de España, Portugal, Suecia y Suiza.
    Por su parte, los aliados nunca tuvieron al rescate de los judíos entre sus objetivos ni estratégica ni tácticamente.
    Lo que hubiera podido ser
    Los historiadores aseguran que la SGM tuvo como objetivo eliminar a Hitler, el mayor criminal político de la historia de la humanidad. Los británicos perdieron el imperio en el intento, pero era su obligación moral hacerlo ante el reto nazi. Sin embargo, esa interpretación no resiste un análisis mínimo. Europa occidental no hubiera necesitado la liberación (que no fue británica, sino norteamericana) si no hubiera declarado la guerra a Hitler. Y Europa oriental no fue liberada, sino que estuvo de hecho otros 40 años bajo el poder comunista. Más aún, los EE. UU. no hubieran podido (ni querido) atacar a Hitler en el oeste si la URSS no hubiera hecho la labor de desgaste previa en el este, a costa de la vida de diez millones de rusos.
    Es decir a Hitler solo se le pudo parar con la ayuda de otro criminal político de aún mayor categoría.
    Capítulo 13. Las pretensiones de Hitler. El capítulo abre con dos citas que niegan que quisiera desencadenar la guerra. Queda sentado que Hitler evitó la guerra con Inglaterra. Se le atribuyen intenciones de dominio mundial, pero de hecho solo se puede documentar el poder absoluto en Alemania, superar Versalles, unir territorial y políticamente a los alemanes, expandirse hacia el este para acabar con el bolchevismo y expulsar a los judíos de Alemania.
    Pretendía pasar a la historia como el más grande alemán de todos los tiempos, creando una Alemania autosuficiente en términos geoestratégicos, una Alemania asentada en el centro y este de Europa, tras la eliminación de la URSS como potencia mundial. Pero nunca pretendió el dominio mundial, un imperio colonial de ámbito mundial, como el que de hecho tenía Inglaterra.
    En particular, veía a Inglaterra como un aliado, pero quería que fuera un aliado de igual a igual, desde un imperio europeo incontestable. Nunca pretendió realmente atacar a Inglaterra, pues no construyó una marina con ese propósito. Hizo una oferta de paz a Francia e Inglaterra tras la ocupación de Polonia y permitió que los ingleses embarcaran en Dunkerque.
    Por ello cabe decir que uno de los mayores fracasos diplomáticos de la historia reciente es no haber aprovechado las ambiciones de Hitler para dejarlo que se enfrentara a la Rusia bolchevique. Hitler no tenía pretensiones de dominio mundial. El imperio británico -un dominio mundial más o menos “benevolente”- no estaba en peligro, y mucho menos aún los EE. UU. No se conocen planes de invasión de ningún continente.
    El nazismo frente al comunismo.
    Antes hemos dicho que el comunismo tenía ya una hoja de servicios criminal sin comparación posible con Hitler. Como ideologías, el comunismo era también mucho más peligroso que el nazismo. El nazismo, por centrarse el la raza germánica, tenía pocas posibilidades de arraigar en otros lugares (aunque los supremacismos raciales toman algunos aspectos ideológicos del nazismo), sin embargo, el comunismo tenías pretensiones mundialistas. También desde este punto de vista es más peligroso el comunismo.
    El nazismo difícilmente hubiera sobrevivido a la muerte de Hitler, el comunismo -mesianismo judío secularizado- sigue influyendo hoy en día trasformado en marxismo cultural. Además, de hecho, el nazismo y el fascismo son herejías comunistas.

    Categories: Historia, Libros
    Tags: Buchanan, Churchill, Churchill Hitler and the Unnecessary War

  7. #7
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    33
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Hacia la Segunda Guerra Mundial

    Churchill, Hitler and the Unnecessary War, de Pat Buchanan (8). Capítulo 14. Churchil ¿el hombre del siglo?

    By AMDG on Agosto 1st, 2009 | 6 Comments »
    Capítulo 14. El hombre del siglo. El penúltimo capítulo del libro se dedica a evaluar la figura histórica de Churchill, quien fue aclamado como el hombre del siglo al final de este. Buchanan considera que aunque muy brillante su conducta fue muy poco juiciosa, y a veces imprudente.
    Examinado en detalle, su mayor logro fue conseguir la evacuación de Dunkerque (que la pasividad alemana hizo posible) y resistir el acoso de Alemania hasta la entrada en guerra de los EE. UU.
    ¿Fue Churchill indispensable en la derrota de Hitler?
    Buchanan se pregunta si Churchill fue indispensable en la derrota de Hitler. Para empezar descarta que Hitler tuviera planes para invadir Inglaterra, su pretensión era firmar la paz con Inglaterra para atacar Rusia. Como no lo logró atacó a Rusia, su principal objetivo. Si hubiera acabado con Rusia, la toma de Inglaterra hubiera sido cuestión de preparación y tiempo. Es decir, Churchill pudo resistir porque Rusia aguantó la embestida alemana. El frente occidental estuvo bastante inactivo hasta Normandía, para desesperación de Stalin.
    Es decir, Churchill dependía de la entrada de los EE. UU. y de la resistencia de la URSS. No estoy de acuerdo sin embargo con su afirmación según la cual si hubiera firmado la paz con Inglaterra se hubieran evitado cuatro años de guerra, porque Hitler hubiera atacado a Rusia en todo caso. Sí es cierto que el comunismos podría haber sido eliminado, pero al coste de asentar el nazismo en centro Europa. En todo caso, el coste del nazismo hubiera sido menor que el de la Segunda Guerra Mundial más el del comunismo.
    El coste de la victoria
    La anterior propuesta es atrevida, ya que va contra la “historia oficial” que dice que el nazismo es el mal absoluto, mientras que el comunismo, mucho más mortífero, siempre ha tenido defensores, al menos parciales. Ese es el problema. Cuando se acusa a algo de mal absoluto, hay que combatirlo a cualquier coste. Pero en un mundo material NO hay mal absoluto, ni puede haberlo. Por lo tanto, una historiografía seria, tiene que analizar las alternativas y contar las víctimas.
    Desde este punto de vista, la política de Churchill fue un fracaso. Además, Churchill, que había advertido sobre el peligro bolchevique en los más duros términos, tuvo que contemporizar y hacer varias visitas a Stalin, incluso llegó a alabarlo en los más elogiosos términos ante el parlamento británico. Sin embargo, las víctimas de Stalin anteriores a la SGM se estiman entre 17 y 22 millones, mil veces más que las de Hitler hasta aquel entonces.
    Churchill llegó a aceptar el Plan Morgenthau, un judío germanófobo, que pretendía quitar a Alemania toda su industria y convertirla en un país agrícola, aun después de calificarlo de “antinatural, anticristiano e innecesario”. Lo aceptó cuando se le advirtió que la ayuda a Inglaterra tras la postguerra dependía de ello. Afortunadamente, el plan -calificado de “salvaje venganza semítica”- fue abandonado tras publicarlo la prensa. La calificación de venganza semítica se debe a que Morgenthau era judío.
    En todo caso, las concesiones a Stalin serían mucho mayores de las hechas a Hitler en Munich. Y hay que tener en cuenta que si no llegó a someter a toda Europa fue porque el ejército norteamericano no se retiró, como estaba previsto. Polonia, en cuya defensa había ido Inglaterra a la guerra, fue traicionada y acabó como una de las mayores perdedoras.
    En Yalta, Churchill brindó a la salud de Stalin “Voy por la vida con más ánimo cuando me encuentro en una relación de íntima amistad con esta gran nombre, cuya fama se extiende no solo por toda Rusia, sino también por el mundo”. En Munich no hizo falta decir esas cosas de Hitler.
    Sin embargo, en marzo de 1946, un año después, daría el famoso discurso del “telón de acero”.
    Limpieza étnica y régimen de trabajo esclavo
    La URSS se anexionó los tres estados bálticos y el 40% de Polonia. Además, realizó una auténtica limpieza étnica de alemanes: entre 13 y 15 millones tuvieron que abandonar las zonas en las que habían vivido durante siglos para irse a lo que quedó de Alemania. Dos millones de ellos se quedarían en el camino.
    Cuidadanos de “origen ruso” que habían luchado con los alemanes, como los cosacos, fueron entregados a Stalin, es decir, a la muerte.
    El progreso moral de Churchill
    En la PGM ordenó acciones contra naciones neutrales, violando las convenciones militares aceptadas. Pero sobre todo aplicó sobre toda Alemania un bloqueo de alimentos que llevó a unos 750.000 civiles a la muerte por hambre y enfermedades relacionadas. No hay precedentes de nada parecido.
    En la SGM, Gran Bretaña usó los bombardeos aéreos con el fin principal de matar civiles alemanes. Veinticuatro horas después del ataque de Alemania a Francia (Mayo de 1940), Gran Bretaña envió un comando de aviación nocturno a bombardear Westfalia, alejada del frente. Con ello rompió con la regla fundamental de la guerra civilizada: atacar al enemigo combatiente. La decisión de bombardear masivamente áreas alejadas del combate fue una de las primeras decisiones de Churchill en el gobierno. Churchill alardeó de estos bombardeos a civiles en una de sus reuniones con Stalin.
    El artífice de estos bombardeos arrasadores de ciudades fue Frederick Lindemann, al que Churchill llevó a su gabinete de guerra como asesor científico. Sobre los bombardeos:
    According to James M. Spaight, the principal Assistant Secretary of the Air Ministry and an author of several books on bombing, the strategic bombing was started by the British, and:
    “It was a splendid decision. When Churchill began to bomb Germany, he knew that the Germans did not want a bombing war. Their air force, unlike that of the British, was not made for heavy bombs. Churchill went on bombing, even though he knew that reprisals were unavoidable.”
    En la cita no se incluye la parte anterior que indica que empezaron los bombardeos el 11 de mayo de 1940.
    También se pensó en bombardear con ántrax, para acabar con las vacas. Y se trata del bombardeo de Dresden: Un crimen de lesa humanidad.
    Los principios de Churchill
    Dada su ferocidad, Buchanan afirma que a Churchill se le puede considerar más pagano o postcristiano que cristiano. Al final de su vida se mostró como un ateo sin esperanza. Atención a esto (p. 400):
    El rápido y antinatural crecimiento de los débiles mentales y los desequilibrados, a la vez que el continuo estancamiento de las razas sobrias, enérgicas y superiores es un peligro para la nación y la raza imposible de exagerar.
    Suena 100% hitleriano. Una curiosidad. Buchanan muestra que Churchill tenía la misma opinión que Hitler sobre las raíces del bolchevismo: los judíos ateos. No veo nada escandaloso en esa apreciación. El marxismo y el comunismo no se pueden entender sin la contribución de los judíos ateos.
    Buchanan afirma que como “caudillo guerrero” Churchill fue capaz de inspirar en los ingleses el espíritu de resistencia necesario para aguantar, pero como hombre de estado falló estrepitosamente, ya que no se paró a pensar en las consecuencias de la derrota de Alemania por Rusia: la tiranía comunista llegó al corazón mismo de Europa, y si no acabó en la ocupación entera fue, como hemos dicho, porque los americanos suspendieron el plan de retirada inmediata tras ganar la guerra.
    El legado de Churchill: Churchill vivió el derrumbe del poder imperial británico. Cuando entró estaba en todo su esplendor, cuando se fue no quedaba nada. Además se tuvo que rebajar humildemente ante Stalin y Roosevelt. En Teherán y Yalta, este le tomaba el pelo para que Stalin se divirtiera.
    La foto es de la Conferencia de Yalta.

    Categories: Historia, Libros
    Tags: Buchanan, Churchill, Churchill Hitler and the Unnecessary War

  8. #8
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    33
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Hacia la Segunda Guerra Mundial

    Churchill, Hitler and the Unnecessary War, de Pat Buchanan (y 9). Corolario: América hereda el imperio

    By AMDG on Agosto 2nd, 2009 | No Comments »
    Capítulo 15. América hereda el imperio. Empieza con una serie de acusaciones contra la política británica:

    • Si no se hubieran comprometido en secreto a luchar con Francia en la PGM, Alemania no hubiera atacado. [No estoy seguro. Tuvo que intervenir a favor de Bélgica, pero en general vale el razonamiento]


    • Si no hubieran abandonado el pacto con Japón por presiones norteamericanas, Japón hubiera sido un aliado suyo y se hubiera evitado al guerra en el Pacífico.


    • Si no hubieran presionado a Italia tras su ocupación de Abisinia, Mussolini no se hubiera aliado con Alemania


    • Si hubiera apoyado a Francia, esta hubiera atacado a Alemania tras la reocupación de Rin en 1938.


    • Si no hubiera ido a Munich, Hitler hubiera tenido que luchar contra toda Europa por los Sudetes.


    • Si no le hubiera dado garantías a Polonia, esta hubiera cedido Danzig a Hitler.

    Es decir, pudo haber evitado las guerras mundiales, que hubieran sido solo guerras centroeuropeas.
    * * * * *
    Norteamérica heredó el imperio entrando el la guerra la última. Pudo hacerlo por no tener alianzas que la obligaran a intervenir. Había sido la política de los Padres Fundadores el no “salir en busca de monstruos a destruir”. Suena el desfacer entuertos del Quijote. Para su desgracia, Norteamérica ha abandonado esta política.
    Desde el 45, los EE. UU. llevaron una política de contención, no de intervención. No agresión ni apaciguamiento, contención. Curiosamente, tras el colapso del URSS en 1989, los EE. UU. iniciaron la política de intervención y se dedicaron a imponer el nuevo orden mundial neocón según el cual los EE. UU. solo estarán seguros cuando todo el mundo tenga regímenes democráticos.
    Los EE. UU, han intervenido en Bosnia, en Kosovo, en Afganistán, en Irak… han dado garantías todos los países del Este de Europa, y quieren dárselas a Georgia. La pregunta que se hace es cómo iban los EE, UU., a defender a esos países si en Rusia se instalara un régimen realmente hostil.
    Buchanan afirma que de la misma manera que Inglaterra hizo que Italia y Japón se echaran en brazos de Hitler, Rusia podría aliarse con China y con los países árabes, neutralizando el poder imperial de los EE. UU.
    El tiempo, y la crisis económica pondrán a los EE. UU. en su sitio. Esperemos que las consecuencias no nos afecten demasiado. Creo que puede ser bueno. Una Europa abandonada a su suerte por los EE. UU. se pensaría dos veces su relación cierto “aliados”.

    Categories: Historia, Libros
    Tags: Buchanan, Churchill, Churchill Hitler and the Unnecessary War

  9. #9
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    1,984
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Hacia la Segunda Guerra Mundial

    Amigo Ordoñez:
    Has aportado un excelente material.
    Adelanto mi agradecimiento.
    Si bien por el momento lo he dejado de lado, siempre me interesó toda la problemática de la II guerra mundial, tanto en sus antecedentes como la guerra en sí y la postguerra.
    En mi biblioteca he logrado formar un muy interesante acopio de datos e información que no suele aparecer en los medios.
    El estracto del libro que mencionas parece sumamente ilustrativo.
    Me gustaría saber si está editado en castellano.
    Saludos.

  10. #10
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    33
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Hacia la Segunda Guerra Mundial

    Estimado Juan:

    Pues la verdad es que no lo sé, tendrías que preguntarle al autor de ese blog.

    Hablando de bibliografía sobre la Segunda Gran Guerra, ¿ qué nos recomendarías ?

    Un saludo en Cristo Rey y en Nuestra Señora de Luján.

  11. #11
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    33
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Hacia la Segunda Guerra Mundial

    Los campos de concentración de Eisenhower. De obligada lectura

    By AMDG on Septiembre 10th, 2009 | 6 Comments »
    Algo había oído, sin embargo, por alguna razón que no sabría expresar, nunca me picó la curiosidad a saber más al respecto. Se trata de los campos de concentración en que fueron hacinados los soldados alemanes tras su derrota. La descripción que hacen pone los pelos de punta, ni siquiera tenían barracones para cobijarse:
    Entre los primeros cautivos en manos de EEUU había uno, el Cabo Helmut Liebich, que había trabajado en un grupo anti-aéreo experimental en Peenemunde en el Báltico. Liebich fue capturado por los norteamericanos el 17 de abril, cerca de Gotha en el centro de Alemania. Cuarenta y dos años después, recuerda perfectamente que no habían tiendas de campaña en el Campo Gotha, tan sólo un cerco de alambres de púas alrededor de un campo que pronto se transformó en un barrial.
    Los prisioneros recibían una pequeña ración de alimentos el primer día, pero este fue reducido a la mitad. Para obtener la ración fueron forzados correr una manga. Agachados debían correr entre los guardias norteamericanos, que les golpeaban con palos mientras se movían hacia el alimento. El 17 de abril, fueron transferidos al campo norteamericano Heidesheim más hacia el oeste, donde no hubo alimentos por días, luego muy poco.
    Al aire libre, hambrientos y sedientos los hombres comenzaron a morir. Liebich vio sacar a entre 10 y 30 cuerpos cada día desde su sección, la “B”, que al principio tenía alrededor de 5200 hombres. Vio a un prisionero golpear a otro hasta la muerte para obtener su pequeño trozo de pan. Una noche, mientras llovía, Liebich vio a los costados del agujero donde estaban refugiados, agujeros cavados en la blanda tierra arenosa, colapsar sobre los hombres que estaban muy débiles para luchar por salir. Ellos se sofocaron antes de lograr sacarlos.
    Liebich se sienta y comienza a llorar: “Me es tan difícil creer que los hombres pueden ser tan crueles unos a otros”
    El tifus estalló en el Campo Heidesheim aproximadamente desde principios de mayo. Cinco días después del día V-E, el 13 de mayo, Liebich fue transferido a otro campo norteamericano de prisioneros, a Bingen Rüdesheim en Rhineland cerca de Bad Kreusnach, donde se le dijo que había una gran cantidad de prisioneros, algo así como entre 200.000 y 400.000, todos ellos sin algo para cobijarse, sin alimentos, sin agua, ni medicinas o suficiente espacio.
    Pronto se sintió enfermo con disentería y tifus. Fue transferido nuevamente, semi inconciente y delirando, en carros de ferrocarril sin techos hacia el nororiente bajando el Rhine, con un desvío a través de Holanda, donde los holandeses se apostaban sobre los puentes para lanzar piedras sobre las cabezas de los prisioneros. A veces los guardias norteamericanos disparaban tiros de advertencia hacia los holandeses para mantenerlos alejados, A veces no.
    Mas:
    Eisenhower mismo firmó la solicitud para crear una categoría de prisioneros que no era cubierta por la Convención de Ginebra.

    “Dios, como odio a los alemanes” escribió Eisenhower a su mujer, Marnie, en septiembre de 1944. Antes, en frente del embajador británico en Washington, había dicho que todos, los 3.500 o algo así, de los oficiales del Staff de Generales alemanes deberían ser “exterminados”.
    En marzo de 1945, un mensaje al Staff Combinado de Jefes e iniciado por Eisenhower recomendaba la creación de un nuevo tipo de prisioneros –Fuerzas Enemigas Desarmadas, o DEF –quienes a diferencia de los prisioneros de Guerra, definidos por la Convención de Ginebra, no serían alimentados por el ejército después de la rendición de Alemania.
    Esto sería una directa violación de la Convención de Ginebra. El mensaje datado el 10 de Marzo, argüía en parte: “El compromiso adicional de mantención que conlleva el declarar a las Fuerzas armadas alemanas, Prisioneros de Guerra (sic) haría necesaria provisiones de raciones en una escala igual a las tropas de base, lo que podría estar más allá de la capacidad de los Aliados, incluso si todas las fuentes alemanas fueran usadas.” Esto finaliza: “Se solicita su aprobación, ya existen planes preparados sobre esta base.”
    El 26 de Abril de 1945, la combinación de Jefes aprueba el Status DEF, solamente para los Prisioneros de Guerra alemanes en manos de los norteamericanos: Los miembros británicos habían rehusado adoptar el plan norteamericano para sus propios prisioneros. La Combinación de Jefes estipuló que el status de las tropas alemanas desarmadas sería mantenido en secreto.
    En ese momento, el general del Cuartel Central de Eisenhower en el SHAEF, el General Robert Littlejohn, había ya reducido dos veces las raciones de los prisioneros y un mensaje del SHAEF firmado “Eisenhower” había informado al General George Marshall, Jefe de Staff del Ejército de EEUU, que los corrales para los prisioneros “no tendrán refugios o techo u otras acomodaciones”.
    ¿Alguna información más?
    Nuevo Orden Mundial: Un ejemplo del “Humanitarismo” Yanqui

    Categories: Alemania, Historia, Noticias sorprendentes
    Tags: segunda guerra mundial

  12. #12
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Mi casa, territorio del Estado Carlista de España.
    Mensajes
    6,474
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Hacia la Segunda Guerra Mundial

    El Diario "El Mundo" acaba de sacar una colección sobre la IIGM. He comprado la primera entrega por sólo 1 euro. La colección se compone de 12 libros y 12 "cedés" de 50 minutos de duración cada uno. En conjunto tiene buen aspecto, (sólo la he mirado por encima) y ahora lo que hace falta es que el contenido esté acorde con la cáscara. Ya veremos, pero no estaría de más que alguien, como es tu caso correligionario y amigo Ordóñez, nos ofreciese una sabia y razonada crítica.
    Nada sin Dios

  13. #13
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    33
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Hacia la Segunda Guerra Mundial

    Hombre Valmadian por Dios, qué autoridad voy a ser yo para esto....

    No obstante, mi versión para con la segunda guerra mundial es que cada vez veo menos buenos y malos. Si hay alguien que se merece el calificativo de menos malo, ése fue Mussolini. Mussolini y algunos " fascistas " europeos que quizá se escoraron demasiado a alianzas innecesarias con Hitler, aunque por otra parte, qué alternativa tenían....Terribles tiempos.

    Por lo demás, la segunda guerra mundial fue un corolario de barbarie revolucionaria, donde el anglosajón entró sólo y exclusivamente para reservar sus colonias ( Luego, bajo la superposición yanqui ) y se alió con la tiranía más terrible que vieron los siglos. Cada vez tengo peor opinión de Hitler, pero me parece que ni el austriaco del bigotillo tenía las ansias mundialistas y la astucia tan avezada de liberales y socialistas. Por otra parte, ese supuesto antagonismo cada día se viene más abajo. Y ambos se siguen presentando como libertadores....¿ Libertadores de qué ?

    Tampoco menosprecio el sufrimiento de los judíos, ¿ pero qué esta haciendo el estado sionista ? Aparte de suponer el martillazo definitivo para los cristianos árabes, para las comunidades cristianas más antiguas. Luego también, los muy pro-occidentales saudíes los expulsaron de su territorio....La geopolítica desde la primera guerra mundial siempre va en detrimento de los mismos. Curiosamente, uno de los grandes perdedores de la primera guerra mundial, con quién más saña se tuvo, fue con la católica Hungría. Por supuesto que los judíos sufrieron un holocausto, pero no fue el único desde la Gran Guerra del 1914.


    Creo que a Hitler se le pudo frenar antes y no se quiso. O incluso se podía haber dejado que se peleara con la Rusia comunista y salvaguardar a medio mundo de aquella dictadura asquerosa, o qué se yo, incluso tomar el camino de Patton, que murió en extrañas circunstancias....El único que se opuso a la barbarie de dejar medio mundo a los marxistas.....Y luego, Dresde, Hiroshima, Nagasaki....¿ Para qué ? Juzgaron a los nazis por lo mismo que ellos practicaron y practican. Además que la comunidad científica seguía aceptando que la raza blanca era superior, Hitler sólo " aportó " la tontería aria. Juzgaban a Hitler por racismo, pues ya vemos los negros en Yanquilandia cómo estaban; o el apartheid, apoyado por Inglaterra, EEUU e Israel. Por otra parte, como recuerda Solzhenitsyn, los campos de concentración empezaron en Rusia con Lenin y Trotsky, mucho antes que con Stalin, y continuaron. Los ingleses lo hicieron con los boers, y los gringos aún con Guantánamo, y ya vemos lo que hacen en Irak y por ahí. La eugenesia era practicada en Estados Unidos sin problemas como fue promocionada por " nuestra " tiranía republicana. ¿ Por qué juzgaron a los nazis ? No eran mejores. Y con esto no quiere decir que los nazis fueran más buenos, ya digo que cada día me parece más repugnante el nacionalsocialismo, sabiamente condenado por el Magisterio de la Iglesia. Pero tan condenados están liberalismo y socialismo y muchos católicos parecen sin querer enterarse....

    En resumidas cuentas: Nos insultan con la Inquisición cuando el XX ha sido el siglo más bárbaro. La segunda guerra mundial fue un producto directo de la primera, y con todos sus defectos, que tenían muchos, creo que la caída del Imperio Austrohúngaro y de la Rusia zarista fue una catástrofe cuyos resultados aún vemos hoy en día; y eso sí, para la continuidad de la hegemonía angloprotestante que ya dura más de 3 siglos. La segunda guerra mundial no ha acabado en el sentido de que aún pagamos sus platos rotos, y es muy posible que la fiesta continúe su curso. Ha dejado secuelas que a veces creo incurables, pero como uno tiene Fe, pues a luchar se ha dicho.



    P.D.: Creo que la ley de memoria histórica en España es similar a las versiones oficialistas-edulcoradas de lo que fue la Segunda Guerra Mundial.
    Última edición por Ordóñez; 11/09/2009 a las 14:56

  14. #14
    Avatar de Reke_Ride
    Reke_Ride está desconectado Contrarrevolucionario
    Fecha de ingreso
    08 sep, 06
    Ubicación
    Antiguo Reyno de Valencia
    Mensajes
    2,931
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Hacia la Segunda Guerra Mundial

    Cita Iniciado por Ordóñez Ver mensaje
    Creo que a Hitler se le pudo frenar antes y no se quiso. O incluso se podía haber dejado que se peleara con la Rusia comunista y salvaguardar a medio mundo de aquella dictadura asquerosa, o qué se yo, incluso tomar el camino de Patton, que murió en extrañas circunstancias....El único que se opuso a la barbarie de dejar medio mundo a los marxistas.....Y luego, Dresde, Hiroshima, Nagasaki....¿ Para qué ? Juzgaron a los nazis por lo mismo que ellos practicaron y practican. Además que la comunidad científica seguía aceptando que la raza blanca era superior, Hitler sólo " aportó " la tontería aria. Juzgaban a Hitler por racismo, pues ya vemos los negros en Yanquilandia cómo estaban; o el apartheid, apoyado por Inglaterra, EEUU e Israel.
    Se le pudo frenar antes y no se quiso, porque la pela es la pela...y ya se sabe los pingües beneficios que supone el negocio armamentístico y como la Primera Guerra Mundial solo sirvió para eso, para campo de pruebas de armamento. Hitler estaba chalado y era un psicópata genocida como Himmler, Goering, Goebbels y todas las joyitas de su estado mayor, pero a la par estaban el excremento de Stalin y los "libertadores" anglosajones que en todas las épocas han practicado genocidios similares al nazi, baste con darse una vuelta por sus "colonias" y observar lo cariñosos que fueron con maoríes, aborígenes, nativos americanos, etc...

    Sabía que Churchill era un bicho, pero no sabía que era uno asqueroso.
    "De ciertas empresas podría decirse que es mejor emprenderlas que rechazarlas, aunque el fin se anuncie sombrío"






  15. #15
    Avatar de Josean Figueroa
    Josean Figueroa está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 jun, 07
    Mensajes
    984
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Hacia la Segunda Guerra Mundial

    Cita Iniciado por Ordóñez Ver mensaje
    No obstante, mi versión para con la segunda guerra mundial es que cada vez veo menos buenos y malos.
    Comparto la opinión.

    Cabe añadir algo: Los Estados Unidos incineró a 200,000 japoneses civiles para ganar una guerra que, en tal caso particular, tenía su origen en el imperialismo estadounidense mismo. Lo que Japón hizo contra Hawaii y Filipinas fue lo mismo que EEUU había hecho contra ésta, Cuba y Puerto Rico.

    Añadiré que este hilo me ha gustado mucho.

  16. #16
    Avatar de NovoCastellano
    NovoCastellano está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    19 jul, 09
    Mensajes
    97
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Hacia la Segunda Guerra Mundial

    Amigo Ordoñez, muy interesante este tema que has puesto, aunque discrepo en algunas cosas, como todos sabemos la segunda guerra mundial está llena de secretos que aun no han sido revelados. Yo francamente no considero a Hitler tan descabellado, recordemos que el movimiento nacionalsocialista fue el primero en reaccionar ante la amenaza bolchevique, y en más de un discurso, Hitler manifestó su interés de formar una alianza anglo-germana, a fin de ambas naciones marcharan juntas en su lucha contra la URSS, este anhelo fue disuelto debido al interés belicista del masón Churchill.

    La historiografía oficial de este suceso (que en gran parte fue escrita por los vencedores), me sigue causando las siguientes dudas, ¿porque Churchill le declaro la guerra a Hitler, si este le ofreció anteriormente la paz, y se la siguió ofreciendo durante el conflicto? ¿Porque Inglaterra y USA, alentaron a las naciones del báltico a frenar el avance de Alemania hacia la URSS, ofreciéndole ayuda militar para después dejarlas en el abandono? estas y muchas otras interrogantes, despertaron mi interés en este tema.

    Ordoñez, has leído el libro de Liddel Hart "Defensa de Europa", es muy interesante, no conozco mucho al autor pero me dio algunas pautas para seguir indagando,

  17. #17
    Avatar de muñoz
    muñoz está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    12 oct, 08
    Mensajes
    738
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Hacia la Segunda Guerra Mundial

    Cita Iniciado por NovoCastellano Ver mensaje
    Yo francamente no considero a Hitler tan descabellado, recordemos que el movimiento nacionalsocialista fue el primero en reaccionar ante la amenaza bolchevique, y en más de un discurso, Hitler manifestó su interés de formar una alianza anglo-germana, a fin de ambas naciones marcharan juntas en su lucha contra la URSS, este anhelo fue disuelto debido al interés belicista del masón Churchill.
    ¿El pacto de no-agresión se debe a Churchill?

  18. #18
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    1,984
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Hacia la Segunda Guerra Mundial

    Amigo Ordoñez:
    Muy interesante y cierto el informe sobre los campos de concentración del orco Heiseinower.
    A pesar de los ocultamientos, falsedades y tergiversaciones de todo tipo que impusieron los "vencedores", hay numerosos libros que han sacado a la luz "Los Crímenes de los Buenos", como los llama acertadamente Bochaca en su libro.
    Claro que hoy día no es "políticamente correcto" ni siquiera insinuar lo contrario a lo dispuesto por el inmisericorde y aqueróntico gobierno mundial, que determinó, bajo pena de muerte civil e incluso de persecución y carcel que "de eso no se habla·
    Y sino mira lo que le ocurrió entre otros al insigne historiador británico David Irving.
    No digamos nada de lo sucedido con Mons. Williamson...
    Un abrazo.

  19. #19
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    33
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Hacia la Segunda Guerra Mundial

    Novocastellano: A mí Hitler sí me parece descabellado, descerebrado e histrión. Sus teorías, empezando por la tremebunda idiotez de la raza aria, no tenían base alguna y formó una monstruosidad. Y lo gracioso es que no dio un golpe de estado, sino que fue votado democráticamente e incluso en regiones donde el NSDAP apenas pudo hacer propaganda....Ahí se ve que cuando la soberanía popular o como sea no gusta....No obstante me reitero: Hitler al fin y al cabo lo que hizo fue superponer sus propios mitos sin base alguna, y caer en obsesiones dementes que perjudicaron mucho a su castigado pueblo. La idea de la GrossDeutschland fue grotesca, e incluso la " mentalidad paneuropea " algo posterior no deja de ser lo mismo. Hitler, eso sí, no fue demasiado original, fue un producto de la esquizofrenia revolucionaria.


    Muñoz: El pacto de no agresión se debe a Molotov y Von Ribbentrop. Lógicamente ahí los bolcheviques fueron idiotas, y Churchill aprovechó su mentalidad belicista-maquiavélica. Pero se decide a entrar sobre todo cuando Hitler empieza a tontear con turcos y árabes, poniendo en peligro sus colonias; y también claro, la hegemonía anglosajona en Europa. Hegemonía anglosajona y aliados peleles. Colonias que va a superponer la Gringada, que empieza a financiar al Vietcong para echar a los franceses de Indochina, y luego pues toma. Han caído en el mismo error no sé cuántas veces ya.

    Empero, Churchill fue protagonista directo en la primera guerra mundial. Su saña no ya contra prusianos, sino contra austrohúngaros fue demencial. Y todo por consolidar el absoluto dominio británico, nada más. Fue de los más fervientes propagandistas del belicismo británico. Yugoslavia mismamente fue un invento apoyado por la Union Jack. Esta mentalidad hegemónica angloprotestante ha convertido a la ex-Cristiandad en un infierno que aún azuza sus propias llamas.


    Por otra parte, pienso en el drama de tipos europeos medio decentes como Szalassy, Codreanu o Degrelle. Dramas digo y contradicciones. Degrelle demostró ser un caballero pero que no se diera cuenta de lo que en verdad fue el nacionalsocialismo ya a los años dice muy poco en su favor. Pienso también que Italia acabó desquiciada con este brutal conflicto y que aún no se ha recuperado.
    Última edición por Ordóñez; 12/09/2009 a las 14:54

  20. #20
    Avatar de NovoCastellano
    NovoCastellano está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    19 jul, 09
    Mensajes
    97
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Hacia la Segunda Guerra Mundial

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Cita Iniciado por Ordóñez Ver mensaje
    Novocastellano: A mí Hitler sí me parece descabellado, descerebrado e histrión. Sus teorías, empezando por la tremebunda idiotez de la raza aria, no tenían base alguna y formó una monstruosidad. Y lo gracioso es que no dio un golpe de estado, sino que fue votado democráticamente e incluso en regiones donde el NSDAP apenas pudo hacer propaganda....Ahí se ve que cuando la soberanía popular o como sea no gusta....No obstante me reitero: Hitler al fin y al cabo lo que hizo fue superponer sus propios mitos sin base alguna, y caer en obsesiones dementes que perjudicaron mucho a su castigado pueblo. La idea de la GrossDeutschland fue grotesca, e incluso la " mentalidad paneuropea " algo posterior no deja de ser lo mismo. Hitler, eso sí, no fue demasiado original, fue un producto de la esquizofrenia revolucionaria.
    Claro, pero lo que me molesta es que a Churchill se le considere "menos malo" que a Hitler, no digo que se tenga que alabar a Hitler, pero pienso que el primero esconde secretos más oscuros que el segundo. Como dije, hay muchos secretos aun no revelados sobre este conflicto, sobre Hitler, sobre el nacionalsocialismo, sobre los supuestos "campos de exterminio", sobre la "supremacía aria" que pregonaba Alemania. Lo cierto es que en el bando de Alemania lucharon personas de diferentes razas, nacionalidades y religiones.

    A mí me parece que eso de la Raza Aria y su "superioridad" fue parte del pangermanismo, que era propiciado por el masonazo de Rudolf von Sebottendorff y su Sociedad Thule.

    En fin, creo que un punto también importante, fue la participación de miles de católicos en las fuerzas del Eje, sin olvidar a la División Azul y los miles de católicos españoles que se sumaron al frente ruso.

Página 1 de 3 123 ÚltimoÚltimo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Los marranos: ¿víctimas o victimarios de España?
    Por Erasmus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 123
    Último mensaje: Hace 1 semana, 19:59
  2. Sancho III "el Mayor", un Rey pamplonés e hispano
    Por Lo ferrer en el foro Navarra
    Respuestas: 11
    Último mensaje: 17/08/2014, 22:26
  3. El liberalismo es pecado
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 29
    Último mensaje: 18/06/2013, 13:13
  4. La Mafia....
    Por Ordóñez en el foro Nápoles y Sicilia
    Respuestas: 13
    Último mensaje: 08/03/2010, 07:25
  5. Elogio del pudor
    Por Hyeronimus en el foro Religión
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 31/03/2009, 19:06

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •