Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3

Tema: Mayo del 68 o el triunfo del Ego

  1. #1
    Avatar de Mefistofeles
    Mefistofeles está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 oct, 09
    Mensajes
    923
    Post Thanks / Like

    Mayo del 68 o el triunfo del Ego

    Mayo del 68 o el triunfo del Ego (I)






    Es curioso contemplar como para las nuevas generaciones , entre las cuales me incluyo, la Revolución que comúnmente conocemos como Mayo del 68 no representa gran cosa, para lo más una especie de concentración jipi y para los menos un movimiento de esperanza desvanecida, no obstante la gran mayoría no conoce ni tan siquiera los resultados de una índole ciertamente bestial que terminaron por sacudir y herir de gravedad a la sociedad occidental y cuyas consecuencias se encuentran en su cumbre en nuestros días.


    En síntesis se podría decir que los jóvenes de aquellas fechas se manifestaron sin conocer muy bien el motivo, tampoco conocían los motivos y la urgencia por hacerlo, fue algo totalmente heterogéneo, mientras en París las movilizaciones comenzaron por reivindicar universidades mixtas, los motivos en otras ciudades como Verclay eran bien distintos, en unos casos de naturaleza pacifista motivados por las Guerras Coloniales europeas, en otros por la vergüenza heredada de sus padres tras la Segunda Guerra Mundial, etc… lo que queda claro que el componente que hizo explosionar aquella revuelta juvenil no fue claro ni único, sencillamente era algo que quedaba ahí.


    Así comenzaron las cosas para asombro de los adultos del momento, asombro o indiferencia quizás, pero no supieron conducirlo y lo que se inició fue algo bastante más profundo y complicado. Una de las causas fue que los jóvenes del momento estaban bastante mejor formados de lo que nunca estuvieron antes y nunca estarían después, había una corriente que caló muy profundamente en la juventud de aquellos días, la formada principalmente por Marx, Freud y Marcuse, de la cual los jóvenes extrajeron diferentes conceptos en los cuales expresaron su ideal de emancipación social.


    Este deseo de emancipación influyó de forma decisiva a su vez en el consumo de drogas, el cual se comenzaba a ver como algo natural y casi necesario, extirpando el tabú y los límites impuestos por la sociedad tradicional . Este hecho no deja de ser algo puramente lógico, pues es lógico plantearse la evasión de la realidad como forma de dulcificar una vida que ellos creían dura y sin sentido.


    Resumiendo, se implantaron e interiorizaron los conceptos que reivindicaba la juventud, principalmente en el plano de la revolución sexual como arma de emancipación, sin olvidar el deseo de mayor espontaneidad, de vivir según el propio dictado de los deseos y la fuga de un orden económico injusto, todo ello de la mano (como antes comenté) de los conceptos adheridos por Marx, Freud y Marcuse. Por último, se interiorizó el pacifismo político (ya existente mucho antes del 68) como embrión de lo que hoy en día conocemos como lo “políticamente correcto” y como reacción al período bélico que se había vivido y se vivía en Europa y el mundo occidental en aquel momento.


    Además, ponían en cuestión la imagen de la ley, la imagen de lo real y la imagen del sentido mismo de la palabra “padre”. Cuando uno lee los discursos de los jóvenes de aquella época, resultan puramente incomprensibles, suponen un galimatías, no se advierte lo que quieren ni lo que piden ni lo que dicen. Hay una especie de divorcio de la razón.


    Significó una revuelta puramente emocional, más incluso que conceptual, por parte de los jóvenes que en aquel momento apelaban a lo imaginario. Decían que lo imaginario debía detentar el poder y regir la política, no se dieron cuenta de que deliraban, que su principal impulso supuso huir de la realidad ; la emotividad tomó el poder y asistimos al desarrollo de corrientes de pensamiento puramente delirantes…que a día de hoy rigen las corrientes generales.


    Breve aproximación a las consecuencias de la ruptura con la tradición.


    Mayo del 68 supuso un inmenso delirio en el que se rompió con un cierto número de marcos del pensamiento cuyas consecuencias afectaron de forma extremadamente grave en el plano social, educativo, sexual y cultural. La sociedad perdió sus puntos de referencia al tiempo que rechazaba la tradición como modelo guía natural y lógico. Todo partía de uno mismo y lo más terrible, se hizo cargo del poder una generación narcisista que sobre todo quería evadirse.


    De esos polvos , estos lodos, y es aquella generación la que hoy día tiene el timón de una sociedad a la deriva.




    Siguiente capítulo: “Las consecuencias más significativas” y “La perdida de autoridad en el plano educativo”.




    Publicado por Don Quijote en 14:33 0 comentarios Enviar por correo electrónico Escribe un blog Compartir con Twitter Compartir con Facebook Compartir con Google Buzz


    Etiquetas: Mayo del 68, Opinión
    TU REGERE IMPERIO FLUCTUS HISPANE MEMENTO

    El Rincón de Don Rodrigo

  2. #2
    Avatar de Nicus
    Nicus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    04 abr, 11
    Ubicación
    Muy Fiel y Reconquistadora Ciudad de San Felipe y Santiago de Montevideo
    Edad
    34
    Mensajes
    904
    Post Thanks / Like

    Re: Mayo del 68 o el triunfo del Ego

    Marx, Freud y Marcuse


    ¡Malvados judíos de la satánica Escuela de Frankfurt!

    ¡Cómo detesto esa inmundicia del mayo del 68, como detesto a los hippies, a la droga, al feminismo, al homosexualismo, a la revolución sexual y al pacifismo político!


    ...la emotividad tomó el poder y asistimos al desarrollo de corrientes de pensamiento puramente delirantes…que a día de hoy rigen las corrientes generales.


    Otra cosa que detesto es el sentimentalismo barato y la sensiblería. Lamentablemente hoy está repleto de "cristianos" súper-sensibles, amariconados, políticamente correctos, pacifistas...

    Ahora, el problema no empezó en el mayo del 68; los padres de esos jóvenes eran muy blandos y no supieron criar a sus hijos con firmeza. Hoy está repleto de padres blandos que dejan hacer a sus hijos todo lo que quieran. No quieren ejercer la autoridad.
    Yo cuando tenga mi propia familia, mi mujer e hijos, no dudaré en ejercer mi legítima autoridad, poniendo límites, para que mis hijos no se conviertan en izquierdistas drogados y maricones.
    Está bien ser pacífico, yo soy pacífico, pero NO pacifista. Por eso mi estilo de escritura es agresivo; a mí me gusta un cristianismo “agresivo”, frontal, polemista, que diga la verdad sin titubear, que verdaderamente defienda a Cristo y su Iglesia. Los pseudo-cristianos (protestantes y muchos católicos modernistas) son muy tolerantes, democráticos, no discriminadores, pacifistas y con eso creen erróneamente que sirven a Cristo, pero NO es así. Dios no necesita maricones que quieran quedar bien con el mundo, sino soldados que estén dispuestos al sacrificio por la Causa; por eso hay que incentivar una nueva juventud tradicionalista, jóvenes que no los importe tres pepinos contentar al mundo, sino simplemente servir a Dios. Los jóvenes tienen que alejarse de la droga, de las apuestas, del vicio sexual, del libertinaje, del marxismo cultural, de las "músicas" modernas y sus "bailes" degenerados; tienen que alejarse del hedonismo, tienen que dejar de creer que la juventud sirve para divertirse. ¡No!, la juventud no es para divertirse, sino para cometer actos extremistas de heroicidad y sólo los héroes extremistas están dispuestos al sacrificio por la Causa.
    Los muchachos del 68, no se daban cuenta de que "luchaban" por destruir lo poco que iba quedando en pie de la Civilización Cristiana; lo que ellos hicieron es algo terrible y por eso ahora el mundo necesita de una nueva generación de jóvenes, que regeneren a la sociedad contemporánea. Yo espero que las próximas generaciones sean jóvenes más católicos, más diestros, más extremistas, más espirituales y que estén dispuestos a dejar de lado sus intereses mundanos de diversión, para dedicarse a una Causa superior. De lo que depende de mí, yo he dado ese paso; yo nunca caí en la droga ni en la inmundicia de la degeneración sexual; es verdad, que por un tiempo dejé de practicar la religión (durante la secundaria), aunque nunca dejé de creer ni de orar, pero yo quiero dedicar mi vida a luchar por la Iglesia, no siendo cura (porque no tengo vocación para eso, que es algo que respeto muchísimo), como algunos piensan, sino que desde mi posición de fiel laico, dedique todas mis buenas acciones para la mayor gloria de Dios.
    A mí no me gusta la violencia y siempre he sido pacífico, pero si es necesario usar la violencia para defender al bien, lo haré. ¡Vivan las Cruzadas! ¡Viva la Santa Violencia!
    Última edición por Nicus; 16/08/2011 a las 06:21 Razón: Agrandar letra
    Es ésta nuestra finalidad, nuestro gran ideal. Caminamos para la civilización católica que podrá nacer de los escombros del mundo de hoy, como de los escombros del mundo romano nació la civilización medieval. Caminamos para la conquista de este ideal, con el coraje, la perseverancia, la resolución de enfrentar y vencer todos los obstáculos, con que los Cruzados marcharon sobre Jerusalén. Porque si nuestros mayores supieron morir para reconquistar el Sepulcro de Cristo, ¿cómo no vamos a querer nosotros —hijos de la Iglesia como ellos— luchar y morir para restaurar algo que vale infinitamente más que el preciosísimo Sepulcro del Salvador, es decir, su reinado sobre las almas y sobre la sociedad, que Él creó y salvó para amarlo eternamente?”.

    Plinio Corrêa de Oliveira.

  3. #3
    Avatar de Mefistofeles
    Mefistofeles está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 oct, 09
    Mensajes
    923
    Post Thanks / Like

    Re: Mayo del 68 o el triunfo del Ego

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Mayo del 68 o el triunfo del Ego (II)




    Consecuencias más significativas



    Una de las consecuencias más significativas, como consecuencia de la idea de emancipación, fue el cuestionamiento de la imagen del padre y más concretamente lo que simboliza el padre como imagen de autoridad o sentido de la ley, todo debía ser discutido.


    Esto mismo derivó en la sustitución de esa imagen autoritaria del padre por la del grupo social de pertenencia generando pues una especie de sociedad fraternalista infinitamente más conflictiva que la anterior. ¿De qué modo? Ya no representaba una sociedad basada en la autoridad, se había destruido el principio regulador que la regia, las relaciones se convertían en luchas de poder, de un grupo sobre otro y eso lógicamente genera conflicto. Esta misma sociedad conflictiva en la que todo se debía discutir, todo era relativo y nada era absoluto generó un sentimiento de desarraigo, que ha ido creciendo con los años, llegando a la situación actual de amoralidad social.


    En resumen , hubo una negación de la autoridad y una negación de la transmisión representada por la tradición, a la cual veían como cabeza de turco, todo era valido, si era nuevo…mientras se despreciaba lo legado y todo ello creó confusión en los más diversos campos, desde el aprendizaje, la conducta o los puntos de referencia.
    TU REGERE IMPERIO FLUCTUS HISPANE MEMENTO

    El Rincón de Don Rodrigo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El triunfo de la Torre de San Miguel del Puerto
    Por tanausú en el foro Reino de las Canarias
    Respuestas: 11
    Último mensaje: 11/11/2009, 09:54
  2. [De Bicentenario del 2 de mayo]
    Por JulioHispano en el foro Tertúlia
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 15/05/2008, 15:55
  3. Programa del Partido Nuevo Triunfo - Argentina
    Por Rosas_salvador en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 08/12/2007, 03:27
  4. El triunfo del islam en España
    Por Ordóñez en el foro Temas de Portada
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 22/04/2006, 01:25

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •