Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 4 de 4
Honores1Víctor
  • 1 Mensaje de ALACRAN

Tema: Las tres Monarquías posibles (reflexiones de un tiempo indigente) (Rafael Gambra)

  1. #1
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,503
    Post Thanks / Like

    Las tres Monarquías posibles (reflexiones de un tiempo indigente) (Rafael Gambra)

    Fuente: El Pensamiento Navarro, 16 de Enero de 1977.

    Visto en: FUNDACIÓN IGNACIO LARRAMENDI



    Las tres Monarquías posibles (reflexiones de un tiempo indigente)


    Por Rafael Gambra



    En el alzamiento y guerra de 1936, que es el origen concreto del actual «establishment» político, participaron, junto al Ejército, dos grandes fuerzas o movimientos: la Comunión Tradicionalista (o Requeté) y la Falange.

    En torno a ellas se polarizaron otras corrientes políticas más o menos afines que no lograron levantar ejércitos o milicias propios y cuyos miembros se adhirieron por proximidad ideológica o por simpatía a uno u otro de esos dos grades movimientos combatientes.

    Grupos diversos de inspiración fascista y sindicalistas no marxistas se adhirieron a las banderas de Falange. Al Requeté acudieron, en cambio, numerosos monárquicos que, pese a haber mantenido su adicción a la rama dinástica que destronó la República, profesaban ideas tradicionalistas. Su posición había sido semejante a la que en otro tiempo sostuvieron Balmes o Menéndez Pelayo, y a la que, en años previos al Alzamiento, profesaron muchos partícipes del grupo y revista «Acción Española». Propugnaban éstos una restauración monárquica dentro de la misma línea entonces llamada «alfonsina», pero con la estructura política de la monarquía tradicional. Algunos de ellos pensaban que se trataba de la rama dinástica legítima y que el liberalismo o «constitucionalismo» que profesó en el último siglo era algo adventicio e impuesto de lo que podría y debería librarse en una futura restauración; afirmaban otros que en el destronado Don Alfonso, o en su heredero Don Juan, confluirían los derechos sucesorios de las dos ramas en pugna: la de Isabel (II) y la de Don Carlos María Isidro. El hecho de que, al poco de empezar la guerra, se extinguiera la rama directa del legitimismo carlista con la muerte sin sucesión de Don Alfonso-Carlos, hizo que estas posiciones tomaran algún atisbo dentro del Carlismo, y que, incluso, carlistas de raigambre se mostrasen proclives a ellas.

    Así planteada la situación inicial –y dada la voluntad de establecer una monarquía al término de la vida o del mandato del Generalísimo–, la monarquía podría plantearse sobre supuestos distintos según esas diferentes mentalidades.

    El falangismo hubiera apoyado una monarquía sin pasado, de nuevo cuño, producto de una «voluntad de imperio»; monarquía «instaurada», sin problemas de legitimación ni de justificaciones históricas o jurídicas: monarquía voluntarista y totalitaria que recordaría en un todo al Imperio creado por Napoleón. Sobre tales bases no habrían tenido inconveniente en personalizarla en un miembro de la dinastía histórica, reduciéndolo siempre a mero continuador del Estado nuevo. También Napoleón procuró un injerto de sangre real para prestigiar su propio poder. No otro ha sido el empeño «instaurador» –no «restaurador»– con que se inició la nueva monarquía durante la vida de su promotor.

    La lógica y la experiencia histórica coinciden aquí en demostrar la inviabilidad de tal concepto de la monarquía. Si la monarquía no es un poder en cierta medida sacralizado por su origen histórico y por el peso de la tradición, la monarquía no es nada. Sólo como guardadora de la continuidad y del derecho y las sanas costumbres puede ser concebida. Un rey por voluntad propia es difícilmente concebible, pero un rey por voluntad ajena, sin otro título que esa voluntad instauradora, es un puro absurdo. Máxime si se la supone emanada de un poder militar, de naturaleza instrumental y subordinada, al que sólo la necesidad de una ocasión puede legitimar como poder provisional.

    La otra alternativa de monarquía era la que ofrecía la única fuerza monárquica de las dos que, como tales, formaron con el Ejército las filas de la España nacional: la Comunión Tradicionalista o Requeté.

    Esta monarquía sería siempre una restauración. Es decir, habría de enlazar con fundamentos históricos, jurídicos y doctrinales muy anteriores a la coyuntura de su proclamación oficial y de las fuerzas o grupos que la hubieran hecho posible. Pero no restauración de la monarquía caída (o fugitiva) el 14 de abril de 1931, ya que esa monarquía había abdicado de su origen y fundamento al declararse «constitucional», es decir, emanada de la Constitución o contrato social, producto de la llamada «Voluntad general» o mayoritaria. La antigua monarquía (o monarquía de la cristiandad) había perdurado, con mayores o menores de facto, hasta la muerte de Fernando VII. Las guerras carlistas fueron precisamente la defensa de aquella monarquía tradicional frente a la nueva monarquía aliada de la revolución y tres veces destronada a lo largo de su desdichado siglo. De aquella antigua monarquía hubiera sido precisamente esa restauración.

    En esta fundamentación doctrinal e histórica hubieran coincidido los genuinos carlistas con aquellos otros monárquicos «alfonsinos» que en 1936 se adhirieron a las filas del Requeté, pues la triste experiencia de la II República y de la guerra les había llevado al tradicionalismo político. Podía separar a unos de otros la cuestión dinástica. Pero años más tarde tal cuestión quedó relegada o anulada al producirse el hecho insólito de que el «último pretendiente» del Carlismo desertase de su misión histórica para abrazar la bandera de los más irreductibles enemigos de la Causa carlista, de la fe católica y de la patria.

    Esa monarquía tradicional –o monarquía a secas– hubiera podido prolongar sin traumas cuanto de inspiración tradicional poseía en sus Leyes Fundamentales el régimen vigente desde 1936, perfeccionándolo y otorgándole realidad y eficacia en sus cauces institucionales y representativos. Hubiera sido también la única instancia posible de reconciliación nacional, toda vez que la unión de los españoles sólo puede encontrarse en aquello que era su patrimonio cuando política y religiosamente eran unánimes: en aquello que, en rigor, es de todos por pertenecer a una común tradición.

    Pues no señor: la monarquía elegida no será ni la napoleónica, ni la tradicional, sino la monarquía constitucional o liberal-democrática: la que abdicó en 1931 y originó la doble tragedia de la revolución y la guerra de España. Exactamente la que no hubieran querido ni los unos ni los otros. La que querían los enemigos vencidos con tanto sacrificio en 1939, y no por ella misma (pues monarquía es la antítesis de la democracia liberal, del anarquismo o del marxismo), sino sólo como medio o trampolín para sus fines. Con todo rigor, la que nadie quería, la que es insostenible por su misma contradicción interna, la que nadie sostendrá.

    ¿Quién dirigió la brillante opción y la consiguiente operación? Dios lo sabrá. Queden aquí estas breves consideraciones en el pórtico de uno de los más sombríos horizontes de nuestra historia para quien quiera entender y para quien pueda y deba responder.

  2. #2
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado A.KARL.N
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    2,491
    Post Thanks / Like

    Re: Las tres Monarquías posibles (reflexiones de un tiempo indigente) (Rafael Gambra)

    Esa monarquía tradicional –o monarquía a secas– hubiera podido prolongar sin traumas cuanto de inspiración tradicional poseía en sus Leyes Fundamentales el régimen vigente desde 1936, perfeccionándolo y otorgándole realidad y eficacia en sus cauces institucionales y representativos. Hubiera sido también la única instancia posible de reconciliación nacional, toda vez que la unión de los españoles sólo puede encontrarse en aquello que era su patrimonio cuando política y religiosamente eran unánimes: en aquello que, en rigor, es de todos por pertenecer a una común tradición.
    Sería curioso que alguien explicara cómo esa maravillosa Monarquía haría frente a la subversión liberal y sobre todo anarquista y marxista latente siempre en España desde las Cortes de Cádiz en adelante. ¿Restablecería la Inquisición? ¿cómo trataría a los marxistas y comunistas (a los que por supuesto, la cuestión legitimista les trae al fresco)? ¿y a los librepensadores, reacios a cualquier adoctrinamiento? ¿los reeducaría? ¿prohibiría las huelgas? ¿prohibiría ese santísimo rey los sindicatos marxistas?

    En definitiva: ¿como afrontaría esa maravillosa monarquía el asunto de la represión de los irredentos e inasimilables ateos, agnósticos, marxistas, etc. enemigos todos hasta de la misma idea de España, de Dios y de religión? Problema de muchísima mayor enjundia que el de las dichosas legitimidades, pero que siempre es escamoteado.
    raolbo dio el Víctor.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  3. #3
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,362
    Post Thanks / Like

    Re: Las tres Monarquías posibles (reflexiones de un tiempo indigente) (Rafael Gambra)

    El problema creo yo, no es tanto de la Monarquía, que podría tener elementos de represión en su mano (en el caso de tener suficiente apoyo del pueblo) para mantener al menos "controlados" a toda esa jarfia. El problema, es de la actual Cristiandad en su conjunto, que difícilmente va a apoyar hoy en día un Estado con esas características, ni va a considerar "pecaminosas" todas esas ideologías. Tampoco dispone, como hasta más o menos 1965, de una Jerarquía Eclesiástica legitimando dicha represión por el recuerdo de una terrible Guerra Civil. Con toda seguridad ya no tendría el apoyo principal en el que se basar su acción: La Iglesia.

    De momento, la única lucha que se podría dar es la de las ideas; pero para que fuera eficaz, debiera haber un principio de UNIDAD DE ACCIÓN entre las fuerzas católicas y patrióticas; fuera de eso no hay esperanza. Quizá fuera posible, arrancando al liberalismo gran parte de la gente a la que tiene (de manera inconsciente) secuestrada, recuperar una sociedad parecida a la Polaca, la Húngara o la Rusa, para a partir de ahí poder edificar aún más en dirección a la Monarquía Cristiana. Sin embargo, hay que tener en cuenta que España parte de una situación de vasallaje, en todos los sentidos, a la Europa relativista y laicista; también es patente el nulo interés de la actual cabeza de la Iglesia en dar una batalla de esa naturaleza.

    Pero cuidado, la situación puede ser reversible si esta Europa anticristiana termina, como parece que se adivina, DESMORONÁNDOSE. Una debacle así (en realidad un "renacimiento") daría nuevos bríos a posiciones que hoy en día parecen periclitadas; el ejemplo negativo es el espectacular resurgir del pseudo-marxismo, el positivo podría ser el resurgir de la Civilización Cristiana.

    Resumiendo; primero hay que recuperar como fuere la Sociedad Cristiana, para poder pensar después en la Monarquía Cristiana.
    Última edición por DOBLE AGUILA; 09/06/2016 a las 14:22

  4. #4
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,503
    Post Thanks / Like

    Re: Las tres Monarquías posibles (reflexiones de un tiempo indigente) (Rafael Gambra)

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    El problema creo yo, no es tanto de la Monarquía, que podría tener elementos de represión en su mano (en el caso de tener suficiente apoyo del pueblo) para mantener al menos "controlados" a toda esa jarfia. El problema, es de la actual Cristiandad en su conjunto, que difícilmente va a apoyar hoy en día un Estado con esas características, ni va a considerar "pecaminosas" todas esas ideologías. Tampoco dispone, como hasta más o menos 1965, de una Jerarquía Eclesiástica legitimando dicha represión por el recuerdo de una terrible Guerra Civil. Con toda seguridad ya no tendría el apoyo principal en el que se basar su acción: La Iglesia.

    De momento, la única lucha que se podría dar es la de las ideas; pero para que fuera eficaz, debiera haber un principio de UNIDAD DE ACCIÓN entre las fuerzas católicas y patrióticas; fuera de eso no hay esperanza. Quizá fuera posible, arrancando al liberalismo gran parte de la gente a la que tiene (de manera inconsciente) secuestrada, recuperar una sociedad parecida a la Polaca, la Húngara o la Rusa, para a partir de ahí poder edificar aún más en dirección a la Monarquía Cristiana. Sin embargo, hay que tener en cuenta que España parte de una situación de vasallaje, en todos los sentidos, a la Europa relativista y laicista; también es patente el nulo interés de la actual cabeza de la Iglesia en dar una batalla de esa naturaleza.

    Pero cuidado, la situación puede ser reversible si esta Europa anticristiana termina, como parece que se adivina, DESMORONÁNDOSE. Una debacle así (en realidad un "renacimiento") daría nuevos bríos a posiciones que hoy en día parecen periclitadas; el ejemplo negativo es el espectacular resurgir del pseudo-marxismo, el positivo podría ser el resurgir de la Civilización Cristiana.

    Resumiendo; primero hay que recuperar como fuere la Sociedad Cristiana, para poder pensar después en la Monarquía Cristiana.
    De acuerdo con que la restauración de la sociedad cristiana requiere -como no puede ser de otro modo- la acción difusa de la Iglesia Católica en la sociedad (tal y como así ocurría en la época de Cristiandad, donde el espíritu difundido de la Iglesia es moldeadora de costumbres e instituciones).

    De acuerdo con que ese influjo recristianizador de la Iglesia es hoy en día imposible, en tanto en cuanto desde el Concilio Vaticano se ha destruido toda posibilidad de esa acción moldeadora por parte de la Iglesia.

    Por tanto, que para que esa acción difusa de la Iglesia pueda volver a realizarse en la sociedad, debe hacerse un cambio de personas (principalmente jerarquías y altos puestos) en las distintas estructuras de la Iglesia española.

    Y que esa reestructuración de la Iglesia es imposible, a día de hoy, si no existe un poder externo a la Iglesia que promueva y apoye dicha reforma.

    Que ese poder externo a la Iglesia no puede ser otro que el de un gobernante católico tradicional, el cual promueva dicha reforma (reforma en la cual jugarían un papel muy importante la HSSPX y otras organizaciones religiosas de semejante o parecido espíritu religioso tradicional).

    Que, por tanto, a diferencia del orden cronológico que usted señala (primero sociedad cristiana, luego monarca católico), la secuencia política lógica (otra cosa distinta será su mayor o menor dificultad de consecución a efectos prácticos) para el fin perseguido es precisamente la contraria: primero monarca católico restaurado en el poder efectivo; después y a continuación proceso de restauración cristiana de la sociedad.

    Nunca se debe olvidar un principio básico de política: lo primero en el orden de la intención, es lo último en el orden de la ejecución. Lo demás es repetir las mismas consignas estériles de los demo-cristianos.
    Última edición por Martin Ant; 09/06/2016 a las 18:38

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. ¡Tomad europeísmo! (Rafael Gambra)
    Por Martin Ant en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 29/12/2015, 15:12
  2. La Traición de los Clérigos, por Rafael Gambra
    Por brua en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 19/10/2015, 15:12
  3. To be or not to be (Rafael Gambra)
    Por Martin Ant en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 14/03/2015, 20:40
  4. V aniversario Rafael Gambra
    Por Chanza en el foro Tablón de Anuncios
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 19/01/2009, 00:30
  5. Don Rafael Gambra Ciudad
    Por Ordóñez en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 09/11/2005, 12:43

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •