Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3

Tema: La Compañía de Jesús alabada por Francisco de Quevedo

  1. #1
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está en línea "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,222
    Post Thanks / Like

    La Compañía de Jesús alabada por Francisco de Quevedo

    Entendiendo el elogio referido a la antigua Compañía de Jesús vigente hasta el Vaticano II, pero desde entonces convertida en un estercolero inmundo y marxistoide, afortunadamente casi ya desaparecida (con una media de edad de 80 años).

    Coincide históricamente la decadencia de la antigua Compañía de Jesús en España a mediados del siglo XVIII, con la aparición del jansenismo y el regalismo en gobiernos, universidades, obispados e incluso en otras órdenes religiosas, cuyos valedores eran sus más tenaces opositores, especialmente en lo que respectaba a considerar a los jesuitas como agentes del papa, beligerantes contra los monarcas absolutistas de la época.
    Todavía en el siglo XVII, sin embargo, se mantenía el prestigio intacto de los jesuitas. Poco duró éste, sin embargo (siglos XVI-XVII en España); pero en Francia a mediados del XVII ya comenzaba el ataque jansenista.

    Decadencia de la antigua Compañía que coincidía inexorablemente con la decadencia de España y su pérdida de influencia en el mundo, así como de gran potencia.


    En este texto, la antigua Compañía de Jesús es alabada por Francisco de Quevedo (siglo XVII), tomando como ocasión el martirio de un jesuita italiano y su patria napolitana. La antigua ortografía es la original de la publicación


    EL MARTIRIO PRETENSOR DEL MÁRTIR

    EL UNICO Y SINGULAR MARTIR SOLICITADO POR EL MARTIRIO, VENERABLE, APOSTÓLICO Y NOBILÍSIMO PADRE MARCELO FRANCISCO MASTRILI, napolitano, hijo del santo patriarca de la Compañía de Jesus, el bienaventurado Ignacio de Loyola.

    AUTOR EL COMUN SENTIR, EN LA PLUMA DE UN DISCÍPULO DE LOS TRABAJOS .

    A LA SAGRADA RELIGION DE LA COMPAÑIA DE JESUS.

    Oi el milagro de Nápoles, tan raro, que entre otros se debe llamar milagroso. Halléme en Madrid cuando el que hoy es glorioso mártir vino á llevar su vida á las más penosas prolijidades de su muerte. Oi el desempeño de su promesa, afianzada en profecía, que despacha el cielo con propio, y tan propio del cielo como el apóstol de la India san Francisco Javier, con cuya predicacion el Oriente mejoró de sol.

    Leí la mision apostólica que imprimió en Lisboa el muy docto padre Ignacio Stafford, el año 1639. Dióse á la estampa en Madrid , este año de 1640 la misma mision y historia con título de vida del venerable y apostólico varon Marcelo Francisco Mastrili, en mayor volúmen, y tan exactamente cuidadosa, como prometia el ser su autor el eruditisimo, muy ejemplar y piadoso padre Juan Eusebio Nieremberg. Retiro en su alabanza mis palabras, conociendo cuánto mejor cobro, darán de ella sus obras. Y cuando debiera acobardarme habiendo leido esta vida y muerte, repetida en dos tan graves autores, me arrojo á escribirla. La devocion que me anima, cuando no me disculpe el nombre de temerario, me defenderá el de fervoroso.

    Sagrada y soberana Religion, acreedora de tanto bien de las almas, que á un mismo tiempo con tus hijos en todo el orbe de la tierra estás enseñando en cátedras y púlpitos la verdad de la fe, y á los gentiles y herejes, con perpétuas controversias, la mentira de sus errores; rubricando las conclusiones con la sangre de tantos y tan insignes mártires, que no solo llama como la de Abel, sino que como réplica de lo que persuadia, convence como demostracion; tú, á quien han hecho grande, como á la Iglesia, las persecuciones; tú, que debes tanta fertilidad al cuchillo, como á ti debe fecundidad la pluma; tú, que te fabricas de las baterías y te renuevas de los contrastes, sirviéndote de refuerzo tus enemigos, triunfa gloriosa, pues siendo tu nombre el de Jesus, toda rodilla se te doblará. Di con David, psalm. 117:
    Omnes gentes circuierunt me: et in nomine Domini, quia ultus sum in eos. (V. 10.)
    Circumdantes circumdederunt me : et in nomine Domini, quia ultus sum in eos. (V. 11.)
    Circumdederunt me sicut apes, et exarserunt sicut ignis in spinis: et in nomine Domini, quia ullus sum in eos. (V. 12.)

    «Todas las gentes me cercaron, y en el nombre del Señor me vengué contra ellos.
    « Cercándome cercáronme, y en el nombre del Señor me vengué contra ellos.
    « Cercáronme como abejas y ardieron como fuego en espino, y en el nombre del Señor me vengué contra ellos.

    No sin gran misterio se refieren tres venganzas de enemigos en el nombre del Señor, que literalmente, oh religion triunfante, pronuncia tu nombre. Y el referir la postrera que te cercaron como abejas, que son armas del Pontífice, y que ardieron como fuego en espino, dice que siendo zánganos ó avispas, que son como abejas, ardieron como fuego en espino que le abrasa en breve y se acaba luego.

    Cuáles fueron o son estas tres venganzas que tomaste de tus enemigos, con soberana voz las declaras: Salutem ex inimicis nostris, et de manu omnium, qui oderunt nos, “Salud de nuestros enemigos y de la mano de todos los que nos aborrecen”. Venganza canonizada volver en medicina el veneno, el mal en bien.

    Paréceme que oigo á tu soberano fundador (San Ignacio de Loyola) cuando, divino arquitecto, disponia el diseño de tu excelsa hierarquía, tomar las palabras que para esta obra le dejó Isaías, cap. 54: Ecce ego sternam per ordinem lapides tuos, et fundabo te in sapphiris, et ponam jaspidem propugnacula tua : et portas tuas in lapides sculptos, et omnes terminos tuos in lapides desiderabiles. Universos filios tuos doctos à Domino; «Ves que colocaré por orden tus piedras y te fundaré en zafiros, haré de jaspe tus murallas, y tus puertas en piedras labradas, y todos tus términos en piedras preciosas, y todos tus hijos enseñados por el Señor.»

    Concurrieron á tu fábrica todas las joyas: sola tu fortaleza es preciosa, por ser toda de piedras preciosas puestas en orden; y en tal orden, fundada en zafiros, para decir en los cielos; tus murallas de jaspe, donde los colores de todas las virtudes compongan el íris que contra la disension te sea lozana promesa de la paz; tus puertas en piedras labradas, que nada en ti ha de ser rudo; tus términos en piedras preciosas, para que tu precio no tenga términos; todos tus hijos enseñados por el Señor. Esto el mismo Señor nos lo enseña: licion desto es el venerable padre Marcelo Francisco Mastrili, á quien del cielo envió la doctrina del martirio cuando tú cumplias de vida cien años (1540-1640): ciento si los cuenta la aritmética; si la estimacion (admirada de tus doctores y de sus escritos, de tus predicadores y de sus frutos, de tus sanctos y de sus milagros, de tus mártires y de sus triunfos), el guarismo se hallará atajado.

    ¿Por qué pues te previene Dios por fiesta á tu cumplimiento de años el martirio de un hijo tuyo tan querido, con tales circunstancias, tan nunca vistas, que parece, digámoslo así, que Cristo le ruega con él? Fué esto animar al mundo enseñándote fénix, que de la muerte naces de nuevo, que eres parto de tus cenizas, que las catanas te fertilizan con lo que en ti cortan, que sabes hacer vientre y cuna de las llamas y de la sepultura; que los cien años que cumples no los acabas, sino los empiezas; que la vejez te ignora, cuando la antigüedad te califica; que cuentas los años, y no los padeces. No padecerás el ultraje de las edades, y serás gloria de todas.

    Yo, que deseo mostrar el afecto que á este conocimiento debo, oso escribir este epitome, que abultarán algunas consideraciones, no porque importa á la historia, sino á mí. Son hijos tuyos los que han escrito de su hermano, pueden padecer la excepcion de parte, y ocasionar á los falsarios de la verdad que la agravien en ellos; y padecerás por madre lo que ellos ganan por hijos tuyos. Hállome, esto es confesar mi desdicha, apartado de ti. Conózcome indigno de ser tuyo: esto es decir mis culpas. Escribo sin que puedan oponerme amor propio ni obligacion filial. Lastimosa calificacion, que en mí sea solamente bueno para la vida de tan insigne mártir lo que es malo para la mia. Sean, oh sagrada religion, de tí alabados tus dos escritores doctisimos, que a mí me sobra para premio ser permitido; y aclamen tu natal estos versos (Virgilio, égloga 4.ª):

    Magnus ab integro seclorum nascilur ordo.
    Jam nova progenies coelo demittitur alto.

    (...)


    Obras de D. Francisco de Quevedo Villegas - Francisco de Quevedo - Google Libros


    .
    Última edición por ALACRAN; 18/04/2022 a las 19:13
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  2. #2
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está en línea "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,222
    Post Thanks / Like

    Re: La Compañía de Jesús alabada por Francisco de Quevedo

    La Compañía de Jesús alabada por Francisco de Quevedo


    A LA NOBILISIMA Y FIDELISIMA CIUDAD DE NAPOLES,

    POR EXCELENCIA GRANDE, RICA Y HERMOSA.

    Ciudad honor de Italia, corona y cabeza de tan poderoso reino, la más favorecida de naturaleza por el sitio, la más admirada del mundo por el valor; tú, que has merecido el comercio del cielo , de donde invia en peregrinacion á san Francisco Javier, apóstol del Oriente, para que haga oficio de médico en un hijo tuyo, dándole entre las ansias de la muerte salud milagrosa y disponiéndole á que con mayores ansias lleve la vida que recibe, á la muerte que desea (cuando te le aparta hijo, te le restituye padre): soberanas obligaciones carga sobre tu grandeza España; pues el grande apóstol de la India san Francisco Javier, siendo español, prefiere para la corona de tan insigne martirio tus hijos á los suyos. Inmenso amor le debe el Japon, pues navegó tantos mares y peregrinó, viviendo, tantas provincias y regiones por ilustrarle; empero es incomparable fineza la que por ti obró; pues viviendo, era peregrino y caminante en este mundo, que es venta; mas estando glorioso en la patria, venir desde el cielo peregrino al colegio de la compañía de Jesus, que te fertiliza con celestial doctrina, fue demostracion de incomparable amor.

    No te fueran malquistas las quejas y la invidia nuestra, viendo que su eleccion te prefirió á nosotros, siendo nuestro; ni dejará de serte agradable este recuerdo que de tan altos beneficios te hacemos. No eligiendo por patrones (con los que tienes) tu hijo y nuestro padre, sino conociéndolos por dados de la mano de Dios, si otros hiciste patrones para con Dios, estos recibes dél. Tu blason es la sangre de san Genaro, milagro perpétuo, que cada año asistida de invisible corazon, líquida tiene hervores de vida. La compañia de Jesus la da compañia en la sangre de tu hijo el glorioso mártir Marcelo Francisco Mastrili, sangre en que se corona con laureola, por parentescos, toda la de tu nobleza.

    Quien, como tú, pudo ser merecedora de tan raro milagro, afianza que sabrá ser agradecida con las demostraciones equivalentes, y decir con David en tus aprietos y trabajos, viendo dentro de tus muros á san Francisco Javier de peregrino con bordon : «Virga tua et baculus tuus, ipsa me consolata sunt, (Psal. 22, v. 4.), Y vean los enemigos de la fe, pues somos hermanos en armas y vasallos de un mismo monarca, que en San Francisco Javier y en Santiago tenemos los napolitanos y los españoles patronos peregrinos. (…)




    Obras de D. Francisco de Quevedo Villegas - Francisco de Quevedo - Google Libros

    .
    Última edición por ALACRAN; 18/04/2022 a las 19:13
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  3. #3
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está en línea "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,222
    Post Thanks / Like

    Re: La Compañía de Jesús alabada por Francisco de Quevedo

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Otro elogio de Quevedo a los jesuitas en su obra "Providencia de Dios"

    (…) Y con estudio (digamoslo asi) tan de su eterna sabiduría atiende Dios á esta prueba de su divina Providencia, que despues de tantas angélicas repúblicas en diferentes religiones monacales y mendicantes, en nuestros tiempos sacó en España, de la milicia en que fué blason, al nobilisimo cántabro, al grande patriarca san Ignacio de Loyola; para que en su sagrada religion, que ni aun se cuenta monacal ni la quieren mendicante, aunadas y juntas en una compañía, engarzado el un estado y el otro, compusiesen una joya , en que juntase luces tan sobe ranas, fabricasen un sol que rodease de rayos el nombre de Jesus ; atareada á la salud universal de las almas, espíritu de ejemplo y doctrina, dilatado para la salud comun por todo el orbe. De tal manera, que parece los describen aquellos versos del grande poeta :

    Spiritus intus alit, totamque infusa per artus
    Mens agitat molem.

    Sus hijos, como fieles albaceas del Testamento Nuevo, infatigablemente trabajan en mostrar cómo se cumplió el Viejo, y en solicitar que las mandas del Nuevo, que son sus mandatos, se cumplan; gastando sus vidas en aclarar las trampas de los herejes y los robos de los idolatras. Desapropiólos el santo fundador de sí mismos, y vinculólos para todos. Ni en su órden quiso pudiesen pretender para sí, ni fuera della ; con las escuelas, desde el leer hasta las cumbres escolásticas y expositivas y en todas ciencias, criando sujetos que en todas las demás religiones merezcan las mitras y la tiara, coronándose con solo el mérito desta disposición. Antes que viniesen al mundo, hubo en todas las religiones, santísimos y doctísimos prelados; empero, no hubo estatuto ni religión que profesase la privación propia de todas las dignidades eclesiásticas ni seglares, y el criar sujetos para que en todas las universidades, iglesias y religiones las mereciesen.

    Convino a la divina Providencia que se viese en sus rebaños había ovejas que no llevaban para sí la lana, aves cuyas plumas no hacían para sus hijos el nido, abejas que no fabrican para sí los panales, y labradores que no gemían detrás del arado para sus cosechas. Su tarea es, que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla en la tierra y en el infierno como en el cielo. Esto consiguen con la universal y no limitada enseñanza, con la predicación y el ejemplo en los hijos de la Iglesia; y en el infierno, militando contra los herejes incesablemente, hasta hacerlos arrodillar convencidos al nombre de Jesús, que les da el nombre y denominación; consiguiendo la misma victoria entre los idólatras, enviando al cielo innumerables mártires, que al nombre de Jesús y con él doblen las rodillas. Según esto, con las sagradas religiones previno la divina Providencia y con las obras piadosas al buen uso y logro de las riquezas y de las dignidades y honras; y con las universidades y colegios, a la disposición de la suficiencia: todo fundado del tesoro común de las repúblicas.
    Estas cosas no puedo disponerlas humana fragilidad, que siempre las contradice; ordenamiento es de la eterna sabiduría, para vencer cuando sea juzgada.(…)

    Quevedo, “Providencia de Dios”






    Última edición por ALACRAN; Hace 4 semanas a las 13:24
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 6
    Último mensaje: 05/07/2022, 12:55
  2. Defensa de los esclavos negros por Don Francisco de Quevedo
    Por Hyeronimus en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 23/05/2012, 01:02
  3. Respuestas: 84
    Último mensaje: 02/07/2011, 07:49
  4. Francisco de Quevedo: Historia, literatura, traslacion a hoy.
    Por FJ-JEUGENIO en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 15/10/2010, 19:07
  5. Compañia de Jesus
    Por TerciodeSarmiento en el foro Religión
    Respuestas: 12
    Último mensaje: 19/05/2010, 01:50

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •