Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 9 de 9
Honores7Víctor
  • 2 Mensaje de Hyeronimus
  • 2 Mensaje de Chanza
  • 2 Mensaje de Cienfuegos
  • 1 Mensaje de Cienfuegos

Tema: Son los saharaius quienes defienden la iglesia de VillaCisneros de los marroquíes

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,364
    Post Thanks / Like

    Son los saharaius quienes defienden la iglesia de VillaCisneros de los marroquíes

    ReynoDeGranada y Tropo dieron el Víctor.

  2. #2
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,184
    Post Thanks / Like

    Re: Son los saharaius quienes defienden la iglesia de VillaCisneros de los marroquíes

    Yo creía que los militares se habían limitado a salir huyendo y dejar tirados a todos allí, no sabía que además se habían tomado el tiempo de destruir todo lo que pudiera molestar a los marroquíes.
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  3. #3
    Chanza está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    03 abr, 06
    Mensajes
    1,183
    Post Thanks / Like

    Re: Son los saharaius quienes defienden la iglesia de VillaCisneros de los marroquíes

    Cita Iniciado por Donoso Ver mensaje
    Yo creía que los militares se habían limitado a salir huyendo y dejar tirados a todos allí, no sabía que además se habían tomado el tiempo de destruir todo lo que pudiera molestar a los marroquíes.
    No, Donoso. El artículo de ese blog de El Confidencial se refiere a los militares marroquíes.

    Los militares españoles no salieron huyendo, sino obedeciendo órdenes. Órdenes que ciertamente no debían haber obedecido. Algunos se quedaron: los legionarios españoles que instruyeron militarmente a los saharauis, por ejemplo. Otros terminaron en el castillo (prisión militar). Se cortaron mástiles para no arriar la bandera. La ira y las lágrimas dominaron aquel abandono ordenado por Juan Alfonso (alias Juan Carlos). Hasta una importante unidad militar del Sahara español, que conozco bien pues formé en ella, estuvo hasta hace relativamente pocos años extraoficialmente "arrestada" en cierta isla, con prohibición de su traslado a la Península por considerársela levantisca.
    Cienfuegos y Tropo dieron el Víctor.

  4. #4
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,184
    Post Thanks / Like

    Re: Son los saharaius quienes defienden la iglesia de VillaCisneros de los marroquíes

    Lo de obedecer órdenes es la excusa de toda una generación, desde militares a curas pasando por todos los demás. No sé si los que obedecen órdenes van al cielo o al infierno, pero a donde sea que vayan tendrán que crearles una sección especial, porque son abundantes.

    Lo que no sé es quién les convenció a todos de que obedecer órdenes era lo único que importaba. Luego dirán que los españoles somos indisciplinados: pues de esa generación casi nadie se movió un centímetro del guión.
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  5. #5
    Cienfuegos está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    26 ago, 14
    Mensajes
    85
    Post Thanks / Like

    Re: Son los saharaius quienes defienden la iglesia de VillaCisneros de los marroquíes

    Con el Sahara España hizo el ridículo internacionalmente. Y dejó abandonados a sus compatriotas. Pero los militares españoles no fueron culpables. El culpable fué el Rey.
    Hyeronimus y Tropo dieron el Víctor.

  6. #6
    Cienfuegos está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    26 ago, 14
    Mensajes
    85
    Post Thanks / Like

    Re: Son los saharaius quienes defienden la iglesia de VillaCisneros de los marroquíes

    Nombres propios en la traición al pueblo saharaui | Latitud194



    Durante varios días de noviembre en 1975 se cristalizó uno de los episodios políticos que más vergüenza debería darnos como ciudadanos con nacionalidad española. El 14 de noviembre de ese año se firmaron en el Palacio de la Zarzuela los llamadosAcuerdos Tripartitos de Madrid, una declaración de principios en la que se incluye la retirada española del territorio del Sahara Occidental en menos de un año y la puesta en marcha de una administración temporal llevada a cabo por Marruecos y Mauritania. Además, se incluyeron aspectos económicos en unas actas diferentes, reconociéndose derechos de pesca en las aguas del Sahara a 800 barcos españoles, así como otros derechos en aguas marroquíes. Del mismo modo, España le vendió a Marruecos el 65% de la empresa explotadora de fosfatos, Fos Bucrá, por 5.850 millones de las antiguas pesetas. Este texto supuso “formalmente” la cesión unilateral del territorio, haciendo caso omiso a las directrices de la ONU.

    Aún hoy colean, tristemente, las consecuencias de este acuerdo, con la mitad de la población saharaui en unos campamentos de refugiados argelinos y la otra en un territorio ilegalmente ocupado. Unos acuerdos que son ilegales desde el punto de vista del Derecho Internacional. Entre la literatura escrita sobre este acuerdo, destaca sobremanera (y en general sobre todo el origen del conflicto), el libro “La Historia Prohibida del Sahara Español”, escrito por el periodista Tomás Bárbulo. Basándonos principalmente en datos de este libro (cuando no sea así, será citado específicamente), abordamos la cuestión desde el punto de vista nominativo, es decir, desde la perspectiva y actuación de diferentes personajes considerados clave en aquel proceso.Antonio Carro

    En enero de 1974, recién nombrado ministro de Presidencia, se trasladó a El Pardo para consultar a Franco sobre la cuestión del Sahara. Expuso las presiones de Naciones Unidas y fue encargado por el director para elaborar el proyecto de un estatuto de autonomía para el territorio saharaui que nunca llegó a promulgarse. En una visita a El Aaiún, mientras se organizaba el censo para un referéndum que nunca llegaría a producirse, Carro le manifestó al coronel Emilia Cuevas, “Está muy muy bien (el referéndum). Pero aquí veo un defecto grave. Que tal y como usted lo ha planteado, no hay manera de adulterar el resultado. Mantuvo encuentros en Madrid con representantes del Gobierno de Marruecos y también en Rabat. Allí se desplazó Carro, quien asistió junto al embajador español en la capital marroquí, Martín Gamero, hasta un hotel de Agadir. En la cena, con varios ministros marroquíes, Carro llegó a preguntar directamente, “¿qué pretenden ustedes, la guerra?”. Al día siguiente mantuvo un encuentro con el propio Hassan II en el que el Rey de Marruecos afirmó: “Sólo estoy dispuesto a disolver la Marcha Verde si antes ustedes me entregan el Sahara”. “No estoy autorizado para dar la garantía que pide Su Majestad”, contestó Carro. A pesar de que Carro argumentó las dificultades para abandonar unilateralmente el territorio, sobre todo de cara a la opinión pública, Hassan II insistió.
    Carro fue el encargado de redactar la carta pidiendo al Rey de Marruecos que parara la Marcha Verde a cambio de abrir negociaciones para el abandono del territorio.
    Al llegar esa misma noche al hotel redactó una carta pidiéndole que retirara la Marcha Verde a cambio de abrir negociaciones tripartitas con Marruecos y Mauritania. Carta, que leyó por teléfono a Arias Navarro, presidente del Gobierno durante la enfermedad de Franco. Cinco horas después, una vez recibido el consentimiento, Carro se trasladó al Palacio Real, le entregó la carta a Hassan II. “De acuerdo, deme la carta, mañana anunciaré por radio el fin de la Marcha”. Fue uno de los firmantes de los Acuerdos de Madrid el 14 de noviembre y el encargado de pronunciarlo ante las Cortes el día 18. Posteriormente, en marzo de 1978 declararía en las Cortes, entre otras cosas, que “Fue preciso en todo momento evitar cualquier riesgo de guerra” y que básicamente no había otra solución.Francisco Franco

    Francisco Franco./iesluisvelez

    El dictador se encontraba en un delicado momento de salud, de hecho durante los acontecimientos de noviembre de 1975, actuaba en su nombre Arias Navarro. La idea inicial de Franco, presentada ante Carro en enero de1974 consistía en dilatar la descolonización otorgando al Sahara un estatuto de autonomía que pusiera su administración en manos de los nativos saharauis. En la práctica, las decisiones que tomaran los saharauis tendrían que ser sancionadas por el Gobierno de Madrid, pero se pensaba que las presiones de la ONU se rebajarían de esa manera. Ese proyecto cayó en manos del Gobierno marroquí en julio de 1974 quien amenazó con la movilización general de sus súbditos para recuperar sus territorios. En junio de 1975 recibió la visita del secretario general de la ONU, Kurt Waldheim al que comunicó su intención de seguir adelante con el referéndum. Pocas horas antes de anunciarse su muerte, la ciudad de Smara, en territorio saharaui administrado por España, era bombardeada por Marruecos. La población española tenía asuntos más importantes durante el día 20 de noviembre que reparar en la situación de la colonia. Hay quien dice que una de las claves de la traición al Sahara se cristaliza precisamente en el estado de salud de Franco, incapaz de transmitir su posición real o, al menos, inicial. Los Acuerdos de Madrid se firman 6 días antes del anuncio oficial de fallecimiento.Hassan II

    Rey Hassan II

    El Rey de Marruecos fue sin duda el gran ganador de este conflicto. Incluso hasta hoy en día permanece el legado de lo que se denominó como el “Gran Marruecos”. Un expansionismo nacionalista implantado en la sociedad marroquí desde su independencia de Francia y que Hassan II utilizó a la perfección para sus intereses. Ya desde mediados de los años 60, Marruecos comenzó a reivindicar el territorio en la Asamblea de la ONU. Durante el año 1974 se producirá una gran ofensiva anexionista marroquí, llevada a cabo desde diferentes ámbitos del Gobierno del país. El autor Francisco Villar apuntaba en su libro “El proceso de autodeterminación del Sahara” una serie de causas por las que se intensifican las pretensiones. Entre ellas, destaca las sospechas del posible camino del Sahara hacia la autodeterminación, puesto que España daba pasos hacia el referéndum. Esto, sumado al crecimiento del Frente Polisario o al apoyo aliado de Giscard D´Estaing, recién elegido presidente de la República Francesa, hace que se comience a desarrollar una impresionante campaña política y social y se geste la militar. Ante esta situación, Hassan II convoca el 17 de septiembre de 1974 a una rueda de prensa que fue multitudinaria. En ella propuso a España acudir al Tribunal Internacional de Justicia de La Haya para discernir los vínculos de soberanía del territorio saharaui. Esa petición fue un triunfo diplomático para Hassan II, ya que obtuvo respaldo y participación de Mauritania e incluso Argelia, en la órbita de la URSS pero sin estrategia clara, dio su visto bueno. El Rey de Marruecos sabía que el dictamen de La Haya le podía resultar desfavorable, por lo que buscó apoyos externos. El 15 de octubre se entrevistó con el Secretario de Estado norteamericano, Henry Kissinger, quien desde el primer momento mostró la posición cercana de EEUU hacia Marruecos. En una jugada de nuevo maestra para sus intereses, el 16 de octubre de 1975, tras anunciarse el dictamen de La Haya, se dirigió a su país a través de la radio y televisión. El monarca manipuló el dictamen silenciando los párrafos que negaban la soberanía marroquí sobre el territorio y se sacó de la manga que el Tribunal había establecido la legitimidad marroquí. Proclamó, “No nos queda más que recuperar nuestro Sahara, cuyas puertas se nos han abierto”. El ejército marroquí ya se había posicionado cerca de las fronteras, pero el Rey anunció la “Marcha Verde”, una marcha de civiles hacia el territorio aunque acompañada de las tropas militares. La marcha se fue adentrando en el territorio, incluso rompiendo las alambradas, creando momentos de tensión extrema conforme avanzaba dentro ya del territorio administrado por España. Sólo hasta que Carro le entregó la carta de compromiso de retirada, el 7 de noviembre, la marcha se comenzó a retirar.Henry Kissinger

    Henry Kissinger.

    Mucho se ha escrito y comentado sobre el papel de EEUU en la preparación de la Marcha Verde. Sobre todo, se personifica en la figura de Henry Kissinger, secretario de Estado norteamericano. El 15 de octubre de 1974 se entrevistó en Rabat con Hassan II, aunque no trascendió el contenido de la conversación sí que se supieron las advertencias a la Casa Blanca: “Temo mucho que tengamos que enfrentarnos a una nueva crisis. Los marroquíes tienen un aire muy decidido”. El 21 de agosto, Kissinger, desde Jerusalén, envió un telegrama desde la Embajada de EEUU en Beirut y dirigido a Rabat. “Laissa podrá andar perfectamente dentro de dos meses. Él la ayudará en todo”. Este telegrama fue reproducido por la prensa internacional de la época y jamás fue desmentido. Supuestamente, Laissa sería la Marcha Verde y ese “él”, los Estados Unidos. Aunque algunos historiadores, como el norteamericano Charles Powell, ponen en duda la participación directa de EEUU en la Marcha Verde, en los últimos años, el portal Wikilieaks ha sacado a la luz nuevos datos. En ellos se pone de manifiesto la complicidad entre Marruecos y EEUU, así como el traspaso progresivo de armas desde principios de los años 70. Del mismo modo, los diplomáticos estadounidenses desconfiaban plenamente de España y, sobre todo, de la independencia del Sahara.Jaime de Piniés

    Embajador de España ante la ONU, con residencia en Washington. El diplomático llevaba 15 años moviéndose por los pasillos de Naciones Unidas, había presidido el Consejo de Seguridad y en su currículum se encontraban los procesos descolonizadores de Guinea Ecuatorial e Ifni. Recibió la visita de Pedro Cortina en julio de 1974, quien le explicó el proyecto de autonomía que pretendía Franco. “No servirá para nada”, señaló De Piniés. “A la comunidad internacional no le interesa si se le da a la población más o menos participación en la administración del territorio, lo que espera, al cabo de tantos años, es que las promesas se materialicen. Ante la respuesta de Cortina de que dudaba si conseguirían algo más, De Piniés pronunció una profética sentencia: “Pues entonces ya podemos prepararnos para los conflictos que nos van a caer encima”. Posteriormente, tras el aparente cambio de rumbo repentino de Arias Navarro, sería el encargado de comunicar a la ONU que el referéndum para la autodeterminación del territorio se celebraría durante los seis primeros meses de 1975. Tras observar los avances “diplomáticos” de Marruecos para tumbar el referéndum, el embajador redactó un plan para frenar la ofensiva marroquí. Consistía en entregar varios islotes a Marruecos y negociar un plazo de 20 años para la retirada de Melilla. Ceuta sería entregada si se recuperaba por otra parte Gibraltar. Todo, a cambio de un renuncio de Marruecos sobre el Sahara. El plan fue firmemente rechazado por el Gobierno. Fue defensor del referéndum a pesar de ciertas dudas sobre el tamaño de la población saharaui que existían en la ONU. Puso de ejemplo para ello a las Islas Comores y Granada, con procesos parecidos. A principios de noviembre redactó una carta dirigida a Arias Navarro en la que denunciaba el doble juego del Gobierno para llegar a un acuerdo con Rabat al margen de las decisiones internacionales.
    El embajador ante la ONU terminó denunciando el doble juego del Gobierno español.
    Entre los días 11 y 13 se reunió con Waldheim, quien le transmitió su propuesta de tutela de la ONU en el territorio. Él fue el encargado de enviarlo al Gobierno español, que ya se encontraba casi en la redacción de los Acuerdos de Madrid. Días más tarde presentó su renuncia ante el Ministro de Exteriores aunque aún acudió a la ONU para señalar que si esta institución quería hacer correcciones sobre este documento. La ONU estableció la necesidad de realizar un referéndum para culminar la descolonización. “Tienes que comprender que a mí tampoco me ha satisfecho”, contestó De Piniés a los gritos de Waldheim diciendo que “todo había sido una farsa”.Juan Carlos de Borbón

    Juan Carlos de Borbón. /Chesi

    El 1 de noviembre de 1975, Juan Carlos, ejerciendo como Príncipe y Jefe de Estado en funciones, convocó en La Zarzuela a varios miembros del Gobiernos y a los jefes del Estado Mayor del Ejército: “Mañana tomaré un avión para ir a El Aaiún”, dijo. A pesar delas reticencias de Arias Navarro o Cotina, Juan Carlos estaba decidido y el día 2 aterrizó en la capital del Sahara. Ante los mandos militares pronunció una arenga: “España cumplirá sus compromisos (…) deseamos proteger los legítimos derechos de la población civil saharaui (…) Se hará cuanto sea necesario para que nuestro Ejército conserve intacto su prestigio y su honor”. Este discurso fue la antesala de la Marcha Verde, cuatro días después. Antes, Juan Carlos también se había reunido con el primer ministro de Hassan II, Ahmed Osmán, sin resultado que cambiara la situación. Posteriormente, el portal Wikileaks descubrió una serie de cables en los que se mostraba la complicidad entre el actual Jefe de Estado de España y el Gobierno de Marruecos, básicamente actuando como informante de los planes de Franco. En sectores militares se habla de traición directa de Juan Carlos al pueblo saharaui y, por extensión, al Ejército español.Arias Navarro

    Presidente del Gobierno tras el asesinato de Carrero Blanco. Su única cualidad política, señala el libro de Bárbulo, era su estricta fidelidad a las órdenes de Franco. Con el dictador enfermo, no fue un hombre capaz de tomar decisiones firmes para solventar el conflicto. En un primer momento dio vía libre a la celebración del referéndum, pero más adelante fue el encargado de enviar a José Solís a Marruecos para negociar con Hassan II la paralización de la Marcha Verde. Arias ordenó al Alto Estado Mayor que diera orden de abandonar el territorio a partir del 10 de noviembre, en un dispositivo que se llamó “Operación Golondrina”. Fue el encargado de dar el consentimiento oficial a Hassan II para que parara la Marcha Verde, comprometiéndose a abandonar el territorio mediante la mediación de Carro. Estuvo presente y fue firmante de los Acuerdos de Madrid.Kurt Waldheim

    Kurt Waldheim

    Secretario General de la ONU. Junto a De Piniés, se entrevistó con Franco en junio de 1975. Mantuvo en un primer momento ciertas dudas sobre la postura española en el conflicto aunque intentó en todo momento buscar una solución equilibrada. En octubre de 1975 comenzó un recorrido por los países implicados en el conflicto. En un intento a la desesperada, el día 11 de noviembre llama a De Piniés y le comenta lo siguiente: “Puesto que ya no resistís la presión y queréis marcharos del Sahara, yo me haré cargo del territorio y lo llevaré a la autodeterminación. Sólo necesito que me dejéis provisionalmente un contingente militar de 10.000 legionarios a los que colocaríamos bajo bandera de la ONU”. Intentó que este plan no llegara a oídos del Gobierno marroquí. El día 13 le entregó a De Piniés su plan redactado. Ya era tarde. “Esto ha sido una farsa, me habéis engañado”, gritó Waldheim a De Piniés por los pasillos de la ONU.Pedro Cortina

    Ministro de Asuntos Exteriores. Fue enviado a Washington para presentar en la ONU el proyecto inicial de Franco. “Es lo que hay, lo que nos da Presidencia del Gobierno y con ello habrá que trabajar este año”, le dijo en ese momento a De Piniés. En el encuentro en Madrid con los enviados de Hassan II, defendió que España debería cumplir el referéndum de la ONU. De hecho, fue el encargado de convencer a Arias Navarro para que llevara a cabo esta consulta. Cortina era una de las personas del Gobierno que con más firmeza defendía el derecho de autodeterminación, eso hacía sentir reparos hacia su persona a las autoridades marroquíes. Visitó Argelia, y sus gestiones habían facilitado el intercambio de prisioneros entre España y el Polisario. Pese a todo, finalmente participó en la firma de los Acuerdos de Madrid como titular de Exteriores.José Solís

    Ministro del Movimiento, una de las personas del Gobierno con ideas más promarroquíes. Arias le encomendó la misión de desplazarse a Marruecos a convencer a Hassan II de que parara la Marcha Verde. Asesoraba los negocios del Rey marroquí en España. Se entrevistó dos horas con el monarca (junto a Martín Gamero, embajador de España en Marruecos). En dicha entrevista Solís propuso a Hassan II que la marcha se detuviera una vez traspasada la frontera. “Su Majestad puede estar seguro de que a España le interesa una monarquía fuerte en Marruecos. Los enemigos de esa monarquía son nuestros mismos enemigos”, le dijo. Solís propuso incluso retirarse de inmediato, y luego una conferencia cuatripartita, que Hassan II rechazó por la presencia de Argelia. “Sólo para guardar las apariencias. España está dispuesta a ayudar a Marruecos para que acabe quedándose con el Sahara”, dijo Solís. Aparece como firmante de los Acuerdos de Madrid y la entrevista mencionada fue una de las claves de la presión que Marruecos ejerció sobre España sobre su cumplimiento de palabra.Gómez de Salazar

    Gómez de Salazar atendiendo a la prensa

    General. Gobernador del Sahara desde 1974. No tenía mucha idea de cuáles eran los planes concretos de España en el territorio. De hecho, le dijo al secretario general del Polisario el día 22 de octubre que Solís había visitado Marruecos para transmitir al Rey que su Marcha Verde fracasaría. Días más tarde puso en marcha el repliegue de las tropas españolas. “Si no estalló el conflicto fue debido a la disciplina del general Gómez de Salazar”, señala el libro de Bárbulo. De todos modos, no frenó a oficiales que pasaron información confidencial o las deserciones entre su tropa. Para muchos militares, el abandono fue una ofensa a la nación española, una traición y una vergüenza histórica. Además, los mandos militares vivieron una gran confusión sobre quién era su enemigo y sobre la situación creada. En una conversación con Jaime Perote, capitán militar, le dijo: “¿Crees que no pienso que España podía haber escrito una página de justicia, integridad y prestigio? ¿Crees que no estoy convencido de que, si hubiese sido necesario, nuestro ejército habría derramado una de las sangres más puras de su historia?”.




    NOMBRES PROPIOS EN LA TRAICIÓN AL PUEBLO SAHARAUI

    Tropo dio el Víctor.

  7. #7
    Cienfuegos está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    26 ago, 14
    Mensajes
    85
    Post Thanks / Like

    Re: Son los saharaius quienes defienden la iglesia de VillaCisneros de los marroquíes

    Gracias Hyeronimus por tus victores. Ya veremos cuanto duro en este foro. Últimamente he visto cosas que no me gustan demasiado.

  8. #8
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está en línea 𝔄𝔱𝔥𝔞𝔩 𝔚𝔞𝔯𝔡
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    1,274
    Post Thanks / Like

    Re: Son los saharaius quienes defienden la iglesia de VillaCisneros de los marroquíes

    .
    Última edición por ReynoDeGranada; 20/12/2019 a las 23:53 Razón: repetido
    «¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España.»
    𝕽𝖆𝖒𝖎𝖗𝖔 𝕷𝖊𝖉𝖊𝖘𝖒𝖆 𝕽𝖆𝖒𝖔𝖘

  9. #9
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está en línea 𝔄𝔱𝔥𝔞𝔩 𝔚𝔞𝔯𝔡
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    1,274
    Post Thanks / Like

    Re: Son los saharaius quienes defienden la iglesia de VillaCisneros de los marroquíes

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN, EN VILLA CISNEROS
    El musulmán minusválido que salvó la última iglesia española del Sáhara

    Semlali Mohamed Fadel lideró el movimiento de 2004 que impidió que el ejército marroquí derribara el recinto religioso. Hoy, la iglesia ha revivido gracias a los inmigrantes subsaharianos





    ENRIQUE VAQUERIZO. DAKHLA (SÁHARA OCCIDENTAL)TAGS


    TIEMPO DE LECTURA13 min



    21/03/2019 05:00 - ACTUALIZADO: 22/03/2019 07:28

    Unas tapas de alcantarilla y una iglesia. Entradas hacia las alturas y el subsuelo. Eso es lo que queda hoy de Villa Cisneros, primer y último enclave español en el Sáhara. Las tapas son pocas y casi nadie sabe dónde están, herrumbrosas y diseminadas por donde una vez estuvo el antiguo barrio español. Muchas aún conservan, aunque casi ilegible, el nombre original de la ciudad. La iglesia está aún en pie, vigilada día y noche por la presencia intimidante de un furgón policial marroquí. La iglesia está aún en pie, gracias, principalmente, al hombre en silla de ruedas que espera en la puerta.
    Semlali Mohamed Fadel, al que todos aquí conocen como “Bouh”, el hombre que salvó la Iglesia del Carmen, es saharaui, musulmán, minusválido y activista, pero por encima de todo es un hombre obstinado. Seis filas de bancos, la talla de la Virgen, la Anunciación dibujada en el ábside… Bouh repasa el templo mientras rueda por él con los ojos chispeantes de malicia, y en un español acelerado habla de él y de la huella española en la ciudad con el orgullo con el que lo haría un guía, un conservador de un museo o un padre.
    Bouh nació en 1965, en la época de la colonia. Hijo de militar ligado, como muchos saharauis, al ejército español, tuvo el tiempo justo de conocer la importancia de la iglesia para la ciudad a través de algunas tradiciones como La Navidad o los Reyes Magos. Con cuatro años contrajo la polio, y poco después su familia lo envió a Las Palmas junto a los Hermanos de San Juan de Dios. Allí pasaría seis años. “La muerte de Franco, el Golpe de Tejero, la llegada al poder de Felipe González… todo eso lo viví en España”, rememora. Cuando volvió, en 1982, le bastó bajar del avión para saber que la ciudad que conoció ya no existía.
    Inmigrantes subsaharianos asisten a misa en la Iglesia del Carmen. (E. Vaquerizo)
    Cómo Villa Cisneros se convirtió en Dakhla

    Tras la Marcha Verde en 1975, el acuerdo Tripartito de Madrid y la ocupación de Mauritania, en primer lugar, y Marruecos a partir de 1979, Villa Cisneros pasó a llamarse Dakhla y el pueblo saharaui vio cómo se alejaban sus sueños de independencia. Los comienzos para Bouh fueron duros, como sólo pueden serlo para un musulmán que se ha criado entre monjas católicas, que se siente saharaui-español y quevuelve a un país que ya no es el suyo.




    “Yo no sabía mucho del Islam, se me había olvidado hablar árabe… En Las Palmas iba a misa pero no comulgaba, estaba en la Iglesia pero sabían que era musulmán y todo el mundo me respetaba. Al volver, de repente, me había convertido en un extraño. Mi familia me escondía cuando venían visitas por miedo a que dijese algo inconveniente en un idioma que ya no era el mío”. Bouh, recuerda que en aquella época llegó a pensar en el suicidio, “De repente tomé consciencia de que yo era diferente, y empezó a preocuparme mi invalidez como nunca antes. No paraba de pensar: ¿Por qué a mí? ¿Por qué yo?”.
    A su regreso Bouh trató de buscar refugio en un lugar conocido pero se encontró la iglesia cerrada y llena de soldados. Nuestra Señora del Carmen estaba ocupada por el ejército marroquí, que la utilizó durante años como cuartel. “Al marcharse los españoles, la comunidad cristiana de la ciudad desapareció con ellos. Los años siguientes a la ocupación quedaron aquí no más de 5 o 6 españoles. Los marroquíes no dejaron aquí nada que oliese a España, hasta las prostitutas que estaban muertas fueron desenterradas y llevadas a Fuerteventura”. Los únicos que se quedaron como presencia oficial fueron los curas, pero se vieron obligados a exiliarse a la vecina El Aaiún, separada por 550 kilómetros de la antigua Villa Cisneros.
    Drones en el Sáhara: las nuevas bases (no tan) secretas de EEUU para cazar yihadistas

    DANIEL IRIARTELa Fuerza Aérea estadounidense está construyendo la mayor base aérea de su historia en Agadez, Níger, desde donde partirán casi todas las misiones aéreas antiterroristas en el Sahel
    Luis Ignacio Ruíz, “Chicho”, es sacerdote y lleva 2 años en Dakhla aunque visita el Sáhara desde los 80, y coincide con Bouh al rememorar la historia de la comunidad católica en la ciudad. “En el 75 todo el mundo se va y sólo quedan los padres, se quedan por amistad con los saharauis y porque el Vaticano nos pide que nos quedemos. Los marroquíes ocupan la Iglesia durante varios años para hacer presión, porque el único testimonio extranjero que quedaba tras la ocupación éramos nosotros. Así se evitaban testigos. En esa época aquí salías a caminar y tenías un agente secreto detrás de ti para que supieses que estabas vigilado. Venía un padre cada mes dos meses a dar una vuelta, pero sin abrir la iglesia ni celebrar misa salvo que coincidiese con pescadores, empleados de la ONU o algún turista que lo pidiese”.
    Durante las décadas siguientes Villa Cisneros se iría disolviendo progresivamente entre los nuevos edificios de una Dakhla cada vez más extensa gracias a decenas de asentamientos marroquíes promovidos por Rabat. Las esporádicas protestas saharauis fueron sofocadas por las autoridades y el propio Bouh tuvo que pasar un año “exiliado” en El Aaiún a instancias de la policía de Marruecos por encabezar varias manifestaciones. A su vuelta, trabajó en la telefónica de la ciudad y años más tarde, sorprendentemente, logró integrarse en el departamento de asuntos sociales del Ayuntamiento. “Supongo que aplicaron eso de 'al enemigo hay que tenerlo cerca'”, se ríe.
    La Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, en los años 60
    La destrucción del pasado español

    Más de cuarenta años después, la ciudad que encontró Bouh permanece acorralada entre el océano y el desierto pero ha crecido por encima de los cien mil habitantes gracias a una fuerte inversión del gobierno marroquí, y es conocida por ser uno de los mayores caladeros de pesca del planeta, además de meca mundial del kite-surf. Los edificios españoles son hoy ruinas, pero entre mercados abiertos hasta la madrugada, las fábricas conserveras y los nuevos hoteles que brotan sin pausa, se perciben aún los restos de Villa Cisneros, como dejados al azar por un invitado que se hubiese marchado demasiado deprisa.
    No sería hasta 2004 cuando las autoridades marroquíes se propusieron acabar definitivamente con los vestigios que quedaban de la presencia española en la ciudad. Pese a las recomendaciones de la UNESCO comenzaron la destrucción del fuerte español creado en el siglo XIX, el edificio más antiguo del Sáhara Occidental, con el argumento de que su deterioro podía suponer un peligro para la seguridad pública. Meses después le llegaría el turno a la Iglesia.
    ¿Vuelve la guerra al Sáhara? Máxima tensión entre Marruecos y el Polisario

    IGNACIO CEMBRERONunca hubo tanta tensión entre ambos beligerantes desde el alto el fuego de 1991. Nunca tampoco el riesgo de que se reanuden las hostilidades ha sido tan elevado
    “Un día un vecino vino corriendo a verme, ““¡Bouh, Bouh, los militares están destruyendo la Iglesia!””. Llegué y una excavadora había derribado ya la parte trasera, como habían hecho meses antes con el fuerte, los militares me dijeron: Esto no sirve, se va a caer, está abandonado… Además es un lugar cristiano, nosotros somos musulmanes. Yo les dije: ““No, esto es nuestro, es patrimonio del pueblo saharaui y nadie lo puede tocar””. Corrí a llamar a vecinos saharauis y nos concentramos frente a la Iglesia. Ahí estuvimos hasta que llamaron al Gobernador”.
    Bouh inició entonces una ronda de contactos con el prefecto de la cercana El Aaiún, el Vaticano y las autoridades de la ciudad además de una intensa campaña de agitación social. “El Gobernador accedió y ante la presión saharaui respetó la Iglesia, aunque a cambio pidió silencio sobre la parte trasera que ya habían destrozado. Perdimos un dedo en lugar de perder toda la mano y empezamos a reconstruir el edificio poco a poco”. De esta forma y mientras la ciudad terminaba de mudar su piel, resistió durante años Nuestra Señora del Carmen, como símbolo de rebeldía y vestigio inservible de otra época, una iglesia sin cristianos.
    La Iglesia de Nuestra Señora del Cármen, hoy. (E. Vaquerizo)
    Resurrección gracias a las rutas migratorias

    Hoy es domingo y los bancos de la iglesia están llenos. Donde un día estuvieron los militares españoles y sus familias, unos 40 feligreses cantan y escuchan la misa en francés. Son de Camerún, de Costa de Marfil, de Senegal… Grupos así vienen todos los domingos. Algunos repiten una semana, un mes, dos meses… durante el tiempo que dure su estancia en Dakhla, puesto que la mayoría sólo están de paso. Comenzaron a llegar hace cinco años, con el cambio de rutas migratorias que llevan al norte. Están por toda la ciudad, esperando en algunas avenidas con impermeables y botas katiuskas, en los hoteles como camareros o limpiadoras o extendiendo top mantas en el mercado. En Dakhla hay unos 4.000 migrantes subsaharianos, la mayoría trabajan en las fábricas de pescado y conservas del puerto. La floreciente industria pesquera de la ciudad les permite ahorrar un poco de dinero y continuar su viaje hacia Tánger o Nador para intentar cruzar el Estrecho.
    Pierre André Sené es senegalés y cristiano y está en Dakhla desde 2011. Cuando llegó a la ciudad una de las primeras cosas que hizo fue buscar una Iglesia, pero no la encontró. Estuvo un año allí sin saber que había una. Su cruz colgada del cuello llamó la atención de un anciano saharaui que le dijo que en realidad aquel templo cerrado funcionaba de vez en cuando. “La primera vez que vine sólo había dos turistas franceses en la ceremonia. Entonces empecé a venir los domingos y a contactar a los migrantes para que acudiesen”. Hoy Pierre es el responsable de varios de los proyectos que la Misión Católica de Dakhla desarrolla junto a Cáritas destinados a los migrantes. “El migrante que llega no conoce a nadie, no tiene alojamiento, ni dinero tras meses de viaje. Aquí les acompañamos y les ayudamos con la asistencia médica. La mayoría están obsesionados con cruzar a Europa. Llegan miles y el número no para de subir”. Sin embargo, pese a este renacimiento, hoy como en los setenta, la nueva feligresía de Nuestra Señora del Carmen parece destinada a no quedarse mucho tiempo y a marcharse en dirección a España.
    El Polisario libra en Canarias su nueva batalla contra el control marroquí del Sáhara

    IGNACIO CEMBREROEl abogado de los saharauis conminará a Binter a que renuncie a volar a la antigua colonia, como ha hecho Transavia, e insta a la flota pesquera española a salir de inmediato de las aguas saharianas
    Jean es de Costa de Marfil, tiene 28 años y el último lo ha pasado en Dakhla. Cuando estaba a punto de cruzar a España de Tánger la policía marroquí entró al piso en el que esperaba, lo detuvo y lo envió en un autobús hacia el sur del país. Dentro del acuerdo sobre migración suscrito entre Marruecos y la Unión Europea, la policía desplaza cada día a cientos de migrantes desde el norte hasta los límites del desierto. En cuanto consiguen un poco de dinero, suben de nuevo vuelven a intentarlo. Jean es uno más, hoy espera en la ciudad una ocasión propicia. Mientras, intenta ahorrar un poco. Cuando lo llaman trabaja en las fábricas llenando camiones frigoríficos, limpiando pescado, ayudando a elaborar el aceite para las conservas… Trabaja unas 12 horas al día por 10 euros. Para él los domingos son un gran día, dice que viene a Nuestra Señora del Carmen todos los que no trabaja, que venir a misa le sirve de ayuda y que le ayuda a no desanimarse. Dice también que se fía más de la comunidad de la Iglesia que de la de los propios migrantes marfileños de la ciudad, que aquí le escuchan y que en su situación sobre todo necesita hablar con alguien.
    “Chicho” asegura que la migración ha revitalizado Comunidad Católica de Dakhla y a la Iglesia del Carmen, aunque es una feligresía itinerante, muchos se van para cruzar y no vuelven, pero no pueden decirlo antes. El sacerdote se da cuenta porque antes de irse van a verle y le dicen: "Padre, deme la bendición".
    En un descampado a las afueras de Dakhla hay un lugar lleno de sepulturas, que la población local llama "el cementerio de las letras". Varias iniciales pintadas en los muros delimitan los hoyos cubiertos de piedras y escombros. Es un camposanto destinado a los migrantes que devuelve el mar tras intentar llegar a las Islas Canarias. “Aparecen a menudo en la playa, la mayoría destrozados y comidos por los peces. Una asociación de aquí los recoge, los conservan, les toman las huellas y, si no hay nadie que los reclame, luego los entierran ahí, en el único cementerio no musulmán de la ciudad”, explica Bouh. En este cementerio no hay rastros de flores, visitantes o recuerdos, sólo algunos agujeros abiertos anuncian que ya se ha adelantado el trabajo para los próximos meses.
    'Bouh' enseña una foto de la antigua colonia española. (E. Vaquerizo)
    La Asociación de discapacitados de Dakhla

    Años después, y pese a las dificultades, Bouh parece haber encontrado su lugar en el mundo. Además de trabajar en el Ayuntamiento, hace unos años ha creado la Asociación de Discapacitados de Dakhla que con ayuda de la Parroquia y de asociaciones españolas atiende a 70 niños con diversos tipos de minusvalía. Van a rehabilitación, hacen terapia… “Aquí toda vía se ve la minusvalía como una condena. Fuimos casa por casa a buscarlos, a muchos de ellos las familias los tienen escondidos como si fuesen un motivo de vergüenza”. De vez en cuando sigue acudiendo a la iglesia, en especial durante a las misas, por si a algún desaprensivo se le ocurre atentar contra el templo. “Ni aún ahora puede uno estar seguro”.
    “Mucha gente aquí se cree que soy cristiano, las autoridades de la ciudad de vez en cuando esparcen rumores sobre mí, a mis hijos les han dicho en el colegio que soy un infiel”. Lo cuenta con socarronería, en realidad él parece no importarle mucho, está acostumbrado a que lo señalen y mantiene una buena relación con sus compañeros de trabajo en el Municipio. “En la asociación atendemos a muchos hijos de marroquíes y los poderes aquí se han dado cuenta de que por las presiones de los periodistas y los vecinos, por muchas cosas que diga no pueden hacerme nada”.
    ¿Por qué lo hizo? “Supongo que por agradecimiento a mi pasado y a mi estancia en España pero también para demostrar a las autoridades marroquíes que no podían hacer todo lo que quisieran. Si se destruía la Iglesia se borraba parte, no solo de la historia española, sino del pueblo saharaui”. Y tras decir esto Bouh, dirige su silla de ruedas hacia una iglesia que, revivida, acogerá el domingo que viene como hizo siempre a gente de paso. Gente que va y que viene en un territorio cambiante y siempre en disputa. Pese a todo siempre hay algo que permanece: el mar, el desierto o el recuerdo de las ciudades que ya no existen.


    https://www.elconfidencial.com/mundo...ahara_1894466/

    Última edición por ReynoDeGranada; 20/12/2019 a las 23:53
    «¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España.»
    𝕽𝖆𝖒𝖎𝖗𝖔 𝕷𝖊𝖉𝖊𝖘𝖒𝖆 𝕽𝖆𝖒𝖔𝖘

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. ¿Quiénes son chicas de 18 a 30 años y son peruanas?
    Por Humberto en el foro Tertúlia
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 02/11/2013, 01:18
  2. Respuestas: 2
    Último mensaje: 16/01/2013, 22:23
  3. ¿Quiénes somos los españoles? A vueltas con los origenes
    Por Mefistofeles en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 23/01/2010, 00:53
  4. ¿Quiénes son los "visitantes"?
    Por Lo ferrer en el foro Tertúlia
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 03/11/2009, 14:17
  5. alguien me puede decir quienes son los masones??
    Por Princesa Maya en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 17/11/2008, 22:46

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •