Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 14 de 14
Honores11Víctor
  • 5 Mensaje de Hyeronimus
  • 3 Mensaje de juan vergara
  • 1 Mensaje de Hyeronimus
  • 1 Mensaje de juan vergara
  • 1 Mensaje de Hyeronimus

Tema: Una apología de las Cruzadas

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,322
    Post Thanks / Like

    Una apología de las Cruzadas

    Una Apología de las Cruzadas

    El profesor Roberto de Mattei (foto), profesor de Historia Moderna en la Universidad de Cassino, publicó una interesante "Apología de las Cruzadas" en Il Foglio del 08/06/2010. Vía Corrispondenza Romana, el blog en portugués As Cruzadas reprodujo las partes esenciales del escrito, de donde tomamos el material para este post.
    El profesor de Mattei enseña Historia del Cristianismo y de la Iglesia en la Universidad Europea de Roma, y ​​es responsable para el campo de las ciencias jurídicas, socio-económicas, humanísticas y de los bienes culturales del Consiglio Nazionale della Ricerca, en Italia.

    Las Cruzadas en el corazón de las raíces cristianas
    "Adiós al espíritu de Cruzada en la Iglesia" es un estribillo que se repite por lo menos desde hace cuarenta años y que condensa la visión de un cristianismo que hizo del diálogo ecuménico su evangelio .
    Esta opinión se basa en distorsiones históricas y en una distorsión muy grave de la doctrina de la Iglesia.
    ¿Cuáles son las raíces cristianas que, según Benedicto XVI y su predecesor Juan Pablo II, no sólo católicos (la Jerarquía), sino también los laicos tienen el derecho y el deber de defender?
    Los frutos de estas raíces están ante nuestros ojos: son las catedrales, monumentos, palacios, plazas y calles, y también la música, la literatura, la poesía, la ciencia, el arte.
    Las cruzadas son parte del paisaje espiritual católico de la misma manera que las catedrales europeas. Expresan la misma opinión del mundo.
    El historiador del arte Erwin Panofsky estudió la relación entre las ventanas góticas y la filosofía escolástica, y destacó cómo el brillo de los vitrales de las catedrales medievales se corresponden con la transparencia de un trabajo como la "Summa Theologica" de Santo Tomás de Aquino (Erwin Panofsky, "La arquitectura gótica y la filosofía escolástica.")
    Emana de la épica de las Cruzadas -podríamos añadir- el mismo brillo, la misma belleza diáfana, el empuje hacia arriba, la misma fuerza creativa de la obra de Tomás de Aquino y Dante.
    Incluso las Cruzadas forman parte del valor patrimonial derivado del Evangelio y se desarrolla en armonía con ellos.
    "Las obras de arte que han nacido en Europa en los siglos pasados ​​son incomprensibles sin tener en cuenta el alma religiosa que las inspiró", expresó Benedicto XVI en la Audiencia General del 18 de noviembre de 2009.
    Lo mismo podría decirse de las Cruzadas, que tenían los campos de batalla en Palestina, que se inspiraron en la misma escala de valores que durante esos años llevó a los arquitectos de las catedrales de piedra.
    Ni las cruzadas ni las catedrales pueden ser entendidas por aquellos que ignoran el pensamiento, y sobre todo, la fe viva que inspiró a sus creadores.
    En la Catedral, los cristianos reunidos en torno al sacerdote que celebra la misa en un altar mirando hacia el Este y renovando, sin derramamiento de sangre, el misterio máximo del cristianismo: la Encarnación, Pasión y muerte de Jesucristo.
    En las cruzadas, las mismas personas se levantan en armas para liberar la Ciudad Santa de Jerusalén que había caído en manos de los musulmanes.
    La tumba vacía del Santo Sepulcro, con la Sábana Santa, son testigos vivos de la Resurrección y las reliquias más preciadas de la Cristiandad.
    Las Cruzadas, el resultado inevitable de los Evangelios
    La primera cruzada fue predicada como resultado de la meditación de las palabras de Cristo: "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame" (Mt 16, 21-27).
    Esa misma cruz, alrededor de la cual las personas se reunían en la catedral, fue estampada en la ropa de los cruzados y expresó el acto por el cual el cristiano está dispuesto a ofrecer su vida por el bien de lo sobrenatural del prójimo blandiendo las armas.
    El espíritu de las Cruzadas fue, y sigue siendo, el espíritu del cristianismo: el amor al incomprensible misterio de la Cruz.
    El profesor Jonathan Riley-Smith, decano de estudios sobre las Cruzadas, se refirió a aquellos que respondieron a la convocatoria de la Primera Cruzada, diciendo que eran "inflamados por el ardor de la caridad" y el amor de Dios. De este modo describe la motivación profunda de esta iniciativa.
    Dar la vida es sin duda la mejor manera de amar, y el más perfecto acto de caridad, porque nos hace imitadores perfectos de Jesús, según las palabras del Evangelio: "Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus hermanos" ( Jn 15, 13).
    Sólo el amor, que se resume en el sacrificio de Cristo en la cruz, es capaz de vencer a la muerte, que es el mayor sufrimiento físico, y al pecado, que es el supremo mal moral.
    Ese espíritu y ese estado de ánimo, abundantemente documentado por fuentes históricas, no surge como un río fangoso de resortes del inconsciente colectivo de Occidente, sino que fue el libre albedrío de los individuos a la luz siglos medievales que respondieron a una llamada a su conciencia.
    La respuesta a este llamamiento puede ser considerada como una "categoría del espíritu", que nunca pierde vigencia.
    La idea de la cruzada no es sólo un acontecimiento histórico que se limita a la Edad Media, es una constante del espíritu cristiano que conoce momentos de eclipse, pero que en muchos aspectos está destinado a florecer.
    Expurgar la idea de la Cruzada de la "plataforma programática" personal implica desterrar la propia idea del combate cristiano.
    La enseñanza de que la vida espiritual es una lucha se ha desarrollado especialmente en las cartas de San Pablo. En muchos lugares se trata de metáforas e imágenes de la vida del guerrero.
    El apóstol explica cómo la vida cristiana es un bonum certamen (buena pelea) en el que combate "el buen soldado de Jesucristo" (II Tim. 2, 3).
    "Pónganse la armadura de Dios -dice él- para que estéis firmes contra las asechanzas del diablo. No es contra sangre y carne que tenemos que luchar, sino contra principados, contra potestades, contra los dominadores de este mundo de tinieblas, contra huestes espirituales de maldad esparcidas en el aire. Tomemos, por lo tanto, la armadura de Dios, para que estéis firmes en el día malo, y manteneros firme en el cumplimiento del deber" (Ef 6, 11ß).
    Y otra vez: "Estad, pues, la cintura ceñida con la verdad, el cuerpo vestido con la coraza de justicia, y calzados los pies en la preparación para el evangelio de la paz. Por encima de todo, abrazad el escudo de la fe, para que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Tomemos, por último, el yelmo de la salvación y la espada del Espíritu, es decir, la palabra de Dios." (Efesios 6, 14-17).
    El espíritu de la cruzada y el martirio tienen un origen común en el nivel más profundo de la guerra espiritual. El martirio, como el sufrimiento, supone la lucha.
    La vida de Jesucristo puede ser considerada como una batalla constante contra todas las fuerzas hostiles al reino de Dios, el pecado, el mundo y el diablo.
    Que la vida cristiana es una lucha es uno de los conceptos que más resuena en el Nuevo Testamento, donde leemos: "soporta conmigo los trabajos como un buen soldado de Jesucristo. Ningún soldado puede involucrarse en el negocio de la vida civil, si quiere agradar al que lo alistó. Ningún atleta será coronado si no ha luchado según las reglas." (II Tim. 2, 5).
    El Evangelio, de hecho, en su verdadero sentido, es la proclamación de una victoria militar, en este caso la victoria de Cristo sobre el mal y el poder de las tinieblas.
    La Iglesia no puede abandonar las Cruzadas sin traicionarse

    ¿Por qué la Iglesia no puede abandonar el espíritu de la Cruzada? Simplemente porque no puede negar su historia y su doctrina.
    La historia de las Cruzadas no es un apéndice insignificante en la historia de la Iglesia.
    Por el contrario, está íntimamente ligada a la historia del papado.
    Las Cruzadas no están atadas a un solo Papa, sino a una sucesión ininterrumpida de papas, muchos de ellos santos, especialmente a Urbano II quien proclamó la Primera Cruzada, a San Pío V y al beato Inocencio XI, quienes promovieron la "Santa Alianza" contra los turcos en Lepanto, Budapest y Viena en los siglos XVI y XVII.
    No es desconocido para los historiadores, que incluso en el siglo XX, el papa Pío XII ha estudiado la posibilidad de lanzar una "cruzada" después de la revuelta anticomunista de Hungría en 1956.
    Al testimonio de los Papas, se añade el testimonio de los santos, empezando por Luis IX, el rey cruzado por excelencia, y por Juana de Arco, también a su modo "cruzada" y patrona de Francia, "primogénita de la Iglesia".
    Quienes oponen a estas figuras la imagen de San Francisco, si no actúan de mala fe, por lo menos padecen un desconocimiento notable de la historia.
    La fuente más confiable de los viajes de San Francisco es el testimonio de su compañero, el hermano iluminado, que nos dice que el santo defendió el trabajo de los cruzados y propició la conversión del sultán.
    ¿Y quién puede olvidarse de las legiones de franciscanos que se unieron a través de los siglos a los cruzadas, dirigidos por San Juan de Capistrano (1386-1456), el gran predicador de la cruzada del siglo XV, que culminó con la liberación de Belgrado?
    Al lado del nombre de San Francisco debe ponerse el de Santa Catalina de Siena, santa patrona de Italia y Doctora de la Iglesia.
    Un artículo reciente de Massimo Viglione muestra que su espíritu era profundamente "cruzado" ("L'idea di Crociata en Santa Caterina da Siena" - "La idea de la Cruzada en Santa Catalina de Siena").
    A ella podemos añadir otro doctor de la Iglesia de sexo femenino, esta vez una contemporánea: Santa Teresa de Lisieux quien dirigiéndose a Jesús, dice que quiere "caminar por la tierra para predicar tu nombre y clavar en el suelo infiel tu gloriosa Cruz ", reuniendo en una única vocación las de apóstol, cruzado y mártir.
    "Siento en mí -escribe- la vocación de guerrero, sacerdote, apóstol, médico, mártir, en fin, siento la necesidad, el deseo de realizar por ti, Jesús, todos los actos más heroicos. Siento en mi alma el valor de un cruzado, de un zuavo papal: quiero morir en un campo de batalla para defender a la Iglesia...."
    El 4 de agosto de 1897, en su lecho de muerte, dirigiéndose a los Superiores, murmuró: "¡Oh, no, yo no tendría miedo de ir a la guerra. Por ejemplo, durante las Cruzadas, con qué alegría me hubiera ido a combatir a los herejes" ("Historia de un alma").
    El pacifismo hedonista y materialista Vs. el espíritu de la Cruzada
    La Iglesia nunca profesó el pacifismo. La lucha de los cristianos, que es ante todo una actitud espiritual, incluye la posibilidad de la auto-defensa, la guerra justa, e incluso la "guerra santa"; esto pertenece a la más pura tradición católica.
    Quien profesa el pacifismo y el ecumenismo, con el último punto se olvida de que hay más males que los físicos y materiales, y confunde las consecuencias desastrosas de la guerra en el plano físico, con sus causas, que son morales y provienen de la violación del orden. En una palabra, olvidan que el pecado sólo puede ser derrotado por la cruz.
    El mundo moderno -lleno de hedonismo y de pérdida de fe- sólo puede ver juzgado como un mal -y una absoluto daño- al mal físico, olvidando que el mal y el dolor que inevitablemente acompañan a la vida humana con frecuencia la elevan.
    El espíritu de las Cruzadas y Lepanto nos envía un mensaje de fortaleza cristiana, que consiste en la voluntad de sacrificar los bienes terrenos, en aras de un bien mayor, como la justicia, la verdad y el futuro de nuestra civilización.
    Hoy en día, el enemigo que amenaza a la Iglesia y a Occidente es la actitud mental de aquellos que creen que se ha acabado el tiempo de Lepanto y de las Cruzadas.
    Este enemigo contrapone al espíritu de combate una visión del mundo en la cual nada es verdadero y absoluto, y que todo es relativo a los tiempos, a los lugares y a las circunstancias.
    Este es el relativismo que fue denunciado por Juan Pablo II en su encíclicas "Veritatis splendor" y "Evangelium Vitae", cuando habla de "confusión entre el bien y el mal, lo que hace imposible construir y conservar el orden moral de los individuos y las comunidades" (SV 93).
    La batalla contra el relativismo en la defensa de las raíces cristianas de la sociedad a la que ahora nos convidan Juan Pablo II y Benedicto XVI, es una batalla en defensa de nuestra memoria histórica.
    Sin memoria histórica no hay identidad en el presente, porque en la memoria se basa la identidad de los individuos y los pueblos.
    Sin embargo, las raíces cristianas no sólo pertenecen a la memoria o la historia: ellas están vivas, porque el crucifijo que las resume no es sólo un símbolo histórico y cultural, es una fuente actual y perenne de verdad y de vida, de sufrimiento y de lucha.
    La Iglesia tiene enemigos, aunque tendemos a olvidarlo porque hemos perdido el concepto de la vida cristiana militante, fundada en la cruz, que siempre ha caracterizado al cristianismo.
    La pérdida de este espíritu militante es el resultado del hedonismo y el relativismo en el que están inmersos, por desgracia, muchos clérigos.
    Benedicto XVI habla a menudo de "minorías creativas", podríamos añadir "militantes", porque la guerra en curso es moral y cultural. En ella se enfrentan dos visiones del mundo.
    La historia, por cierto, es hecha por las minorías, sobre todo las militantes. Militar puede ser para bien o para mal, en un campo u otro, pero sólo los militantes dejan su marca en los acontecimientos históricos.
    En la homilía del 5 de junio de 2010, en Nicosia, Benedicto XVI subrayó que "un mundo sin Cruz sería un mundo sin esperanza".
    Lo mismo se puede decir de un mundo sin espíritu de Cruzada: sería un mundo sin esperanza.
    Eso significaría la renuncia a la lucha por la salvación, la renuncia a la Cruz y reducir el mundo a meras ruinas.


    SANTA IGLESIA MILITANTE

  2. #2
    Avatar de Alvar de Torreazul
    Alvar de Torreazul está desconectado Memento Mori
    Fecha de ingreso
    30 abr, 10
    Mensajes
    71
    Post Thanks / Like

    Re: Una apología de las Cruzadas

    Interesante sin duda como información histórica y expresión de una posición religiosa. Para los no creyentes, que no somos ni de lejos mayoría en este foro, siempre habrá otra visión y otras explicaciones alternativas, y también muchas preguntas. A la luz de los tiempos actuales, a mi me luce indudable que las Cruzadas deben verse hoy con ojos distintos a los del Siglo XI.
    Tanto fue el "entusiasmo y fervor religioso" ("inflamados por el ardor de la caridad" y el amor de Dios, citados en el artículo arriba) de los primeros cruzados después del Concilio de Clermont, que en su marcha a Constantinopla "aprovecharon" el viaje para mandar al otro mundo a comunidades judías enteras que estaban en la ruta; un "valor agregado", pues, siendo que el objetivo de la Cruzada era rescatar los lugares santos.
    Dónde queda entonces el quinto mandamiento? (No matarás) Es relativo o qué?
    Vita Brevis Breviter in Brevi Finietur
    Mors Venit Velociter Quae Neminem Veretur
    Omnia Mors Perimit
    Et Nulli Miseretur

    De Ad Mortem Festinamus
    Llibre Vermell de Montserrat

  3. #3
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    2,390
    Post Thanks / Like

    Re: Una apología de las Cruzadas

    Sin duda que en las Cruzadas se cometieron excesos, aunque infinitamente menores
    que en las dos guerras mundiales y en lo que vino después, incluida la ultima inicua
    guerra contra Libia.
    En los bombardeos y destrucción de Iraq, con la falacia de las "armas químicas", fueron masacrados muchísimas más personas que en los trecientos años de Cruzadas, es decir que la diferencia es abismal.
    En este sentido las democracias con sus horrores, atrocidades y crímenes no pueden ni compararse con las Cruzadas, que al lado de todo eso terminan siendo la madre Teresa de Calcuta.
    Tampoco es exacto que hayan arrasado a "comunidades judías enteras". (?)
    Aquí como en el tema de la Inquisición, la propaganda protestante, judía, y los enemigos de la iglesia, se han encargado de mentir de lo lindo, dando lugar a las consabidas leyendas negras.
    En realidad lo más grave fue el saqueo y demás barbaridades cometidas en Bizancio por la cuarta cruzada, es decir que no fue contra los musulmanes ni judíos, sino contra los católicos ortodoxos.
    Creo que no podemos seguir repitiendo los refritos de la historia falsificada.
    Rodrigo, Hyeronimus y Christabel dieron el Víctor.

  4. #4
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,184
    Post Thanks / Like

    Re: Una apología de las Cruzadas

    Cita Iniciado por Alvar de Torreazul Ver mensaje
    Dónde queda entonces el quinto mandamiento? (No matarás) Es relativo o qué?
    Del Catecismo de San Pío X:

    413.- ¿Qué prohíbe el quinto mandamiento: NO MATARÁS? - El quinto mandamiento: No matarás, prohíbe dar muerte, golpear, herir o hacer cualquier otro daño al prójimo en el cuerpo, ya por sí, ya por otros; como también agraviarle con palabras injuriosas o quererle mal. En este mandamiento prohíbe igualmente Dios, darse a sí mismo la muerte o el suicidio.

    414.- ¿Por qué es pecado grave matar al prójimo? - Porque el matador usurpa temerariamente el derecho que sólo Dios tiene sobre la vida del hombre; porque destruye la seguridad del trato humano y porque quita al prójimo la vida, que es el mayor bien natural que hay sobre la tierra.

    415.- ¿Hay casos en que es lícito quitar la vida al prójimo? - Es lícito quitar la vida al prójimo cuando se combate en guerra justa, cuando se ejecuta por orden de la autoridad suprema la condenación a muerte en pena de un delito y, finamente, en caso de necesaria y legítima defensa de la vida contra un injusto agresor.
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  5. #5
    Avatar de Alvar de Torreazul
    Alvar de Torreazul está desconectado Memento Mori
    Fecha de ingreso
    30 abr, 10
    Mensajes
    71
    Post Thanks / Like

    Re: Una apología de las Cruzadas

    Cita Iniciado por juan vergara Ver mensaje
    Tampoco es exacto que hayan arrasado a "comunidades judías enteras". (?)
    .
    Ciertamente el ataque a los judíos no fue una "política oficial" de los legítimos líderes de la primera cruzada. Se sabe que Godofredo de Bouillon afirmó "jamás los he perseguido". Las crónicas de la época, que son las fuentes primarias para el estudio de las Cruzadas, dan cuenta de estos ataques. "A primeros de mayo se supieron las primeras muertes, una veintena en Metz y unos cuantos en Spires. Saqueaban los barrios judíos. Y el saqueo era el principal incentivo de los hombres que con la cruz en el hombro, y la espada en la mano, penetraban en las callejuelas, como perros en busca de caza" (Citado de Lamb, 1954).

    "Un hombre asumió la jefatura de estas bandas: Emich, conde de Leisingen, un poderoso señor del Rin que tenía grandes ambiciones de riquezas. (...) Emich plantó sus tiendas frente a Worms, y aceptó graciosamente un tributo de los judíos residentes allí. En cuanto tuvo la plata en su bolsa, llamó a sus hombres, quienes asaltaron la ciudad y penetraron en las callejuelas, asesinanado durante su marcha. Arrojaban al fuego los manuscritos del Thora, incendiaban la sinagoga, mataban a sus ocupantes y se iban llevándose el botín." (Lamb, 1954)

    También están documentadas matanzas de judíos en Neuss, Zenten, Praga (ejecutadas por un tal Folkmar o Volkmar) ..."En Altenahr, los judíos no los esperaron: los jefes de la comunidad hicieron penitencia ante su creador, y eligieron cinco hombres que fueran valientes y temerosos de Dios. Esto hombres tenían que dar muerte a todos los de su religión. Entre ellos había trescientas personas famosas, todas las cuales murieron a manos de los cinco"

    Por supuesto, todo esto es negado por muchos cristianos, por ignorancia o por interés. Pero hombre, si algunos niegan hoy mismo que han muerto más de 3500 personas en las revueltas sirias, como no van a negar algo que ocurrió hace casi mil años?
    Vita Brevis Breviter in Brevi Finietur
    Mors Venit Velociter Quae Neminem Veretur
    Omnia Mors Perimit
    Et Nulli Miseretur

    De Ad Mortem Festinamus
    Llibre Vermell de Montserrat

  6. #6
    Avatar de Alvar de Torreazul
    Alvar de Torreazul está desconectado Memento Mori
    Fecha de ingreso
    30 abr, 10
    Mensajes
    71
    Post Thanks / Like

    Re: Una apología de las Cruzadas

    Cita Iniciado por juan vergara Ver mensaje
    Sin duda que en las Cruzadas se cometieron excesos, aunque infinitamente menores
    que en las dos guerras mundiales .
    Simplemente cuestión de tecnología. La barbarie de fondo fue similar.
    Vita Brevis Breviter in Brevi Finietur
    Mors Venit Velociter Quae Neminem Veretur
    Omnia Mors Perimit
    Et Nulli Miseretur

    De Ad Mortem Festinamus
    Llibre Vermell de Montserrat

  7. #7
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,322
    Post Thanks / Like

    Re: Una apología de las Cruzadas

    Todo depende de quién escriba la historia. Evidentemente, siempre será inevitable que haya excesos en las guerras. Pero habrá que ver también las fuentes. No digo yo que no hubiera casos de asaltos a juderías y demás (aquí en España hubo sin duda, como los famosos de Sevilla y de Baleares en 1391), pero la Iglesia condenaba estos excesos (como hizo desde luego en España). También hay que tener en cuenta que no han faltado autores que han tergiversado e incluso inventado. Las leyendas negras contra la Iglesia Católica existen desde mucho antes que la Leyenda Negra antiespañola, que ha dado nombre a todas las leyendas negras. Y en los últimos tiempos no han faltado historiadores que han demostrado la falsedad de muchas acusaciones. Yo sé que en las Cruzadas hubo excesos. Eso no lo niega nadie. Pero ojo: las Cruzadas tuvieron en general más de positivo que de negativo y la motivación y la causa eran buenas y contaban con la bendición de la Iglesia. No olvidemos que tanto los musulmanes (por obvias razones y por su odio al cristianismo), como los protestantes (por su odio al catolicismo) han exagerado mucho al hablar de las Cruzadas.
    Pious dio el Víctor.

  8. #8
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    2,390
    Post Thanks / Like

    Re: Una apología de las Cruzadas

    Con relación a las Cruzadas, como a cualquier otro acontecimiento histórico se deben examinar los antecedentes.
    En lo tocante a la "cuestión judía", hay que tener en cuenta que estos en general apoyaron a los musulmanes contra los católicos.
    Por otra parte es insoslayable examinar el tema de la usura, que eras tan escandalosa que con el tiempo daba lugar a cruentas venganzas.
    A ello se agrega que los que destetaban a los judíos era la población, especialmente la mas humilde, de allí que cada tanto se producían matanzas.
    Es cierto que el conde Emich de Leisingen, cuya vida licenciosa y bandolera era conocida se aprovecho del fervor religioso de la Cruzada para cometer actos de vandalismo y rapiña.
    Pero los mismos fueron condenados por la Iglesia y por los otros Cruzados.
    Con respecto a las matanzas de judíos estas en determinados casos se adelantaon a la llegada de Emich.
    En todos los casos el obispo les dio refugio y trato de proteger a los judíos.
    Por otra parte Emich tambien se enfrentó con los Húngaros y estos lo derrotaron quedando la gran mayoría muertos en el campo de batalla.
    En cuanto a Volkmar ocurrió otro tanto, sus hombres fueron diezmados y no se supo más de él.
    Finalmente Gottschalk fue capturado y todos sus hombres murieron en la matanza posterior a su captura.
    Es decir que en muy corto tiempo estos "Cruzados" terminaron en un colapso y ninguno de ellos siguió a Palestina.
    Con respecto a las matanzas -sin que con esto las justifique- se debe ponderar que el numero de muertos proviene de cronistas judíos.
    Tambien se ha de meritar que los muertos por parte de los húngaros fueron enormemente superiores a los judíos, sucediendo lo mismo con la fuerzas de los citados "Cruzados", que fueron prácticamente aniquilados.
    En definitiva, a mi modesto entender no se puede imputar a las Cruzadas un ánimo
    racista o de matar judíos.
    Hyeronimus dio el Víctor.

  9. #9
    Avatar de Alvar de Torreazul
    Alvar de Torreazul está desconectado Memento Mori
    Fecha de ingreso
    30 abr, 10
    Mensajes
    71
    Post Thanks / Like

    Re: Una apología de las Cruzadas

    Cita Iniciado por juan vergara Ver mensaje
    Con relación a las Cruzadas, como a cualquier otro acontecimiento histórico se deben examinar los antecedentes.
    En lo tocante a la "cuestión judía", hay que tener en cuenta que estos en general apoyaron a los musulmanes contra los católicos.
    Por otra parte es insoslayable examinar el tema de la usura, que eras tan escandalosa que con el tiempo daba lugar a cruentas venganzas.
    A ello se agrega que los que destetaban a los judíos era la población, especialmente la mas humilde, de allí que cada tanto se producían matanzas.
    Es cierto que el conde Emich de Leisingen, cuya vida licenciosa y bandolera era conocida se aprovecho del fervor religioso de la Cruzada para cometer actos de vandalismo y rapiña.
    Pero los mismos fueron condenados por la Iglesia y por los otros Cruzados.
    Con respecto a las matanzas de judíos estas en determinados casos se adelantaon a la llegada de Emich.
    En todos los casos el obispo les dio refugio y trato de proteger a los judíos.
    Por otra parte Emich tambien se enfrentó con los Húngaros y estos lo derrotaron quedando la gran mayoría muertos en el campo de batalla.
    En cuanto a Volkmar ocurrió otro tanto, sus hombres fueron diezmados y no se supo más de él.
    Finalmente Gottschalk fue capturado y todos sus hombres murieron en la matanza posterior a su captura.
    Es decir que en muy corto tiempo estos "Cruzados" terminaron en un colapso y ninguno de ellos siguió a Palestina.
    Con respecto a las matanzas -sin que con esto las justifique- se debe ponderar que el numero de muertos proviene de cronistas judíos.
    Tambien se ha de meritar que los muertos por parte de los húngaros fueron enormemente superiores a los judíos, sucediendo lo mismo con la fuerzas de los citados "Cruzados", que fueron prácticamente aniquilados.
    En definitiva, a mi modesto entender no se puede imputar a las Cruzadas un ánimo
    racista o de matar judíos.
    Sí, básicamente coincido con todo lo planteado arriba por D. Juan, puesto que es lo que expresan las fuentes, cierto, con mucha inexactitud dependiendo del que la escribe. En particular, coincido con que "no se puede imputar a las Cruzadas un ánimo racista o de matar judíos", al menos en su origen; hay que reconocer que entre todas las guerras, las cruzadas fueron quizá las únicas movidas, al menos en su génesis, por cuestión de principios religiosos. La respuesta de la población llana y de los nobles al llamado de Urbano fue precisamente una lógica reacción a que se mancillaran tales principios. l Y es entendible, en razón de las terribles noticias que llegaban a Europa en relación a los males inflingidos por los musulmanes a los cristianos de Tierra Santa y a los peregrinos.
    Vita Brevis Breviter in Brevi Finietur
    Mors Venit Velociter Quae Neminem Veretur
    Omnia Mors Perimit
    Et Nulli Miseretur

    De Ad Mortem Festinamus
    Llibre Vermell de Montserrat

  10. #10
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,322
    Post Thanks / Like

    Re: Una apología de las Cruzadas

    Si vamos a hablar de guerras por motivos religiosos, antes de que hubiera Cruzadas los mahometanos ya tenían su "guerra santa", así que las Cruzadas no fueron las únicas guerras con motivación religiosa. Pero eso sí, guerra defensiva.

  11. #11
    Avatar de NovoHispano
    NovoHispano está desconectado Católico HispanoAmericano
    Fecha de ingreso
    04 nov, 11
    Ubicación
    Tamaulipas, México.
    Edad
    35
    Mensajes
    61
    Post Thanks / Like

    Re: Una apología de las Cruzadas

    Corrijanme pero tenia entendido por profesores liberales y masones (sic) que las Cruzadas fueron una respuestas a la Yihad Islamica tanto contra el Imperio Bizantino como contra la Hispania Visigoda desde el siglo VI y VII.




  12. #12
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,322
    Post Thanks / Like

    Re: Una apología de las Cruzadas

    Sea como fuere, en el fondo es lo mismo. La Yihad fue un ataque lanzado a la Cristiandad, oriental u occidental. Y la Reconquista fue una verdadera cruzada, razón por la cual estábamos exentos de participar en las Cruzadas propiamente dichas, ya que teníamos la cruzada en casa. Y gracias a esa cruzada, no solo nos libramos nosotros de la morisma, sino que salvamos a Europa, porque después de España habrían invadido e islamizado el resto del continente.
    Pious dio el Víctor.

  13. #13
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,204
    Post Thanks / Like

    Re: Una apología de las Cruzadas

    LAS CRUZADAS Y EL ISIS

    El ISIS no es una reacción a las cruzadas, sino obedece a procesos históricos mucho más recientes.





    https://www.youtube.com/watch?v=lvxkEMQEeBE

  14. #14
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,697
    Post Thanks / Like

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Apología de la Hispanidad
    Por Hyeronimus en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 14/06/2018, 13:34
  2. Apología de la Hispanidad
    Por Hyeronimus en el foro Temas de Portada
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 28/03/2012, 13:24
  3. Castillos y lugares de las Cruzadas
    Por Reke_Ride en el foro Cultura general
    Respuestas: 18
    Último mensaje: 27/02/2009, 23:38
  4. Sobre las Cruzadas
    Por Hyeronimus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 10/03/2008, 16:47
  5. Respuestas: 2
    Último mensaje: 25/11/2007, 14:11

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •